JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

A deal with a dragon | Balthazar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Georgine F. Holdsworth el Dom Oct 05, 2014 7:34 pm

Mansión Holdsworth, 7:47.

A penas despuntaba el alba cuando Georgine despertó. Su sueño había sido ligero, a causa de los nervios creados por la expectación que sentía por conocer la rección de Balthazar al descubrir el regalo que tenía preparado para él. Tumbada boca arriba sobre las suaves sábanas recién lavadas y con la mirada fija en el techo de la habitación, dejaba pasar las horas que faltaban para que se considerase decoroso despertar a su hermano, creyéndose incapaz de esperar más. Con esfuerzo, consiguió hacerlo hasta que una luz, tan brillante como blanquecina, se abrió paso entre la gruesa tela de las cortinas, como si la instase a actuar.

Posó los pies sobre el suelo con delicadeza y se levantó de la cama, dispuesta a preparar el discreto adorno que tenía en mente. Tras ponerse una fina bata sobre el camisón, salió de la habitación portando una caja entre las manos con sumo cuidado para cubrir los pocos pasos que separaban su cuarto del de Balthazar. Una vez allí, se coló en el interior sin hacer el mínimo ruido, descubriendo que, al otro lado, su hermano aún dormía profundamente. Sonrió, traviesa, pues el pequeño plan que había urdido estaba saliendo según lo previsto.

Al cerrar la puerta tras de sí, posó con delicadeza la caja sobre una cómoda cercana y se acercó hasta la cama. Fue entonces, cuando los pies de ésta, conjuró una columna de un material similar al mármol que le llegaba a la altura del pecho, repleta de imágenes silvestres y algún que otro dragón en pleno vuelo. Cuando finalizó el hechizo, dispuso sobre el capitel la base que sostendría el huevo de dragón, destinado a pertenecer a Balthazar. Extrajo el objeto –si es que podía denominarlo así– de la caja, con todo el cuidado que le habían recomendado, deshaciéndose delicadamente de todos los materiales de seguridad que lo rodeaban, colocándolo después sobre la base previamente preparada.

De puntillas para no hacer ruido y tan emocionada como alegre, se aproximó hasta el extremo de la cama que Balthazar no estaba ocupando y se sentó. Posteriormente, levantó las sábanas y se acurrucó bajo ellas durante un instante, tras el cual, giró sobre sí misma para apoyar el codo sobre la almohada y la cabeza sobre una mano, para contemplar cara a cara a su hermano para no perderse ni un solo detalle. Después, con la delicadeza de una pluma, empezó a llamarle, dándole suaves golpes con el dedo sobre uno de sus hombros.

¿Balt? —comenzó, susurrando, para no asustarle —. Balthazar, tienes que despertarte, mamá nos necesita para ayudarle a rellenar unos papeles del hospital —mintió, sabiendo que si se trataba de un tema de familia, tendría más posibilidades de alejar a su hermano de los brazos de Morfeo —. No hay prisa, pero deberíamos ponernos en marcha —prosiguió, tranquilizándole, pues tampoco quería que, si se levantaba rápidamente, ocurriese algún accidente relativo al huevo.


Última edición por Georgine F. Holdsworth el Mar Oct 21, 2014 1:06 am, editado 1 vez


wrap up your questions, keep them down, let the water lead us home. i was sorry for what I’d done. when you were young, i was not old but our story was not told but torn apart by greedy hands.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Dom Oct 19, 2014 5:01 pm

Había un monstruo gigante en medio de aquella oscuridad. Posiblemente, una quimera, si su intuición no le fallaba. Las baldosas de un tono mortecino había aparecido hacía escasos segundos bajo sus pies y él no sabía si avanzar o retroceder. Había un bulto debajo del mostruo y él parecía tener la necesidad de acercarse y saber lo que era. Y lo hizó. No necesito alcanzar a tocarlo para saber que el cuerpo inerte pertenecía a Jeannine. Un sentimiento de horror golpeó su interior y todo pareció desestabilizarse unos segundos. Balthazar volvió a alzar la vista hacía el monstruo que ya no estaba allí. Había sido reemplazado por una gigantesca serpiente que daba vueltas en torno a una calavera. El rubio comprendió enseguida de que se trataba. La marca tenebrosa. Intentó salir de allí, sin querer comprender porque se sentía maravillado, doliente y horrorizado a la vez ante aquella imagen. Y, entonces, al girarse comenzó a sentirse seguro y en orden de nuevo. Georgine se alzaba al otro lado del camino de baldosas. Radiante y sonriente. Le tendía la mano y Balthazar sabía que estaba en casa, que no importaba lo que tenía a sus espaldas. Incluso, la estaba escuchando hablar. Hablar de problemas mundanos, más allá de sus temores somñolientos.

Abrió los ojos lentamente, parpadeando ligeramente, y se encontró con el familiar rostro de su hermana a unos centímetros de él. No se asustó, ni se sintió desorientado. Estaba comenzando a olvidar el sueño y estaba seguro, en alguna parte de su inconsciente, de que aquello era lo mejor. No se sorprendió al comprobar que no se había despertado mientras que alguien entraba en su habitación. No había motivo de alerta si se trataba de su hermana. Buenos días, Georgie. -saludó con la voz ronca por el sueño. Se desperezó, principalmetne moviendo la espalda, y se giró para quedar tumbado de lateral de cara a su melliza. Me preguntó si el papeleo cesará alguna vez. Todavía no entiendo como no tengo pesadillas con torres de papel aplastándome. -intentó bromear mientras trataba de borrar los pocos recuerdos que le quedaban de lo que había estado viviendo hacía unos minutos.

Pasó una mano por la mejilla de su hermana y, luego, deslizó su mano hacía la parte baja de la espalda de esta como si pretendiera abrazarla contra sí. Como cuando habían sido niños y se escapaban a la habitación del otro sin que sus padres se enterasen para dormir enredados. Si no hay prisa, podemos tomarnos unos minutos de descanso, ¿no crees? Balthazar había sido un niño bastante dormilón en su infancia, pero aquello se había ido pasando según llegaban nuevas responsabilidades y cargas sobre sus hombros. No era habitual en él volver a aquellas viejas situaciones de desarlarma. Tampoco era habitual que no estuviera preparado y dispuesto ante cualquier situación.

En aquel momento, desvió su mirada hacía la puerta preguntándose si su madre irrumpiría allí diciendo que los necesitaba con urgencia. Pero sus ojos no alcanzaron la puerta. Se quedaron detenidos a los pies de la cama, donde había una pedestal y un objeto que no habían estado allí cuando se había metido en la cama la noche anterior.  Abrió los ojos más grandes y se incorporó sobre el brazo rápidamente, preguntándose si todavía estaría soñando. Estupefacto, porque cualquiera con dos dedos de frente hubiera reconocido el objeto que había en la cima, miró a su hermana y de nuevo al huevo. ¿Georgine? -preguntó escéptico y con el brillo habitual que cargaba sus ojos cuando veía cualquier cosa relacionada con las criaturas voladoras, creyendo que debería de estar todavía lento tras acabar de levantarse.


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Georgine F. Holdsworth el Mar Oct 21, 2014 1:01 am

El estar allí, tumbada junto a su hermano, conseguía despertar las reminiscencias más valiosos de su pasado en común. Las alegrías, los berrinches infantiles, la pérdida, el éxito, la tristeza, la impotencia, las dudas; todo. No importaba cuál fuese la índole del momento, sino el hecho y la certeza irrefutables de que había tenido el privilegio, el honor y la oportunidad de vivir todo aquello, absolutamente todo, junto a Balthazar. Cuando se encontraba a sí misma tan cómoda con él, como entonces, volvía a creer que eran los mismos, que seguían siendo imparables e inseparables; las dos únicas partes de un todo. La sensación esperanzadora de creer que aún tenían una posibilidad era indescriptible y, el hecho de seguir siendo capaz de vivir las maravillas que el trato con su hermano ejercían sobre su, últimamente, agriado carácter era, sencillamente, extraordinario.

Esbozó una sonrisa radiante cuando le vio abrir los ojos, grises, casi idénticos a los suyos, mientras dejaba caer la cabeza sobre la almohada —. Buenos días, dormilón —dijo, pronunciando cada sílaba con una dulzura que tenía reservada únicamente para él —. ¿Has dormido bien? —preguntó mientras extendía un brazo hacia el cabello de su hermano, devolviendo a su lugar uno de sus mechones más rebeldes. Fue entonces cuando se le escapó una suave carcajada, tras escuchar sus quejas relativas al papeleo del hospital —. Tranquilo, nadie nos reclama, solo quería que te despertases —le dijo, sacándole de toda duda —. Hoy tenemos todo el tiempo del mundo —murmuró, estrechando la cercanía con Balthazar cuando sintió una mano de éste deslizarse por su espalda. Georgine hizo lo propio acurrucándose allí donde solía hacerlo, dejando reposar a su vez una de sus manos sobre la espalda de su hermano y enterrando la cabeza en la clavícula de éste durante unos segundos, inspirando su característico y delicioso aroma. Olía a hogar. Era su hogar.

Georgine no recordaba cuándo había sido la última vez que habían tenido la oportunidad de gozar de un momento de paz como aquel y lo estaba recogiendo o, más bien, arropando, como si fuese tan frágil como el huevo de dragón que ya había captado la atención del mayor de los Holdsworth. Se separó de Balthazar para darle el espacio que necesitaba cuando se incorporó, imitándole a continuación. Se sentó sobre la cama y apoyó la espalda en el cabecera de la misma, observando la reacción de su hermano con incertidumbre, mientras se mordía el labio inferior, notando los nervios a flor de piel —¿Balthazar? —dijo, respondiendo a su interrogante con otro. La voz le sonaba entrecortada, casi rota a causa de la emoción —. Vamos, que no muerde... todavía —añadió, con la rectificación final, impaciente por saber qué pasaría a continuación.


wrap up your questions, keep them down, let the water lead us home. i was sorry for what I’d done. when you were young, i was not old but our story was not told but torn apart by greedy hands.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Vie Ene 23, 2015 8:50 pm

El rubio sonrió ampliamente, sin preocupaciones y sin ocultarlo. Balthazar no tenía nada contra las sonrisas, le gustaban; pero, a la vez, sabía que estar sonriendo a todas horas no le daría la imagen que había aprendido desde pequeño. Además, tampoco iba mucho con él mismo. Sin embargo, allí tumbado, con Georgine, lo único que había necesitado siempre, y sin pensar demasiado en el día que empezaba, parecía fácil pensar que podría estar sonriendo a todas horas. Perfectamente. -murmuró en respuesta a su hermana. Sí, podría olvidarme del mundo entero, se dijo mientras terminaba de perder la sensación de acabar de despertar. ¿Y tú? Frunció el ceño cuando su hermana le dijo que todo había sido una falsa alarma. Entonces, ¿donde está la necesidad de arrebatarme mi momento de paz? -preguntó fingiendo estar enfadado por unos segundos. Como si no tuviera suficiente paz en ese mismo instante. No salgamos de la cama hasta el mediodía. ¿Recuerdas cuando en tercero fingimos estar malos para quedarnos solos en las habitaciones hasta el mediodía? -rió Balthazar. Aunque aquella anécdota no era exactamente de estar tumbados haciendo el vago.

Pero, por supuesto, no iba a quedarse tumbado aquel día. Las ganas de pasarse el día en la cama se le habían esfumado tan rápido como había alzado la vista. Con solo ver el huevo de dragón a los pies de su cama. Por Salazar Slytherin, Georgine. -exhaló mientras miraba del huevo a su hermana. ¿Cuándo? ¿Por qu...? -pero no fue capaz de terminar de preguntar. Porque era Georgine. Y siempre había sabido dar en el clavo. Siempre había sabido como hacerlo feliz. Alargó los manos hacía el rostro de su hermana y le dió un beso en la frente. Reposó sus labios durante unos segundos en su frente, expresando todo el amor que sentía y, luego, se despegó de ella para levantarse de la cama.

Paseó lentamente hacía el pedestal y deslizó el dedo índice por el huevo con delicadeza. Es precioso. -comentó. Balthazar estaba maravillado, como solo aquel tipo de cosas conseguía maravillarlo. Tras deslizar nuevamente el dedo por el cascarón y observarlo detenidamente. Lo cogió con las manos, como si fuera el mayor tesoro que hubiera tenido entre las manos. Había una delicadeza y una ternura en los movimientos y gestos de Balthazar que no acostumbraban a estar ahí. Lo examinó nuevamente más de cerca y, luego, se acercó a la cama y se sentó al estilo indio en el hueco que había dejado antes. Acunó el huevo entre sus brazos todavía fascinado. Unos segundos después, alzó los ojos hacía su hermana. Gracias. Por todo.


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Georgine F. Holdsworth el Lun Mar 09, 2015 10:13 pm

Nada era más sincero que una sonrisa para Balthazar. Nada era más sincero que aquel momento en el que, extrañamente, eran ellos. Sin diferencias, sin trabas; solo ellos, queriéndose en su especial e inquietante manera —Cuánto me alegro —respondió, perezosa. ¡Qué feliz era! Era tan fácil sentirlo que le resultaba estúpido. —Yo soy tu momento de paz —se aventuró a decir, dándole un par de golpes con el dedo índice en el abdomen. Sonrió inevitablemente cuando escuchó su propuesta. —Tenemos todo el tiempo del mundo —pensó, creyéndoselo por el momento —. Éramos tan convincentes —murmuró, ahogando una carcajada —, aún me parece mentira que la enfermera se lo creyese —añadió risueña.

La emoción de Balthazar se le contagió rápidamente. Estaba segura de que le gustaría, no había cosa que le fascinase más que un dragón, pero aún así estaba nerviosa —. Calla, no preguntes —tenía toda la mañana para contarle como había conseguido el huevo, ahora solo deseaba disfrutar de aquella reacción que, hasta el momento, había superado con creces las expectativas que había levantado en torno a ella. No se movió ni un ápice mientras su mellizo le besaba en la frente, se limitó a cerrar los ojos y a compartir su efusividad.

Balthazar se convertía en otra persona cuando de criaturas se trataba y estaba dando prueba de ello. Su delicadeza, su gesto embelesado, todo era diferente cuando su pasión se interponía ante él. Por eso, Georgine no podía sentirse más plena que en aquel momento, sabiéndose la única que conseguía hacer a su hermano tan feliz como en aquel momento. Eso era lo precioso —. Te mereces esto mil veces más —respondió mientras le dedicaba una de sus más sinceras sonrisas.

Gateó sobre la cama para ponerse a la altura de su hermano, tumbándose junto a él, apoyando la cabeza sobre una de sus piernas —. Cuéntame cosas sobre él —dijo tras posar un beso cerca de su rodilla —. ¿Qué raza es? —preguntó, con genuina curiosidad —. No quise que me contasen nada para que fueses tú el que lo hiciese, tan solo sé algo sobre el cuidado previo a la eclosión, pero de eso también sabrás tú más que yo —se giró, quedando tumbada boca arriba, ganándose una visión fantástica de Balthazar y su regalo —. ¿Cómo le vas a llamar? —prosiguió, instándole, queriendo perderse en las mil y una historias que probablemente podría contarle acerca del futuro dragón que ahora le pertenecía.


wrap up your questions, keep them down, let the water lead us home. i was sorry for what I’d done. when you were young, i was not old but our story was not told but torn apart by greedy hands.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Lun Abr 06, 2015 12:04 am

Asintió cuando Georgine aseguró que ella era su remanso de paz. No lo dudaba en ningún segundo. Era fácil sentirse así cerca de su hermana. Era de lo que nunca había tenido que dudar, de la persona en la que podía confiar ciegamente. Ni siquiera se lo planteaba, lo sabía. Tan sencillo y enrevesado como eso. Por ello, Balthazar nunca había sentido la necesida de nada más y tampoco creía que pudiera encontrar a nadie que pudiera compararse a Georgine. Simplemente, no existía alguien más así.

Aún así, su corazón aleteaba velozmente ante lo que se abría ante sus ojos. El huevo de dragón. Aquella pequeña delicia que Balthazar siempre había querido. De niño siempre le había pedido uno a su madre. Sin embargo, la mujer nunca se lo había consentido. Las razones eran variadas, y razonables, pero el joven no lo había comprendido en su momento. Había concebido que era una manera más de su madre de darle una lección para su futuro, nunca había pensado que la mujer en realidad no tenía las armas necesarias para darle un dragón de mascota a su hijo. Porque Balthazar se había negado en banda a tener un dragón en un criadero especializado cuando tenía ocho años. Aquella era una de las bases para su "Lo que quieras, consíguelo con esfuerzo y por tí mismo". El primogénito de los Holdsworth había dejado aquella idea de lado según había ido creciendo, como si fuera el sueño de un niño. Balthazar no sabía que los sueños que se tienen de niño siguen anidando en tu corazón el resto de tu vida.

Georgine había descubierto una nueva manera de sacarle una sonrisa, como siempre hacía. Miró a su hermana unos segundos antes de acunar el huevo y llevarlo a la cama. Todo lo que pueda darte se queda pequeño, Georgine. -le aseguró con el tono más dulce que cualquiera pudiera escuchar nunca a Balthazar. Mereces todo lo que quieras, hermana. El rubio devolvió sus ojos al cascarón. Aunque no creo que pudiera cuidar de mil dragones, por mucho que la idea me entusiasme. -bromeó, denotando su extraordinario buen humor mañanero.

Reposó el huevo sobre sus puertas, al lado de la cabeza de Georgine. A la par que mantenía una mano en la cima del huevo, deslizó una mano por el pelo de su hermana; sin saber muy bien que le hacía sentir mejor: el ser que se gestaba detrás del cascarón y que ahora le pertenecía o saber que su hermana lo conocía tan bien. Sonrió al descubrir que su hermana esperaba que él fuera quién le constase cosas sobre el dragón. Mira. El color marrón tierra del cascarón descartan a varias especies, ya de por sí. Pero estas manchas verdosas, aclaran todo. Es un Galés verde. Son preciosos. -aseguró Balthazar, sin dejar de mirar fascinado el regalo. Movió las manos para alzar el huevo a la altura de sus propios ojos y lo examinó detenidamente. Los galeses verdes son de los menos peligroso dentro de los dragones, les gusta la tranquilidad y adoran las alturas más que cualquier otro. -informó. Su voz demostraba una pasión que era extraño ver. El timbre había cambiado, incluso, ronqueaba ligeramente. No era la voz perfecta y fría que Balthazar usaba para todo. Desvió la mirada hacía su hermana unos segundos. No sé. Necesita un nombre imperial. Con fuerza. ¿Tienes algo en mente, futura mamá? -cuestionó. El dragón no iba a reconocerlos como tal y Balthazar no tenía ningún problema en ocuparse por sí solo del animal; pero, como siempre, Georgine estaría a su lado.


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Georgine F. Holdsworth el Miér Jul 08, 2015 9:02 pm

Era feliz.

Balthazar era capaz de hacer que se sintiese como si las preocupaciones fuesen una idea inexistente. Eran ellos, simplemente ellos y nada más importaba. La reacción de su hermano al ver el huevo de dragón era la única prueba que necesitaba para darse cuenta de que seguían siendo tan Holdsworth como siempre. Ellos. Nadie más. Había soñado con hacerle ese regalo durante años pero jamás se había decidido a hacerlo. El tedioso viaje y las interminables horas de vuelo habían merecido la pena; tanto que Georgine se creía capaz de hacer aquel mismo viaje todos los días de su vida si eso significaba ver a su mellizo reflejar su misma felicidad de aquella manera.

No, no tienes que darme nada, verte así es suficiente —intervino mientras esbozaba la sonrisa más sincera que jamás había surcado aquellos labios tan poco dados a ello —. Estoy segura de que podrías con ellos —bromeó a su vez.

Luego, cerró los ojos al sentir la caricia de su hermano y simplemente, escuchó. La voz de su hermano, el modo en que todo su comportamiento cambiaba cuando hablaba de sus tan queridas criaturas, siempre le había resultado especialmente hipnotizante. Era como si lo dejase todo atrás para ser el apasionado de los dragones que siempre había sido, sin apellido, sin obligaciones, sin nada que lo ligase a la vida que ambos llevaban fuera de aquella habitación. La visión del verdadero Balthazar era preciosa, inigualable.

Si ella sabía algo de los dragones, era por él. Sin realmente darse cuenta, había heredado parte de su pasión y, si le preguntaban, lo más probable es que respondiese que su criatura mágica preferida fuese exactamente la misma que la de su hermano. También estaba segura de que jamás se cansaría de oírle hablar de ellos ni de compartir su pasión hasta donde su conocimiento le permitía.

Abrió los ojos al escucharle pronunciar aquella última frase y sonrió.

Durante el camino tuve mucho tiempo para pensar —dijo mientras recuperaba alguno de los nombres que había considerado mientras regresaba a Inglaterra —. Ya sabes que mi segundo nombre proviene de la mitología nórdica, ¿verdad? —preguntó, indicándole el camino que iba a seguir aquella conversación —. Pues me he inspirado en ella y creo que podría irle bien, si es macho, Njörðr, que era el padre de Freyja, podría irle bien, ¿no crees? —. Si se hubiese tratado de cualquier otra persona, Georgine no se habría molestando en dar tantas explicaciones, pero siendo Balthazar, podía permitirse hablar tanto como quisiese —. Si es hembra, Hestia sería un nombre precioso, aunque cambiemos de mitología —añadió rápidamente —. ¿En qué piensas tú? —preguntó, interesada en las opciones de su hermano.


wrap up your questions, keep them down, let the water lead us home. i was sorry for what I’d done. when you were young, i was not old but our story was not told but torn apart by greedy hands.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Mar Ago 04, 2015 7:22 pm

Pero me gustaría dártelo, Georgie —replicó. Luego, sin saber si ser refería a lo que acababa de decir o a lo que sus ojos podían contemplar en aquel momento, volvió a hablar—. Me gusta verte feliz. Aquello, simplemente, podía calmar el corazón de Balthazar. Aquello sería suficiente excusa para derrocar imperios y construir paraisos. Georgine podía ser razón y excusa en su alma. Siempre. Era fácil vivir con una premisa tan sencilla. No entendía por qué tenía que complicarse más la vida. Por qué se la estaba complicando. Pero desterró aquellos pensamientos de su mente. Carpe diem. Solo importaba lo que tenía a su alrededor en aquel instante. Un recuerdo que acogió en su memoria y en su alma para el futuro. Un recuerdo al que volver cuando flaqueará. Un escudo.

Cuando acabó de explicar cosas sobre el dragón, sus ojos no habían terminado de examinar el huevo. Sabía que acabaría aprendiéndose la superficie de aquel óvalo a la perfección, igual que conocería las escamas que recorrían el cuerpo que guardaba en un futuro. Pero sus oídos eran para su melliza. Escuchó sus propuestas y asintió. Sabía de dónde venía el nombre de su hermana, tanto como le gustaba conocer cada resquicio de ella. Se quedó callado unos momentos. —Me gusta Njörðr. No tengo nada mejor que ese —aseguró. Por supuesto, el rubio, que siempre había ansiado tener un dragón, había pensado nombres. Tener algo preparado parecía hacerlo más real aunque no había llegado a imaginar el momento en ponerlos en uso.

Me moveré también de mitología a la céltica —anunció—. ¿Qué te parece Morríghan? Gran Reina Para Balthazar no había más grandes reyes que aquellos seres mágicos. Para él, eran la más regia de todas las especies. —Diosa de la guerra y la muerte, sí. Pero también muerte que lleva a una nueva vida según creían los paganos —relató. Una nueva vida. Lo que ellos habían anhelado desde hacia mucho. Y, también, lo que las nuevas marcas que sus cuerpos cargarían juraban. Eran dos tipos de nuevas vidas o, quizá, las mismas. Pero Balthazar sabía que era un proyecto mutuo de alguna manera.

Y, quizá, no estaban tan distanciados en los nombres. El nombre de un padre. El nombre de un cambio. También había algo allí. Una muerte que les daría alas. O eso creían. Eso le gustaba creer a Balthazar. —Te prometo uan cosa. —Su voz sonó atemporal. El rubio sabía que aquel era uno de esos momentos que se les escapaban. Porque, aunque no quisiera pensarlo, aquella burbuja no duraría eternamente. —Pase lo que pase. No descansaré hasta que tengamos un amanecer sin miedo a perder algo.

¿No era aquello la felicidad?


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Georgine F. Holdsworth el Miér Oct 14, 2015 2:19 am

Sabía reconocer la franqueza en las palabras de Balthazar. También sabía que jamás le desearía algo así a alguien si no fuese lo que realmente pensaba y micho menos iría lanzando aquel tipo de declaraciones sin algún tipo de fundamento. Sin encontrar palabras para agradecerle sus buenos deseos, sonrió y depositó un beso sobre su rodilla. Le adoraba y él sentía lo mismo por ella. Se preguntó por qué no podían, simple,ente, pasar por alto sus diferencias y recuperar la normalidad. Era difícil, lo sabía, pero jamás había deseado tanto arreglar los desperfectos que habían comenzado a desbaratar sus vidas.

Escuchó los aportes y las propuestas de Balthazar, cautivada por sus historias. Morríghan era el nombre perfecto para la futura incorporación a la familia Holdswoerth —. Una nueva vida —murmuró, alzando una de sus manos para acariciar la rugosa cáscara del huevo —. Es perfecto —añadió en voz baja, más para sí que para su mellizo.

Cuando Balthazar retomó la palabra, buscó sus ojos, centrando cada ápice de su atención en su hermano. Le conmovía la fe que su hermano tenía en su relación. Ella, por supuesto, correspondía con cada fibra de su ser a esa misma fe. Lo compartían todo; aquello era lo primero. Por eso, supo que, pasase lo que pasase, podrían superar todos los obstáculos que se interpusiesen en su camino —. En ese caso, yo solo puedo prometerte lo mismo —respondió con dulzura.

No dijo nada más. Cerró los ojos, respiró hondo y simplemente, disfrutó del contacto y del calor que el cuerpo de su hermano emanaba bajo ella. En momentos como aquel, parecía que todas las piezas de su mundo volvían a encajar; todo tenía sentido de nuevo. Él era su ancla, su mayor soporte y estaba segura de que nunca sentiría aquella seguridad, esa sensación de ánimo y esperanza, junto a nadie que no fuese él. No supo cuanto tiempo estuvo allí tumbada, ni si Balthazar había terminado de asimilar el hecho de que por fin tenía un dragón.

Solo se movió cuando escuchó el sonido de unos nudillos tocando a la puerta —. Ya vamos —dijo sin alzar la voz, a lo que elfo doméstico que se hallaba al otro lado respondió con un "sí, señorita". Despacio, se incorporó, sentándose frente a su hermano y Morríghan —. ¿Qué tal si empezamos por no perdernos el desayuno? —preguntó algo molesta por la interrupción, lanzándole una media sonrisa cómplice. Dicho aquello, empezó a deslizarse sobre la cama, ofreciéndole una mano cuando estuvo de pie para que se uniese a ella.


wrap up your questions, keep them down, let the water lead us home. i was sorry for what I’d done. when you were young, i was not old but our story was not told but torn apart by greedy hands.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Lun Nov 02, 2015 10:15 pm

Balthazar sonrió sin guardarse nada de su alegría en su interior, sin controlar las controlar las comisuras de sus labios, no hacía falta allí. Si era cierto que había pocas personas con las que se podía ser uno mismo, el rubio tenía la certeza que para él solo había una.  Acarició la cáscara del huevo mientras sus ojos seguían sin perderse ni un detalle de aquel regalo. Seguramente, en cuestión de segundos, el primogéntio de los Holdsworth sería capaz de pintarlo a la perfección, sin ningún índice de error. Tal era la devoción que sentía en su interior porque aquel ser que acababan de otorgarle. —Entonces solo queda esperar para descubrir el sexo del chiquitín —aseguró el rubio utilizando palabras impropias en él. Las palabras cariñosas no eran parte del vocubulario de Balthazar, por no hablar de los diminutivos emotivos, pero la sonrisa divertida en su rostro mostraba lo liviano que se sentía. Una pequeña carcajada euforía se ahogó en su garganta de puro gozo al sentir lo que tenía entre manos.

Deslizó la mano por el cabello de Georgine cuando ella le devolvió la promesa. Balthazar no dudaba de ella, nunca había tenido motivo para ello y, sobre todo, su corazón era incapaz de desconfiar de su mitad. El silencio que se hizo con la habitación solo consiguió crear un ambiente más transcendental en la memoria del joven amante de los dragones. ¿Sería aquella escena la que vería al reflejarse en el famoso espejo de Oesed? El rubio pondría la mano en el fuego por ello. Creía que sí. En ese momento, no creía que hubiera nada que pudiera desear más. Quizá, como mucho, el espejo reflejase el huevo ya abierto.

Balthazar volteó la cabeza al escuchar la puerta y asintió a su hermana con una pequeña irritación velando sus ojos. Pero él sabía que lo perfección era muy efímera. —Un buen comienzo, sin duda —aseguró cogiendo la mano de su melliza para levantarse de la cama y acunando con el brazo opuesto el huevo. Ya de pie, y tras mirarlo unos segundos más, volvió a depositarlo en la columna que Georgine había preparado para darle la sorpresa. Se movió por la habitación en busca de su varita y, cuando la encontró, realizó un pequeño conjuro para que el aire entorno al huevo se volviera más cálido. Aproximó las manos para comprobar que estaba todo en orden y, luego, miró a su hermana. —Así mejor. ¿Vamos? —preguntó mientras abría la puerta de su habitación y esperaba a que ella saliera para seguirla. La alegría todavía se reflejaba en sus ojos y en la media sonrisa de sus labios. Sería difícil borrarla por un tiempo.


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: A deal with a dragon | Balthazar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales