JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

I saw the abyss | Priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I saw the abyss | Priv

Mensaje por W. Johan Scabior el Vie Jul 08, 2016 9:05 am

8 de Julio, 2025 | 18:13 hrs.



Las horas de trabajo en el Ministerio habían terminado temprano ese Martes, nada le habría costado pedirle a su mujer que se encontrara con él en algún punto del Callejón Diagon para ahorrar tiempo –aunque aparecerse o usar las chimeneas ya era de por sí rápido– pero, como de costumbre, se decantó por pasar personalmente a recoger a la bruja en la residencia que les pertenecía. Así le gustaba, partir juntos de casa siempre que fuera posible y, de la misma manera, regresar a ese techo cuando el exterior les cansara.

Por eso llegó a través de la chimenea a los pocos minutos de haberse desocupado de las labores del departamento de espíritus e impecable como siempre encontró su hogar y a la dama con quien había decidido compartir el resto de sus días. La familia la había elegido hace varios años para él, y para mala suerte del mundo, las dos corruptas almas habían embonado desastrosamente bien.

Ahora se entretenían negociando con la vida de impuros y traidores, el nuevo orden social les había sentado de maravilla, y justamente ese día salieron juntos a Gringotts, a dejar las ganancias de la semana al cuidado de los siempre malhumorados duendes. Las ganancias los unían, de eso no cabía duda, pero también muchos otros aspectos que no cualquiera notaría.

Pasemos primero a Amanuensis, espero que tengan lo que buscamos.– unas plumas con las que podrían escribir sobre la piel de los esclavos sin necesidad de tocarlos, usar la varita también era una opción pero la calidad del trazo era muy distinta. Y ellos eran perfeccionistas. –Después podremos tomarnos nuestro tiempo para revisar los libros en Obscurus.– para un oído cualquiera podía parecer que Johan estaba decidiendo por su cuenta el orden de las compras, pero Omega sabría perfectamente que tenía total libertad para exponer su versión de las actividades. Las palabras de ella eran de valor para el mago, solo que a él no se le daba el consultar literalmente la opinión de su mujer.

Cruzaron sin prisa las puertas de Gringotts hacia el exterior, Johan se mantuvo en silencio esperando la voz que sabía que vendría a terminar de definir lo que ambos harían las siguientes horas. Porque la conocía, y aunque la mayoría de las veces él lo negara, esa bruja solía tener la última palabra. Claro, en ocasiones después de una larga y complicada discusión, una que nadie se esperaría al verlos caminar tomados del brazo tranquilamente.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: I saw the abyss | Priv

Mensaje por Samantha O. Scabior el Vie Jul 08, 2016 9:58 am

Indudablemente este mundo le gustaba mucho más que el anterior. Sus ganancias habían mejorado considerablemente y eso le aseguraba un buen porvenir, seguro hasta se podría retirar no tan anciana y para vivir una vejez totalmente tranquila y sin necesidades. No es que no confiara en que su esposo podía mantenerla, pero ser capaz de valerse por sí misma financieramente era algo que necesitaba en su vida. Tener que pedirle unas monedas a Scabior para comprarse ropa le habría matado el alma desde un principio, así que se había asegurado de no necesitarlo más de la cuenta. Tal vez por eso era que a su parecer, su matrimonio era lo más cercano a la perfección.

Ambos sabían por qué los habían unido y ninguno huía de sus compromisos. Ya habían cumplido en el asunto de los hijos, no así en la crianza, pero eran detalles inservibles. Lo que contaba es que los ancianos tendrían al fin la descendencia y preservación de apellidos que querían, y que ellos, todavía jóvenes, podían vivir en paz. La casa pasaba vacía casi todo el día, con ella allí de vez en cuando llevando las cuentas mientras esperaba los horarios prudentes para hacer su trabajo. Quienes se llevaban la parte dura eran los mercenarios que había contratado, pero Wilhelm se había encargado de cooperar con esa parte del trato y además del pago los había vuelto relativamente leales a ellos así que Samantha pasaba los días confiada.

Esa tarde en particular esperó a que él fuera a buscarla y de ese modo abandonaron la residencia familiar juntos. Del brazo llegaron al callejón y del mismo modo cruzaron por el banco para hacer los depósitos necesarios antes de ir a comprar unas cosas que les hacían falta. En silenciosa marcha escuchó los planes que tenía el caballero y asintió aunque no estaba del todo de acuerdo. La vida era muy aburrida si a todo le decía que sí—. Apoyo la idea de Amanuensis primero, tenemos que marcar la mercancía correctamente. Pero… ¿Obscurus hoy? ¿En serio? Es tan tarde… —negó con la cabeza aunque su idea era claramente para extorsionar a su marido—. De camino a los libros está esa tienda de comida que tanto me gusta, si me dices que me prepararás algo decente meditaré seriamente en pasar contigo a los libros. Si no bien puedes venir solo otro día —opción y sentencia. Todo a la vez.

Él la había mal acostumbrado a darle en el gusto y ella no hubiera soportado que fuese de otra forma. Por eso calzaban bien. Contra el brazo del hombre se apretó cuando pasaron por un lugar demasiado repleto de gente, asunto que solía molestarle considerablemente y aprovechó de mirar de reojo a quien conocía  de memoria. Segura estaba de poder reproducir a cabalidad la imagen de Johan en su mente sin tenerlo cerca, lo había estudiado por años—. Puedo además fingir ser buena esposa y prepararte el café —añadió solo para molestar, pues siempre terminaba haciéndolo para él. La diferencia radicaba en la cantidad del ingrediente que lo endulzaba, pues ese dependía en exclusiva del comportamiento previo del caballero—. Antes de que lo olvide, tenemos que hablar de la chica... Quiero que averigües algo de nuestra querida empleada —añadió en el momento en que pasó por su mente. Sabía que a él no le agradaba solo hablar de trabajo, pero de eso vivían y no se podían escapar simplemente del asunto.



I deserve the whole world...



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I saw the abyss | Priv

Mensaje por W. Johan Scabior el Lun Jul 18, 2016 10:12 am

¿Tarde? Para Wilhelm “tarde” eran las ocho o las nueve, pero eran las seis y su mujer ya se estaba quejando de la hora, eso sí tenía que ser una broma. No volteó a verla, tan solo el rostro giró parcialmente hacia su lado y así alcanzó a percibir el “cansancio” con que Samantha negó ante la idea. –Sí, Obscurus hoy.– repitió antes de que le fuera expuesto el tema de la cena para esa noche. Recordaba la tienda que su mujer mencionaba, naturalmente, pero él no tenía apetito todavía y aunque en ese lugar ofrecían platillos más que aceptables no le convenció la idea de pasarse por ahí tan temprano. Ni siquiera le apetecía comer ese estilo de comida ese día.

No vendré solo otro día Samantha.– aclaró tajante. Sabía que se aburriría enormemente si hacía algo como eso, la vida era más interesante si estaban juntos además… ya estaban ahí. Agendar otra salida porque la bruja se mostraba indispuesta no tenía gracia, y tampoco era práctico. Johan exhaló con cierta molestia sin decidirse aun en preparar o no una cena al volver a la residencia. Cocinar no era algo que disfrutara exactamente, había aprendido a hacerlo por utilidad y, con el tiempo, se había convertido en una de esas actividades que sus manos realizaban correctamente de manera automatizada. El que a su esposa le gustase lo que él preparaba había sido una sorpresa en otros tiempos.

Lo que terminó de convencerlo fue la mención del café, nunca se lo había comentado a la castaña, pero era una de esas cosas aparentemente irrelevantes que hacían valiosa la vida, uno de esos gustos que podían hacer la diferencia entre una buena noche y una cualquiera. El mago sonrió de lado, ajeno a la observación que su mujer mantenía sobre él, le había causado gracia el que ella se ofreciera a “fingir ser buena esposa”. ¿Debería decirle que eso le salía muy bien? –¿Varshavsky? ¿Qué hay con ella? ¿Te ha desobedecido?– preguntó frunciendo el ceño.

A la primer parada ya habían llegado luego de dejar atrás la tienda de túnicas de Madame Tulkin. Fue antes de cruzar la puerta que el mago suavizó la expresión y a Omega miró directamente –Y está bien, te prepararé la cena al volver a casa. Así que prepárate para hostigar aquí y en la librería.– soltó intentando sonar serio, lo que no le resultó del todo bien. Le costaba fingir que fastidiar a los magos y brujas que les atendían en los distintos establecimientos no le divertía.

La puerta abrió para que pasara su esposa y tras ella ingresó también a la tienda de plumas y tinta. La última vez que estuvieron ahí le había encargado al dueño que les consiguiera –a cualquier precio– plumas para escribir en la piel de otros, un pedido que el anciano calificó de anormal e imposible. Y efectivamente, había fallado en encontrar algo como eso. –Buenas tardes Llewellyn– saludó Johan al viejo galés. No le simpatizaba, pero le divertía tratarlo como si se tuviesen confianza. Después lo pisotearía moralmente sin culpa alguna. –Venimos por las plumas que te pedimos la última vez. Dime que las tienes.– dijo al acercarse al mostrador. El anciano se volvió un manojo de nervios en cuanto vio entrar a la pareja a su negocio, parecía querer huir de ese lugar.

Lo siento, no pude encontrar lo que me pidieron.– respondió rápidamente el otro mago, como si el apurar las palabras lo fuese a salvar del descontento de sus clientes. –Pero tengo algo que podría gustarle a la señora. – con manos temblorosas sacó un frasco de tinta a medio llenar y una navaja aparentemente normal acompañados de una pluma de hipogrifo. –La tinta debe combinarse con sangre humana, la cual debe obtenerse al herir con ésta navaja a la persona elegida. Cada vez que usted use la tinta combinada, la herida del… afectado volverá a sangrar. – explicó sintiendo toneladas de culpa encima, pero es que algo tuvo que buscar que pudiera compensar su fallo como proveedor. Bien sabía que de ese matrimonio debía cuidarse…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: I saw the abyss | Priv

Mensaje por Samantha O. Scabior el Sáb Jul 23, 2016 5:18 pm

¿Así que no iba a venir solo otro día? Mejor que no tentara a su suerte si no hacía caso de lo que la mujer exigía, pues si había algo que era capaz Samantha de cumplir era los retos. Y Wilhelm estaba intentando ponerle uno frente a las narices. Claro que sus dotes de convencimiento no estaban todavía tan apagados, aunque no pudo notarlo pues otro tema de conversación salió en el camino y propuesto por ella misma—. Si, ella misma. ¿Cuál otra? —por poco rodó los ojos, pero se contuvo, y negó fervientemente pues el asunto no era sobre obediencia, se sentía capaz de ponerla en su lugar—. Quiero que averigües sobre el hombre con el que vive, hay ciertas fechas que parece estar más nerviosa de lo habitual y uno de mis informantes pocionistas me han dicho que compra cierto brebaje que combina con la luna… Sería toda una novedad si descubres algo interesante —con una media sonrisa lo observó y no dijo más pues esperaba que él atara los cabos restantes.

Algo tarde, pero su ansiada promesa de cena llegó. No lo expresó pero sus ojos brillaron animados ante la propuesta y una risa se le escapó por la petición de hostigar a uno de sus proveedores. Johan no necesitaba decirlo, a ella le salía al natural—. Me ofende que desconfíes de mis habilidades para hacer que la gente me odie —odio o temor, cualquiera de esos sentimientos parecía venirle a ella bien aunque le sonaba demasiado romántico y vano decirlo. Lo hacía por diversión, simple, y poco sana.

Ingresó primera al lugar y con pasos suaves alcanzó el mostrador de la tienda de plumas. Le habían solicitado un pedido en extremo inusual, y aunque no esperaban una respuesta favorable, Omega al menos esperaba algo de la creatividad ajena. Dejó que su esposo hiciera los saludos y mantuvo su sonrisa radiante en el rostro hasta que una negativa, para nada sorprendente, les fue puesta justo al frente. Resultados, no explicaciones. ¿Qué tan difícil podía ser obtener eso los últimos días? Con expresión casi aburrida observó al hombre que nervioso les explicaba lo que sí tenía y arrugó ligeramente la nariz mientras se inclinaba un poco para mirar los objetos—. Llewellyn, mi estimado… —inició y sus brazos apoyó en la mesa que los separaba del hombre. La varita no la tenía precisamente en las manos pero nada le costaría sacarla y sabía que a su compañero tampoco—. Me siento bastante conmocionada por tu falta de profesionalismo —negó con la cabeza y la pluma tomó simulando no tener mucho interés.

Creo recordar que tienes una bonita nieta, la pequeña Loella, ¿No? —sí, una mocosa que había resultado ser una mestiza por una fatídica unión de uno de los hijos del hombre con una muggle cualquiera—. No te lo tomes a mal, pero he escuchado de variados rumores que podrían poner en peligro a una niña tan pequeña, ya sabes, entre más finas las manos pueden ser útiles para distintas tareas por las que magos con suficiente dinero podrían pagar bien —casi debía sentirse agradecido de que ella misma se lo estuviera advirtiendo  y de la manera más amable.

P-pero, mi señora, no… —intentó detener las venenosas palabras ajenas pero ella levantó una mano para acomodarse un mechón de cabello antes de hacerle entrega de la pluma.

No es una palabra demasiado utilizada, ¿Cierto querido? —se giró levemente hacia su marido y le sonrió divertida—. Por ejemplo, acabas de decirnos que no encontraste lo que solicitamos con tanto tiempo y necesidad… Como no es lo que esperaba, y nunca he visto nada igual, solicito una prueba del producto —y claro que no esperaba que le pidieran cortarse la mano a ella. Así que enfocó la navaja y luego al hombre que ya sudaba frío.



I deserve the whole world...



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I saw the abyss | Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales