JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Take me away | Priv

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Jue Mar 17, 2016 6:28 am

Viernes 4 de abril, 2025 | 20:13 hrs.



Las horas de trabajo por fin habían terminado, como pertenecía al personal de oficina ya no tendría que ir al hospital hasta el lunes y eso, era todo un alivio. Muchos aprovechaban de salir de fiesta los viernes en la noche y aunque ciertamente a él también le gustaría, estaba cansado y a su departamento se dirigía. Tal vez el sábado, tal vez no. Seguramente terminaría levantándose tarde, como a las nueve aproximadamente, y las primeras horas las dedicaría a poner en orden su hogar, ese que a lo largo de la semana se volvía un poco desastroso ya que poco tiempo tenía para poner todo en su lugar. Las tardes ya las dedicaba a diversas actividades ociosas y, si se podía, veía a sus conocidos.

O al menos eso se suponía, porque en los últimos meses esa última parte había cambiado inesperadamente. Ahora parecía pasar más tiempo en casa, más exactamente tomando nota mental de cuándo su vecina llegaba a su respectivo departamento y si alguna excusa creíble se le ocurría tocaba a su puerta para saludarla. Eso no iba con él, no era la clase de persona que tomaba la iniciativa de buscar socializar con otros, por eso se sentía extraño y a sí mismo se decía que estaba cada día más loco. Porque sonreír tan ampliamente por el simple hecho de saber que ella se encontraba al otro lado no podía ser normal.

Ya había pasado la temporada en que a sí mismo se decía que ese interés era únicamente porque la mujer había resultado ser bruja y con ella podía conversar de trivialidades del mundo mágico, pero actualmente tenía ya perfectamente aceptado que no se trataba solo de eso. Avra le gustaba y por eso perseguía las oportunidades que le permitían estar un rato con ella.

Esa noche tenía la esperanza de encontrarla en casa, la invitaría a cenar algo de lo que tenía en el refrigerador y después… después ya vería si la redactora le regalaba un poco más de tiempo o si lo mandaba a dormir para que la dejara en paz. El semblante del hombre se oscureció solo de imaginarlo y sus pasos ralentizó inconscientemente. Suspiró y agachó la cabeza, luego sacó las manos de los bolsillos y haciéndose al ánimo volvió a levantar la cara, descubriendo que a escasos metros la fogata humana –la misma por la que acababa de suspirar– caminaba en la dirección opuesta a él.

¿Se dirigía a su departamento? ¡Por Merlín, esperaba que sí! Caminó rápido y directo a cortarle el paso porque la experiencia le decía que Azariadis era un tanto distraída y si no era extremadamente obvio no se percataría de su presencia. –¡Avra!– no frenó su caminar hasta que casi chocó con ella, si se detenía antes seguro lo rodeaba y seguía su camino –No esperaba encontrarte por aquí, ¿vas de regreso al departamento?– preguntó sonriente. No podía descartar la posibilidad de que la bruja se dirigiera a otro sitio,  a comprar algo o… ¿a ver a alguien? Si era eso no podría acompañarla…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Vie Mar 18, 2016 5:21 am

El viernes era y sería por siempre el mejor día de la vida. De la semana. Del mes. De siempre. No porque Avra no gustara de su trabajo, pues resultaba que le agradaba y bastante, aunque tuviese que ver con escribir en su mayoría mentiras piadosas y exageradas verdades sobre personajes que fuesen teóricamente famosos o conocidos. No, no, hasta la libertad de expresión le agradaba en esos sentidos. Pero eso no quitaba que también gustara de los descansos, por eso cuando le habían dicho que tenía que quedarse hasta tarde ese día había puesto mala cara pero no le había quedado más remedio que acceder.

Y allí estaba, a las 8 y algo de la tarde, noche para ser exactos, y recién libre. Bostezaba cubriéndose la boca desde que había salido del lugar y ya adormilada logró aparecerse en zona muggle, desde donde hacía su ruta primero en transporte público y luego caminando el último tramo hacia la casa. Como no tenía deseos de cocinar se había desviado de su ruta normal para comprar algo de comida preparada y ahora estaba a punto de llegar a la intersección que tenía que tomar para volver a su rumbo de todos los días.

Lo que todo mundo se esperaba en la calle, eso de encontrarse con algún conocido, a ella no le sucedía. No tenía que digamos muchos deseos de fingir estar despierta con alguien que supiera de ella, de ahí que cuando escuchó su nombre en una voz conocida por poco rodó los ojos, y claro que no pudo seguir caminando porque de pronto tenía pegado a ella a un hombre que ya había visto en variadas ocasiones desde la mudanza—. Hayato —saludó al fin con el nombre correcto, una que otra vez se había equivocado en ese detalle. Ver la emoción casi destellante del mago no le ayudaba en sus deseos de caer dormida así que suspiró.

Levantó las bolsas que traía y esas le mostró, casi directo al rostro—. Me niego a cocinar cuando me dan horas extra, y si, ya voy al departamento. ¿Vas también? —no es que lo estuviera invitando al suyo, sino que vivían justo al lado aunque ella jamás había razonado en lo que significaba ese detalle de la delgada pared que los separaba. Si, porque una cosa era su descaro natural y otra que quisiera dar espectáculos demasiado tentadores para el vecino, así que Azariadis desconocía que su voz ya había sido escuchada por el secretario.

Y... ¿Tu día como sirviente del director qué tal? —no lo pudo evitar y un nuevo bostezo le salió, la mano libre se la llevó a restregar sus ojos. Tal vez café sería una opción si finalmente no iba a dormirse como se debía, aunque si era por gustos tenía más deseos de embriagarse que de cualquier otra cosa—. Los viernes deberían quedar fuerzas para hacer cosas interesantes, pero terminas tirado igual —bufó su pesar, y eso que ella todavía estaba joven para quejarse de esos detalles de la vida.




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Vie Mar 18, 2016 6:57 pm

Una estrella le pegaría en la frente si tuviera de esas pegatinas, como si fuera niña de 5 años, por pronunciar su nombre como era. En otras ocasiones cuando se equivocaba, el mago sentía como si una cubeta lo golpeara en la cabeza, era desastroso que la persona que te gusta errara en un detalle como ese. Por suerte esa noche no había cubetazo despiadado, pero sí bolsas que casi parecían gritarle “invades mi espacio personal”. –Ya veo, es noche de huelga en la cocina. Y sí, también voy hacia allá.– adiós posibilidad de invitarla a cenar… Un poco se apagó su ánimo pero al menos podría caminar con ella hasta que llegaran a sus respectivas puertas, no todo estaba perdido.

No soy su sirviente Avra, el día que me veas vestir como pingüino entonces podrás decirlo. Ahm… en el trabajo todo bien, sin minutos de descanso. El día que no tenga nada qué hacer me preocuparé.– porque podría ser sinónimo de despido. Sonó distraído al responder ya que su atención se desvió hacia la boca que bostezaba, al parecer no era el único cansado esa noche y la pelirroja se lo confirmó personalmente. –Coincido en eso… el cansancio reina los viernes por la noche. Pero cenar nos ayudará con eso, ¿no crees? Vamos, te ayudo con eso.– fue un aviso porque enseguida su mano derecha raptó las bolsas de la escritora. En la otra llevaba el portafolio del trabajo.

Suspiró resignado de momento. Era una pena no tener una mano libre con la cual adueñarse de una de Azariadis, pero aunque la tuviera no podría hacer algo como eso, si la bruja con trabajos lo hacía en el mundo. Si no fuera su vecino seguro que lo ignoraría por completo. –¿Qué cosas interesantes harías si te quedaran energías?– preguntó con curiosidad, preparándose ya para caminar en la dirección que los llevaría “a casa”. Sus pies caminaron sin prisa, en parte porque quería prolongar esa caminata pero también por el agotamiento natural de ese día de la semana.

Yo encantado iría a algún club…– respondió su propia pregunta, guardándose el detalle de que la llevaría con él si fuera posible. Beber y bailar serviría bastante para revivir después de una larga semana, lástima que los dos parecían necesitados de energía para salir de sus respectivas tumbas. ¿Habría modo de hacer fiesta bajo tierra? De perfil la observó, ¿qué podría hacer para que ambos terminaran entre las mismas paredes? Un plan tenía que trazar.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Vie Mar 18, 2016 10:47 pm

¿Pingüinos? Le costó entender la referencia pues en esos momentos su cabeza estaba más dormida que despierta, así que por unos instantes su expresión fue algo desconcertada hasta que su cabeza al fin logró hacer conexión de una neurona con otra—. ¿Qué tienes contra los pobres pingüinos? Yo digo que se visten bien —ponerse a defender animales que caminaban con los pies juntos no era su estilo así que terminó con una risa seca. No, estaba demasiado cansada para reaccionar, le hacía falta seguramente el comer algo o una que otra emoción fuerte y podría estar otra vez en el mundo de los vivos.

Más perdida se quedó cuando las bolsas le fueron robadas sin que pudiese ni reclamar. Suspiró y decidió que por esta vez no se quejaría aunque el otro se veía algo lleno de cosas—. ¿Nos ayudará? Votaría también por un café para cooperar más… Creo que traje suficiente comida para dos si es que no tienes —ofreció sin dificultad alguna, y ni siquiera lo miró, no es que ella fuese precisamente una buena samaritana pero no abandonaría a una persona en necesidad de alimento y esperaba el mismo trato de parte ajena—. Dame, te ayudó con eso —tomó el portafolio pues no quería llevar las manos libres y luego se lo pegó al torso mientras caminaban con lentitud.

Ella solía ser de pasos rápidos pero ese día no estaba con los ánimos más elevados, al menos no para ir por la vida como siempre. La pregunta de él le hizo quedarse meditando aunque pronto tuvo en la cabeza varias cosas, pero decirle a tu vecino que tenías deseos de tocarte para relajo no sonaba bien en ningún país así que optó por la parte sana de sus pensamientos—. ¿Un club? Creo que eso me cansaría más… Aunque siglos que no voy a uno —comentó y pensó seriamente en que necesitaba salir más, aunque fuese para no volverse una vieja amarga tan pronto—. A falta de fuerzas para llegar a un bar decente me compraría unas botellas y pondría buena música, si es por bailar también se puede en casa, ¿No? —él no había mencionado el baile pero ella asumió que ir a club correspondía con ese tipo de salidas y su mente se desvió a buscar mentalmente su lista de canciones que podría poner para bailar en la tranquilidad de su departamento.

Le había costado obtenerlo, no por dinero, sino porque sus padres se habían negado mucho. La consideraban demasiado joven, y seguramente alocada, y temían que terminara con cualquier tipo metido dentro pero ella se reservaba el derecho de admisión, las veces que había dejado pasar a Tsukahara, por ejemplo, eran pocas. Y solo desde que había decidido prestarle un poco de su confianza. Lo que pasaba es que sus progenitores no entendían como ella deseaba alejarse de miles de comodidades que podía degustar estando con ellos, por preferir vivir la vida a su manera aunque le costara un poco. Suerte había tenido de todos modos ayuda pues su tío se había encargado de los arreglos para conseguir ese lugar para vivir que con su sueldo seguramente no le alcanzaría y por eso tenía que agradecerle al viejo.

Si nos desviamos por ahí hay una tienda —comentó apuntando con los labios. Porque eso de salir después para comprar alcohol no estaba entre sus ideas. Iba a beber tirada como si no valiera nada sobre el sofá, esfuerzo extra no pensaba hacer. Lo peor era que sonaba a que pensaba compartir de su botín completo con el mago. Y al fin lo enfocó con la mirada evaluando si valía la pena que el la viera en sus momentos de poca noción, pues aunque tenía buena resistencia si podía alcanzar un punto en que perdía todavía más los estribos de lo que normalmente parecía. Porque demente estaba y eso nadie lo iba a negar, ni ella.


Última edición por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 2:04 am, editado 1 vez




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Sáb Mar 19, 2016 1:01 am

¡No tenía nada contra los pingüinos! Solo lo decía porque eran el uniforme de un sirviente normalmente era comparado con el aspecto natural de esas frías aves, y evidentemente él no vestía con ese estilo tan estricto para ir a trabajar. El punto bueno era que ya se había enganchado a Avra para caminar juntos de regreso a casa y de paso, había conseguido sacarle una risa.

El café estaría bien pero… Alto… ¿Eso era una oferta a cenar con ella? Vaya, la vida no era tan tacaña después de todo. –La idea era que no cargaras nada, pero gracias. Te acepto la cena porque yo sí tendría que llegar a cocinar.– y porque con ese simple detalle le estaba arreglando la noche. Una cosa más agregó a sus conocimientos esa noche: Thekla formaba parte del “selecto” grupo que tenía eras sin salir a un club. Bueno, ya podía sentirse menos enfrascado.

¿Botellas?– así que su vecina gustaba de beber… Él no era de los que tenían alcancía alcohólica en casa pero de vez en cuando no caía mal una que otra botella. Se descubrió pensando en comprar algo de eso pero… ella no había dicho que quería beber con él, pensativo puso una ceja en alto, ¿cuántas probabilidades había de que la pelirroja le rechazara un poco de alcohol? –Ah, pues si, la casa también sirve para eso. Faltaría la iluminación interesante pero supongo que eso tiene arreglo.– unos cuantos giros de la varita o algunas velas y algo creativo podría surgir. Como sea ya era dado a bailar bajo su techo, aunque solía ser algo que surgía mientras realizaba alguna otra tarea.

Inmediatamente giró el rostro hacia la dirección que la chica le señaló. –Entonces vamos. Pagaré en compensación por la cena, aunque todavía no sé qué quieres comprar exactamente.– igual modificó la ruta y con la vista buscó algún letrero que le soplara la respuesta, una que a los segundos le llegó. –¿Eso significa que solo nos hará falta la buena música?– cuestionó y con el índice señaló un anuncio resplandeciente que coincidía con los antojos de la escritora. Hayato no había captado que su vecina realmente tenía intenciones de montar el sustituto de bar en su departamento, aunque ahora que lo pensaba… bien podrían caer en el de él. –No me estoy quejando, de hecho me gusta la idea.– aclaró por si acaso la señorita lo creía un santo que solo bebía leche o jugo de frutas.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 2:47 am

Y así de simple era como terminabas con compañía para cenar. Avra no iba a reclamar pues había estado esperando que el otro aceptara una vez que le ofreció de su comida, no que requiriera la presencia ajena, sino que dudaba de su negativa. No olvidaba lo ridículamente feliz que lo había visto solo por coincidir con ella en la calle. La duda que marcó el japonés por las botellas le hizo asentir más de una vez, ¿Qué más podría desear una soltera empedernida y dada a los vicios? Tal vez algo de compañía nocturna pero debía decir que la razón por la que usaba tanto sus juguetes, era porque ni un tipo le duraba, ella no los dejaba avanzar o se aburría.

Claro, se supone que somos magos, ¿No? —preguntó con el tono de hastío que siempre ponía al hablar de magia, y es que aunque ya la aceptara en su vida no significaba que la prefiriera a una vida sin la misma—. Cuando pueda me compraré una de esas bolas gigantes que dan luces a todos lados, debe ser divertido —si, de las que habían existido en la era de los dinosaurios o similar.

Luego de sus dudas personales acerca de la validez del otro para beber en conjunto, ya se decidió una vez que él aceptó pagar. No iba a negarse a la invitación, aunque ya que eran vecinos separados por una pared no estaba segura de en que casa iban a terminar—. Mhm… Algo agradable, no tan fuerte… Tequila, Vodka, aunque también bebo cerveza de vez en cuando pero tiene que estar bien fría —esa era para cuando se sentía especialmente vaga y sin remedio—. ¿No tienes música? Yo tengo equipos y esas cosas en el departamento. ¿Estás seguro de que no te estás quejando? Si solo quieres la comida me dejas las botellas, de todos modos medito en tirarme a beber en el sofá —explicó sin ánimo alguno de rogarlo, si él decidía no ir con ella no se iba a quejar.

En su residencia tenía todo lo necesario para sobrevivir en el mundo muggle como un muggle más, hasta televisión por cable tenía aunque pocas veces veía—. Creo que nunca te lo he preguntado, pero ¿Vives como un muggle más? —esa parecía ser la manera correcta de consultarlo. Si él le decía que le gustaban los videojuegos entonces sí que se ganaría su confianza, aunque si no tenía ni la menor idea y accedía a aprender ella lo encontraría igualmente interesante e incluso más, ganar en el juego siempre era divertido.

Yo prefiero la vida muggle... Tengo de casi todo lo que te puedas imaginar —sus brazos extendió mientras caminaba y uno llevó al aire como si quisiera tocar las estrellas, esas que ni se podían ver desde ese punto de la ciudad, pero no estaba mal soñar de vez en cuando con zonas más cercanas a la naturaleza y que mejoraran la visual. Eso si era algo que le agradaba del mundo mágico donde todavía parecían no tener tanta iluminación que opacara por completo el cielo nocturno.




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Sáb Mar 19, 2016 3:55 am

Ya antes había notado el poco agrado que esa bruja parecía tener por los “poderes” que la convertían justamente en bruja, pero como él no era ningún purista no la juzgaba, entendía perfectamente que no todos amaban la magia solo porque habían nacido con el don. –¿Y cuando la compres me cobrarás la entrada a tu departamento?– preguntó en broma, ya se veía haciendo fila afuera de su puerta…

Mentalmente saboreó los licores propuestos por la señorita de rojo intenso, mezclar podía no ser lo más inteligente del mundo pero a esa hora no creyó que las cosas pudieron terminar muy profundas así que compraría las dos botellas para tener de dónde elegir. –Dejemos la cerveza para cuando es fin de quincena.– A principios de mes su billetera todavía no sufría los estragos de la economía así que podía darse el lujo de gastar en antojos propios y ajenos. –Claro que tengo música, lo que pasa es que poco tiempo me doy para disfrutarla y cuando lo hago… procuro no subir demasiado el volumen para evitar molestar a los vecinos.- vecinos como ella –Ni sueñes que te dejaré todas las botellas…– avisó y un leve golpe le dio con las bolsas que cargaba. Si se tiraba a beber en el sofá… ¿no terminaría mojada por culpa de la lógica? Ah, porque él la estaba imaginando acostada y no sentada.

Volvió la vista al frente para evitar chocar con otras personas, ya estaban más cerca de la tienda y por alguna misteriosa razón eso lo animaba, pero no estaba ansioso por embriagarse, pero tal vez por verla a ella alcoholizada sí. –Mhm… vivo en un punto intermedio. Me gusta el estilo muggle pero no negaré que algunas cosas son más cómodas con magia. Digamos que tengo televisor y uso la computadora, pero no me verás lavando la loza manualmente. A menos claro de que tenga visita que desconozca la magia.– bien, habla en plena calle con tu vecina sobre cosas de las que el mundo a tu alrededor nunca debería enterarse.

¿Todo lo que pueda imaginar?– preguntó al empujar la puerta de la que sería su única escala en el recorrido a casa, dio tiempo para que la chica entrara y luego la siguió. –¿Cómo un traje sexy de enfermera?– ahh…. Su memoria invocó ciertos sonidos que el muro que compartían le había obsequiado, la primera vez se había quedado sorprendido, pero a partir de la segunda ya había puesto más atención y en las más recientes ya se preguntaba qué hacía exactamente para conseguir… –Pediré dos de cada una, si no te molesta. Así tendremos reserva para el próximo viernes.– ajá, como si ya tuviera invitación también para ese día. ¿O es que estaba comprando su pase?

Su interés por Avra había surgido antes de que conociera su voz, el que le escuchara en tono poco usual solo había agregado curiosidad extra por ella. Ni loco le preguntaría al respecto, obviamente. Tal vez tenía un novio extremadamente silencioso que sabía hacer bien su parte del trabajo, lo sentía por él –si es que existía– porque esa noche se la robaría.

No demoró en hacer la compra y como antes dijo se hizo cargo de pagar la cuenta. –¿Te llevas la cena y yo me encargo de las botellas?– seguía sin querer que ella cargara algo pero seguro que ninguno de los dos quería arriesgarse a que el alcohol muriera antes de tiempo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 5:33 am

Cobrar entrada a su departamento no sonaba tan mal para la economía, aunque si bastante terrible para su imagen, si es que esta le hubiese importado. Así que en vez de reclamar inocencia simplemente rió ligeramente dandole a entender que si pensaba cobrarse de algún modo por el favor. Poco después la charla se dirigió hacia el alcohol, bendito licor y la música. Dos cosas de interés personal. Tuvo que aceptar que por culpa de vivir como adultos no todos los gustos se podían dar, así que se resignó a no probar cerveza ese día—. ¡Hey! Sin violencia. Tu pon música y ya, no creo que se escuche tanto desde el otro lado de la pared —dijo con sobrada tranquilidad aunque al quejarse del golpe lo había mirado con el ceño fruncido, y es que ella no estaba enterada todavía de que las paredes si tenían oídos, y de los más variados, Tsukahara siempre había sido un vecino prácticamente silencioso.

Las visitas, cierto, yo uso magia para… para cuando no queda remedio supongo —pocas visitas había recibido en su departamento así que no podía decir cual era su modo de operar en esos casos. Cuando sus padres aparecían, una vez cada tres lunas llenas, la chica simplemente seguía su vida normal de siempre—. Sí, todo —aceptó mientras entrada por la puerta de la tienda y pasó por delante de él justo cuando Hayato soltaba algo que la dejó ligeramente sorprendida.

Si que se giró a verlo después, y fue por simple y sana curiosidad—. No me digas, eres uno de esos que tiene fetiches con las enfermeras… Ya entiendo por qué estás en San Mungo —una sonrisa torcida apareció en su rostro por unos segundos, y al borde estuvo de decirle que de hecho disfraces si tenía. Otra cosa era que fuera a mostrárselos—. Tengo unos cuantos… Pero me refería a cosas particularmente muggles, como consolas de videojuegos —explicó y luego asintió distraída ante el aviso de la compra, no se iba a negar a la invitación del otro a pagar. Aunque claro que algo tarde entendió que acababa de teóricamente aceptar otro día viernes con él—. También podemos ir a un club, la… la próxima vez. Si es que no me dan trabajo extra en viernes —ofreció como opción, las botellas extras siempre se podían disfrutar el fin de semana o durante los días aunque mucho menos que si era un viernes.

Lo dejó hacer la compra y pronto recuperó la bolsa de la cena. Al final ahora cargaba con eso y el portafolio del hombre, ¿Quién había dicho que las mujeres eran débiles?—. Yo te ayudo, vamos que ya no sé si mis pies puedan dar un paso tras otro —dijo esperando que salieran pronto de ahí y así mismo lo hicieron una vez que tuvieron al fin la mercancía en manos. La chica se aseguró de salir primero y en la calle lo esperó, estaban apenas a unos minutos así que si se apuraban con algo de suerte iba a lograr estar en casa antes de que fuesen las 20:30, aunque la verdad ya no había mirado la hora y faltaban como quince minutos para las nueve.

Mezclar café y alcohol no es tan grave, ¿Cierto? Que si me pongo a beber sin comer o beber café me dormiré con la botella en los labios —al mas puro estilo bebé. Uno que no quería ni tenía pensado ejecitar, no con la cabeza todavía en todos sus sentidos—. Entonces… ¿Mi departamento o el tuyo? Si no estuviera tan cansada accedería en zona neutral pero tendríamos que sacar las cosas al pasillo —esa si que era una mala idea así que pronto la esfumó de su cabeza.




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Sáb Mar 19, 2016 7:30 am

Eh… ¿debería decirle que sí se escuchaba lo que ocurría al otro lado de la pared? No. Aunque no quiso meditar en si se negaba porque sería tema comprometedor o porque no quería que ella se censurara. Tal vez cuando se tuvieran más confianza o… ¿Cuándo pudiera usarlo para chantajearla? Ok, algo andaba mal con él porque estaba considerando hacer cosas que normalmente ni siquiera le cruzaban por la cabeza.

Si tus pies se niegan a caminar entonces me quedaré con las botellas.– “amenazó” mientras sus dedos se enganchaban más cómodamente en las bolsas que cargaba. –Por cierto, no tengo fetiche con las enfermeras…– simplemente había sido el primer vestuario que le había venido a la mente, si no lo aclaró antes fue porque la gente que también compraba cosas en la tienda lo habrían mirado extraño, aunque a la pelirroja poco parecía preocuparle. Era tan abierta que las neuronas del mago hacían corto circuito a ratos cuando la escuchaba hablar. Ahora también quería saber qué disfraces contaban como “unos cuantos” pero padecer tanta curiosidad por culpa de esa mujer no podía ser bueno para la cordura.

Con todo seguro en las manos comenzó a caminar con cierto apuro, por si acaso los pies de la señorita de verdad hacían huelga. –Ehm… no lo recomendaría, pero mientras no lo conviertas en costumbre no debería pasar nada.– Su lado responsable lo regañó fuertemente, ¿qué clase de medimago daba prioridad al disfrute en lugar de a la salud? –En el mío.– pidió sin pizca de duda en cuanto la voz contraria cesó. Extrañado quedó de lo fácil que le salió la respuesta, y pensar que minutos atrás no había sido capaz de decidir qué hacer cuando esa obligada pregunta surgiera.

Nos turnaremos, ¿te parece?– sí, viernes con él, sábado con ella, domingo de nuevo en el suyo y… claro, sueña. –¿A la siguiente noche me presentarás las consolas? El club puede quedar para cuando no estemos tan muertos.– había visto a gente divirtiéndose con videojuegos en las tiendas que en eso se especializaban, pero de eso a probarlos había un barranco y aunque nunca lo había mencionado a alguien, sí le llamaban la atención. Si ella no se ofrecía de maestra entonces no le quedaría más opción que recurrir a los juegos online.

Cada paso que daban los acercaba más al tan ansiado descanso que merecían, ya se veía el edificio y tan solo de pensar en que sería libre por unos días Hayato exhaló con alivio, ya quería ponerse cómodo. –¿Pasarás a tu departamento a recoger algo o vamos directo al mío?– consultó por si acaso Avra quería hacer algo antes de cenar, como cambiarse o similar.

No tardaron en llegar a las escaleras, el mago alzó la vista –El que llegue al último limpia– al decirlo prácticamente subió corriendo los escalones, ya sabía que la chica cargaba moribundos los pies pero no se había podido resistir a ese infantilismo a pesar de que cumplir lo dicho sería sumamente fácil con la varita, tal vez porque quería ver su cara de pocos amigos.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 8:04 am

De pronto su vecino ya no sonaba tan amigable, porque acababa de amenazarla con quitarle las botellas y ella frunció el ceño ante la perspectiva de tener alguien que le negara las cosas básicas de la vida. ¿Y tampoco tenía fetiche? Definitivamente con el sueño ya no estaba leyendo a la persona que tenía al lado así que negó con la cabeza de un lado a otro. Las bolsas ya cargaba y así caminó, siguiendo el paso rápido de Tsukahara.

Mhm… Seguiré tu consejo —aceptó la idea aunque algo de duda le provocó que diera su opinión tan poco profesional. Antes de poder decir mucho más sobre los departamentos él ya acababa de escoger el lugar y ella aceptó en silencio. Algo de mística curiosidad si guardaba por el territorio del medimago aunque jamás se lo había dicho y seguramente no llegaría a mencionarlo. La idea de turnarse le pareció algo extraña, pero si lo meditaba con seriedad no tenía razones suficientes para negarse, nada de malo había en tener con quien charlar y comer de vez en cuando, así que no se quejaría todavía—. Me parece bien —el día que estuviera con fuerzas de verdad planeaba armar la mesa en el pasillo, solo para molestar al conserje del edificio que a veces la miraba con cara rara. Como si ella no fuese absolutamente normal y decente.

No me sorprende que no las conozcas, pero no pasa nada, te enseñaré a jugar —bien, más razones de peso para dejarle entrar en su vida. Porque se sentiría casi un alma caritativa si llegaba a enseñarle algo así de divertido e interesante. Era su buena acción del mes, de la semana, del día. Si, así como iba terminaría limpiando de paso su karma.

Ya cuando estaban por llegar la vista le comenzó a fallar más que de costumbre. Suspiró con alivio casi a la par del mago cuando llegaron cerca del edificio—. Me cambio de ropa y voy al tuyo —avisó pues no quería quedarse con esas prendas, necesitaba algo más libre para mejorar la noche. Prometía no tardarse mucho. En qué ponerse meditaba cuando una competencia inesperada le salió en el camino—. ¡Hayato! —exclamó indignada y aunque no tenía más motivación que el ocio si trotó hacia arriba de las escaleras aunque se fue mirando directamente los pies para no tropezar y por lo mismo cuando estuvo ya arriba chocó de golpe con la espalda ajena en el siguiente rellano, incapaz de detenerse...

Auch… No se vale hacer de muralla china —advirtió, pero no era solo un piso para subir y luego de fruncir el ceño y sacarle la lengua a la vez se movió rápida para adelantar los pasos y aunque terminó mareada del cansancio se encontró antes que él en el tercer piso—. ¡Cielos! Siglos sin hacer algo tan infantil… Me encantó —sonrió animada y luego si caminó ya más tranquila hasta la puerta de su propio departamento, no le dijo mucho más al hombre, ya le había prometido aparecer por el suyo, solo se asearía un poco y cambiaría de ropa antes de llevarle el portafolio y la comida que todavía cargaba en las manos una vez que se encerró dentro de su guarida personal.


Última edición por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 7:30 pm, editado 1 vez




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Sáb Mar 19, 2016 3:38 pm

La risa le atacó por el tono en que Azariadis pronunció su nombre, había sonado a reclamo pero la gracia estaba en que igual corría por los escalones. Al llegar al primer descanso el mago frenó con la intención de girar y averiguar cómo iba su vecina pero antes de que lo hiciera la sintió chocando contra su espalda. ¡Sus pies estaban más despiertos de lo que había pensado! –¡No soy una muralla!– dijo divertido, aunque la sonrisa se le esfumó en cuanto se vio rebasado por la bruja –¿No que tus pies ya no podían dar más pasos?– de nada servía hablar, se apuró a subir el resto de las escaleras y bueno, quedó decidido que él se encargaría de limpiar los estragos de la noche.

Ya sabes, cuando quieras competimos. A mi me encantará limpiar lo que dejes tirado– había perdido pero sin duda también disfrutó de la inusual carrera, y de ver a esa chica en más movimiento del habitual. –Allá te espero– fue todo lo que agregó antes de entrar en su propia puerta. Las bolsas con las botellas colocó sobre la mesa del comedor, las sacó de ahí y un par de vasos de cristal acercó antes de dirigirse a su habitación. La señorita de rojo había dicho que se cambiaría de ropa y eso en una mujer equivalía a medio día, ¿no? Ok, no tanto, pero supuso que una ducha rápida sí alcanzaría a darse, a veces sentía que el aroma de las pociones usadas en el hospital se le quedaba impregnado y eso que ya no hacía trabajo con pacientes directamente.

Antes de encerrarse con el agua se aseguró de dejar la puerta del departamento sin seguros para que la señorita de a lado pudiera entrar sin problema. No demoró más de lo necesario en limpiarse el cansancio bajo el agua, con eso revivió y al salir de la ducha rápido se vistió. Para el trabajo obviamente vestía siempre formal pero el resto del tiempo era mucho más liberal, un pantalón negro holgado se vistió y las mangas de la clásica camisa blanca se remangó, los botones los fue cerrando mientras caminaba de regreso a la sala. No se molestó en abrocharla por completo, los tatuajes estaban para lucirse y poco le importaba si entre gente mágica lo veían raro por tener tintada la piel.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Sáb Mar 19, 2016 7:47 pm

Su mente siempre abierta a la creatividad malpensó, y de manera brutal, la confesión ajena de que le encantaría limpiar lo que ella tirara. Pero no le dijo nada, simplemente se cargaba una sonrisa poco sana cuando se recargó contra la cara interna de la puerta de su departamento luego de encerrarse en el mismo. Bien, una ducha si le haría falta así que luego de abandonar las compras, el bolso y el portafolio en uno de los muebles se fue desnudando sin cuidado alguno, como siempre que entraba en su propio territorio y cuando ya llegó a la ducha ya estaba preparada para ingresar a la misma. Al espejo se miró unos instantes, estudiando las formas de su cuerpo, y luego de asentir si se metió en la regadera donde usó agua no tan caliente para no terminar con más sueño del que ya se cargaba, si se relajaba demasiado iba a terminar dormitand sobre los sillones del vecino y eso no se veía bien, no sin al menos comer algo antes y beber uno que otro vaso.

Unos diez minutos después ya estaba fuera del agua y secándose, no tardó mucho en decidir que ponerse y enfundarse la ropa cómoda que usaría para ir a verlo. Se había cargado de un liviano vestido con estampados, medias y una chaleca porque apenas estaban comenzando la primavera y todavía corría cierta brisa fría del pasado invierno. En lo que si se tardó otros minutos extras fue en volver a maquillarse, porque claro, mostrar su cara libre de productos muggle era algo que no pensaba hacer todavía, no con su vecino al menos. Si él llegaba a verla como era sin capas de color encima sería porque pasaran la noche juntos—. Y eso no pasará… Todavía —dijo en voz alta cuando terminó de mirar su reflejo.

Media hora después de haber entrado a su departamento tocó en la puerta ajena y la misma se abrió sin más, al parecer Hayato la había dejado sin seguro por ella—. Ya vine… —avisó y se quedó los primeros instantes mirando el lugar para embeberse de la esencia ajena. Era claramente diferente a como tenía ella decorada su guarida, así que curioseó un poco todavía con las bolsas y el portafolio en la mano.

Pudo ver las botellas y unos vasos sobre la mesa del comedor y ahí mismo puso la comida y el portafolio, él podría moverlo cuando apareciera. Como no pensaba quedarse solo allí fue caminando por el lugar hasta dar con el hombre en cuestión. Cuando lo encontró su mente se tuvo que repensar lo que había meditado antes sobre dormir con él—. Mhm… Quiero verlos —señaló fijándose sin ningún pudor en la tinta que manchaba la piel ajena, lo observaba fijo recargada sobre el marco de la puerta. Los brazos cruzó como si estuviera en un importante estudio y hasta que se cansó de mirar no alzó la vista al rostro del oriental.

¿Comemos antes de que se enfríe más de la cuenta? Aunque siempre se puede calentar, tengo microondas. Ah, seguro lo haces con magia, ¿No? —clavó los ojos en los contrarios y preguntó sobre el motivo que los había convocado. Mejor que apartara de su mente las visualizaciones incorrectas para la primera vez que paseaba por ese lugar con tanta libertad. No era necesario que su vecino que apenas si la conocía ya supiera de sus intereses y necesidades físicas.




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Dom Mar 20, 2016 12:02 am

Ya que cenarían en su departamento se dio a la tarea de seleccionar algunos discos, aunque estuviese relativamente pasado de moda –entre los muggles– a él le gustaba coleccionarlos. Como los tenía en otra de las habitaciones donde tenía la computadora y otras cosas no estuvo en la sala en el momento en que la escritora cruzó su puerta. Pero la había escuchado así que salió a su encuentro en cuanto tuvo en las manos lo que había estado buscando. No tenía inconveniente con que diera un vistazo por su cuenta, la mayor parte de sus cosas eran totalmente muggles aunque una que otra más discreta funcionaba con magia. Un par de cuadros decoraban las paredes de la sala y el comedor pero no eran del tipo mágico que se movía por su cuenta. Fotos de su hija solo tenía en su cuarto y en el estudio, no le gustaba que los desconocidos hicieran muchas preguntas al respecto, no era un tema que compartiera con cualquiera.

Bienvenida al otro lado Avra– iba a dejar los discos junto al reproductor de música pero lo que su pelirroja vecina dijo le hizo quedarse quieto. Con la mano libre jaló un poco el cuello de la camisa y a sí mismo se miró, como si para él también fuese algo nuevo, después la enfocó y fue cuando notó que la bruja sí le estaba observando con atención la piel. No recordaba que alguien hubiese dedicado antes segundos a… ¿analizarlo? con tanta tranquilidad. –Claro, cuando quieras.– no se le ocurrió que con esos minutos de apreciación ella se daría por servida, quizá porque él estaba pensando en el resto de los tatuajes que le marcaban el cuerpo, no solo los que la camisa permitía ver.

Sí, comamos. Todavía muero de hambre.– se movió de lugar y algo de música puso en el reproductor, en un viernes por la noche nadie debería quejarse por el volumen. –Exacto, lo calentaré con magia si es que hace falta.– que era lo más probable considerando el tiempo que había pasado –Y hablando de eso… ¿qué cenaremos?– no le había preguntado por la comida que inicialmente había comprado solo para ella. La música ya hacía de las suyas en el cuerpo del mago, por naturaleza empezaba a moverse según el ritmo que escuchaba. Del pantalón sacó su varita y un toque dio sobre la botella para enfriarla pero no la abrió. –Recuerda que primero va la comida. Aunque si te duermes… prometo cuidarte hasta mañana.– dijo con media sonrisa, acomodando una silla para su invitada.

Prestarle el sillón podía ser tacaño, solo tenía una cama así que esa le ofrecería si se daba la necesidad. Claro que también estaba la opción de cargarla y llevarla a su departamento. Las dos ideas sonaban bien para él.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por A. Thekla Azariadis el Dom Mar 20, 2016 12:37 pm

Se guardó ese cuando quieras para cobrarlo cuando mejor se le pareciera. La música inició poco después y no pasó mucho tiempo antes de que ella decidiera sumarse al ritmo moviendo ligeramente la cabeza—. Comida tailandesa —informó, si al otro no le gustaban los platos exóticos entonces tendrían uno que otro problema entre manos. Más problema fue el que diera la idea de cuidarla si se dormía antes de beber de la botella—. Espero no matar tan temprano la fiesta pero no puedo prometer nada —no solía hacer promesas tampoco, simplemente acordaba cosas y las hacía. Lo que sí no podía ni asegurar era donde caería rendida, si estaba muy cansada esperaba tener la decencia de llegar a su propio terreno para no importunar pero el cansancio podía nublarle la existencia.

Antes de venir pensé que pondrías algún tipo de música menos occidental, tienes un aire más místico —también había pensado que al mago le gustaría la música más dura, pero allí estaban con algo fácil de escuchar y suave a su parecer. Un nuevo bostezo le sobrevino y alcanzó a cubrir sus labios—. Lo siento… La ducha me relajó igual. ¿Me permites prepararme un café? —consultó no esperando una negativa y se acercó a lo que era la cocina inspeccionando visualmente lo que su entintado vecino poseía.

Hayato… ¿Dónde guardas tus cosas de café? —soltó luego de rendirse al abrir un par de cajones sin encontrar lo que quería. No se había detenido a meditar en la posibilidad de que él se sintiera invadido por los intentos de ella de hacer las cosas por su cuenta, a su parecer estaba cooperando para adelantar cosas mientras el chico se aseguraba de la comida—. Nunca te pregunté, ¿Tu edad y país de nacimiento? —que tuviera nombre y apellido japonés poco significaba, casi segura estaba de que él no tenía ni la menor idea de que ella había nacido en Grecia porque pocas veces lo mencionaba. Y también daba por hecho que era extranjero en este nuevo país. ¿Qué tanto se equivocaba?




And after all, You're the only one I see:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Hayato Tsukahara el Lun Mar 21, 2016 9:09 am

Ok, comida tailandesa probaría esa noche. De la bolsa sacó el paquete y al abrirlo el aroma se encargó de abrirle otro poco el apetito, seguro que caliente olía mejor. –Espero lo mismo. Si sobrevives hasta después de la cena puede que te de un premio.– premio del que todavía no tenía idea alguna en mente pero algo se le ocurriría. Acercó la varita a la comida pero antes de hacer algo respecto a la temperatura se dedicó a inspeccionarla visualmente. Le parecía un poco familiar, le recordó ligeramente a los platillos de su país natal, de esos que casi nada sabía cocinar. Y cómo los extrañaba…

¿Místico?– alzó una ceja al mirarla, preguntándose qué podía tener él de místico –¿Esperabas algo más autóctono? ¿O tal vez algún cántico gregoriano?– y… ¿significaba eso que la había decepcionado de alguna forma? Sacudió la cabeza para sacarse esa duda y jugando con la varita entre los dedos invirtió otros segundos en mirar a la pelirroja que bostezaba. –Que bueno que aclaras, ya iba a pensar que la música te daba sueño. Y adelante, puedes vivir de café si quieres, así el vodka quedará para mi.– al alejarse la chica él se centró finalmente en calentar el platillo con un hechizo simple pero que requería que la varita apuntara la comida hasta que ésta alcanzara la temperatura adecuada.

Tarde se dio cuenta de que su cocina era algo confusa para su vecina. –Ah, están en una de las puertas de arriba, a tu izquierda.– contestó dando un fugaz vistazo a dónde se encontraba Azariadis. Como el comedor y la cocina estaban prácticamente juntos –y también la sala– podía verla perfectamente. Casi al mismo tiempo terminó de calentar los alimentos así que se movió también hacia la cocina. –Felices 32– mintió, porque horribles tiempos había pasado y aunque no ocupaban gran parte de su vida, sí tenían más peso que todo lo demás –Nací en Japón, pero tengo diez años aproximadamente viviendo en esta isla.– había respondido ya estando a un lado de ella pues personalmente fue a sacar el café, azúcar y la crema de uno de los compartimientos superiores de la cocina.

Ahora que lo pensaba, toda la vida había vivido en islas, el colegio también estaba en una… –¿Y tú, dónde naciste? No me cobrarás por decirme tu edad, ¿o sí?– sonrió divertido entregándole lo solicitado. En cuanto tuvo las manos libres puso agua a calentar en la estufa, no podía hacer lo mismo que con la comida porque todavía tenía que llevar platos y cubiertos a la mesa, antes de que la comida se enfriara de nuevo. –Nunca imaginé que mi vecina pudiera ser una bruja, fue una grata sorpresa. Hiciste de este lugar algo más interesante.– confesó despreocupado con los platos y cubiertos en las manos. Una rápida mirada dedicó a Avra al pasar junto a ella y al comedor regresó. Solo faltaba el café para que todo estuviese listo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Take me away | Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 3. 1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales