JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Shut down the streets // Amelia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Shut down the streets // Amelia

Mensaje por Alec W. Grayson el Vie Ago 05, 2016 11:51 pm


10 de junio de 2025
11:43 AM

“They should have shut down all the streets, presidents and kings should've been there
With not a single empty seat
All the schools closed and the roads we drove down all lined
Lined with people cap in hand and crying that went on for miles and miles and miles and miles”



Cada vez que Alec se encontraba allí, cambiaba. No era el mismo, desde que franqueaba aquel pórtico metálico y se internaba en aquel oasis de silencio y piedra hasta que lo abandonaba, dejando atrás su pasado y volviendo hacia sus demonios. No era una sensación cómoda, pero era cálida. Tenía encanto. Odiaba entrar, pero más aún odiaba salir. Era macabramente terapéutico. Era un momento en el que se podía permitir el olvidar que vivía en el filo, con la certeza de que caer sería inevitable.

La barrera mágica que habían levantado los que ahora le consideraban un traidor y un terrorista, pese a ser virtualmente perfecta, tenía un fallo. No de ejecución, de propósito. Al levantarla, el Ministerio había querido aislarles. Sacarles de la clandestinidad, obligarles a dejar sus vidas y debilitarles mientras ellos se hacían con el control de las islas británicas. Querían romperles, destruirles por dentro para que, cuando por fin les localizasen, fuesen débiles. Pero eso no le impediría a Alec cruzar los mundos que hiciesen falta para encontrarse con Amelia. Las zonas mágicas quedaban fuera de esa barrera, que si cruzase supondría una captura inmediata y un envío a Azkaban, no sin que antes recurriesen a todo lo que tuviesen en su mano para sonsacarle el paradero del resto de sus compañeros de la Orden del Fénix. Pero ella, pese a pertenecer a una familia con una agraciada posición en esas nuevas filas del Ministerio y estar vigilada, sí podía abandonar esa barrera un par de horas. Eso le daba a Alec la oportunidad de llegar hasta una zona muggle de Reino Unido, y encontrarse con ella. Y, a base de un muy largo proceso de correo por lechuza, teniendo sumo cuidado en cifrar todo lo que decía para que en caso de que interviniesen su correo mantener su seguridad, había conseguido quedar con Amelia en Edimburgo. Su ciudad, y la de Katie. Por eso mismo había decidido realizar su viaje una hora antes, para visitarla.

Pese a que una aparición directa era, en teoría, una opción segura, Alec decidió diluir algo sus pasos. Desde Sídney se apareció en un pequeño pueblo en la zona septentrional de Hungría, donde tomo un traslador hasta Roma, desde Roma hasta la isla de Man y desde allí se apareció  en un callejón detrás de Lawnmarket, completamente desierto. Siempre lo estaba. Respiró con fiereza, inhaló con todas las fuerzas de sus entrañas. Y sus pulmones se abrieron, con el increíble aire de su casa. El aire frío, húmedo, limpio. Y no pudo reprimir una sonrisa, una de las pocas sinceras que realizaba en mucho tiempo.

La estación estival había llegado a su ciudad. Julio le recibió con lo que parecían unos veinte grados, pero las fuertes corrientes de aire lo rebajaban. Estaba nublado, muy nublado, y aunque no parecía que fuese a llover tampoco habría apostado por ver el sol aquel día. Por eso se agradecía su chaqueta de cuero y sus pantalones vaqueros. El ambiente escocés siempre era hostil; pero eso era parte de su encanto. Era una belleza fiera, brutal, hostil, un país que te templaba y te moldeaba. Desde Inverness hasta la misma frontera. Comenzó su paso, cruzando el centro de Edimburgo hacía la zona más moderna, cruzando por el North Bridge. Una vez allí viró su rumbó y comenzó a internarse en Calton Hill. Y, ni cinco minutos después de andar por la llanura, llegó.

Le recibieron enormes portones de bronce, que habían sido debilitados con el lento paso de los años y habían diluido su color a un azul verdoso. Las paredes de piedra, pese a parecer inquebrantables, también habían sido vencidas a base de lluvias y moho, y ya no era lo uniformes que debieron ser hacía ya tantos siglos. El cementerio civil de Edimburgo. El cementerio de Katie. Las tumbas, de oscura piedra, se extendían a ambos lados, salpicadas por la verde hierba. En los extremos estaban los panteones familiares, cerrados con llave para evitar que ciertos curiosos removiesen la historia, y en las zonas más antiguas del lugar aún podían verse las jaulas encima de los sepulcros, testigos inmortales del paso de la catalepsia por la ciudad. Pero, lo que más impresionaba del lugar eran los faros de alma. Altos, bajos, simples estructuras cónicas o esculturas más elaboradas, pero todos se erguían a lo alto. La tradición celta decía que todo hombre o mujer con sangre del norte tenía dos opciones a la hora de su entierro. O sus restos volvían a su patria, o se colocaba un faro de alma en su honor, que le indicaría al difunto el camino de vuelta al hogar. Katie, como buena escocesa, cumplía esa norma, y estaba enterrada en casa.

La tumba de su hermana estaba en el extremo septentrional del recinto. Eran sencilla, sin mucha ornamentación, y la última flor que guardaba el lugar estaba ya muriéndose. “A debido de ser mamá” pensó el chico. Su epitafio rezaba: Katherine Rose Grayson. 1999-2024. Hija, hermana, amiga y compañera. Descansa, mientras construimos el mundo que soñaste. Y, sin poder evitarlo, Alec se trasladaba al mismo momento en el que colocaron esa frase. A él, delante de todos sus compañeros y amigos, luchando por no romper a llorar, luchando por ser fuerte, como habría querido ella. Y su madre, la medimaga que perdía a una de las personas que más quería en el mundo por segunda vez. Recordó sus ganas de correr, de huir de allí y permanecer solo una eternidad, escondido. Y recordó que supo imponerse

Era curioso cómo, el único lugar en el que el subconsciente de Alec no se veía atacado por la voz de Katie era aquel. Allí la voz de su hermana no le atormentaba con ningún pensamiento, no le decía cómo debía hacer las cosas. Allí solo estaba él, él y lo que quedó atrás
Hola, Katie —susurró. Nadie, ni estando a tres metros de él, hubiese sido capaz de oírlo —. He vuelto a casa.
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales