JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Loyalty is hard to undestand | FB | Balthazar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Loyalty is hard to undestand | FB | Balthazar

Mensaje por Jeannine F. Woodhouse el Dom Jun 19, 2016 8:25 pm

24 de Mayo | 1:30
Richmond Park.

En menos de dos días, comenzaría una nueva vida para Jeaninne. Después de tantos años formándose, por fin se convertía en Sanadora. Debería estar dando saltos de alegría por toda su casa por conseguir la meta que perseguía y soñaba desde que era pequeña. Su vocación siempre fue ayudar a los demás; restarles dolor y sufrimiento aunque ello implicase que invirtiese horas y horas en ello y que le quitara tiempo de su propia vida personal. Sin embargo, esas ilusiones infantiles se desvanecieron dos meses atrás. En el momento que creía que podría llegar a ser feliz con una vida elegida de antemano, que podía llegar a querer al hombre con el que pasaría el resto de su vida... descubrió que era un monstruo. ¿Por qué no robar un giratiempos del Ministerio y volver a aquel momento? Evitar que Balthazar tuviera el encontronazo con el dragón y así ella seguir viviendo en esa bonita ignorancia. Pero no, en el momento en que descubrió la Marca Tenebrosa, todas sus esperanzas se redujeron a añicos. Huyó como una vulgar cobarde. ¿La excusa?. Un curso que necesitaba para ser sanadora. Todo mentiras. Solo necesitaba cumplir los veinticinco años para que la ascendieran, todos los éxitos a sus espaldas le auguraban ese ascenso, pero aún así mintió para alejarse del destino.

Pero el destino siempre te encuentra. En el momento que creía que podría empezar una nueva vida en Francia, su madre se apareció en mitad de la noche con una sonrisa de oreja a oreja, peligrosa. Llegó con una misión y no se volvería a casa con las manos vacías, sin ella. Los rumores circulaban por doquier. El Ministerio de Magia había enloquecido. Los hijos de muggles fueron declarados personas non gratas en sus tierras; los antiguos héroes de la II Guerra Mágica eran encarcelados para después fugarse dios sabe donde. Una dictadura amenazaba a Inglaterra, más oscura que los tiempos del Señor Tenebroso, pues aquí no había un líder, ahora era el mismo gobierno el que erradicaba las libertades por la que tantos magos habían muerto. ¡Y su madre estaba feliz!. Hablaba emocionada de que los viejos tiempos volvían, su familia alcanzaría de nuevo la gloria de antaño, por fin los sangre pura luchaban por conseguir los derechos que siempre habían merecido. Era el momento perfecto, debía casarse ya  con Balthazar para sellar la alianza. Y fue el nombre de su prometido el que activó algo en el cerebro de Jeaninne. ¿Casualidad que descubriera la marca en su brazo y dos meses después los ideales puristas se hicieran con el control de Inglaterra?.

No tuvo tiempo para cavilaciones. Su madre la obligó  a recoger lo imprescindible y volver con ella en traslador — ahora no era tan fácil entrar en el País — y ya iría un elfo a recoger el resto. Y así, en menos de veinticuatro horas, su vida había dado un salto de 180 grados. Y ahí estaba, entre las familiares paredes de su habitación y ahogandose. No lo aguantaba. Se sentía un pajarillo en una jaula de oro. Necesitaba salir.

Era tarde, media noche, el momento idóneo para que no preguntaran por ella. Se levantó de la cama y abrió la ventana, escabulléndose amparada en la oscuridad de la noche. Minutos después, corría en dirección a ninguna parte. Una hora más tarde, el frío refrescaba su mente. Caminaba sin rumbo fijo y no tenía intención de volver a su casa hasta bien entrada la madrugada. La  única compañía que necesitaba era la de sí misma y los sueños que jamás se realizarían. Sus pasos la dirigieron a  Richmond Park, Se le ocurrió intentar encontrar a  los ciervos que habitaban en él, cuando una extraña sensación — o llámese premonición — la hizo alzar la cabeza y mirar una silueta que apenas se encontraba a un par de metros. Un escalofrío la recorrió entera, pues ahí estaba su prometido. Balthazar Holdsworth, idéntico a como lo recordaba. El corazón le dio un vuelcó y latió más deprisa por ¿nervios, miedo o ambos?.


Kick start my heart when you shine it in my eyes
I'm stuck in the dark but you're my flashlight. You're getting me through the night. I got all I need when I got you and I.
'Cause you're my flashlight.

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Loyalty is hard to undestand | FB | Balthazar

Mensaje por Balthazar A. Holdsworth el Dom Jun 26, 2016 10:10 pm

No había tenido ni un momento de respiro en las últimas semanas. Primero, había sido el trabajo en el Ministerio —Balthazar se dejaba el pellejo trabajando para conseguir su propósito futuro y porque le hacía sentirse ocupado— y también los suyos, reuniones, conversaciones con otros miembros y las citas que el rubio se iba dando con los distintios grupos de criaturas mágicas para que los secundaran. Luego, habían llegado los días del cambio. Él había estado presente en la trifulca del Ministerio, aunque no desde el principio. Bajaba a ver a los presos, pero se había retrasado unos minutos y había llegado justo después de que lo hiciera la Orden. Había echado una mano, pero el destino ya se había escrito. Como debía ser. Después de aquello, había participado activamente en la búsqueda de los prófugos, apresando y capturando a aquellos que desafiaban el nuevo régimen, como un ciudadano completamente comprometido. Como se esperaba de él. Y, por supuesto, había accedido a tener a sus propias cautivas, no podía rechazar aquella proposición, por algo había estado desde el principio con el grupo.

Lo último que lo había tenido ocupado había sido el cambio en el Ministerio. A Balthazar no le había sentado bien, para nada, la decisión de clausurar algunas de las secciones de los departamentos —mucho menos cuando se había enterado que su oficina desaparecía—. Posiblemente, aquel había sido uno de los pocos momentos en los que se había atrevido —o más bien había tenido la necesidad— de criticar a los suyos. Y había sido la primera vez que no lo había hecho delante de Georgine, había tenido que ser Eris quién se ocupase de escuchar las quejas y lamentaciones de Balthazar. También había sido la semiveela la que se había ocupado de calmar y apoyar a Balthazar desde que su prometida había desaparecido. El mayor consuelo que Eris había tenido que ejercer había sido sobre el corazón roto del primogénito de los Holdsworth al enterarse de que su hermana se había ido. El rubio había alabado la llegada del cambio, pero los días posteriores a la instauración de la Dictadura se los había pasado vagando errante por el mundo, casi como un fantasma. Descargando su rabia contra los prófugos que pillaban.

Georgine se había distanciado en los últimos meses, pero había estado ahí siempre, al menos. Sin embargo, el alma de Balthazar se había visto quebrantada sin solución. Su melliza lo había abandonado. El rubio había llegado a llorar la perdida de su hermana porque no le había costado demasiado comprender las consecuencias que tendría. Balthazar la extrañaba, pero tenía que mantener la cabeza alta y escuchar como los suyos señalaban a Georgine como una figura a la que buscar, un peligro para ellos ahora que los había traicionado. Él ni siquiera se sentía así. Comprendía a su melliza —como siempre había hecho— pero no compartía —por primera vez— sus motivos. Aun así, Balthazar estaba desolado, su interior todavía se encontraba en ruinas.

Y, aun así, había encontrado una manera de levantar la cabeza. Había visto la luz en aquel desastre que había sido el éxito. Una reserva de dragones. Por fin, por fin, s había convertido en lo que quería ser. Casi era un tributo para su hermana desaparecida. Una manera de demostrarle que él también sabía seguir a su corazón. Una manera de decirle a su hermana que se habían hecho fuerte. Una manera de sentirla cerca, porque ella siempre le había apoyado en aquella idea, ella siemrpe lo había soñado dragonolista. Y Balthazar también sabía que había otra persona que le había abierto la puerta a aquello y le había invitado a seguir sus sueños. Pero prefería no pensar en ella, no ahora que estaba en Francia, lejos. Había cambiado su rumbo sin ella después del desastre de su descuido, aquel que podría haberle causado tantos problemas. Pero Jeannine había hecho la elección adecuada —mejor había sido mantenerla cerca y silenciada, pero Balthazar prefería la opción que su prometida había cogido aunque no lo reconociera—.

Por eso, le pilló de sorpresa ver su silueta en el parque. El día anterior su socio y él habían conseguido la licencia y los permisos para construir la reserva en los terrenos comprados y lo habían celebrado. Aquel mismo día todavía habían seguido con la celebración y habían empezado a mover los hilos, habían tenido su primera comida de negocios —habían hecho un buen precio para la construción de la reserva y, después, habían recibido noticia de los primeros huevos de dragón que recibirían— y Balthazar había cenado con uno de los administradores de la reserva donde había estado su Morrighan hasta aquel momento. Su dragona volvía a casa. La dragona que su hermana le había dado. Era una manera de creer tener a Georgine cerca. Acababa de dejar a la mujer en un restaurante cercano y su interior le había llevado a caminar durante uno segundos. Todavía asentando y tratando de equilibrar los diversos sentimientos que tenía. Y entonces fue cuando la vio. Caminó hacia ella sin pensarlo demasiado. Aquello solo era un elemento más de aquellos días. Eso quería creer. —Jeannine —dijo cuando ella lo descubrió—. Te ves tan bien como siempre —comentó con tranquilidad. Dio un par de pasos hacía ella. —¿Cuánto hace que has vuelto a Inglaterra? —preguntó. Su madre había dicho algo de una última visita de la madre de la chica, pero Balthazar había estado demasiado ocupado como para interesarse. Tendría que haberlo tomado más en serio.


.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Loyalty is hard to undestand | FB | Balthazar

Mensaje por Jeannine F. Woodhouse el Mar Jul 05, 2016 1:58 am

Frío. Curioso adjetivo. Dependiendo del sustantivo a quien acompañase, sus connotaciones podían ser positivas o negativas. ¿En este momento?, sin duda, algo malo, muy malo. El Balthazar que tenía delante, volvía a ser aquel desconocido de los primeros encuentros. Un hombre que la aterrorizaba al intentar imaginar imágenes de cuando estuvieran casados. Un extraño con el que solo cruzar frases corteses. Como si ambos estuvieran en la época medieval y él fuera un soldado consagrado a una misión sagrada y ella un elemento sin importancia. Se sentía pequeña a su lado. Era el señor Holdsworth, aquel con quien se casaría por deber y lealtad a su familia, no el hombre escondido que creyó ver en sus posteriores encuentros. Aquel que sonreía de verdad cuando creía que Jeaninne no le observaba; que soñaba en secreto con la libertad y cruzaba alguna que otra mirada cómplice con la joven.

Durante el tiempo que Jeaninne había pasado en Francia, temía el momento — a la vez que lo anelara, aunque no quisiera aceptarlo — en que se reencontraran. La última vez que se vieron, era el momento en que mayor conexión habían compartido. Con el beso que compartieron, la chica creyó ver que quizá sus padres no se equivocaron en el compromiso y, sin saberlo, juntaban a dos personas que tenían en común más de lo que parecía en un principio y que solo necesitaban tiempo para conocerse realmente y compartir esos secretos aunque mantuvieran una fachada frente a sus familias. Pero también fue la noche que descubrió lo frágil que era despertarse de un sueño; la otra cara de la moneda. Para encontrar la luz, primero había que sortear la oscuridad, solo que esta, en Balthazar, era demasiada oscura para intentar atravesarla, por lo menos en un principio. ¿Realmente creía en la pureza de sangre, o podría ser fruto de unas enseñanzas a fuego desde la infancia?. ¿Por qué se habría ido?.

Gracias. — Respondió distante. Fría. Me alegro que los... cambios... políticos no te hayan afectado. — Evidentemente, aludía a que siguiera de una pieza, pues imaginaba que los nacidos de muggles o mestizos no habrían huído sin presentar batalla. — He vuelto hace unas horas. No... podía dormir, mañana es mi primer día como sanadora. — Se encogió de hombros sin saber en verdad porque le contaba aquello. Ella no le importaba lo más mínimo, si no, habría ido a buscarla. No es que se hubiera escondido del mundo como si fuera una prófuga.

Caminó hacia un banco cercano. Entre los muchos reencuentros que había imaginado, este no era uno de ellos. Demasiado fríos y distantes, como si no se conocieran, como si no hubieran compartido secretos o besos. Era horrible. ¿No estaría soñando y tendría una pesadilla?.

He oído que... — Buscó sus ojos a la vez que mordía sul labio inferior, unos segundos, dubitativa. — Que Georgine se ha... ido. ¿Estás bien?— ¿Y por qué aquella pregunta? porque en el fondo se preocupaba por él y no había perdido la esperanza de que, por muchas cosas horribles que hubiera hecho, en el fondo fuera bueno y solo necesitara de una influencia que lo ayudase. ¿Cómo humanizar a ese ser impersonal? tocando el tema que más le importaba: su hermana. Por otro lado tenía curiosidad, no creía que Georgine se hubiera ido así como así.

Su afirmación, además, llevaba implícito el que a ella sí le importaba como estaba, aunque a Balthazar le diera todo igual. ¿Tonta?, era un calificativo demasiado suave. En su imaginación, en el reencuentro se hacía la dura, le devolvía cada frase en el mismo tono que él usaba. Si era indiferente, ella aún más. Si no se interesaba por ella, Jeaninne aún menos. Pero la realidad era diferente, sus sentimientos la empujaban a preocuparse por él. A salvarlo.


Kick start my heart when you shine it in my eyes
I'm stuck in the dark but you're my flashlight. You're getting me through the night. I got all I need when I got you and I.
'Cause you're my flashlight.

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Loyalty is hard to undestand | FB | Balthazar

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales