JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Liberando Tensiones || Sihtric

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Jul 20, 2014 2:57 am

Recuerdo del primer mensaje :

En algún punto de Herefordshire, Inglaterra. 9:00 am.

Si tuviera que encontrar una palabra que concentrara sus sentimientos en esos momentos, seguramente no la encontraría. Al menos no en lo que se refería a palabras que pudiesen decirse en una conversación normal y que no resultaran ser insultos o términos groseros. Aspiró el aire excesivamente puro del lugar, no era tan terrible si lo pensaba bien.

Diría que el lugar era tranquilo o eso quiso creer hasta que sus oídos volvieron a poner atención, el sonido de unas vacas le acarició los oídos, y que decir del olor. Si ponía más atención podía sentir otros animales por las cercanías, seguramente pertenecientes a una granja o similar. Recordaba sus viajes de juventud, en esos años no le molestaba ensuciarse. Pero, ya no tenía la misma edad que antes, y estando cerca ya de sus 30, se había puesto más quisquillosa de lo que era en general.

Si tan sólo le hubieran dicho a donde la llevaban, entonces no habría venido vestida totalmente opuesta a la situación. Pero ahora parecía cualquier cosa con un fino vestido y zapatos de tacón en medio de la tierra. Luego de mirar con odio totalmente no oculto a su querido novio, movió su varita para arreglar sus zapatos hasta que se volvieron cómodos y ella bajó unos centímetros de estatura. A veces tendía a agradecer a Merlín por los avances en la magia. No entendía cómo se las arreglaban los muggles, pero en vez de llegar a admirarlos, simplemente los seguía sintiendo inferiores e indeseables.

–Creo que omitiste cierta información durante la invitación.- expresó con notoria molestia. La supuesta salida de vacaciones había comenzado mal, y esperaba que no terminara igual de terrible o ella no respondería por sus actos. –¿Era necesario que viniéramos tan lejos?.- iba a agregar “de la civilización” pero prefirió omitir ese comentario para evitar una burla más del mago que al parecer disfrutaba en exceso de cualquier reacción que estuviera lejos de formar parte de su cuota de frialdad diaria.

Pero estaban de vacaciones, se suponía que las parejas aprovechaban de salir entonces. Sólo esperaba que en ese pequeño punto perdido de Inglaterra encontraran algo de utilidad. Aunque por lo que sabía, luego de saber el nombre de donde estaba parada, era que con algo de suerte encontrarían sidra... Y la idea no carecía de brillo para su garganta ya seca antes de tiempo.

Al menos el día estaba soleado y el frío no sería el mayor problema. Miró hacia las casas de un pequeño poblado mágico donde estaba segura de que su presencia sería totalmente extraña y volvió a mirar al hombre que la había traído hacia esos rumbos. ¿Cómo era que siempre terminaba por seguir sus peticiones? No importaba si se negaba en principio, parecía destinada a caer una y mil veces aun en contra de su buen juicio. –Espero que te hayas encargado del almuerzo, no traje nada preparado.- le comentó, ya resignada. Tal vez el viaje le serviría para quitar el estrés acumulado de la temporada de clases recién pasada.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo


Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Jul 29, 2014 6:05 am

Se detuvo de golpe cuando el otro le dio la señal de alarma y se quedó completamente quieta. ¡¿Lo había quemado?! Una ligera muestra de angustia se posó en sus ojos aunque no se mostró en el resto de su rostro. Sensación que fue cambiada luego por una clara y completa cara de sorprendida cuando la piel del otro quedó descaradamente expuesta. No era la primera vez que veía a un hombre con el torso desnudo, claramente, pero por alguna razón que su mente, poco racional desde hace unos minutos, no entendía, sintió repentinamente que el sol le golpeaba la cabeza con exceso de fuerza.

Apartó casi todos los malos pensamientos de su mente, al menos los que le impedían seguir comportándose como debía y luego de unos minutos de al fin reaccionar volvió a conjurar el simple hechizo y se aseguró de secar la prenda con más rapidez pues ya no temía quemar al contrario y podía aplicar más intensidad al calor. –Así es definitivamente más rápido.- aseguró lo que ya era bastante obvio mientras daba los últimos toques, jalando la camiseta de uno de los bordes superiores, quitándosela de una de las manos ajenas, para poder darle la terminada por la parte de atrás.

En menos de cinco minutos la prenda ya estaba tibia y lista para ser usada. Y no pudo evitar sonreír por el buen resultado. Si hubiera sido su propia ropa se la hubiera pegado al rostro para probar si estaba realmente seca, pero en este caso se vería demasiado extraño intentarlo cuando se trataba de la ropa de su novio que seguía aun mojado a medias. –Espero que traigas otro pantalón dentro de eso.- señaló a la mochila que el otro al parecer había recuperado del árbol, estudiándolo con la mirada, le costó parecer desinteresada en lo que veía, pero lo logró.

Bien, obviamente no quedaba otra opción. Imaginaba que el otro planeaba tener hijos algún día así que no le quedaba de otra que dejarle secar sus pantalones… Y muy posiblemente su ropa interior, si es que no había traído cambio. Por alguna razón su mente se había nuevamente ido a la invitación del otro de quedarse en ese lugar en medio de la nada hasta el siguiente día. ¿Tendría al menos alguna tienda de ropa el supuesto pueblo de campesinos al que llegarían? Esperaba que sí, o no se sentiría bien al otro día vistiéndose con lo mismo.

–Por cierto, no le diré a nadie de tu húmeda mañana.- le aseguró mirándolo fijo, ya sin usar la varita, recordando una frase que le había dicho él, tiempo antes. ¿Tendría que decirle que él no dijera que la había visto en el suelo? El mero recuerdo le recordó su enojo previo, así que lo borró de su mente, negando al aire. –Bien, si llegaremos algún día a un punto habitado es mejor que te quites pronto lo que te queda de ropa, prometo no tardar mucho para que no te vean las vacas.- comentó con ligera sorna al final. No podía evitarlo, confrontar al hombre había comenzado a ser uno de sus pasatiempos aunque últimamente los resultados eran demasiado variados para decidir si era bueno o malo.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Dom Ago 03, 2014 4:15 pm

¿Húmeda mañana? – correspondió a la mirada, notándose muy poco convencido – Si lo dices así, el sentido parece otro. – ¿Había sido esa la intención? Tratándose de ella no podía descartarlo. Era obvio que él estaba dispuesto a guardar silencio también respecto a lo ocurrido durante el breve e imprevisto enfrentamiento, de lo contrario no habría pedido lo mismo de su parte. De cualquier forma sería correcto aclarar en voz alta cuál era su postura y lo habría hecho si el siguiente comentario de la mujer no le hubiese distraído y desviado por completo el rumbo de sus pensamientos. ¡Por supuesto que quería quedar completamente seco! Pero las palabras recién escuchadas lo atraparon con la guardia baja. De inmediato fue presa de la sorpresa, enarcó una ceja con incredulidad y su boca se propuso decir algo pero tardó unos segundos en ordenar los sonidos que realmente quería soltar. –¿Ahora eres tu quién se interesa en verme sin ropa?– como aún sostenía cada quien un extremo de la camiseta,  acortó la poca distancia que los separaba. En parte pretendía recuperar la prenda, pero también se acercó por otros motivos… un poco de calidez no le caería mal, nada mal. –Cabe la posibilidad de que sean imaginaciones mías, por supuesto. Pero… si consiguiéramos emparejar ciertos deseos… algo interesante podría resultar.– mientras hablaba en voz cada vez mas tenue cambió de parecer, levantó un poco la prenda hasta colocarla sobre el hombro derecho de la profesora. Él quería ambas manos libres.  –¿Qué opinas?– preguntó un tanto juguetón y con marcado interés al rozar con el dorso de su mano derecha el mentón de su novia, le habría gustado hacerle levantar un poco el rostro, pero de momento parecía mejor ser él quien se movilizara para alcanzarla. Necesitaba demostrar que estaba dispuesto a dejar de lado un poco de orgullo e ir a buscarla en lugar de sólo retarla y tratarla como alguien a quien siempre pudiera observar desde arriba. En realidad, no tenía tanto problema con bajar ante ella.

Fijó la mirada en sus ojos una última vez antes de enfocar por completo los labios que minutos atrás le habían pertenecido y que de igual manera, se habían apoderado de los propios de manera imponente. Quería más y no lo iba a negar, ni de broma esperaría a estar en el “escenario”  para volver a probarlos, le sería imposible abstenerse por tanto tiempo. Esperar a que las vacaciones terminaran sería una tortura. Llevó al cinto la mano que no tocaba la piel de la dama y con movimientos calmados se dio a la tarea de aflojarlo hasta poder retirarlo de su lugar. Sin pensarlo lo dejó sobre su propio hombro y al hacerlo un fugaz pensamiento le hizo visualizarlo atando las muñecas de la rubia. El simple hecho de pensarlo propició en él una traviesa sonrisa que pronto fue imposible de apreciar. Sus labios rozaban ya los contrarios, específicamente les humedecía con la punta de la lengua y al cerrar por completo la mirada, aprisionó suavemente el inferior de los labios de la chica. Se encontraba ansioso, así que pronto dejó atrás la delicadeza y decidió dar rienda suelta a su necesidad de saborearla una vez más, quería contagiarle esa necesidad y morderle con un poco mas de fuerza fue el primer intento.  Y mientras lo intentaba, sacaba la varita que llevaba sujeta al pantalón, no porque pretendiera usarla de nuevo contra Annwyn, de hecho la mantuvo en su mano al desabrocharse el pantalón porque obviamente no iba a tirarla al suelo. Tendría que maniobrar sin dejar de sujetarla.


Última edición por Sihtric Cáech el Lun Ago 04, 2014 4:05 pm, editado 1 vez



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Ago 03, 2014 9:17 pm

Casi le ofendió la pregunta del otro, pero más le molesto el saber claramente la respuesta. ¿Le interesaba verle sin ropa? No, no iba a aceptarlo. Ni aunque Merlín reviviera de su tumba sólo para torturarla y preguntárselo. Abrió los labios para reclamar por las insinuaciones cada vez más descaradas del otro. ¡Por supuesto que eran imaginaciones suyas! Más le valía a su mente dejar de pensar en lo bien que se sentiría tenerlo más cerca de lo necesario, porque tenía más que claro que cualquier unión más allá de un beso en público era innecesario para la falsa relación que se suponía debían llevar. Era una mala idea quedarse con él. Lo supo al ver el brillo en los ojos ajenos, y notar que se acercaba nuevamente, la presencia del contrario era peligrosa por tantos motivos que prefería no enumerarlos. Cuando la mano del hombre rozó su piel, recordó más que vívidamente el contacto que habían compartido minutos antes de enfrentarse y botar odio a miradas y varitas. La relación que llevaban, la que no era de mentira, indudablemente era todo menos sana.

–Es una mala y… muy innecesaria idea.- aseguró aunque sus palabras parecían tan falsas como todas sus negativas a medias. Negativas mediocres que se dejaron ver cuando se quedó mirando fijamente el cinto que el otro había puesto sobre su muy bien formado hombro. Se preguntaba a quien tenía que maldecir porque el mago tuviera ese cuerpo. Ya estaba claro que  podía hacerle creer al mundo que le atraía físicamente Sihtric, porque no sería mentira.

La sola idea de llegar a algo más, que había estado rondando su mente, a causa de las insinuaciones poco serias del profesor, le pareció una locura. No, no podía permitírselo. Eso llevaría a que desarrollaran otro posible tipo de lazo, y hacía no más de cinco minutos había casi jurado que lo dejaría para siempre… Sus pensamientos fueron trágicamente interrumpidos por la continuación del beso que habían dejado hacía unos instantes. Y un ligero quejido escapó por sus labios entreabiertos, con la poco amable mordida. Maldito fuera Cáech y malditos esos labios que la llamaban a perder todos los estribos y dejarse llevar. Ella no solía hacer eso, prefería ante todo sentir el control de las cosas y de ella misma. Tendría que detener al mago... Pero, ¡Por Merlín! Era tan competitiva. Tanto que tomó esa mordida como un reto y sin cuidado alguno, no tardó en agarrarse del labio superior ajeno, mordiéndole también con todo menos suavidad.

Se aferró a sus labios, repasando la mordida que ella misma había hecho mientras apoyaba la mano con la varita sobre el torso ajeno, en una búsqueda fútil de mantener los pies en la tierra o quizás de otra cosa que prefería no pensar. –Tienes… Tengo que secarte la ropa.- intentó por todos los medios sonar razonable, pero la voz que le salió era todo menos seria, estaba disfrutando más de la cuenta y eso se podía notar en el tono que mantenía al mencionar sus palabras, casi suspirando de gusto al final, ligeramente agitada por el ejercicio.

Tenía que agradecer que podía culpar al sol del calor que comenzaba a sentir, necesitaba estar a la sombra, ojalá con un trozo de hielo justo al lado. Ya podía dar por contado que le tenía la suficiente confianza al hombre para poder mostrarse un poco más relajada, pero eso no era suficiente para acostarse con él. No al menos una mañana soleada, al aire libre, con la posibilidad de que cualquier campesino apareciera para interrumpirlos. No señor, ella no era una cualquiera. Se separó unos milímetros mientras se relamía los labios, intentando volver a mirarlo a los ojos y no a la boca que la llamaba poco sanamente. –Espero que no necesites ayuda para quitarte el pantalón.- le señaló recordando donde había dejado una de sus manos, que al parecer además de sostener la varita había tenido curiosidad de saber cómo se sentía la piel ajena.

Bajó la vista entonces, mientras parecía estudiar lo que podía ver y dio una lenta caricia mientras lo recorría con la mano, hasta quitarla del todo y dejarla caer a un lado de su cuerpo. Si, le agradaba más de lo necesario lo que veía. Pero no, no iba a decirlo en voz alta para aumentar el ego ya soberanamente elevado del mago. –¿Esa fue una práctica para el público verde?.- consultó mientras recordaba con claridad la calidez de la boca ajena. Quería explorarlo de nuevo, pero sabía que no era lo correcto. ¿Cuánto le duraría la fuerza de voluntad si seguían así como iban? Era mejor no meditarlo.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Lun Ago 04, 2014 5:44 pm

¿Y qué si es innecesario?


Lo sabía. Sabía que no sería ignorado al abordarla de ese modo, recordar las sensaciones del beso anterior habían bastado para dar esa seguridad al hombre. Lo que no esperaba era recibir semejante mordida, aunque ciertamente debió imaginarlo pero no lo hizo, por lo que un breve pero marcado quejido brotó de su boca al sufrir tan delicioso dolor. Entreabrió la mirada al hacerlo con el propósito de liberar con ese simple gesto la milésima de disgusto que el acto le provocó, una especie de queja silenciosa que el orgullo le obligaba a presentar, porque su cuerpo gustoso habría recibido más.

Estremecerse con el contacto húmedo de los labios ajenos  fue inevitable, podía sentir cómo todas sus defensas comenzaban a difuminarse hasta desaparecer completamente, dejándole enteramente abierto para lo que fuera que viniera a continuación. Lo cual para su sorpresa, fueron palabras, comentarios que si bien intentaban recordarle lo que realmente se suponía que estaban haciendo, no dejaban de sonar cargados de posibilidad. La distancia impuesta para separar sus labios fue claramente mal recibida, levantó el rostro irremediablemente con la molestia marcada en el entrecejo, ¿por qué era tan difícil recibir más de ella? siempre, siempre… le imponía un alto. ¿Por qué no podía dejarse arrastrar y ya?! Contuvo la necesidad de suspirar resignación, al menos aún tenía su tacto en el torso y aunque éste no se percataba de la entera libertad que tenía para recorrerle, demostró cierta piedad al obsequiarle una tibia caricia justo después de soltarle la mirada.

Desde su ángulo observaba el movimiento de esa mano que le tocaba, o lo hizo durante algunos segundos, pues en automático volvió la vista hacia las facciones de la mujer. Pocas veces podía apreciarle a tan corta distancia sin que ella reparara en la minuciosa observación y mientras una pregunta sarcástica le fue lanzada, él se cuestionaba sobre qué podría necesitar para hacer ver a la dama que no era un hombre tan… ¿descartable? como para ser siempre rechazado después de cruzar unos cuantos roces. Porque eso era, un rechazo, una negativa. ¿Cuánto más tendría que hacer para convencerla de dejarse querer??

Segundos tarde, debido a sus propios interrogatorios mentales, reaccionó a la pregunta formulada, haciéndose ya a la idea de que el momento acalorado de nuevo se perdía en el aire.  –¿Práctica?– regresó un fragmento de interrogante dedicándole por un momento una mirada de inconformidad. Sí, podía decirse que ella se había llevado el punto al dejarlo evidentemente con ganas de más. –No. Nada de eso. En realidad… – colocó su varita entre los dientes, sosteniéndola por un extremo para así poder ocuparse del dichoso pantalón, cuidando hablar lo mas claramente posible –…fue un poco de lo mucho que me debes.– Oh si, desde la noche en que trazaron el pacto había mencionado que al menos él, necesitaría cierto…tributo para ser bien portado y abstenerse de andar mirando a otras mujeres. Lo cierto era que a estas alturas ya ni siquiera tenía cabeza para andar siguiendo otros pasos, en el terreno “amoroso” su interés y atención se centraba única y exclusivamente en la mujer que tenía a un lado. Pero ella no lo sabía, y mejor que así siguiera o perdería la oportunidad de conseguir algo más que besos medidos con cuenta gotas.

Procuró disimular lo mejor posible su disgusto pues no tenía pensado rogar por caridad. Era pronto para eso y veía mas probable el robarle a la mala que rogar descaradamente por caricias. Ya sin mirarla, ignorando a medias su presencia, prosiguió con la tarea que hasta hace poco le ocupaba. Con toda la naturalidad del mundo bajó el cierre del pantalón, dejando ver la ropa negra que llevaba abajo en tela que se apegaba a su cuerpo estuviese o no mojada. Obviamente el desvestirse frente a otra persona no formaba precisamente parte de sus actividades diarias, pero no se mostraría inseguro ante ella, jamás. Siguió sin cruzar miradas hasta que terminó de sacarse la prenda, momento en que encaró a su novia sosteniendo el pantalón en su izquierda, entregándoselo. –Todo tuyo, Señorita Tacaña.– ¿molesto? No, ¿por qué habría de estarlo? Al momento recuperó la camiseta que había dejado sobre el hombro de la chica y sin esperar mas tiempo, ni separarse más de lo que ya estaba de ella, se la puso mostrándose tranquilo, como si no estuviese a medio vestir a mitad del campo abierto con el sol dándole de lleno en la cara y con una bonita espectadora al frente.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Lun Ago 04, 2014 11:05 pm

Hubiera preferido que se tratada de una pregunta retórica, antes de tener que escuchar la posible respuesta. Le devolvió la mirada, percibiendo el toque de descontento en el rostro que ya se le hacía más que familiar, pero no se sintió culpable, no del todo al menos. ¿Era su culpa acaso que el otro tuviera esa imposibilidad de controlar sus impulsos? Aunque claro, ella no era precisamente la persona que podía decirlo, pues hacía unos instantes se había dejado llevar mucho más allá, tirando por la borda todo lo que se suponía era una simple farsa, pues estaba más que claro que no había necesidad de practicar besos estando en el campo en medio de la nada, sin público frente al cual aparentar, pero en su momento había sonado a excusa válida.

Alzó una ceja, sorprendida, al escuchar que supuestamente le debía algo. Pero su vista estaba clavada en la boca del mago que intentaba moverse y expresarse con la varita en medio. Verlo así le causó gracia, que le costó disimular para sonar un poco seria en sus palabras. –Oh, perdón. No recordaba deberte ese tipo de favores.- comentó, aunque claro que lo recordaba. Su memoria nunca había sido mala. Y las conversaciones que habían tenido antes de iniciar con todo el teatro habían dejado estipulado que ella supuestamente tendría que mantenerlo contento para que el gran e irreprimible libido del profesor no fuera a salir corriendo tras otras piernas que no fueran las de ella.  

Nada había llegado a sus oídos todavía, y eso era lo que la mantenía con la capacidad de sentir que podía confiar, aunque fuera un poco, en el mago. Pues si se hubiera enterado de un pequeño desliz que hubiera tenido el pelinegro, estaba segura de que no le preocuparía hacer un escándalo y arruinar su perfecto cuerpo de maneras que estaban supuestamente prohibidas. Apartó esos pensamientos oscuros de su mente cuando su vista se dedicó a bailar sobre el cuerpo ajeno, estudiando la longitud de las masculinas piernas y un poco más arriba donde se quedó inspeccionando como si se tratara de un artefacto que estaba pensando en si debía o no comprar. Bien, merecía premio a las miradas descaradas. Recibió el pantalón húmedo en la mano libre de la varita y alzó el rostro justo a tiempo para no ser descubierta en su poco sana exploración visual. ¿Tendría que preguntar si necesitaba que secara el resto de ropa? Evitó detenerse en esos detalles y rio de sólo escuchar el nuevo apodo que se acababa de ganar. ¿Tacaña? Por supuesto. No pensaba regalarse a cualquiera. Aunque Sihtric no era precisamente cualquiera, pero no iba a darle en el gusto de decírselo.

–Ya era hora, querido. El sol me está comenzando a quemar.- comentó y como tenía un impulso en ella que le demandaba defenderse del otro, lanzó un beso en el aire hasta el contrario sonriendo luego con notorio disfrute. –Para que veas que tan dadivosa puedo ser.- explicó antes de alejarse de él para dejar el pantalón sobre una roca cercana y volver a aplicar el mismo método de antes para comenzar a secarlo. No pensaba tardarse siglos y el clima caluroso estaba ayudando. Así que no se preocupó de estar quitando la vista de encima del mago mientras apresuraba su tarea con una sonrisa casi victoriosa en el rostro.

Su mente… Esa ya estaba en paradero desconocido. Uno de prendas negras apegadas a cuerpos bien formados y humedad tan cálida como el sol que comenzaba aplastarla. Le gustaba el aire libre pero le desagradaba las condiciones extremas del tiempo y en esos momentos el clima ya la tendría harta si no fuera porque habían encontrado una zona donde corría una brisa suave que apartaba tanto el hedor de los animales de las posibles granjas cercanas como el calor asfixiante del sol de casi mediodía. Desconocía la hora que era, pero seguramente ya habían tomado bastante de la mañana a pesar de haber llegado técnicamente temprano.

–Creo que ya casi está.- puntualizó en voz alta, tomando la prenda entre sus manos para revisarla, tal como haría cualquier persona normal con la ropa recientemente mojada y probablemente ya seca. Luego de estar contenta con el resultado se giró para observar a su estimado novio, aunque su mirada partió descaradamente desde los pies del otro y lo recorrió con lentitud hasta llegar a su rostro. –¿Ya podemos seguir?.- consultó a sabiendas de que el otro no parecería interesado en agradecer los gestos de buena voluntad que ella tenía para con él. Era su culpa, muy probablemente, el mal genio que a veces se generaba en el hombre, pero era algo que no podía evitar sin dejar de ser ella misma. Al menos no mientras se comportaba como la Annwyn que solía ser en público.

¿Relajarse del todo? Casi... imposible.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Ago 05, 2014 9:00 am

Si alguien tenía razón para quejarse, ese era él. A mitad del sitio menos indicado para desvestirse y con el orgullo aún medio dañado, en compañía de una mujer por quien se deshacía en un sentido que no debía y que encima se esmeraba rotundamente en matarle la pasión desenfrenada. La lista de quejas podría seguir en aumento pero al parecer, el beso que le fue lanzado con intenciones sarcásticas consiguió hacerle olvidar todos y cada uno de esos insignificantes detalles. No lo exteriorizó, pero ese cursi gesto suavizó exitosamente la molestia que hasta entonces le acaparaba. En cuanto Annwyn se dio la vuelta para arreglar las averías que ella misma había causado, Siht se llevó una mano al rostro con cierta brusquedad, a manera de temporal escondite para su ego que se tambaleaba después de tantas sorpresas en horas tan tempranas. Negó un par de veces antes de volver a alzar el rostro quitando ya la varita de su boca. Cuando la invitó a salir no pasó por su mente que la situación pudiera torcerse tanto, lamentablemente ya no tenía opción mas que aceptar los hechos y cuidarse para no caer tan estrepitosamente por segunda vez ante su querida novia.

-Gracias, Annwyn. – sí, agradeció la inusual labor que la profesora tan cariñosamente hizo a favor de él, solo que al pronunciar dichas palabras no sonaba precisamente concentrado en agradecer. Cruzó los brazos y alzando una ceja esperó a que le terminaran de recorrer con la vista. Bien, el notar ese interés de su parte consiguió erguir su ego lo suficiente como enterrar la incomodidad de sentirse en clara desventaja ante alguien tan peligrosa como la chica Lancaster. Y vaya que derrochaba peligro en mas de una forma… Como no pretendía prolongar el espectáculo para las vacas que pudiesen estar observando de contrabando desde los arbustos, tomó rápidamente el pantalón ya seco y ligeramente caliente. Retrocedió tan solo un paso y concentrado en lo que hacía se acomodó la prenda. El cinto lo tenía aún bajo la camiseta, pero de un tirón lo recuperó y comenzó a pasarlo a través de las presillas. – Sí, ya podemos seguir. Suponiendo que “seguir” no signifique atacarnos de nuevo con magia. – enfrentamiento imposible de olvidar. Conservaría por la eternidad la imagen de su amada casi rozando el suelo, difícilmente volvería a repetirse… pero en su interior, ahí donde el ego y el deseo ensamblaban un complot contra la hermosa dama, albergaba una inquieta esperanza. Ojalá y se diera bajo circunstancias mas apropiadas que le permitieran recrearse la pupila con la piel ajena.

Por último cerró la hebilla que mantendría el cinto en su lugar y tras sacudirse  el cabello con la mano que conservaba la varita, se decidió a seguir de una vez por todas el recorrido hasta el pueblo. Quería una ducha que le quitara el sabor a Aqua volatem, cambiarse la ropa interior y por infantil que sonara, también tirarse a brazos abiertos sobre una cama. Ya quería ver la cara de su compañera cuando se enterara de que la reservación en la minúscula posada contaba con una única cama. Hasta sonreía por adelantado solo de imaginarlo. El que ríe al último ríe mejor, y casi podía asegurar que en ese ámbito le ganaba por mucho a ella. Recordó la risa que le escuchó soltar cuando recién lo dejó empapado, una memoria que le sabía a tierra, o mejor dicho a agua, pero a la vez le dejaba cierta satisfacción. Bueno, ahora le causaba esa sensación, porque en el momento la ira acaparó todo el aire disponible.

Recuperó la mochila que en algún momento había dejado nuevamente tirada por ahí, la colgó a su hombro y con un movimiento del rostro le invitó a seguir caminando hacia adelante. – ¡Ah! Por cierto.– giró por completo hacia ella, dando pasos hacia atrás para no dejar de movilizarse en la dirección deseada. – Sí me debes. Ten por seguro que tarde o temprano te cobraré. Puedo esperar, pero no olvides que agregaré intereses a tu deuda.– advirtió con el humor casi recuperado, lo suficiente como para trazar una sonrisa con solo una de las comisuras de sus labios. El antojo se notaba en la forma que observó durante escasos segundos a Annwyn, pocos pasos dio en reversa antes de mirar nuevamente hacia el frente y seguir la ruta. A buen ritmo, estarían llegando en menos de 20 minutos. Un poco más y la tendría entre cuatro paredes. Intentar desarmarla  empezaba a parecer un interesante riesgo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Miér Ago 06, 2014 4:41 am

Suspiró mientras lo veía vestirse y negó con la cabeza. Encima tenía el descaro de sugerir que ella buscaba los enfrentamientos con él, cuando el primero en atacar con la varita había sido él. –Permíteme recordarte que tu comenzaste ese enfrentamiento.- y para el dolor de su ego también lo había terminado. Apretó los labios con el mero recuerdo de la casi bilis que le había provocado el fin del pequeño duelo, técnicamente amistoso, que habían mantenido. Quería alejarse de ese lugar porque le comenzaba a doler la cabeza.

Si, era el rey del descaro. –Ya veremos.- fue lo único que atinó a decirle. Sentía que tenía la posibilidad de librarse de cobro de intereses, pero no de la deuda completa. Probablemente lo que le faltaría para evitar pagar, sería la intención. Por lo que podía decir a partir de ese día, tendría que comenzar a fijarse en sus reacciones y controlar sus impulsos, bastante carnales, de llevar la relación a una práctica más cálida. Había parecido demasiado dispuesta a seguir los juegos del otro y seguramente tendría que culpar a las vacaciones que al fin podía darse luego de un pesado semestre.

Sí, eso debía ser...

Apresuró sus pasos para caminar al lado del otro, sin mirarlo mientras bufaba de vez en cuando al ver que continuaba el verde infinito, sin más señalización de vida humana que las verjas de rejas de madera y alambre, para los animales que pastaban en las cercanías. La corriente de agua había quedado olvidada atrás de ellos y el sol comenzaba a volverse una molestia a cada paso. Necesitaba distraer su mente de su cabeza ardiendo, cuando recordó cierto detalle de su vida que no había tenido tiempo de comentar con el mago.

Observó a todos lados, asegurándose de que a simple vista no tuvieran público presente. Se podían oír vacas, pero no se alcanzaban a ver, así que parecía lo más seguro que podría encontrar para revelar cosas. –Por cierto, Sihtric… Suponiendo que nuestro trato implica algo de confianza.- comentó vagamente sin saber cómo abordar el tema. ¿Qué se suponía que tenía que decirle? Usualmente compartía ese tipo de confidencias con Rhys, pero su hermano había tenido la culpa de sus movimientos. –Mhm… Estuve trabajando en un proyecto durante las primeras semanas de vacaciones.- comentó con voz tranquila, aunque seguía sin mirarlo.

Tal vez era una mala idea compartir ese tipo de cosas personales con él, pero a la vez, ya que el final el asunto había sido técnicamente positivo... No sonaba tan mal. Bueno, al menos señalando que no había obtenido todo lo que había querido, pero que su pequeño trabajo no había sido descubierto ni dejado rastro alguno de su presencia. –Tuve que consultar con cierto amigo sobre cómo va el mundo estos días.- expresó dejando la idea en el aire. No era suficiente con decirle eso y lo sabía, y seguramente la única excusa que tenía para darle detalles era el deseo de hablar de algo. –Aunque fue necesario refrescar su memoria.- comentó dando cierta entonación a sus palabras, mientras movía la varita, ociosamente en la mano mientras seguía dando pasos tranquilos. Recordar ese momento le hacía pensar en cuanto había avanzado en ciertos planos y retrocedido en otros. Su mente se repetía que había sido por la causa, pero seguía considerando que ciertas muestras de violencia se hubieran evitado si su interrogado hubiera sido más cooperador desde el principio.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Miér Ago 06, 2014 6:53 pm

Bien, ahora tenía su atención, al fin y al cabo ¿cada cuánto lo llamaba por su nombre sin que sonara a advertencia de peligro? Su semblante se ensombreció al no poder recordar siquiera una... La escuchaba, sintiéndose una especie de confidente, y muy extraño por cierto, ya que no solían contarse muchas cosas personales, salvo aquellas compartidas en la habitación de la profesora con el objetivo de poder armarse un contexto aceptable. Si ahora le salía con que tenía un amor cursi y empalagoso con otro hombre la colgaría, quien sabe, tal vez literalmente. Afortunadamente –para alguno de los dos– no parecía ser el caso y en un primer instante mientras seguía caminando con una mano apretando al tirante de la mochila, imaginó que la chica hablaba de un proyecto literal, algún asunto escolar para implementar en el ciclo siguiente. «Que trabajadora» pensó sin voltear a verla, con cierto fastidio en la mente porque él no se había detenido a pensar ni un poco en su asignatura, para eso tendría tiempo después, cuando hubiese soltado la mayor parte de su estrés. O cuando los niños muggles adquirieran nuevas pesadillas que incluyeran varitas sacadas de un cuento.

¿Amigo? ¿Había dicho amigo? Tener que reconsiderar posibilidades casi recién descartadas no le causó la mas mínima gracia, incluso detuvo sus pasos en seco, mas aún así, no giró hacia ella. Fue una seña tan breve de su molestia que esperaba no fuese evidente ni delatora. Miraba al frente y el ángulo debía impedir que su expresión fuera apreciable con claridad, como fuera, mantenía una fachada de indiferencia casi perfecta, casi. Aunque la verdad, tenía la sensación de que ni siquiera le estaba prestando atención. Su querida novia se encontraba inmersa profundamente en lo que fuera que ocupaba su mente, y que evidentemente no le incluía a él. Ni hablar, no tenía derecho real a quejarse, aunque eso no descartaba la posibilidad de que mas adelante lo hiciera, pero primero, le dejaría soltar la detallada información. El interrogatorio ya vendría después.
El desconcierto vino cuando se hizo mención a la memoria ventilada. ¿A qué se refería con eso? Su mente quiso armar por su cuenta una teoría retorcida, pero no, Sihtric no quería pensar en formas íntimas de refrescar la memoria. - ¿Y cómo lo hiciste? ¿Le hundiste la cabeza en un barril de petróleo? – pregunta sarcástica y derrochadora de hastío, no por lo “incómodo” que sería sufrir lo mencionado, tampoco por lo muggle del método, de hecho… no supo definir a qué venía exactamente su enfado. O no quiso hacerlo, ¿para qué si ya sentía el sabor amargo en el paladar?

En ese momento enfocó a la mujer que consideraba como suya. Bueno, parcialmente suya, pero suya ¿no? Y no se necesitaba ser un maestro de la percepción para darse cuenta de lo  mal que le había caído el inicio de esa conversación, fácilmente equiparable al lago que le cayó encima por mano de la simpática bruja a quien seguía queriendo aferrarse. – No veo que necesidad puedes tener tú de rogarle a otro. – casi escupió odio con cada letra pero como no quería ser mas obvio todavía, desvió la vista hacia un costado y después la regresó al frente, haciendo el enorme esfuerzo de recuperar su cara de indiferencia. Detrás de la arboleda ubicada un poco hacia la derecha del panorama se encontraba el pueblo, unos metros más y serían capaces de apreciarla. Pequeño y empolvado, pero lo suficientemente discreto para individuos como ellos que gustaban de tener dos empleos. Si todo iba tan bien (ignorando el salado combate y lo vergonzoso de desvestirse a los cuatro vientos) ¿por qué tenía ella que nublar el escenario con historias de otros amores? ¿Otros? ¿Contaba acaso él como uno? Prefirió no responderse…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Miér Ago 06, 2014 9:21 pm

Casi rio con la idea que le dio el otro sobre el barril de petróleo. Por supuesto que haber usado eso habría sido extraño y demasiado inflamable, aparte de peligroso. Había descubierto eso sí que el fuego directo sobre la piel daba interesantes resultados. Estuvo por enlistar las prácticas que había utilizado, dada la pregunta del otro, con la intención de conocer la opinión de su compañero o si guardaba mejores ideas. Pero, se sintió observada con demasiada intensidad y buscó la mirada contraria. Ni por un momento, desde que había traído el tema a colación, se le había pasado por la cabeza el ver y escuchar lo que vino a continuación.

¿Estaba enojado?

Ahora sí que no entendía nada. Por un segundo se sintió instantáneamente regañada, sin razón aparente, sobre sus prácticas veraniegas. Y recordó con claridad como Rhys le había negado información argumentando que no era necesario que ella supiera. Sus labios se apretaron al instante, mientras correspondía a la mirada del otro, con otra más dura que las piedras. ¿Quién se creía para responderle de ese modo? Cuando ella simplemente se daba el trabajo, por primera vez de hecho, de comentarle algo personal y sólo porque creía que podía confiar aunque fuera un poco en él.

Si, estaba ofendida. Muy ofendida. Tanto que pensó por un segundo en cortar toda la conversación y dejarlo enojarse con el mundo, pues de hecho ella no entendía que había de malo en lo poco y nada que le había dicho hasta el momento. Pensar en las posibilidades o tener que dedicar tiempo en descubrir que cosa le molestaba al hombre le hizo negar con la cabeza y apretar la varita en su mano. Claro, por eso no confiaba en la gente, porque siempre terminaba dándose cuenta de que no valía la pena el esfuerzo que tuviera que hacer, para entender como funcionaban las cabezas ajenas.

Siguió caminando aun con la molestia en la garganta, pero no fue capaz de arrojar por sus labios todo el enojo que comenzaba a sentir, porque era más fuerte la necesidad que tenía de volver a estar bien con el idiota que tenía por supuesto novio. Porque era un idiota, a claras luces. ¿Qué habría perdido él con preguntarle sobre lo que había hecho? Una simple y sencilla muestra de interés, no sólo comentar cosas, con notoria molestia, como si de algún modo las acciones de ella lo afectaran directamente. Detuvo sus pasos cuando ya no pudo contenerse más y miró la figura contraria con la frialdad que acostumbraba al principio. ¿Habían retrocedido? Mil pasos al parecer, y todo por abrir la boca más de la cuenta. –Al parecer no me di a entender, aunque no sé qué caso tenga explicarte, si no te interesa saber.-  bufó sin poder evitar el desplante de molestia personal que cargaba encima y luego se dispuso a hablar un poco más claro antes de que el otro se fuera nuevamente por un camino extraño. ¿Ella? ¿Rogar? Por favor, una idea irrazonable.

–Descubrí que cuesta hacer hablar a un auror, aunque el dolor es un método muy persuasivo.- comentó ya decidida a que había sido un error comenzar a contarle en primer lugar sus movimientos. Pero, tenía que quitar la imagen que el otro parecía estar pintando en su cabeza y que lo hacía enfadar tanto. –Mi hermano, Rhys, el que trabaja en el ministerio se negó a darme cierta información que nos concierne a todos, luego de lo ocurrido en Azkaban, así que tomé el asunto como personal.- añadió a modo explicativo. –Lastimosamente el tipo que escogí era terco y no pude evitar tener que ejercer cierta violencia al preguntar.- demasiada violencia para su gusto de hecho, era el gran punto que le molestaba de lo ocurrido. Pero, había sido necesario. No podían prepararse para cosas desconocidas, quien tuviera la mayor cantidad de información ganaba, en todo orden de cosas. –Aunque claro, lo dejé vivir.- agregó soltando la declaración como un error de su parte. Todavía meditaba en si habría sido mejor eliminarlo, pero era muy tarde para definirlo. Ya había tenido una experiencia con el tema de borrar el rastro de un cuerpo y no era fácil. Al final se había decantado para dejar al chico como un aviso de que estaba volviendo la oscuridad al mundo mágico, oscuridad que necesitaban que apareciera antes de que todo volviera a una luz clara y pura, como la sangre que debía liderar a todos.  


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Jue Ago 07, 2014 4:51 pm

¿Qué no le interesaba saber? ¡Por supuesto que le interesaba saber!! ¿Pero qué esperaba que le dijera?! ¿“Amor mío, cuéntame de tu vida”?! No quería, no lo haría cuando la respuesta podría ser tan chistosa como lo que sintió el pedazo de carne a quien Thaddeus le arrancó la piel de la cara. Evitó por todos los medios responder a su mirada, tenía el presentimiento de que al hacerlo las cosas empeorarían, si es que eso aún podía ir a peor, pero la explicación que escuchó a continuación no le dejó otra opción que dar la cara. Una que delataba claro como el agua sorpresa y desconcierto ante lo que a cada palabra salida de los labios de la profesora le mostraba un panorama cada vez mas distante del que él había imaginado. –Que… ¿hiciste qué?!– no podía ser posible, ¿cómo pudo él irse por rumbo tan equivocado?? Obviamente sus pensamientos se habían adelantado y ahora no podía con lo ridículo de haberse decantado por la temática “romanticosa”. Se llevó una mano al rostro, abarcando la parte inferior de éste mientras intentaba poner en orden sus pensamientos, mismos que al parecer tenían vilmente perdido el curso que debían seguir.

A modo de auto desaprobación negó en silencio unas tres veces ¿Cómo pudo haberse alterado a tan alto nivel por algo tan… innecesario..? –Lo siento- se disculpó inconscientemente, lo usual habría sido guardarse los modales– Pensé… en otras cosas, muy distintas.– Exhaló con cansancio antes de alzar el rostro ya preparado para hacerle unos cuantos comentarios al respecto. Aunque le costó decidir por cuál de todos los puntos iniciar, a cual mas tenía puntos a desglosar. –Conociéndote, no habrá quedado ni rastro de tu presencia, salvo lo que sea que hayas hecho en el auror y que le haya dejado… marca. Y sé perfectamente que no necesitas ayuda, eso ha quedado claro. Pero podría haber cuidado tu espalda, preferiría que no tomaras el riesgo de moverte en solitario.– concluyó con seca seriedad, manteniendo otro poco los ojos fijos en los de ella, esperando que la mujer fuese capaz de leer la genuina disposición que tenía de cuidarle los pasos. Pero que hasta ahí quedara, porque si hurgaba mas a fondo en las emociones del profesor podría toparse con cosas molestas, tales como una sincera preocupación por lo que podría haber pasado a la rubia si alguien la atrapaba a mitad de la jornada laboral o la crudeza de saberse innecesario para ella. ¿Pero qué se le iba a hacer si su compañera prefería manejarse por si sola? En esas decisiones no tenía voto.

Presionó la sien en un inútil intento de contener el dolor de cabeza que ahora se cargaba. Todo estaba mal, absolutamente todo. Preocuparse por otros no iba con él, y ciertamente ofrecer ayuda tampoco encajaba mucho con lo que había sido hasta entonces. Y en el fondo lo sabía, era consciente del cambio que su persona experimentaba desde hacía unos meses, partiendo de aquella noche junto al lago y que con cada día que pasaba podía apreciar mucho más marcado. Angustia por el bienestar de su supuesta novia (y eso que la tenía a un lado y obviamente sin ningún rasguño encima) y Celos… Sólo eso le faltaba, convertirse en huésped de una emoción tan degradante y que temía fuera a nublarle el juicio uno de tantos días. La situación era un fiasco…

¿Por qué él? –cuestionó aún con cierta molestia, dándose cuenta de que la pregunta sumada a la postura de reclamo con que se había dejado sonar no ayudaba para nada a componer la situación.  –Es decir… ¿de dónde lo sacaste? Debe haber tenido algún rasgo que lo hiciera candidato para el… interrogatorio…–Además de ser auror, por supuesto. Relativamente mas calmado, aunque con el humor aplastado– reanudó la caminata con pasos lentos para poder prestar suficiente atención a las palabras ajenas. No formuló la pregunta en voz alta, pero le intrigaba averiguar la profundidad alcanzada por Annwyn en su faceta violenta. –¿Cuál era su nombre?– preguntó como si el sujeto ya hubiese fallecido, aunque entre soportar la vergüenza de ser presa de un mortífago siendo auror y morir, parecía menos problemático haber soltado la vida. Y no, no quería el nombre para escribirlo en su lista negra. Quizá en la gris.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Vie Ago 08, 2014 12:33 am

La reacción de Sihtric, un poco más acorde con lo que había esperado en principio, fue la que logró que sus ánimos se calmaran. Aunque seguía ligeramente ofendida por él y sus pensamientos fuera de lugar. Bufó sin más cuando el otro se disculpó, esas palabras no le servían de nada, aunque si escuchó los comentarios que daba el otro sobre el asunto. Justamente lo que había esperado desde un principio, ¿Qué tan difícil podría ser?

Si la tomó por sorpresa su ofrecimiento de acompañarla en una excursión de ese tipo. Lo miró ligeramente desconcertada unos segundos, con la posibilidad, pero luego su mente le aseguró que simplemente era el comentario normal que haría un aliado, lo peor era que a ella si se le había ocurrido en ese entonces pensar en el hombre y en la posibilidad de compartir ese momento con él. Pero no era información que planeara confesarle. –Fui doblemente cuidadosa. La transfiguración humana es singularmente útil en mi caso. Eso si, le deje algunas marcas, inevitables… Pero, ninguna que me relacione con él.- explicó mientras rememoraba todas las cosas que había hecho para hacerle hablar, con el poco tiempo que le había quedado al final, dadas las circunstancias, su crueldad había tenido que ser más certera, dañina y rápida.

¿Por qué el chico? Porque se veía débil. Ella no era tonta para capturar a alguien que fuera a darle exceso de problemas. Además de que lo había visto algunas veces, gracias a su hermano, por lo que conocía a su famosa familia, al menos por nombre, y sus relaciones personales. Simplemente había buscado al eslabón débil de la cadena. Aunque la debilidad que ella esperaba se contrarrestó con la terquedad que le daba la juventud, para hacerle a la mujer el trabajo difícil. –Es un auror conocido, hijo de héroes de guerra, hijastro favorito de Potter padre.- comentó dando la carta de presentación de su presa. Pues eso había sido, ella se había asegurado de que no pudiera escapar fácilmente, incluso luego de que lo dejó ahí. –Lupin Jr.- mencionó finalmente el nombre mientras volvía a retomar sus pasos. –Lo escogí porque era un eslabón débil, simplemente y por su posible asociación con la bendita Orden.- o bueno, lo que se suponía que era la Orden, aunque al parecer apenas comenzaban a unificarse, si tan sólo el otro hubiera dicho algo más específico y de utilidad, que hubiera valido el esfuerzo. Escoger a alguien más fácil de atacar, tenía sus desventajas.

Al menos sabía que no estaban del todo preparados, y esa sería la ventaja de ellos. Todos esperaban un golpe mayor pero nadie hacía nada para evitarlo. ¿Qué tan ilusos podrían ser esos defensores de los sangre sucia? Indignante, que los magos no supieran a que bando tenían que pertenecer o que se mostraran neutrales ante un conflicto tan importante. –Lastimosamente era terco... Demasiado, y me obligó a tomar medidas.- explicó aunque sabía que el otro seguramente aprobaría ciertas muestras de crueldad. No había realmente nada que les impidiera dañar a sus enemigos, infringir un pequeño dolor no era algo tan terrible.

Sus pasos finalmente hicieron que sus ojos pudieran apreciar lo que era el pueblo al que se dirigían, un poco más respuesta de la ofensa que habían sido los minutos antes, observó a Sihtric de reojo preguntándose que tanto pasaba por su mente para distorsionar tanto sus palabras. Pero, suponía que no lograría nada con imaginar, así que negó con la cabeza y se dispuso a observar el lugar. –¿Podremos hablar con tranquilidad en este lugar?.- recalcó el este, preguntándose si los aldeanos estaban preocupados por el futuro del mundo mágico o vivían tranquilamente sin preocuparse de lo que se hacía en las ciudades más conocidas.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Vie Ago 08, 2014 5:21 pm

Vaya, si que había escogido su compañera a un espécimen particularmente especial. Estando enlazado a Potter era de suponer que no soltara fácil la lengua pero también que poseyera información de calidad. ¿Qué tanto habría obtenido Annwyn de él? Tendría que esperar por otro momento  para averiguarlo, quería creer que si ella había sacado el tema a flote era porque tenía la intención de compartir con detalle su trabajo.  –Sí, la gente del lugar vive en el pasado. La mayoría acuña las costumbres de los puristas, de hecho, son contados aquellos que llevan mezcla en la sangre. Pocos abandonan el pueblo y pocos llegan de fuera, se han relacionado entre ellos por generaciones. – explicó calmado casi por completo, no tenía caso manifestar su descontento o preocupación ante alguien que carecía de razones para tomarle en cuenta. – Como dije antes. Solía venir de niño con mi madre, ella aún viene ocasionalmente a ver a sus conocidos, no será tan extraña nuestra presencia. ¿Qué de raro tendrían una dulce pareja que viene a vacacionar?- esperó por ella con amplia sonrisa por la gracia del comentario y tomándole de la mano siguió caminando. Los actos debían coincidir con sus palabras.

---♦---

En efecto, la gente del pueblo no les prestaba atención salvo uno que otro que saludaba vagamente, pareciera que en general fuesen apáticos. Pronto llegaron a la posada, la única ya que el sitio era realmente pequeño y no solían recibir visitas de fuera, parecía un pueblo ignorado por el mundo y, a su vez, éste ignoraba cualquier cosa existente mas allá de los campos donde pastaban sus vacas. Un pedazo de pasado. El encargado del lugar, un hombre mayor y de porte rudo ensanchó una sonrisa en cuanto les vio cruzar la puerta, seguramente veía a la pareja como una fuente suculenta de ingresos, de ahí que les recibiera con tanto gusto. –Por el pasillo hasta el fondo. –indicó sin molestarse en pedir firma de registro o detalles similares, no los necesitaba obviamente. La primer puerta, una amplia de madera daba a una pequeña sala donde se podían apreciar 3 mesas circulares de madera con sus respectivas sillas y al fondo, la barra tras la cual se resguardaban barriles de cerveza y una peculiar colección de vinos, en su mayoría locales. Sí, una o dos familias se habían dedicado por años al negocio del licor, los pueblerinos vivían casi totalmente de lo que ahí se producía.

Después del intento de bar, se encontraba una habitación carente de muebles y a continuación, la que les correspondería. La puerta estaba abierta dado que ya los esperaban. El espacio no era ni muy grande ni muy pequeño, una cama con ventana al lado, una mesa rectangular pegada a la pared y un ropero listo para ser usado. Un perchero y un baúl evitaban que el cuarto luciera en extremo solitario pero sin duda, era la alfombra que cubría por completo el suelo lo que daba “supuestamente” el toque elegante al lugar. La puerta de la derecha daba al cuarto de baño, pequeño pero con todo lo indispensable para el aseo personal. Sobre la mesa se encontraban un par de quinqués, quizá solo de apariencia puesto que debían encenderse con magia y unos cuantos pergaminos en blanco listos para usarse con la tinta y pluma que se encontraban junto a éste. En general, parecía un sitio cómodo. –Bienvenida a tus nuevos aposentos. – dijo a su compañera haciendo un exagerado ademán de invitación a cruzar la puerta, como si fuese él un sirviente o similar. – Confío en que la pasaremos bien, sé amable conmigo, por favor. – una sonrisa traviesa le apareció y sin embargo el resto de la expresión de su cara dejaba claro que sabía perfectamente que amabilidad sería lo último que recibiría de la dama pero decírselo formaba parte de la gracia del momento. Era como mirar a su eterno contrincante antes de subir al cuadrilátero para una ansiada y prometedora pelea.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Ago 09, 2014 7:14 pm

El pueblo era sin duda algo extraño de ver, para ella al menos que se había acostumbrado a estar en lugares llenos de gente. En su juventud si había visitado pueblos perdidos en la nada con sus respectivos habitantes, que muchas veces parecían extrañados por el color de su cabello, pero nada terrible, apartó el momentáneo regreso a sus memorias juveniles cuando entraron en una especie de posada, que aunque era pequeña parecía acogedora. Observó con un poco de interés lo que se podía ver del lugar, luego de saludar con un simple gesto al que parecía ser el encargado. Tal parecía que ya sabía a lo que venían, así que seguramente Sihtric se había encargado de avisar con antelación de la llegada de ellos dos, eso o algún otro detalle que se le escapaba.  

Escuchó la presentación exagerada de su compañero y le dedicó una mirada de ligera molestia mientras traspasaba la entrada. Incluso la puerta de su habitación ya la esperaba abierta. Una cama, mesa y alfombra, la última se veía bastante cómoda. Además de lugares para poner ropa, que le hicieron recordar que no había traído nada preparado. Definitivamente culparía toda la vida a Cáech por no avisarle bien de sus planes, ¿Cómo se suponía que se levantaría al día siguiente si ni toalla había traído para darse una ducha? Hombres, nunca pensaban en los detalles. Había cierto detalle eso sí, que no dejaba de provocarle ruido y que le hizo dar un recorrido inicial. Fue a mirar el baño y luego de ver que estaba todo en orden se giró hacia el hombre cruzándose de brazos. Si, algo estaba fallando en todo eso.

–¿Dónde se supone que dormirás tú?.- consultó aunque su mente, rápida, ya temía la respuesta que vendría, más que nada por las palabras cargadas de ironía que el otro le había dedicado como presentación de sus aposentos. Afianzó el agarre de su varita en su mano, claramente cuando estaba con él no podía bajar la guardia. Al parecer sería imposible liberar del todo el estrés con el que venían luego de la época de clases, pues veía completamente imposible relajarse del todo cuando estaba con Sihtric. –Por lo poco que vi parece ser el único cuarto, así que a menos que quieras dormir con las vacas, puedes hacerte una cama en la alfombra.- comentó antes de que el otro respondiera. En este juego el primero que hacía que el otro cayera ganaba, era casi tan simple que se volvía complejo. –Y para que no me digas tacaña de nuevo, te prestaré un cojín y bueno... Una manta si es necesario.- expresó mientras se dirigía al baño, donde se encerró sonriendo ligeramente triunfal, aunque era apenas una batalla. Se aseguró de refrescarse el cabello y lavarse el rostro. Se sentía llena de tierra a pesar de que no habían pasado tantas horas en el lugar, aunque su cabeza ya estaba rogando por algo de descanso del sol. Suspiró cuando ya no le quedó mucho que hacer en el lugar. No de momento al menos y se miró un poco en el espejo, ofreciendo una imagen algo cansada de su reflejo. Eso le molestó, pero tenía a quien culpar.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Sihtric Cáech el Dom Ago 10, 2014 6:38 am

Contar las veces que su expresión cambió a partir de que la inevitable pregunta le fuera lanzada habría sido imposible. Claro, era de esperarse que Annwyn pronto captara la realidad de la situación, y por consiguiente, los planes del profesor. Ni tiempo le dio de soltar palabra, ¿por qué las mujeres siempre eran así?! ¿Cómo iba a hacerle ver que era lo mejor para ambos si no le daba la oportunidad de explicárselo con lujo de detalles? Bien, agregar demasiados detalles que sólo habitaban en su mente habría hecho que la mujer le abandonara y de forma definitiva y, seguramente, dándole primero una buena paliza tanto mágica como física. No… arriesgarse a eso obviamente no contaba como opción.

Haciéndose a la idea de que sus verdaderas intenciones serían inmensamente difíciles de cumplir, cerró la puerta de la habitación dispuesto a iniciar la ardua labor de convencimiento. Dejó la mochila de desconocida profundidad en el suelo, necesitaría buscar dentro algo de ropa pero en su lista de prioridades se encontraba desde luego el hacer las paces con la rubia. ¿Sería eso posible? A ratos creía que sí, lo secundaban los pronunciados besos que dejaron decorando el ambiente de las vacas, pero luego recordaba la frialdad con que su novia siempre le trataba. Eso no alentaba a nadie, pero tampoco se consideraba un hombre de prematura rendición. Probaría absolutamente todo con tal de que aceptara que no era tan mal ejemplar. Si guerra quería, guerra tendría, ya se había visto que hasta la magia podía ser incluida en batalla y la tregua definitivamente no sería muy larga.

Un Alohomora tocó la perilla de la puerta que daba al baño, oh gran error el no haberla cerrado con magia si realmente quería dejarlo fuera, seguro que a partir de ese día todo sería sellado de veinte formas diferentes para él, pero mientras tanto se reiría internamente de la ingenuidad de la dama en cuestión. -Tengo un par de toallas, puedo prestarte una si gustas. – comunicó quitado de la pena al abrir la puerta y plantarse con brazos cruzados y varita en mano frente a ella. Su sonrisa delataba que moría de ganas por tirarse a reír por la indebida intromisión, pero no todo en él era impulso y se contuvo lo sorprendentemente bien. Bueno, mas o menos.

Alzó la mano derecha sosteniendo en alto la varita con la que señaló repetidamente a la bruja acompañando  cada una de las ideas que tenía ya formuladas en su mente. Habló en un tono alegre, despreocupado como casi siempre y atrás de todo eso, considerablemente juguetón. – Dormiré contigo. No con las vacas. Sí puedo, pero no quiero hacerme una cama en la alfombra. A menos claro, que tu ilusión por compartir suelo sea tan grande como para convencerme de hacerlo. – hizo una breve pausa, pensativo, volviendo pronto a observar los ojos de su bien amada compañera – Mhm… procuraré no llamarte tacaña de nuevo, aunque ciertamente lo eres, pero todo sea por hacerte sentir bien. Acepto los cojines y mantas ya que no me gusta dormir sin algo bajo la cabeza y mucho menos sin abrigo de una sábana o cobija. No suelo moverme demasiado, mientras duermo obviamente, así que no tendrás que preocuparte por terminar sin cobija. – Al finalizar recuperó el aire perdido por tanta habladuría sin poder evitar sonreír de medio lado, miró con gran interés los ojos de su obligada compañera como si estuviera aguardando por un maravilloso espectáculo a través de ellos. Quería grabarse su reacción, tanto como ansiaba poder volver a sus preciados labios sin restricción ni interrupciones.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Ago 10, 2014 7:31 am

Apenas sintió la puerta abrirse agradeció a Merlín el no haber hecho nada que la pusiera en una posición incómoda. Estaba claro que para ducharse tendría que practicar algunos hechizos de sellado y de preferencia petrificar al hombre antes. –Ni idea de cómo llegué a creer que conocías la palabra privacidad.- comentó mientras lo miraba por el reflejo del espejo en el que se había estado observando mientras su rostro goteaba. –Acepto una toalla.- agregó sin más mientras se giraba esperando que el otro se moviera.

Pero no, tenía que ponerse justo en la puerta, impidiéndole salir, mientras la amenazaba con su varita y claro, como no, con sus palabras también. Lo escuchó atentamente con expresión notablemente seria a pesar de que su mente meditaba en la posibilidad de acriminarse allí mismo y al más puro estilo muggle con el mago. Incluso si tenía varita, le arrancaría la mano antes de que él pudiera usarla. Le sostuvo la mirada a pesar de que sentía que lo que el otro decía tenía tanto sentido como decir que ella amaba a los sangre sucia. Terminó finalmente acompañando al otro en sus suspiros. En serio, ¿De dónde sacaba tanta palabrería ese hombre? No tenía fin la sarta de estupideces por segundo que podía mencionar.

Si ella fuera tan fácil de convencer seguro estaría en la cama de alguien más, si es que no de más de uno. Pero no era así. Mantuvo la boca abierta unos segundos antes de encontrar las palabras exactas que necesitaba decir en esos momentos. –No veo para que te desgastas tanto dándome razones, si sabes bien que no vas a dormir en mi misma cama.- señaló con calma mientras lo miraba fijo, intentando evitar fruncir el ceño aunque le costaba. –Y no pienso tirarme en el suelo a quedarme  contigo para que la cama quede vacía y tranquila.- expresó se adelantó un paso, pero chocó con el cuerpo contrario y un ligero gruñido escapó por sus labios. –Quiero la toalla que ofreciste, y si nos vamos a quedar hasta mañana necesito ropa.- explicó, no quería tener que agregar que tenía que ser ropa de mujer y de preferencia no de procedencia dudosa.

Pero con Sihtric… Cualquier cosa se podía esperar. Tenía que aceptar que en el fondo se divertía con él, pero no era suficiente para los intereses que el hombre parecía tener y casi gritar a los cuatro vientos cada vez que podía. Mismos intereses que ella se imaginaba y disfrutaba en su mente, pero de ahí a dejarlos fluir libres... No, era demasiado. –La otra solución es dormirte con un simple hechizo, seguro así no te cuesta tanto disfrutar del piso.- comentó mientras lo empujaba con su varita para que se saliera de su camino. –El lugar es acogedor, y tiene hojas y tinta, podría dedicarme a escribir tus memorias mientras duermes apaciblemente, ¿Qué te parece?.- consultó con un claro toque de juego y amenaza implícita en sus palabras.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Liberando Tensiones || Sihtric

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 3 de 4. Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales