JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

The purest thing 竜 Private {Flashback}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Mar Abr 05, 2016 4:56 am

Miércoles 19 de Marzo, 2025. Madrugada.

Debía haberse aparecido en su misma habitación, eso se dijo pero sabía que no podía, así que luego de hacer ruido en la puerta, siendo las 5 de la mañana, supo que iba a esperarle uno que otro regaño monumental. Desde que había tenido a Ryūjin en sus brazos, no había vuelto a salir por las noches. Luego las esporádicas salidas que tenía habían durado hasta la medianoche con suerte, y siempre regresaba a casa para darle un beso de buenas noches al niño.

Pero esta vez había sido diferente, porque cuando se trataba de Ryuunosuke Ihara, el padre de su hijo, todo era diferente. Complicado, venenoso, dolía a la par que se volvía la cosa más disfrutable. Por eso y otras tantas razones que no quería meditar es que había accedido a pasar la noche con él pero ahora se arrepentía cuando todavía estaba oscuro. Pronto amanecería y era la primera vez que dejaba toda una noche solo a su pequeño dragón. ¿Le creería él que había llegado antes cuando despertara? ¿Podría mentirle y decirle que no pasaría de nuevo?

Su atención se derivó a los pasos que daba cuando unos ojos parecieron mirarla en la penumbra, casi se murió de un infarto al ver a Belladona que la miraba con expresión seria desde un sillón de la sala—. Lloró hasta quedarse dormido... ¿Qué se supone que estabas pensando? Hablaremos en unas horas cuando estés repuesta y con una ducha encima —la vieja arpía se levantó todo lo digna que pudo y luego de darle la sentencia de muerte se esfumó hacia su propia habitación.

Hanae puso expresión de fastidio, se esperaba ese regaño pero unas horas después, no tan rápido. Al parecer realmente había preocupado a Dona para que hubiese ignorado su terapia de sueño por estar en un sillón esperando por ella. Lástima que no estaba dispuesta a escuchar todos los reclamos de la abuela, así que se aseguraría de ganarse su cariño de nuevo a base de mimarla lo suficiente y fingir ser la nieta perfecta y la mejor madre en unas horas.

Ahora lo que si le preocupaba se encontraba arriba de las escaleras. El primer paso que dio por las mismas lo hizo con temor aunque finalmente subió casi corriendo sin importarle el ruido, a nadie iba a despertar pues las habitaciones estaban al fondo del pasillo. Ryūjin. Él si que no se merecía sufrimiento alguno. Culpable abrió la puerta del dormitorio del niño pero no lo encontró y al entender la situación maldijo entre dientes a Belladona, esa bruja si que sabía lo que era jugar sucio—. Me las pagarás... —bufó antes de caminar ya con algo más de entereza hasta su habitación.

Y allí si que encontró a su tesoro, acomodado como un regalo en medio de su cama y un recordatorio de las cosas que tenía que hacer y las que no. En silencio se quitó los zapatos y la chaqueta, y con el vestido que se había comprado con Ihara se trepó a la gran cama a un lado de la figura del que era el hombre más importante en su vida, hombrecito de momento—. Lo siento, mi pequeño... —susurró y suspiró al recordar que seguía sin ropa interior, no importaba porque solo quería descansar un poco antes de tener que dar más explicaciones. La mano extendió hasta el rostro suave que adoraba y le acarició la mejilla mientras lo veía dormir. Para su dolor, Dona no había mentido, todavía se podía atisbar el surco que habían dejado las lágrimas sobre la inocente piel.

Todo por culpa suya...


Última edición por Hanae Reed el Vie Abr 08, 2016 3:57 am, editado 1 vez


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Miér Abr 06, 2016 6:19 am

Hanae no llegó para la cena, el pequeño dragón renegado pensó que su madre seguramente había tenido trabajo extra ese día, a ella le gustaba que las cosas se hicieran de la forma más perfecta y, a veces, el único que puede obtener ese resultado es uno mismo. Por eso la perdonó, después le preguntaría si todo en su oficina había marchado bien y exigiría una compensación por el retardo. ¡La convencería de ir juntos a la pastelería de donde le había llevado ella un pastel la última vez! Ese era el maquiavélico plan perfecto de Ryūjin y de verdad lo creyó sin fallos, hasta que su bisabuela le hizo notar que no podía acampar en la sala en espera de su madre y por lo tanto fue prácticamente obligado a ir a su habitación. Con ello sus planes perdieron esencia dramática pero no todo estaba perdido.

Acostado le dieron las diez de la noche y se negaba a dormir, pasó un rato leyendo, luego mirando el techo y, finalmente, rodando por el suelo. No importaba cuantas cosas hiciera, la mujer luz de su vida no aparecía… Entonces, llegó el miedo y la desesperación. ¿Y si mamá no regresa? Tal vez le ha ocurrido o algo o… ¿Es que se ha cansado de mi? ¿Me ha abandonado..? Mil dudas, todas dolorosas e insoportables acudieron a la mente del niño. Ya no era un bebé, pero la posibilidad de quedarse solo lo arruinó por dentro…

Muchas veces se había dicho a sí mismo que no debía llorar, pero lo hizo. Lo contuvo cuanto le fue posible, pero en el instante que Belladona entró en su habitación para hacerle apagar la luz, Ryūjin no aguantó más y un fuerte llanto brotó de su garganta y lágrimas inconsolables de sus ojos. En los brazos de la anciana buscó refugio, pero aunque la quería, su soledad no se apagó.

La bisabuela le sugirió ir a esperar en la cama de mamá,  secándose la cara él accedió y hacia allá se dirigieron. Lamentablemente el contemplar la cama de su progenitora le recordó a sus ojos que todavía tenían mares por derramar. No supo en qué momento le venció el sueño, solía ser de sueño pesado pero… algo le permitió sentir a su madre cuando ésta se dignó a volver a su lado.

El susurro lo invocó desde un sueño catastrófico, uno donde se veía obligado a esconderse de un dragón para no ser incinerado por su fuego, seguramente por eso permanecía quieto a pesar de estar sufriendo una pesadilla. El toque a su mejilla fue lo que le ayudó a abrir los ojos, justo a tiempo para no morir a causa de un abrazador naranja y amarillo. –Kaa-chan…– murmuró adormilado, usando la forma que su tío Kaoru le había enseñado, aunque a la bisabuela no le gustara mucho. Entre las sábanas se arrastró y al regazo de Hanae se pegó, con todas sus fuerzas sus pequeñas manos la sujetaron de donde se pudo. –…un dragón. Había un dragón…– dijo queriendo sollozar, por su pesadilla y al mismo tiempo porque su madre estaba de vuelta. No lo había abandonado, no todavía.

¿Por qué tardaste tanto?– interrogó con voz ahogada pues hundió más el rostro contra el cuerpo de su mamá. Había sonado a reclamo, sufrido pero no por eso más amable. Si hubiesen sido un par de horas de ausencia lo habría tolerado, pero la espera sin duda había sido eterna y eso ya no entraba dentro del rango de cosas que se podían olvidar. Nunca había pasado tanto tiempo alejado de ella, pero hay una primera vez para todo. Una primera vez para exigir explicaciones sin tocarse tanto el corazón.


Última edición por Ryūjin Reed el Dom Abr 10, 2016 3:04 pm, editado 1 vez


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Vie Abr 08, 2016 4:32 am

Estaban apenas iluminados, cuando la mujer notó que los ojos del niño se abrían para ella. Quieta se quedó imaginando por un segundo que volvería a dormirse en el instante, pero en vez de eso el chico comenzó a balbucear y a ella se le estrujó el corazón por escucharlo tan triste. Primero había sido una llamada para ella, luego un cálido abrazo y finalmente la mención extraña y casi sollozante de ciertas criaturas que la mujer adoraba—. Shhh… Duerme… Los dragones te cuidan —si había sido un sueño imaginaba que era uno bueno, aunque le costó entender por qué había sonado él tan dolido o mejor dicho, temeroso al mencionar a tan noble criatura, ciega estaba ella por no notar que el pesar de él eran las mismas.

Las mismas y su ausencia, la que recordó cuando recibió el primer reclamo de parte del pequeño dragón. Un mohín hizo la mujer ante semejante pregunta, uno que él no pudo ver pues se encontraba aferrado a ella, quien a claras luces jamás iba a rechazarlo así que lo estrechó entre sus brazos para hacerle sentir que todo estaba bien, se acurrucó contra el cuerpo que era mucho más pequeño que el suyo y los cabellos le llenó de besos—. Lo siento… No tengo perdón —murmuró con la voz apesadumbrada, pues así se sentía. Como la peor madre del mundo—. No sé qué decir… yo… —¿Debía decirle que se había encontrado con alguien? Por supuesto que no. No era buena idea recibir exceso de preguntas así que a caricias intentó calmar al infante.

No pude llegar antes, lo siento mucho mi Ryu-chii —cuando era más pequeño solía llamarlo así aunque al niño parecía no agradarle del todo, pero ponerle motes adorables era un placer que una madre se podía dar—. Vi a Dona… Me dijo que lloraste… ¿Qué pasó Ryūjin? Habíamos quedado que no más lágrimas —siguió aferrada a él, agradeciendo la calma que le entregaba la calidez de ese pequeño cuerpo. Aunque en medio de sus cavilaciones, mientras pensaba en lo rápido que crecía, un aroma vino a sus narices y le hizo fruncir el ceño. No… No era su niño el que olía así, era ella que había quedado impregnada del aroma de Ryuunosuke.

Necesito cambiarme… —avisó aunque le costó despegárselo de encima y un sonoro beso le dio en la coronilla antes de arrastrarse fuera de la cama. Cuando era él más pequeño ella se había bañado en conjunto con el chico varias veces, aunque Dona ya le había advertido que llegaría un día en que él no querría que lo viera desnudo y viceversa, la idea de ir perdiendo la confianza de su único hijo dolía así que ofuscada no se entretuvo mucho buscando donde cambiarse y rápidamente se puso encima una camisa de dormir de seda que se acomodaba a su cuerpo, esa que solía usar, abandonando de paso el vestido y volvió a la cama donde estaba el fruto de su vientre.

Dime que vas a perdonar a mamá por ser desconsiderada… Y que todavía me quieres mucho —pidió inflando las mejillas mientras se recostaba al lado de él, apegándose todo lo posible hasta hacer chocar sus frentes. Eso de ser la autoridad se le daba bien, pero a la vez le salía casi perfecto el papel de amiga y compañera de juegos, el infantilismo que poseía le permitía congeniar con el chico y ponerse rápido a su nivel.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Dom Abr 10, 2016 4:02 pm

¿Por qué los adultos siempre se guardaban cosas? Su madre era admirable, pero incluso a ella le costaba decir las cosas sin guardarse secretos, Ryūjin lo percibió, notó que ese “no pude llegar antes” era solo la punta de un gran bloque de hielo. ¿Acaso Hanae había cometido demasiados errores en su trabajo? Tal vez obtuvo horribles resultados y no quería que él se enterara del fracaso. Porque sin duda sería desagradable que después de tantas horas de trabajo, las cosas no salieran bien.

Ryu-chiii, Ryu-chii, ese apodo era muy infantil y el niño ya no se sentía tan pequeño como para ser llamado de esa forma, él ya se consideraba del otro lado, del lado de los grandes y, sin embargo, en ese instante no se quejó ni hizo muecas. Que lo llamara como quisiera, pero que ya no se fuera…

Afortunadamente para ambos, las caricias de madre siempre funcionan. Ryūjin no tardó en encontrar serenidad en las manos de su madre y listo se sentía para perdonarla cuando ella expuso la “traición” de la bisabuela. En realidad nada habían acordado la anciana y él, pero de alguna forma el menos había esperado que Belladona le guardara el secreto. Hanae avisó que necesitaba cambiarse y aunque la idea de separarse de nuevo no le gustó a su hijo, éste terminó por resignarse. –¡No lloré!– dijo molesto. Las dos manos apoyó en la cama para poder sentarse, los ojos se frotó desesperado para deshacerse de la humedad que sentía en ellos, debía sonar convincente. –Dona exageró para poder regañarte. Solo estaba… triste.– aseguró y por unos minutos observó fijamente el vestido que su madre se había quitado. La luz del exterior aunque tenue ya le permitía mirar su alrededor.

Después volvió a tirarse en la cama, cuando su progenitora también regresó. Con expresión neutral la miró hasta que sus frentes se unieron y ella infló las mejillas, el gesto hizo reír al menor de los Reed, ¡su mamá era divertida cuando quería! –¡Siempre te querré Kaa-chan! Solo a ti se te ocurre que voy a dejar de quererte– feliz se enganchó con un brazo a uno de los hombros de ella y la apretó con poco cuidado. –Te perdonaré si me dices cuándo compraste ese vestido que traías. No lo había visto antes, se te ve bien. Deberías usarlo mas seguido.– entre risas se empujó contra el cuerpo de la bruja para poder quedar literalmente encima de ella –Cuando sea grande yo te compraré todos los vestidos que quieras y podré ayudarte con el trabajo, para que no tengas que pasar tantas horas en la oficina. ¡Ya verás!– no era su máximo objetivo el dedicarse a lo mismo, sencillamente quería alivianar el trabajo de su madre. Su propio sueño iría más allá, en otra dirección. Todavía no tenía forma, pero Ryūjin así lo sentía.

Dime, ¿tienes mucho sueño?– preguntó sin deseos de dejar de ser una pegatina humana. Lo lógico sería pensar que sí, que la bruja estaba exhausta, pero… no le daba la impresión de que estuviese precisamente agotada. –¿Es cierto lo que dicen? Cuando lo que haces te gusta, el cansancio no se siente.  ¿Te gustó trabajar todas estas horas?– algo de miedo le dio el pensar en la respuesta, sus sentimientos al respecto se contradecían ya que por un lado le alegraría saber que Hanae de una u otra forma la había pasado bien pero… el que ella disfrutara mientras él la extrañaba tanto dolía. ¿Y si se repetía?


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Lun Abr 18, 2016 9:48 am

¿Así que no había llorado y solo estaba triste? Tentación de reírse tuvo cuando razonó que su hijo acababa de resaltar que la abuela era una manipuladora de lo peor. Aunque terminó de cambiarse antes de contestar algo—. Entonces tus ojos enrojecidos son porque no estás durmiendo bien… ya veo —comentó aunque a claras luces no se creía la mentira del chico pero pensaba aceptarla por esta vez, eso era mejor a que él le dijera que tanto daño le había hecho al desaparecer todo un día y noche sin dar señales de vida.

La risa de Ryūjin fue el perdón que ella necesitaba, las palabras que él le dedicó después fueron casi musicales para la mujer que tenía a ese niño como la estrella más brillante del mundo y quiso que todo lo dicho fuera cierto. Que jamás dejara de quererla a pesar de las veces que ella le había mentido e incluso las veces que le seguiría mintiendo, como ahora que tenía la oportunidad de presentarle al fin a su padre y ella no quería ni dar la opción de que ocurriera, todo lo hacía en teoría por su bien pero a veces dudaba—. Yo también te quiero mi Ryu-chii, eres mi sol y mis estrellas —con expresión casi de enamorada lo miró mientras él la apretaba de manera poco suave, ella no se quejaba de esas muestras de cariño. Aunque claro, su hijo, siempre tan inteligente, se fijaba en los peores detalles para resaltarlos.

Le había gustado el mismo vestido que su progenitor había aprobado para ella, la diferencia era que Ihara le había pedido que lo usara exclusivamente con él. Y Ryūjin todavía no estaba en edad de ser tan posesivo, o eso creía ella que no había puesto nunca al infante en ese tipo de complicada posición y que no notaba lo evidente. Tenerlo encima de ella le causo gracia aunque por unos instantes fue Ryuunosuke a quien recordó y su sonrisa tembló en su rostro. Con los brazos sujetó el cuerpo del menor contra ella—. ¿Sí? ¿Te gusta cómo me queda? —dudó en los siguientes segundos si contarle, pero el perdón de su pequeño dragón valía todas las riquezas del universo.

Más cuando le hacía promesas tan bonitas. Liberó su espalda solo para tomarle el rostro con ambas manos y al tenerlo enmarcado en las mismas levantó su propia cabeza para besarlo tanto en las mejillas, como la frente y la nariz. Cuando ya lo tuvo lleno de sus caricias le sonrió radiante—. Eres mi niño precioso, ¿Sabías? Estaré esperando con ansias que me compres vestidos, pero no necesitas trabajar en mi misma oficina a menos que lo quieras… —no, ella no iba a obligar a su hijo a sufrir lo mismo que ella, si quería volar entonces ella lo dejaría aunque le partiera el alma. Su mayor sueño era que él gustara de los dragones y pudiera estudiarlos, pero ¿los lograría querer tanto él? Hanae en ese punto no dudaba que el chico tenía los gustos de ella aunque los propios de la mujer eran por mucho más profundos y fuertes—. En un momento de la tarde me escapé para comprar, de hecho te traje algo de ropa también. Lo guardé en mi monedero —el ojo le guiñó, bien sabía que el chico no prefería los regalos tan adultos pero vestirse era una necesidad.

Iba a ofrecerse a mostrársela pero el niño seguía muy cómodo encima de ella y Hanae no se lo quería quitar, era un peso que le gustaba llevar—. La verdad no tengo tanto sueño como pensé —confesó acerca de la duda de su atento caballero y su expresión fue una oda al desconcierto en el momento en que él le soltó una nueva pregunta, incorrecta. Sí, porque incorrecto era que ella terminara mal pensando con una simple interrogación de su inocente hijo. Necesitaba limpiar su mente de pensamientos turbios pero haberse visto con Ihara no ayudaba en la ecuación—. Ese dicho es cierto, mi pequeño dragón… Aunque trabajar tantas horas no es por completo divertido y de hecho no es lo que me tiene despierta —le dijo y le dio un toque en la nariz con el índice—. Se me quitó el sueño cuando despertó mi persona favorita en todo el mundo —no mentía y con gusto lo abrazó. Si le decía que no lo había pasado bien era ser una mentirosa de lo peor, si le decía que lo había disfrutado también. Porque con Ryuunosuke Ihara las cosas nunca eran simples, nunca era todo disfrute y jamás era todo pesar. Solo con su hijo podía lograr tener momentos completamente brillantes.

Abrazada a él apoyó su mejilla contra el otro rostro cerrando los ojos—. Mamá te extrañó mucho… Nunca habíamos estado tanto tiempo separados, ¿Cierto? —eso tampoco era falso, a cierta hora de la noche, en la que solía despedirse de su hijo había sido todo un calvario estar con su padre. Incluso se había peleado con él en esos instantes solo de la culpa y el estrés que sentía de no saber de su pequeño como todos los días… Y podría haber regresado entonces, claro, si no hubiera terminado la crisis, discusiones y dudas en un nuevo encuentro todavía más apasionado que los anteriores que habían tenido durante esa jornada. Así no se podían ganar las batallas, no con tan terribles tentaciones. No con esa hambre insensata que guardaba por aquel que se creía todavía con derechos de pareja sobre ella. Culpa suya por supuesto, algunos de las llamaradas las había encendido ella misma.

¿Qué puedo hacer para que me perdones? Aunque supongo que no se puede borrar mi error… —por poco y los ojos se le llenan de lágrimas como si volviera  a ser una niña perdida. Esa que siempre se había negado a ser. Pero pavor tenía a la mera posibilidad de perder el cariño de ese chico. Lo necesitaba tanto que no se imaginaba el mundo sin él. Era su mayor y principal debilidad. Su niño. La segunda era con quien había hecho a esa obra de arte.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Miér Abr 20, 2016 8:48 am

Ella le tomó las mejillas, Ryūjin inmediatamente apretó los labios y las infló cuanto pudo. Así asintió enérgico, en respuesta a la siguiente pregunta de su madre. Si no hubiese estado con ese cómico gesto en la cara el niño le habría dicho que se veía fabulosa con el vestido de hace unos minutos, algo como “Te veías más feliz”. El que no se lo dijera también fue porque sus pensamientos viajaron por segundos al futuro, sus ojos se llenaron de ilusión y decisión al escucharla decir que esperaría con ansias vestidos comprados por él. ¿Había algo mejor que la confianza de mamá puesta en que tarde o temprano lograrás hacer cosas grandes? ¡Claro! Sus besos y caricias, esos que Hanae le repartió por la cara.

¡Me haces cosquillas!– le dijo entre risas, los besos de ella siempre le hacían tremendamente feliz. –Después del desayuno muéstrame lo que compraste, lo tuyo y lo mío.– porque obvio, sentía curiosidad por la ropa que su madre había adquirido también para ella misma. Por esa ocasión no se quejaría porque los regalos fueran ropa en lugar de libros mágicos o novedosas golosinas o postres. Atento escuchó la explicación de su progenitora para el dicho que él había mencionado, un instante sus pensamientos se atoraron en el hecho de que trabajar y la diversión no siempre iban de la mano pero se desatoró gracias a una de las mejores verdades del mundo. Obvio, él era la persona favorita de mamá, nadie, absolutamente nadie le quitaría ese título y su ego se ensanchó al saberse el causante de que la bruja estuviese bien despierta.

El muchachito parecía haber olvidado que su persona requería más horas de sueño para no tener pereza de levantarse más tarde y de cumplir con sus deberes. –Cierto– secundó y serio la miró, sin preocuparse ni un poco de estar aplastando a la mujer –¿Eso significa que ya me consideras un niño grande?– si eso tenía algo qué ver entonces todo sería más sencillo de asimilar. Pero si no… entonces se preocuparía más todavía.

Pronto se dio cuenta de que su madre no parecía haber entendido que él hablaba en serio cuando le dijo que la perdonaría si le contaba en qué momento se había comprado el vestido de flores. ¿Debería sacarla de su error y rectificarle que ya estaba perdonada? Lo pensó un minuto, y después meditó sobre qué podría pedirle para ser “re-perdonada”. ¡Ah! ¡Ya lo tenía! –No debemos permitir que los errores nos atoren, ¿recuerdas? Pero… sí hay algo que quiero.– desvió la mirada, sintiéndose un poquito culpable por aprovecharse de su adorada madre, pero lo que tenía en mente valía la pena. O así lo veía él.

Ya no buscó sus ojos, porque existía una gran posibilidad de que ella por primera vez en mucho tiempo le negara una petición y es que era tan “rara” que los nervios lo mordisquearon pero al final sí se armó de valor y lo dijo sin tapujos. Apoyó una mejilla sobre el pecho de Hanae. –¿Podemos ir a un paseo a donde viven los muggles? Tú has ido, ¿cierto Kaa-chan?– él sabía que sí. Tal vez la bisabuela se creía que su hija compraba ropa en lugares exclusivos, pero Ryūjin no era tan ingenuo, además su tío lo había llevado algunas veces y sabía perfectamente cómo se vestían los no  mágicos.

¡Prometo no decirle a Dona! Quiero saber cómo son.– y no mentía, una parte de su cabeza ansiaba conocerlos a detalle, evaluarlos por sí mismo y averiguar si de ese modo lograba comprender la forma de pensar de la anciana y de su madre. Porque no, todavía no asimilaba todo lo que le habían enseñado al respecto a lo largo de los años. De su posición rodó repentinamente y al tocar de nuevo la cama apoyó las dos manos en la sábana y muy seguro de lo que quería buscó la mirada de su madre. ¿Qué tan difícil podía ser ir juntos a esos lugares que la magia había decidido abandonar? –Di que sí, ¡anda, anda! ¡Seré obediente, estudiaré el doble!– oh, al siguiente segundo se arrepintió de la última parte, incluso se mordió los labios al pensar que ofrecer eso quizá era demasiado.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Mar Abr 26, 2016 11:16 am

La parte más difícil de tratar con niños era que necesitaban respuestas para todo. Su hijo era así, realizaba miles de preguntas, cada cual más difícil que la anterior y ella tenía que arreglárselas de algún modo para responderlas como era debido. Como en ese momento cuando él sugirió ser un niño grande y ella en automático arrugó el ceño—. ¡Jamás! Mi Ryuchii siempre será el bebé de mamá —rápida lo estrujó contra sus brazos y luego una risa cantarina vino a llenar la escena de amor entre madre e hijo. Porque era amor y del más puro. Una parte de ella quería verlo convertirse en un hombre de provecho y otra se negaba a dejarlo seguir su camino lejos de ella. ¿Qué sería de esa mujer cuando el niño ya no quisiera tomarle la mano para caminar?

Escuchar que el infante quería algo era como encender una alarma en su vida. No le daba todo lo que pedía, por supuesto, pero le gustaba estar enterada de todas sus posibles necesidades. Así que esperó a que él la mirara para decirle que añoraba aunque para su confusión el pequeño dragón se acomodó contra su pecho y ella en automático llevó una mano a los cabellos que tanto le gustaban para repartir suaves caricias a la espera de sus palabras. ¿Sería algo muy complicado o por qué le costaba decirle a ella? Apenas la respuesta estuvo en el aire el mundo de la mujer tambaleó por unos segundos. ¿Había escuchado bien?—. Sí, si he ido... —comentó incapaz de mentirle sobre ese punto y temió por un segundo haberle dado una mala educación al respecto al comprarse ropa del otro lado. Pero, ¿Qué de malo tenía? No es que apreciara a los muggles, solo su sentido de la moda. Dona seguro se enfurecería con ella todavía más.

Mhm... Cierto, no podríamos decirle a Dona, pero... —tenía sus dudas de como soltar la siguiente frase así que le costó decirla y en esa espera fue que el más joven de los Reed rodó hasta la cama para mirarla otra vez. Ella se giró de lado con el rostro en la almohada y lo observó con interés. ¿Así que estaba dispuesto a estudiar el doble solo por conocer a los muggles? Eso solo significaba una cosa y a Hanae no le gustó para nada. Un esfuerzo así resaltaba que realmente le importaba el asunto y ella temía no haberle dado suficientes advertencias sobre lo tentadr que se veía el otro lado aunque no lo fuera realmente.

¿El perdón valía un precio tan alto? Tuvo claro que sí, miles de cosas haría solo por ver sonreír a Ryūjin para ella otra vez—. Mhm... Iremos, pero con una condición... —inició su parte del trato y se aclaró la garganta aunque terminó bostezando de paso y cubriéndose la boca con los dedos—. Como decía, con solo una condición. Dime, ¿Por qué estás tan interesado en ir? Tanto que hasta quieres estudiar más —tal vez sus amigos le habían hablado de más o algo parecido. Pero le preocupaba tamaño interés en una criatura que apenas estaba creciendo y que estaba en etapa formativa, si no canalizaba bien sus ideas podría volverse un desastre. No quería un segundo Kaoru en su vida, mucho menos uno al que si querría al cien, con todo y fallas.

Ya te he comentado los peligros del otro lado, ¿Cierto? —no pensaba darle el sermón a esa hora pero al menos quería estar segura de que le había dado una buena base sobre la cual asentar sus futuras opiniones. Él tenía que saber, con magia o sin, que era mejor que todos los muggles en el mundo. Y no para que se volviera engreído, si no para que tuviera claro su valor.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Miér Mayo 04, 2016 9:29 pm

Esperar por una respuesta de su madre siempre ponía a latir más rápido el corazón de Ryūjin y, ahora que la petición del niño había sido monumental, hasta había dejado de respirar por segundos. Contenía el aire sin darse cuenta, sus manos estaban echas puño apoyadas sobre las sábanas y sus labios se apretaban en espera de escuchar el veredicto de Hanae. ¿Le daría un fatídico “no” o se compadecería de él y aceptaría? ¡Ah! pero se suponía que él era quien estaba exigiendo compensación, ¿cierto?

Intentó componer su expresión y postura para no verse tan suplicante, pero ya era algo tarde. –¿De verdad?!– exclamó emocionado cuando a sus oídos llegó la confirmación de que sí irían, pero claro, todo en la vida parecía tener una condición. Muy seguro asintió en espera de la segunda parte del trato pero se distrajo con el bostezo de su madre, el cual se le contagió y acompañó con un frotar de su ojo izquierdo. Todavía tenía la mano en la cara cuando una difícil interrogante le fue lanzada, las preguntas de ella siempre eran las más complicadas porque no quería mentirle pero tampoco decepcionarla. ¿Qué debía decirle exactamente? Ahora era el momento en que debía elegir con cuidado sus palabras, como siempre le decían sus mayores.

No quiero estudiar más, si lo quisiera lo haría aunque no me dieran ningún premio.– primer intento de evasiva –Estoy dispuesto a hacerlo si vamos juntos a pasear de ese lado, no es lo mismo.– ¿Decirlo había estado bien? Pensativo se tiró de nuevo sobre la cama quedando frente a los ojos de su progenitora, guardó silencio un poco mientras se esforzaba en darle forma a su sentir para poder darse a entender, pero era taaan difícil…

Sí, ya me has dicho que los muggle no son de fiar y que debo tener cuidado con un montón de cosas. Dona también.muchas vecesPero Kaa-chan, quiero ver todas sus fallas yo mismo, podría hacer comparaciones y así sabré de qué cuidarme y como encargarme de ellos si un día me topo con alguno. ¿No dicen los libros que hay que conocer al enemigo?– Bueno, no estaba muy seguro de si los muggles eran enemigos o no, suponía que una parte de ellos sí, pues eran opuestos a los magos y brujas. Eso lo tenía un poco mas claro. –Estaríamos juntos todo el tiempo, no me pasará nada y tampoco dejaré que a ti te pase algo.– agregó por último, poniendo su pequeña mano sobre la mejilla de Hanae. Consideraba que unidos eran un equipo perfecto, aunque serían mejores si su padre formara parte de sus vidas y claro, si la magia ya estuviese presente de manera oficial en su persona…

Tal pensamiento lo arrastró un poco hacia la tristeza y en consecuencia buscó de nuevo el refugiarse en los brazos de su adorada madre. ¿Lo querría ella menos si nunca daba muestra de magia? ¿La bisabuela lo despreciaría? Temía que su familia se olvidara de él si resultaba ser un squib cualquiera.


Última edición por Ryūjin Reed el Lun Mayo 09, 2016 7:41 am, editado 1 vez


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Vie Mayo 06, 2016 5:37 am

¿Así que no quería estudiar más? Tentada estuvo a interrumpirlo pero se calló para escuchar su respuesta completa. Le pareció insuficiente claro para iniciar así que lo miró fijo esperando que se explayara luego de volver a repetirle la evidente realidad de que el otro lado del mundo era peligroso, los padres de ella lo habían pagado con sangre, pero esa historia con detalle se la daría solo cuando él estuviera mayor, no quería un niño traumado con la muerte. Pero algún día tendría que saber la historia completa sobre los abuelos que nunca podría conocer.

No le gustó el tono que usó el niño para asegurarle que ya le había repetido esas advertencias muchas veces. No eran las suficientes si él no entendía realmente por qué debían rechazar a los que no tenían relación con ellos. Ya fuera que su hijo tuviese magia o no, jamás llegaría a ser un muggle cualquiera. Intentó creer en sus siguientes palabras aunque algo de ruido le provocaban mentalmente. La palabra enemigo le gustó, pero seguía sonando a excesiva curiosidad para su disgusto aunque intentó ocultarlo mientras inflaba una mejilla. ¿Su niño enfrentándose a muggles? Antes ella quemaría todo el mundo con su ira—. Mhm… Si será como dices entonces sí, no quiero que te alejes de mí si es que vamos… No soportaría separarnos —mucho menos perderlo, la mera idea se le hizo grotesca y contra la mano de su caballero se acomodó buscando en ella refugio e incluso se aseguró de repartirle sonoros besos en la palma poco después.

Ryūjin significaba muchas cosas para Hanae, tantas que seguro no sería capaz de explicarlas en voz alta. Solo verlo ya la llenaba de orgullo, saber que respiraba todos los días era un aliento a seguir también viva y agradecida. Y por primera vez, en vez de seguir en su ceguera eterna para con el pequeño, un instinto profundo e incomprensible le hizo entender que él estaba pensando en algo más. Lo apretujó contra ella y tarareó una canción que alguna vez le había cantado cuando era más pequeño. Luego de unos largos instantes de mimarlo con caricias volvió a abrir la boca—. ¿Ryūchii? ¿En qué piensas? Sabes que puedes confiar en mí —consultó dudando que él se hubiese quedado atrapado en la idea de estudiar o similares.

¿Sería acaso otro tipo de preocupación?—. Cuando mamá era pequeña vivió mucho tiempo cerca de los muggles... Alguna vez pensé que eran buenos y confiables... pero no es cierto, solo podemos confiar en nosotros mismos —esa niña inocente ya no existía. No quería que su hijo perdiera la inocencia pero sí que se mantuviera atento. Quería mirarlo a los ojos y descubrir si había algo que pudiese hacer por él, pero respetaba su espacio y por lo mismo se tuvo que contentar con el cabello de su pequeño dragón esperando que le dejara conocer los deseos de su corazón. Cualquier cosa haría ella por él para que estuviese feliz. Cualquier cosa.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Lun Mayo 09, 2016 8:23 am

Un “entonces sí” sumado al “si es que vamos” chocaban en su mente. En resumen Hanae lo iba a pensar, ¿cierto? El pesar de esa respuesta se añadió al que ya había comenzado a invadirlo apenas unos minutos atrás. Erróneamente aplicó esa misma inseguridad a la constante duda que tenía sobre si sería querido de la misma forma si nunca manifestaba magia y entonces el mundo pareció caer sobre sus pequeños hombros. Pero su madre parecía tener dotes de adivina porque sin que el dijera algo al respecto, ella lo abrazó fuerte y entonó una melodía que Ryūjin conocía a la perfección.

La mayoría de las veces se comportaba como un niño mayor, pero frente a Hanae fácilmente le brotaba el lado infantil correspondiente a su edad. Por eso no se quejó del dulce tarareo que le dedicó, de hecho al reconocerla la apretó también fuerte con el brazo que no tenía aprisionado por su propio peso. El rostro ocultó en ella porque a pesar de todo no quería que su progenitora lo viera triste o débil, la debilidad era inaceptable y se había propuesto el aprender a lidiar con sus propias flaquezas. Así mamá confiaría más en él. Eso pensó, sin darse cuenta de que su lenguaje corporal lo dejaría en evidencia de igual manera.

Amago hizo de salir de su escondite al ser interrogado tan directamente, las palabras buscó para contarle lo que pensaba segundos antes pero no había modo de que le confesara lo aterrorizado que llegaba a sentirse cuando se imaginaba no querido por ella o la familia. Pero Ryūjin era más afortunado de lo que él mismo creía, suerte que en esa madrugada se manifestó a través de la voz de Hanae compartiéndole un poco de sí misma, dándole con eso tiempo para tranquilizarse.

Confiar en ellos mismos… Eso él lo tradujo como una confianza exclusiva entre madre e hijo, quería mucho al resto de su familia y también a Cécile, pero lo que sentía por ella no tenía comparación. Entonces… para hacerle saber lo importante que era ella en su vida debía confiarle sus pesares, según lo que acababa de escuchar. Qué difícil… –¿C-confiarás en mí aun si no soy un mago?– soltó con una vocecilla de la cual no tardó en odiar la debilidad que delató. Apretó los labios aunque ella no lo veía de momento, e hizo lo mismo con los ojos para evitar que se le pusieran húmedos. El orgullo parecía ser cosa de familia y además, ya había mentido una vez ese día asegurando que no había llorado durante la larga espera, no iba a cometer ahora el error de lloriquear frente a su adorada madre.

Todavía tengo tiempo– agregó esforzándose en sonar serio y fuerte –solo es… una duda, solo eso…– en referencia a eso habían girado sus últimos pensamientos, entendía perfectamente que incluso sin magia no sería igual a un muggle, pero si pensaba en lo que podía hacer uno y otro… no veía gran diferencia. Luego temió que su progenitora mal interpretara todo lo dicho y de golpe se desprendió de ella apoyándose en un brazo. Casi con espanto la miró. ¿Pensaría que quería conocer la vida muggle para sumarse a ellos si resultaba ser un squib no deseado? Eso jamás.


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Mar Mayo 10, 2016 7:08 am

La espera por conocer los deseos de su único hijo fue un suplicio. Pero no quiso alterarse como lo haría con cualquier otra persona, seguramente si hubiese estado con otro ente al lado hasta un golpe le habría lanzado para que soltara pronto lo que ella necesitaba escuchar. Pero para su niño solo guardaba dulzura, por mucho que el mundo se espantara, Ryūjin era su sol, estrellas y en general, la galaxia completa. Así que paciente pero con el corazón palpitando de nervios guardó un sepulcral silencio. Hasta que la voz de él la alcanzó oprimiéndole el corazón y haciéndolo pedazos.

¿Qué si confiaría en él si no era mago? Hasta la pregunta le parecía necia. Pero él no le permitió hacérselo saber en ese mismo instante pues siguió hablándole y ella odio ese tono de voz triste. Daría hasta sus órganos con tal de que ese chico fuera feliz por el resto de su vida. Incluso sería capaz de intercambiar su magia si con eso él podía tenerla también y verse realizado. Pero aunque resultara ser squib, ella simplemente iba a sobreprotegerlo más de lo que ya hacía. Nada podría cambiar el amor que sentía por él, aunque ella no alcanzaba a imaginarse siendo traicionada de algún modo por el pequeño—. Ryūjin... —lo llamó y él se levantó de golpe para mirarla. ¿Por qué la veía así de asustado?

Ryūjin… Yo te quiero solo porque existes, y eres maravilloso desde que estás en mi vida —le aseguró y una mano alzó para apretar con cariño la nariz de su hijo. Luego subió los dedos y le revolvió el cabello—. Si no resultas tener magia veremos qué hacer, pero yo siempre voy a confiar en ti como espero que tu confíes en mi… Somos un equipo, ¿Cierto? —habían estado juntos todo ese tiempo, creciendo a la par pues la mujer había tenido que madurar a su modo para poder hacerse cargo de esa preciosa criatura que valía más que todo el oro del mundo.

Pero es muy pronto para ponerse en esa situación… Tu tío también tuvo una muestra que se consideraría tardía, puede que sea algo de los hombres de la familia… —y su padre… su padre era un mestizo. Pero no quería pensar en que eso tuviera algo que ver. No podía decírselo a su hijo aunque le estaba jurando una lealtad y confianza absolutas. La sinceridad completa no le saldría bien por variadas razones—. Sé que puede parecer difícil de entender pero seguirías siendo más que un muggle cualquiera —¿Cómo podía meter ese conocimiento en la cabeza de su hijo?

No importa lo que pase, siempre vamos a estar juntos… Yo no voy a dejar que te alejen de mí, así que ni pienses que te permitiré tener muchas novias —solo para bromear añadió lo último y una risa natural le brotó mientras lo jalaba contra ella para que se le apegara de nuevo. Otro bostezo más le recordó lo muy cansada que estaba, pero necesitaba saber que él creía en sus palabras y que confiaba en sus sinceros sentimientos antes de pensar en poder dormir un poco.


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Ryūjin Reed el Miér Mayo 11, 2016 5:35 pm

El poder de mamá era infinito, porque las palabras cuando venían de ella lo aliviaban todo. Si alguien más le hubiese dedicado exactamente las mismas palabras no habrían surtido efecto, era como si todo cuando Hanae dijera fuera una verdad absoluta, por eso Ryūjin se sintió como nuevo luego de escucharla. Su madre acababa de ahuyentar su tristeza y temor –al menos de momento– dejando en su lugar una seguridad que al niño le habría costado demasiado conseguir por si solo. Ahora tenía esperanza, se la regaló el “ya veremos qué hacer” que serenó su corazón de infante, ese que cambiaba con extrema facilidad de emociones. –¡Sí! ¡Tu y yo somos un equipo perfecto!– respondió enérgico, llevando ya una sonrisa en su pequeño rostro y una mirada casi brillante.

Vaya, así que su tío Kaoru también había tardado en mostrar señales de magia… Eso no lo sabía, pero recordaría preguntárselo en alguna de sus siguientes salidas. Asintió en señal de que entendía que tal vez era cosa de familia, y aunque seguía sin sonar muy bien, consiguió aplastar lo poco que quedaba en Ryūjin de preocupación por ese tema.

¿Por qué alguien querría alejarlo a él de su madre? Entre las reconfortantes palabras de su madre ese punto le implantó la pequeña duda e iba a preguntarlo pero a Hanae se le ocurrió hacer mención a muchas niñas en la vida del pequeño, ¡eso era imposible! –¡Kaa-chan!– la llamó en un tono de queja avergonzada –Yo no quiero tener muchas novias- ni siquiera consideraba el tener una sola –Te quiero a ti y solo a ti. – agregó entre risas después de que la bruja lo apegara de nuevo a su cuerpo –En cuanto crezca unos centímetros más seré yo quien baile contigo, ya no necesitarás que otros señores te acompañen.– avisó mientras tomaba el aroma de su madre con profundidad. Sabía que a ella le gustaban los bailes, en algunas fiestas la había observado disfrutar de eso pero al infante nunca le había causado gracia que hombres desconocidos le pusieran las manos encima a su progenitora. Por eso tenía decidido que él se adueñaría de todas las canciones que Hanae quisiera bailar.

Así sería, y con la seguridad recuperada gracias a todo lo dicho en esa rara noche, Ryūjin cerró los ojos estando en los brazos de su madre, ese era uno de sus lugares favoritos. Aunque no la miró, sí escuchó su bostezo y eso bastó para que por segunda vez al niño se le pegara ese gesto. –Siempre siempre estaremos juntos… Nadie nos separará, ¿cierto?– repitió dejándose llevar por el sueño que insistía en cobrarle las horas que había pasado despierto por la angustia. Gracias por regresar, Kaa.chan. Su pequeño cuerpo se relajó por completo después de ese último pensamiento, sumiéndose en un profundo sueño, ésta vez sin dragones que pudiesen arrebatarle a su mamá. No se equivocaba, ¿verdad?


When it rains look for rainbows
When it's dark look for stars

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Infante

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Hanae Reed el Jue Mayo 12, 2016 10:11 am

Alzó una ceja por mera curiosidad cuando el niño le dijo que no quería tener muchas novias. ¿Tal vez ya se había decidido por un número en particular de señoritas? Ah, pero ella era la equivocada. Lo supo cuando él le soltó una frase que había sonado demasiado posesiva para ser correcta. Y aun así, sabiendo que tenerlo demasiado unido a ella podría ser un problema en el futuro, no hizo más que abrazar a su hombre favorito en el mundo. Que le recordara a su padre al momento de mencionar que solo él quería bailar con ella fue solo un detalle—. Cuando crezcas unos centímetros más las niñas te van a perseguir y te olvidarás de mí —bufó lo que se suponía que pasaría, si no fuera porque ese chico había heredado lo celoso de sus dos progenitores y por lo mismo mucho remedio no tendría—. Esperaré con ansias a que puedas bailar conmigo, aunque de momento podemos practicar —oh sí, eso sí que sería divertido. Incluso le permitiría pisarle la punta de los zapatos aunque no por mucho tiempo o terminaría adolorida. No se podía olvidar de que su pequeño dragón estaba creciendo.

Y un día la dejaría atrás… El dolor por el abandono que estaba lejos de llegar la sobrecogió. La pregunta de él le dio fuerzas para creer que ella tenía el poder de mantenerlo consigo—. Nadie nos va a separar, nunca jamás —sobre su cadáver. La respiración pausada del niño le hizo entender que al fin se había dormido y ya con él descansando ella se podía permitir lo mismo. Su precioso chico si había quedado tranquilo después de sus palabras y eso era un alivio, pero la preocupación sí que había quedado en ella. No quería que el niño viviese una existencia cruel si resultaba que realmente no poseía el don de la magia. Igual que su verdadera abuela, que en paz descansara. La bruja acarició los mechones de su caballero dormido y luego de un nuevo bostezo decidió que era hora de dormir. Verlo dormir era todo un arte, pero en esos momentos su cabeza le comenzaba a doler.

Con cuidado movió el cuerpo de su hijo y lo acomodó justo al lado de ella, pasándole un brazo encima luego de cubrirlo con la ropa de cama. Ni siquiera Ihara podría separarlos, aunque fuese el único en el mundo con una cuota mínima de derecho sobre ese niño. No, volvió a repetirse su propia negativa. Ryuunosuke nada había hecho por él ni por ella. ¿Por qué tendrían que perdonarlo y aceptarlo de nuevo? La idea de que él le robara a su hijo luego de saber la verdad le hacía temblar de ira así que se contuvo de llevar su mente a lugares más enfermos de lo normal.

Esperaba que el sueño pudiera recompensar los errores que había cometido, pero en unas horas Belladona le daría el discurso de la vida misma sobre la responsabilidad de una madre y no tenía deseo alguno de escucharla. Tendría que cuidarse más la próxima vez que viera al cazarrecompensas pues de hecho, si habían concertado una nueva cita y encima para ir a bailar. Ya comenzaba a parecer una adolescente hormonal en vez de una mujer de 30 años que era madre soltera. ¿Sería mucho pedir que la inocencia de su retoño se le contagiara hasta volverla una persona de bien? Un último beso dio en la sien de Ryūjin y solo entonces se acomodó ella también cubierta por las sábanas y lo último que vio fue a su acompañante al lado de ella. Poco después ambos dormían plácidamente, juntos de nuevo como el equipo invencible e inseparable que eran.

Dulces sueños mi niño...

TEMA FINALIZADO


If the sky could dream it would dream about dragons 竜
Spoiler:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: The purest thing 竜 Private {Flashback}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales