JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Let me take your heart — Priv (+18)

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Mar 19, 2016 1:13 am

Recuerdo del primer mensaje :

[Continuación desde Love is in the air]

Viernes 14 de Febrero, 2025. Por la tarde.

Estuvo al borde de quitarse la camiseta descaradamente hacia arriba cuando recordó que tenía que guardar teóricamente la decencia. Porque si, estaba sentada encima de las piernas de Kaoru, no había modo de que se viera bien que ella se quitara la ropa así nada más—. Ehem… A ver —con las mejillas rojas se dispuso a bajar los tirantes y a pasar los brazos hacia afuera de los mismos. Cuando la camiseta quedó solo cubriendo su torso la agarró por delante para que no se bajara completa aunque para poder mejorar la visualización tuvo que de paso bajársela otro poco más y dejar la parte superior de su ropa interior a la vista.

Que ni le preguntara mejor por qué había escogido esas prendas en particular—. Kaoru… ¿Ahora si puedes ver bien? —preguntó girando el rostro hacia él para buscar su expresión. Quería una opinión sincera del dibujo, ni se imaginaba que el otro podía tener intenciones mayores con ese pedido de que se siguiera arrancando la ropa. Y tenía que aceptar algún día que aunque así fuera no le molestaría realmente.

Me gustó porque no tiene tantos colores, así que como mi piel no es muy blanca combina bien —asintió para sí explicando el trazado. La razón de su elección había sido simple, no había querido escoger algo más porque la flor en sí le parecía hermosa y no solo porque era su nombre—. Ahora que lo recuerdo, ese día tuve que despejarme toda la espalda para que pudiese trabajar el joven, con razón no podías verlo bien —añadió como dato de interés, su inocencia en esos años e incluso ahora le habían impedido ver malas intenciones en el tipo que le había marcado la piel.


Última edición por Dahlia H. Cáech el Sáb Abr 02, 2016 7:46 am, editado 2 veces


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo


Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Kaoru Reed el Vie Abr 15, 2016 4:36 pm

Correcto o no, le gustaba escucharla nerviosa. Lo motivaba a avanzar así que la fresa la siguió usando para repartir el dulce líquido en la intimidad de la castaña. Se relamió los labios mientras lo hacía, ansioso ya por saborear la atractiva combinación que tenía al frente, pero primero la disfrutaría de otra forma.

De momento no tenía intención de detener la fresa todavía, pero cuando se dio cuenta de que estaba a punto de recibir su respuesta sí lo hizo. Kaoru se dispuso a escucharla con atención, incluso enfocó el rostro de la chica hasta que se percató de que la verdadera respuesta no se le estaba dando en palabras, sino en actos. Su vista se deslizó por todo el cuerpo de Hildr hasta llegar de nuevo a su trasero, la chica era atrevida cuando quería y lo estaba tentando fuertemente. O mejor dicho, le estaba pidiendo algo literalmente directo. –Cierto, no se pregunta…– dijo vilmente distraído, sintiendo cómo su anatomía se tensaba aún más entre las piernas.

Esos dedos que juguetones lo llamaron fueron como una orden para el mago, de inmediato se acercó a Dahlia y la punta restregó de nuevo contra su entrada, embarrándose de paso con el dulce que él mismo había dejado ahí. No le importó, la fresa la tenía todavía entre los dedos pero la mano que la sostenía se encontraba recargada en el trasero de la squib. Y allí estaba de nuevo el tono autoritario de la señorita, más suave que en otras ocasiones pero presente todavía. Esas peticiones un día lo tendrían de rodillas.Todo lo que quieras Dahl– respondió fascinado, estado que indudablemente sería palpable en su voz.

No, la puerta no estaba sellada todavía. Lo recordó cuando a su cabeza vino la idea de insonorizar la habitación porque veía imposible que el silencio reinara a partir de ese momento. Tomó la varita y por encima del hombro apuntó hacia la puerta, dos hechizos aplicó sobre ella, por si acaso el despistado de Raleigh en automático retiraba el más acostumbrado de los dos, esperaba que si eso ocurría su amigo captara el asunto al descubrir que a pesar de haber quitado un hechizo, otro seguía presente. Luego alistó en su lengua la magia que privatizaría los sonidos de la habitación, pero la repentina –y mata pasiones– pregunta de su chica lo distrajo totalmente.

Era de esperarse, el que ella lo quisiera sinceramente no significaba que por él iba a tomarse riesgos que después pudiesen complicarles la existencia. Kaoru respiró profundo y se contuvo de suspirar, en lugar de eso infló las mejillas infantilmente. Luego cerró los ojos un segundo y al abrirlos sonrió aunque Dahlia difícilmente lo podría ver. –Sí, en la mochila traje algo…– resignación, para poder hacerlo libremente tendrían que dedicar tiempo a conversar sin prisas sobre esos detalles, o como mínimo hablar sobre fechas en las que no habría riesgo. ¿Querría ella hacer todo eso con él? Por Merlín, esperaba que sí. Claro que no ese día. –Voy preparado cada vez que nos vemos.– confesó sintiendo calor extra en las mejillas, tal vez lo vería como un descarado a partir de ese momento, o como un hambriento, pero le parecía bueno que ella supiera que si algún día, en el momento menos esperado le surgían antojos con él, contarían con protección.

Su varita se encargó de extraer de la mochila del mago una envoltura cuadrada que fue a dar directo a las manos de la señorita, no estaba seguro de si ella conocía los métodos muggles pero como no había modo de que él le pidiera a Cáech que usara pociones sin hablarlo previamente, había elegido desde un principio el recurrir a los condones, aunque eso limitara su sensibilidad. –Cuídalo por mi.– pidió divertido. La varita volvió a acomodar sobre su propia oreja y entonces sí se dispuso a revivir a la pasión dándole respiración de boca a boca.

Cambió de posición, sus dos manos se posicionaron en el trasero de la dama –una de ellas guardaba todavía la fruta– y el cuerpo del mago se inclinó después para poder saborearla literalmente. Kaoru besó la intimidad ajena, luego vino una larga lamida. Parte del dulce se llevó en el proceso pero en cierta manera regresó a ella cuando la lengua del mago se dedicó a buscar el clítoris de su flor y a toquetearle insistentemente con la punta. Fue hasta que adoptó cierto ritmo que la atrevida fresa volvió a la carga y guiada por los dedos del mago fue apretada lentamente en la entrada de la castaña. Era notorio que Reed pretendía hacerla entrar aunque fuese solo un poco y aunque hacer ambas cosas a la vez le reducía el espacio no desistió.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Abr 23, 2016 1:30 am

Llamarlo con los dedos fue lo mejor que podría haber hecho. Pronto lo tuvo frotando directamente su tibia erección contra ella y los sonidos de placer de la chica se volvieron más largos comparados con los que había soltado al tener la fresa rozándola con descaro. Trataba de callarse pero era imposible en esas circunstancias. Aunque su mente si había alcanzado a tener un momento de lucidez y había soltado una pregunta que no había forma de que fuese bien recibida. Una respuesta afirmativa recibió luego de tensos segundos de espera y la joven suspiró agradecida porque él no parecía haberlo tomado mal y eso era un alivio.

Claro que no sirvió para prepararla para la siguiente confesión una que elevó sus latidos e hizo más evidente los nervios que sentía por tenerlo cerca. ¿Así que Kaoru si veía la posibilidad desde… siempre? Hasta tragar saliva le costó—. ¿T-también la primera vez…? —esa en la que ella había ido confiada a la casa del americano y habían compartido algo más que besos en la espera de una tarta de manzana que había tenido el mejor sabor.

En sus manos recibió un elemento desconocido y aunque lo asoció a lo que ella acababa de pedir, no se imaginó ni qué forma tenía o de qué modo podrían usarlo para evitar los riesgos del contacto que ya era evidente que tendrían esa tarde. Hasta del chocolate se había olvidado aunque no así de sus amigos, esos que esperaba no fueran a traspasar la puerta. Antes de la mención a las protecciones había creído ver a Kaoru apuntar a la misma con la varita y supuso que había definido todos los hechizos correspondientes que ayudarían en esos detalles—. Lo cuidaré —respondió a pesar de no saber lo que tenía entre las manos.

Dahlia creyó que tendría alguna pausa en esos momentos pero esta fue rota rápidamente. Las manos de él se acomodaron contra su trasero y ella que esperaba nuevamente tener el miembro del mago contra su anatomía, no se esperó que fuese su lengua la que si se acercó a recorrer su intimidad. Un gemido fuerte brotó de ella apenas el conductor se dispuso a atacar también su clítoris y cada insistente toque logró que más sonidos agudos brotaran de ella que desesperándose apretó el objeto entre sus manos, estrujando el pequeño paquete como si con eso pudiera contener las sensaciones que percibía en su centro.

Su humedad fue haciéndose evidente a medida que él continuaba con su toque pero todo se puso peor cuando Hildr sintió algo más haciendo presión entre sus pliegues—. ¡Kaoru! —balbuceó cuando su mente asoció la textura con la fruta que antes ya la había tocado y la presión de la misma contra su cavidad fue suficiente para desesperar a la squib que se sentía hervir y cada vez peor. Sus mejillas habían tomado un tono rojizo perpetuo y tanto la vergüenza como el gusto casi morboso que le generaba la situación sirvieron para que ella se mantuviera en su posición esos primeros instantes.

Trató de apretar las piernas pues sentía que lo necesitaba, incluso los dedos de sus pies parecieron reaccionar ante Reed y con la respiración ya descontrolada, una impaciente chica trató de moverse aunque solo logró perder el equilibrio mientras parecía tanto intentar escapar como mantenerse pegada a la boca del hombre que seguramente maravillas podría hacer contra su entrada—. Lo siento —pidió agitada contra la cama y trató de observarlo, con los brazos amarrados no podía regresar a su posición anterior y algo le dolían por la caída de costado. Sus piernas mantuvo dobladas, aunque la que tenía sobre la otra intentó acomodar para que no quedaran a la misma altura y algo de calma le trajo el tenerlas presionadas.

Pero ella no quería quedar a medias con todo lo que estaban haciendo hasta el momento. El pequeño envoltorio todavía guardaba en una de sus manos—. T-tendrás que sostenerme... No es que no quiera, es que disfruto mucho y c-creo que me muevo más de la cuenta —¿Sería normal que su cuerpo quisiera escapar de las desbordantes sensaciones aunque ella quisiera quedarse y vivir toda la experiencia? Ni a sí misma se comprendía pero esperaba que Kaoru si. Que siguiera enseñándole cosas y amándola de formas novedosas e interesantes—. Esa fresa es una pervertida... Pero es muy pequeña —murmuró ella ya desistiendo de sus intentos de volver a la posición inicial. La humedad era evidente en el cuerpo de la chica que sentía que su centro palpitaba también ansioso por los deseos de cobijar al contrario. La fruta no había sido suficiente ni por asomo para lo que ella necesitaba en esos momentos. Aunque no podía quejarse de la lengua que esperaba volver a tener contra su punto sensible.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Kaoru Reed el Jue Mayo 12, 2016 7:55 pm

Demasiadas veces había divagado en privado con la posibilidad de hacer gemir fuerte y claro a la castaña, pero ahora que sus oídos se habían deleitado con la realidad, ya no volvería a conformarse con las fantasías solitarias. Dahlia no lo sabía, pero su voz acababa de hacer crecer la adicción de su acosador personal. Y recién comenzaban.

Poco a poco fue sintiendo que el cuerpo de la señorita reaccionaba positivamente a los cuidados que su lengua le estaba proporcionando, lo cual muy probablemente terminaría por complicarle la existencia pues ansiaba llenarla cuanto antes pero a la vez quería hacer duradero el caluroso encuentro. Claro que, escuchar su nombre pronunciado por la chica en tan interesante tono no iba a ayudar a que el mago avanzara con calma. La lengua de él no cesó en sus atenciones para con la intimidad de ella, y tampoco la fresa lo hizo, hasta que la agitación del momento le concedió a la squib un breve escape que dejó a Kaoru relamiéndose los labios mientras la fruta era sostenida por sus dedos.

Observando a su anhelada flor se quedó los siguientes minutos, deleitándose con la imagen en general que sin querer ella le ofrecía. Recostada en la cama, con las manos inmovilizadas y las mejillas ardiendo. Notar su afectada respiración fue agradable, y desde luego el poder observar sus pechos sin que absolutamente nada le estorbara fue literalmente un sueño hecho realidad. Lucían deliciosos, no lo iba a negar ante nada ni nadie. –Mhm… tengo una idea, te ayudará a disfrutar pero si te cansa de algún modo, debes decirme.– el conductor entendía esa abstracta contradicción que Dahlia acababa de compartirle, el que ella fuese abierta con él en sus sentimientos e inquietudes le hacía sumamente feliz, le permitía mostrar también sus pensamientos con confianza.

Pero primero, se apoyó en la cama y los labios le reclamó ampliamente a la castaña. Con delicadeza tomó una de las mejillas de Cáech para que el beso fuese más cómodo y en sus labios duró varios minutos. A ojos cerrados le saboreó la boca, sin prisa pero no por eso de manera inocente. –Por ti se ha hecho pervertida– dijo divertido cuando por fin dio espacio entre los labios de ambos, como todavía sostenía la fruta en una mano la acercó brevemente mientras hacía el comentario. Incluso la enfocó unos segundos, pero luego se enderezó quedando apoyado únicamente con las rodillas sobre la cama y con naturalidad dio una mordida a la punta de la fresa. Dos segundos fueron necesarios para que el mago cayera en cuenta de que lo que acababa de hacer podía dar variadas impresiones  a la jovencita. Claramente no le preocupó sino todo lo contrario, volvió a dar otra mordida solo que ésta vez intencionalmente enfocó a Dahlia al hacerlo y una sonrisa coqueta trazó para ella.

-Coincido en que la fresa era muy pequeña. ¿Quieres averiguar si soy lo suficientemente bueno para ti?- en cuanto hizo la pregunta de múltiples sentidos volvió a apegarse al cuerpo de la squib para de sus dedos tomar el pequeño paquete que seguridad brindaría a ambos. –También la primera vez llevaba un par conmigo.– respondió lo que tenía pendiente para la castaña. Luego de decirlo carraspeó y aunque intentó ponerse serio la risa lo venció. –Lo siento, son demasiados deseos los que despiertas en mi, Dahl.– confesó apenado. Pena que no parecía aplicar para lo que estaba a punto de hacer.

Los dos pies plantó en el suelo y la cadera acomodó ligeramente hacia adelante. Sus manos se dedicaron a abrir frente a la chica el paquete que guardaba el condón y en cuanto lo tuvo libre del empaque lo apretó sin mucha fuerza por la punta, acercándolo a su erección que ni de broma se apagaba. Sin mayor dificultad se lo colocó, al finalizar infló una mejilla mientras se observaba a sí mismo. –¿La próxima vez harías los honores por mi?– preguntó curioso mirando a su chica.

No perdió más tiempo –Voy a acomodarte.– avisó y con ambas manos sujetó a Hildr por la cadera ayudándole a volver a la anterior –y apetitosa– posición de antes. La varita de Reed se apuró a hacer los ajustes, cortando la soga que sobraba del amarre en las muñecas de la castaña y usándola inmediatamente para amarrar por los tobillos a su acosada. La cuerda empezaba amarrando el lado izquierdo y de ahí se extendía hacia el tobillo derecho dejando una extensión de amplia entre las dos piernas abiertas de la chica. Esa parte de la soga se tensó fuertemente con un toque de la varita del hombre, tornándose excesivamente dura como si de una barra metálica se tratara, una que impediría que las piernas de Dahlia se cerraran.  En cierta forma podría ser tormentoso el no poder cerrarlas cuando las sensaciones se volvieran intensas, pero de ese modo la squib ya no tendría que debatirse entre cerrarle el paso al hombre o permitirse disfrutar hasta la última gota.

Conseguiré cuero y metal para ti, ya verás.– comentó con una extraña emoción justo al poner sus dos manos sobre la cadera de Dahlia, donde se sujetó firme. Personalmente se encargaría de que ese hermoso cuerpo no cayera de nuevo, de las manos no se le iba a escapar. Un beso más dio a la entrada de la castaña antes de tomar la posición necesaria para poder estallar en conjunto, su punta acomodó en ella, empujó un poco preguntándose de qué modo le gustaría más a ella, pero como ya bastantes señales le había dado la squib de querer profundizar, decidió que no se iría con calma. –Itadakimasu…– dijo a media voz, enterrándose inmediatamente y sin escalas en Hildr, hasta casi tocar fondo. Un largo y suave gemido surgió de la garganta del mago, luego dio una marcada embestida para tocar fondo y solo entonces una amplia sonrisa volvió a su rostro.

Unos segundos se permitió para disfrutar de cómo lucían ambos en esa deliciosa combinación, y entonces volvió a moverse. Su erección la abandonó por completo para penetrar de principio a fin una segunda vez, y una tercera… Repitió con mayor intensidad numerosas veces, lástima que su propia humedad no pudiera sumarse a la de ella para mejorar el agitado movimiento en el apretado espacio. Pero a pesar de todo Kaoru disfrutaba sentir esa resistencia. –Estar sin ti va a ser aún más desesperante a partir de hoy…– murmuró, ya con la respiración un poco agitada. Su vista buscó el rostro de la chica y en ella la mantuvo mientras se sumergía sin tregua en su calidez. Quería todo de ella, su voz, sus expresiones, su humedad. Su corazón entero, no solo un pequeño espacio en el.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Mayo 29, 2016 2:32 pm

¿Qué idea? —curiosa y todavía agobiada preguntó al hombre que acababa de asegurarle que una nueva idea creativa le había venido a la cabeza. La chica apenas podía imaginar el grado de perversiones en la mente de su querido. Así que solo aguardaba ansiosa y curiosa por lo que quisiera mostrarle. Difícil le sería tranquilizarse cuando lo veía acercarse sobre la cama hacia ella de ese modo, que yacía sobre la colcha en una posición algo incómoda pero de la que no podía librarse todavía. Los labios de él pudo disfrutar a lo sumo, correspondiendo con intensidad y hambre a la boca del conductor. La visión de la pervertida fresa hizo latir su corazón tan acelerado como lo tenía por culpa del joven. Y cuando él comenzó a comerla ella por poco se asfixia de la sorpresa y del calor.

Imposible no mal pensar lo que estaba viendo, y ya con haber sentido la lengua de Kaoru en su intimidad podía imaginarse que más cosas podía hacer en ella. Su vista no lograba decidir si mantenerse en los ojos que la miraban con múltiples intenciones o pasar a deleitarse con el cuerpo del caballero. Claro que ante la mención de probar que tan bueno era para ella su vista clavó ya sin culpa en la erección contraria y sus labios mordió de los nervios, seguía pareciéndole algo imponente y como podía imaginar la presión que sentiría cuando él se introdujera la espera la estaba matando de ansiedad—. ¿Dos?! —hizo la pregunta correcta cuando él se decidió a confesarse y sus mejillas casi dolieron de la rojiza tensión. Definitivamente Reed siempre iba un paso más allá que ella.

Con curiosidad lo vio utilizar el condón, pues no había visto uno antes y aunque entendió para que se usaba le costó decidir mentalmente si sería muy extraño sentirlo así dentro—. Creo que se sentirá extraño… Pero si me enseñas lo haré por ti —aceptó la idea de aprender, muchos nervios le podía provocar el tocarlo directamente pero seguramente iba a disfrutar de la prueba y error de vestir su miembro con algo que los dejara tranquilos a los dos. Toda una novedad fue para la squib las protecciones muggles.

Él le avisó entonces que la acomodaría y ella lo agradeció mentalmente pues ya lo quería de nuevo y de preferencia más adentro que antes. Se dejó acomodar sin quejas aunque al sentir las amarras en sus tobillos comenzó a temer las ideas del mago—. Kaoru… ¿Qué...? —preguntó inocente todavía y cuando intentó mover las piernas poco después se dio cuenta ya del toque oficial del asunto. ¡Kaoru ya la tenía completamente imposibilitada de movimiento! Exageraba claro, pero jamás había hecho algo parecido y temía quedar marcada o muy adolorida. Encima él le prometía conseguir mas cosas para amarrarla después—. ¿Siempre vas a querer que no me mueva? —preguntó por simple curiosadad. Ella se lo había pedido en esos momentos pero no se había imaginado que la sostendría firme de ese modo.

Tal vez y hasta le terminaría gustando. De eso se convenció mentalmente para estar dispuesta a probar y cuando el conductor la tomó de la cintura ella supo que había llegado el momento. A las colchas miró pues la posición le impediría ver a Kaoru en esos momentos. El último beso le arrancó un suspiro pero no se comparó a la diversa extensión de los tres gemidos que se le escaparon pues en tres escalas había ingresado él a ella. Una pequeña presión al inicio, una intensa entrada y finalmente el choque hasta el final. Entre fuertes exhalaciones Dahlia se intentó acostumbrar a tenerlo dentro aunque la sensación había sido extraña. No sabía si porque era Reed o porque llevaba algo cubriéndolo.

Cuando las embestidas ya tomaron forma ella dejo fluir su voz en libertad, sus manos intentaban soltarse pero no podían al igual que sus pies que tenían los dedos encogidos por todas las sensaciones del momento, al menos esta vez él la tenía firmemente tomada y ella no podía hacer más que gemir y soltar suspiros agudos con cada ritmo que implementaba el hombre dentro de ella. Y aún así era ambiciosa y parecía querer todavía más. Pues su cuerpo entero estaba reaccionando y no tenía las manos de él tocándola de mas modos.

Es… Es diferente —se le escapó un comentario tal vez poco adecuado pues comparar no estaba bien, pero lo había dicho como pensamiento inocente, todo lo inocente que se podía en esos momentos. Claro que no sabría definir si era diferente porque estar amarrada en todos esos puntos le generaba más emociones fuertes y sensaciones todavía más potentes o porque era extraño sentirlo dentro con esa textura que no lograba definir. Sin duda pensaba volver a cuidarse de nuevo ahora que sabía que él solía prepararse cuando la veía, pues la chica ahora veía toda esa unión como algo que quería y deseaba repetir.

Y eso que todavía no terminaban—. M-me gusta mucho aunque… Mis hombros duelen un poco —informó y ni mencionó su cuello que cada vez que intentaba mirar al chico parecía doler de una nueva forma. Quería verlo de frente pero tenía sus dudas de si se podría con toda la preparación y amarras que él le había ubicado, además la presión en su centro comenzaba a desconcentrarla y sus gemidos interrumpían su propia respiración. Las piernas había intentado mover para toparse con la dura barra que le impedía hacer algo con ese punto que necesitaba atención. El no poder hacer algo por sí misma seguro lograría que pronto llegara al limite pues no podría retrasar las respuestas de su cuerpo a las atenciones de Kaoru y seguramente si él sabía cómo tocarla entonces además no sería capaz de controlarse—. ¡Kaoru!… Por favor… Tócame ahí… ¡No pares!! —pidió sin necesidad de corroborar que su humedad ya estaba más que presente para permitir que los movimientos de él se hicieran todavía más fluidos y desesperantes.


Última edición por Dahlia H. Cáech el Dom Jul 03, 2016 6:02 am, editado 1 vez


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Kaoru Reed el Sáb Jun 18, 2016 6:44 pm

Darle por detrás a la señorita era toda una delicia, si lo hacía con cuidado podría durar largos minutos en esa posición, pero el que se sintiera tan bien le invitaba a descontrolarse contra ella. Otro inconveniente era el posible cansancio que ella experimentaría si se prolongaba demasiado el momento en esa postura, no quería que se estresara ni nada parecido. –Sí, es diferente. Si quieres la próxima vez podríamos probar directamente.– a él no le cruzó por la mente que la chica lo estuviese comparando con otro hombre, sino simplemente las sensaciones de la experiencia en base a la textura que él acababa de enterrar en su intimidad. Tampoco lo asoció a los gustos poco comunes que estaba aplicando con la castaña, sobre eso le preguntaría después.

La sonrisa del mago se renovó, las palabras de la squib acababan de confirmarle que el acalorado encuentro le estaba gustando y aunque los gemidos de Hildr ya habían delatado ese hecho, a él le sentó de maravilla escucharlo de su voz. –Un poco más y soltaré tus brazos…– informó agitado, mordiéndose luego los labios mientras intentaba retomar el control de su respiración. Lo cual, definitivamente no iba a conseguir en un largo rato, imposible si la chica que tan intensos sentimientos le despertaba le pedía que la tocara todavía más. Obediente el muchacho recargó otro poco su cuerpo contra el de la señorita, amoldándose ligeramente a su ángulo. El índice de la mano derecho mojó en su propia boca y el brazo pasó por debajo del vientre de su amada, directo a su punto sensible.

Ahí embarró la humedad, restregó el dedo con un gusto que salió a relucir suavemente en murmullos del hombre que no marcaba pausa al penetrarla de forma más acelerada. El nuevo ángulo hacía todo más apretado, él salía menos de ella pero con más fuerza chocaba en su interior. –No siempre te tendré inmovilizada, lo prometo.– dijo a toda prisa, antes de que algún jadeo cortara el enunciado. Kaoru ya sentía todo el cuerpo arder y también su propia humedad dentro del condón, eso era algo desesperante pero había sido lo mejor dadas las circunstancias.

Me sostendré de ti…– avisó de golpe segundos antes de que su mano izquierda fuera también en búsqueda de un poco de la humedad de Dahlia, la robó en un instante que su miembro salió unos centímetros de ella –instantes en que sus otros dedos apretaron con descaro el otro punto que atendían– y en cuanto tuvo los dedos mojados fue a ensuciarla en el pezón izquierdo. Duró solo un instante porque casi de inmediato apretó su seno. Otra perfecta combinación a su parecer, pues la amplitud de sus manos le permitía abarcar los pechos de la castaña sin problemas. Y de ahí se sujetó, fue su punto de apoyo para no perder la firmeza con que embestía insaciable la intimidad de la jovencita. ¿Y qué si nueve años tenían de diferencia? Claramente eso no iba a separarlos, los graves gemidos del mago lo corroboraban.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Jul 03, 2016 6:44 am

Un poco más… ¿Podría resistir un poco más? Lo dudaba y no por falta de deseos sino porque ella misma acababa de rogarle que intensificara sus sensaciones e hiciera por ella lo que no podía a causa de la falta de movimiento que tenía en esos momentos. El perder casi del todo el control de su cuerpo le hizo liberar su voz con más descaro todavía y sus gemidos se volvieron más evidentes y agobiados una vez que el dedo de Kaoru se dedicó a su punto sensible.

Las duras y marcadas embestidas, unidas a los frotes en lo alto de su centro la tenían desesperada, peor que en todos los instantes que habían estado juntos. Los ojos cerró avergonzada de las reacciones de su cuerpo aunque estaba claro que era todo por culpa de Reed y la capacidad que tenía de amarla de maneras deliciosas y poco comunes. Poca atención podía poner a lo que el hombre le decía, no alcanzaba a razonarlo pues el mismo mago se encargaba de desconcentrarla una y otra vez evitando que tuviese algún equilibrio mental en esos momentos.

Un grito se le escapó cuando él se atrevió a apretar su clítoris, su cuerpo tembló por completo a causa de la electricidad que pareció recorrer su cuerpo entero—. K-Kaoru… N-no… —no quería que se detuviera pero así tampoco podría resistir mucho más y cuando su pecho llamó la atención del hombre otra clase de gemido escapó de ella que ya cansada de resistirse a lo que su cuerpo requería, se dejó fluir en el amplio sentido de la palabra…

Gemidos incansables, tensas sacudidas, sus manos y pies yacían ya sin la capacidad de contenerla ni buscar acomodo. Sus pechos se movían con la fuerza que marcaba el joven desde atrás de la señorita, generándole un placentero dolor con cada impulso. Todas eran reacciones a causa de la invasión y vibrantes caricias que su amante le entregaba en esos momentos. Ella se olvidó por completo de donde estaban para vivir de lleno la situación. El chocolate y sus amigos habían desaparecido de la ecuación cuando su cuerpo concordó con que estaba ya al borde de sentir la magnitud completa de su placer. Y fue un gemido más fuerte que todos los demás el que proclamó en voz alta que había llegado a su límite. Al menos por primera vez en las manos del conductor que la dejó por unos segundos olvidándose de cómo debía respirar.

Todo su cuerpo había sufrido y disfrutado de la conmoción y la humedad extra que había generado fue más que evidente. No se atrevió a mirarlo al razonar lo que acababa de ocurrir y aunque pensó en pedir disculpas se mordió la lengua mientras intentaba acompasar su respiración. No había podido esperarlo… ¿Él la dejaría descansar unos instantes o aprovecharía su notorio aumento de sensibilidad? Pues cada roce en esos momentos pareció intensificarse en ella—. Kaoru... —volvió a llamarlo con dulzura y agitación, culpa y agradecimiento, pudor y calor, todas las emociones y sensaciones arremolinadas dentro de ella, que tenían grabado a fuego el nombre del caballero que las provocaba.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Kaoru Reed el Lun Jul 11, 2016 8:32 am

Escuchar a Dahlia gritar despertó en Kaoru una inesperada necesidad por morder, y la habría mordido con poca amabilidad en el hombro o el cuello si eso no hubiese significado desconcentrarse o perder el equilibrio. Así que no lo hizo, a sí mismo se mordió con exceso de fuerza, al mismo tiempo que sus sensaciones se elevaban gracias al placer que su flor experimentó en esos instantes, demostrando con su voz y humedad que el mago no había hecho nada mal su trabajo. Y una vez más el conductor sufrió por no poder sentir directamente qué tan mojada se encontraba su inocente musa, solo se daba una idea por la fácil que había comenzado a resbalar en su interior a partir de que sus gemidos inundaran la habitación.

No se detuvo, por supuesto que Reed no frenó ni un poco las embestidas. Continuó un tanto más hasta que la señorita gimió con más fuerza que nunca para él. Eso no lo iba a olvidar, lo guardaría como un tesoro en sus memorias, junto con la agitada imagen que tenía de ella en esos momentos.
Fuerons sus dedos los que si se detuvieron, aunque no sin antes dar un marcado recorrido en la sensibilidad de la squib, como si quisiera grabarse también la suavidad y sensibilidad de la intimidad ajena. Los labios se relamió al hacerlo, notando un ligero sabor a sangre. Solo entonces calmó un poco el ritmo de la invasión que aún sostenía contra ella, e igualmente en el acoso que mantenía sobre uno de los senos de la jovencita. Ahí la masajeó con calma, aprovechando para evaluar su propia condición.

De algo estaba seguro, no quería detenerse hasta derramarse también en compañía de la castaña. Fue después de la sonrisa que ese pensamiento le ocasionó que Dahlia lo llamó con una voz encantadora. Si quería que el americano se derritiera aún más por ella lo estaba consiguiendo. De lado a lado sonrió –¿Un día me regalarás toda tu humedad?– preguntó sin preocuparse por la imagen de pervertido que podía estar dando, si ya estaba más que claro que lo era.

No creas que hemos terminado…– susurró al oído de la muchacha. Seguía estando sobre y atrás de ella, aunque ahora sí se sostenía con ambas manos puestas sobre la cama. Acto seguido y sin aviso salió de ella, una especie de profundo suspiro soltó Kaoru en el proceso, de repente se sentía tan incompleto… Pero como bien dijo, tenías cosas por hacer sobre esa desconocida cama. Agitado y con prisa tomó su varita y las manos de ella liberó del amarre. Lo mismo hizo con la tensa cuerda que mantenía separadas las piernas de la squib y, en cuanto estuvo listo, bajó el rostro para lamer un poco las muñecas de Hildr. ¿Le reclamaría después por haberla amarrado de esa forma?

De la cintura la tomó con una mano y con cuidado le ayudó a recostarse sobre la cama. Sus rodillas debían estar cansadas así que no las forzaría más. Unos instantes dedicó a admirarla en silencio, todo en ella le parecía delicioso y aunque podría haber pasado así un largo rato, tenía que aprovechar cierta humedad que reinaba entre las piernas de su amada.

Apoyándose en las palmas buscó acomodo sobre ella. Los labios le tomó hambriento como estaba, le invadió con la lengua y a ojos cerrados se dio a la tarea de restregarse contra todo el frente del cuerpo femenino. Le deshacía por dentro el embarrarse en sus pechos desnudos, si algo de tensión había perdido por la pausa que se dio en el cambio de posición ya la estaba recuperando y a gran velocidad al frotarse por primera vez de ese modo en Dahlia. –Voy a entrar– avisó dando inmediatamente una marcada mordida al labio inferior de su chica.

Mientras con una mano se apoyaba en la cama, con la otra se abrió paso entre las piernas de la señorita, con empujes de su punta fue tocándola al principio, hasta que en uno de esos movimientos penetró en la suavidad que tanto anhelaba. Desperdiciar la humedad de Hildr habría sido una herejía, por eso se enterró hasta el fondo a la brevedad, y lo disfrutó tanto que un suave gemido brotó de él. ¿Podría ella regalarle otro juego de intensos jadeos? Pronto lo averiguaría, porque ansioso y necesitado de placer se dedicó a llenarla una y otra vez. Quizá con demasiada potencia considerando que recién retomaban la acalorada labor, pero es que Kaoru ansiaba elevar las sensaciones cuanto antes y que éstas desbordaran, que se derramaran hasta no poder más. Quería morir en los brazos de esa mujer y en ellos renacer, Anhelaba un hogar que solo Dahlia le podía dar.





c&a:

Hit me!:

If the time is over:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Miér Jul 20, 2016 9:40 am

Luego de toda la conmoción que el primer orgasmo le generó, cuando los dedos de Kaoru tocaron su punto más sensible ella gimió de nueva cuenta pues no se esperaba que la volviera a tocar tan rápido. Pero algo de alivio le quedó cuando las embestidas se volvieron más suaves, cada pequeño roce hacía brotar nuevos sonidos en ella mientras el hombre le masajeaba a gusto uno de sus pechos que todavía vibraban con los movimientos que él traspasaba a su cuerpo—. ¿T-toda mi humedad? —preguntó confundida por los deseos de su chico y cuando él se atrevió a advertirle que todavía no habían terminado, todas las posibles respuestas de ella se atragantaron en su boca y allí se quedaron mientras se mordía el labio nerviosa.

¿Iban a seguir entonces? No lo podía culpar, pues estaba claro que él todavía no había alcanzado su máximo. Pero ella que era ya todo sensibilidad temía no poder contenerse en las siguientes invasiones si Kaoru volvía a tomarla con el mismo brutal desenfreno que ya había demostrado que podía tener, aparte de que sus manos y piernas ya dolían bastante con la obligada posición que él le había hecho tomar en base a amarras y otras cosas.

Sentirlo salir de ella, no fue un alivio, no, se sintió vacía y abandonada aunque si le permitió respirar con algo más de calma y cerrar los ojos esperando que volviera a ingresar con el ímpetu que empezaba a conocer de él. Claro que no se esperó que al fin sus manos fuesen liberadas. Un quejido de dolor emitió cuando la lengua del mago la tocó en sus muñecas—. Duele… —reclamó y por poco infla las mejillas luego de apartar las manos para al fin dejar sus brazos descansar en otra posición, pues se habían casi dormido luego de mantenerse forzados todo ese tiempo.

Recostarse fue todo un descanso para su cuerpo. Sus piernas pudo estirar aunque sonidos de dolor brotaron de ella mientras se acomodaba. Ser observada de manera fija luego de todo lo sucedido reavivó el color en sus mejillas, aunque la vista no apartó del hombre que instantes después subió sobre ella para tomar sus labios. Caricias a las que correspondió aunque no con tanta fuerza pues cansada se encontraba en ese momento. Fue cuando Reed comenzó a frotarse contra ella que ligeros sonidos, tanto de placer como de sufrimiento, brotaron de nuevo en ella a causa de su estado actual, donde su capacidad de sentir seguía estando más evidente de lo habitual y por lo mismo se le hacía difícil reaccionar con tranquilidad.

¡Ka-Kaoru! Con cuidado —alcanzó a pedir aunque solo se ganó el aviso de que el hombre iba a continuar al fin lo que había comenzado en ella y una nada amable mordida que le hizo dar un quejido por su labio. A pesar de sus propios miramientos, no emitió ni hizo mayores objeciones cuando él le abrió las piernas que todavía lo esperaban con su centro más que húmedo y todo por culpa de él—. Kaoru, dame un… —un gemido agudo cortó su propia frase cuando él ingresó al fin por completo luego de rozarla solo con la punta.

Abusivo —reclamó con el ceño ligeramente fruncido aunque no pudo evitar sonreír, eso hasta que los movimientos de él volvieron a retomar la potencia que ella recordaba y con lo mismo lograron sacarle más y más sonidos como respuesta a los movimientos que él hacía sobre ella. A pesar del cansancio y de que sentía que se rompería otra vez en cualquier momento, antes no había tenido la oportunidad de tocarlo y ahora que lo tenía al frente no quería desperdiciar la posibilidad.

Sus brazos que habían recuperado algo de movilidad se acomodaron. Uno bajo uno de los brazos de su chico, marcando con los dedos el tacto en su espalda y otro por sobre la otra extremidad del joven, como si sostenerse casi de sus hombros fuese a servirle para no perderse entre acalorados gemidos y jadeos por culpa de los movimientos que él realizaba en ella. Trataba de callarse pero a pesar de tener los labios cerrados era inevitable que los sonidos parecieran salir por su cuenta de ella y a ojos cerrados dejó que siguiera moviéndose a gusto en su interior.

En cierto momento sus uñas parecieron hacer el intento de clavarse en la piel de él pero se contuvo para no hacerle daño, aunque no por ello dejó de tocarlo, sino que solo marcó el tacto con sus yemas luego de rozarlo con la parte que podría haberle dejado marcas. Desconocía los grados de dolor que le gustaban a Kaoru y apenas estaban comenzando a explorarse. Aun así era toda una agradable sorpresa que ya se podía percibir que tan bien encajaban en conjunto y lo mucho que podrían disfrutar estando juntos.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: Let me take your heart — Priv (+18)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales