JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

And I want us {Flashback} | Priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Jue Abr 07, 2016 1:22 am

Miércoles 19 de Marzo, 2025 | Flourish & Blotts | 17:55 hrs.



Las posibles complicaciones eran muchas, pero esa tarde ninguna lo iba a detener. Demasiado tiempo había dejado pasar y esa tarde estaba decidido a poner orden de una vez por todas, ella lo merecía. A veces Kaoru se sentía un completo inútil por demorar tanto en formalizar como se debía en la relación que evidentemente sostenía con Dahlia, así lo sentía, como una eternidad sin hablar claro ante la chica. Pero luego al poner el tiempo en números, no parecía tanto. Pero estaba seguro de que tampoco se estaba adelantando, sencillamente las cosas entre ellos habían embonado tan hermoso que unos cuantos meses les habían bastado para identificar a plenitud sus sentimientos. Por eso, esa tarde finalmente se lo pediría. ¿Y si lo rechazaba? Porque esa posibilidad también existía, pero en tal caso… ya improvisaría.

Estaba nervioso, no podía fingir que no. Tal vez porque eso de ponerse serio en algunos ámbitos le costaba demasiado, y sin embargo se estaba esforzando, estaba claro. Se notaba en su forma de vestir, si hasta un chaleco formal usaba para acompañar la camisa negra de vestir. Claro que someterse por completo a la rigidez no era lo suyo, las mangas remangadas, las botas y los aretes en la oreja izquierda delataban a su lado rebelde, pero al menos lucía como alguien medianamente decente. Puede que un ocho le hubiese dado Belladona.

Lo que lo tenía ligeramente preocupado era el hecho de que no estaba solo afuera de la librería, como ya era de esperarse el tal Jeremiah también se encontraba allí, esperando que rápidamente transcurrieran los últimos cinco minutos de trabajo para la señorita Cáech y así poder alejarla rápidamente del mago de dudosas intenciones que con un ramo de rosas rojas ocultas en la espalda esperaba a tres pasos de la puerta. Puede que el guardia personal de la chica dudara sobre qué tanto pegarse a la entrada, pero Kaoru no, así que mientras Jeremiah lo miraba fijamente a un metro de distancia –donde siempre acostumbraba recibir a Hildr–, él sonriente aguardaba a tan corta distancia. No se podía quejar, si hasta lo había saludado.

También una de las compañeras de la squib ya había notado su presencia y con un poco de suerte le avisaría a la castaña que el conductor la esperaba afuera. No entró directamente porque su plan no era interrumpirla y tampoco quería exceso de miradas encima. Precisamente por ese motivo se la llevaría lejos en cuanto tuviera una de sus manos a disposición. –¿Te hice esperar demasiado?– preguntó en un murmullo mientras sus ojos se llenaban de felicidad al observar a Dahlia al otro lado de la puerta, todavía lejos de la misma y al parecer no lista para salir, pero dudaba que faltara mucho para eso. Se aferró al ramo, el corazón se le estaba acelerando a cada segundo y ni siquiera la tenía al frente todavía.


Última edición por Kaoru Reed el Miér Abr 13, 2016 10:59 pm, editado 1 vez





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Abr 10, 2016 5:04 am

Si había creído que conocer a Hanae Reed era lo más terrible que podía haberle pasado en la semana, estaba profundamente equivocada. Luego de superar ligeramente el asunto, el estar un tiempo más a solas con Kaoru había mejorado su percepción del asunto y al final hasta tuvo confianza en que todo iba a mejorar y que la iba a poder saludar con tranquilidad la próxima vez, tan pacíficamente todo como cuando se había despedido de ella de manera normal ese día.

Pero equivocada estaba. Las cosas si podían ir peor, y se dio cuenta luego de separarse del conductor para encontrarse en la siguiente calle con Jeremiah. Lo había saludado confiada como de costumbre pero la mirada del anciano no había sido nada amable y le había dado un regaño monumental y una advertencia de que pensaba decirle a su padre de lo que estaba sucediendo, que no había modo que dejara que una señorita como ella estuviera caminando por las calles y locales del mundo mágico al lado de un hombre cualquiera y sin que fueran algo oficial. Hasta parecía tan indignado que por un instante ella temió que hubiese estado presente además en la reunión con la hermana del otro mago. Pero no, no podía ser posible. ¿Cierto?

Al final se había pasado rogándole, en la noche y a la mañana siguiente. Pero no le había advertido al que parecía ser su chico, así que con él se había encontrado en la tarde y sucedió lo que tenía que suceder. Jeremiah cumplió su amenaza y con Athelstan Cáech habló. Y la tormenta se desató directo sobre la joven que entre lágrimas intentó explicar durante la cena de esa noche lo que ocurría. Que amaba a Kaoru, que no le importaba si ellos no lo entendían, que tampoco sabía por qué no eran novios pero que él también la quería. La sentencia dictada contra su persona fue demasiado dura y ella no estaba dispuesta a cumplirarla.

El día miércoles se había levantado y hecho su bolso como todos los días, aunque había cargado más cosas de las normales. Estaba decidida a que no podía seguir como estaba y aunque no sabía a quien recurriría, pensaba escapar esa tarde luego del trabajo. La sorpresa había sido que luego de pasar todo el día con los ojos hinchados y expresión de infinito cansancio, una de sus compañeras se acercó a ella para señalarle quien estaba a la puerta esperando por ella. Hildr por poco se puso a llorar nada más verlo allí y apresuró su trabajo para ir a su encuentro.

Pero al estar fuera enfocó también a quien había sido un leal amigo durante muchos años, hasta que por su preocupación por ella había roto la confianza de la squib y ella ya estaba cansada de perdonar—. Kaoru… Me da gusto verte —le dijo sinceramente mientras se acercaba a él, pero antes de saludarlo como solía hacerlo últimamente, miró al hombre mayor que se fue acercando a ellos—. Jer… Es decir, Jeremiah… Dile a mi padre que no regresaré hoy —le avisó con expresión solemne y luego, sin alcanzar a atisbar las flores que cargaba la persona que guardaba su corazón, le tomó del brazo y se lanzó a correr todo lo rápido que daban sus pies.

¡DAHLIA HILDR CÁECH! —gritó el mayor pero la chica ya iba lejos de él y agitada podía escapar más rápido, aunque necesitaría ayuda de la magia de Reed para completar su huída—. ¡Kaoru!! No dejes que me lleve, por favor, sácame de aquí —le rogó apretando su mano y mirándolo con infinita necesidad. ¿Entendería él que era una situación complicada y de riesgo? Esperaba que sí, no quería que la obligaran a no volver a verlo, su pecho no podría soportar el dolor. Todo su cuerpo y alma lo resentirían.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Jue Abr 14, 2016 12:11 am

Respiró profundo, se dijo mil veces que no había por qué estar preocupado y con algo más de tranquilidad consiguió recibir a Dahlia luego de que la puerta se cerrara detrás de ella. -¡Dahlia! A mi también, no imaginas cuanto…- saludó emocionado, un paso dio hacia la squib que a su vez se le había acercado pero… ¿qué había pasado? Los ojos de su chica delataban que algún pesar la atacaba y eso angustió al conductor. Volteó a ver al guardia al escuchar que la castaña se dirigía al hombre y al terminar las palabras, Kaoru regresó la vista hacia la squib que acababa de dejarlo con grandes dudas. No había modo de que ella supiera algo sobre sus planes, estar seguro de eso lo alarmó. Algo no andaba bien, y parecía tratarse de algo serio.

La acción de Hildr no le dio oportunidad de hacer preguntas en ese instante, sin dudar se dejó llevar por ella y a los minutos ya se le podía ver corriendo a su lado y no detrás. El enojo que Jeremiah soltó les iba a causar problemas, eso pensó. Lo que no sabía era que los problemas ya los tenían encima desde antes, pero de lo que sí estaba seguro era que debían salir de ahí cuanto antes. –No te llevará Dahlia. Tómalo conmigo.- aseguró con voz agitada y frenando en seco se soltó de su mano. Rápido sacó del chaleco una delgada cadena que portaba un colgante con piedrecillas de colores dentro, lo extendió a la castaña y al tocarlo el objeto se llevó lejos a ambos.



Playa

El sonido de las olas fue audible incluso antes de que aparecieran por completo en la playa, después los recibió la brisa de la tarde y finalmente sus zapatos tocaron la arena. A escasa distancia se encontraba una mesa de poca altura acompañada de varios cojines, todo acomodado cuidadosamente sobre un suelo de madera que los separaba de la arena. A su alrededor había pequeñas velas aún apagadas aunque en un rato más sería necesario encenderlas, pero no solo se encontraban alrededor de los cojines, varias se esparcían por la arena, donde el agua no las alcanzara.

Lo había preparado para ese día, a lo lejos se podía ver una sencilla casa pero además de eso no había señal alguna de que alguien más habitara en las cercanías. Ahí nadie los interrumpiría, ahora solo tenía que averiguar si sus intenciones para Dahlia desencajaban después de lo ocurrido… –Prometo aprender a aparecerme…– dijo todavía agitado, soltando la cadena para poder abrazar con su palma la mano de ella que había tomado el colgante. El ramo de rosas ya estaba vilmente a la vista, lo tenía en la mano que apoyó contra su pierna derecha para descansar. Al abrir los ojos fueron las flores rojas lo primero que apareció en su campo de visión, se suponía que se las entregara de alguna forma elegante y memorable, no con la respiración acelerada por correr y por la sensación de incertidumbre que todavía habitaba en él. Suspiró e intentó no sentirse mal por ese detalle, lo importante era que estaban juntos.

Discúlpame, quería traerte aquí. Nunca pensé que las cosas fuesen a suceder de esta manera…– se disculpó y preocupado buscó los ojos de su querida flor. –¿Qué ha ocurrido? Debe ser grave para que no quieras regresar hoy a tu casa. Dime que tenías pensado ir a mi departamento…– ¿y si no? No se le ocurría dónde más podría ir ella pues difícilmente habría conseguido escaparse de su guardia personal por los métodos normales, a menos de que tuviese ya preparado un traslador para ir a cualquier otro sitio. Él no le había avisado que pasaría a la librería porque sería una sorpresa, no quería ni pensar en cómo habría acabado todo aquello si no hubiesen coincidido a la salida.

En lo que la squib lo sacaba de dudas el americano se irguió y a pesar de todo le sonrió con sinceridad al extenderle el ramo de flores. Tal vez eran demasiadas… pero ya poco caso tenía pensar en eso. –Conmigo estarás bien. Permíteme cuidarte Dahlia.– no pretendía decir que con su familia no lo estuviese, pero siempre había alguien con quien se estaba mejor, y él deseaba ser esa persona para la castaña.


Spoiler:





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Abr 23, 2016 2:26 am

Ni un segundo dudó en hacer lo que Kaoru le pedía y mientras giraban hacia su nueva ubicación el corazón de la joven se apretó más de la cuenta casi dejándola sin respiración. Le costó reaccionar una vez estuvo en tierra firme y cuando lo hizo lo primero que sintió fue un sonido que se le hacía familiar a pesar de que pocas veces había podido estar allí. Con piernas temblorosas observó todo el lugar, y sentir el aroma de la brisa marina su pecho se llenó de calidez y también de tristeza. Los ojos casi se le colapsaron de emocionadas lágrimas y al ver que estaban preparadas todas esas velas no pudo si no dudar de qué tan sorpresivo había sido que terminaran allí.

¿Reed lo había preparado todo desde antes? ¿Por qué? Sin entender nada lo miró y cuando él sugirió que aprendería aparecerse ella se permitió sonreír aunque luego tuvo que secarse los ojos con la mano que tenía libre. En eso pudo notar las flores que él había cargado para ella y muda se quedó antes de mirarlo directamente. No, no entendía como calzaba todo con lo que ella estaba viviendo. Pero trató de entender—. Kaoru… —susurró y luego él se disculpó y ella se sintió repentinamente mal por estar arruinando un momento que había sido preparado con dedicación para ella. Quería creer que la culpa la tenía Jeremiah pero no era cierto, era suya por no haberse sincerado antes con su padre, aunque seguro si le hubiese dicho semanas antes que veía a Kaoru, al mencionar la poca oficialidad del asunto probablemente habrían tenido esos mismos problemas e incluso algunos peores—. Es… Es la sorpresa más bonita que me han dado —aseguró y los ojos tuvo que volver a estrujarse pues quería llorar y fuerte.

Iba a explicar aunque terminó mordiéndose los labios mientras intentaba calmarse, hacer una escena de llanto sería un desastre considerando que ya había arruinado la primera sorpresa de la lista, aunque seguía sin captar de qué iba todo. Escuchar que él quería cuidarla le llenó nuevamente los ojos de lágrimas y las flores recibió con la mano libre—. Son hermosas… —corroboró lo que saltaba a la lista y se lo llevó cerca de la nariz para tomar el aroma. Sus favoritas eran las blancas, pero con Kaoru le gustaban todos los colores del arcoíris.

Acompáñame a tocar el agua, no venía hace mucho tiempo —le pidió antes de decirle todo lo que había ocurrido. La mano de él soltó aunque fue para descalzarse los pies y poder tocar la arena directamente. Como no se veían más personas en la playa supuso que podían dejar libremente sus cosas por ahí aunque las rosas no soltó y las llevó contra su pecho esperando que él la siguiera. No fue hasta que estuvieron casi tocando el agua que bañaba la orilla de la playa que ella volvió a hablar. Sus ojos acuosos ya no tenían remedio así que nada hizo por limpiarse de nuevo—. Jeremiah le dijo a mi padre sobre ti… Me lo advirtió el día que conocí a Hanae, se me olvidó decírtelo al día siguiente... Creo que no le tomé el peso suficiente y lo hizo anoche… Papá estaba furioso —los labios apretó y nuevamente sus mejillas se llenaron de lágrimas aunque no las detuvo y algunas lograron saltar desde su barbilla al ramo rojo.

No voy a permitir que me separen de la persona que amo… No me importan las circunstancias, yo sé que tú me quieres a pesar de que… de que solo somos amigos. Ellos son los que no entienden —amigos que se querían en exceso y que cada vez que podían se devoraban, no, el término no le hacía justicia al asunto, pero no sentía correcto llamarse pareja cuando no lo eran oficialmente—. ¿Me regalarías un abrazo? Por favor… Te necesito —pidió y se giró hacia él mientras la brisa del lugar hacía de las suyas con su cabello.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Dom Abr 24, 2016 8:19 am

Su corazón volvió a latir con fuerza y ésta vez no fue por la repentina carrera, saber que al menos el lugar le gustaba a Dahlia debió calmarlo un poco pero su preocupación no disminuyó. Evidentemente los ojos de la squib estaban tristes y no ser capaz de cambiar eso le pesó. Aun así sonrió y el gesto se acentuó luego de que ella expresara también su gusto por las flores. Embobado se quedó unos segundos admirándola al tomar el aroma de las rosas y mentalmente se repitió que quería estar con ella para siempre. No importaba si el mundo no le creía que ésta vez iba completamente en serio con una mujer.

Claro, vamos.– dijo confirmando que la acompañaría al agua. Lástima que él no podía quitarse las botas de manera tan práctica como la señorita, así que se hizo a la idea de permanecer así de momento. Si su calzado se mojaba o no, poco le importaba. Toda su atención estaba puesta en la castaña, a los ojos la miró aunque ella no hiciera lo mismo mientras le explicaba qué acababa de ocurrir al salir de la librería. Desde luego el mago no tardó en entender que la situación era seria y, lo peor de todo, era que estaban así por su culpa. Porque él no había sido capaz de formalizar antes con la chica a pesar de que ya estaba enterado de la formalidad a la que Dahlia estaba acostumbrada y de lo estricto que sería su padre. Kaoru iba a exponerse como el responsable de ese problema cuando las lágrimas brotaron dolorosamente de los ojos de la castaña, dejando en evidencia lo herida que estaba a causa de todo eso.

Reed tensó la quijada, sus fallas personales habían afectado demasiado a la persona que amaba y eso no tenía perdón. ¿Qué clase de idiota había sido todo ese tiempo? La squib no tuvo que repetir su petición, el americano al instante acortó toda distancia y fuerte la tomó entre sus brazos. Uno lo pasó por debajo del de ella que sostenía las flores. –Nadie nos va a separar Dahl, eso no va a pasar. Le haremos frente a la furia de tu padre.– el rostro apegó a una de las húmedas mejillas de su flor, odiaba verla llorar y la culpa le pertenecía enteramente… –Empezaré por hacer ciertas cosas como se debe…

Poco se separó de ella, con ambas manos le secó las mejillas sin dejar de lucir en todo momento una cálida sonrisa. –Pensé en traerte aquí porque hay algo que quiero pedirte, desde hace tiempo de hecho. Por más que busqué el momento ideal para hacerlo no lo encontré y… ya no quiero dejar pasar más tiempo.– su varita sacó y un par de velas encendió con ella desde la distancia, esas dos flamas por sí solas saltaron a otras velas y esas flamas a su vez fueron a encender otras. En cuestión de segundos la pareja tuvo a su alrededor todas las velas encendidas. Con una intensa emoción que relucía en su mirada Kaoru puso una rodilla sobre la arena, como ya había guardado la varita en el chaleco tenía ambas manos libres y con la derecha tomó la que Dahlia tenía libre. Su dorso besó y la mirada levantó hacia los ojos de la castaña.

Sé mi novia Dahlia.– pidió con fuerza, apretando después los labios antes de volver a hablar –Te amo y haré cualquier cosa por ti, para que seas feliz conmigo. Quiero que pasemos la vida juntos… Y… cuando decidas volver a casa de tu padre, permíteme acompañarte. Me presentaré como es debido.– lo tenía decidido antes de saber que su chica había hablado ya sobre él con su progenitor, ahora estaba al tanto de lo delicadas que estaban las cosas pero no retrocedería. Al contrario, ahora más que nunca debía dar la cara y expresarle al otro mago cuáles eran las intenciones que tenía con su hija. ¿Iba a ser desastroso? Sí, muy probablemente, pero lo creía importante.

Por su parte se esforzaría cuanto fuera necesario para mejorar su situación personal, a nivel mágico y familiar. Económicamente también pues aunque sus finanzas no sufrían ni un poco comprendía que al padre de la señorita no le causaría ninguna gracia que él fuese un conductor conformista. ¿Debería intentar reintegrarse al negocio familiar? Ni siquiera estaba seguro de si lo aceptarían de regreso, pero algo más formal encontraría. Aún tenía muchos temas por revisar, pero si a su lado tenía a Dahlia todo iría bien. Podía sentirlo.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Mayo 15, 2016 7:38 am

Los brazos del hombre al que amaba la reconfortaron en ese momento de tristeza profunda. En ellos encontró el refugio que le hacía falta y aunque mal se sentía por compartirle sus lágrimas, agradeció que él no se quejara por su excesiva sensibilidad. Aunque no entendió a que se refería con hacer cosas de otra forma, ella asintió sin deseo alguno de que la soltara. Pero luego de unos instantes él se movió y ella se sintió con deseos de apegársele de nuevo y no dejarlo ir nunca.

Tranquila se mantuvo mientras él limpiaba su rostro y su corazón comenzó a funcionar más rápido cuando las velas fueron encendiéndose. ¿Una petición que quería hacerle...? Era un espectáculo hermoso y en silencio lo disfrutó a pesar del nerviosismo y la ansiedad. Eso hasta que repentinamente lo tuvo de rodillas frente a ella y sus mejillas ardieron indudablemente. ¿No era demasiado formal ese movimiento? Aunque como la romántica empedernida que era lo disfrutó con ansias—. Dime… —pidió y su solicitud fue respondida rápido y con un tema que la había complicado mucho tiempo todas esas semanas. Si no lloró fue un milagro pero el ramo en su mano estrujó nerviosa y se permitió grabarse las palabras del conductor para explorarlas después. ¿Era su idea o pasar una vida juntos sonaba a algo más que simple noviazgo?

Temía estar adelantándose a los hechos así que no preguntó los detalles de la petición. El mago requería una respuesta y ella que se había embobado mirándolo todavía no se la daba. Las flores miró unos segundos, luego al mar, la playa iluminada por las velas y finalmente a quien quería con todo el corazón. Tuvo que hacer esfuerzo por no dejar caer el ramo de golpe. Con cuidado lo recostó contra la arena y ya con una mano libre, pues no había soltado la de Reed, lo tomó del rostro mirándolo desde arriba—. Quiero compartir mi felicidad e incluso las tristezas contigo… Te quiero tanto que no soportaría vivir sin ti, por supuesto que acepto ser tu novia —sus mejillas parecieron vibrar con el color más acusador que tomaron y se inclinó contra el joven para besarlo directamente en los labios y sin atisbos de dudas.

Decir que no había esperado ese momento era mentir. Decir que no temía un desastre en el futuro también. Porque con la actual situación con su padre dudaba que pudiesen visitarlo en conjunto como si nada, no con él sabiendo que habían estado saliendo mucho tiempo sin ser absolutamente nada. Para el señor Cáech había sido casi una deshonra el modo en que su hija había sido tratada—. Dime qué podemos quedarnos aquí esta noche —pidió y finalmente lo soltó de la mano para acomodar los brazos sobre sus hombros y bajar hasta estar también de rodillas en la arena aunque quedaba su rostro más bajo que el de su acompañante.

No solo acompañante, ahora novio. El pensamiento le llenó de dulces cosas el corazón—. Gracias por recordar que este lugar es de mis favoritos… Me gusta mucho —las atenciones que él se había tomado la tenían todavía sobrecogida de emoción. Con felicidad recién generada lo miró, queriendo dejar atrás todas sus tristezas y sus labios volvió a reclamar con dulzura en principio. En ningún momento se atrevió a dudar de que él hubiese decidido cambiar su forma con ella por verla llorar ese día, imaginaba y entendía que la idea había requerido tiempo y preparación. Que hubiese ocurrido todo lo demás había sido un agregado. ¿Lo habría decidido incluso antes de salir con Hanae? Eso sí que no lo sabía, pero en esos momentos no le preocupaban esos detalles. Quería creer que ahora todo podría estar bien. Que entre los brazos de ese mago estaría al fin segura y tendría algo que se sentiría como un hogar si no era posible regresar a su antigua vida. Misma que no tendría sentido si no podía quedarse al lado de Kaoru.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Dom Mayo 29, 2016 9:45 am

Cada silencioso segundo que transcurría se sentía como un intenso golpe al corazón, le hacía sufrir y a la vez lo emocionaba, porque muchas veces había soñado con la respuesta de Dahlia a su propuesta y ahora que finalmente era real, todo su ser se sentía arder. La sonrisa parecía permanente en el mago, aun cuando la squib dirigió su vista a otros elementos de la escena antes de volver a mirarlo directamente. Estaba bien, la idea de esa tarde era que la chica disfrutara de todo en conjunto, el que ella dedicara tiempo a apreciar el lugar le confirmaba que los esfuerzos habían valido la pena.

No la imaginaba negándose a su petición pero… ¿cuáles serían exactamente sus palabras? ¿Y si por alguna razón Dahlia decidía darle un “no” temporal? Los nervios comenzaron a morderlo por dentro, y un trozo le arrancaron cuando vio que la castaña acomodaba las rosas sobre la arena. Eso significaba que se preparaba para hablarle, Kaoru no recordaba haber ansiado tanto algo con esa misma fuerza.

La tibia palma que la señorita puso en su rostro lo reconfortó. Todo estará bien, se dijo mentalmente mirándola en todo momento con devoción. Después vino la anhelada voz de Dahlia cuyas palabras pusieron a latir el corazón del mago al límite de su ritmo. La felicidad lo inundó y desbordó, su sonrisa se ensanchó y poco faltó para que se arrojara sobre ella para estrujarla entre sus brazos. –Acabas de hacerme inmensamente feliz Dahlia. Lo daré todo para ser alguien mejor para ti. – Compartirlo todo sonaba hermoso, al igual que saberse tan querido e indispensable para la chica que amaba. Fascinado se quedó con la imagen que tenía frente a sus ojos, el color que adoptaron las mejillas de la squib ese día nunca lo olvidaría. Lucía preciosa con la felicidad a ese nivel encima.

Fue entonces cuando Cáech se le adelantó y desde arriba con un firme beso lo hizo reaccionar. Gustoso el hombre correspondió a esos labios que ya le habían causado una fuerte adicción. Soltarlos le costó. –Por supuesto, no estaba seguro de si querrías quedarte conmigo hasta mañana, pero todo está preparado.– solo habían dormido juntos las noches que se reunieron con Raleigh y los demás, así que el poder repetir en una ocasión tan especial le hacía mucha ilusión.

Una risa nació de él al tener a Dahlia también de rodillas, siempre estaría encantado de tenerla tan cerca como fuera posible. –¡Vendremos cuando quieras! A mi también me gusta el mar, y si es contigo… naturalmente es mejor…– fue bajando la voz al tener el rostro de la squib cada vez más cerca y con suavidad la besó, pero Kaoru tendía casi siempre a acciones más intensas y esa no fue la excepción. Las manos apoyó sobre la arena, a los costados de las piernas de su novia y entonces se impulsó para tomarle con pasión los labios. Insistió en ese fuerte contacto hasta que el aire escaseó –Dahl, ¿quieres ir al agua?– consultó agitado, enganchando la mirada a los ojos de la mujer por quien felizmente latía su corazón.

El rostro ladeó para alcanzar el oído derecho de la squib y en el depositó un dulce beso. No podía evitar pensar en lo maravilloso que era poder decir oficialmente que Dahlia Hildr Cáech era suya, aunque naturalmente se podía ir un nivel más arriba. Pero sobre boda no hablaría todavía, ¿aceptaría ella el vivir con él a pesar de no tener un anillo al dedo? Solo había un modo de saberlo, desgraciadamente el padre de ella sería indudablemente un obstáculo al querer pasar a esa faceta.

Antes de incorporarse frotó una mejilla con una de la castaña, después se sentó sobre la arena y las botas se quitó para poder disfrutar de lo que la naturaleza ofrecía en ese lugar. No tardó en ofrecerle una mano a la señorita a modo de invitación a ponerse de pie. El cielo se estaba apagando poco a poco, pero afortunadamente para ambos la noche sería duradera.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Mayo 29, 2016 2:59 pm

Por supuesto que quería quedarse con él hasta mañana. De hecho quería quedarse con él por siempre. Se sentía una de las personas más dichosas en el mundo en esos momentos, y eso a pesar de que una tristeza infinita había estado por manchar ese precioso momento. Arrodillarse frente a él había sido buena estrategia pues pronto los labios del chico se apoderaron de ella de la manera que tanto le gustaba a él y que tanto la derretía a ella. Saberse querida con semejante intensidad hacía que su corazón se desbocara en su pecho mientras sus labios correspondían sin dudarlo y con ansias a la boca del hombre.

La idea de ir al agua se le hizo maravillosa en ese mismo instante, no había traído traje de baño pero eso no le pareció impedimento. En su bolso había cargado con otra muda de ropa esa mañana así que no temía quedar sin nada si llegaba a mojar la que llevaba puesta—. ¡Vamos! ¿Alguna vez has nadado en el mar? —consultó con la respiración agitada y todo por culpa de las emociones que él le hacía vivir con tanta fuerza. El dulce beso en su oído le hizo reír de gusto y luego lo buscó con la mirada.

No era el primer novio que tenía pero sí había sido la petición de noviazgo con la que siempre había soñado. Quería hacérselo saber, que él supiera que tan importante había sido para ella ese momento y todavía más que se esmerara de ese modo en prepararlo todo. Le dijo adiós a las rosas aunque juró en su mente rescatarlas después y tomada de la mano de Kaoru, una vez él se quitó las botas, se levantó de la arena sobre la que se había ubicado.

A Hildr le gustaba disfrutar de la vida por completo. Por eso en vez de caminar sobre la arena terminó corriendo y riendo mientras jalaba a Kaoru hasta que sus pies lograron tocar el agua y chapotear sobre ella, agudos gritos de sorpresa y gusto dio al descubrirla no tan congelada pero sí fría y su risa fue inevitable luego de soltar a su novio para dar un par de giros completos mirando la playa y el mar mismo—. ¡Es perfecto! —avisó emocionada y le extendió las manos a él aunque fue una treta para lanzarle unas gotas con el pie entre carcajadas. Ella amaba jugar y lo amaba a él, era un hecho.

Kaoru... —intentó volver a algún modo adulto que parecía muchas veces no tener y luego de mirarlo con profundos sentimientos su corazón pareció latir todavía más fuerte por él—. Siempre soñé con algo así, quería… Quería ser feliz de este modo, con alguien a quien quisiera tanto como a ti —por poco y los ojos se le llenan de lágrimas pero se contuvo y a los brazos de él se apegó para murmurar algo que no sabía si sería escuchado con el sonido natural de la playa—. Gracias por aparecer en mi vida… yo realmente, realmente, te amo —sintió la necesidad de repetirlo y contra el cuerpo ajeno se apretó. No era solo que estaba en un momento de debilidad, era algo que venía sintiendo desde hace tiempo por Reed. Y esperaba que él entendiera las palabras de ella, que le era suficiente incluso como era, que no necesitaba cambiar pues ella lo quería desde antes y a pesar de todo lo que su familia pudiese reclamar.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Sáb Jun 18, 2016 6:50 pm

Sí, alguna vez. Hace mucho, mucho tiempo.– Demasiado tal vez, ¿no había sido con sus padres la última vez que nadó en el mar? Era fantástico repetir después de tanto tiempo con una persona que adoraba con tanta intensidad. Ellos estarían encantados contigo, pensó sonriente mientras veía la espalda de Dahlia a quien ya seguía por la playa, tomado de su mano. Como en algunas otras ocasiones la chica lo había sorprendido, él no imaginó que su novia fuera a correr tan animada por la arena y el agua. Afortunado se sentía de haberla encontrado en su vida, y de ser correspondido por su hermoso corazón.

Su pantalón se mojó pero ni parecía haberlo notado, o mejor dicho disfrutó incluso de eso, así como de la húmeda sorpresa de recibir sin aviso abundantes gotas de agua patrocinadas por su castaña. –¡Dahl!– Kaoru había caído por completo en la treta que las manos de ella le tendieron y por ello terminó mojado también donde el mar no lo alcanzaba. La risa del mago se hizo escuchar de inmediato y en lugar de secarse el rostro avanzó rápidamente hacia Dahlia con la idea de hacerla pagar dulcemente por su travesura.

Plan que suspendió tras ser llamado tan profundamente por la señorita. Como niño se emocionaba cada vez que en esa voz escuchaba su nombre. A escasa distancia se detuvo, y mientras el suave oleaje del mar chocaba con ellos una y otra vez, el conductor se fue sonrojando un poco más con cada palabra que Dahlia le obsequiaba. A veces se sentía tan poco merecedor de tanto amor, pero bastaba con mirarla o escucharla para volver a creer en sí mismo con más fuerza y llenarse aún más de deseos de hacerla feliz.

La corta distancia que los separaba le permitió escuchar el murmullo de su chica, palabras que terminaron de encenderle el rostro y que llevaron los latidos de su corazón hasta el ritmo límite. Sus brazos fuerte la apretaron en cuanto la tuvo contra su cuerpo. –Soy yo quien debe agradecer, porque me permitiste entrar en la tuya– mínimamente aflojó el abrazo para poder buscar el rostro de la persona que más le importaba en la vida. En sus ojos ancló la mirada y sonriente le declaró lo que ella ya sabía –Te amo tanto Dahlia, quédate conmigo por siempre.– pidió de corazón, aunque sonó casi como súplica. Ansioso por vivir mil cosas más a su lado la besó, uno, dos, tres minutos. Después se desprendió de ella sintiendo todavía el rostro caliente y así la cargó en brazos sin pedir permiso.

Al hacerlo sacó a la squib del agua, aunque fue temporal. Sin dudarlo Kaoru se adentró en el agua, si antes el agua le llegaba por debajo de las rodillas, ahora lo mojaba casi hasta el nivel del cinto. –¿Quieres ir más adentro?– preguntó curioso, fijándose en el oleaje y luego en el espectáculo que el cielo les ofrecía a esa hora. De frente al mar se acomodó para que ambos pudiesen disfrutar del panorama. –Te he preparado algo para cenar, podemos comer en la playa y después ir a la casa. Aunque primero me gustaría ver las estrellas un rato. ¿Te gustaría?– le compartió un poco de lo que quería hacer en su compañía, por si acaso temía morir de hambre en ese lejano lugar, y para que quedara claro que realmente tenía pensado raptarla por largas horas esa tarde, hasta la noche y el amanecer.

Sé que… hay mucho de que ocuparnos cuando volvamos a la ciudad, pero ahora quiero que pensemos solo en nosotros. Merecemos este tiempo a solas…– no es que no la pasara bien cuando salían con los amigos o la familia, pero el tener contadas las oportunidades de salir le hacía desear con fuerza tiempo exclusivo para ellos dos. Después pensarían en cómo lidiar con la familia, podrían hacerlo como pareja formal, resolverlo juntos, siempre tomados de la mano.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Mar Jun 21, 2016 12:58 pm

Al parecer estaban conectados pues ambos querían quedarse con el otro por siempre. No le molestó el tono de súplica en el hombre aunque si le hizo sentir que debía decirle que justamente era eso lo que quería. Fueron los labios de él, a los que con profundidad respondió, los que le impidieron decir en voz alta y con seguridad que por ella estaría a su lado siempre. Toda una eternidad si fuese posible. Pero para su sorpresa pronto sus pies dejaron de tocar el suelo y la pérdida de equilibrio le obligó a recargarse en el joven mientras lo miraba azorada—. ¡Kaoru! —lo regañó solo con esa palabra aunque apenas notó que iban entrando en el mar su sonrisa se amplificó.

Contra el cuerpo de su ahora novio se recargó para mirar con tranquilidad las suaves olas que venían hacia ellos. No temía que él la dejara caer, de hecho se había acostumbrado, o mal acostumbrado, a que él la cargara desde una de las primeras veces que se habían visto—. Si quiero, pero... Creo que es muy peligroso si me llevas en brazos —un toque en la nariz le dio y luego se tomó de sus hombros para darle un sonoro beso en la barbilla—. Sé nadar aunque no lo creas —bromeó divertida y ya con la pena oculta en una caja, una que esperaba tirar al fondo de ese mar.

Todos los planes me parecen perfectos —anunció asintiendo y agradeciendo que hubiese preparado tanto para ella. La verdad era que aunque algo de hambre tenía, no había pensado ni por un segundo en el tema de la comida o las necesidades básicas de una persona para sobrevivir. Atenta lo escuchó cuando él mencionó lo que les esperaba al regresar, para su mala suerte no podrían quedarse a vivir allí por siempre y la chica suspiró con pesadez aunque entendió que él tenía razón—. Solo por estas horas... Finjamos que todo va bien en el mundo alrededor —dijo y lo apretó con sus brazos que todavía seguían contra sus hombros.

Las piernas movió de un lado a otro para soltarse y cuando ya pudo una genuina risa se le escapó pues terminó de pie en el agua fría que le caló toda la ropa en cosa de segundos. Nadar tan vestida iba a ser complicado, pero estaban lejos de la playa para dejar la ropa en lugar seguro—. Ohh... Ahora que recuerdo —su cabeza se iluminó cuando recordó que había traído de hecho otra muda de ropa por su huida de casa y con esa idea en mente pronto se deshizo de la mayor parte de su ropa hasta quedar cómoda—. ¿Sabías que los muggles tienen algo que llaman playas nudistas donde todos se bañan sin nada pero nada de ropa y nadie reclama? ¡No te preocupes! No voy a hacerlo ahora, solo recordé el dato —entre risas dejó que sus ropas se quedaran flotando en el agua y hacia él se giró vestida solamente con la ropa interior como si se tratara de un traje de baño.

Vamos a ser felices, no importa lo que pase —prometió y juró tanto verbalmente como para sus adentros. Ella misma se esforzaría por ello. Luego no hizo más que lanzarse directo hacia el agua, una zambullida y ya se sintió más limpia de sus pesares aunque le costó volver a abrir los ojos mientras se limpiaba la cara de las gotas saladas. Esto era vida. Y a Dahlia le encantaba vivir. Más si podía compartir esos momentos con Kaoru Reed.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Jue Jun 30, 2016 2:18 am

¿Peligroso llevarla en brazos? Mhm… si se adentraban mucho en el mar y alguna ola los tomaba desprevenidos entonces sí que lo sería, pero a pesar de los besos y brazos alrededor de sus hombros Kaoru estaba atento al agua. –Te llevo en brazos para que te abraces fuerte a mi Dahl– dijo contagiándose del humor de la castaña. Entre más apretado mejor, tal cual ella lo abrazo poco después de confirmarle que por unas horas se olvidarían de todo lo demás.

Curioso se fijó en cómo ella movía las piernas, sin imaginar que tan pronto la chica escaparía de sus brazos. Por supuesto que no dio resistencia, si ella quería bajar él no se lo iba a impedir, aunque ya sin ella encima tuvo la sensación de que algo le hacía falta. –Algo había escuchado sobre eso, los muggles son más atrevidos de lo que muchos piensan pero… ¿por qué habría de preocuparme el que te… desnudes ahora mismo…– el comentario le había hecho alzar una ceja, pero luego embobado se quedó al ser testigo de cómo la señorita comenzaba a sacarse la ropa frente a él.

Ok, sí era algo por lo cual preocuparse, porque le despertaba unas ansias enfermas por devorar a su flor. Él no tenía la culpa, Dahlia lo estaba tentando y con fuerza, y estar rodeados de agua no estaba ayudando a tomar las cosas con serenidad.

Asintió firme y sonriente, absolutamente seguro de lo que Hildr acababa de declarar –Nada ni nadie va a impedirlo.– agregó el americano sintiendo que juntos serían invencibles. La risa lo atacó a los pocos segundos ya que la zambullida de su novia lo salpicó irremediablemente, entonces se miró la ropa y lamentó el tener tantas cosas encima. –Esto es lo que pasa cuando te vistes decente, tardas más en deshacerte de todo.– renegó de sus propias ropas mientras la squib se limpiaba el agua de la cara luego de volver a la superficie.

Kaoru empezó por quitarse el chaleco y dejarlo por ahí, poco abrió la camisa pues prefirió aprovechar el momento y abordar a la mujer de su vida robándole un beso en lo que ella lidiaba con el agua en el rostro. Su cintura rodeó con ambos brazos, tenerla tan empapada y pegada al cuerpo se sentía y lucía de maravilla, ¿cómo sería el tener otra clase de intimidad en medio del mar? –Quiero que vivamos juntos– soltó de golpe, antes de llevar los dientes al cuello de la jovencita y darle un apretón con los dientes. –No digo que nos mudemos mañana, pero me gustaría que buscáramos un sitio que nos guste a los dos, poco a poco podríamos acondicionarlo a nuestras necesidades. ¿Te gustaría? – preguntó regresando el rostro al frente para encontrarse con sus ojos. Mientras tanto una de sus manos se soltó de la cintura femenina y fue a pasearse por los mojados cabellos de la chica.

Sin duda Dahlia era una mujer fuerte, aunque pocos lo creyeran, pero como todos tenía sus debilidades y él quería estar siempre presente para protegerla, para cuidarla y llenarla de amor en todas sus formas y colores. Estar a su lado era una necesidad. Desde luego también quería que fuera ella quien cuidara de él, en su compañía siempre se sentía a salvo. Completo.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Jul 03, 2016 7:06 am

Oh, ¡Kaoru! ¡No me estoy desnudando! —reclamó inocencia entre risas luego de quitarse gran parte de la ropa que le molestaba y luego de avisarle que podrían contra todo en ese mundo, se lanzó directo al agua que más de una vez la había recibido. Miedo no le tenía al mar, aunque si respeto, pues bien recordaba ciertas cosas de su pasado que no le había comentado a su ahora novio y aunque pensó en decirlas al salir del agua, mientras se secaba los ojos de la sal, él la abordó para desconcentrarla de la mejor manera.

Un beso húmedo y salado la sorprendió y al mismo correspondió. Su respiración intentaba tranquilizar poco después cuando Reed se atrevió a decirle algo inesperado y ella atónita lo miró por la idea que acababa de aparecer como una posibilidad—. ¿Lo dices en serio? —preguntó y un suave quejido se le escapó con la mordida en su cuello. Su pecho subía y bajaba emocionado contra el hombre que le había dado una esperanza maravillosa en la cual creer y sin darse cuenta al parecer. Por poco se emociona ahí mismo y en vez de contestar un sí audible asintió profusamente con los ojos ya humedecidos no solo por el agua marina.

Yo… Sería muy, muy feliz, si pudiéramos vivir juntos un día —aseguró en voz alta y sus brazos pasó alrededor del joven para apretarlo contra ella sin importarle el humedecerlo más de la cuenta. Un abrazo más apretado que ese se merecía por traerle tanta felicidad a su vida. Tal vez él no lo entendía, pero acababa de dictarle un camino donde un estar juntos por siempre pasaba a ser una posibilidad razonable, y ella estaba contenta de saber que él también lo deseaba, aparte de la sorpresa que había sido recibir al fin una petición de relación más formal esa misma tarde—. Te amo —repitió estrujándolo todavía sin importarle su casi completa desnudez. Él la había visto sin ropa más de una vez y ella no se arrepentía de ninguna de esas ocasiones.

De hecho lo consideró demasiado vestido para nadar y luego de soltarlo se aseguró de quitarle la camisa y dejarla libre sobre el agua—. Hace muchos años que no venía a nadar al mar, me lo tenían prohibido, así que hoy estoy triplemente feliz… ¿O cuádruple? —entre risas delató cuanta sincera felicidad había en ella en esos momentos y hacia arriba miró al mago que ya adoraba, extendiendo una de sus manos para acariciarle el costado del rostro y el lóbulo de su oído—. Quiero probar algo… ¿Te sumerges conmigo? — hacia ella lo jaló para buscar sus labios. ¿Sería demasiado infantil y romántico pedir un beso bajo el agua? Claro que a ella no le molestaba el ser llamada por alguno de esos adjetivos.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Miér Jul 06, 2016 9:20 am

¡Claro que hablaba en serio! ¿Había sido muy repentina su propuesta? Por su cabeza cruzó la posibilidad de que Dahlia considerara que ya eran demasiadas propuestas fuertes por un día, afortunadamente no tardó más de un parpadeo el que todo quedara claro. ¡Ella sí quería tener un hogar con él! Se lo confirmó un asentimiento de la squib, y la forma en que lo miró consiguió que el mago comprendiera lo especial que había sido para ella la invitación.

Lo haremos, viviremos juntos antes de lo que imaginas.– dijo el americano con una amplia sonrisa. Unos segundos se distrajo mientras la castaña lo rodeaba con los brazos para apegarlo a su figura empapada. El aliento lo perdió luego de eso, volvió a respirar hasta que un Te amo llegó a sus oídos y a su alma, recordándole que no podía divagar por siempre con Dahlia. –Yo también te amo, Dahl.– correspondió ilusionado a los sentimientos de su novia. Si antes alguien le hubiese dicho que se enamoraría hasta con los huesos no lo habría creído. Su forma de pensar había tenido marcados cambios desde que estaba con la squib, lo sabía y le alegraba no ser el mismo de antes. Con Hildr todo era mejor.

¿Triplemente feliz? –Eso suena a mucha felicidad, pero mereces más que eso.– y él le daría cuantas dosis hicieran falta, lo pensó mientras dejaba que las finas manos de su chica le quitaran la camisa. Una risa surgió de él, en parte se le había contagiado de ella, pero por alguna extraña razón la caricia a su rostro y a su oreja prolongaron la risa del hombre. –Sí, me sumerjo contigo.– respondió divertido, sin dar resistencia cuando la flor de los Cáech le reclamó los labios una vez más. Un primer beso le dio, lo pausó a los segundos y entonces la tomó de la mano para adentrarse aún más en el mar. Creía haber entendido bien, aunque como no tenía idea de cómo se sentiría bajo el agua no estaba muy seguro de cómo proceder exactamente.

Al menos el agua ya llegaba al nivel de los hombros de Dahlia, sumergirse no les costaría. –Después me gustaría que me contaras por qué te tenían prohibido el mar.– ¿cuántas reglas había hecho que la chica rompiera hasta ahora? –¿Lista?– preguntó antes de respirar profundo, esperando que ella también lo hiciera. Al mismo tiempo se abrazó fuerte a ella y claro, abordó sus exquisitos labios, sumergiéndose al instante en el agua que, por esa tarde sería su único testigo.

Inconscientemente se aferró otro poco a la espalda de la squib en cuanto estuvieron abajo, los ojos abrió pero no por mucho pues hacía bastante que no tocaba agua salada, por lo que no fue capaz de mantenerlos abiertos. En sus adentros se maldijo por ello pues le habría encantado poder apreciar a su musa en ese medio. Sería para la próxima vez, ese día disfrutaría de sus labios bajo el agua y de la extraña ansiedad que tenía por tomar aire. Pero como algo tenía Kaoru de masoquista, se propuso durar cuanto fuese posible lejos de la superficie.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Jul 09, 2016 2:51 pm

Escuchar que era amada valió todos los esfuerzos que había hecho para llegar a ese momento. Incluso la cruda pelea con su padre tuvo sentido si con Kaoru podía quedarse a partir de ese momento. La risa del hombre le agradó mientras lo tocaba y se emocionó todavía más al saber que él también se sentía feliz y libre de reír. ¿Realmente ella se merecía más que toda esa felicidad? No lo sabía, pero quería mantenerse en ese agradable estado por mucho tiempo.

Su idea de demostrarse afecto bajo el agua al parecer fue tomada bien, pensó que allí mismo lo harían pero Kaoru comenzó a adentrarse en el agua y los recuerdos sobre los que el chico preguntó volvieron a su mente. No tan adentro. Pidió mentalmente apretando la mano del joven más de la cuenta. No había nada que temer, tenía que calmarse. Su novio estaba a su lado y él podría protegerla en caso de necesidad, ya no era solo una niña jugando en aguas demasiado profundas—. Aquí está bien… Y te contaré —asintió aceptando regalarle ese trozo de memoria que guardaba en su mente. A la señal, tomó todo el aire que podía y se aferró a él poco antes de que su cabeza dejara de estar sobre el agua.

No hizo intento de abrir los ojos, solo de explorar lo que se sentía tocar los labios ajenos en ese nuevo ambiente, bastante salado, y aunque la sensación de estar al borde de la asfixia la perseguía evitó robarle a él todo el aire y disfrutó de compartirlo con el agua de mar. Claro que excesiva resistencia ella no tenía y cuando su corazón comenzó a bombear con más fuerza y a retumbar en sus oídos ella se separó de los labios de él para sacar algo nerviosa la cabeza del agua. Si, había sido su idea y también la primera que huía.

Un ataque de risa nerviosa le sobrevino mientras se limpiaba el rostro y luego miró al chico frente a ella. El agua se encargaba de elevarla a ratos y tenía que pisar con las puntas de los pies. Se sabía mucho más liviana en ese estado así que no temió colgarse de él de un salto, aferrándose con sus piernas alrededor de las caderas del conductor luego de pasar los brazos por sobre sus hombros para sostenerse—. Cárgame —pidió algo tarde pues ya se había recargado en él aunque como estaban en el agua no había problemas de peso extra.

El cuello de Kaoru enfocó y poco después su rostro admiró, tentada como estaba una lamida dio para robar las gotas que colgaban de la barbilla del chico—. Sabes bien con sal —bromeó entre risas y con mirada ilusionada recordó que le debía todavía cierta explicación—. Ah, sobre el asunto de mi prohibición a venir al mar… Ocurrió cuando tenía como 13 o 14 años. Vinimos a la playa para las vacaciones de mi padre y a mí siempre me gustó nadar. Pero en ese tiempo no lo hacía del todo bien —el ceño frunció ligeramente pues no todo el recuerdo era bonito, pero ella lo apreciaba igualmente.

Quise explorar estar más adentro y mientras los saludaba el oleaje pareció crecer y el agua me llevó cada vez más lejos. Como no topaba el fondo comencé a desesperarme y olvidé lo que tenía que hacer así que estuve al borde de ahogarme, apenas si podía gritar por ayuda, ¡Fue tan desesperante! —se apretó más contra él al contar esa parte, pues casi volvió a sentir esa misma ansiedad de estar al borde de perderse—. En un momento llegué a pensar que tal vez era lo mejor, es decir, le causaba muchos problemas a mis padres el que fuera squib, así que deje de intentar moverme… —ese pequeño detalle le hizo apartar la vista del joven. No era algo que se comentara en conversaciones normales y por mucha confianza que se tuvieran sabía que él juzgaría mal ese comportamiento.

No supe como pero él vino por mí. Estaba desorientada por haber tragado agua así que creí que se trataba de Jeremiah… Pero había sido papá, él… —una risa ligera y nostálgica se le escapó. Negaría por siempre que los ojos se le habían llenado otra vez de lágrimas. Odiaba pelear con ese hombre—. Se olvidó incluso de su varita, dijo mamá, solo se metió en el agua para sacarme, al parecer podría haberme movido con magia pero no lo pensó en ese momento. Desde ahí, aunque no le conté que yo misma había dejado de intentarlo, se acabaron todas las salidas al mar, solo a albercas o lugares que tuviesen fondo conocido —asintió recordando las limitaciones y el castigo impuesto. A pesar de todo a ella siempre le había gustado el agua, era de sus elementos favoritos.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Kaoru Reed el Mar Ago 02, 2016 8:43 am

Apretado, contra reloj, y obviamente salado. Describir el beso a Dahlia bajo el agua del mar iba a ser una tarea complicada, especialmente por lo breve que fue ya que ninguno de los dos tenía práctica suficiente como para que el aire les rindiera. Por un instante tuvo la sensación de que ese mismo elemento buscaba la castaña obtener de él, pero antes de que algo ocurriera ella se desprendió de la boca del mago para regresar a la superficie. Por una mínima diferencia de tiempo Kaoru fue el segundo en sacar la cabeza del agua. Y profundo respiró en cuanto pudo.

Tener el cabello completamente mojado le impidió ver directamente a su novia desde el primer instante así que lo primero que percibió de ella fue su risa. La de él también se hizo escuchar a pesar de lo agitado que se encontraba, y mientras se recuperaba despejó su frente para admirar a quien tan feliz lo hacía. Justo a tiempo la encontró visualmente, rápido sus brazos se movilizaron para abrazarla luego de que la chica se lanzara literalmente hacia él y antes de que ella diera la orden, el americano ya acomodaba las manos para darle soporte a su cuerpo tentadoramente enganchado al de él. Ahora tenía una Dahlia totalmente mojada colgando de sus hombros y apretándose contra su pecho y también más abajo. ¿Cómo se suponía que conservara la calma en esas circunstancias? Cierta parte de su anatomía ya empezaba a reaccionar al ser tentado tan inocentemente. El agua a su alrededor no bastaba para bajarle la temperatura al conductor.

Una dulce sorpresa se llevó al recibir una juguetona lamida en la barbilla, ¿debería invitarla a probarlo con algo dulce encima? Seguro era más disfrutable que con sal. Se guardó el atrevido pensamiento para después, en lugar de soltarlo puso toda su atención en lo que Dahlia estaba por contarle y aunque ya suponía que algo denso tendría la anécdota, lo que le fue compartido sonó cada vez más serio. En automático el mago bajó la vista hacia el agua, dándose cuenta de que la profundidad en la que se encontraban muy probablemente había sido agresiva para la castaña.

Ella lo apretó al explicar la parte cruda de la experiencia, y él sin darse cuenta tensó los labios. También la abrazó con mayor firmeza en un intento de hacerle sentir segura en sus brazos, no iba a juzgarla por haberse rendido ante la vida en su momento de desesperación, pero indudablemente le resultaba… triste  el enterarse de que su flor en algún momento de su vida estuvo dispuesta a dejar el mundo. ¿Aún hay momentos en que piensas de esa forma?, preguntó mentalmente, siguiendo visualmente las facciones de la chica que de pronto se negaba a sostenerle la mirada.

El pecho volvió a dolerle con la última parte de la historia, sumada a la risa nostálgica que de su mujer surgió. Ahora se sentía peor por causarle tantas complicaciones con su padre, recién se daba cuenta de lo terriblemente desconsiderado que había sido al no tratarla con formalidad desde el principio. –Me doy cuenta de que quieres demasiado a tu padre, como debe ser.– comentó. Una mejilla frotó contra una de la squib para limpiarle parcialmente el llanto del rostro. –Haré cuánto esté a mi alcance para estar en buenos términos con él, no quiero causar problemas que te separen de él.– Tener a Hildr en ese momento en medio del mar no era un buen comienzo, claro, pero podía empezar con su propósito a partir del día siguiente. Después de todo ambos estaban felices en medio de la playa.

¿Sabes? Me habría gustado que mis padres te conocieran. Estarían fascinados contigo…– dijo ligeramente pensativo, reafirmando el agarre en que tenía a la castaña para encaminarse hacia aguas menos profundas. Avanzó sin prisa pues aunque formaba parte de su conocimiento el estrés que podía llegar a experimentar la señorita si se encontraban en zona muy profunda, se consideraba perfectamente capaz de mantenerla a salvo.

Mi madre era sumamente cariñosa, pero a la vez estricta para los aspectos serios. También era squib, creo que no lo mencioné antes.– explicó con una sonrisa, recordando que el no poseer magia nunca hizo menos feliz a su progenitora. –A mi padre lo consideraban una persona demasiado simple. Se equivocaban por supuesto, ya que siempre fue un observador detallado con la paciencia suficiente para hablar cuando fuese el momento correcto. Él te habría pedido que cocinaras, la cena solía ser uno de sus momentos favoritos.– asintió feliz un par de veces sin dejar de mirar a Dahlia, nadie iba a cobrarle por divagar sobre cómo habría sido su vida si sus progenitores siguieran con vida. –Un día podríamos visitar sus tumbas, si quieres.– la invitó sin afectarse por todo el ruido que rodeaba sus muertes.

¿Te parece si nos acostamos en la arena? Claro que si prefieres besarme bajo el agua no voy a quejarme.– añadió con mirada traviesa. –Tal vez deberíamos practicar en agua dulce mientras adquirimos condición.– sí, definitivamente. Añadir nuevas actividades a su agenda de pareja lo emocionaba, pero primero necesitaba que la señorita diera el visto bueno a la propuesta. Se negaba a avanzar si ella no estaba a su lado.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: And I want us {Flashback} | Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales