JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

I'm on the edge | April E. Goldworthy

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Miér Mar 16, 2016 5:27 pm

Domingo, 6 de Abril de 2025. 21:30pm

Como si una manada de centauros acabase de pasarme por encima en estampida. Así me sentía cuando salí de Azkaban. Ya estaba anocheciendo cuando llegué a Londres, y me sentía con todo menos con ganas de volver a mi habitación de El Caldero Chorreante. Barajé la posibilidad de aparecer en Cabeza de Puerco fuera de mi horario de trabajo y emborracharme, pero tampoco me pareció una gran solución. Es lo que la vieja Sylvie, la adolescente, habría hecho. Emborracharse e ignorar sus problemas. No es que la Sylvie adulta fuera muy diferente de la adolescente, pero no podía simplemente ignorar el hecho de que mi mejor amigo estaba en Azkaban, acusado de forma injusta.

Necesitaba hablar con alguien, sí, ¿pero quién? Katherina estaba desaparecida y, aunque supiera donde encontrarla, hacía tiempo que las cosas no eran iguales entre nosotras. ¿Molly? ¿Roxanne? ¿Fred? Ellos ya tenían suficiente con lo suyo, con su primo y su tía en Azkaban, como para aguantarme a mi. ¿Ethan? Sí, quería ver a Ethan pero estas no eran las circunstancias más adecuadas. Él era mi amigo, y sabía que me escucharía si necesitaba hablar con él, pero no era tan cercano a James como yo, y no quería incomodarle o hacerle cargar con esta situación.

April. Sí, sí, April. ¿Pero como encontraba a April? Cuando me fui aun seguía viviendo en casa de sus padres, puesto que aun no se había graduado, pero no sabía si seguiría allí ahora... De todas formas, era un buen punto de partida. No me aparecí, no tenía fuerzas. En vez de eso cogí el metro, yendo como una muggle al barrio en el que ambas habíamos crecido. April y yo habíamos ido al mismo colegio de primaria, antes de Hogwars, aunque yo fuera un año por delante. Parecía que habían pasado siglos desde aquello.

Me paré unos segundos frente a su puerta. "Familia Goldworthy", ponía en el buzón. Sonreí, un instante, recordando cuantas veces había ido a visitarla en verano, y ella a mi. Toqué el timbre, inspirando hondo. No había llegado a pensar una excusa para presentarme aquí, después de tanto tiempo, si eran sus padres los que me abrían la puerta. Quizá ni me reconocían, ya. Cuando la puerta se abrió tuve suerte, era April. De pronto, sentí un nudo en la garganta. — Hola. — saludé, con un hilo de voz, sin saber que decir.


Última edición por Sylvie A. Sears el Lun Mar 28, 2016 12:10 am, editado 1 vez
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Miér Mar 16, 2016 8:28 pm


Tendría que estar de buen humor –que su madre tuviese una cita era un motivo para hacer una tarta de, por lo menos, nueve pisos–, pero ni quería estar de buen humor, ni le apetecía e, incluso, ni siquiera sabía estarlo durante aquellos días. Le caía mal el señor que estaba hablando sobre las próximas elecciones en la tele, le caía mal la tía que hablaba del tiempo en la radio, no aguantaba al protagonista del libro que estaba leyendo y le ponía de mala hostia ver cualquier cuadro ligeramente doblado. Gruñona hasta decir basta, ¿menopausia precoz? no precisamente. Se dejó caer sobre el sofá a lo largo y se dedicó a mirar el siempre presente techo: si no le cayó mal, fue porque no era físicamente posiblemente. Entrecerró los ojos y se dedicó simplemente a pensar y buscar soluciones porque, sorprendentemente, no le apetecía especialmente socializar. Después de todo, ¿a quién le iba a apetecer dada la situación? Giró sobre su propio cuerpo para quedar de lado, pese a que en el interior de la casa no hacía frío, estaba helada.

Cambió de posición por tercera vez en un minuto porque le era imposible sentir a gusto. Abrazó sus piernas mientras se planteaba que, quizás –si controlaba los impulsos–, no sería una mala idea contactar con una de las guardianas de Azkaban. El sonido del timbre le sentó mal. Se levantó de golpe y avanzó con rapidez hacia la puerta, ignoró la mirilla –demasiadas cosas en la cabeza – y abrió la puerta sin pensárselo dos veces. Mala –o muy buena– idea: se quedó estática y aún más helada. Parpadeó mil veces mientras aún mantenía la mano en el picaporte. No es que las ganas de socializar volvieran, pero sí que sintió como un algo que se antojaba lejano volvía a flotar a su alrededor. Era Sylvie, Sylvie con el pelo casi blanco, pero Sylvie. Era Sylvie, Sylvie con un septum del tamaño de su dedo, pero Sylvie. Era Sylvie, no sabía qué hacía allí, pero era Sylvie.— Eh… —Tampoco se le ocurrió nada inteligente que decir: simplemente le pareció estúpido que su amiga estuviese en la puerta y no dentro y con ella, por lo que no dudó en cogerla del brazo y darle tal tirón del brazo que podría haberla hecho llegar a Siberia.

Seguía sin saber qué decir: pasó a prácticamente arrastrarla hasta el sillón sin decir ni una palabra. Volvió a mirarla mientras alzaba una mano inconscientemente. — Tú… ¿aquí? ¿y ese piercing? —Iba a preguntar por Matt, pero se mordió la lengua. Ladeó ligeramente la cabeza: seguro que ese color de pelo tenía que dar contraluz a la luz del sol.— ¿… tu pelo? —Vaya, y luego decían que las personas no cambiaban. April todavía la sujetaba del brazo: quizás en momentos como aquellos, una mano amiga siempre ayudaba.—  ¿Estás huyendo de alguien y de ahí lo del cambio del look o…? —No la consideraba una mala teoría. Quizás April se imaginó el motivo por el que Sylvie estaba ahí o quizás simplemente necesitaba hacerlo, pero acabó por tirar del brazo de Sylvie para darle un abrazo fuerte. De esos que demuestran necesidad. — Qué pedoooorra… —Sí, esa siempre había sido una expresión muy de Sylvie


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Miér Mar 16, 2016 8:54 pm

Si mis capacidades comunicativas dejaban que desear, en este momento, las de April iban en la misma línea. Musitó un "eh" confundido, y acto seguido me agarró del brazo y me metió en la cara de un tirón. — Eh, vale... — comencé, mientras me arrastraba por la casa, hasta el salón. Aunque sentía que habían pasado como un millón de años desde la última vez que había estado, todo seguía igual.

¿No le va a importar a tu madre...? — comencé, dejando la frase en el aire, aunque parecía que no estaba en casa. Sin responderme, ella comenzó a lanzar preguntas a medias. Parecía que las dos estábamos igual de nerviosas. — No estoy huyendo de nadie, no. — respondí, con una sonrisa. Aunque, en cierta forma metáforica, mi cambio de look sí que había sido una forma de huir de alguien. No me dio tiempo a decir nada más, cuando ella tiró de mi de nuevo, para abrazarme.

Fue un abrazo largo y fuerte. De esos que te calientan por dentro y pueden mover montañas. Fue como el abrazo que le había dado a James cuando nos despedimos, antes de que el guardia tirase de mi y me sacase prácticamente a rastras. Un abrazo desesperado. Un abrazo de necesidad. — Lo siento. — sollocé, contra su pelo, aun abrazándola con fuerza. Un lo siento por todo, por venir sin avisar, por no dar señales de vida en año y medio, y por desaparecer de las vidas de todos. Por no estar cuando más me necesitaban.

Me había costado recomponerme mientras venía, pero cuando me abrazó volví a romperme en mil pedazos. — Acabo de ver a James. — añadí, sintiendo como las lágrimas comenzaban a surcar mis mejillas.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Sáb Mar 19, 2016 3:50 pm


Fue como si algunas piezas desparramadas poco a poco volviesen a intentar encajar. Fue como si, de alguna manera, hubiesen vuelto a aquel inocente quinto curso en el que no podían imaginar lo que se les vendría encima. Fue como si lo que había pasado en sexto nunca hubiese existido. Fue como si lo que pasó en séptimo, se hubiese arreglado. Fue imposible no sentirse aún más pequeña que una mota de polvo, porque, de una forma u otra, giraba en torno a algo que había sido muy grande. No sabía a qué se debían sus nervios, quizás a que, en el fondo, sabía que todas habían tenido la culpa.— No me importa. —Respondió temblorosamente a su pregunta. Porque era la verdad: en aquellos momentos lo que más le importaba eran todas aquellas personas que, de una forma u otra, habían recibido el término familia en Hogwarts. La fuerza del abrazo no consiguió acabar con los temblores, pero tampoco le importó. Llevaba días no sintiéndose capaz de expresar con palabras lo que sentía, los nervios no le permitían articular palabras en esos momentos, por lo que no dudó en intentar transmitirlo todo en aquel gesto. Procuró demostrarle con ese brazo que el tiempo pasaba pero algunas cosas se mantenían intactas.

Sintió la disculpa de Sylvie como un puñetazo en el estómago. El corazón se le encogió porque no esperaba esas palabras por parte de la chica. Cerró los ojos intentando no llorar: porque aunque estuviese cansada de intentar ser fuerte, no podía evitarlo. Notó un escozor al recordar todo lo sucedido durante un año y medio, el nudo en la garganta aumentó al recordar la falta de noticias de su amiga, sintió cercano el derrumbe emocional al pensar en el abandono. Todo dolió, pero prefirió quedarse con que, quizás, el puzzle se podría volver a completar.— Da igual, has vuelto, ¿no? —La pequeña risita que siguió a esa realidad nació y murió rota pero no le importó. Las siguientes palabras de Sylvie y el saber de dónde venía Sylvie provocaron que April trastabillara. Le fue imposible no perder el equilibrio momentáneamente porque también resultaba imposible no marearse. Perdió la fuerza física y emocional porque no sabía cómo mantenerla. Seguía sin poder afrontarlo. Notó las lágrimas de Sylvie contra su pelo y se sintió aún más rota. Rompió el abrazo durante un momento para mirar a su amiga: se notó temblar. No supo cómo consolarla porque no podía hacer lo propio consigo misma. Apretó los labios.— Yo… lo siento. —Lo sentía por no poder decir nada. Lo sentía porque Sylvie lo sintiera. Lo sentía porque Sylvie llorase. Lo sentía por lo que estaba sucediendo. Lo sentía por no poder ser fuerte. Lo sentía por no poder hacer nada y, sobre todo, lo sentía por James.

Se notó al borde del llanto: volvió a abrazar a Sylvie con aún más fuerza y sentimiento. En esa ocasión, fue ella la que escondió la cabeza en el pelo de Sylvie mientras lo tocaba para intentar darle apoyo. Se le escaparon las lágrimas, no se las limpió porque se cansó de ser fuerte. Llorar no pudo ser una opción. Le dio un pequeño apretón en los hombros mientras cogía aire. Le acarició la espalda mientras le temblaban las manos. Intentó estar ahí aunque su mente estaba en otra parte. Volvió a apartar la cabeza para mirarla: al parecer, sus ojos se iban a mantener llorosos.— Sabes que se va a solucionar, ¿verdad? —Su voz le pareció extraña y ajena al hablar. Intentó mantener la fuerza de las piernas. Intentó creer en lo que estaba diciendo para que Sylvie también lo hiciera. Intentó creer para poder hacerlo.— Siempre lo hacemos.


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Mar Mar 22, 2016 12:28 pm

Un abrazo podía transmitir muchísimas cosas, y no había nada que April pudiera decir con palabras, que no estuviera diciéndome con este abrazo. Da igual, has vuelto, ¿no? respondió, con una risotada nerviosa y rota, y yo la abracé con más fuerza.

Se separó de mi un segundo, para mirarme, aunque yo mantuve la vista fija en la alfombra. Nunca se me había dado bien exteriorizar emociones y no era capaz de mirarla a los ojos mientras intentaba contener las lágrimas. Dijo que lo sentía y volvió a abrazarme, esta vez con más fuerza que antes, incluso. Noté como enterraba la cabeza en mi pelo y la escuché sollozar, rompiendo a llorar yo también. Y así nos quedamos, abrazadas con fuerza, llorando, superadas por todo lo que había sucedido y estaba por suceder. Cinco minutos o tres horas.

Se va a solucionar. — repetí, asintiendo repetidas veces, al tiempo que intentaba secarme la lágrimas con el dorso de la manga. Repetí sus palabras por que no había otra cosa que pudiera decir, por que necesitaba creerlo desesperadamente. — Venga, va, ya está. Fin del momento dramático. — dije, tratando de sonar divertida, forzando una sonrisa. Me separé de April para sentarme en el sofá, y palmeé el hueco a mi lado para que ella se sentase. — Hablemos de otra cosa, ¿Qué has hecho en todo este tiempo? — pregunté, tratando de cambiar de tema. — ¿Tenemos algo de beber? — añadí, Whisky por ejemplo, pensé. Eso nos vendría bien: beber y hablar de chorradas.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Miér Mar 23, 2016 6:05 pm


El positivismo sonaba bien en los labios de Sylvie. Aquella frase traía consigo una sensación bastante positiva, no obstante, le jodía que la situación fuese tan diferente a las que habían compartido en Hogwarts. Le jodía no ser capaz de actuar de la misma manera y le jodía sentirse cambiada. Aquella guerra que nadie se atrevía a mencionar tenía que traer alguna consecuencia, ¿no? Observó cómo Sylvie se dejaba caer sobre la mesa y cómo proponía dejarse llevar por algo más animada. Sonrió un poquito mientras alzaba una ceja.— Oh, Sylvie, ¿quieres volver a jugar a verdad o reto? —Provocó para luego dirigirse hacia la cocina. Quizás, sí que les vendría bien. Quizás no iría del todo mal despejar la mente.

Vasos, tequila y whisky. Volvió a caminar hasta el salón y se dejó caer sobre el sofá: elevó ambas piernas y tiró de las de Sylvie para que ella también se pusiese cómoda. Llenó los vasos con rapidez, más porque iría bien que porque realmente le apeteciera.— Pelea y reconciliación con Kat medio millón de veces. Sobrevivir a los escupitajos que suelta al hablar el de Encantamientos. Intentar huir del Quidditch: hicieron otro encuentro de esos raros, no quieres saber lo desastroso que fue. Meterme en el cuerpo de aurores para sentirme útil. ¿Buscarle novio a mi madre? Oh, y quemarme haciéndole cafés al que era mi tutor. —Tremendo resumen en el que faltaban bastantes cosas, pero por algo se empezaba. Trago largo: muy, muy largo. Apoyó la cabeza contra el respaldo del sofá y se quedó en silencio durante un par de segundos: la miró de reojo.—¿Por dónde has viajado? Te pega la zona del Amazonas, aunque no sé si con taparrabos, cintas y esas cosas… —Viniendo de Sylvie, nunca se sabía. Descendió la mirada hacia el vaso: tal vez, lo que Sylvie había hecho no era tan mal. Quizás si pensaba en su madre se confirmaba ese pensamiento. Probablemente era lo más seguro: ¿lo que se debía hacer? Se mordió el interior de la mejilla y meneó la cabeza. Volvió a beber para luego darle un toque a Sylvie con las rodillas.— ¿Por qué?¿Por qué te fuiste? Quizás aquello era terreno pantanoso. Quizás se pudiese hacer una ligera idea.— Tengo una pregunta mejor: ¿has acabado alguna vez muy borracha y te has tenido que meter en algún riachuelo para espabilarte? No me decepciones.


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Miér Mar 23, 2016 10:53 pm

¡Oh! ¡Sí ¡Por favor! — exclamé, en cuanto ella propuso jugar a verdad o reto. Lo cual venía a ser rememorar gilipolleces que habíamos hecho en el pasado y acabar jodidamente borrachas. La seguí con la vista mientras se metía en la cocina, y sonreí al verla volver con dos botellas.

Me dejé hacer, cuando April me subió las piernas a la mesa, y aproveché para acomodarme más en el sofá. Asentí mientras ella me resumía año y medio de su vida en cuatro frases. Vaya, así que al final se había unido al cuerpo de Aurores. Sonreí cuando me preguntó donde había estado y dijo que me pegaba el Amazonas. — Estuve en el Amazonas. — confirmé, asintiendo. — Pero no mucho, demasiado calor. Y mosquitos. Muchos mosquitos. — añadí, negando con la cabeza. — Pero estuve en los Carnavales de Río. — añadí, refiriéndome a los famosísimos Carnavales de la capital Brasileña. — Antes estuve viajando un poco por Europa, pero...  Sí, sobre todo Sudamerica. En Argentina estuve bastante, también. En el fin del mundo, Patagonia... Y vi auroras boreales. — conté, dejando escapar una sonrisa nostálgica.

Me giré para mirarla a los ojos, y después a una de las botellas, cuando me preguntó por qué. Tragué saliva, entreabriendo los labios para responder, pero ella volvió a hablar, formulando otra pregunta mucho más fácil de responder. — Si me llego a meter borracha en un riachuelo igual me come un cocodrilo. — respondí, dejando escapar una risotada. — Pero estuve trabajando en un hotel guay de estos, un resort de cinco estrellas, con piscina y playa privada... Puedes imaginartelo. — añadí, lanzándole una mirada pícara, al tiempo que le arrebataba una de las botellas, la de tequila, y le pegaba un largo trago.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Vie Mar 25, 2016 12:24 am


Inconscientemente, hizo chocar los dedos contra el vaso de forma inquieta.  El alcohol todavía no había hecho el suficiente efecto como para controlar el subconsciente ni los nervios asentados de forma permanente. Esperaba que aquello cambiase. Se permitió sonreír y reírse un poco ante el comentario de Sylvie con respecto al Carnaval brasileño. Estaba claro quién habría sido la reina. Alzó una ceja mientras sus facciones formaban una expresión traviesa.— Usarías algún traje de esos de reina, ¿no? También te van que ni pintados. —Provocó con retintín. Los dedos que no dejaban de toquetear el vaso empezaron a hacerlo los unos con los otros: se obligó a beber un tanto más. Arrugó ligeramente la nariz al notar un ligero ardor cruzar su garganta. No se le escapó que Sylvie había preferido omitir su pregunta: no la juzgó por ello porque, después de todo, ella era la primera que había hecho y seguía haciendo eso.

Volvió a mirarla con una sonrisilla ante el comentario del cocodrilo.— No habría quejas al respecto. —Bromeó con naturalidad. Esos dedos que eran prueba de su inquietud, empezaron a verse ligeramente arañados por sus uñas. ¡Más tequila! No dudó en hacer caso a dicho pensamiento.—Sabes que puedes contarme cualquier cosa, aunque también puedes no responder a mi pregunta, lo entiendo, no pasa nada. —Comentó en un pequeño susurro repentino. Plegó los labios y se mantuvo en silencio durante un par de segundos: que aquello fuese tan parecido y a la vez tan diferente a sextos le hacía sentirse extraña. Volvió a mirarla.— O puedes responderme a otra pregunta, como, por ejemplo: ¿conociste a alguien interesante en ese hotel? —Jugó con las palabras de forma premeditada: la mirada traviesa que le dirigió tampoco fue casualidad. Se irguió un poco más en el sofá de golpe y amplió la sonrisa.— O… podemos pasar al reto. —Le iría bien. Les iría bien.— ¿Tienes aquí tu móvil? Llama a alguien y cuéntale el enorme drama que estás sufriendo porque crees estar embarazada. —Retó. Quizás les vendría bien tirar un poco de sus orígenes muggles. O, quizás, a April no tanto.— ¿O te has metido tanto en la cultura amazónica que ahora usas señales de humo?


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Vie Mar 25, 2016 12:45 am

Hice el típico movimiento de baile de sacudir los pechos, cuando mencionó el traje de reina de Carnaval, antes de soltar una carcajada. — En realidad se me hizo un poco tarde, solo llevaba un collar de flores de estos cutres y unas cuantas plumas en la cabeza. — añadí, sin dejar de reír.

Respiré hondo, al ver que no iba a dejar pasar sin más el hecho de que no contestara a la pregunta importante. Dijo que no tenía por que responder pero algo dentro de mi me exigía hacerlo. Se lo debía. — Fue por Matt. — dije, en un hilo de voz, al tiempo que volvía a juntar los labios con la botella de tequila. — Había mucha gente interesante en ese hotel. — añadí, forzando una sonrisa que no me salió demasiado bien, después de pensar en Matt. — La verdad es que no. — dije, cuando me preguntó por el móvil. No me había parecido muy útil llevármelo a Azkaban.

Me reí con su última broma sobre el Amazonas, un poco entre dientes, pero no podía quitarme de la cabeza el nombre de Matt, ahora que April me había hecho sacar el tema. — ¿Quieres la versión corta o la larga? — pregunté. La verdad es que quería contárselo. Necesitaba hacerlo. A ella. A alguien.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Vie Mar 25, 2016 7:19 pm


Cerró los ojos durante un instante cuando Sylvie le hizo saber la razón de su partida. Su mente empezó a trabajar a toda velocidad para intentar adivinar qué podría haber sucedido. Ni siquiera escuchó las siguientes palabras de la antigua Gryffindor con respecto a su viaje: en aquellos instantes, decidió centrarse sólo en lo verdaderamente importante.  ¿Qué podría haber pasado para que alguien como Sylvie decidiese huir? Desde luego, no sería algo bueno. Apretó los labios sintiéndose culpable por no haber estado ahí para ayudarle y por no haberse dado cuenta antes.— ¿Estás bi…?

Antes de que pudiese terminar de formular la pregunta, Sylvie se ofreció a contarle lo sucedido. Dudó durante un instante. ¿Habría Matt, quizás vuelto a las andadas como en el colegio?— La que te haga sentirte mejor. —El comentario se escapó solo de entre sus labios. No obstante, después de dos segundos de silencio, volvió a mirarla y sonrió.— Aunque, ¿sabes? tenemos alcohol y toda la noche por delante, podemos permitirnos la larga. —Intentó ofrecerle apoyo a través de esa sonrisa. Dejó el vaso sobre la mesa –en aquellos momentos quería centrar toda su atención en Sylvie-, se giró ligeramente hacia ella, alzó ambas rodillas como cuando su madre iba a contarle una historia y, finalmente, apoyó ambas manos en las rodillas de su amiga.— Te escucho. —Como siempre había sido, ¿no?


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Vie Mar 25, 2016 10:21 pm

Cerré los ojos un segundo, inspirando profundamente. April acababa de darme carta blanca para alargarme cuanto quisiera con mi historia y, posiblemente, lo necesitase. Ella sabía parte. Katherina otro poco. James casi nada. Iba contando por ahí pedazos de la historia, queriendo quitarle importancia a todo. No dejando que nadie supiera la versión completa. Puede que fuera siendo hora de dejar a alguien más ser parte de estos cinco años de mi vida.

Bueno... — comencé, mirando fijamente la botella. — No sé si sabes como empezó... O... No sé, ya no sé a quién le he contado qué, así... Así que voy a empezar por el principio. — empecé, gesticulando con la mano que tenía libre. — Y si te aburres, lo siento, no haberme dado coba. — añadí, bromeando para aliviar algo de tensión.

Ya... Ya sabes que nos conocimos en quinto, cuando nos pusieron juntos en pociones. — comencé, desde el principio de todo. — Nos conocíamos solo de vista y tal... Y, bueno, no sé, como que nos caímos bien. Encajamos. Por aquel entonces él aun estaba con Bryanna. Ya sabes, estaban prometidos y todo eso. Y estaban juntos, vaya. —seguí, mirando fijamente la botella, sin se capaz de alzar la vista. — Nos llevábamos bastante bien, y así, a veces él me pedía consejos matromoniales... Todo normal. A mi, bueno, como que me molaba un poco. En plan tío nuevo que conoces y como que te mola pero bah, sin más. Que pena que tenga novia, y ya. — hice una pequeña pausa, girándome hacia mi amiga.

Pensaba que era eso, un capricho. Que se me iba a pasar a las dos semanas, o algo. Y... Bueno... Pues no se me pasó. — añadí, encogiéndome de hombros y devolviendo la vista a la botella. — Estaba como que empezando a asumir que me molaba en serio, y justo él lo dejó con Bryanna. Ya te sonará esa historia, fue como todo el drama... Lo que la mayoría de la gente no sabía era, bueno, que Bryanna era una zorra y que levaba un año liádonse con otros tíos y así. — me mordí el labio. — Manipuló toda la historia, quedó ella como la buena y las dos familias le echaron toda la mierda encima a Matt. Y bueno, el se apoyó bastante en mi, empezábamos a estar mucho juntos... Y la gente empezó a hablar, a inventarse mierdas de si estábamos liados o qué... Y como que él se acojonó. Se acojonó y me dejó de hablar. — seguí, con una punzada de dolor en el pecho. — Ni me saludaba por el pasillo, me giraba la cara... Como si no me conociera. Pero luego, me pillaba a solas y hacía como si nada, ¿sabes? Me contaba su mierda, aquí a la amiga que le escucha y no le dice solo lo que quiere oír, y luego adiós muy buenas. — la voz empezaba a temblarme. — Y yo, como era imbécil y estaba pillada, pues le seguía el puto juego. — tuve que parar, después de decir aquello, cuando la voz se me empezaba a quebrar. Destapé la botella, y le pegué un trago largo.

Luego a mediados de nuestro sexto nos dejamos de hablar. O sea, yo le dejé de hablar a él. Por que ya estaba harta y... Y eso. Y pasé. — seguí, cerrando los ojos un momento. — Pero es que... Yo que sé. No podía pasar página. Y luego en séptimo pues como que él empezó a estar con Isabella, y... Y Bryanna me pilló por banda y me convenció para liarsela en la fiesta esta que organizamos. O sea, es que ni tuvo que convencerme. Yo estaba tan chinada que solo quería una excusa para joderle, o algo. Y lo pagué con la pobre chavala, que no tenía la culpa de nada. Y luego pasó toda la movida con Kath... Y... Y... — se me quebró la voz al final, colándoseme un sollozo. — Y aun así, después de todo, él intentó defenderme, y me sacó de ahí cuando nos lanzó la mesa...

Necesité unos segundos para respirar después de soltar todo aquello, conteniendo las ganas de llorar. No quería venirme abajo tan rápido. — Y luego le pilé liandose otra vez con Byranna. Y se lo solté todo. Todo lo que sentía desde hacía dos años, se lo solté. Y me piré corriendo. Y no volvimos a hablar hasta la graduación. Y, bueno, ya sabes. Lo viste. — exacto, April le había visto besarme. Ella y todo el Gran Comedor. — No nos volvimos a ver hasta que el apareció una noche en Cabeza de Puerco. Yo acababa de empezar a currar ahí, él estaba de becario en Hogwarts... No volvimos a liar y, bueno... Ya sabes... Acabamos follando encima de la barra. — confesé, con una media sonrisa. Estaba segura de que eso lo había contado en algún momento. Así era yo, no me daba nada de vergüenza contar con pelos y señales cualquier cosa sexual, pero cuando venían los sentimientos...

Y, ahí, como que aclaramos las cosas. Empezamos... Algo. No sé, nunca nos pusimos a concretar si estábamos juntos, si eramos novios, o qué. Pero vaya, que a efectos prácticos... — lo eramos. — Las cosas iban guay... Yo no tenía ni puta idea de que hacer con mi vida, pero no sé. Estábamos juntos y como que las cosas tenían sentido. — seguí, sonriendo con melancolía. — Y bueno, luego todo se fue a la mierda. — solté, volviendo a temblarme la voz. — Él dejó de trabajar en Hogwars, así, sin casi ni decirme nada. Y se metió al ministerio, con su padre. Y, luego, no sé como sus padres se enteraron de que estaba conmigo. Y su padre se presentó en el bar. — me paré un segundo, sintiendo la rabia recorrer mis venas. — Y básicamente me dijo que si no me alejaba de su hijo iba a sufrir "un accidente", zorra sangre sucia. — volví a pegar un trago. — Yo se lo conté a Matt, él me vino con la mierda esta de "no puedo ponerte el peligro, blah, blah, blah", que si no sabía que hacer, que si teníamos que hablar. Y yo dije, pues me voy. Para que venga él y me diga que no podemos estar juntos y nosequé pollas.... Pues me piré. — solté, sin respirar ni un segundo, sintiendo como me venía abajo sin remedio. — Y Kath estaba con la mierda del imperio... James y Fred estaban viviendo con Winnifred... Roxanne y tú seguíais en Hogwarts y... Y... Es como que todo se iba a la mierda. Así que me fui. — terminé, rompiendo a llorar.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Dom Mar 27, 2016 1:11 am

Probablemente, no se esperaba que la versión larga se ajustase tanto a dicho adjetivo. No obstante, no le molestó: le gustó que, finalmente, Sylvie hablase. Procuró no hablar ni interrumpir su discurso –algo bastante complicado tratándose de April– para no desconcentrarla ni perderse información importante. No tardó en darse cuenta de que era demasiada información como para poder procesarla toda inmediatamente. Piensa, concéntrate, sabes cómo hacerlo. O al menos un poco. Apretó los labios cuando le comentó que Bryanna había manipulado la situación. Se mordió el interior de la mejilla izquierda cuando le repitió que Matt dejó de hablarle. Cerró los ojos durante un instante cuando le hizo saber que cuando estaban solos, actuaban como si nada. April no podía pensar cuando sólo tenía ganas de darle una patada a Matt. Jugueteó con sus propias manos –y las apretó– cuando le recordó que se dejó llevar por Bryanna. Muy mala idea. Se encogió –de esa manera en la que tu cuerpo se empequeñece tras un escalofrío– cuando mencionó ocurrido en aquella fiesta. El sentimiento de impotencia aumentó cuando le hizo saber lo que sucedió una vez que estuvieron fuera: se le secó la garganta porque era demasiado crudo e injusto.

Se le cortó el cuerpo porque justo después de terminar, Sylvie se terminó de romper. Cuan irónico que por muy rota que estuvieses, esas grietas siempre pudiesen ampliarse, ¿no? Cuan horrible que, por muy horrible que se sintiese, nunca fuese suficiente como para que no volviese a pasar. Se quedó estática: o al menos, durante un momento.— Sylv… —Llamó sin tener claro el motivo. Verla llorar era tan inusual, que la descolocaba lo suficiente como para paralizarla. Quiso gritar, pero no lo hizo.— Sylvie, escúchame. —Se acercó un poquito para volver a darle otro brazo: le quitó la botella mientras que, al igual que solía hacer su madre, le peinaba el flequillo buscando tranquilizarla. Se negó a romper el abrazo.— Voy a intentar decir algo inteligente, así que escúchame. —Trató de bromear: no le salió del todo bien. Pasó a, como hacía su hermano, colocarle algún que otro mechón de pelo tras las orejas para luego apoyar ambas manos sobre sus hombros.— No pueden mangonearle ni diseñarle la vida a Matt porque es suya. Es duro, pero Matt tenía o tiene que elegir, no puede tenerlo todo. —Le susurró lentamente. El darse cuenta de que Sylvie había tenido que pasar por todo aquello sola, le encogió el corazón. April sabía lo difícil que era afrontar los fantasmas del pasado: enfrentarlos sin nada en lo que apoyarte, era mucho más duro.— Matt no tenía derecho a elegir por ti qué era o mejor o qué era peor, pero tú tampoco tendrías que haberlo hecho por él. —Reconoció aunque entendiese los motivos de la antigua leona. Cogió aire intentando buscar las palabras adecuadas.— No le conozco mucho, pero creo que te quería. Aunque no tiene derecho a sentirse abandonado, porque él, en parte, hizo lo mismo contigo en Hogwarts. —Expresó, quiso hacer llegar porque aquella era la sensación que había tenido durante aquellos años y en aquel mismo instante. Intentó limpiarle alguna que otra lágrima suelta a Sylvie porque aquella escena estaba empezando a ser demasiado para ella.— Tiene que hacerse con el control de su vida, el resto de problemas ya lo solucionarías después, pero no podéis seguir haciéndoos tanto daño. —Porque eso era lo que April estaba viendo en Sylvie: heridas sin cicatrizar.

Volvió a coger aire.— Pero quiero que olvides esa sensación de que todo se va a la mierda, ¿vale? —Pidió en voz baja, casi en un susurro. Forzó una sonrisa: las amigas estaban para eso, ¿verdad?.— Porque pase lo que pase con ese o con cualquier otro tema, no lo vas a tener que enfrentar sola. —Prometió, y esa sí que pensaba cumplirlo.


Última edición por April E. Goldworthy el Dom Abr 03, 2016 1:17 am, editado 2 veces


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Invitado el Dom Mar 27, 2016 5:51 pm

Soltar todo aquello me hizo sentir extraña y dividida. Por una parte, recordarlo todo había abierto heridas que parecían estar cicatrizadas, dejándolas palpitantes, escociendo. Por otra parte, algo dentro de mi se sentía ligero, como si por primera vez en mucho tiempo hubiera conseguido sacarme un peso enorme de encima.

Rompí a llorar, sin terminar de entender el motivo. No sabía si fue por lo que pasó, por todo, o por haberlo llevado dentro tanto tiempo. Escuché a April llamarme, acercándose a mi. Me reí, entre lágirmas, cuando intentó bromear. Me dejé acunar, escuchando lo que decía. No, nadie tenía derecho a decidir por él, y durante años yo había intentado hacérselo ver. Luego él nunca había terminado de ser capaz de tomar decisiones. Así que la había tomado yo. De forma drástica y, muy posiblemente, equivocada. Pero la había tomado. A ratos me arrepentía de haberme ido, de no haberlo hablado con él antes, de no saber qué había pasado sí... A ratos tenía miedo de lo que podía haber pasado si me hubiera quedado.

Volví a sollozar cuando ella dijo que creía que Matt me quería, que me había querido, sintiendo el corazón en un puño. Me encogí un poco más en el sofá, recogiendo las piernas y juntándolas con mi torso, abrazándome a mi misma, como una niña pequeña. "No podéis seguir haciéndoos tanto daño". Aquella frase removió algo dentro de mi, y me mordí el labio inferior.

Traté de recomponerme, mientras ella me decía que nunca iba a tener que enfrentarme a esto sola. Siempre lo había hecho todo sola, por que yo había querido.  — Ya... Ya está. — dije, pasándome la manga por los ojos.  — Lo siento, no... — comencé, con un hilo de voz. Carraspeé para aclararme la gargánta, antes de seguir.  — Joder, como si no tuviéramos problemas más grandes que mi drama amoroso. — añadí, forzando una sonrisa. — Tú como... ¿Cómo todo? — pregunté, sin saber como enfocar esa pregunta. El hecho de que James estuviera en Azkaban, ya no solo por que era nuestro amigo, si no por el algo (o no-algo) que April y él siempre habían tenido.
Invitado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Invitado
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por April E. Goldworthy el Lun Abr 04, 2016 12:44 am


Mientras que Sylvie se abrazó a sí misma, April se encogió un poco sobre sí misma como si tratase de protegerse del frío. La realidad era que April se estaba intentando proteger de la inseguridad que le causaba no saber cómo animar a Sylvie. La verdad era que estaba intentando abrigarse porque, quizás, se estaba empezando a dar cuenta de que para salvar a otras personas primero tienes que hacer lo propio contigo misma. Miró de reojo a la antigua pelirrojaAsí que ya sabes, estoy deseando ver cómo solucionas ese… problemilla. —Continuó mientras observaba a Sylvie secarse las últimas lágrimas que habían conseguido escapar. No se encontró especialmente aguda o ingeniosa (digamos que la situación que estaban viviendo no le ayudaba a serlo), pero hizo su mejor intento.— Algo mejor que robarle el colchón a Molly, a poder ser. —Recordó, aunque a decir verdad, aquella situación había sido bastante memorable. Lo mucho que los gritos de Molly se habían instalado en su tímpano no tanto.

April no se mordía las uñas, pero la pregunta de Sylvie consiguió que empezase a hacer dicha acción con su pulgar derecho. April odiaba el cuadro colocado a la izquierda de la televisión (demasiados colores oscuros y formas cuadradas), pero centró su mirada en dicho objeto tras la pregunta.— No estoy en mi mejor momento. —Murmuró prácticamente en un suspiro. Y que le costase expresar sus sentimientos, tampoco era algo raro. Sus ojos descendieron del cuadro a la pared, de la pared, al suelo. Quizás porque cualquier imagen era mejor (o dolía menos) que pensar en eso.— Supongo —No sabía qué era lo que suponía. Ni siquiera tenía  claro hacia dónde quería llegar. Ni siquiera creía que las palabras fuesen un buen medio para expresar el sentimiento. En un principio plegó los labios, luego pasó a apretarlos. Echó la cabeza hacia atrás para apoyarla sobre el sofá, cerró los ojos e inspiró profundamente. O, más bien, trató de respirar.— No me… odio esto. —Se quedaba corto. No lo abarcaba todo. Ello no quitaba que pronunciarlo causase cosquillas en vez de arañazos. Volvió a respirar lentamente: como no podía mantener la mente en blanco, en aquella ocasión mantuvo la mirada fija en la lámpara. Curvó los labios en una sonrisa forzada y volvió a mirar a Sylvie.— Menos mal que tenemos esto, ¿eh? —Volvió a señalar las botellas. Odió compara aquella situación con el colegio. Odió comparar el hecho de que ellas dos estuviesen sentadas en un sofá y que James estuviese en una celda. Al igual que las palabras no eran suficiente para expresar el sentimiento, aunque la botella distrajese, no cambiaba nada.— También estaría bien que estuviese por aquí Peeves. Ya sabes, por esas antiguas guerras. —No, tampoco sería suficiente. Le tembló ligeramente el labio inferior, resopló y volvió a mirar el techo intentando limitarse a encogerse de hombros. Ni siquiera un verbo como odiar, un verbo que provenía de un sentimiento profundo, parecía ser suficiente cuando otro sentimiento profundo estaba involucrado.


Already choking on my pride, so there's no use crying about it.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hijos de Muggles

Volver arriba Ir abajo

Re: I'm on the edge | April E. Goldworthy

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales