JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

I know nothing | W. Andersen

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I know nothing | W. Andersen

Mensaje por Joanna M. Andersen el Dom Jun 19, 2016 5:58 am

Julio 16 de 2025
18:47 hrs.

Joanna salió del Ministerio cubierta con un abrigo color negro que le llegaba hasta los muslos, botas casi hasta la rodilla y la sensación tranquilizadora de la varita en el bolsillo. Le gustaba sentirla cuando estaba fuera, acariciar la madera con los dedos y caminar con la sensación de que jamás la tomarían por sorpresa. Tenía una cita que cumplir y no planeaba llegar tarde. Aunque ahora las cosas eran diferentes, y los secretos habían dejado de existir en el mundo mágico, había momentos en los que la chica no caminaba con su altivez de siempre, sino que prefería pasar desapercibida. No porque tuviera miedo, no había razón para tenerlo. En esa ocasión era porque no les había dicho a sus padres que iba a reunirse con el tío Walden, y prefería que se mantuviera así, porque sabía, o siquiera tenía una leve sospecha, de lo que iban a conversar.

Pensó en tomar la red Flú, pero no le gustaba estar cubierta de cenizas o suciedad al salir. Por lo que luego de aflorar a la calle de Londres, se ocultó en un callejón, cerró los ojos y se apareció a kilómetros de allí. Menos de diez minutos después, estaba ingresando a la casa de los Andersen, entregándole su abrigo a la servidumbre. Era mejor que estar en su propio hogar. William y Josephine, sin limitaciones de por medio, ahora se expresaban y hablaban justo como querían y como siempre habían querido, pero con los recuerdos de Winnifred flotando en el aire las conversaciones podían ser repentinamente incómodas. Ella tenía mejores cosas qué hacer en el Ministerio.

- Hola, Owen - saludó Joanna a su primo que estaba en casa en sus vacaciones de verano.- ¿Aburrido?- Esperaba en la sala mientras su tío se presentaba, hablándole al chico de Slytherin que estaba jugando ajedrez consigo mismo. La chica le propuso unírsele al menos durante unos turnos, ante lo que el chico parecía no estar muy de acuerdo: muchos en la familia sabían que Joanna era no sólo imbatible en el ajedrez, sino que también podía ponerse… agresiva en el juego. No se dejaba ganar fácilmente y nunca dejaba ganar ni a los más pequeños sólo para darles el capricho de la victoria. Justo cuando estaba planeando cuántos movimientos le tomaría acabar con el caballo blanco, propiedad de Owen, escuchó la voz de Walden Andersen a sus espaldas.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: I know nothing | W. Andersen

Mensaje por A. Walden Andersen el Miér Jun 22, 2016 1:56 am

No se sentía culpable de haber hecho todo lo que había hecho. Era su responsabilidad entregar a los traidores, aunque fuese su propia familia, y había salido airoso de todo ello. William le había recriminado al día siguiente, y tal vez durante toda la semana, porque su hija, desde el principio, estaba en la lista de los que debían caer para que ellos se alzasen. Parecía que su hermano menor ya había entendido que no había nada más que hubiese podido hacer, pero... ¿para qué engañarnos? Él nunca se había preocupado demasiado por lo que sucediese con la oveja negra. Él sí, él lo había intentado. En vano, por supuesto, pero al menos algo había hecho.

En menos de media hora había enviado una lechuza y recibido la respuesta. Citó a Joanna en su mansión para tener una charla entre ambos. Sin tiempo que perder, se encerró en su estudio a trabajar. Tres horas más tarde, el único elfo que tenía permitido entrar en su despacho abrió la puerta sin hacer demasiado ruido—. La joven Joanna ha llegado, mi amo. —Anunció y volvió a cerrar la puerta sin desear interrumpir más.

Demoró varios minutos en acercarse a la sala, donde su hijo continuaba estudiando las piezas del tablero. No sabía por qué no jugaba con su hermana en vez de estar solo. No iba a decir que no se enorgulleciera de él, pero prefería que no practicase solo. Uno no era su peor enemigo, como solían decir—. Disculpa la demora, Jo. —Se quedó detrás de Owen y le presionó el hombro con la mano—. ¿Vienes? En mi estudio estaremos más cómodos. —Era una invitación amable a que abandonase la sala para que pudiesen ir a hablar tranquilos, lejos de oídos curiosos. Acostumbrado a que le hiciesen caso sin rechistar en esa casa, se dio la vuelta y se marchó rápidamente. Al volver a su salón privado, dejó la puerta entreabierta para que la muchacha pudiese entrar—. ¿Quieres tomar algo? Leeven, tráele algo. —Le ordenó al elfo, el cual salió apresuradamente del lugar—. ¿Cómo estás? Hace mucho que no sé de ti. Pareciera que no quisieras venir a visitarnos.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: I know nothing | W. Andersen

Mensaje por Joanna M. Andersen el Sáb Jun 25, 2016 8:02 pm

Joanna alzó la mirada hacia su tío, que se ubicó detrás de Owen mientras le apretaba el hombro. – No te preocupes, con Owen estábamos divirtiéndonos – sonrió hacia el chico, quien no le correspondió en la sonrisa durante unos segundos, y al final lo hizo casi apretando los labios. No creía que le cayera mal a Owen, quizás… le temía miedo a su prima. Ella se limitó a sonreírle divertida y cuando su tío se apresuró a ir a su despacho, tomó a la reina negra del tablero de ajedrez y la movió hacia la derecha. – Jaque – dijo levantándose. Al pasar, tumbó el rey de Owen con dedo índice y se encaminó hacia el despacho de Walden con su andar usual, casi tranquilo. Lo cierto es que aunque odiaba esperar, aquel rato en compañía de él había sido entretenido y siempre estaba dispuesta a jugar una partida. Esperaba que la charla con su tío no involucrara más juegos de poder allá arriba.

- Un café está bien – respondió ella ante la pregunta de su tío. No miró al elfo ni desperdició demasiado segundos en reparar en su presencia. Era como si los elfos ni siquiera existieran. Luego de acomodarse en un asiento con las piernas cruzadas, sonrió divertida. – Bueno, ha pasado un tiempo desde que fui invitada. Cuando recibí tu carta alcancé a sorprenderme, pensé que había una emergencia – bromeó, y fue evidente que lo hizo. Los recientes acontecimientos, además de su trabajo en el Ministerio, le estaba quitando más tiempo del que quisiera. No era que desperdiciara su tiempo en el edificio gubernamental, pero prefería pasar las horas allí aprovechándolas en algo eficiente. Ahora sentía que estaba muy cerca de conseguir lo que quería.

- Estoy mejor que muchas personas. El Ministerio está muy interesante por estos días – se miró las uñas y estiró los dedos -, aunque no tanto como me gustaría. ¿Tú cómo estás? ¿Qué tal San Mungo? – preguntó devolviéndole la mirada. Joanna sospechaba, y era una sospecha muy fuerte, de que su tío la había citado porque necesitaba algo de ella. Siempre había admirado al hombre por las cosas que había logrado y quería hacerlo orgulloso tanto como quería hacer orgullosos a sus padres. Sin embargo, el único problema que tenían, y que los involucraba a ambos, tenía nombre y apellido y estaba oculta en algún lugar del mundo, siendo una traidora como lo eran sus amigos. Era una oportunidad para preguntar por Winnifred y quizás intercambiar algunas pistas, porque si su tío tenía alguna mínima idea de dónde estaría su hermana, ya habría ido por ella. Y Joanna sería una de las primeras en saberlo.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: I know nothing | W. Andersen

Mensaje por A. Walden Andersen el Lun Jul 04, 2016 5:10 am

Se mostró ofendido. ¿Invitarla? No sentía que tuviese necesidad de invitar a ninguno de su familia, creía que siempre habían pasado como si estuviese la puerta abierta en todo momento para ellos. Y así era. Walden apreciaba a los suyos y nunca los dejaría afuera—. No necesitas que te invite para que puedas pasar a visitarnos, Joanna. Creí habértelo dicho. Somos familia, esta también es tu casa. —Mencionó con el semblante serio. Necesitaba la confianza absoluta de la chica, y que se abriese por completo a él, como un libro, para poder descubrir cada detalle de lo que ocultaba.

Fingió interés en todo lo que su sobrina le contaba. No le interesaban demasiado los movimientos del ministerio, pero por no afecta susceptibilidades demostró estarla escuchando. Sin embargo, no le respondió al instante. Leeve entró cargando una bandeja de plata, con dos tazas, una tetera, un tarro de azúcar y el té en hebras. Así como había entrado, volvió a irse en completo silencio. De no haber sido por el ruido de sus pisadas, hubiera pasado inadvertida su presencia en la sala. Esperó hasta que la criatura se hubo marchado nuevamente antes de volver a tomar la palabra.

— En orden, tal y como debería estar siempre. Sin tantos críos revoltosos haciendo que trabajan cuando sólo están allí como diversión, ahora somos más eficaces. —Respondió midiendo sus palabras. No era necesario decir que se alegraba de que todos los miembros de la Orden que aprendían su oficio en San Mungo ya no estaban, y eso le generaba un gran placer—. Me alegro de que hayas tenido la suficiente cabeza como para entrar al Ministerio. Deberías hablarlo con Owen, no sé qué ideas extrañas de ser jugador de Quidditch se le han metido en la cabeza últimamente. —Frunció el ceño. No iba a aceptar que ninguno de sus hijos fuese mediocre, quería buenos ejemplos para ellos y Joanna era la indicada. Era todo lo que esperaba de cualquiera de sus hijos. Su hermano era afortunado... o en parte lo era, al menos—. Llévale a dar una vuelta por el Ministerio, enséñale qué es lo que tú haces, déjale que hable con tus jefes para que vea que es un buen empleo. Lo que sea. —Estaba poniendo un gran peso sobre los hombros de la muchacha, esperaba que no lo defraudase.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: I know nothing | W. Andersen

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales