JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Jue Abr 14, 2016 3:26 am

❝ Are you with me through it all? Then why can't I feel you
Stay with me, don't let me go because there's nothing left at all
Stay with me, don't let me go… Until the Ashes of Eden fall ❞
— Breaking Benjamin

27 de Marzo, 2025. 22:19 pm.

Todavía no lograba procesar las palabras de Ljungstrand cuando se apareció en la puerta de la casa que alguna vez había sido la suya. Allí donde creció y se crió, primero bajo la atenta mirada de su madre y tiempo después resguardada por sus hermanos. Su padre no había estado para ella, nunca la había ayudado, incluso a veces había sentido que la odiaba en lo más profundo de su alma, pero aun así ella lo apreciaba y respetaba. Quería volverse una mujer de provecho con una infantil esperanza de que un día ese anciano comenzaría a verla como lo que era y no la simple sombra oscura de Aderyn.

Ahora sabía porqué eso jamás iba a ocurrir, aunque no lo comprendiera lo tenía claro. No había modo de perdonar una tradición de tan grueso calibre. Ese día tanto la imagen de su inmaculada madre como la de quién había sido su supuesto progenitor habían caído al piso, se estrellaron y rompieron en pedazos con unas pocas palabras que aunque prefería negar algo en su interior le gritaba que era cierto. Y esa niña que vivía dentro de ella, guardando lo último rescatable de su bondad y pureza, estaba a punto de morir.

¿Nwyn…? —luego de abrir la puerta Rhys Lancaster había mirado a su media hermana con extrañeza. No se veía nada bien y la sensación que eso le provocó le hizo fruncir el ceño—. Si ese novio ridículo que tienes te hizo algo te juro que le arrancaré la… ¿Nwyn? ¿Estás... —la sorpresa pudo con él cuando vio las lágrimas asomándose en los ojos de la mujer. Intentó atraparla entre sus brazos pero ella lo apartó con el brazo y casi corriendo se dirigió por el pasillo a las escaleras que daban al estudio donde sabía que encontraría la verdad que toda una vida le habían negado.

Rhys había gritado su nombre pero por más que golpeara la puerta no podría abrirla todavía, la magia de la bruja no estaba del todo fallida todavía y había sellado la entrada encerrándose con un mago al que ya no reconocía. El alboroto hizo que Hywel como pocas veces alzara la vista de las fotografías del escritorio y al ver a la que pareció ser una aparición de su único y gran amor se levantó—. Aderyn... —la llamó y a ella se acercó con la mirada perdida, su supuesta hija no lo sabía pero la salud del Lancaster iba cada vez peor y su mente se perdía cada día en un profundo agujero.

Escuchar pronunciar el nombre de su madre le hizo temblar a ella, que se alejó un paso aunque eso no impidió que la mano del hombre tocara su brazo, el tacto le pareció arder a los dos y al fin el dueño de casa la reconoció—. Eres tú… El demonio que vive para atormentarme —comentó con desgana y bajó ambos brazos, para su mente dañada esa niña era un castigo por no haber protegido a su madre y por no haberla perdonado por la traición que había cometido contra él.

Dime que no lo hiciste tú... —pidió ella y sus ojos se volvieron a nublar a causa de unas lágrimas que odió cada segundo desde que comenzaron a brotar y que parecían no querer darle tregua a su alma—. No me importa que no seas mi padre, nunca lo fuiste de todos modos, pero no tenías derecho a herirla… ¡Asesino!! —lo último se lo gritó y los golpes en la puerta parecieron volverse desesperados. Escuchaba gritar a Rhys pero ni lo quería escuchar, no, al único que escucharía sería a ese hombre que pocos cabellos y que la miraba con un ligero atisbo de comprensión. La varita de la mujer tembló en su mano mientras le apuntaba directamente a quien no merecía ni sus lágrimas ni su perdón.

Nadie podrá quererte nunca… Naciste de un error y tú la mataste a ella. ¿No es hora de dejar de fingir? —cruel como siempre le dio en la herida que tenía abierta. Annwyn no necesito de palabras para lanzar su siguiente hechizo… Crucio. Directo al centro de la putrefacta alma del mayor.


Última edición por Annwyn Lancaster el Vie Mayo 27, 2016 11:00 am, editado 1 vez


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Miér Abr 20, 2016 6:43 pm

Apareció frente a la entrada de la casa, todo a su alrededor parecía haber enmudecido, todos sus sentidos estaban concentrados en encontrarla a ella y, descubrir que la puerta estaba abierta acentuó la mala sensación que sentía dentro. Lo correcto habría sido toparse con hechizos de protección pero claramente alguien no había tenido tiempo de colocarlos de nuevo luego de abrir la puerta.

A toda prisa cruzó hacia el interior, fue cuidadoso al empujar la madera y en silencio avanzó. No parecía haber nadie en esa parte de la casa, pero no pasó mucho tiempo antes de que sus oídos recibieran una voz conocida, aunque nunca antes le había escuchado en ese tono. La presencia de ese sujeto era un problema, siempre lo había sido pero esa noche estorbaba más que antes, incluso podría complicar la situación. Lo que le quedó claro a Cáech fue que su novia efectivamente se encontraba en la casa, los gritos de Rhys se lo dejaron claro. Sin preocuparse por la invasión a vivienda ajena se apresuró a subir las escaleras que lo acercaron al alboroto que alzaba el otro mago, también golpeaba la puerta y entonces comprendió que Annwyn se encontraba al otro lado. Con Hywel, indudablemente.

El medio hermano de la rubia giró de golpe, a pesar de todo se había percatado de la presencia del desmemorizador a quien miró desconcertado al principio, y después frunció el ceño al llegar a la conclusión de que algo debía saber también Sihtric o de lo contrario no estaría ahí en ese preciso instante. Una interrogante estuvo a punto de escupir para el novio de la auror pero antes de que lo consiguiera, Sihtric lo apuntó con la varita que ya llevaba lista en la mano diestra. Un Incarcerous le lanzó y las sogas lo atraparon a escasa distancia de la puerta del estudio, haciéndole soltar la varita.

Para el Mortífago, Rhys Lancaster salía sobrando en la ecuación, aunque la forma en que éste lo miró consiguió hacerle dudar, ¿es que acaso estaba al tanto de la mentira familiar? El cruce de miradas tensó el ambiente y antes de que algo más fuese dicho, el desmemorizador rompió los hechizos que bloqueaban la puerta. Él conocía bien la magia que la bruja utilizaba para ese tipo de casos, por eso no le costó quitarlos.

La puerta se abrió de golpe, mostrando a los dos hombres una escena inevitable dadas las circunstancias. Hywel Lancaster sufría en el suelo de su supuesto refugio una tormentosa maldición causada naturalmente por una varita que Cáech conocía de sobra. El ex profesor apretó los dientes y su propia varita –Nwyn– la llamó en voz alta, Annwyn estaba en todo su derecho de hacer pagar a ese hombre por sus acciones y mentiras como mejor le pareciera, pero temía que actuara de ese modo a causa del caos del momento y que después, cuando mentalmente se despejara, se arrepintiera de sus decisiones.

Lo que no esperó fue que Rhys interviniera, dejando ver en el proceso que había alcanzado a escuchar algo de lo que conversaban Hywel y la rubia minutos atrás, además de revelar algo más con sus palabras. –¡Annwyn! Somos familia, aun si no llevamos la misma sangre. Eso nunca ha importado.– el intento hizo de removerse entre los amarres pero naturalmente nada consiguió. –La culpa real es de quien te lo ha contado, ese hombre asesinó a nuestra madre. Si no fuera por él, ella todavía estaría con vida.– aseguró con odio en cada palabra. En el fondo sabía que la culpa era compartida, pero era más sencillo atacar a quien se había atrevido a quebrantar el núcleo familiar reduciéndolo casi a cenizas.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Vie Mayo 27, 2016 10:59 am

Su mente se encontrada cerrada por completo en esos momentos. Primero a causa del dolor propio que sentía fluyendo con fuerza en todo su cuerpo y segundo por los gritos y casi aullidos que podía escuchar de Hywel Lancaster que se retorcía en el suelo presa de un hechizo que era demasiado para su cuerpo y mente ya envejecidos. Gritaba y se retorcía, seguramente su espalda terminaría mal herida, pero estaba al fin sintiendo algo, años había pasado sin poder percibir nada del mundo exterior, por estar encerrado por gusto y guardar un luto eterno por su único gran amor, el mismo que le había traicionado con su amigo para hacer a esa rubia que ahora lo atacaba. Por fin, por fin había algo de sentido en su vida, aunque no fuese el más correcto.

La puerta se abrió y ninguno de los dos dentro del despacho parecieron percatarse, hasta que Rhys soltó unas palabras que hicieron que Annwyn perdiese toda concenctración. De golpe se giró deteniendo el ataque contra el que había sido su supuesto padre, y con una profunda tristeza y espanto observó al hombre que si había estado con ella desde que tenía memoria. Con Aeron y ellos dos. Siempre juntos los tres. Con la cabeza negó y sus ojos volvieron a llenarse de lágrimas—. ¿Tú también... lo sabías? —preguntó con voz temblorosa y no se preguntó porqué él estaba amarrado, no. Había visto a Sihtric por el rabillo del ojo pero no quería mirarlo todavía, menos ahora que sentía que había perdido gran parte de su fortaleza y era todo debilidad.

Nwyn... No es... ¿Por qué no le dices al idiota de tu novio que me suelte? Podemos hablar con tranquilidad sin todo esto y... —el rostro endurecido de su hermana pequeña le hizo callar por completo y la vista bajó, al parecer si tendría que responder su pregunta aunque por conocerla tanto también sabía lo que eso significaría—. Aeron... ¿Lo sabe también? —preguntó en un hilo de voz mientras su varita volvía a alzar, pero esta vez contra la persona que si había acompañado por largo tiempo.

Por supuesto que no, yo solo lo supe porque el viejo comenzó a repetirlo una vez que te fuiste de casa... Hice que lo jurara, se suponía que nunca iba a... ¡NWYN!! —aterrado pudo ver que su padre se levantaba apuntando a la auror. Poco después un hechizo brotaría al fin de la varita del Lancaster mayor y daría de lleno sobre el cuerpo de quien estaba tan desorientada que comenzaba a olvidar jamás darle la espalda al enemigo. Un crucio certero y casi tan potente como el que ella había lanzado antes la atacó, y sintió que el mundo comenzaba a caer a pedazos al igual que su cuerpo que pronto comenzó a retorcerse hasta caer de golpe al suelo presa de las convulsiones y gritos de agudo dolor.

Que conmovedor es todo... ¿Ahora tu también vas a traicionarme Rhys? No me sorprende, si ella tampoco es hija mía tal vez tu eres de algún otro mago cualquiera y Aeron... —la voz de Hywel, más firme que nunca se elevó en el aire aunque no fue para decir nada bueno. La mujer ya no sabía que pensar más que en el dolor que sentía en ese horrible presente cuando se descubría traicionada por todos. Rhys pronto se soltó del amarre de las cuerdas que Sihtric le había puesto y su varita claramente supo a quien apuntar. Nadie tocaba a lo que consideraba suyo, era un rasgo familiar que por muy separados sanguíneamente que estuvieran podían compartir. Para bien o para mal.

Lástima que al parecer no iba a necesitar de ningún hechizo todavía. Tal vez si lo hubiera sabido habría hecho algo por detenerlo. Pero los juramentos mágicos eran irrompibles, más si una parte deshacía parte del trato y Hywel lo había roto al decir en voz alta, directamente a la rubia, que no era parte de su familia. La sentencia sobre su cabeza ya estaba puesta.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Jun 28, 2016 5:13 pm

Desconcertado miró a Rhys, no tardó en preguntarse lo mismo que Annwyn y a pesar de que el otro mago no lo puso en palabras inmediatamente, quedó claro que sí estaba enterado de la situación sanguínea de la rubia. Por una vez en la vida Sihtric se puso del lado de Ljungstrand cuando el otro lo culpó directamente por la muerte de la madre de los Lancaster. No pudo evitar el mirar a Rhys con desprecio, tras lo cual éste le pidió a su hermana que interviniera para que la magia del Mortífago lo liberara. El desmemorizador frunció el ceño, no le daba confianza el que ese sujeto tuviese libertad para alzar la varita pero si la auror se lo pedía no le quedaría más remedio que ceder.

Lo no esperado fue que Annwyn hiciera caso omiso de las palabras de su hermano, mirarla le bastó a Sihtric para comprender que la situación era peor de lo que él había imaginado. Le preocupó también el hecho de que ella no le dedicara ni una simple mirada pero intentó entenderlo, él no tenía derecho a involucrarse en ese asunto familiar pero no iba a dejar a su novia sola en esas circunstancias. En algún momento de la corta y letal conversación entre hermanos Sihtric había bajado la mirada, escuchando con atención cada palabra que el insoportable de Rhys soltaba. Y, cuando mencionó un juramento, Cáech lo enfocó una vez más. Esa breve distracción impidió que en el campo de visión del desmemorizador entrase la figura de Hywel incorporándose y apuntando a Annwyn.

Se odió a sí mismo por no haber previsto ese ataque por parte del viejo, inmediatamente se movilizó hasta llegar a la rubia y en sus brazos la tomó aunque eso no servía para frenar los efectos de la maldición que le había sido lanzada por aquel a quien por años llamó padre. –Annwyn– la llamó angustiado. Escucharla gritar le destrozó por dentro, llenándolo a la vez de rabia. Con odio dirigió la vista hacia el mayor de los presentes que volvía a hablar y con su varita lo apuntó a pesar de que Hywel poca atención le estaba poniendo. Esa fue la primera vez que lo escuchó hablar con firmeza y no entre recuerdos, a ese Lancaster que hablaba sobre traiciones no lo conocía. No habría necesidad.

Cerca de él Sihtric sintió que su hechizo perdió efecto sobre Rhys, percibió su movimiento. Lo que no esperó fue que alzara su varita contra su propio padre, pero nada salió de la boca del otro hombre del Ministerio.

Hywel se desplomó antes de que magia fuese pronunciada por alguno de los dos magos, aclarándose así la duda que Sihtric tenía sobre qué tipo de juramento habían hecho padre e hijo. Sus ojos no se desprendieron de la imagen del anciano que yacía en el suelo hasta pasados varios segundos, no estaba seguro de cómo tomaría Annwyn todo aquello, pero al menos a él le parecía mejor que el falso padre se hubiese arrancado la vida por sí mismo. Suicidio. ¿Podría interpretarse de ese modo?

Se ha ido, Annwyn.– dijo en un murmullo –deseando que su sufrimiento también se desvaneciera–, apegándola otro poco a su cuerpo. Si padecer el dolor de la maldición en lugar de ella fuese posible, lo habría recibido sin dudar. No era la primera vez que su bruja sufría y eso le hizo pensar que él no estaba haciendo bien las cosas, se suponía que debía protegerla de todo. Acarició las facciones de la auror al tiempo que apretaba los dientes presa de su impotencia, luego miró de reojo al que no volvería a ver como futuro cuñado. –No vuelvas a acercarte a ella. Ninguno de ustedes la merece.– habló con fría seriedad, dispuesto a ejecutar a quien se atreviera a herir de nuevo a su novia. Antes el lazo familiar lo detenía, ahora ya no había nada de eso.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Miér Jun 29, 2016 8:44 am

No sabía que había dolido más, si la palabrería de Rhys para decirle que lo sabía desde que ella se había ido de la casa o si el siguiente hechizo que la hirió no solo físicamente. Sus gritos desgarrados fueron la prueba de que no solo gemía por el dolor del cuerpo. También lo hacía por el de su alma aunque fuera no consciente de lo mismo.

Los brazos de Sihtric la recibieron y a él enfocó como pudo en medio de las convulsiones. Nada le pudo decir pues nada más que dolor agudo sentía. Apenas si pudo escuchar las últimas palabras de su padre, la última herida que le regaló. O eso creyó ella pues cuando los efectos de la maldición fueron parando, ella intentó contener su cuerpo de seguir temblando pero en vez de eso los temblores continuaron y esta vez de la angustia. Había escuchado el golpe y lo había visto caer, pero jamás se esperó que fuera algo más que eso…

Se ha ido, Annwyn…

La voz de Cáech en esos momentos no la olvidaría. Escucharlo en voz alta sirvió para entender y un nuevo grito salió de su garganta negando toda la situación. Los ojos apretó con fuerza y de la misma manera se sostuvo la cabeza aunque parecía que quisiera arrancarse los cabellos. Ese hombre, el que había creído su padre todos esos años. Ese hombre… No había alcanzado a darle ninguna explicación, simplemente se había esfumado antes de tiempo. El dolor incomparable que sentía se dejó escapar en gruesas lágrimas y audibles sollozos. No quería escuchar nada más, ni sentir nada más. La fría advertencia de su novio contra su hermano no alcanzó a llegar a un punto consciente de la mujer y con el aire faltándole trató de controlar su cuerpo.

Este se mandaba por sí solo, como las miles de veces que había despertado por las noches llamando desesperada a su madre. Una que apenas había conocido. Rhys al notarlo, luego de revisar el cuerpo del viejo se giró hacia la pareja y con la varita los apuntó, específicamente al novio del siglo que se atrevía a amenazarlo—. Tú no tienes lugar aquí, es un tema de la familia… Y ella es la que decide —soltó aunque la conocía tan bien que ya sabía la respuesta y por lo mismo estaba furioso, si no hubiese estado Cáech, él habría sido quien contuviera su cuerpo del sufrimiento. Incluso sabía cómo hacer que dejara de llorar tan desconsoladamente—. Nwyn… Respira, tienes que intentar cal- —una mano femenina lo hizo callar.

Fue apenas un gesto, pues más que levantar una mano temblorosa contra él poco podía hacer. No quería escucharlo, no en esos momentos. Por eso contra los brazos de su pareja pareció enterrarse, todavía sin poder dejar de sollozar. Ni ella entendía por qué sufría tanto si ese anciano había sido cruel con ella toda la vida—. Va-vámonos… No puedo seguir aquí… Sácame… —pidió entre murmullos al único de esa habitación en el que podía confiar. Una última mirada dolida dio al que había resultado ser su medio hermano. La traición era lo que lo había transformado en un extraño para ella.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Sáb Jul 02, 2016 5:45 pm

Dolía demasiado, una incontenible desesperación lo estaba invadiendo a golpes, porque Annwyn se rompía cada vez más e insuficiente se sintió para calmarla. Una negra tristeza reclamó sitio en el interior del mago cuando la rubia comenzó a llorar, quería secar sus lágrimas pero le preocupó más el que pudiera hacerse daño con la forma en que se presionaba la cabeza, por eso fue una de sus manos la que abrazó para intentar tranquilizarla en lugar de limpiarle el rostro. Con el otro brazo la mantenía fuertemente abrazada.

Otro poco la presionó contra su cuerpo, iba a decirle algo  a la auror pero Rhys lo interrumpió antes de que pudiera soltar palabra. Con frialdad alzó la mirada hacia el otro mago que pretendía exiliarlo de la situación, pero para Sihtric lo que ese hombre dijera ya no tenía valor alguno. Además de escucharlo y mirarlo con desprecio no hizo nada más, no se preocupó por la varita que lo apuntaba, ni siquiera iba a desperdiciar más palabras con él. Desgraciadamente para el humor del desmemorizador el otro no se callaba, volvía a dirigirse a Annwyn y aunque en apariencia las intenciones eran “buenas”, fue la bruja quien lo silenció.

La forma en que la auror marcó el alto a la voz de su fallido hermano hizo que Sihtric levantara un poco el rostro, estaba dispuesto a darle espacio si ella quería tratar algo más con el Lancaster que quedaba, pero la forma en que ella se refugió de nuevo en sus brazos le dictó el rumbo que debían seguir sus acciones. Uno que a la brevedad Annwyn le confirmó con voz herida. Nunca imaginó llegar a escucharla de esa forma, todo iba mal esa noche.

Siht asintió. –Regresemos– a donde nadie más pudiera alcanzarlos, donde el caos había iniciado. Por el bien de todos esperaba que Ljungstrand ya se hubiese largado, no estaba de humor para ver a nadie más y su presencia no iba a ayudar a Annwyn. La ayudó a levantarse y entonces volvió a tomarla en sus brazos pero ésta vez para separarla del suelo. No dedicó ni un segundo más a Rhys, dio media vuelta y con cuidado bajó las escaleras hacia la sala donde tiempo atrás había conocido a parte de la familia. No podían marcharse usando la aparición, ella no estaba en condiciones así que usarían la chimenea.

El hijo de Hywel llamó fuerte a su hermana unas dos veces más, unos minutos le llevó el decidirse a seguirlos escaleras abajo mas no fue capaz de impedir que abandonaran la casa. El gesto severo que la rubia le había dedicado todavía estaba presente en su cabeza, quizá por eso se mantuvo al margen, porque la conocía y no era capaz de ir contra esa advertencia. Ante los ojos de un mago insatisfecho con todo lo ocurrido, la pareja desapareció por la chimenea.


En la de su propio hogar aparecieron y unos segundos le bastaron al hombre para saber que efectivamente eran los únicos bajo ese techo. En silencio se dirigió a la habitación donde dormían. –Él parecía preocupado por ti.– fue lo único que comentó antes de cruzar la puerta que los llevaría a la cama. Se refería al viejo de Ljungstrand. A Owena y él les debía un Patronus, todavía no estaba convencido de que el anciano mereciera ser puesto al tanto, pero les había asegurado que lo haría. Por Owena lo haría, el otro podía ir y morirse si no podía con sus culpas.

Llegamos, Nwyn. Estamos en casa.– murmuró con cariño al tomar asiento en el borde de la cama donde infinitas horas habían pasado juntos. Sí, desde antes pudo haberle dicho eso, pero sus intenciones no eran literales. Fue su modo de decirle que sin temor a nada podía exteriorizar todo su dolor, dejarlo fluir y sangrar de ser necesario. Él estaría a su lado siempre, con ella y para ella. En los momentos felices y en los tristes, en los crudos, en los desgarradores.


Un beso dio en su frente, más fuerte que nunca abrazaría a su corazón.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Jul 02, 2016 6:16 pm

Los últimos llamados de Rhys fueron como ruido para ella. Sabía que no sería la última vez que lo vería, porque ese hombre era tan terco e incorregible como ella. Pero por lo mismo, por lo mucho que lo conocía, no podía permitirse el perdonarlo. No rápido, años pasarían antes de que ella pudiese dar su brazo a torcer y en esos momentos el dolor era tan terrible y la pena tan profunda que no cabía en ella el pensar en posibilidades remotas de volver a hablar con quienes había creído su familia. Para peor, también estaba Ljungstrand…

Y Hywel...

Solo volver a visualizar mentalmente los últimos momentos que le quedarían para recordarlo la llenaba de sentimientos horribles. Todos tristes o enfurecidos. Ninguna luz en el camino. En silencio se dejó llevar por Cáech y cuando él pronunció su primera frase ella negó con la cabeza, no estaba segura de si se refería a Rhys o a Kjell, y de ninguno quería saber en esos momentos—. No me importa… Ninguno de ellos —mentía claro. Por Aeron lo sentía, pues culpa no tenía en el asunto. Pero verlo y explicarle que por su culpa había muerto su padre sería desgastante para el alma ya herida de la bruja.

Estamos en casa. Cierto, esa sí era su casa. Sus ojos parecieron volver a convertirse en un torrente al darse cuenta de que no le quedaba nada más y cuando estuvo el mago sentado en la cama con ella encima de él, sin poder decirle palabra alguna volvió a llorar con fuerza. Amargamente. Seguro no le estaba dando la mejor imagen de su vida, pero era un conjunto de cosas que la tenían ya quebrada. Por años había soportado el desprecio de su supuesto padre y ahora que lo entendía casi todo, resultaba que él en su crueldad prefirió morir. Porque suicida había sido al pronunciar esas despiadadas palabras contra ella.


Minutos tuvieron que pasar antes de que pudiese retornar algo de calma a su cuerpo. Apenas si podía limpiarse el rostro y necesitaba lavarse la cara o conseguirse una multitud de pañuelos para dejar de ser ese espectáculo deprimente—. N-no sé por qué estoy tan triste… —murmuró, aunque claro que lo sabía. Pero aceptar que le dolía la pérdida de quien no era nadie para ella mataba el orgullo que ya parecía no tener. Ahora que lo pensaba su apellido no era el correcto, y por lo mismo tal vez debería cambiárselo en algún punto. Pero todas esas nimiedades no servían para consolarla. ¿Sihtric entendería las razones de sus palabras? ¿La juzgaría? Era el único en quien podía refugiarse así que esperaba no llevarse otra decepción.

Y-ya no tengo apellido ni familia… Solo te tengo a ti —dijo sin poder sonar feliz y luego se levantó de los brazos de él, aunque los necesitaría de nuevo. Al baño se dirigió para lavarse el rostro y tomar papel suficiente para su sufrimiento. De su varita se había olvidado, esperaba que su novio hubiese tenido la gentileza de traerla pues no planeaba volver a esa casa nunca más. Cosas se le habían quedado de sus años de juventud, pero en esos momentos no parecía importarle el perder tales recuerdos.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Vie Jul 08, 2016 5:55 pm

Apretó los labios. Annwyn podía afirmar que los otros no le importaban, pero el simple hecho de que estuviese inundada de tristeza en esos momentos la dejaba en evidencia. Entendía el que intentara protegerse a sí misma aferrándose a la idea de que el resto carecía de valor, sin embargo… dudaba que eso fuese lo mejor. ¿Serviría de algo remarcar esa falsa negativa que acababa de afirmar? Si en el fondo ella seguramente ya lo sabía, que solo se lloraba por alguien de peso en la vida de uno.

Sihtric se abstuvo de respirar profundo, resguardó a su novia lo mejor que pudo entre sus brazos y no soltó el abrazo hasta que sintió la necesidad de secarle aunque fuese un poco el rostro. Con cada minuto que pasaba, el mago se entristecía otro poco junto con la rubia. Por supuesto guardó bien ese sentir, no estaba para mostrar debilidad. Acariciaba las mejillas de la auror, le hacía caricias en el cabello y en silencio pasó cuantos minutos le fueron necesario a ella para recuperar algo de calma. Pero por alguna extraña razón, esa pausa de calma a él le preocupó.

Pensativo la observó cuando dijo desconocer la razón de su tristeza, pues si no aceptaba el origen de ese desorden en sus emociones sería más difícil superarlo. –Todo lo que sabías ha cambiado en tan solo unas horas, es normal que te sientas así…– comentó bajando la vista a las manos de Annwyn, las cuales alcanzó a acariciar un poco antes de que ella se pusiera de pie. No quería que se separara, pero lo hizo, eso sumado a la tristeza con que la bruja dijo solo tenerlo a él dio como resultado una gris sensación en el pecho del hombre. Le pesaba que el  tenerlo a él no alcanzara para apaciguar su dolor…

Frunció el ceño al quedar fuera del rango de visión de la auror, quien se había dirigido al baño. Miró la cama, después la habitación en general, pensando en que las cosas no podían quedarse así, tenía que hacer algo. Sacó su varita y también la de Annwyn que había levantado del suelo luego de que la maldición la dañara, ambas las puso sobre la mesa de noche y entonces fue al encuentro de su novia.

Annwyn– la llamó con firmeza, deteniéndose a escasos pasos de la puerta que daba al baño. Esperó a que la mujer saliera y no habló de nuevo hasta tenerla al frente. –Cásate conmigo Annwyn. Formemos nuestra propia familia, acepta mi apellido, hazlo tuyo…– ¿era el momento correcto? No estaba seguro, pero mucho había esperado ya y las últimas palabras de ella le habían susurrado a su alma que al menos debía intentarlo. Sus manos buscó y las dos tomó, las alzó hasta tenerlas al nivel de su rostro, luego besó cada una con devoción. –Nwyn, dime que quieres ser mi esposa...– insistió con suavidad, aferrándose a la mirada de su amada. No podía evitarlo, mirarla con profundo amor e ilusión en esos momentos le fue natural, demasiados sentimientos experimentaba a diario por ella, ¡quería hacerla feliz! Y aunque nada aseguraba que pedírselo ese día fuese lo mejor, tomó el riesgo. Por Annwyn tomaría cuantos fuesen necesarios, y si por algún motivo fallaba… volvería a intentar hasta que el tiempo se le agotara.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Jul 12, 2016 3:52 am

No necesitaba que Sihtric hiciera un recuento de lo que acababa de ocurrirle y de cómo su vida se derrumbaba, pero por el cariño que le guardaba lo le resaltó ese detalle. ¿Era normal sentirse así? Pues eso no la animaba, para nada. Solo la hería más. Apenas pudo se apartó de él para ir a recomponer su imagen un poco en el baño y cuando ya se sintió algo más repuesta, llevando pañuelos en la mano regresó a la habitación allí donde la voz del hombre le hizo darle toda su atención. ¿Qué ocurría y por qué le hablaba tan serio…?

De todas las cosas que esperaba oír, esa fue la última en la lista de posibilidades. Incrédula y atónita miró al mago sus labios temblaron de los nervios y cuando Cáech le tomó las manos ella dio un respingo que pareció sugerir que sentía algo de temor. Pero era algo más profundo e infinitamente peor que solo eso—. Es… ¿Estás jugando conmigo? —preguntó en un hilo de voz y pronto sus ojos volvieron a llenarse de lágrimas calientes que le ardieron mientras corrían por sus mejillas. Como pudo se soltó de las manos ajenas y se cubrió el rostro avergonzada y dolida.

Había querido escuchar esa petición desde hace meses. Pero definitivamente no era el momento correcto para hacerla, no cuando se sentía tan destrozada que ni alegrarse o responderle decentemente podía—. N-no te atrevas a hacerme esto —pidió sin mirarlo mientras intentaba secarse el rostro. Al parecer allí, aunque era su casa, tampoco podría estar tranquila. Con pensamientos más que oscuros logró dar con la ubicación de su varita y hacia ella se dirigió. Una vez la tomó, sin mirar atrás, salió de la habitación tan rápido que parecía que iba huyendo.

Y justamente eso estaba haciendo. Quería irse, lo más lejos posible. Y si Sihtric no era capaz de entender su estado sería más que un insensible, añadido a eso le habría herido el destrozado corazón que ya no podía con tanta tristeza junta—. Ya no puedo soportar nada más —negó al llegar a la sala luego de bajar las escaleras y secándose los ojos intentó concentrarse para desaparecer lo antes posible, aunque no alcanzó ni a hacer el intento de mover su varita…


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Jul 12, 2016 8:48 am

Lo había arruinado. Comprendió su error a través del temor que las manos de la rubia manifestaron. Aun así le sostuvo la mirada, en su interior sintió como si algo se apagara abruptamente pero se obligó a mantener los ojos en ella. La había hecho llorar…  y dolió, porque él obviamente no estaba jugando al pedirle matrimonio. Las emociones del mago se hicieron pedazos al ser rechazado por las manos de Annwyn, por un momento creyó posible que ella decidiera abandonarlo de manera definitiva por culpa del atrevimiento que tuvo, pero a los segundos se regañó a sí mismo por pensar de esa manera. El amor entre los dos iba en ambas direcciones, a eso se aferró con todas sus fuerzas para no derrumbarse…

No tienes que…– ¿responderle en ese mismo instante? Oh pero si ni falta hacía, no cuando su advertencia dejó en claro que no estaba interesada en tratar el tema. Los labios apretó con impotencia, acababa de provocar un desastre y de pésima manera le sentó el que pensar en una vida formalmente juntos no sirviera para alegrar a la mujer que tanto amaba. –Espera, Nwyn– pidió angustiado tras verla tomar su varita y caminar hacia la salida de la habitación. ¿Qué estaba pensando hacer?!

¡Annwyn!– a prisa la siguió, él tenía la culpa, lo aceptaba, pero eso no significaba que iba a dejarla partir así nada más. No iba a perderla, de eso estaba seguro. Y para impedirlo bajó rápidamente las escaleras y a tiempo le retuvo la mano con que sostenía la varita. Fue el brazo izquierdo del desmemorizador el que atrapó la mano ajena para impedir que hiciera magia, desde atrás la había abordado por lo que su brazo también sirvió para retenerla. En la mano diestra apretaba Sihtric su varita, la había tomado también antes de abandonar la habitación que compartían y ahora la apuntaba hacia la sien de su novia. Nunca podría perdonarse a sí mismo tal acto, pero temía que algo peor ocurriera si no ponía un alto al caos que él mismo había avivado.

Perdóname por lo que hice, y por lo que estoy a punto de hacer.– susurró entristecido, ésta vez con la mirada baja. Un Obliviate trazaron sus labios sin hacer sonido alguno, uno cuyo fin fue eliminar de la memoria de Annwyn que él le había pedido que se convirtiera en su esposa esa noche. Unos segundos permaneció en esa ubicación, la varita guardó y la frente recargó por completo en el hombro derecho de la bruja. Llorar no era algo que Sihtric se permitiera y, mostrar tristeza frente a su novia, lamentablemente tampoco. Por eso los minutos que a su pareja le tomó reestablecerse tras sufrir un Obliviate no deseado, él los usó para terminar de romperse y reconstruirse lo mejor posible. Porque un alma deprimente no sería capaz de cuidar al herido corazón de la bruja, cuando alzara la vista el mago debía estar listo para cobijarla y darle la seguridad que ella necesitaba.

Frente a Lancaster siempre le había costado fingir, pero ésta vez consiguió ocultar eficientemente el dolor del rechazo y levantar la frente como si nada adicional hubiese ocurrido después de llegar a casa. –Vamos, te prepararé un té.– le dijo con cariño, estrujándola momentáneamente entre sus brazos. De su espalda le pesó separarse, pero temía que se sintiera acosada en un momento tan complicado…así que de una mano la tomó decidido. Para la memoria de bruja parecería que, tras llegar a través de la chimenea a su hogar, se encaminaban recién a la cocina. No recordaría los minutos sobre la cama, ni los pañuelos ni la despedazada propuesta de matrimonio. Olvidaría la ilusión que los orbes del mago reflejaron al poner en palabras que anhelaba ser su marido. Olvidaría lo inútil que podía ser Sihtric cuando de amarla correctamente se trataba.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Miér Jul 13, 2016 3:33 am

Solo quería dejar su mente en blanco, aunque todavía no decidía a que punto huir. Lo que menos quería en esos momentos era pensar en hablar de formar una familia cuando la suya acababa de destruirse de un minuto a otro. Pero un brazo la retuvo antes de que pudiera definir un sitio donde lograr refugiarse en medio de la tormenta—. Sihtric… ¿Qué…? —sin comprender vio la varita de él acercarse por el lado de su rostro. Su mente aunque estaba agobiada por todo lo ocurrido, si logró entender los planes ajenos y los ojos se le llenaron de lágrimas al escucharlo.

¡Sihtric! ¡No!! —intentó soltarse. Sabía que él tenía por su antiguo empleo la capacidad de limpiar la mente de alguien pero no deseaba sufrirlo, se suponía que jamás se harían eso al otro. Algo así terminaría dañando la confianza de ella en el otro. Y sobre el tema de la discordia tampoco es que ella pensara ignorar por siempre su petición de matrimonio, solo no era el instante correcto para hablarlo. Bien podrían darse unos días y luego…



Y luego estaba allí a pasos de la entrada del hogar, sin comprender nada. Miró a todos lados viéndose apretada por los brazos de su novio. Su pecho comenzó a vibrar por los sollozos que comenzaron a brotar en ella, estaban en casa. Su casa—. U-un té estaría bien —balbuceó intentando secarse las lágrimas pero cada paso que daba sentía que necesitaba llorar un poco más. No lo entendía, claro estaba. Porque cada lágrima que caía le daba la sensación de ya haber sido derramada antes y su mente parecía extrañamente confundida luego de la aparición que habían hecho para llegar.

N-no sé por qué estoy tan triste… —le confesó aunque estaba claro que lo sabía. Algo difuso pero podía dilucidar que la pérdida de Hywel, a pesar del maltrato, la había herido en lo profundo. Mirando todo en la cocina recordó que era el lugar donde Kjell se había atrevido a decirle la verdad y las lágrimas volvieron a caer otra vez. ¿No se suponía que en algún momento podría dejar de llorar? Que se acabaran de una vez esos torrentes de tristeza, que volviera a ella la calma aunque en esos momentos no lograba alcanzarla.

Siht… —lo llamó entre sollozos, cual niña pequeña y a él se apegó impidiéndole seguir con lo que hacía. Necesitaba un abrazo y lo requería exclusivamente de él. Odiaba mostrar tal grado de debilidad pero destruida se sentía con haber perdido a miembros importantes de su vida de un momento a otro—. Dime que tu si vas a quedarte conmigo… Ya no tengo apellido ni familia… Solo te tengo a ti —la sensación de que ya había vivido algo similar no se iba de su mente pero intentó ignorarla con todas sus fuerzas. Jamás sospecharía lo que acababa de ocurrir en realidad, mucho menos llegaría a ella el dolor que el otro pudiese sentir por haberle quitado esos recuerdos. Su mirada anhelante al pedirle formar una familia propia se había cubierto por la bruma de la ignorancia. En su mente todo se había esfumado ya.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Sihtric Cáech el Vie Jul 15, 2016 4:57 pm

Hizo el intento de sonreír con calma en el momento que Annwyn aceptó el té, pero apenas unas milésimas le duró el gesto en el rostro antes de morir. Sus labios se tornaron tensos en una línea recta en cuanto el ángulo le impidió ser observado a detalle por los ojos de su novia. Ya sabía que en ocasiones después de un hechizo desmemorizador las personas repetían algunas líneas, demostrando que tenían la necesidad de expresar algunos sentimientos y, sin embargo, Sihtric no esperó escucharlo en la rubia. Sus palabras fueron como un golpe cruel a la estaca que ya sentía clavada en el pecho.

Abrió la boca con la intención de hablar pero… ¿qué le decía? Temía arruinar todo de nuevo si no cuidaba sus propias palabras. Por “suerte” fue la bruja quien volvió a hablar, lo llamó con una tristeza que no hizo mas que recordarle la atrocidad que acababa de cometer contra la persona que amaba. Volteó hacia ella dejando sobre la barra la taza que recién había tomado para prepararle la bebida, el tono con que había escuchado a Annwyn le había  bastado para entender que el té quedaría para después.

Como era de esperarse el mago la recibió luego de que la rubia buscara refugio en él y fuerte la abrazó, no quería perderla jamás, no quería dañarla, tan solo mantenerla a salvo y feliz. ¿Por qué era tan complicado? No era la primera vez que él estropeaba las cosas por hablar más de la cuenta… –Por supuesto que me quedaré contigo Nwyn, siempre. Siempre…– los párpados le besó con delicadeza y al mismo tiempo sentía cómo el dolor se desquitaba de nuevo contra su corazón. Ésta vez no le ofreció su apellido, no le propuso formar una nueva familia, todo esos sueños tendrían que esperar. ¿Por cuánto tiempo? No lo sabía…

Sé que no podré compensar lo que hoy has perdido… pero te prometo que tendrás cuanto necesites de mi, por ti me esforzaré.– hasta agotar todas sus fuerzas, porque sin ella en su vida nada tendría sentido. Desde hace tiempo esa mujer había pasado a ser su razón para respirar, por ella estaba dispuesto a darle la espalda al mundo. –Te amo Annwyn, no lo olvides.– le dijo en voz baja antes de resguardarla con mayor intensidad entre sus brazos. El rostro frotó sobre sus rubios cabellos y así se quedó, la acompañaría durante cada segundo de la tormenta y también después de ella. Incluso a la tumba la acompañaría.

No lo olvides…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Jul 16, 2016 7:09 am

Recibir la calidez de los brazos que añoraba era lo que le faltaba para tranquilizarse. Le costó pero mientras se mantenía contra él y le confesaba tanto sus pesares como sus deseos de no vivir en el abandono, lentamente se fue calmando. Un bálsamo para sus heridas fue que Cáech le asegurara que iba a quedarse por siempre con ella, que asintió luego de que él depositara besos en sus párpados cerrados—. Es un para siempre entonces —avisó y se acomodó contra él sin mirarlo de frente pues no quería darle la horrible imagen que sentía que mostraba cuando estaba tan triste y destrozada.

Las palabras del mago fueron dulces y adecuadas esta vez. Justo las que ella necesitaba. No tenía forma de compararlas con las que acababa de olvidarlas, pero ya no deseó huir de sus brazos y mucho menos requirió distancia de la única persona a la que correspondía en tan profundos y duraderos sentimientos—. Gracias Siht… Contigo me siento segura —murmuró y apretó su abrazo poco antes de escuchar el corazón del hombre en palabras, esas que le gustaba oír de él aunque jamás se lo hubiese confesado.

¿Por qué habría de olvidarlo? Yo también te amo, Sihtric… —preguntó y afirmó, recuperándose un poco de su ánimo al escucharlo dos veces pidiéndole que no olvidara sus sentimientos. Agradeció las caricias y los ojos cerró sintiéndose al fin y ya del todo en casa. Quería creer que allí nada malo podría tocarla, que las heridas que había ganado ese día se mantendrían a raya, sin hacerle más daño del que ya le habían otorgado.

Su familia había perdido y su pasado había resultado ser una mentira. Todo en lo que había creído se convirtió en cenizas en unas pocas horas, e incluso una vida se apagó ese día. La bruja ya no podía con más sorpresas así que prefirió el tranquilo silencio y protección que le brindaban los brazos de Siht en esos momentos. No sabría cómo recomponerse cuando al fin lograra aceptar todas las verdades reveladas esa tarde. Pero esperaba que al menos él pudiese mantenerse a su lado dentro del lento proceso de sanar. ¿Serían capaces de estar juntos tal como se lo prometían o serían también palabras que se llevaba el viento? Su corazón pareció oprimirse por el repentino miedo pero no lo expresó más que sosteniéndose con mayor firmeza del cuerpo ajeno.

Lo mejor sería que por esas horas dejara de pensar antes de tomar más decisiones apresuradas. Todo lo que implicaba esa cruda realidad que se había presentado ante ella en esas horas lo meditaría con calma en otro momento. Era su deber buscar la forma de sobrevivir, toda la vida lo había hecho, no iba a ser la primera vez que lo intentara y aunque solo existiera para ella el apoyo sincero de Sihtric, el mundo se derrumbaría y ardería hasta los cimientos pero a su mano se aferraría para poder sobrevivir, era una promesa.


TEMA FINALIZADO


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Ashes of Eden || Privado {Flashback} +16

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales