JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Vie Ago 22, 2014 11:17 pm

Recuerdo del primer mensaje :

You're my downfall, you're my muse
My worst distraction, my rhythm and blues...
9 de Agosto, 23:33 hrs.

Las emociones de ese día todavía se agolpaban con fuerza en su cuerpo, recordaba con claridad que había disfrutado como nunca de torturar a muggles y sangre sucias, incluso se había atrevido a atacar a sus propios alumnos que se habían intentado interponer en su camino. Y técnicamente no llevaba ninguna herida encima, por lo que debería darse por bien pagada, más al menos que otros de sus compañeros.

Luego de la reunión con los demás y de notar que el truco del golpe doble había dado resultado, sintió como si pudiera al fin liberarse de la presión que había tenido los últimos días. Pero, cada vez que tenía que ver de reojo a cierto mago no podía evitar recordar también, el dolor que llevaba guardado en el pecho desde el día que se habían peleado en una simple posada en medio de la nada. Le encantaría decir que lo tenía superado pero no era cierto, sabía fingir, podía hacerle creer al mundo e incluso a él, que todo iba bien.

Pero nada iba bien desde entonces.

Su sed de sangre, traducida en crueldad por gusto era uno de los resultados, aparte claro de su crueldad natural. Y sabiendo eso, que tener esa espina del rechazo de Sihtric en el pecho le hacía daño, aun con todo, no podía evitar preocuparse por él. Sabía que lo habían herido, lo podía presentir, aunque el otro intentara mantener una postura firme.

Difícilmente iría a visitar San Mungo, por obvias razones, así que descartó la idea tan rápido como vino a su cabeza. Su preocupación era tal que planeaba dejar el silencio que se había impuesto entre ellos, sobre todo lo que se refiriera a la relación que ya ni sabía si llevaban. Eso era todavía más desesperante, ¿Qué tenía que decir cuando volvieran a clases? No tenía nada claro pues se había desaparecido ese día aunque no habían terminado el trato formalmente.

Dolía más que antes, pero la seguridad del hombre iba primero. Así que aunque le costó, lo convenció de que la acompañara a esas horas a su casa, para ayudarlo a curar. De antemano tenía claro lo terco que era el otro, pero poco le importaba, si tenía que dormirlo para llevarlo con ella y asegurarse de que estaba bien, lo haría. Aunque no tuviera una explicación racional ni razonable para la preocupación sobreprotectora que la invadía.

Sin mirarlo a los ojos lo sostuvo del brazo una vez se aparecieron en una de las calles de Londres, donde ella tenía su casa. El silencio era tan tenso como siempre pero no sabía qué hacer para cortarlo sin tocar temas que les hicieran sacar nuevamente las chispas. Él le había dicho que no la necesitaba y que lo dejara, y ella también había asegurado que la presencia del otro innecesaria, aun cuando sentía que el aire le faltaba desde que no podía tenerlo a su lado. No podía dejar de maldecir a Merlín por sentirse tan débil frente a alguien más. Se suponía que a ella no le importaba ese tipo de sentimientos que distraían la mente y que causaban líos.

–¿Te duele mucho?.- consultó aunque sabía que el otro se negaría a contestarle, si es que lo hacía, prácticamente lo había llenado de argumentos sobre porqué debía ir con ella a su casa. Y aunque le disgustaba en sobremanera el tener que rogar, lo había casi hecho sólo para quedar tranquila sobre el estado de Cáech. –Sé que no te hago falta, pero déjame darle una mirada.- le comentó aunque se arrepintió al momento al recordar que habían sido exactamente las palabras que más le habían dolido. Al parecer sentirse miserable al lado del mago era su cuota de cada día. Su sonrisa no tardó en apagarse, ni acabando con todos los muggles del mundo podría acabar con esa pesadez que sentía desde que estaban en malos términos. Abrió la reja que daba a la casa que tenía para ella sola y lo observó unos segundos sin decir palabra alguna. ¿Qué tenía que hacer para que no se negara a pasar unos minutos con ella? Saber que otro rechazo la mataría por dentro era lo peor de ese día.


Última edición por Annwyn Lancaster el Sáb Ene 31, 2015 8:28 pm, editado 2 veces


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo


Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Lun Sep 22, 2014 5:25 pm

Siempre he estado bien dispuesto, sólo que insistías en ignorarme. – aseguró ya que desde un inicio recordaba haber comentado a la inquieta dama su interés en tener un poco de contacto físico, pero ella no era una mujer fácil de abordar y podía decir que no tenía queja alguna al respecto. Si hubiese sido fácil, no lo habría disfrutado tanto. Aún no podía disimular del todo la grata sorpresa de verla en aquella posición, sentada frente a él en una postura considerablemente llamativa. Observarla desde arriba, obteniendo una impresionante vista de sus curvas expuestas especialmente para él, y sentir sus dulces y exigentes manos recorriéndole lentamente las piernas, era exquisito…  Sintiéndose estremecer con los besos y los recorridos de la lengua de tan hermosa mujer, no le importó que suaves sonidos escaparan de su boca.  Cuando había tomado la decisión de separarse y desnudarse no pasaba por sus pensamientos la posibilidad de terminar en esa situación, él quería deshacerse de la ropa y nada más, era pronto para querer exigir de su pareja determinadas formas de abordarlo pues en ese ámbito, se podía decir que se desconocían. Y sin embargo, esa perspectiva dio un giro completo tras experimentar tan intenso beso en su punta. Sus labios se separaron, queriendo robar aire el cual tan pronto como fue conseguido, fue retenido durante unos cuantos segundos. ¿Por qué tenía que ser tan deliciosamente generosa con él? Él ya no querría detenerse, al contrario, deseaba más de esos traviesos labios sobre él, lo comprobó por enésima vez cuando una de las delicadas manos de la bruja se apoderó con firmeza de él. –Gracias por el dato, tendré presente tu parcial obediencia. – estaba agitado, la voz le delataba y aunque hubiese guardado silencio la forma impaciente e intensa en que se enfrentaba a los ojos de ella dejaban más que clara su necesidad de continuar. –Pero no, olvida el tiempo fuera…– Solo un idiota querría tiempo fuera después de semejante "caricia"...

Buscó una posición mas cómoda para ambos, sacando la pierna derecha de entre las de ella. De esa forma tendría su novia la posibilidad de acomodarse favorablemente, le interesaba que también disfrutara del momento, aunque no es que lo dudara, esa traviesa lengua que ocasionalmente salía a saludar –y tentar– aseguraba que así era, pero estaba seguro de que la situación podía mejorarse.

La mano izquierda rozaba el hombro de Annwyn, la izquierda, se dedicó a acariciar la mejilla de la peligrosa mujer pues durante ese corto tiempo él se había acercado otro poco a ella. Si se arrodillaba, todo sería más cómodo, pero nada le impedía dejar en claro lo que quería. Ahora que podía hacerse una idea de los alcances de su pareja no dudó en trasladar las caricias que daba a su rostro con delicadeza, a su nuca, disfrutando el enredar los dedos en los rubios cabellos de su chica en el trayecto. – Por favor.– pidió en voz firme. A pesar de las palabras que usó, no habló como alguien que guarda la esperanza de recibir ayuda por parte de un alma en quien despierte la caridad, no, Siht esperaba que la mencionada obediencia se hiciera literalmente palpable y con ese deseo en mente –y en cada rincón de su cuerpo– aplicó un poco de presión en la nuca de Nwyn, no demasiada, sólo la indispensable para que, sumado a un leve movimiento de cadera  con el que se presionó a través de la mano que le aprisionaba, el espacio entre su erección y los anhelados labios de ella se redujera.  



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Miér Oct 01, 2014 4:43 pm

Agitación. ¿Estaba dispuesta a seguir? Si era por ver al otro sucumbir ante ese tipo de placeres, no pensaba negarse a la posibilidad. Porque de hecho, las opciones eran variadas. ¿Hasta qué punto debería llegar?  Sonrió más que complacida con la respuesta ajena y al ver que la liberaba de una de sus piernas decidió que lo mejor sería encontrar también otra posición que le hiciera más alcanzable lo que el cuerpo del alto hombre le ofrecía.

Disfrutó por unos segundos de las caricias que le proferían las manos ajenas, mientras su mano continuaba sosteniéndolo con firmeza. Y pronto llegó su pedido, uno que representaba variadas cosas y que estuvo tentada a hacerlo esperar, si no hubiera sido porque el recién descubierto ansioso Siht, se acercó por sí mismo y le dio un leve aventón para llegar a su encuentro. Claro que lo hizo. Sonrió contra el hombre, y su otra mano se mantuvo posada todavía en su dureza, no alcanzaba lo suficiente en esa posición…

Dio una lamida y luego otras dos seguidas; pero no era tanto como a lo que quería llegar. Se movió alejando por unos segundos su boca para tomar una nueva posición, de rodillas ante él y que por segundos le hizo meditar en si no se había humillado lo suficiente con sólo pedirle que se quedara. No realmente… Por como ella veía lo que estaba por ocurrir, no era un acto en que ella era la que se sometía al otro, no. Ella desde ese punto, tan simple y bien dispuesto, pensaba dominarlo y hacerle rogar por más.

Con esa idea en mente, apoyó una mano en el muslo del hombre mientras la otra se acercó a los testículos que comenzaron a ser acariciados cerca de la base, mientras los medía como si se tratara de objetos frágiles que deseaba comprar pero que debía primero evaluar. –Perdona por la demora, no escuché bien tu pedido… – bromeo por mero gusto y le dio una mirada antes de dar una lamida que comenzó casi en la base y terminó en su punta. Se relamió en busca de más humedad antes de seguir atacándolo a besos y lamidas, recorriendo de paso toda su extensión con su mano derecha todavía acariciándolo más abajo y la otra fungiendo de soporte.

No era suficiente.

Se dijo, en lo que parecía ser la frase del día. Su temperatura se elevó en cuanto se preparó mentalmente para lo que iba a hacer, y cuidando de no dañarlo con los dientes lo apresó entre sus labios quedándose quieta los primeros instantes para acostumbrarse a tenerlo dentro de su boca. No pensaba quejarse del sabor.

De ahí ya comenzó a moverse con más intención. Su lengua se dedicó a darle cortos toques y a restregarse contra la punta que fue la primera en ser saboreada como si se tratara de un dulce. Y esos segundos se convirtieron en minutos que hicieron que su propia agitación comenzara a elevarse y a notarse en su respiración. Quería continuar y no tan sólo por el placer contrario; ella no ostentaba ser la persona más caritativa del mundo. Simplemente quería más de él y de paso, si no fuera mucho pedir, escucharle requiriendo más.

Ese fue su plan, apoyada con la mano izquierda en su muslo, se sostuvo para iniciar un lento movimiento en principio. Adelante y hacia atrás; cuando ya parecía que iba a retirarlo del todo de su boca, volvía a llamarla hacia su cavidad. Y el ritmo fue en ascenso, una vez ya tuvo la humedad suficiente para moverse con mayor libertad. No podía decir que era la primera vez que hacía eso en su vida, pero si era la primera ocasión en la que se aventuraba a tomar tanto del profesor, y las ansias de continuar; de tenerlo en otros puntos, no hacían más que aumentar su agitación.

¿Quería dominar a Sihtric Cáech? Indudablemente. Así que luego de unos minutos se moverse a velocidad rápida se detuvo de golpe y se separó del todo, volviendo a relamerse los labios; mientras lo miraba con notorio deseo. –¿Qué tal estás por allá arriba? – consultó. No podía negar que le divertía con creces la situación, y su mano derecha, siguió en su trabajo tranquilo de presionar con suavidad esos otros puntos sensibles de su anatomía.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Dom Oct 12, 2014 8:10 pm

No debería, pero le sorprendió que la rubia quisiera escucharlo pedir una vez más por favor y a punto estuvo de hacerlo –la mirada que ella le dedicaba le convenció de hacerlo– pero para su suerte, volvió a recorrerle con la lengua a pesar de no haber respondido. ¿Fue su expresión de sorpresa suficiente pago para ella? Porque estaba agitado y la ansiedad seguro se reflejaba en él  además del obvio reflejo de placer que se había instalado en cada parte de su cuerpo desde minutos atrás.

Y cada uno de esos rasgos incrementó al sentir y ver como Annwyn lo apresaba entre sus labios, tan decidida y aplicada en la húmeda labor que de Siht escapó un profundo gemido. Cerró por completo la mirada al sentirse cálidamente dentro de ella, recibiendo una grata bienvenida por parte de la lengua que ya adoraba tener encima, aunque también la deseaba entre besos…  Indudablemente era una noche para recordar…

La voz del hombre brotó con más frecuencia de la esperada, rompiendo suavemente el silencio de la ajena estancia en que se encontraba. Contenerse mientras era abordado en más de un punto a la vez habría sido complicado, además, si algo merecía la bruja era enterarse de lo perfectamente bien que le estaba haciendo sentir. Saber que las circunstancias habían surgido por iniciativa de la dama evidentemente le sentaba bien, nadie pensaría que horas atrás el lazo que a ambos unía había estado tan tenso que a punto estuvo de romperse. Cuestión de tragarse el orgullo y… de sincerarse con el otro, dejar de fingir que no se necesita compañía en el transcurso de la vida…

La forma en que lo tocaba con la delicadeza de su mano también conseguía hacerlo estremecer, cada roce en conjunto aumentaba su excitación, podía ya sentir la temperatura desbordándose y la necesidad de ser él quien se deslizara a través de ella se volvía incontenible. Desde luego disfrutaba la forma en que lo devoraba, verla retirarse casi por completo para después acapararlo nuevamente y el ritmo con que lo hacía era exquisito. Pero… –¿Acá arriba..?– preguntó por inercia, saliendo repentinamente del trance de placer en que se había sumergido por culpa de ella. La pregunta lo había encontrado desprevenido, distraído por obvias razones y la gran necesidad de que continuara no se difuminaba ni por poco. Mordió sus labios, forzándose a formular una respuesta para la hermosa dama que tenía arrodillada ante él. Visualmente también se deleitaba, mejor invitación para continuar no podía tener. – Mhm… Necesitado. – «Demasiado» pensó permitiéndose sonreír por la gracia que le causaba el descubrirse tan abierto con Annwyn, tan dispuesto a dejarle escuchar una verdad que en otros tiempos ni de broma habría pronunciado en voz alta, mucho menos con tanta facilidad. Sí se había pensado la respuesta pero una vez que la encontró no dudó en exteriorizarla.

Ahh… es tu culpa, obviamente. – reconoció observando con inquietud sus orbes, intentando controlar su respiración, como si las caricias que aún recibía no le desconcentraran de la “seria conversación”. A esas alturas ya no le quedaba duda de que había caído de muy distintas formas ante ella, ¿cómo y desde cuándo? Lo desconocía, sólo sabía que así era y ya no querría quedarse sin su compañía… Volvió a repartir dulces caricias en su mejilla. Él que siempre se había considerado ajeno a sentimentalismos, estaba ahora inundado en emociones que ya no podía negar.

Con cuidado sujetó la muñeca que insistente le satisfacía mediante el tacto, la detuvo puesto que deseaba modificar un poco el rumbo que hasta entonces seguían. –Tengo la ligera sospecha de que… abajo te hace falta compañía. – enarcó una ceja combinando con una media sonrisa mientras retrocedía un paso para estar relativamente lejos de su alcance. –¿Me permites?– preguntó aunque en ningún momento consideró el apegarse a su respuesta. Inmediatamente descendió acomodándose en cuclillas frente a ella, apoyó la mano izquierda parcialmente sobre el suelo  impulsándose a la vez para fundir los labios con los ajenos. No pensaba quedarse con las ganas, abarcó lo mejor que pudo su boca sin intención alguna de dar descanso. Ya solo quedaba una cosa que los separaba: esa molesta prenda que le restaba a su chica. Deslizó el tacto por sobre su costado hasta tocar la tela, tirando de ella a manera de reclamo. Por supuesto no iba a suspender los hambrientos besos para quejarse formalmente. Cualquiera notaría que era Annwyn quien de momento tenía el control, mas no significaba que se lo fuera a dejar tan fácil. ¿Competencia? ¿Dónde?



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Oct 28, 2014 2:53 pm

Necesitado. Le gustaba esa palabra, no por saber que el otro estaba sufriendo escaseces sino porque significaba que la requería a ella y de algún modo bastante incomprensible, saberse requerida por el hombre le aumentaba el ego considerablemente. –¿Ahora resulta que todo es mi culpa? – consultó aunque su tono distaba de ser de reclamo, era más bien una expresión de queja con gracia, y se acomodó al tacto suave de la mano contraria, le gustaba eso a pesar de que no era un gesto que se viera con ella todos los días. Demasiado dulce tal vez… Pero agradable.

Tuvo que detener la exploración con sus manos cuando el otro le tomó de la muñeca y asintió brevemente a modo de aceptación de las palabras contrarias. ¿Compañía? Le faltaba y bastante, en tantos puntos que no sabría si la noche les alcanzaría y seguramente, aun así, tendrían deseos de mucho más y por largo tiempo. –¿Tu qué crees? – fue la respuesta poco directa que dio, pero no podía evitarlo, el hombre la tentaba una y otra vez, sin tregua y ella no era de andar mencionando lo que sentía ni de ser sincera con el resto. –Casi todos los permisos que quieras. – aseguró pues el único permiso que no le daría sería el de dejarla nuevamente a la deriva, no, ella ya estaba cansada de tener que sobrevivir sin él. Y se lo demostraría aunque tuviera que hacer cosas poco amables con él.

Recibió los labios hambrientos contra los suyos que correspondieron en el acto y con similar intensidad, era casi como un premio a todo el esfuerzo que había hecho para complacerlo segundos antes. Y vaya que sí lo disfrutó. Aunque había disfrutado a su vez todo lo demás. La agitación producto de los besos le hizo buscar apegarse más a él aunque un gesto, de claro reclamo, le dio un sinfín de ideas que le hicieron perder por un segundo el ritmo que llevaba en la boca.

¿Debía ser amable y cooperar? Eso nunca se le había dado. Pero por Sihtric, era un cuento aparte. Sonrió contra la boca ajena mientras su lengua disfrutaba dando leves toques en busca de rozarse con la contraria y sus manos se tomaron de los bordes de la prenda que le quedaba aunque por la posición, todavía de rodillas, no sería posible quitársela completa a menos que se levantara. La idea de separarse de esos labios no le agradó ni por asomo pero no podía hacer nada, como él bien había dicho, le hacía falta compañía abajo y eso iba en tantos sentidos como se pudieran imaginar, lo bueno era que ya no estaban en horario para menores.

Se apartó respirando agitada y tuvo que controlarlo poniéndole una mano en la boca. –Espera… Me tienes en una posición complicada. – le explicó antes de que el otro malentendiera, todavía recordaba que las palabras no dichas eran como un veneno entre ellos dos y por lo mismo no estaba dispuesta a causar más fallas en ese aspecto. Se levantó, apoyándose en el otro para no resbalar y sonriéndole divertida se alejó dos pasos para finalmente deslizar el último vestigio de tela que la cubría, ¿Sihtric tendría algo de voyerista?

No se sintió cohibida con la mirada del otro, ni con estarle dando un espectáculo, más que eso era el hecho de que estaba ansiosa por continuar, como no lo había estado en mucho tiempo. Se quedó de pie allí y una de sus manos se apoyó en su cadera mientras la otra iba a arreglar su cabello que imaginaba ya en desastre. ¿Qué se suponía que estaba esperando para volver con él? –¿Y bien? – consultó con sorna sin moverse ni un centímetro. No es que quisiera tentarlo ni nada, ni mucho menos que estuviera buscando su aprobación. No, ella estaba disfrutando de verlo en una posición más abajo que ella y sin duda esperaba que el otro le pidiera amablemente que volviera con él.  –¿En qué estábamos? –Ella por supuesto, no se negaría, no demasiado al menos.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Sáb Nov 08, 2014 4:38 am

Ese Alto marcado sobre su boca inesperadamente lo disfrutó. Deseaba más de esos besos acalorados e impacientes pero para su propia sorpresa el que ella lo controlara de ese modo fue delicioso, si hubiese tenido mas tiempo habría hecho cosas interesantes con su palma y sus dedos, pero tendría que dejarlo para después. Recién se descubría adicto a sus órdenes, y saberse tan dispuesto a ceder a cualquier petición que le hiciera casi le hizo ruborizar, casi. Hasta entonces nunca se había sentido así con alguien, tan ansioso por ser dominado… aunque eso no significaba que no deseara también someterla. Complicado, justo como ella se lo había dicho alguna vez en el pasado.

Apoyó un brazo sobre la rodilla, exhalando con cierto toque resignado cuando Nwyn se separó tanto de él, abandonándolo ahí abajo, dejándolo con intensa necesidad de saciarse en ella, desgraciadamente a la espera. Fue un cruel tormento, uno de esos que no disfrutaba por masoquista que fuera, pues todo en él necesitaba más de esa mujer. Para su fortuna el sufrimiento fue generosamente recompensado, y de inmediato experimentó un drástico subir de la temperatura –hasta la punta– que le llevó a incorporarse tan pronto como la primer pregunta fue formulada. ¿Y bien?? Pero claro que estaba bien, maravillosamente bien… La recorrió detenidamente de pies a cabeza y de regreso. Se mordió los labios, dejándolos después entre abiertos hasta que robó aire y lo sostuvo hasta llegar al lado de su chica. La rodeó con ambos brazos, apretándola repentinamente contra su cuerpo, todo fuera por presenciar y sentir la colisión de sus pronunciadas curvas contra su propio pecho. Una exclamación de placer brotó de su boca, difuminándose en el aire. No se trataba únicamente del tacto superior, sino también del cálido roce más abajo, el cual le hizo sonreír ampliamente más que encantado con el sin fin de posibilidades que se abrían con la nueva disposición.

Estábamos en… que mereces ser tratada como realeza…– aseguró suavemente, buscando su mirada justo antes de inclinarse y cargarla en brazos, asegurándose de sujetarla con fuerza y rozando su busto con una de sus manos. La otra se posicionaba dulcemente sobre su muslo y para qué negar que su mirada la recorrió ampliamente hasta terminar justo entre las piernas de la dama. Dio media vuelta, quedando frente a ellos el sofá semi circular, convenientemente amplio. Si ella no solía darle un buen uso, él se aseguraría de que ese aspecto cambiara a partir de esa noche.

Con toda la delicadeza posible bajó a Nwyn, acomodándola entre cojines, apoyando él una rodilla sobre la superficie del sillón al hacerlo. – Espero que te sientas cómoda…– murmuró deslizando los dedos por una de sus piernas. Deseaba probar tantas cosas con Annwyn y aunque conocer cada rincón de su ser en una sola noche pareciera imposible, aceptó el reto. Su mano derecha llegó hasta la punta de su pie y abrazándolo con la palma, lo levantó unos cuantos centímetros hasta alcanzar a acariciarlo con los labios. Él se encontraba apenas sentado en la orilla del mueble, inclinado ante ella, casi literalmente a sus pies. Cerró los ojos, concentrándose en la gloria de tocar su fina piel, de rozarle con devoción, ascendiendo lentamente hacia una rodilla, después al muslo. Altura a la que finalmente, apoyó ambas manos sobre la acogedora superficie del mueble. Alzó el rostro hacia la rubia, en silencio, perdiéndose voluntariamente en su intensa mirada. Que deleite era hundirse en sus hermosos orbes… una deliciosa perdición.  Cuidó el hacerse espacio entre sus piernas, y así volvió a inclinarse para pasear los labios por la parte interior de sus muslos, memorizando su aroma y su suavidad.

El siguiente punto era importante, la mas pura tentación y no se iba a resistir a probarla, no podía. Apartó con cuidado la otra pierna de la mujer, descendiendo por completo para inundar con delicados besos toda su intimidad. Solo al final se atrevió a tocarla tentadoramente con la punta de la lengua, pero solo fue una muestra de una de tantas caricias que quería proporcionarle. No se detuvo en exceso, volvió a subir por sobre su cuerpo hasta encontrarse nuevamente con las provocativas caricias que sus pezones le obsequiaban. Los adoraba, sin lugar a dudas. – Casi todos los permisos…– citó a su novia, pensativo, rozando sus labios con los propios al hablar. – Nwyn, dime que puedo… sumergirme profundamente… – solicitó sumamente ansioso, añorando fundirse con ella e incapaz de desprenderse de sus ojos. En espera de una fuerte afirmación fue a jugar entre su cabello con los dedos. ¿Cómo es que conseguía tenerlo tan necesitado de su persona? Y no era únicamente por el tacto, de hecho eran sus sentimientos los que mas anhelaban permanecer a su lado, ser recibidos y aceptados ¿y por qué no? también resguardados…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Lun Nov 17, 2014 9:53 am

El abrazo de Sihtric fue una deliciosa perdición para ella. Sobre todo porque podía sentir con claridad como cada parte de su cuerpo se rozaba con la contraria, aún más ese íntimo punto que ahora mantenía libre de ropa. La ansiedad era corrosiva, pero se contuvo de hacer o decir algo y soltó un murmullo sorprendido cuando se vio elevada del piso. Sin dudarlo se aferró al hombro del mago y sonrió, genuinamente divertida por sus palabras previas. –Siempre sabes cómo tomarme por sorpresa. – anunció para nada disgustada con ser cargada por él, aunque claramente le quitaba bastante movimiento y no era algo que acostumbraba. Solía ser en exceso independiente así que el trato caballeroso de su hombre le hacía sentirse a momentos extraña, aunque disfrutaba de cada trozo de la nueva experiencia.

Tomó asiento ansiosa, en el sillón de la sala de su casa, preguntándose cuando había sido la última vez que le había dado un uso tan agradable, y no pudo evocar ningún momento similar. Se dejó recorrer sin decir nada, observando el anhelo con que las caricias iban subiendo por ella y sintiendo su expectación elevarse a lugares insospechados cuando la inquieta lengua apenas si rozó en su intimidad. Un gruñido leve escapó por sus labios al tenerlo nuevamente encima, y sin más demora, aprovechó de pasar los brazos por su espalda, asegurándose de restregar con insistencia su pecho contra el contrario, moviéndose contra él en un vaivén que parecía un lento baile.

Los suspiros de gusto no tardaron en elevarse, por el roce de sus sensibles pezones directamente contra la piel contraria, esperaba que él también lo disfrutara y al escuchar su pregunta lo miró con una ceja en alto. –Yo creí que para este momento ya estarías dentro. – bromeó a medias mientras le sostenía la mirada y su boca no pudo contenerse de ir nuevamente en busca de la calidez ajena.

Fue saboreándolo primero lento, al igual que sus manos que se dedicaron a recorrer lo que alcanzaban de su espalda. Y a medida que avanzaba en profundidad en el contacto de sus labios, una de sus manos aprovechó de bajar hasta después de su espalda baja, acariciando con ternura antes de colarse entre ambos cuerpos para tomar su erección y acariciarla con suma curiosidad con su mano. –Diría que ya solo te falta mi humedad. – aseguró asintiendo brevemente antes de soltar su espalda para acomodarse, abriendo las piernas lo necesario para darle espacio y levantando ligeramente la cadera esperando por fin el poder guardarlo dentro.

Nervios podía sentir por todos lados, a pesar de no ser primeriza, que si fuera la primera vez que se unía de tal manera a Sihtric hacía que pudiera sentir sus palpitaciones con más fuerza y una genuina necesidad entre las piernas de que el otro la tomara de una vez. Liberó su miembro luego de encaminarlo hacia su entrada y sus manos se dedicaron a auto-acariciarse unos segundos, pues la espera comenzaba a hacerle daño y por alguna razón que le costaba comprender, quería estar lista para él. –Estoy más que dispuesta para recibirte, aunque te aviso que será tu nueva casa y tendrás que regresar seguido o me molestaré. – siguió moviendo sus dedos en su punto sensible, mirándolo agitada mientras lo espera en esa posición tan accesible. –Me alegra que te quedaras. – le confesó con un poco más de seriedad mientras lo miraba por unos segundos con dulzura a pesar del calor del momento. No entendía su mente, mucho menos ese tipo de sentimientos. Pero la opresión en su pecho que rezumaba necesidad le decía que Sihtric se había vuelto indispensable en su vida.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Lun Nov 24, 2014 5:19 pm

Una sincera sonrisa se acomodó en sus labios ante la última declaración de la rubia, fue muy probablemente, la más honesta que se trazaba en  él desde hace años. Su mirada reflejaba lo completo que se sentía al tenerla no solo a su lado, sino para él en todos los sentidos posibles. Se encontraba claramente agitado, culpa de tan intensos roces, de los acalorados besos y por supuesto, de la exquisita posición en que se encontraban. En un rápido movimiento le sujetó por la muñeca y le hizo retirar la mano con que se acariciaba, la dejó sobre la superficie del sillón a nivel de su pecho, pero no la soltó. Conservó con fuerza el agarre y asintió, casi sobre sus labios, respondiendo con voz cargada de sentimiento. –Y así será. Hasta el final de los días…– La penetró  inmediatamente. Directo y sin pausas, tan rápido como la humedad de cada uno combinada al instante permitió. Profundo, firme, hasta que no quedó más espacio que llenar. Y entonces, cuando sintió que no había un más allá, su voz resonó impregnada de intenso placer contenido desde el primer roce con su cálida intimidad.

Abrió la mirada que al hundirse había cerrado inconscientemente y la clavó en sus ojos, se ancló en ellos, porque a partir de ese momento serían su punto de referencia para guiar literalmente sus movimientos. Los cuales no se anduvieron con simplezas, ser suave no era precisamente lo suyo. Una vez que estuvo en las profundidades de la rubia permaneció ahí, quieto, unos segundos, queriendo memorizar la delicia de anclarse también de esa manera. Su sonrisa adquirió un nuevo matiz de entera satisfacción y con esa sensación incrementando poco a poco por todo el cuerpo comenzó a moverse.

Deslizó hasta salir por completo de ella y volvió inmediatamente a invadirla, enterrándose con tal ímpetu que parecía querer ir más allá del límite físico del ajustado espacio que consideraba destinado para él. –Si es mi casa… debería volver al menos una vez al día… – comentó con amplia sonrisa. Se sacrificaría, con mucho gusto lo haría para que su dama no experimentara molestia alguna, aunque… también gustaba de su lado agresivo, especialmente si lo enfocaba en él. Con los brazos firmes como columnas –uno a su costado derecho y el otro sujetando una de las muñecas de la chica – daba perfecto soporte a su cuerpo, suficiente para trazar potentes embestidas que marcaban una estremecedora colisión  entre ambos cuerpos. Rápido. Intenso. Tan agitado y húmedo que costaba creer que recién empezaban a disfrutar de los placeres que se ofrecían el uno al otro.

A momentos un dolor seco en la espalda lo atacaba pero poca atención le dedicó, porque no estaba dispuesto a parar, no cuando por fin podía hacer suya a esa mujer, porque ansiaba inundarla, desbordarla de él y de implacables sensaciones, estimular de cuantas formas fuese posible cada rincón de su cuerpo, adorarla y perderse en ella. Porque sin ella, ya no sería nada. Y a su lado, todo era inmensidad, calidez que tanto hacía falta al hombre. –Nwyn…– la llamó con cuidado, con dulzura y deseo mezclados. La respiración considerablemente agitada y ni que decir del palpitar en su pecho y precisamente fue éste el que unió al de ella, presionándose con fuerza contra sus siempre tentadoras curvas. Abrió otro poco el ángulo de las piernas acomodándose casi por completo sobre ella y los invasores movimientos se tornaron más violentos, las salidas tormentosamente fáciles por culpa de la abundante humedad y la voz, contundente e insana se elevó ansiosa, profunda y anhelando llegar a su límite, pero no todavía. Se aseguraría de hacerle disfrutar desmesuradamente cada segundo y cada milímetro, cada gota.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Dic 27, 2014 7:32 pm

Un evidente gemido escapó de sus labios al ser penetrada sin aviso alguno, lo había estado esperando, era claro, pero la expectativa también le había impedido prepararse para un movimiento tan demandante. Y lo disfruto con creces. Su pecho subía y bajaba al ritmo de su agitada respiración y sonrió divertida capturando la vista ajena que añoraba y que tal como había dicho en sus palabras; la acompañaría hasta el final de los días. –Espero que sea como dices. – dijo en un susurro mientras intentaba recobrar el aliento, pero una nueva intromisión en su intimidad la hizo gemir, de pleno gusto, parecía ser que su voz estaba dejando a la vista un nuevo aspecto que no había compartido antes con él.  

Las sensaciones que le sobrevinieron luego con cada intromisión fueron toda una novedad para ella. Es que compartir ese tipo de caricias, tan profundas, y esa conexión tan intensa, con la persona que adorabas, no se podía comparar a otros encuentros. –Ya sabes… Te recibiré con gusto todas las veces, incluso si quieres vivir dentro los fines de semana. – su broma tenía cierto toque de masoquista verdad, una bastante perversa. Y que estaba tan bien dispuesta a cumplir que casi se sorprendía de sí misma.

Sus jadeos se elevaron en volumen a medida que el hombre hacía su magia en ella. Apretó las manos, una la tenía imposibilitada de movimiento y la otra se fue a acomodar sobre el pecho contrario para acariciar su torso con presteza. Tan sólo al escuchar su apodo se detuvo y su sonrisa dejó el tinte sucio que tenía para volverse un gesto dulce como la más pura miel. Solo Sihtric podía traer esa clase de calma a su vida. Calma o bipolaridad, no estaba segura, lo único que tenía claro era que al profesor podría permitirle incluso alguna traición y estaba segura de que luego de castigarlo, aún con todo, lo perdonaría. Abandonó el rumbo de su mano aventurera para que no quedara atrapada en la colisión que tuvo su delantera con el pecho del hombre, aunque si se mantuvo restregando con insistencia sus senos contra su torso. Tal vez si seguía así su corazón podría encontrar a su compañero y volverse uno con los latidos del otro.

¿Duele? – preguntó ligeramente preocupada al tocar la espalda del otro, punto al que dirigió su mano aunque sus caricias fueron más suaves en esa cuota de piel. Esperaba que no estuviera sufriendo y si gozando como ella. Sus piernas, sin querer abandonarse del todo se enlazaron atrás de Sihtric en busca de que el contacto fuera más profundo y empujándolo con las mismas lo invitó a seguir hundiéndose en ella y con ella, por la eternidad si fuese posible. Sus sonidos de poco sano disfrute volvieron a elevarse, pues no tenía deseos de guardar silencio, no en esos momentos. Quería dejarle ver cuál era el efecto que lograba en ella, por muy perversa que fuera la idea.

Se fue contra sus labios apenas pudo, para demandar los mismos con una ansiosa mordida, que terminó en una candente succión de su labio inferior, piel que no soltó hasta que necesitó de respirar, agitada como estaba. –P-por alguna razón siento que me estás marcando de nuevo… Haré colección de las que más me gusten – comentó con gracia y por un segundo cerró los ojos, deleitándose simplemente en el roce de sus cuerpos, que estaban más unidos que nunca cada vez que él hacía una majestuosa y abrasadora entrada en ella.

Cobijarlo parecía ser algo a lo que podría acostumbrarse, con gusto lo haría. Miró los colores del techo por unos segundos, para ella se veía como un cielo estrellado aunque no viera más que pintura. –Sihtric... – pronunció su nombre por el mero gusto de saborearlo en sus labios y sentirlo en el aire, con la necesidad clara de guardar ese momento como uno real y no como algo pasajero, porque para ella todo sería diferente desde ese momento, y aunque por una parte le aterraba la idea de depender de ese modo de alguien, sabía que podía confiar en Cáech incluso para el más mínimo de los detalles de las vidas antes separadas que ahora estaban uniéndose en un plano mucho más real y palpable.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Vie Feb 06, 2015 9:35 am

¿Vivir dentro? Definitivamente iba a tomarle la palabra, estaba seguro de que querría entrar incluso cuando se encontraran en sitios públicos y a la vista de todos, lástima que no podían ser tan descarados. Aunque siempre se podían buscar huecos en los rincones del castillo o bloquear la puerta del despacho. –¿Sólo los fines de semana?– cuestionó con media sonrisa, la cual fue sustituida por un fuerte gemido que escapó de los labios del mago con la última estocada. No, definitivamente no podía concentrarse cuando se encontraba en medio de una labor tan importante, tan cómodo y húmedo. Cálido en toda su extensión.

No paró de moverse, ya podía decir que adoraba penetrarla sin tregua y que la voz de la bruja jadeando a ese volumen ayudaba perfectamente a que todos sus sentidos se derritieran. Que su memoria dejara de evocar la imagen de la dulce profesora recostada bajo su cuerpo sin prenda alguna que la cubriera y abriendo los labios para él sería imposible. Era mucho mejor de lo que en variadas ocasiones había imaginado, obviamente. Todo un deleite para el hombre.

Negó a la pregunta de un posible malestar físico, no dolía aunque si experimentaba por momentos tensión en esa parte de la espalda, detalle que no pensaba confesarle ya que no tenía intención alguna de frenar el magnífico momento. –Puedes… estar tranquila– aseguró con voz entrecortada por el agitado movimiento en que se mantenía. Entrando, incrustándose hasta tocar fondo y a veces, queriendo cruzar incluso más allá. Tal cual sintió que lo reclamaban los labios que inmediatamente lo abordaron, dando no solo intensos y candentes besos, sino también una mordida que adoró a pesar de no llevar demasiada fuerza y por supuesto, ese apego a su labio inferior lo hizo estremecer. Se sintió humedecer aún más en la punta por la inesperada caricia… Mil noches había deseado poseer a Lancaster y ahora por fin era suya, imposible que cada roce de su persona no lo maravillara. Por vez primera, amaba en cuerpo y alma.

Agitado robó aire en cuanto Annwyn lo soltó, dándose cuenta de que hasta sus mejillas amenazaban con aumentar de temperatura. Cerró los ojos e intentó calmar el ritmo de su respiración, sin mucho éxito en realidad. –Una colección… en ese caso me aseguraré de darte variedad– una amplia sonrisa se dibujó en el rostro del hombre, infinidad de posibilidades cruzaron por su cabeza en cuestión de segundos, unas menos sanas que otras. ¿Le permitiría morderla más abajo? No tuvo tiempo de desvariar al respecto, pues sin esperarlo, su nombre fue pronunciado de manera tan sublime por los labios que tanto adoraba que una desconocida sensación recorrió cada parte de su cuerpo. Hasta la punta. ¿Cómo era posible estremecerse a causa de una sola palabra? Se percató entonces de que aquello que por ella sentía alcanzaría límites inimaginables y por un momento se preocupó de perderla.

Pensamiento innecesario. Annwyn Lancaster le pertenecía hasta la última gota y él se aseguraría de que así fuera sin importar el costo. –Annwyn…– la llamó con encanto, con la cuidada pronunciación que en días pasados la bruja le enseñó a la vez que lo dejaba prendado de sus encantos, de esa resistencia natural que ahora, sobre un sofá, se desvanecía. –Abrázame fuerte…– ¿orden o súplica? Quizá un poco de ambos porque sin duda era un pedido que agradecería pero a la vez no aceptaría una negativa por parte de la rubia. Sin esperar a que correspondiera a lo solicitado con profunda voz, soltó la mano que antes le retenía para así poder pasar ambos brazos por debajo de la espalda de la noble dama. Se aferró a ella con fuertes brazos y entonces se hundió un poco más en su humedad, en ese cálido, suave y mojado rincón reservado para él, encajando a la perfección. No había espacio que quedara a salvo del mago.

Invadió a Annwyn tornándose más violento en cada embestida. Aceleró el ritmo, intensificó la potencia con que entraba y casi salía, disfrutando con cada parte de su ser el apoderarse de esa forma de la bruja. Sus cuerpos se encontraban claramente más apretados que antes y aunque por un instante quiso clavar una fuerte mordida en el cuello de ella, tuvo que conformarse con dar lamidas cada que subía sobre su exquisito cuerpo. –Necesito más– pidió rozando acalorado sus labios y sin quitarle de encima una profunda mirada que lo delataba con un profundo apetito, ansioso y anhelando escuchar no solo gemidos de placer, sino también gritos de los cuales alimentarse. Lo hacía también con la mirada, con el aroma que su piel al natural desprendía, incluso su sentido del gusto memorizaría el sabor de esa piel que le llenaba las pupilas. El tacto era solo una parte de lo mucho que exigiría a partir de ese día. Sin embargo, en ese preciso instante que casi la perforaba ansiaba escuchar su excitación. Siht ya no podía callarse, gemía una y otra vez, cada vez más rápido, con cada agresiva estocada en los aposentos de la mujer que protegería por el resto de su vida.


Última edición por Sihtric Cáech el Lun Mar 16, 2015 12:20 am, editado 2 veces
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Feb 28, 2015 11:21 pm

Give your all to me I’ll give my all to you
You’re my end and my beginning
Even when I lose I’m winning~

El camino había sido largo y solitario, muchas personas habían cruzado en su vida y otras tantas se habían perdido a mitad del camino. De ninguna podía decir que hubiese podido provocarle a las emociones y sentimientos que en esos minutos experimentaba. La pasión derramada por ambos cuerpos parecía una composición que aunque había tenido altibajos en un principio, al fin había encontrado el rumbo que debía. El rumbo y el ritmo.

Dentro. Fuera. Dentro de nuevo y fuera otra vez. Cada vez que Cáech lograba llenar su cavidad con su imponente presencia un nuevo sonido escapaba de sus labios, acompañando con un desinhibido canto la sinfonía que marcaba el cuerpo del mago colisionándose con el de la bruja que estaba más que dispuesta a recibirlo esa noche. Esa noche y todas las que vinieran, incluso por las madrugadas, mañanas, al medio día o la tarde misma. ¿Y si él la requería al anochecer? Pues seguramente ella tampoco se negaría, ni contaría las veces que iba a pedi y exigir por sí misma de su calidez profanando sus entrañas, esas que ahora también le pertenecían a él.

En cuanto él le pidió de su abrazo intentó remover la mano que él mismo tenía apresada, pero se distrajo una vez que se sintió ella cobijada primero, un dulce gemido escapó, renovado, por sus labios mientras lo sentía cada vez incursionar más profundo, como si fuese posible ser traspasada todavía más a fondo por él y su cálido miembro. No tardó en reponerse y se aferró de su espalda, disfrutando con creces y al borde de perderse en las infinitas sensaciones que la recorrían por todo su cuerpo iniciando del punto donde estaba más intimamente unida al hombre frente a ella.

¿Debía dejarse llevar por completo? No pudo dudar ni un segundo en la respuesta y para cuando él se atrevió a pedirle que quería todavía más, mientras sus oídos se deleitaban escuchando los gemidos propios de la otra voz, sus manos se enterraron en la carne de la espalda, allí donde no tenía herido ni cubierto por una venda, y a pesar de estar causando más dolor que el que ya pudiese tener, no lo pensó ni se detuvo. Las embestidas potentes volvieron a ser su punto de concentración y su voz cumplió su parte de elevar sus sonidos, casi opacando a los de él.

Gritos o gemidos, no estaba segura, lo único que tenía claro era que quería cada vez más. Más y más firme. Más duro. Que la traspasara si fuera posible y se volvieran ya uno. –Sihtric… ¡Siht! – exclamó su nombre entre igualmente descarados jadeos, y sus piernas se apretaron todavía más contra las de él, empujando con los pies y abriendo todavía más el compás de sus piernas para hacerle espacio dentro de ella. Se sentía húmeda en tantos sentidos y necesitada de liberación que no tardó en arrastrar sus uñas por la piel disponible hasta apretarlo con mayor fuerza entre sus brazos, embarrando su pecho contra el contrario y apegándose a su oído, allí, sin vergüenza alguna dejó escapar otra serie de gemidos que iban al compás del ritmo que él marcaba en su interior, elevándose a medida que él dirigía sus movimientos dentro de ella. Y seguía sin ser suficiente… –Sí… ¡S-sigue! – y su voz le ordenó proseguir con un grito, aunque sabía que no era necesario, pero era una de las pocas formas que conocía para liberar la tensión que él mismo le provocaba y que en vez de disminuir parecía poner un peso extra en la parte baja de su vientre, allí donde se estaba celebrando la fiesta de esa noche.

Caliente. Se deslizaba dentro de ella y parecía que su propia cavidad ya se había preparado lo suficiente para que los movimientos fueran todavía más fáciles y hacerla alcanzar un cielo que estaba segura jamás había tocado de ese modo, nunca sintiendo tanto por otra persona y siendo correspondida de ese modo tan abrasador. –Más... – pidió ella con renovadas intenciones y se separó del costado de su rostro, una de sus manos dejó de abrazarlo para jalarlo de la nuca y allí tomó sus labios, sólo que luego de una fuerte mordida su lengua se tomó la atribución de traspasarlo, del mismo modo que él la llenaba abajo aunque con un ritmo totalmente descontrolado. E incluso esa inconsistencia parecía ser el contrapunto a la pieza que estaban tocando juntos, una armonía que sólo los dos podrían comprender y compartir, y que ella guardaría por siempre en sus recuerdos, esos que pensaba pintar con él, aumentar y eternizar.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Lun Mar 16, 2015 1:28 am

Hasta esa madrugada, Sihtric nunca había sido un hombre que quisiera pasar su vida al lado de una sola mujer, y sin embargo, ahora todos y cada uno de sus sentidos pedía a gritos quedarse con Annwyn, adorarla hasta el cansancio y en ella misma recuperar energías para así, iniciar de vuelta el ciclo. La quería tanto que sentía cómo sus sentimientos por la profesora se desbordaban sin poder impedirlo, entonces pensaba que las emociones intensas que experimentaba desde lo más profundo de su ser iban más allá de un simple querer. ¿Amor? Cada fuerte latido que llenaba sus oídos se lo confirmaba, una y otra vez, sin tregua ni fin.

Fueron justamente sus oídos los primeros en derretirse a causa de los constantes gemidos que su pareja le obsequió, casi podía sentir que los saboreaba en la boca, tan delicioso que la piel que no estaba en contacto con la de ella se puso celosa, por no poder probar directamente sus placeres ni atrapar el encanto de su voz. Fue ahí cuando para el alivio de la espalda del hombre, las uñas ajenas guiadas por la piedad fueron a enterrarse en su piel, logrando que, su cuerpo entero se estremeciera todavía más. Como si una descarga partiera de esa zona en su espalda y barriera cada rincón de él, dejándolo más sensible, más desesperado por tocar su punto máximo, saborearlo enteramente y después, ir todavía más allá. Se iba a deshacer, en el momento menos esperado iba a estallar de excitación  y eso pronto ocurriría, especialmente si Annwyn le pedía en ese tono que continuara, que no se detuviera ya que al igual que él, parecía estar muy cerca de hacer suyo el mundo entero.

Cuanto quieras…– aseguró con la voz agitada, dos simples palabras coladas entre los implacables gemidos a los cuales su garganta había dado paso libre. Uno de ellos, más descarado y marcado que todos los demás vino una vez que la peligrosa mujer abrió aún más para él y su miembro descubrió incluso más sabor ayudado también por el exceso de humedad que entre ambos tenían ya acumulada. –Annwyn, estas…deliciosamente mojada. Un reclamo sobre su nuca, una brusca mordida y una invasión que en definitiva no había imaginado le impidieron continuar con las letras. Letras que pasaron a mejor vida en milésimas de tiempo, el hombre estaba ya perdido con esa atrevida lengua y perforando él a toda potencia la cavidad de su oficialmente dueña. Todo se volvió descontrol. Tenerla dentro fue el estímulo exacto que hacía falta al mago para ir de una vez por todas por el punto máximo y descontrolado que ansiaba, que cada parte de él exigía.

Olvidó por completo todo lo ajeno a ellos dos. Apretó sus pechos sin piedad alguna, disfrutando desmesuradamente de tenerlos debajo de él. Su boca abrió todo lo posible y ladeó el rostro en busca de un mejor ángulo para que lo traspasara, así como él hacía con ella. Justamente la violencia con que se hundía entre sus piernas se fue al infinito, golpeó la cadera contra ella con todas sus fuerzas, esas que habían incrementado gracias al estímulo de la voz contraria directamente en su oído, a la carne herida en su espalda y a esa mordida demandante que antes dio a uno de sus labios. Borró los límites, todos y cada uno.

Y un placer de magnitud desconocida hasta entonces se acumuló en su erección, siendo opacos gemidos que su garganta insistió en compartir a pesar de la visita los que advirtieron de ese ansiado nivel que estaba a punto de alcanzar. Sólo un poco más… y derramaría en ella la mejor de sus marcas. Hasta esa madrugada, descubrió lo que era amar tanto en cuerpo como en alma.



…Nwyn



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Mar 17, 2015 1:06 am

Adoraba escuchar su voz, sobre todo cuando se elevaba, algo en ella parecía también aumentar de tamaño, directo en su pecho y llenándola de un sentimiento tan potente que le hacía estremecer de modo similar a las intensas intromisiones en su entrada. No sabía de qué se trataba. Ya fuera ego u orgullo, la emoción que le provocaba el saber que con ella se dejaba llevar de ese modo, exponiéndose hasta ese punto y compartiendo ese momento de terrible debilidad y fuerza; era suficiente para lograr que su alegría fuese infinita y que con renovadas intenciones quisiese compartir su existencia con él.

No dejó que siguiera hablando, ya luego le preguntaría, si es que llegaba a recordar, qué había querido decir en ese momento. ¿Estaba qué cosa? Pero hasta ella se distrajo, pues tuvo que ahogar un gemido estando dentro de su boca en cuanto sus pechos fueron tratados de ese modo, no, no estaba acostumbrada a las caricias fuertes pero por él podía hacerlo, y es que sentir como entraba, cada vez más firme y agresivo estaba logrando en ella un efecto por mucho mejor a todo lo que pudiese rememorar, si es que quedase algún espacio en su cabeza que se permitiera meditar en esos momentos; y es que desde hacía bastante que no podía pensar en nada que no fuera Sihtric Cáech, en él y en como se traspasaba hasta donde no quedaba más espacio.

Con pesar tuvo que apartarse de su boca cuando ya no pudo concentrarse más en restregar su lengua contra la contraria, se quedó apegada a sus labios aunque de los suyos sólo brotaban incontrolables gritos y jadeos agudos. Su voz era casi irreconocible a ese punto, aunque estaba segura de que en no mucho tiempo él también reconocería esa parte de su voz, así como ella llevaría grabada a fuego el grueso de la voz del hombre en sus oídos.

Todo lo llenaba él. En cada punto de su anatomía podía sentir el efecto del hombre en ella y aunque no podía tocarla en cada uno de sus recovecos, todo su cuerpo cantaba por el mago y con él. Y se elevaba, cada vez más, tan alto que ya no podía sentir su cuerpo en la tierra. Lo sentía venir, la tensión que había logrado conjurar en su interior con las múltiples caricias de Sihtric, con cada una de sus embestidas y con cada toque que su mano posaba en ella. En el último momento, cuando estaba apunto de derretirse con él dentro, su boca sólo pudo recurrir a un nombre para ser pronunciado—. Siht… ¡Sihtric!! —gritó tan fuerte que creyó que rompería las ventanas y los espejos de toda la casa y así, se dejó ir.

Luego de un descomunal estremecimiento que recorrió cada una de sus terminaciones nerviosas y que la hizo temblar visiblemente en los brazos de él. Sus piernas, que habían estado sosteniéndose del cuerpo del hombre, perdieron fuerza, y las uñas que había clavado en espalda dejaron de rasgar y se posaron en él con calma. Unos segundos de silencio en su mente y luego, si que lo miró, con tantas cosas reunidas en su expresión que aparte de su sonrisa no sabía que palabras decir para hacerle entender lo que acababa de suceder con ella en esos momentos y gracias a él. Se sentía tan sensible que podía percibir con más detalle cada parte de su cuerpo que rozaba con el de él.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Mar 17, 2015 2:51 am

Cerró los ojos, enfocándose en el hermoso alcance de la voz de Annwyn que acababa de descubrir. Un tesoro que sería suyo y de nadie más. A la par de los gritos y jadeos femeninos, el mago fue sintiendo un marcado aumento en la tensión con que invadía su nuevo hogar, una intensidad que se le elevaba más y más. Fuerte e incontenible, de magnitud insospechada y que no se apagaría hasta demostrar con hechos cuánto la adoraba.

Su respiración agitada se apretó junto con sus jadeos, hizo un nuevo intento por reprimir la voz apretando los dientes, pero no tenía caso. Su cuerpo entero ardía y en esos momentos no había nada más exquisito que sumar a esa temperatura el despliegue de sensaciones que percibía en su pareja. Mas no se trataba únicamente de su sentir… Sihtric notó un repentino tensar en el cuerpo femenino al cual pretendía servir y con ello entendió que estaba a punto de hacerla fluir de placer puro. Saberlo le hizo sonreír casi satisfecho, aunque esa expresión se fundió rápidamente puesto que él también estaba por derramarse, pero no todavía, no sin que Annwyn se deshiciera primero y… –Repítelo, necesito… escucharlo una vez más de tus labios…– pidió terriblemente excitado al poder sentir un cálido exceso de humedad en lo más profundo de la bruja. No disminuyó el ritmo, lo intensificó con arrebato, casi con ira, memorizando por la eternidad cómo se sentía tener la más deliciosa humedad de su amada por primera vez sobre él. –¡Repítelo!– exigió a toda voz e instantáneamente derramó su brebaje en ella sin piedad ni restricción. Sus gemidos fueron tan profundos y exquisitos que incluso él mismo se sorprendió al escucharse, pero no había tiempo para distraerse, aún no había terminado.

Las pulsaciones a través de su miembro no se detenían y con cada una de ellas, un nuevo sonido de placer escapaba de su boca. Por supuesto no detuvo los fuertes movimientos, con esfuerzo los mantuvo casi al mismo ritmo que antes queriendo hacer disfrutar a la profesora lo más posible, cada gota y cada segundo de su dureza. Porque no pensaba retirarse hasta no vaciarse por completo, hasta llenarla y desbordarla de él. Esa sería su nueva marca y con gusto la retocaría cuántas veces fuese posible al día. –Nwyn… – extasiado quedó tan solo de pronunciar tan importante orden de letras. Buscó su ojos y los encontró, quería decirle algo pero… tanto su voz como su respiración se encontraban todavía tan alteradas, y sus sentidos extremadamente sensibles que no conseguía tocar suelo con sus pensamientos.

Muy a su pesar, el cuerpo del mago fue relajándose inevitablemente. Ya no embestía con ímpetu aunque se negaba a dejar de embarrarse sobre el cuerpo de la que esperaba aceptara ser su chica permanentemente.  Las pulsaciones se espaciaron poco a poco y en ese momento se resignó a desprenderse parcialmente de ella, separando el pecho del de ella usando ambos brazos como apoyo. Las piernas de su reina también se habían rendido, liberándolo a pesar de que él no quería eso. Sihtric habría agradecido ser eternamente su prisionero, quizá después se lo diría sin importar que elevara el ego de la peligrosa bruja. Sus facciones encontraron serenidad y una sonrisa de enamorado se mezclaba con los intentos de recuperar el aliento.

Un segundo bajó la vista hacia el punto en el que permanecían fundidos y en atento silencio esperó hasta confirmar que todo esta ya donde debía. Se mojó los labios de una traviesa sonrisa y… salió con un solo movimiento de entre las piernas de Annwyn, suspirando de gusto por la maravilla que también experimentó al hacer eso. ¿Qué iban a hacer con tanta humedad? Tenía algunas ideas en mente.

Annwyn, quiero permanecer a tu lado…– confesó con dulzura recostándose de nueva cuenta sobre ella, abrazándose a su contorno, entrelazando sus piernas y robándole con delicadeza más de esos besos que sabía a partir de esa noche necesitaría para continuar con vida.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Mar 17, 2015 4:17 am

Luego de ese pequeño e infinito momento, su sensibilidad estaba más elevada que lo normal, toda la tensión que había podido deshacer sobre él había despertado nuevos puntos en ella y cuando la voz de quien iba a ser su hombre desde ahora en adelante hizo una petición que en algún punto tuvo sabor de orden, en vez de negarse, le hizo gemir de nueva cuenta, más aún cuando con tempestuosas embestidas comenzó a derramarse en ella. La calidez que podía percibir claramente en su interior le hizo abrir la boca y volver a llamarlo entre gemidos—. Sihtric… Sihtric, ¡Sihtric! —repitió en una triada, en medio de jadeos que en vez de disminuir en algún punto, no hicieron más que mantenerse.

Al igual que él se movía dentro de ella, se sentía tan húmeda ahora que compartían más fluidos de los normales que cada movimiento con que todavía él se enterraba en ella le hacía disfrutar más que al anterior, y no quería que parara, por muy extenuada que se sintiera con el ejercicio.

Cuando se separó de su pecho frunció levemente el ceño, sintiendo repentinamente una brisa de frío con la distancia. No, no quería que la dejara tan rápido. Pero apenas vio la sonrisa de él, sus labios se contagiaron con el mismo gesto, volvía a sentirse cálida y en las nubes. Jadeó una última vez cuando se retiró de golpe y el vació que quedó en ella le hizo intentar apretar las piernas. ¿Por qué razón ya lo quería de regreso? Apenas una probada y ya se sentía adicta a él.

Ya casi no recordaba que horas atrás había estado resignada a tener que despedirse de él y para siempre, ahora las posibilidades se abrían en su camino, alentadoras y deliciosas. Y lo corroboró con las seis palabras que él pronunció. ¿Ya había dicho que adoraba su nombre en los labios ajenos?— Quédate conmigo entonces, y no te vuelvas a ir Sihtric —pidió con el corazón ligeramente oprimido por las emociones que por primera vez experimentaba y para las que aún no estaba preparada para ponerles nombre, aunque se sintieran más fuertes que nunca en ella.

Se abrazó a él con cuidado y lo beso con deseos imposibles de ocultar, entre abriendo sin que se lo pidiesen su boca para hacerle espacio en la misma, ah, pero antes de ello… Recordó el lugar donde estaban y acarició la mejilla del hombre con sumo cariño mientras se separaba unos milímetros, sus labios rozaban los de él y así se querían quedar.

Vamos… Quiero que te quedes en mi cama esta noche —le dijo como orden o ruego, no estaba segura y poco le importaba, la comodidad de su sillón no volvería a parecerle la misma, pero aún así era insuficiente para pasar la noche, y tenía muchos deseos de compartir sus dominios privados, por primera vez, con alguien más. No había ni querido mirar la hora y todavía sentía la necesidad de una ducha, pero no pensaba arruinar el momento. Su cadera se ocupó en mecerse contra la contraria, aprovechando con la pierna que tenía entre las de él, de frotarse y disfrutar la calidez de la piel ajena. Iba a adorar cada vez que no tuviesen impedimento para tocarse directamente. si parecía que encajaban bien incluso cuando estaban simplemente uno al lado del otro. Ni que decir de cuando podía cobijarlo dentro, ya se había demostrado con hechos que tan bien calzaba él en ella.


Última edición por Annwyn Lancaster el Vie Mar 27, 2015 8:43 am, editado 1 vez


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Mar 17, 2015 8:32 am

Ese era su lugar. No había rastro de duda, acababa de encontrar el sitio al cual pertenecía. A su lado estaba completo, podía sentir una fortaleza y unos deseos de vivir que no se conocía de antes. Ella era especial, única e irremplazable. Hacía fluir lo mejor de él –e invocaría también lo peor cuando alguien osara atentar contra Annwyn–,su lado más intenso y aferrado y aunque normalmente se cuidaba de no depender de nadie, necesitarla a ella le hacía sonreír.

Y así lo hizo, fascinado de escucharla aceptando la presencia del mago en su vida. ¿Quién diría que las caricias no sólo podían ser físicas, sino también constituidas por hermosas y cuidadas palabras? Eso había sido la oración que llegó a sus oídos, una caricia para su alma que exaltada buscó tocar su otra mitad. –Jamás me iré.– aseguró a profundidad, refiriéndose evidentemente a algo más que su compañía física esa noche en la casa de la profesora. Los besos que siguieron fueron un dulce postre para el banquete que acababan de servirse mutuamente y extinguir con cada parte de sus cuerpos. Su lengua, feliz de tener su propia oportunidad para amar a la dama, se aventuró sin prisa –pero con intensidad– en la boca que aún insatisfecha le invitaba a pasar. Oferta que claramente no rechazaría ni estando muerto.

Todo en él se encontraba en un estado de extrema sensibilidad, a tal grado que los cariñosos toques que pasaron a saludar una de sus mejillas lo hicieron estremecer. Pero… ¿para qué se separaban sus labios de los de él? Para reclamarlo por más tiempo, porque lo que recién habían moldeado en conjunto merecía mucho más que unas acaloradas horas. Requería cuidados, tiempo, esfuerzos y sacrificios y prolongar su inauguración era indispensable. Asintió a la petición de su compañera –Agradezco la hospitalidad– se descubría cada vez más entusiasmado con el concepto de pareja, una real y duradera, no pasajera.

Un suave suspiro delató el bien que le hizo el movimiento de cadera bajo su cuerpo y, los roces de una inquieta pierna femenina, le susurraron que todavía podía hacer más por su dueña. Él podía estar inmerso en un estado de inusual armonía, pasivo, pero ella… estaba seguro de que podía seguir recibiendo y disfrutando en las profundidades. –Nwyn– oficialmente era adicto a pronunciarla –No sé dónde queda tu cama…– inició y su mejilla fue a frotarse contra una de ella. Necesitaría que lo guiara, porque en brazos la llevaría, aunque el frío les mordería el cuerpo –Muéstrame, por favor.– susurró a su oído, pero sus intenciones no eran precisamente partir de inmediato. Para eso, tendría que detenerlo.

Porque recién le abría las piernas,  no demasiado, pero sí lo necesario para hacerse espacio y hurgar con los dedos en su húmeda intimidad. Ahí, donde la felicidad de ambos había creado mareas, acarició con delicadeza al principio. Sus dedos buscaban memorizar todos y cada uno de sus recovecos por lo que con tacto la recorrió sin prisas, deslizándose sin dificultad por los más privados recovecos, dibujándolos en su memoria para no olvidarlos nunca.

Subió y bajó, abrió su entrada más profunda con un par de dedos y, con el central, robó humedad del interior, introduciéndolo sin aviso tan profundo como alcanzó. Una vez fuera usó lo robado para estimular con constancia ese suave y tentador punto más sensible en la intimidad de su doblemente anfitriona. Tocándola correctamente podía brindarle una nueva oleada de placer, y es que con Annwyn quería probar todas las posibilidades, fueran dulces e inocentes, peligrosas o enfermas. ¿Y si esperaba a estar en cama, resguardados del frío natural del ambiente? La verdad era que sí ansiaba pasar la noche entera a su lado y la mañana también. Ambos habían tenido una jornada inusual esa noche, con sus complicaciones y sus premios y sin lugar a dudas merecían un buen descanso. ¿Qué iba a hacer? Las sábanas le llamaban pero su tacto se negaba a separarse de su botín.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: All of me... and you || Sihtric [+18] {Flashback}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales