JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Safest place // James (FB)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Safest place // James (FB)

Mensaje por Lily L. Potter el Vie Jun 24, 2016 1:28 am

11 de mayo de 2025
Piso franco de la familia Potter-Weasley, Roma, Italia



Todo pasó demasiado deprisa. La vida que llevaba, a la que se había acostumbrado durante su último año en Hogwarts, se tambaleó de repente, y de forma lo suficientemente fuerte como para dejar en ruinas todo lo que creía conocer.

Ya se había acostumbrado a sexto curso. Se había acostumbrado a ser de los últimos miembros de la familia que aún estudiaban en el colegio británico; y se había acostumbrado a la nueva estrechez de su relación con Dominique, que cursaba séptimo. Se había acostumbrado a la distancia con su familia, y a la falta de noticias. Sabía perfectamente que sus padres, sus tíos y sus primos se movían con la Orden, pero no sabía qué exactamente como. Y así le había dicho su madre que debía ser. Ella tenía que estudiar, centrarse en su curso y prepararse para ser una gran bruja. Pero, a lo que aún no se había acostumbrado, y a lo que jamás podría, era a que su hermano James estuviese en Azkaban.

Ya habían pasado meses del injusto encarcelamiento de miembros de la Orden en la prisión mágica. Hasta donde sabía la joven, había sido un complot. Les habían hecho parecer culpables, y el Ministerio no dudó en encerrarlos hasta esclarecer los hechos acontecidos. Y James estaba allí, entre cuatro sucias y frías paredes en algún punto del mar del Norte. Lily no podía soportar esa sensación de impotencia que la corroía diariamente, y era lo primero que pensaba al levantarse y lo último que pensaba al acostarse. En James. En cómo estaba, en qué estaría pensando, en quién se estaría apoyando para no volverse loco. En cuánto tiempo le quedaba allí, hasta que tirase la toalla. Pero la pequeña de los Potter no podía hacer absolutamente nada. Lo que su padre le prometió que iba a ser su hogar, se había convertido en su propia cárcel. Hogwarts era para Lily lo que Azkaban era para James, la insondable barrera que les separaba. Y que Lily estaba deseando derribar.

Lo había discutido largo y tendido con Dominique, que se había vuelto su apoyo moral dentro del castillo. Siempre estaba dispuesta a escucharla y hablar con ella, o simplemente a compartir el silencio mientras le dedicaba una de esas dulces miradas que tanto le recordaban a su tía Fleur. Y eso se lo agradecería hasta el día de su muerte, pero tenían puntos de vista demasiado opuestos. La rubia le pedía coherencia y prudencia, le rogaba que se contuviese, que la Orden estaba trabajando en ello. ¿Pero es que nadie entendía que no podía existir la prudencia y la coherencia mientras su hermano estuviese privado de libertad? Si Lily hubiese estado al mando de la Orden del Fénix habría entrado a golpe de varita el primer día que estuvieron allí, habría sido capaz de arrancar una a una las piedras de la cárcel hasta que James y el resto de su familia y amigos estuviesen lejos de sufrimiento. Pero no, debía seguir su curso, fingir que le importaban una mierda sus estudios y continuar como si nada pasaba. Cada vez estaba más cansada de fingir. Antes hacía que sus compañeros de casa, aquellos que no eran familia, no viesen lo que de verdad pasase, la contemplasen fuerte e indómita como un bravo león. Pero eso se había ido diluyendo como su paciencia. Ahora no tenía reparo en dar antipáticas contestaciones y había dejado de ocultar sus largos períodos de soledad en la torre del reloj.

Sin embargo, todo ocurrió demasiado deprisa. De repente, su familia la sacó del colegio antes de que acabase el curso. Le pidieron que permaneciese escondida, y que a su señal les siguiese hasta el traslador. “¡¿Traslador?!” fue lo primero que pensó, “¿Qué está pasando?”. Las vagas contestaciones que recibió hablaban de un juicio, de un rescate y de una huida. Inglaterra no era segura.

Y, de la noche a la mañana, se encontraba en Roma. Llegó en la primera ola de Potters, y como se la informó, solo los Potter peramenecerían allí. Ese era un hogar temporal, un sitio para ellos como las demás familias tenían el suyo, con el objetivo de despistar a sus opresores hasta encontrar un lugar común. También se le informó de una horrible noticia. Albus había sido capturado en la huida.
No podía soportarlo, no iba a permitir perder a sus dos hermanos. Si Albus quedaba cautivo, al menos James tenía que volver. No, no iba a quedarse sola. Lily notó como allí, sola en el piso franco de los Potter, esperando a que el tiempo pasase y alguien más llegase, su pulso cardíaco aumentaba, y las lágrimas comenzaban a rodar por sus ojos. Era Lily Luna Potter, la hija del niño que sobrevivió, la inútil, la que no hizo nada mientras perdía a las personas más quería, la que se quedaba mirando mientras su mundo se derrumbaba y todo se convertía en caos.

Hasta que el sonido de un traslador sonó. La joven alzó la vista, agarrándose a la última gota de esperanza que le quedaba.


Última edición por Lily L. Potter el Vie Ago 12, 2016 1:01 pm, editado 1 vez
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Safest place // James (FB)

Mensaje por James S. Potter el Lun Jun 27, 2016 1:13 am

Lloró. Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas cargadas de alegría, alivio y esperanza. De salvación. Cuando por fín habían conseguido el esperado juicio, James ya no confiaba en él. No podía hacerlo. No entendía porque se había retrasado tanto, como podían haberle hecho pasar tanto tiempo en la prisión simplemente por "prevención". Por eso, no confiaba en el juicio. No sabía demasiado del exterior pero no necesitaba saber más —o sí, si se trataba de información sobres sus seres queridos—. Había mirado desafiante a los guardias que los habían sacado de Azkaban —y había visto el orgullo en los ojos de su tío Ron que los escoltaba también, James se había sentido mejor al ver una cara conocida— y había entrado con la cabeza alta en el Ministerio. Pero había empezado a agacharla al ver que todo iba a ocurrir. Azkaban le había hecho mella. Tenía más miedo de que aquello pudiera salir mal que esperanzas por la vía positiva. Hubiera parado el momento sin querer saber que iba a ocurrir. Por eso, había empezado a agachar la cabeza. Pero no había llegado a hacerlo del todo. Cuando empezaba a dejar que la gravedad hiciera su trabajo, todo cambió.

Y, entonces, los vió. Primero a su padre, aquello lo transformó todo. James siempre había sabido que su padre era un héroe, pero había lidiado de mala manera con la fama del Niño que sobrevivió, había visto la heroicidad de su padre como una carga por mucho que lo admirase. El problema es que nunca había creído que su padre fuera un héroe, solo sabía que Harry Potter lo era. Pero todo aquello cambió aquel día —igual que los fantasmas y demonios de James para con su padre, esos que nunca había querido confesarle a su progenitor, había empezado a borrarse y ser comprendidos entre las paredes de la prisión—, James descubrió que su padre era un héroe. Lo creyó. Luego, vio a todos los demás. Todos lo eran. Ese era el momento en el que había empezado a llorar. Después, todo había empezado a explotar.

El león se separó de aquellos que lo retenían gracias a un hechizo de su padre. No tardó en reaccionar, se movió y corrió. Comprobó que Winnifred también se separaba de los empleados del Ministerio. Victorie y Hermione hacían lo mismo. Y no dudo de que Luna y Chase también estaban siendo alejados de aquellos que les habían conducido a aquello. La Orden del Fénix estaba actuando y James no podía caber más en sí de la alegría. Su madre lo interceptó y fue ella quién le quitó las ataduras mágicas que los habían tenido atados por precaución. Fue ella también quién le dio la varita. Ni siquiera tuvieron un segundo para abrazarse. Pero la varita de James no funcionaba, ya no le hacía caso —porque la varita conoce al dueño y el dueño ya no era el mismo— y el león tuvo que ser socorrido de pronto por más miembros de su familia. Todo se estaba volviendo un caos. Pero los juicios habían acabado.

Todo paso demasiado rápido y James no conseguía responder como lo habría hecho unos meses atrás. Su varita volvió a fallar, pero alguien volvió a apartarle del auror que se acercaba. Entonces, James reconoció a Fred y, por primera vez desde que todo había empezado, alguien le dio un abrazo. Posiblemente, fue la firmeza y la determinación, también el alivio y el cariño, del abrazo de Fred lo que consiguieron que James reaccionará. Los últimos minutos de aquel caos James consiguió conjurar algún hechizo suelto y, luego, ya tenía la mano de su madre en el hombro y a Fred a su lado. Winnifred también estaba allí, había estado cerca de él —como siempre— casi todo el tiempo durante el ataque. Era el momento de huir y eso hicieron. Harry llegó enseguida y James empezó a escuchar ruidos de desaparición. Trasladores. No lo dudo ni un segundo cuando vio el que les pertenecía a ellos.

El tirón del viaje en el estómago fue la mejor sensación que el joven Potter había sentido en todo aquel tiempo. Calló al suelo cuando llegaron a su destino y no le dio tiempo a levantarse. Su madre se arrodilló a su lado para abrazarle y James volvió a derrarmar lágrimas mientras murmuraba agradecimientos y palabras inconexas por doquier. Todo aquello seguía apabullando y aturullando los sentidos de James. Abrazó a su padre al levantarse y las palabras de este fueron como un manto de calidez sobre sus hombros. ¿Cómo había dudado de él alguna vez? Y, aun así, todavía tenía cosas que comprender. Comprobó que Winnifred estuviera bien y, de pronto al mirar a Fred, se echó a reir. James Potter había vuelto. Todo volvió a romperse enseguida. Un patronus apareció y dio la noticia. Albus no había conseguido salir de Inglaterra. James se atragantó, pero todavía seguía sintiendo algo extrañó acerca de su hermano. La noticia empañó todos los rostros, pero James todavía tenía fuerzas para hablar. —¿Y Lily? ¿Dónde está Lily? Urgencia y desesperación plagaron su tono. Pero su madre lo tranquilizó enseguida, ella tenía que estar ya en el piso.

James no esperó más y salió corriendo a investigar la casa. —¡Lily! —exclamó. La encontró en cuestión de segundos y no se paró. La envolvió entre sus brazos y la pegó contra sí. —Gracias a Merlín y los Cuatro Fundadores —exclamó mientras todavía con ella abrazada, movía una mano para acariciar el pelo de la chica y repartía besos por lo alto de su cabeza—. Enana, no sabes cuánto de menos te echado. Gracias, gracias, gracias por estar a salvo. Y, entonces, James volvió a echarse a llorar, sin poder identificar las mil sensaciones que lo recorrían.



Cyril Arthur Williams

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Safest place // James (FB)

Mensaje por Lily L. Potter el Lun Jun 27, 2016 3:36 pm

Sonó un traslador. Lily estaba segura de ello, había oído decenas de trasladores, no cabía duda, no podía haberla. No era su imaginación, ni estaba soñando ni su conciencia estaba siendo congestionada. Eso era real, era tangible, confiaba en sus sentidos. Alguien había llegado al piso franco de los Potter. La joven se levantó, titubeando, manteniendo su taza de café cerca de ella. Con todo lo que había pasado, y llevaba pasando desde hacía ya varios meses, se había aficionado a esa bebida muggle. No por la cafeína y el golpe de energía, eso le era indiferente y después de un consumo tan prolongado era casi inmune; sino porque le ayudaba a mantener el calor corporal, que parecía haber perdido junto con su hermano y sus amigos. Su cuerpo agradecía la efímera sensación de tranquilidad que conseguía relajarla, aunque fuese poco tiempo o unos segundos. Pero, en ese momento, daba igual. Su corazón ya latía con fiereza y a un caótico y acelerado ritmo. Eso era su última gota de esperanza, avivándose en su interior hasta explotar y fundirse con su ser.

James —susurró, para sí misma—. Tiene que ser James.

Dejó la taza de café decorada con un dibujo de la Piazza Novona en la primera repisa que encontró a tientas. Muy fácilmente podría haber acabado en el suelo, pero le hubiera dado igual. Comenzó a avanzar muy lentamente por la sala, que contaba con una clara ausencia de muebles y solo era iluminada por los pocos rayos de sol que se colaban por entre las persianas. El ambiente era seco, y hubiese sido un infierno si el sol de verano de Italia lo calentase, pero con su ausencia se mantenía a una temperatura neutra, que no causaba impresión. Sin embargo, el sitio era desolador. Sin muebles, sin objetos, sin vida. Tardaría mucho en llamarlo hogar; aunque probablemente no hiciese falta ni intentarlo. La Orden se iría a otro lugar, y después a otro. Al fin y al cabo, eso era lo que eran ahora. Prófugos.

Un paso, y luego otro, y luego otro. Después del indiscutible sonido del traslador, todo se había vuelto silencioso. No había señales de actividad más allá de la puerta. Lily no estaba segura de a dónde se dirigía, ni de qué motivos tendría para pensar que su hermano se escondía tras la puerta. Pero, ¿qué le quedaba sino?

De repente, otro sonido. Una lágrima se deslizó por la mejilla de la pelirroja sin que esta apenas se percatara al oír por primera en demasiado tiempo la voz de su hermano James. Los débiles y tímidos pasos fueron sustituidos por grandes zancadas en busca del origen del sonido. Y, allí estaba. Al otro lado de la puerta. En el peor aspecto en el que jamás lo había visto, pero con la expresión de alegría más pura y menos edulcorada que recordaba en nadie jamás.

Se abalanzó hacia él. Cuando estuvo en sus brazos, los meses sin él, las tardes de incertidumbre y todos los desayunos con el corazón en el puño esperando noticias se desvanecieron. Ya no había impotencia, ni sufrimiento, ni dudas. El resto del mundo no importaba. Solo existían James y Lily y el minúsculo espacio entre ambos; y eran infinitos.

No estaba seguro de si habían pasado minutos, segundos u horas, pero la euforia comenzó a desvanecerse lentamente y Lily recuperó la cordura, y la capacidad de articular frases coherentes.
James, ¿cómo has …? —fue lo primero que se aventuró a decir. Cerró los ojos y sacudió la cabeza, intentando poner en orden sus pensamientos— La huida, ¿cómo ha ido? ¿Están todos bien? ¿Y la tía Hermione, y los primos, y tus compañeros de Hogwarts? Por favor, dime que por fin todos estamos bien … —. Una punzada de dolor la atravesó. “Albus” pensó de inmediato. “No, Lily, no es el momento. Acaba de salir de un infierno, no le puedes meter en otro tan rápido”.


Última edición por Lily L. Potter el Lun Jul 25, 2016 3:10 pm, editado 1 vez
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Safest place // James (FB)

Mensaje por James S. Potter el Jue Jun 30, 2016 10:00 pm

Fue el momento en el que tuvo a Lily entre sus brazos en el que James fue consciente de que lo había conseguido. Había escapado de Azkaban. Se habían acabado las largas horas entre tres paredes y unos barrotes, se había acabado el solo tener que respirar aire fresco en el patio de la prisión, se había acabado convivir con todos aquellos que sus familiares y amigos habían encerrado tiempo atrás. Se había acabado la injusticia. Ni siquiera era consciente de que en aquel mismo momento comenzaban otras muchas. Apretar a su hermana contra sí, respirar aquel olor tan familiar, volver a sentirse encajado en el mundo hizo que James siguiera derramando lágrimas casi de manera caótica y descontrolada. Todo lo que había guardado durante semanas en Azkaban, desde que había comprendido que lamentarse no le haría romper sus cadenas, tenía que salir. Pero, también, Lily fue el consuelo de James, la manta que lo acogió y lo tranquilizó. Su llanto fue desminuyendo hasta solo dejar un rastro imborrable por un rato en su rostro y unos ojos rojos cuando ella habló. La voz de su hermana fue mejor que el trino de los pájaros desde la prisión.

Asintió. La huida era más bien el rescate para James, pero entendía lo que decía. Asintió varias veces ante aquella maravilla. ¿Cómo había podido perder la esperanza durante algunos momentos en la prisión? ¿Cómo había podido dudar? Después de todo lo que sabía, después de todo lo que conocía, no tendría que haberlo hecho. Pero hasta el soñador se rompe. Ahora tocaba volverse a reconstruir. —Está todo bien, Lily, está todo bien —aseguró, mintió. Continuó con la verdad—. El plan de la Orden... imagino que fue todo cosa de la Orden... salió...bien —contestó todavía sorprendido de ello. Pero, ¿era así? ¿Había salido todo bien? —Tío Ron se llevó enseguida a tía Hermione y creo, sí creo que era él, Neville y Lysander engancharon a Luna. Y la prima Victorie imagino que también, iba con tía Fleur. A Wood... a Wood se lo llevó una chica rubia que no conozco, creo. Y Winn, Winn está aquí con nosotros, vino conmigo —relató. Estuvo a punto de volver a romperse, pero esta vez no lo hizo. Se separó ligeramente de su hermana para examinarla, aunque mantuvo el contacto con ella cogiéndola de las manos. El contacto parecía ir aliviando todo el dolor, el miedo y la deseperanza que James había sentido en Azkaban. —Yo... ¡oh, Lily, se acabó! ¡Se acabó! Azkaban ya es historia —murmuró todavía tratando de asimilarlo.

Y, aun así, tragó saliva y negó con la cabeza. Todo estaba pasando demasiado rápido, todo había sido un caos. Él había crecido y él nunca le había ocultado nada a su hermana. Además, había algo en Lily que le hacía creer que no era el único que había descubierto a golpes lo que era el mundo. —No puedo engañarte, Lily, y ya lo he hecho —murmuró todavía abatido y todaví con la voz temblándole de la emoción—. Fue un caos. Salió bien pero.... los hechizos volaban en todas direcciones y... cayó gente. No sé si herida o más, no sé que le pasó a cada uno, éramos muchos. Papá y mamá están tratando de adivinar que ha pasado.... —aseguró, negó con la cabeza. Creía haber visto a su tía Angelina caer herida pero, ¿y si más? Su mente le envió otro fogonazo. El tío Bill, también había visto salir volando al tío Bill. Se mordió el labio. Y mucho más muertes. Luna había sido atacado y Neville la había defendido, pero Rolf ni se había movido del suelo. ¿Aquello significaba que había muerto? —Yo... no estoy seguro de qué paso después de coger nosotros el traslador y cuando todavía estamos allí, todo era muy confuso. Además... —se cortó. Aquello era demasiado, pero tenía que decirlo. Esconderse ya no les había valido de nada. —¿Te has enterado de lo de Albus? Llevaba más tiempo sin verle que a tí antes de que me encerrasen en Azkaban y no lo he visto desde entonces —se lamentó y también fue una especie de reprimenda. James sentía algo extraño hacia su hermano pequeño, y no le gustaba aquella sensación.



Cyril Arthur Williams

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Safest place // James (FB)

Mensaje por Lily L. Potter el Jue Jun 30, 2016 11:54 pm

Mientras mantenía a su hermano en sus brazos, notaba como temblaba y sollozaba. No podía, no quería imaginarse todo por lo que había tenido que pasar encerrado en Azkaban, a merced de los designios de sus captores. Pero ahora estaba a salvo, estaba con ella; y de ahora en adelante no se iba a volver a permitirse perderlo. Aunque tuviese que poner su vida por delante.

Lo de fuera no importaba. Ella no lloraba, se mantenía lo más tranquila que podía. Manteniéndose así, creía que podía tranquilizarlo lo más rápido posible, entregarle esa sensación de sentirse en casa que debía llevar tanto tiempo sin sentir, tras las frías rejas de la cárcel mágica. Y, a decir verdad, ninguno de los dos estaba en casa. Grimmauld Place había quedado atrás, al igual que Hogwarts, al igual que su país, y solo Merlín y los Fundadores sabían cuándo volverían a su tierra. Pero un compañero de la Orden le había enseñado a la joven que el hogar no es un lugar, es un sentimiento. Es el sentimiento de estar cerca de las personas que quieres, de aquellos en los que te apoyas. Y, por fin, James volvía a estar en casa, y Lily podía disfrutar de su fragancia, de sus constantes bromas, de su herencia de merodeadores. “Que se prepare la ciudad a donde quiera que vayamos” pensó “, porque llegan los Potter”.

Notó cómo se separaba de ella para hablar. Su cabello escarlata cayó en ondas sobre sus hombros cuando su hermano hizo distancia, y le dedicó una mirada de dulzura. Habló del plan de la Orden, pero Lily no tardó en notar como exageraba todo demasiado. El plan, por mucho que fuese efectivo, había sido un desastre. Casi habían perdido a más miembros de los que habían recuperado. Cierto era que la chica abogaba, desde el comienzo del conflicto, por un ataque directo, pero era la ansía de su hermano y sus amigos lo que cegaba su juicio. Ahora, mirándolo con retrospectiva, veía claramente como ese ataque de frente y sin cuartel, con apenas infraestructura de apoyo o de socorro había causado demasiadas bajas. Pero James estaba a salvo. James la relató cómo uno por uno los miembros fueron sacándoles, llevándolos a los trasladores. Como Dominique y ella habían llegado a los suyos, pero con muchísimos hechizos de por medio. Además, la metamorfomaga amiga de James estaba con ellos. “Podrá hacerse pasar por miembro de cualquier familia” pensó al instante.

Que le jodan a Azkaban — exclamó la chica con una sonrisa, sabiendo que sus padres ni nadie que pudiese recriminarle esas palabras la escuchaba, que volvía a gozar de la confianza que solo su hermano podía darle. Y sentía que no iba a tardar en nada en volver a acostumbrarse a James, a como era todo antes.

Y, de repente, se enfrentaron a la cruda verdad. Las pérdidas. Lo que habían dejado atrás. “Es el momento Lily. No más mentiras. Tienes que decirle lo de Albus”.
Aún no conozco las bajas, James, pero probablemente hayamos perdido a alguien. Uno de esos cuerpos sería un cadáver. Pero somos la Orden del Fénix, damos la vida los unos por los otros. Les honraremos —hizo una pausa. No podía deprimir a su hermano ahora, aunque ni ella creyese de verdad lo que decía. Quería prepararle para la peor de las situaciones.

Albus … Albus ha sido capturado —dijo —. En la huida. No está muerto, vieron como simplemente se le hacía preso. Además, ninguna familia de sucios mortífagos le pondría un dedo encima a un Potter sin usarle como herramiento política antes. Estará preso, como tú, pero en algún sitio que no sea Azkaban. A él no le pueden acusar falsamente de ningún delito, ni se puede celebrar un “juicio justo”. Pero debes saber algo, y no te va a gustar. Y, no quiero que parezca que no le quiero, es mi hermano y estoy deseando hacer algo para devolverle a nuestro lado, pero algo cambió en él. En una de las reuniones sugirió que os mereciais estar en Azkaban, que algo habríais hecho. Me tuvieron que sacar de la sala en el acto para que no le pusiese la varita en la garganta. No se que le pasaba, pero su lealtad parecía no estar con nosotros, o tanto como debería. Si hubiese estado en Gryffindor … —dejo un momento, para que James asimilase todo lo que había oído —. Yo siempre creí en tí.
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Safest place // James (FB)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales