JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Vie Mayo 20, 2016 8:26 am

6 de Abril, 2025


Lo primero de él que se materializo fue la mano que sí le servía, esa en que apretaba la varita hasta casi romperla por culpa del aumento de fuerza que se había bebido. Su puño colisionó contra el marco del ventanal aunque su intención había sido solamente apoyarse en la superficie. Aun cuando sus pies ya estaban también ahí para sostenerlo Ryuunosuke perdió el equilibrio y un segundo choque dio a la ventana, ésta vez con un costado de su cabeza. Gruñó una maldición en su idioma natural al segundo siguiente, antes de que sus rodillas tocaran bruscamente el suelo del balcón. Se encontraba afuera de la residencia de los Reed, en el sitio exacto que su mente visualizó en cuanto  logró quitarse de encima a la vampiresa.

Si intentaba entrar en esa casa por su cuenta caerían sobre él los hechizos de defensa del lugar y, conociendo a quienes habitaban del otro lado, ni uno solo sería amable. –¡Hanae!– la llamó sabiendo que estaba en el balcón que correspondía a la habitación de la bruja. El esfuerzo con que la voz salió  de su garganta le pesó en el alma, y, hasta ese momento, pareció recordar que sangre brotaba de su cuello. Giró hasta apoyar la espalda en el vidrio, el mentón alzó a la vez que cerraba los ojos y entonces la mano se llevó a presionar donde Rhankaves lo había mordido con violencia. No se olvidaba de la muñeca que la vampiresa le había arruinado, ese brazo lo mantenía tirante ya que el menor movimiento le provocaba una nueva oleada de dolor. Ni siquiera quería mirarse en ese punto, hacerlo le hacía hervir de nuevo en rabia porque el aspecto que tenía le recordaba la humillación vivida.

Había sido un estúpido al creer que tenía posibilidad contra esa criatura de la noche, al final, un Cruciatus había sido su mejor carta, o mejor dicho la única. Nada mas había alcanzado a hacer contra ella, fue una suerte que la maldición surgiera con eficiencia a pesar de no haber sido lanzada con la varita propia del mago. ¿Debería agradecerle a la misma Elaine por llenarlo de terribles intenciones?

Pero como todo siempre podía ir a peor, el aparecerse en pésimas condiciones tuvo su costo. Como si los arañazos en el torso no fuesen suficientes, la piel de su costado se había desgarrado como producto de una despartición sufrida en el trayecto. –No me dejes solo…– murmuró con la vista más empañada que antes, su mente empezaba a perderse también al grado de que ya ni siquiera se molestó en revisar qué tan dañado estaba su costado. Al menos el dragón seguía en su cuello, aunque manchado por la sangre del cazador. Eso estaba mal, siempre lo había cuidado con esmero.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Sáb Mayo 21, 2016 3:53 pm

La existencia de la dama más joven de los Reed había alcanzado niveles preocupantes de estrés. Y todo por un hecho que no había podido controlar, prever, ni evitar. Desde la noche del 24 de Marzo, sus reuniones con Ihara se habían vuelto más enfermizas y complicadas. Intentaba apartarse, marcar una distancia, pero a fin de cuentas lo único que hacía era dejarse llevar por las necesidades físicas que le despertaba ese hombre y además, luego de saber que se había reunido con Ryūjin a pesar de que moría por preguntarle qué opinaba del hijo que habían hecho juntos, no se sentía capaz y se guardaba sus dudas cubriéndole al hombre los labios con los propios para silenciarlos a ambos con la verdad.

Ahora un nuevo mes daba comienzo y estaba ya casi decidida a que le diría al cazarrecompensas que todo se había acabado. Que se fuera por donde vino. Pero le faltaba, o mejor dicho, le sobraba alma para hacerlo. Luego de despedirse de su tesoro para que durmiera tranquilo se fue a su habitación. Allí cerró la puerta lo mejor que pudo y luego de vestirse la ropa para dormir intentó relajarse, pero dormir le costaba un montón últimamente y desvelada pensó en alguna forma de bajar las revoluciones, solo una conocía que podía hacer sin moverse de la cama, cerró los ojos y lentamente sus manos fueron a tomar posición. Sabía que no debía pero prefería esfumar su mente unos minutos de sus preocupaciones.

Al borde estuvo de iniciar cuando un golpe en la ventana le hizo dar un respingo. La varita rebuscó cuando un segundo sonido, nada amable, resonó otra vez haciéndola levantarse de su posición. Dispuesta a atacar a quien estuviera del otro lado se acercó a la ventana que daba al balcón cuando una voz que solía escuchar incluso en sus sueños y pesadillas la llamó. No. No podía ser él, ella se lo había advertido, tal vez era una trampa. Solo por eso se tardó en acercarse, su mano había temblado un momento pero cuando ya se dio la fuerza necesaria abrió primero la cortina y no lo vio hasta que bajo la vista.

¿Ihara?! ¿Qué demonios haces aquí? —preguntó molesta y así mismo abrió el ventanal, eliminando de paso las protecciones. Más le valía a ese idiota no gritar o hacer un alboroto porque si Belladona se daba cuenta iba a causar un desastre de proporciones no imaginadas. Peor si Ryūjin se despertaba también—. Ya te advertí que no vinieras, haz el favor de mov… ¿Por qué estás a medio vestir? ¿Ryuunosuke?! —tardó en notar que el hombre no parecía estar normal y antes de lograr atisbar la sangre en la penumbra, primero le llegó el olor a la nariz.

De golpe se arrodilló a su lado sin importarle el dolor y entonces sí pudo notar que algo iba mal, más que mal. El aire pareció cortarse en su garganta y el mundo entero se detuvo en esos instantes. La mano extendió para tocar el lado del torso del mago y al sentir la carne viva comenzó a desesperarse—. No… No… Se suponía que ibas a cuidarte… ¡No te atrevas a dormirte! ¡Mírame Ryuu!! —le exigió y aunque terminó manchándolo de sangre, le tocó el rostro fijándose entonces en qué se presionaba el cuello. ¿Por qué estaba allí? ¿Por qué estaba así?

Nada tenía sentido, tampoco el miedo terrible que le sobrevino con la posibilidad de perder algo que ni siquiera era suyo. La rompió por dentro el verlo así y aunque nada sabía de curaciones, pensó que algo podía hacer. Necesitaba explicaciones. ¿Alguien lo habría seguido? Intentó ayudarlo a levantarse pero la fuerza no era una de sus cualidades y ofuscada terminó por moverlo con la varita. Con todo el cuidado posible lo hizo levitar abriendo ya del todo el ventanal y lo dejo reposar sobre su cama, la habitación selló por completo después, tanto para que no entraran, como para que no se escuchara nada desde fuera, ni siquiera los verían pues hasta las cortinas se corrieron.

Al girarse hacia él, con la habitación iluminada, por poco y se queda en blanco. A él se acercó y al ver el colgante manchado en su cuello su corazón terminó de estrujarse. Las manos manchadas se miró con espanto y a su rostro las llevó perturbada hasta que se dio cuenta de que se estaba ensuciando también. Habría llorado de haber podido, pero no iba a comenzar ahora con sensibilidades—. No me dejes Ryuu... No de nuevo —rogó y luego de calmarse, dentro de lo posible, trató de identificar las heridas y pensar en algo que hacer. Pero dudaba tener suficientes pociones aparte de las que usaban para curar las pequeñas heridas que se hacía su hijo jugando de vez en cuando—. ¿Qué ocurrió? —quería negarse a la posibilidad de que hubiese sido un ataque del grupo al que se había unido pero no podía asegurarlo, además ella misma se había negado a dar el nombre del hombre para que no lo tocaran… ¿Qué había hecho...?


Última edición por Hanae Reed el Jue Mayo 26, 2016 6:14 am, editado 1 vez


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Dom Mayo 22, 2016 4:34 pm

La voz de ella fue apenas un murmullo antes de que el ventanal se abriera, después, se convirtió en aquello que ancló al mago a la vida. Porque mientras pudiese escuchar a Hanae, recordaría que su propia existencia tenía sentido. Sin embargo no fue capaz de responder a sus preguntas, el hombre mínimamente movió el rostro hacia ella para mirarla luego de que se arrodillara junto a él y le exigiera cosas que su mente en esos instantes no fue capaz de procesar. El tacto a su rostro trajo calma a su alma, eso era todo lo que pedía, poder sentir de nuevo a esa mujer que tanto amaba por si acaso era ese su final. Ah, pero la sensación de humedad que le dieron los dedos de la chica al hacer contacto con la piel le recordó los grandes problemas que estaba dando a la persona  a quien menos quería molestar o preocupar. ¿Habría sido mejor dejarla fuera de todo eso?

En esos pensamientos se ocupó la mente del mago antes de apagarse unos minutos, justo cuando la joven optó por moverlo con ayuda de la magia hacia el interior de su habitación. La textura de la cama le hizo sentir a salvo de alguna forma, o tal vez era el  aroma de Hanae que reinaba en todo el lugar. La sintió entonces cerca, y sus ojos se abrieron para buscarla, pero la encontró con las manos manchadas de rojo en el rostro y eso le trajo una fuerte dosis de angustia. Por un momento creyó que la bruja estaba también herida, esa posibilidad le recordó las amenazas de Rhankaves y todo su ser volvió a tensarse. Debía levantarse y colocar hechizos de protección.

Hanae no se percató, pero Ihara ya la escuchaba con atención aunque su vista no reflejara lo consciente que volvía a estar. ¿Cómo decirle, en medio del dolor que lo atacaba en distintas partes, que no volvería a dejarla atrás? El tiempo que la americana dedicó a revisarle las heridas el cazador lo empleó para lo mismo, sus párpados se cerraron de nuevo sin haber coincidido con la mirada de la mujer, y así a ojos cerrados, intentó identificar qué herida era más seria. –Un vampiro– respondió por fin, casi en un murmullo –Hace tiempo intenté atraparla, topé con ella al salir de la posada…– explicó con dificultad dejando de cubrir el daño de su cuello para palpar el costado que le dolía más que todo lo demás.

Un tosco quejido brotó de su boca al mismo tiempo que apretó los ojos, solo eso le faltaba… tener la carne expuesta… –Perdóname Hanae– de un hombro la tomó y aunque la idea era impulsarse hacia ella para abrazarla, terminó por llevarla consigo a la cama ya que el dolor le impidió mantener la posición. Tal vez si hubiese tenido la otra mano para apoyarse lo habría conseguido. En esos momentos no le importó la sangre y el dolor lo aguantó, porque más desesperado estaba por llenarse de la bruja una vez más. La apretó con fuerza, con exceso de fuerza en realidad a pesar de ser con un solo brazo. Suavizó de inmediato  esa demostración, con pesar pues ni siquiera abrazarla correctamente podía. –Necesito de ti…– en todos los sentidos posibles. El mago buscó los orbes contrarios, también los labios que sabía que vida podían darle con un simple roce.

Ryuunosuke dejó de apresarla contra él, una mano de ella buscó y como pudo la encaminó hacia su costado. El dolor era punzante, ardía desde adentro. –No tuve tiempo de prepararme– justificó su fallida aparición, casi todo había resultado un desastre esa noche. Que alguien le dijera que eso iba a cambiar, que al menos con Hanae las cosas no se arruinarían más después de haberse atrevido a pisar territorio prohibido.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Jue Mayo 26, 2016 10:12 am

Que no respondiera sus preguntas comenzaba a ser un tormento, pero al parecer el mago había perdido la capacidad de expresarse en esos minutos de dolor y aunque ella quería hasta ahorcarlo para que pronunciara alguna palabra, entendía que se trataba de un problema mayor a sus deseos de escucharlo. El silencio estaba comenzando a asfixiarla mientras se aseguraba de revisarlo visualmente, pero no fue hasta que Ihara dijo al fin la palabra acertada que ella pudo encajar todas las ideas. La sangre brotando en su cuello, los arañazos en el torso… ¿Pero qué tenía que ver un vampiro con dañarle de manera tan brutal el costado? Parecía más la herida de un hombre lobo.

Para peor, era ella. Un sentimiento casi bilioso se formó en el cuerpo de la Reed y con disgusto observó el colgante manchado. ¿Esa criatura se había atrevido a tocarlo? Pues iba a pagarlo también con sangre. Ah, pero se suponía que ella no podía tener, de manera alguna, celos de ese cazador y de lo que fuera que hiciese. Entre murmullos renegó la americana mientras intentaba coordinar sus posibilidades e ideas con rapidez. No sabía qué hacer para ayudarlo o si necesitaba algún tratamiento extra para curar heridas de vampiros.

Calla… —pidió al ver que intentaba disculparse con ella, pero además él se atrevió a abrazarla, con tanta fuerza que le hizo soltar un quejido de puro dolor por el tacto bruto en la espalda. Ella conocía de memoria la fuerza del hombre y por lo mismo podía notar que esta era diferente, que algo extraño había—. Aquí estoy… pero no puedo si me rompes la espalda —le gruñó en respuesta a su petición y mirándolo fijo se quedó. Con los ojos diciendo todo lo que ella no podía por su cuenta.

Una parte de su alma estaba feliz de saberse de confianza para él, tanto que fuese a buscarla directamente cuando se estaba casi muriendo. Pero otra parte le recordaba lo incorrecto de mantenerlo allí, que necesitaba curarlo cuanto antes y que sus manos y cuidados eran insuficientes para tratarlo—. Espera… Y-ya sé… —sabía que no se atrevería a moverse así que se apartó de él para centrar su mente en el lugar al que necesitaba llegar. Pero antes de esfumarse se movió de nuevo hacia la cama y le tomó la mano con cuidado—. Traeré ayuda… No intentes irte así, por favor… por favor, espérame —luego de la caricia si cerró los ojos y tan rápido como su varitia le permitió se dirigió a otro lugar dentro del mundo mágico, uno del que había dependido en cada enfermedad nueva y preocupante de su pequeño dragón.

¡Ayuda! —exclamó en el lugar exacto y seguramente sus manos y rostro con manchas de sangre servirían de auto explicativos, pues aunque le costó, logró recordar donde encontrar a alguien que si conocía de años atrás. De esos tiempos cuando su preocupación por su niño en las noches y el mismo desconocimiento le hacían salir a buscar ayuda a horas poco prudentes y aceptables para una madre cualquiera.

Al encontrar al mago en cuestión del brazo lo tomó y tan alterada como estaba le explicó que lo necesitaba, no supo si le faltó poner atención o si realmente le entendió, pero pronto estuvieron en camino de regreso con la varita de la mujer—. Por favor… No podía hablar con nadie más, espero no te moleste trabajar encerrado… Fue un vampiro, una… Haz algo —rogó de manera casi excesivamente exigente pero esperaba que el otro hombre le ayudara. Si se negaba entonces los problemas podrían empeorar. Pues cuando actuaba como mujer preocupada no había alma en ese mundo que entendiera de donde sacaba tanta fiereza.


Última edición por Hanae Reed el Sáb Jul 09, 2016 11:27 pm, editado 2 veces


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Vie Mayo 27, 2016 8:01 am

La forma en que Hanae lo miró esos escasos minutos no los olvidaría nunca. En sus ojos quería perderse, en sus brazos estar por siempre, pero como todas las otras veces parecía no ser posible. –Hanae. No…– angustiado quiso retenerla, no quería que lo dejara solo, ¡no en esos momentos! Desgraciadamente, y como de costumbre, la bruja ya tenía su propio plan y le pedía que esperara por ella. ¿Si él le hubiese dicho esas mismas palabras años atrás, Hanae lo habría esperado? –¡Hanae!– la llamó con fuerza, pero la americana ya se había esfumado.

El cuello se palpó, sentirlo tan húmedo era desastroso y apretando fuerte los labios volvió a presionarse la herida. Una cosa era segura, Ihara no iba a moverse de ahí, no era suicida aunque en ocasiones lo pareciera.

Ella volvería, ¿cierto? Intentó tranquilizarse a sí mismo repitiéndose afirmativamente que así sería. Por mucho que esa mujer lo odiara, también guardaba algo más potente que ese sentimiento en su interior, en lo más profundo. Ese “algo”había llevado al mago de regreso a ella, porque a su vez Ryuunosuke también lo sentía. Precisamente por eso tenía miedo, miedo de no volver a verla, miedo de que ese amor existente fuese desgarrado. –Te esperaré, te esperaré…– murmuró débilmente antes de respirar profundo repetidamente. El cazador no imaginaba lo caro que le saldría el haberse opuesto a Rhankaves.


No supo cuánto tiempo transcurrió desde la partida de la bruja porque su mente se apagaba de manera intermitente. Pero cuando percibió que alguien aparecía de nuevo en la habitación, abrió los ojos y lo que descubrió no le gustó. A pesar de su condición frunció el ceño. ¿Quién era ese hombre de ojos rasgados? Ya sabía que Reed había ido por ayuda, pero el sujeto seguramente era de gran confianza para la dama como para que acudiera a él en esas circunstancias. –¿Quién es?– interrogó casi con enojo. Su voz se escuchó exhausta y débil. Si resultaba ser el padre que a madre e hijo abandonó iba a matarlo en cuanto tuviese algo de fuerza.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Sáb Mayo 28, 2016 10:22 am

Su parte del trabajo en San Mungo estaba hecho. Hayato no tenía más pendientes esa noche y a su departamento podía regresar. Pero no lo haría, no sin encontrarse primero con ella. ¿Quién era esa mujer que aparecía en su cabeza? ¿Estaba relacionada de alguna forma con las escenas que durante la última hora le habían estado invadiendo casi todos los sentidos? Porque como en muchas otras ocasiones, a él venían imágenes ajenas sin que pudiera evitarlo.

A tres distintos individuos distinguió en sus visiones, dos mujeres, un hombre. Pero de él tan solo veía las manos o lo que uno alcanzaría a apreciar al mirarse a sí mismo, así que el rostro le era desconocido. Una de las brujas le era familiar –quizá por eso dio tanta importancia a esas visiones en específico– la veía aparecer en una de las salas de espera del hospital, donde él ejerció antes de pasar a ser el secretario del director. Sus ojos le eran negados, pero las mejillas manchadas de sangre bastaron para que el medimago se preparara incluso antes de saber si ella haría acto de presencia frente a él esa misma noche. Tomó un botiquín de los que ya tenía armados para posibles urgencias de la Orden y con el en mano se dirigió al sitio donde según sus visiones, la mujer de cabello corto o recogido se aparecería.

A cada paso que daba recordaba el aspecto de la otra mujer, la que claramente hería al hombre del callejón. Hayato no conocía ningún vampiro y esperaba seguir así, porque él no sería capaz de recurrir a una maldición imperdonable, los hechizos ofensivos ni siquiera eran su fuerte. –No toques al niño.– murmuró inconscientemente sin detener sus pasos, la mirada llevaba ausente, sus pies parecían guiarlo automáticamente a donde él sabía que debía estar.

Abruptamente sus pies dejaron de moverse, el mago parpadeó ligeramente confuso y con extrañeza observó a su alrededor. Otros pacientes se encontraban en ese espacio y, en cuestión de segundos, Reed apareció. El rojo en sus facciones le confirmó a Tsukahara que era ella a quien debía seguir por lo que antes de que cruzaran sus miradas, ya avanzaba hacia la dama para brindarle la ayuda que desesperadamente solicitaba.


La aparición en sí era un suceso rápido, pero ésta le pareció casi instantánea. En un abrir y cerrar de ojos fue llevado a una habitación desconocida y sobre la cama, encontró al otro mago. Conocía sus manos, tenía suerte de estar en una pieza después de todo lo que había hecho. –No te preocupes por el encierro– no podía decirle que ya estaba al tanto de que un vampiro se había robado la sangre del hombre que con desconfianza lo estaba mirando. –Tsukahara Hayato– se presentó haciendo caso omiso de la actitud del otro. Del maletín que preparó sacó más de un frasco y uno se lo entregó a Hanae –Dale a beber, recuperará parte de la sangre que ha perdido.– indicó a la joven –Trabajaremos al mismo tiempo, así será más rápido.– Las heridas teóricamente menos graves se las dejaría a ella, así él podría hacerse cargo de las que más riesgo representaban.

Atenderé el daño en su costado. Prepárese, no querrá lucir débil frente a la Señorita.– avisó tras quitarle el cinto con armas a Ihara, después aplicó en sus propias manos un hechizo que las limpiaría de cualquier posible contaminante.

Con precisión aplicó las gotas necesarias en la carne abierta para restaurar la piel que hacía falta, un vistazo había sido suficiente para saber que se trataba de una despartición. –Cuando termines con eso prueba a arreglar su muñeca. Será necesario que se recargue sobre ese lado de su cuerpo para poder aplicarle díctamo en toda la herida.– ya había reconocido a su “asistente”como madre de un pequeño niño  a quien antes atendía en casos urgentes, Ryūjin Reed.

Afortunadamente la herida sobre la que aplicó el díctamo no generó ninguna clase de humo, con eso quedaba descartado el que tuviese alguna infección, pero el daño abarcaba una parte considerable del cuerpo del hombre y por ello le llevaría un poco más de tiempo terminar con eso.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Dom Jul 10, 2016 12:40 am

Agradeció a todas las fuerzas del universo que Tsukahara hubiese accedido a ir con ella casi sin preguntar. Pero al llegar donde estaba Ryuunosuke, la mujer quedó casi pasmada al escucharlo tan enfadado. ¡Ayuda! ¡Eso era! Reconocería ese tono celópata en cualquier lugar así que el ceño frunció mirando al herido. Tenía que ser amable con él, pero más le valía no comportarse como un tarado en esos momentos—. Mientras no te duermas no pienso regañarte… Es el medimago que me ayudaba con Ryūjin cuando era pequeño —le comentó al que estaba en su cama y enfocó poco después al experto que al parecer ya tenía idea clara de qué hacer.

Tomó sin dudarlo de la pequeña botella que restauraría su sangre—. Lo haré —aseguró y pronto tomó asiento al lado del hombre, no quería que se ahogara bebiendo así que con cuidado se aseguró de moverlo un poco, seguro le dolería en el acto, pero necesitaba que levantara su cabeza—. Bebe, por favor… —rogó en un murmullo y vertió parte del líquido luego de ayudarle a abrir la boca con los dedos—. ¿Tiene que beberla toda o solo un poco? —preguntó mientras el secretario se movía rápidamente para quitarle el exceso de accesorios a Ihara.

Angustiada lo escuchó, ¿Iba a doler mucho? Sus manos acariciaron el rostro que acababa de manchar con excesivo cuidado y cariño. Ya estaban con Hayato, quería creer que todo iría bien. Atenta observó las siguientes curaciones que comenzó a aplicar el mago y una vez estuvo libre del frasco que debía darle a beber, lo dejó a un lado para hacer lo que se le solicitaba—. ¿Arreglar? —nerviosa observó la muñeca del hombre, no estaba segura de si recordaba el hechizo que serviría para curarlo—. Está bien, puedo hacerlo —dijo tratando de calmarse y de convencerse a sí misma.

Quería creer que no podía arruinar más el estado de Ryuu pero saber que necesitaba girarse le hizo preocuparse de más—. No sé si puedo moverlo sola —avisó y luego miró a los ojos al padre de su hijo. Trató de ayudarlo a acomodarse aunque parecía que su cuerpo estaba más pesado que otros días, más pesado y más fuerte, todo complicado a su ver. El cabello largo del cazarrecompensas se aseguró de dejar hacia atrás y entonces tuvo una vista más directa y evidente de la herida en su cuello, una exclamación de asombro le sobrevino y agobiada buscó la mirada del medimago—. ¡Hayato! ¡Mira! Creo que es donde le duele más… Haz algo —pidió imposibles pues solía hacerlo, de ese modo era que su empresa pudo surgir y mantenerse en el tiempo. Por su parte tomó con cuidado el brazo que tenía la muñeca visiblemente herida y susurró mil perdones antes de hacer su primer intento.

Los segundos pasaron y trató de hacerle mover la muñeca, temiendo haberla dejado peor—. Dime si todavía duele... —pidió seria por la excesiva preocupación que sentía y la mirada del hombre que amaba más de lo que odiaba buscó intentando traspasarle fuerzas. Si pudiese quitarle algo de dolor y llevarlo ella... Se sorprendió del pensamiento y confundida esperó la respuesta ajena. No se suponía que quisiese salir herida para que Ryuunosuke volviese a estar bien. Mucho menos compartir el sufrimiento con él.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Vie Jul 15, 2016 8:15 am

Hayato Tsukahara, medimago. Se prometió mentalmente investigar a ese sujeto cuando todo mejorara, porque evidentemente de momento no podía hacer absolutamente nada. Además notó el regaño en la mirada de Hanae, a pesar de los años se sabían leer tan bien que él supo de inmediato que ella lo había descubierto celoso por la presencia del otro hombre. Desvió la mirada como niño regañado y apretó los labios para no soltar alguna otra tontería, aunque poco le duró.

Las gotas que el medimago dejó caer sobre la más extensa de sus heridas le hizo soltar un gruñido, en automático buscó con enfado la mirada del mago que lo curaba pero al encontrarla lo que se topó fue un “Te lo advertí” que enojó todavía más al cazador. Con la quijada tensa se resignó a soportar la presencia del tercero y a obedecer sus indicaciones, siendo la primera el beber del frasco que la bruja tenía ya en las manos. Ridículo se sintió porque Hanae tuvo que ayudarlo a levantar la cabeza para beber, por su parte quiso hacer el esfuerzo de cooperar para que a ella no le fuese tan difícil pero descubrir que ni para eso tenía fuerzas comenzó a deprimirlo.

Se permitió ser querido por las manos de la joven que con cuidado le acariciaron el rostro, bebió la cantidad señalada por Tsukahara y tras escuchar de su parte lo que seguía, intentó prepararse para soportar los arreglos que sabía no serían amigables. –Intentaré ayudarte– dijo dándose cuenta de que sus latidos se aceleraban, ¿estaba nervioso? Sí, o algo parecido, porque imaginaba el dolor que vendría y el que Hanae lo viera en ese estado no le ayudaba a sentirse mejor… En ese punto sus ojos se cruzaron con los de ella y la preocupación circuló en ambas direcciones. Sufrir en conjunto no era sencillo, una parte de él habría preferido padecerlo en solitario pero… si ese camino hubiese tomado quizá no habría conseguido nada bueno.

Malamente no pudo cooperar para acomodarse como el medimago necesitaba, su orgullo se desplomó otro tanto. La mordida en su cuello no tardó en quedar a la vista, el espanto con que su bruja alertó al otro japonés causó tensión en el herido y entonces sin saber por qué exactamente, se sintió más enojado que antes. Tal vez porque recordó a Rhankaves y la humillación que le hizo pasar, o porque Hanae depositaba exceso de confianza en su invitado.

El brazo que todavía le servía consiguió mover para cubrirse las perforaciones y el desgarre que los colmillos de la demente de Elaine le habían dejado en la piel. En eso se centraba cuando los murmullos de su reina rompieron el silencio avisándole que venía una de las tantas partes difíciles de la noche. Ésta vez sí se preparó, los dientes apretó y gracias a ello no soltó mas que quejidos que se ahogaron en su garganta, minutos le costó recuperarse y poder hablar sin sonar demasiado afectado. –Duele pero… ya la siento normal. Gracias…- Respiró aliviado luego de eso, cerró los ojos al hacerlo y al abrirlos de nuevo coincidió con los orbes de la mujer que parecía esforzarse al doble con tal de verlo a salvo.

El pecho le dolió, había estado tan cerca de perderla para siempre que una inusual tristeza lo invadió. A pesar de eso consiguió sonreír para ella aunque no con la fuerza que le habría gustado, estaba exhausto, los efectos de la poción se retiraban y los efectos secundarios estaban a punto de consumir las pocas fuerzas que le quedaban. –Hanae– tenía que advertirle de una vez, por si acaso caía en la inconsciencia –Eleva las protecciones, no te separes de Ryūjin. Vendrán por ustedes y será mi culpa…– pidió con una desesperación que amenazaba con dominarlo. –Tu– giró el rostro en busca de la mirada del medimago –Coloca hechizos, los vampiros son peligrosos– ordenó antes de que una nueva oleada de dolor le recorriera, recordándole que también a ese sujeto le debía el seguir respirando. –Por favor, cuídalos…– fue lo último que dijo antes de que la debilidad le hiciera perderse mentalmente otros segundos. No quería caer en la inconsciencia, era su deber mantenerse alerta. Podía sentirlo.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Vie Jul 15, 2016 9:16 am

Todo. Necesita recuperar sangre cuanto antes.– respondió serio sin perder la concentración de lo que hacía. Más gotas aplicó en otra zona de la herida que tenía disponible de momento y si desvió la mirada a un punto distinto fue porque sintió demasiada insistencia por parte de la mirada de su paciente. ¿Por qué le molestaba tanto su presencia? Hayato no tenía idea de por qué el mago se mostraba tan desconfiado con él pero más le valía no complicarle el trabajo, se lo avisó con una mirada, y también con otra dosis de díctamo que vertió en una zona herida a mayor profundidad. Ya llevaba suficiente tiempo ejerciendo el oficio de medimago como para saber que el díctamo en la carne más profunda parecía quemar. No es que disfrutara haciendo sufrir a quienes atendía, pero ese tipo necesitaba entender su lugar.

Y funcionó, o al menos eso parecía. –Usted no haga esfuerzos– avisó a Ihara tras escuchar sus intenciones de ayudar a acomodarse de costado –Lo moveremos entre los dos– dijo a Hanae y luego de poner a levitar el frasco de díctamo puso sus manos en la espalda del otro hombre para ayudar a acomodarlo. De pronto Hayato tenía a la vista algo más serio de qué ocuparse: la despartición en la espalda era peor.

De reojo observó a Ryuunosuke, ¿sería mejor ponerlo a dormir? Tomaba la decisión cuando la mujer con espanto le pidió poner atención a otra de las heridas que sufría su hombre. El vidente frunció el ceño al enfocar el cuello ensangrentado pero no porque le sorprendiera el que se tratara de una mordida de vampiro –eso ya se lo habían dicho sus visiones– sino porque era la primera vez que veía una directamente.  –Su cuello puede esperar, mientras él lo presione no empeorará. Urge más cerrarle la carne.– le dijo a la angustiada empresaria. ¡No podía hacer todo a la vez! Por más que quisiera…

Se percató de que el mismo cazador se apretaba el cuello aunque daba la impresión de que no era para evitar perder sangre, mas bien daba la impresión de querer aminorar la preocupación de la mujer pero naturalmente cubrirse no iba a servir de nada. –Usa Episkey en su muñeca, ahora que ya esta en su lugar ese hechizo bastará para que vuelva completamente a la normalidad.– dirigió con calma a Hanae. Una pregunta iba a lanzar al afectado cuando éste se le adelantó y comenzó a hablar sobre más protecciones mágicas para el lugar. Le preocupó que realmente pudiera aparecer una de esas criaturas que él mencionaba para arruinarles el cuello a todos, algunas escenas del ataque todavía flotaban en su cabeza y estaba seguro de no querer a esa vampiresa cerca, pero había algo que necesitaba saber antes de usar si varita para algo que no fuese curativo.

Bien, lo haré, pondré mis propias protecciones si a Reed no le molesta, pero primero dígame que ha consumido para alterar su organismo. Necesito saberlo. Después haré lo que me pide.– con la intención de captar la atención dela bruja señaló con la varita la carne “fresca” que el otro hombre tenía en la espalda, desconocía si ella estaba enterada de qué clase de cosas bebía el herido. –Eso, debería estarlo matando de dolor a pesar de no estar en contacto directo con el díctamo. Algo ha consumido que inhibe su sensibilidad de forma aleatoria. No será poción magnatus, ¿o sí?– interrogó con severidad. El consumo de esa cosa no era legal por varias razones, empezando porque el consumo constante atrofiaba el sistema muscular. –Si es eso las heridas le van a ser insoportables en cuanto el efecto termine…– avisó y a Hanae buscó con la mirada. Esperaba que ella captara que era mejor dejar inconsciente a ese mago antes de que la peor parte comenzara.

Hay que limpiar todos los rastros de sangre, incluyendo los de tu rostro Reed.– señaló volviendo a la labor de antes –Si la persona que amo tuviese mi sangre ensuciando su rostro yo no podría estar tranquilo.– comentó mirando brevemente a la mencionada y después al hombre. No necesitaba recurrir a sus visiones para darse cuenta de que esos dos compartían algo envidiablemente intenso, la forma en que se miraban los delataba.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: I'll dream tonight too, dreams of you | Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales