JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Nishikigoi | Priv

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Miér Mayo 18, 2016 2:32 am

Lunes 5 de Mayo, 2025 | 15:00 hrs.


Ryuunosuke se negaba a darse por vencido. No había sido capaz de hablar con Hanae sobre las intenciones que tenía para ella y su hijo, pero eso no significaba que no lo tuviese presente, especialmente ese día que en su tierra natal era dedicado a los niños. En pleno Londres no tenía cometas de carpas para usar como se acostumbraba, pero al menos esperaba poder pasar unas horas con ellos, invitarlos a cualquier sitio que les apeteciera. Y el hermano de la bruja sin darse cuenta, le había proporcionado información útil para alcanzar su objetivo.  

Unas noches atrás Ryuunosuke había optado por usar el Noctámbulo para trasladarse y fue ahí donde descubrió que Kaoru conducía el vehículo. Preguntas sospechosas le había lanzado el conductor a Ihara, parecía querer averiguar algo de sus asuntos con Hanae y otro tanto de lo ocurrido con Ryūjin en el parque el día que se encontraron por primera vez, pero el cazador acostumbrado a negociar con información evadió sus cuestionamientos o dio respuestas no comprometedoras. Si Hanae quería conservar su relación en secreto, él se aseguraría de que así fuera, aunque por dentro cierto pesar le carcomiera. Por fortuna Ryuunosuke si consiguió datos útiles de Kaoru, entre ellos uno importante en la agenda de la empresaria y en base al cual cambió de alojamiento al Caldero Chorreante.

Si elle preguntaba qué hacía ahí podría defenderse perfectamente con la verdad, se estaba quedando ahí por unos días. Por eso su motocicleta estaba afuera mientras él bebía algo en una de las mesas más cercanas a la puerta por donde se salía a las calles de Londres muggle. Según lo que escuchó de Kaoru, Hanae llevaría ese día a Ryūjin  a un parque temático de los no mágicos, por lo que no tenía otra opción mas que cruzar por ese lugar para llegar al otro lado, era el camino más seguro para el pequeño que llevaba consigo. La hora exacta no la sabía, pero para no arriesgarse a “perderlos de vista” tomó asiento en esa mesa desde la hora de la comida o un poco antes.

Cada vez que alguien del lado mágico llegaba por su correspondiente puerta Ryuunosuke prestaba atención esperando que fueran los Reed. Así, en uno de tantos intentos, sus ojos tuvieron la suerte de ver a la jovencita que desde hace tiempo le había robado mucho más que el corazón. Ryūjin iba de su mano y al menos de momento no habían notado su presencia. Dejó su asiento y hacia la barra se dirigió para pagar su cuenta, saliendo luego al encuentro de la incompleta familia que teóricamente se disponía a buscar transporte para llegar a su destino.

Hanae– la llamó sin disimular la sonrisa. –Hola Ryūjin, feliz día–  hizo una inclinación de la cabeza, sin cambiar de expresión. Desconocía si la madre estaba al tanto de lo ocurrido el otro día, él no había sacado nunca el tema y tampoco consiguió que Kaoru le aclarara ese punto. Tendría que preguntárselo personalmente al niño, pero hacerlo sin que Hanae lo mirara raro sería difícil. –¿Van de expedición?– preguntó sin dejar de enfocar al menor. Estaba preparado para seguirlos en caso de que ella intentara darse a la fuga.


Última edición por Ryuunosuke Ihara el Vie Mayo 20, 2016 8:31 am, editado 1 vez




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryūjin Reed el Miér Mayo 18, 2016 12:11 pm

Había estado ansioso todos esos días. Porque ese 5 de Mayo del 2025 por fin su madre había accedido a visitar con él el mundo muggle. Ciertamente Ryūjin ya conocía ese lado del mundo por las excursiones con su tío, pero insuficiente era comparado con la posibilidad de poder pisar ese lugar y pasar unas cuantas horas al lado de la mujer que tanto quería. Claro que para lograrlo habían tenido que armar todo un plan para despistar a {Belladona, así que el niño había pasado toda la mañana sufriendo la angustiosa espera por su progenitora, incluso se comió todas las verduras de su plato para terminar rápidamente, y cuando al fin ella fue a buscarlo, él estaba listo y dispuesto para salir.

Esperar también a que Hanae comiera había sido un suplicio pero uno agrable, pues pudo preguntarle como había estado su medio día y compartir desde ya con ella. Y lograron salir por fin faltando para las tres de la tarde, usando polvos flu para llegar hasta el Callejón Diagon y de ahí debían hacer la otra parte del camino. El resto de la ruta la harían caminando pues era el modo más seguro de viaje para el menor por mucho que él le rejurara a su madre que era capaz de poner la mente en blanco para probar la aparición conjunta.

De la mano de su madre iba, tan ansioso que parecía querer salir corriendo delante de ella aunque caminaban firmemente tomados. Como el equipo que eran, se consideraban invencibles segun la mentalidad del niño y por lo mismo no iba a ser él quien intentara romper esa unidad que era su familia. –Entonces Dona me preguntó de nuevo, que donde ibas a llevarme, pero yo le repetí lo que tu me habías dicho y ya no me dijo nada más.– explicó antes de una exhalación de cansancio por tantas palabras mientras cruzaban hacia el lado muggle.

La última vez que había estado en esa zona había vivido un encuentro extraño con un señor igualmente extraño y que no había podido olvidar. Esa misma noche le había comentado a su madre sin alcanzar a notar la diferencia en la actitud de ella hasta que luego de tanto hablar acerca de Ryuunosuke, ella misma le pidió que por favor terminara con ese asunto porque le dolía la cabeza. El chico lo había asociado con exceso de trabajo así que lo dejó por la paz pero si notó que las veces que intentó conversar de nuevo sobre él, ella cortaba el tema sin mucha tardanza, siempre tenía algo que hacer u otro tópico para tratar.

Por eso fue que cuando esa misma voz varonil resonó atrás de ellos, el pequeño dragón apretó la mano de su madre y se giró sorprendido y sin intenciones de esconderlo. ¡Era él! –¡Kaa-chan! Es el señor del que te comenté. Miralo, te dije que tenía muchos tatuajes– dijo pensando que ella podría haberlo olvidado. Lo descolocó un poco las palabras que el mayor le dedicó y más confundido lo miró. –Hola Ryuunosuke, ¿Por qué feliz día? Mi cumpleaños es hasta Febrero.– explicó con sabiduría infantil y su rostro se iluminó por la palabra expedición. –Vamos a ver los juegos muggles, una cosa que llaman parque de... de diversiones... ¿O era atracciones?– sonriendo de lado a lado se giró a ver a su madre esperando que ella hiciera o dijera algo. Como nada sospechaba de lo que realmente sucedía entre esos dos, no estaba por completo preparado para levantar sus defensas como el hombre a cargo. De hecho de momento se sentía hasta extrañamente bien por poder ver a ese caballero de nuevo.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Jue Mayo 19, 2016 2:58 am

Se suponía que todo iba relativamente bien, pero la desgracia había terminado tocando su puerta de todos modos. El problema ya no era solo que Ihara había regresado, sino que además se había atrevido a reunirse con su hijo. Y todo por culpa de Kaoru. Hanae todavía recordaba como una tarde tormentosa esa en que su pequeño dragón llegó comentándole casi todo lo que había hecho en el día y luego además inició una conversación algo extraña sobre tatuajes, según él un día pensaba hacerse uno. Hasta ahí todo era normalidad, pero luego resultó que un nombre que esperaba jamás escuchar apareció directo y campante en la boca de su hijo. Y entonces sí que todo fue una desgracia.

Una tras otra, pues aparte de eso Kaoru había decidido seguir metiendo sus narices, prefería no recordar mucho la carta que le había enviado pues apenas lo hacía le comenzaba a hervir la sangre. Esas fotos le habían generado pesadillas las noches siguientes y el que su familiar comenzara a sospechar era más que horrible así que lo mejor era fingir demencia y mentir como siempre, aunque la rompiera internamente. Pero difícil era ocultar por completo sus preocupaciones, desde entonces sus intentos de guardar a su hijo se volvieron todavía más estrictos y no le permitió más salidas con su tío de momento. Por ella lo guardaría en una caja y se lo llevaría consigo lejos donde la verdad no los alcanzara. Sí que se había visto con Ihara pero lo menos posible y ninguna de ellas le quiso hablar de su hijo, prefería llevar todo por rumbos más fáciles, como callarlo a besos cada vez que imaginaba que podría sacar el tema, y claro, jamás quedarse más tiempo del necesario con él para conversar. Antes prefería huir hacia su casa a refugiarse con su hijo hasta que pasara la tormenta dentro de ella.

Pero los meses pasaban y una promesa le había hecho al hombrecito de la casa. Una que él no le iba a permitir no cumplir, así que luego de preparar lo necesario, e incluso solicitarle algo de ayuda a Kaoru con las reservaciones, el 5 de Mayo resultó ser un día aceptable. Según su hermano ese día, Lunes, estaría menos lleno de muggles así que Hanae no había dudado en tomarse la tarde para estar con su hijo quien demostraba tal vez demasiado, preocupante incluso, su interés por pasar una tarde entre los fallidos muggles. Con tal de verlo feliz la mujer todo hacía, pero eso no significaba que aceptara del todo esas demostraciones erróneas de curiosidad.

Mentiría si dijera que no pensó que tal vez sus caminos podrían coincidir con Ryuunosuke, incluso meditó en que no sabría qué hacer con exactitud. Si él no se hubiera presentado delante de su niño entonces podría fingir no conocerlo, solo que ya no era posible. Quería creer que solo alguien con muy mala suerte y mal karma llegaría a  vivir eso. Por lo mismo iba tranquila mientras cruzaban hacia el lado no mágico de la ciudad, tan tranquila que se quedó de piedra cuando una conocida voz la llamó. Ni girarse intentó, Ryūjin lo hizo por ella. Y entonces sus pesadillas comenzaron a hacerse realidad. Porque no había nada más terrible que ver a esos dos juntos, frente a sus ojos.

Lento se giró y alcanzó a atisbar la sonrisa de Ihara mientras saludaba a su hijo sin darse cuenta de que lo tenía frente a sus ojos. Tal vez sus esfuerzos deberían terminar en ese punto, revelar la verdad y luego esperar que el mundo terminara de arder. Pero no podía con eso, por Merlín que se sentiría muerta al confesarlo. Así que una expresión de ligero fastidio, casi amenaza se formó en su rostro. Aunque eso no podía mantenerlo cuando su niño la enfocaba así que hacía él se giró con una dulce y sincera sonrisa. Ryūjin no tenía idea de cuánto le dolía a la mujer el no poder darle una familia completa y adecuada para su crecimiento—. Tengo entendido que las dos expresiones sirven —le comentó a su retoño y luego de apretarle la mano cálidamente, volvió a mirar al instruso.

¿Qué haces aquí Ihara? —preguntó con cruda simpleza. Había intentado sonar suave pero no podía, no por completo, si no tuviese a su hijo demasiado cerca habría mandado a volar a Ryuunosuke solo moviendo los labios pero aparte de una fiera mirada poco podía hacer si su tesoro se encontraba tan atento a la conversación, y ella bien sabía que era un niño inteligente—. Ya compramos las entradas así que necesitamos llegar pronto, dijo tu tío que a esta hora había menos gente —explicó en dirección al menor e hizo el intento de jalar su brazo para que retomaran su camino y futuro destino. Podía, y tal vez debía, decidir regresar a casa, sería lo más sano para los tres. Pero solo pensar en una posible tristeza para su dragón le obligaba a mantener sus planes iniciales. Por él estaban allí, ella no iba a romper su promesa.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Vie Mayo 20, 2016 9:26 am

Ya conocía la cariñosa forma en que Ryūjin se refería a su madre, pero  escucharlo estando ella presente era completamente diferente. Enseguida buscó los ojos de Hanae como si hacerlo fuese necesario para fundir las letras con la imagen de la mujer, nunca imaginó escuchar un término tan tierno para la bruja pero ahora tenía claro que le quedaba de maravilla. Esa era la primera vez que veía a la chica en plenas funciones de madre. Y lo que en sus orbes encontró se negó a aceptar. Porque obviamente entendió que no lo quería cerca ni del niño ni de ella, no ese día, pero para mala suerte de la bruja, a Ihara no le apetecía retroceder.

La seriedad en el rostro del mago llegó rápidamente a su fin luego de escuchar su nombre en la voz del pequeño, ¿era normal animarse por algo tan natural? –Porque en el país donde nació tu abuela, el día de hoy es dedicado a los niños. Cosas especiales se hacen para los hijos.– explicó brevemente –Imagino que por eso tu madre te lleva de paseo. Un parque de diversiones es un buen lugar.– una palmada dio en el hombro del menor, le habría gustado darle la palmada en la cabeza pero a tiempo recordó su reacción de la última vez.

Mhm… digamos que es mi casa temporal, Hanae.– resolvió la duda de la empresaria sin inmutarse por la frialdad con que le habló, al menos no visualmente. Porque internamente fue como una puñalada al corazón, ¿así serían realmente las cosas cuando estuviese Ryūjin presente? Extremadamente complicado, pero le demostraría a ella lo decidido que estaba a permanecer a su lado. –Ah, si tienen prisa yo  puedo llevarlos, no tengo planes para el resto del día. ¿Tú qué opinas Ryūjin, alguna vez te has subido a una motocicleta?– preguntó enfocando al pequeño, y luego a la madre de éste. –Dime a dónde ir– ¿debería adelantarse y decirle que el infierno ya estaba lleno? –Con gusto los llevo, prometo no interrumpir. Además, hasta donde recuerdo te gusta la velocidad...– poco a poco fue bajando la voz y con satisfacción sonrió para la dama.

Una mano le extendió, la misma que hace un mes ella le había curado. –Por favor, Hanae.– pidió sin dejar de mirarla intensamente. No era su intención arruinarles el día aunque quizá la jovencita ya lo veía de esa forma. Estaba consciente de ello, pero a cualquier pizca de esperanza se aferraría pues su vida dependía del resultado.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryūjin Reed el Sáb Mayo 21, 2016 11:46 pm

¿El país donde había nacido la abuela? ¿Se refería a Belladona o a la abuela que no conocía más que por fotografías que guardaban en su casa? En la duda se quedó aunque asintió como si comprendiera todo lo que el hombre le decía. Y una sonrisa se amplificó en su rostro, no era el único que pensaba en lo genial que era un parque de diversiones. –Será muy divertido.– aseguró emocionado, ya quería llegar al lugar. ¡Pero con el encuentro se estaban retrasando.

Luego de mirar a su madre pudo comenzar a notar que algo raro sucedía, lo corroboró cuando la expresión de ella cambió considerablemente desde que lo miraba a él hasta mirar al hombre mayor. ¿Acaso no se conocían desde antes? Sorprendido se quedó cuando ella comenzó la marcha antes de despedirse siquiera del recién encontrado Ihara. El niño no opuso resistencia alguna al jalón de su madre aunque cuando el mago le dirigió la palabra el chico detuvo sus pasos y se giró con los ojos brillando de la emoción. ¿Motocicleta? ¿Había escuchado bien? –¡Kaa-chan! ¿Podemos? ¡Di que sí!!– rogó más que motivado con la idea de poder montarse en algo de tal calibre. Ni él se imaginaba lo terrible que sería esa simple petición de su parte por las consecuencias.

Nada más haberlo dicho, Ryuunosuke añadió una frase que caló hondo para el joven Reed. De pronto el miedo se implantó en él y también la indignación, no le gustó el modo en que ese caballero miró a su madre, tampoco que conociera los gustos de ella y mucho menos que le extendiera la mano de ese modo. –Kaa-chan...– susurró y en su fuero interno rogó porque ella no accediera. Si, él lo había pedido, pero mamá siempre podía negarse y bajo ningún concepto le daría la mano a un tipo cualquiera sin necesidad. En un baile tenía sentido, en medio de la calle no. Así que el niño apretó la mano de su amada progenitora aunque le quedaba una libre.

Le pareció insuficiente como método de protección y a su cuerpo se abrazó impidiéndole dar un paso pues de su cintura y caderas se estaba prácticamente colgando. –Kaa-chan, ¿Ya vamos? El tío Kaoru dijo que era mejor llegar temprano.– pidió y las mejillas infló mirando al otro hombre. Seguramente iba a terminar con dolor de cuello por mirar tanto hacia arriba ese día pero ya había sido alertado por su instinto de que tenía que mantener a raya al de los tatuajes. A su parecer, era peligroso.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Dom Mayo 22, 2016 4:43 am

La verdad era que no había pensado en las festividades japonesas para ese día. Sus padres los habían criado sabiendo apenas el idioma y unas cuantas costumbres que Hanae consideraba innecesarias y nada más, de hecho no recordaba haber pisado la lejana isla de la que provenía el mismo Ihara. Kaoru por otra parte si parecía más interesado en mantener rasgos culturales que a ella se le hacían tediosos. Y por supuesto, no aceptó de buena gana la explicación de Ryuunosuke sobre su aparición en el lugar. Ella lo conocía demasiado como para saber que los había estado esperando o siguiéndolos, todo mal.

Intentó llevarse a Ryūjin sin despedirse siquiera pero el cazarrecompensas hizo una invitación que el pequeño dragón aprobó y para la madre que lo mimaba eso fue la resignación pura. Si el niño quería probar la motocicleta ella lo dejaría—. Pero… ¿Estás seguro de que quieres? —preguntó aunque no quedó tiempo para que el infante respondiera pues Ihara abrió la boca y fue para arruinarlo todo. Indignada lo miró la mujer al entender el doble sentido de la frase del contrario, ¿Qué se creía hablado así frente a su inocente hijo?!

La mano del hombre miró y entre sus cavilaciones no pudo escuchar el susurro preocupado de su pequeño. Recordó con claridad la angustia de haberlo encontrado a medio morir en su balcón y su premisa nuevamente fue una vez al año no hace daño. Un suspiro dio y estuvo al borde de dar un paso hacia el mago cuando el cuerpo del infante se cruzó en camino. Rápido lo miró hacia abajo y una risa se le escapó. No imaginaba la amplitud de los pensamientos del chico. Así que le costó entender por qué se anteponía a sus pasos si ya quería irse—. Está bien, Ryūchii… iremos en motocicleta como quieres, pero nada de soltarse, yo iré atrás tuyo para cuidarte —con cuidado trató de soltarse de los pequeños brazos y luego se inclinó para besarle la frente.

Lo quería todos los días y con toda su alma. Y lo cuidaría hasta lo incansable, ni siquiera Ihara podría robarle eso. Y hacia él se giró poco después cuando ya estuvo lista—. Vamos, Ryuu —el apodo del mago se le escapó por estar con la guardia baja y dando otro paso rebusco en su bolso hasta dar con un papel bien doblado. La otra llevaba a su retoño—. No queda justo en el centro, me dieron este mapa — le avisó y se lo extendió hacia la mano que él había mantenido en el aire.

No hizo el intento por apartar sus dedos, pero si lo miró seria—. ¿Realmente es segura? —consultó acerca de la motocicleta que al parecer los acercaría a su destino. No quería de modo alguno poner en peligro la existencia del dragón de la familia. Y si el mayor no podía brindarles protección adecuada entonces ella buscaría otra manera de llegar al parque—. Y ten cuidado con tu lengua, te la puedes morder... —añadió como si nada aunque iba de notable advertencia sobre las insinuaciones de mal gusto del cazador.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Mar Mayo 24, 2016 12:49 am

Animado tras descubrir el interés de Ryūjin por subir en la motocicleta esperó con la mano extendida a que Hanae tomará la decisión final. A ella la enfocaba esperando el veredicto cuando de un momento a otro notó que lo miraba con molestia, ¡pero si no había hecho o dicho nada raro! Confundido intentó entender qué había ocurrido ya que al bajar la vista hacia el menor de la familia, se percató de que el castaño también lo miraba de forma extraña. Estaba molesto por algo evidentemente, ¿pero por qué cosa exactamente?

Ryūchii, repitió mentalmente. ¿Desde cuándo Hanae hablaba de manera tan cariñosa? Algo en el interior del mago se encendió cuando a esa nueva faceta de la bruja se sumó el besó que ella dio en la frente del pequeño, él también quería besos en la frente… –Claro– dijo firme en cuanto la voz femenina lo llamó de la forma acostumbrada cuando estaban sin personas que los conocieran alrededor. No le causó gracia recibir únicamente el papel con el mapa en la mano, pero como ya sabía que atenciones “normales” no tendría frente al niño, tuvo que conformarse con las tacañas indicaciones.

Por supuesto que lo es, puede con mi ritmo sin problemas. Además es mágica, puedes estar más tranquila.– comentó distraído con el tacto de los dedos contrarios. De la muñeca la tomó con cuidado como si realmente fuese necesario detenerla mientras él miraba el mapa y se ubicaba en direcciones. Asimiló la ruta, desde su regreso se había movido más en el lado muggle que en el mágico así que no creía tener mayor problema. No con el camino a recorrer para llegar a su destino recién decidido, pero con Reed quizá sí.

Rápido cruzó la mirada con la de ella, ¿qué acababa de decirle? –Mi… Hey, espera…– de golpe repasó la cara de molestia que antes no le pudo asimilar a Hanae y al juntarlo con la nueva advertencia pronto todo tuvo sentido. ¡Pero ella se equivocaba! –No me refería  a eso Hanae. Hablaba de velocidad al conducir…– aclaró con prisa, dejando de prestarle atención  al otro acompañante que tenían. –No es mi culpa que pienses en otras cosas…– en voz más baja lo añadió, soltando ya la mano de ella y sin tomar el mapa. Con el ceño fruncido sacó de su bolsillo algo con qué sujetarse el cabello, rara vez lo hacía pero la ocasión lo ameritaba.

Vamos Ryūjin, hay un casco a tu medida.– dijo todavía renegando mentalmente porque sus palabras fueron mal interpretadas, él no sería capaz de soltar algo de ese tipo frente al niño. O eso se dijo a sí mismo. Intentando olvidar ese pequeño detalle puso una mano sobre el hombro del pequeño a modo de invitación a seguir el camino hacia la puerta. El hecho de que antes el niño le había mostrado una cara de enfado con mejillas indignadas incluidas no alcanzó para advertirlo de que debía actuar con más cuidado mientras estuviesen los tres juntos, por eso lo trató con naturalidad. –Tu madre puede usar el mío. En este lado de la ciudad es… parte del reglamento llevar uno cuando vas en motocicleta.– cerca estuvo de explicarle también que el propósito era protegerse la cabeza en caso de accidente, pero prefirió no asustarlo.

A la par de los Reed salió del Caldero, la motocicleta estaba cerca, entre dos automóviles. Ryuunosuke usó disimuladamente la varita para retirar las alarmas mágicas que sobre ella había colocado y en la chamarra volvió a guardarla. –Como podemos esquivar fácilmente el tráfico no tardaremos en llegar.– avisó al entregar su casco a la mujer que literalmente le quitaba el sueño, y después tomó el de menos tamaño y a Ryūjin se acercó para colocárselo personalmente. –Puede que lo sientas molesto, pero no quieres que tu madre se preocupe, ¿cierto?– ya estaba claro que el niño haría casi cualquier cosa por su progenitora, así que esperaba que soportar el casco pasara a ser una de tantas.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryūjin Reed el Vie Mayo 27, 2016 5:01 am

Las caricias de su madre siempre tenían poderes mágicos para calmar el alma del pequeño dragón. Lo tuvo claro cuando con unas breves palabras que no pudo renegar y un beso en la frente le recordaron que él era la persona favorita de la dama. Y eso lo ponía un paso por delante de cualquiera que se intentara cruzar en sus vidas. Si ella lo cuidaba no había problema. Al menos ya tenía más que claro que Hanae lo quería y mucho, que no debía temer que lo olvidara de un segundo a otro incluso si su magia se tardaba en aparecer. Que no iba a darle la... ¿Acababa de llamarlo Ryuu?! ¿Y le extendía la mano?!!

El mundo del niño se volvió caótico en ese mismo momento, si ella no le hubiera prohibido llorar entonces lo habría hecho solo para llamar la atención. E indignado pudo ver como el hombre además aprovechaba de coger la muñeca de quien más lo cuidaba en el mundo. ¡Suéltala! Ordenó mentalmente aunque no llegó a decirlo y se aferró a la mujer por el costado ya no impidiéndole avanzar pero sí marcando su presencia en la escena. Por supuesto que el infante estaba acostumbrado a ser el centro de atención, no a ser dejado vilmente de lado.

Claro que las confusiones apenas comenzaban para su pequeña mente. De un momento a otro los adultos parecían tener un tema aparte, primero sobre mordeduras de lengua –que él esperaba en secreto que le sucediera al mayor–  y luego sobre pensamientos y un tal eso que más perdido lo dejó. La vista alzó a su madre y a ella interrogó. –¿En qué otras cosas pensabas Kaa-chan? ¿Si te gusta la velocidad?– por supuesto que el pequeño ya sabía que su madre disfrutaba las emociones fuertes, lo había descubierto cuando lo llevara años atrás a un santuario para dragones aunque no fuese un conocimiento del todo consciente. Sus labios se mantuvieron en un serio rictus cuando el otro le dirigió la palabra pero la idea de usar un casco le sonaba emocionante y sus ojos no fueron capaces de ocultar un ligero brillo de emoción por todo el asunto. ¿Qué tan genial sería llevar a mamá en motocicleta él mismo cuando ya tuviera la edad suficiente? Así no requerirían de Ihara, por ejemplo, para que los acercara a su destino.

El problema era que los adultos eran ciegos. Por eso el pequeño cuerpo trató de huir cuando la mano extraña se posó en su espalda aunque finalmente se rindió a tener que caminar aunque con él jaló la figura de su progenitora. –¿Qué te pasa si no lo llevas puesto?– si el hombre le decía que lo llevarían a la cárcel, quería creer que él se sentiría bien. Es decir, sacarlo del camino con facilidad era un buen plan. Aunque una parte de él había creído hasta extrañarlo días atrás. Pronto llegaron donde se ubicaba la motocicleta y la expresión de asombro del niño Reed fue evidente. ¡Era tan grande! ¡Y genial!

Hasta de mamá se soltó para ir y tocarla con los dedos. La estudió de todos los ángulos posibles y finalmente esperó a que le pusieran el supuesto casco del que poca idea tenía. El problema era que realmente molestaba. Quejas profirió sin dudarlo hasta escuchar que Hanae querría que lo usara y hacia ella intentó girarse aunque opaca la veía por el visor del casco. –Kaa-chan... ¿Cómo me veo?– preguntó esperando que realmente estuviera feliz con su commportamiento bien obediente. Ahora, para ser exactos, sentía que la cabeza se la estaban estrujando sin detenerse, sin más fuerza pero no lo abandonada el sentimiento. –¿También te aprieta tanto?– consultó a la mujer que llevaría casco también ese día. Y esperó impaciente y pegado al transporte de ese día. A ver si con eso ya podían al fin iniciar la marcha.

Los brazos extendió esperando que alguien se dignara a levantarlo para subir al casi monstruoso artefacto, al menos por su cuenta no podía simplemente levantar la pierna y subir así que tendría que esperar a que los mayores hicieran lo suyo para ayudarlo. –Ryuunosuke...– lo llamó así para que no se confundieran las cosas, tal vez solo Ryuu debió decirle para imponer también su lugar en esa reunión inesperada. –¿Por qué usas motocicleta?  ¿No te sabes aparecer? En la empresa de mamá hacen trasladores que son rápidos y efectivos.– repitió casi de memoria las frases que había escuchado y sonriente tras el casco enfocó a su querida madre.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Vie Mayo 27, 2016 10:11 am

Su primer impulso fue arrancarle la lengua a Ryuunosuke, el segundo fue pisotearlo con su tacón, y el tercero quedarse de una pieza cuando su hijo inocentemente preguntó intentando entrar en la conversación. Calla o te mato. Le dijo con la mirada al otro adulto y luego tuvo que fingir demencia y sonreír para su niño revolviéndole el cabello aunque sabía que no siempre lo disfrutaba—. Solo pensaba en que hace tiempo no uso ese tipo de transportes. Y sí, me gusta bastante —confesó lo último con una sonrisa sincera pues era la pura y santa verdad. Hanae gustaba de las emociones fuertes, en tan variados sentidos que no se podía explicar por qué con ese niño podía ser tan sobreprotectora.

Caminó detrás del padre e hijo que no se conocían con un aura de muerte. Pero la misma se esfumó al imaginar posibles accidentes. Recordar al mago herido de días anteriores le apretó el corazón, haber desarrollado tal sentido de protección por el cazarrecompensas era un error pero así estaban las cosas esos días, las verdades evidentes no se podían negar y él le preocupaba y a lo sumo. Aunque fuese de lejos, lo quería vivo. Vivo y sano—. Creo que les cobran dinero... En el mundo muggle todo se trata de dinero. ¿O es otra cosa? —se entrometió en la conversación de los otros dos e iba a añadir que ella misma aprobaba eso pero sería aceptar que los muggles tenían algo bueno además de su ropa y eso no podía decirlo en voz alta.

Mientras llegaban donde estaba la motocicleta y cuando tuvo el casco en mano, observó de reojo a Ihara. ¿Acaso él no usaría ninguno? Por supuesto que no podía permitir tal falta de seguridad y exceso de confianza. Así que mientras él se ocupaba de asegurar a su hijo, ofuscada por verlos tan de cerca y por sus sentimientos encontrados, miró a todos lados antes de sacar la varita para duplicar el casco que tenía agarrado con los dedos. Con algo de suerte nadie notaría la diferencia—. Está bien... Te creo sobre que llegaremos rápido, pero usa esto —pidió y le hizo entrega del artefacto mirando a su pequeño dragón ya enclaustrado. Una ligera risa le generó verlo así y la lengua le sacó divertida. Se veía precioso con todo—. Te ves tan bonito como siempre —le aseguró creyéndolo con firmeza y luego se calzó el propio aunque la claustrofobia por poco la ataca—. Ah... No recordaba que apretaba... —se le escapó olvidando que no debía comentar que no era la primera vez, ni por asomo, que montaría esa motocicleta en particular.

Casi riendo escuchó a su hijo aunque el oírlo primero mencionar el nombre de su padre le generaba un profundo estrés. No se quiso meter en la conversación aunque si tomó al niño y lo acomodó sobre el asiento al medio. Luego ella se trepó en la parte de atrás cerca del borde e Ihara tendría que hacer de conductor y de primer pasajero. Ya hasta parecían una familia y eso la estresaba todavía más. ¿Qué pasaría si les contaba de una vez la verdad? ¿La perdonarían algún día? Quiso convencerse de que Ryuunosuke no merecía conocer a su progenie, aunque usaría ese día para intentar entenderse a sí misma y a ellos dos. ¿Que no sentirían nada especial con solo verse? Porque para la mujer eran como dos tormentosas gotas de agua, demasiado parecidas para que fuera correcto llamarlos extraños.

Tan pensativa se quedó que hasta olvidó comenzar a moverse para sostenerse. No es que hubiese despertado su instinto suicida pero su cabeza estaba ya demasiado ocupada por cientos de otros temas como para añadirle algo tan básico como era cuidar de sí misma.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Dom Mayo 29, 2016 9:43 pm

Casi había olvidado que los niños siempre eran curiosos, aunque había quienes también lo eran en la adultez. –Es como dice tu madre, te cobran dinero por no respetar esa regla, pero si se exige es porque llevando el casco estas más seguro.– y también por el dinero, claro. Pero prefería que el pequeño Reed no viera las cosas de esa forma, no a su edad. –En cualquier lado las cosas se tratan de dinero si tu lo permites. Así lo veo.– expuso brevemente su punto de vista, él sin duda entraba en el grupo que sí lo permitía, después de todo cobraba por cabezas humanas.

Ryuunosuke no tardó en asegurar el casco de Ryūjin y, una vez estuvo listo, lo observó sin poder reprimir una sonrisa. El mago se estaba colocando un par de guantes que acababa de sacar de la chaqueta –sin quitarle la vista de encima a la cría de Hanae– cuando la jovencita le dedicó unas palabras más, y además le extendía un casco. El cazador alzó una ceja al verlo y luego a la bruja miró a los ojos, o lo intentó, porque ella ya se centraba de nuevo en su hijo que le pedía opinión sobre su aspecto. ¿Había duplicado el casco en plena calle muggle? Esa mujer nunca dejaba de sorprenderlo y en este caso fue por dos cuestiones diferentes, una por su atrevimiento de usar magia ahí, y la otra por mostrar interés en la seguridad del hombre. ¿Qué te sorprende? Ya ha cuidado bastante de ti, se dijo recordando la preocupación que en su rostro pudo ver el día que invadió su habitación después de encontrarse con Rhankaves, varias atenciones había recibido de su parte esa noche.

Y ahí estaba de nuevo, sintiendo algo anormal por el simple hecho de escuchar a la americana decirle a Ryūjin que se veía “bonito”… ¿Por qué rayos esos halagos los sentía como una pedrada en la nuca? Lo peor fue que por la novedad de esa inusual emoción la hizo imposible de disimular, Ryuunosuke observó al niño con envidia, tanta que tardó en darse cuenta de lo transparente que estaba siendo. –Con una chamarra de piel te verías mejor.– comentó y desvió la mirada. Su comentario fue sincero, sin raras intenciones de por medio pero, tras meditarlo un poco se dio cuenta de que tal vez había sonado como si quisiera restarle perfección a la imagen que daba el menor con el casco.

Internamente se regañaba por eso cuando la voz infantil usó de nuevo su nombre completo para pedir su atención. ¿Habría alcanzado él a notar cómo lo miraba el adulto hace unos segundos? –Sé aparecerme Ryūjin, pero no es algo que convenga hacer con frecuencia entre muggles y yo acostumbro moverme demasiado entre esta zona y la nuestra. La motocicleta me da comodidad al trasladarme en cualquiera de los dos. Además me gusta.– explicó al curioso Reed a quien su madre ya trepaba a la motocicleta. Verlos a ambos arriba le generó calidez en el pecho, ¿sería mucho pedir que esa no fuese la última vez que salieran los tres juntos? –Los trasladores son buenos y útiles, pero tendría que llevar conmigo demasiados.

Al terminar de hablar se colocó el casco que atentamente la mujer le había dado y sin más demora subió también al vehículo. Se sentía extraño, no recordaba cuando había sido la última vez que alguien mas lo acompañó en la motocicleta. Era una pena que Hanae no se abrazara directamente a su espalda, pero coincidía en que lo mejor era que su niño fuese al medio. –Ryūjin, agárrate muy fuerte de mi. Iré despacio, cuando ya te sientas familiarizado entonces aceleraré, ¿Entendido?– avisó y encendió el transporte que usarían esa tarde. –¿Hanae? Sujétate también, tus brazos mantendrán a Ryūjin más seguro.– la buscó visualmente por encima del hombro. El pequeño cuerpo del niño permitiría que la madre alcanzara al mago, aunque naturalmente no tendría el mismo rango que si fuese justo detrás de él.

En cuanto sintió a todos listos arrancó y entre los automóviles pasó para adelantar camino, como no era hora de tráfico fuerte no le costó abandonar la zona central de la ciudad y cuando algún semáforo los obligaba a parar, Ryuunosuke aprovechaba para explicarle al niño una que otra cosa sobre lo que hubiese a su alrededor, o para preguntarle cómo iba ahí atrás. La velocidad aumentó cuando ya estuvieron en las afueras de la ciudad –el parque por su dimensión se encontraba un poco alejado de la urbe–, en esa zona la carretera era más amplia así que con facilidad el mago pudo rebasar a todos los demás. Nada los atoró a partir de ahí hasta llegar a su destino.

Esa era la primera vez que el japonés iba a ese sitio, por eso observó la entrada con algo de asombro. Una parte de él era muggle, pero solo en su niñez había ido a algo parecido, no tenía idea de qué tanto habían mejorado ese tipo de parques con los años. –Llegamos– anunció lo obvio. Estacionó cerca de la puerta principal y descendió de la motocicleta quitándose inmediatamente el casco. Quería mirar lo que había, pero primero estaba su mujer. A ella le ofreció una mano para bajar –Yo te bajaré, Ryūjin.– le dijo al pequeño, sin detenerse a pensar que quizá a la madre no le gustaría que alguien como él tomara su dragón con tanta confianza. -¿Les gustó el viaje? Transportes Ihara puede llevarlos cuando gusten, a donde gusten en el lado muggle.–bromeó teóricamente, aunque su voz sonó neutral como siempre. Los ojos de la bruja intentó buscar a través del visor del casco, queriendo pedir una oportunidad para pasar tiempo con ambos en el parque.

Sin saber todavía su respuesta se acercó al pequeño dragón de la familia y de los costados lo sujetó con ambas manos. Nunca lo había cargado obviamente, tampoco solía cargar a niños así que su peso fue algo novedoso. Esa novedad le hizo fijarse a detalle en Ryūjin, pero igual lo bajó y con cuidado le quitó el casco, dejándolo sobre el asiento junto al que Hanae hizo para él. –Hey, ¿puedo cargarte un momento?– solicitó permiso al jovencito con una fuerte mezcla de seriedad y curiosidad. ¿Cómo se sentiría tener a una pequeña persona en brazos?




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryūjin Reed el Sáb Jun 25, 2016 2:55 pm

Si esa mujer decía que él se veía bonito, lo creía. Y con tal firmeza que el comentario del hombre no lo tomó en un mal sentido, aunque no le gustó la forma en que el adulto lo miró, como si lo prefiriera lejos de la escena y eso sí que no iba a suceder. El niño infló entonces las mejillas aunque el casco arruinaba el efecto y extrañado lo miró, preguntándose también a qué clase de prenda se refería. –¿Qué es una chamarra de piel? ¿Puedo tener una?– lanzó ambas preguntas. La primera en dirección al hombre que al parecer era tanto o más celoso que su hijo y la segunda a su querida mamá.

Asintió ante la explicación del señor acerca de su medio de transporte y se acomodó una vez que Hanae lo subió. La verdad es que aunque era cómodo daba algo de miedo y no estuvo tranquilo hasta que sintió la calidez del cuerpo materno atrás de él, como siempre, cuidándolo de todo. De Ryuunosuke se sostuvo con firmeza cuando le dijeron aunque lo dudó los primeros segundos. –Hay que abrir mucho las piernas.– comentó lo que acababa de descubrir y al extraño tocó aunque el tacto no le molestó tanto como pensó en un principio. Impaciente esperó a que el viaje iniciara pero al ver que las manos de su progenitora se agarraban del mago, un sentimiento oscuro lo llenó todo en su cabeza. Con cuidado llevó sus manos bajo las de ella para hacer de intermediario y luego la miró hacia atrás con una sonrisa de ángel que había aprendido hace mucho tiempo. –Yo te cuido.– le avisó como si realmente pudiera hacerlo y luego se giró con infantil felicidad, sintiendo que había evitado una tragedia…

El viaje transcurrió sin accidentes y cuando comenzaron a ver cosas interesantes de vez en cuando el pequeño se soltaba para señalar alguna cosa y reír en medio del ruido. Pasar rápido entre los otros carros fue más que emocionante y uno que otro grito de asombro soltó aunque jamás iba a aceptarlo en voz alta. Ihara anunció la llegada al parque y aunque estuvo por saltar para bajarse mejor esperó a que la Reed lo hiciera.

Para su sorpresa tuvo que ver de nuevo como esos dos se tomaban de la mano y por poco hace un berrinche en ese mismo momento. Encima él lo iba a bajar, no alcanzó a huir antes de que las manos del hombre lo sujetaran y si se quedó quieto fue porque al mirarlo a través del casco tuvo la extraña sensación de que así debería ser siempre. Pero claro que no lo entendía. –La tocas mucho.– le dijo sin temor a soltar lo que le molestaba verbalmente y cuando estuvo sin casco sus mejillas ligeramente enrojecidas enfocaron al padre que no sabía que tenía en frente. Si iban a pelear por esa mujer mejor que Ryuu diera la batalla por perdida.

Gran espanto le causó que el mayor quisiera cargarlo y el pequeño dragón se cruzó de brazos. –No soy un bebé Ryuunosuke.– intentó sonar firme y aunque su orgullo le dijo que no huyera hacia su madre sus pies se movieron hacia ella igual pegándose a su costado. Hacia arriba la miró pidiendo apoyo o ayuda, aunque nunca se había quejado de que lo cargaran y cuando lo llevaba su tío Kaoru era más que divertido. ¿Podría sentirse bien si Ihara hacía lo mismo? No lo tenía claro y necesitaba que ella pusiera orden en la situación.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Sáb Jun 25, 2016 8:17 pm

Con una ceja en alto escuchó y vio con claridad los celos de Ryuunosuke. Tan bien lo conocía que no le costó adivinarlos solo por la voz, pero le pareció ridículo que se pusiera así por un niño pequeño, claro que ella no se intentó poner en el lugar ajeno ni un segundo para entenderlo—. Te conseguiré una para que veas si te gusta —le guiñó el ojo al niño y luego estuvieron ambos montados en la motocicleta. Dispersa estuvo ella hasta que el niño comentó de su primera incomodidad vivida en ese transporte y ella frunció los labios al escuchar que era hora de sostenerse fuerte, recordaba haber ido pegada a la espalda de Ihara cientos de veces, no siempre en sus cabales pero solía sostenerse tan firme como fuera posible, marcarse en su espalda si era necesario.

Ahora fue un agarre más simple y tranquilo, le preocupaba más que su hijo fuese bien tomado, pero para su extrañeza unas pequeñas manos se interpusieron entre ella e Ihara y confundida miró a su pequeño dragón hasta que él le explicó con una sonrisa hermosa que la cuidaría. Nada extraño notó en el gesto así que las manos del infante abrazo para tomarse juntos de la ropa del padre del niño y pronto estuvieron en marcha en dirección a su destino. Como su alma era todavía joven, la mujer disfruto el viaje a pesar de sus preocupaciones. Sonidos de asombro y otros de júbilo se le escaparon en conjunto con los de su hijo hasta que cuando llegaron pudo sentir que aunque su rostro parecía estar frío por el viento, sus mejillas estaban más animadas y coloreadas que de costumbre.

Gracias por traernos —le dijo personalmente a quien alguna vez había sido su pareja y sin quitarse el casco se le escapó una sonrisa dudosa cuando él se ofreció a movilizarlos siempre. Claro que no podía permitirlo, pero sonaba bien tener una vida de ese estilo. Si tan solo lo supieras… Pensó comenzando a arrepentirse como otras veces del secreto que llevaba años guardado y se tomó de la mano del hombre para descender. Iba a quejarse sobre que él se encargará de su hijo pero finalmente guardó silencio.  Y se quitó el casco todavía pensativa, tanto que apenas si pudo escuchar el reclamo que le hizo su hijo al mayor acerca de cuánto contacto tenía con su madre. Por poco se le escapa la risa por la ironía, pues ese toque de manos había sido una de las formas más suaves de las que se habían tocado, tanto hace diez años como las últimas veces después de que él regresará.

Ryūjin no fue el único extrañado cuando Ihara pidió cargarlo. Ella también levantó sus alertas. Pero sabía que Ryuunosuke no buscaba nada extraño con el niño, seguro era simple curiosidad pues jamás lo había visto tratar con infantes. Su hijo por su parte le recordó a todos que era todavía muy pequeño pero no tanto y se apegó a ella que lo miró a los ojos meditando en qué cosas debía permitir y cuáles no. Una vez al año no hace daño. Se recordó una frase que siempre usaba para justificar sus vicios con ese hombre y se agachó al lado de su adorado chico para mirarlo con seriedad—. Ryūchii… No seas grosero con Ihara, y ya sabes que mentir no está bien —le dio un toque en la nariz y luego le tomó el rostro para besarle ambas mejillas con dos sonoros besos. Era la ironía de la vida intentar enseñarle a su hijo a no mentir cuando ella lo hacía todos los días.

Ryuu no te hará daño y sabes que te gusta que te carguen, además... —se giró a ver al hombre y luego de evaluarlo asintió antes de volver a mirar a su vástago de nuevo—. Si llega a hacerte algo yo misma le arrancaré las manos y luego los ojos —definitivamente ella no era el modelo de madre normal porque se rió al final de su amenaza aunque iba totalmente en serio. Por su pequeño dragón ella haría las peores fechorías en el mundo. Y que nadie dudará de esa posibilidad.

Se incorporó luego y le dio un ligero empujón al niño para que se acercara a su padre, arrojarlo a los brazos del otro le dolió pero en el fondo de su alma un mínimo de culpa sentía por jamás haber intentado decirle a él que tendrían un hijo—. Le gusta ir en la espalda o sobre los hombros, como sea más seguro porque tiende a moverse mucho cuando encuentra algo que le guste —hace años que ella no tenía tanta fuerza para cargarlo de esos modos pero a veces si le dejaba ir a caballito en su espalda.

Yo me encargo de las entradas, vamos para no desperdiciar la tarde. ¿La dejas asegurada de algún modo? —preguntó señalando la motocicleta. Tal vez venía con algún hechizo de invisibilidad o similar. No recordaba esos detalles. No esperó mucho más y encabezó la marcha con el pecho estrujado. Prestar a su hijo aunque fuera unos minutos le dolía de manera terrible, Kaoru podía llevárselo de vez en cuando porque algo de confianza había ganado con su hermana aunque las primeras veces ella se moría de la angustia, pero ahora era todavía más complicado. Pues sabía que dejar que Ihara y Ryūjin se conocieran y convivieran era en una parte lo correcto. La voz que siempre le decía que el cazador no se merecía ni haber visto a la cara del niño que nunca había cuidado, comenzaba a perder fuerza dentro de ella y la confusión era dolorosa en múltiples sentidos.

No tardó tiempo en mostrar sus entradas para ingresar y en comprar una más para el inesperado acompañante que tenían, ya dentro y a la vista de todas las grandes y aparatosas construcciones muggles, se sintió pequeña y sola así que esperó a los otros dos y se tomó del brazo de Ryuunosuke—. ¿Qué les parece? No sé qué hacer primero —algún folleto debía tener pero en ese momento no lo recordaba. Y sus ojos se iluminaron ante la presencia de una montaña rusa aunque no estuviese segura de que fuese un buen lugar donde llevar a Ryūjin.


Última edición por Hanae Reed el Sáb Jul 09, 2016 9:49 pm, editado 1 vez


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryuunosuke Ihara el Lun Jun 27, 2016 7:26 pm

¿Qué sería del hijo y del padre cuando éste último tuviera el descuido de besar a la bruja frente al menor? Si por darle una mano ya le estaba reclamando, seguramente querría mandarlo a la guillotina por algo más profundo y duradero. Hanae podía estar muy divertida por el asunto, lo notó en su expresión ya libre de casco, pero a él no le hizo gracia saber que el niño estaba tan atento a esos detalles, ¿al final del día le entregaría la cuenta por todas las veces que había tocado a la adictiva mujer? Y por si fuera poco, el muchachito se le negaba.

La aclaración que hizo Ryūjin lo dejó literalmente con la boca abierta, no podía creer que le hubiese negado algo tan simple como cargarlo aunque fuese unos momentos. Lamentablemente para el mago, el enano tenía razón. Ya no era un bebé –esos años de su hijo se los había perdido– y en poco tiempo dejaría de tener proporciones que un adulto pudiera llevar encima… ¿Cómo se trataba con alguien de esa edad que se resistía a un trato más cercano? Para informarse sobre ese tipo de detalles es que había iniciado una investigación meses atrás, pero fue justamente en el primer intento cuando conoció al menor de los Reed.

La nuca se presionaba mientras intentaba asimilar el rechazo cuando contra todo pronóstico, Hanae intervino a su favor. Pronto le quedó claro en qué parte estaba mintiendo Ryūjin, pero saberlo empeoró otro tanto su sentir, pues supuso que debía desagradarle demasiado como persona para que se negara a ser cargado a pesar de que le gustara ser llevado de esa forma. –No hacen falta las amenazas sádicas Hanae– comentó, preguntándose qué tipo de prácticas le enseñaba la bruja a su hijo y en qué clase de mago se convertiría cuando fuese mayor. Conociendo a la madre, en uno temible…

Con sorpresa y por instinto extendió ligeramente los brazos para recibir al dragón que la chica con inesperada confianza le enviaba con ayuda de un leve empujón. No sabía si algo como eso bastaría para que el niño cediera, pero lo averiguaría. –En la espalda será. Me parece más seguro para empezar– avisó todavía presa del desconcierto, mirando fijamente al infante. Con gusto lo acomodaría sobre sus hombros, pero no quería que la empresaria se angustiara tan pronto. Un paso más dio hacia su hijo. –– respondió a la bruja antes de que se alejara por las entradas –Un par de hechizos y nadie podrá mover la motocicleta de su sitio– tampoco los cascos. Y tras mencionarlo sacó su varita y con disimulo aplicó lo dicho.

No soy tan alto como tu tío, pero puede que la pases bien. Anda, sube. Tu madre nos esta esperando.– dijo tranquilo al niño antes de ponerse en cuclillas, ofreciéndole la espalda para que subiera. En cuanto tuvo a Ryūjin encima se incorporó con cuidado, se aseguró de tenerlo bien agarrado y echó a andar hasta emparejarse con los pasos de la dama del grupo.

Ser aceptado para el recorrido del día ya lo tenía sumamente animado, y a ese gusto se sumó el que Hanae lo tomara del brazo. Unos segundos demoró en dirigir la mirada hacia ella, él la observaba como si no la hubiese visto en mucho tiempo y reconfortante fue el descubrirla emocionada con lo que los rodeaba. –Me parece fascinante...– le contestó con una amplia sonrisa, pensando evidentemente en lo mucho que estaba disfrutando de pasar tiempo los tres juntos.

A la brevedad siguió la mirada de su chica y lo que encontró captando su atención lo hizo levantar la vista. – Ryūjin, ¿te gustan las alturas?– preguntó dirigiéndose hacia la montaña rusa, llevando también a Hanae ya que seguía tomada de su brazo. –Me parece que depende de la estatura si permiten el paso a los menores, pero podríamos arreglarlo con un Confundus en caso de necesidad.– dijo muy tranquilo, buscando por encima del hombro la mirada del pequeño. Suponía que la decisión final dependía del pequeño caballero que cargaba en la espalda. –Será una interesante experiencia el subir a una de esas cosas, dicen que ir hasta adelante es mejor.– Al final volvía a lo mismo, poco sabía sobre los gustos de Ryūjin, por eso esperó a que su madre diera el veredicto final. Aunque si al niño le apetecía y ella se negaba, Ryuunosuke estaba dispuesto a intentar convencerla.

Si prefieren algo menos extremo para empezar podemos subir al de allá.– señaló con la barbilla lo que parecía un recorrido en el agua. No muy lejos también se encontraba otro juego de gran altura pero no tan radical como la montaña rusa.




答えてみろよ:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Ryūjin Reed el Mar Jul 05, 2016 1:23 pm

Ver a mamá agacharse a su lado no era buena señal. Porque significaba que algo importante iba a decirle y usualmente eran cosas que no le agradaba escuchar al niño. El duro golpe de ser llamado grosero frente a un desconocido le hizo sentir enfermo y más todavía que lo tacharan de mentiroso. –¡Pero!– intentó reclamar aunque sabía que ella tenía razón y por eso más ofuscado se puso en esos momentos. Ihara seguro tenía toda la culpa de que su Hanae hubiese decidido enseñarle una lección que ni los besos pudieron suavizar del todo.

La idea de ver a ese hombre herido no le gustaba, pero intentó convencerse de que era tranquilizador imaginar a la mujer defendiéndolo. Aunque ella había sido excesivamente específica en el modo en que supuestamente lo iba a cuidar del peligro. –Está bien… Solo porque tú lo dices– la culpó y al hombre enfocó. No se esperó el siguiente empujón que le obligó a caminar hacia su desconocido padre y quedar a poca distancia de él que ya lo miraba demasiado fijo e insistente. –¡Yo no me muevo tanto!– se defendió de la injusta acusación y miró molesto a su progenitora aunque poco le duró.

Ella ya se iba por su cuenta y él todavía no se trepaba al hombre. Casi suspiró mientras esperaba a que Ryuunosuke pusiera las protecciones a la motocicleta. No tardó en acercarse a la espalda del caballero cuando él se agachó y allí se trepó hasta acomodarse. Pronto pudieron alcanzar a su madre aunque todavía no se sentía relajado para disfrutar de la situación. Imposible relajarse poco después cuando fue ella la que tomó el brazo del hombre y por su cuenta. Ryūjin comenzaba a sospechar que algo iba más mal de lo que él pensaba pero no lograba descubrir el enlace que le faltaba. Y sin duda las atracciones llamaron su atención poderosamente. –Ohhh… ¡Es gigante!– se soltó de un brazo para hacer más evidente el tamaño excesivo de lo que veía y sus ojos se fueron iluminando con cada cosa nueva que veían.

Sonriente fue como coincidió con Ihara en esos segundos. –Solo me dan miedo a veces.– aseguró pues no siempre le sucedía el terminar horrorizado, dependía del tipo de altura  y con quien la viviera. –Puedo pararme en puntas de pies.– dio su inocente idea para arreglar el problema de la altura, se sabía no tan alto pero esperaba crecer, Hanae era alta y su tío también. ¿Su padre lo habría sido igualmente? No recordaba haberlo preguntado.

Difícil fue intentar decidir a cual juego subir primero, pero finalmente tuvo claro lo que prefería y en qué orden. –¡Quiero probar el de agua primero!– los hombros de Ihara recibieron pequeñas palmaditas de apremio y a su madre miró intentando pedir permiso para ir por eso primero. La verdad era que la montaña rusa le daba algo de pavor y en secreto rogaba que no le permitieran subir por su estatura, aunque quedarse abajo solo tampoco le gustaba pues se sentiría abandonado y triste. –Kaa-chan, ¿Papá era más alto que tú?– preguntó sin muchos miramientos.

Un día seré alto como ustedes y podré subirme a todos los juegos de este lugar.– prometió solemnemente y se recargó ya más familiarizado con la espalda del cazador, esperando que los adultos decidieran finalmente el lugar al que preferían ir primero, aunque estaba seguro, como siempre, que recibiría lo que él quería y pedía.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Hanae Reed el Sáb Jul 09, 2016 10:19 pm

Fascinante. Esa palabra le recordaba la vez que Ryūjin había comenzado a repetirla para mencionar una seria cantidad de cosas, a ella incluida, poco tiempo después de haber conocido por primera vez y primer error a su padre. Que ahora él también la usara le hacía pensar que posiblemente la hubiese aprendido de él. Desastroso claro, pero mejor era superarlo que llorar por algo que no había podido evitar en su tiempo y ahora tampoco. El destino quería que esos dos se conocieran, y no le daba ni espacio a la mujer de reclamar.

Atenta escuchó las opiniones del niño y del mayor sobre las alturas y los juegos. Confundir a uno de los muggles no sería problema, pero seguía sin sentirse segura de que su hijo se subiera a algo como la montaña rusa. Él procedió a decir su preferencia y entonces ella asintió, a sabiendas de que cuando llegara el momento le tocaría decidir qué hacer con el niño. Separarse de él por subirse a un juego muggle por su cuenta era algo que no pensaba hacer ni de broma, pues cuidarlo era su deber—. Vamos al de agua entonces si ese quieres probar —aceptó pues también le emocionaba la idea.  Hanae le sonrió al niño aunque por poco pierde fuerza en su gesto al verlo tocar tan animadamente los hombros de Ihara.

Pero lejos, lo que logró desencajar del todo su gesto y volverlo casi una expresión nerviosa, fue el  escuchar una inocente duda que por poco la mata por dentro. Papá. ¿Cómo es que Ihara no se daba todavía cuenta de que a él debía llamarlo así? Luego de que su hijo hiciese una promesa de crecer ella tragó saliva apartando la vista del pequeño para no preocuparlo y su vista terminó por cruzarse con el perfil de Ryuunosuke y ahí se perdió—. Tu padre… Pues, tu padre era casi tan alto como yo, si me ponía tacones podía sobrepasarlo con facilidad unos centímetros —por poco y hace el gesto con la mano hacia Ihara pero se cuidó de no ser más evidente y alejó la mirada rápido de él, antes de que desastrosamente se diera cuenta de que era a él a quienes sus ojos acusaban de la cruda verdad.

Agua, agua —retomó el tema de conversación anterior. Esperaba que Ihara no quisiese indagar más sobre el padre del niño porque entonces la resistencia a la presión de la mujer se tornaría un desastre—. El anuncio dice que pueden subir niños mayores de 8 años y con cuidado de sus padres —leyó asintiendo y sin fijarse que estaba tomando al otro integrante del grupo como miembro ya oficial de la familia. Lugar que por desgracia todavía no le permitía tomar. Ella se había encargado de su pequeño dragón todos esos años, Ihara no tenía mucho que reclamar pues los había abandonado.

Una fila corta hicieron ante el juego, para que les explicaran como y donde tenían que sentarse y sostenerse. La emoción corría por las venas de la mujer dejándole con las defensas bajas y cuando el joven que les asignaría lugar mencionó a Ryuu como padre del chico que llevaba en la espalda ella ni se quejó—. Ryūchii, ¿Estás emocionado? —preguntó cuando poco quedaba para que los subieran—. ¿Es un juego seguro, cierto? —consultó un poco más bajo en dirección al otro mago presente dejándole notar que cuando se trataba de sobreproteger a ese niño ella sí que comenzaba a pensar las cosas más de una vez.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Nishikigoi | Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales