JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

The other side of death | Priv +16

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Dom Mar 06, 2016 5:58 am

5 de Abril, 2025 | 16:20hrs.



Se suponía que el clima estaba “mejorando”, pero afuera una cruda tormenta parecía oponerse a que eso se cumpliera. Si la famosa casa aún gritara seguro nadie del exterior sería capaz de escuchar por culpa del ruido natural de la lluvia, pero en ese lugar no quedaban fantasmas macabros que ahuyentaran a mocosos incrédulos y, si algún grito emanaba del interior, sería porque alguien de carne y hueso era torturado dentro de la antigua construcción.

Pero la fama ya se había diluido casi por completo y pocas almas llegaban a verse rondando cerca de la casa de los gritos, las almas curiosas también parecían haberse extinto, tal vez ahora estaban más interesadas en estatuas de paz y armonía o en promesas de seguridad para los magos y brujas más deplorables de la sociedad mágica. Al vampiro todo eso le era indiferente, bastante había visto de eso a lo largo de los años que llevaba con los pies puestos en el suelo y, aunque ésta vez prometía ser más interesante que la última, Jihei poco interés tenía en la victoria que para los Mortífagos teóricamente ya se acercaba. ¿A él qué más le daba? Nunca le había causado gracia estar bajo las órdenes de esos mortales, y sin embargo no le causó mucha gracia que tanto él como Rhankaves fuesen “degradados” después de cierto encuentro con uno de los hombres de Zabini. Era todo tan ridículo…

Ellos tenían sus propios asuntos, Elaine y el vampiro. Asuntos complicados que a simple vista no se veían, pero que entre ambos era demasiado palpable y molesto. ¿Exponer sentimientos a la vampiresa había sido el más fatal de los errores? Por si fuera poco, ahora tenía a la hija de Yanko en la tienda y el simple hecho de ser tres y no dos como siempre había sido, lo tenía de dudoso humor y casi con nula tolerancia. Él no sabía ser paciente, y tampoco estaba dispuesto a compartir a su Sire, mucho menos con una mocosa de sangre de nula calidad.

Por eso se alejaba de la tienda y la residencia en cuanto había oportunidad y la casa de los gritos eran un sitio medianamente aceptable para tirar el tiempo. Allí nadie aparecía, y sobre el suelo de madera vieja yacía el cuerpo de la mujer que esa tarde había tenido la mala suerte de convertirse en el alimento del japonés. Carecía ya de líquido rojo en las venas y como todavía no tenía intenciones de marcharse arrojó el cuerpo al interior de lo que alguna vez fue un armario y que ahora tenía ambas puertas destartaladas. –Duerme– le dijo al pedazo de carne con indiferencia y con un movimiento de su varita obligó a las puertas de madera a sellar perfectamente el armario. Verle la cara le aburría.

Ya tenía decidido que allí pasaría un rato, así que sobre el viejo e inútil piano de la planta superior se sentó, limpiando con la lengua los restos de sangre que manchaban sus manos. No era el mejor sabor, pero servía para calmar su sed. Saciarse era más complicado, pero por ahora no se quejaría. El ruido de la tormenta era digno de escucharse, ya se daría después tiempo para cazar, cuando esos muros también lo aburrieran o cuando el apetito le exigiera más sangre.


Última edición por Jihei Minamoto el Mar Mayo 10, 2016 7:26 am, editado 2 veces


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Miér Mar 09, 2016 3:59 am

Si había algo que le molestaba a Scilla era la gente idiota, por eso intentaba no reunirse con ellos, pero había tenido la mala suerte de hacerse demasiado amiga de un chico que se juntaba con idiotas y se sumaba a su estupidez natural. Ella lo dejaba ser, por supuesto, jamás le negaría la posibilidad de hacer algo pues le gustaba su libertad y respetaba la de otros, pero eso no quitaba que luego de ver a Stavgård en estado de evidente ebriedad, el chico se le había caído unos cuantos peldaños más en sus grados de aprecio y solo por su necesidad de llevarse bien con el grupo de descerebrados.

No es que ella fuese una mojigata, ni que no hubiese probado el alcohol, pero una cosa era beber algo tranquilamente y otra hacerlo un día martes cualquiera y llegar reventado para el resto de la semana. Por eso no podía perdonarlo, y estaba nuevamente molesta con él, con él y con el mundo en general. Así que esta vez, a diferencia de la anterior donde había dejado de dirigirle la palabra, se encargó de hacerle notar en cada sílaba lo muy decepcionada que estaba de él. Y así lo había hecho toda la semana. Ni qué decir, el otro parecía más preocupado de que ella no le fuera con el cuento a la dichosa Farah sobre sus rumbos alcohólicos. Hombres, todos eran iguales al parecer…

El día sábado comenzó una lluvia suave y ella en vez de quedarse en el castillo a repartir su odio a una de las pocas personas por las que guardaba todavía algo de aprecio, decidió abandonar a Søren, mandándolo al hoyo negro más cercano y deseándole que le fuera bonito con sus queridos amigos. Ella por su parte se dirigió a Hogsmeade, pese a las inclemencias del clima. Y una vez allí no encontró nada mejor que decidir algo estúpido. Como cada vez que tenía problemas.

¿Qué haría esta vez para intentar morir? Pues dejar de mirar la casa de los gritos de lejos e ir todo lo cerca que se podía. Pero cuando la tormenta más brutal se desató, en vez de regresar sobre sus pasos, siguió el camino hasta entrar en la dichosa casa embrujada. Bien, pasaría allí la noche y esperaba que al día siguiente la encontraran ya convertida en un ser de otro mundo, de paso le serviría para atormentar a ciertas personas—. ¿Hola? ¿Algún fantasma horrible o asesino en serie? —preguntó sacudiéndose los zapatos en la primera parte de la entrada. Luego se quitó la capucha que ya estaba toda mojada al igual que su capa y siguió su camino para recorrer el lugar. Sorprendida estaba de no escuchar todavía grito alguno que valiera la pena. ¿No que era una casa terrorífica?

Sorprendida se quedó al subir unas escaleras y encontrarse luego de un corto pasillo con una estancia que extrañamente no estaba solitaria—. No pareces un fantasma, pero si un perro cualquiera… Te puedo ceder uno de los dulces que compré en Honeydukes, aunque si estás tan hambriento que prefieres tus dedos no me voy a meter, en cosa de gustos no hay nada escrito —ofreció con desgana al entender que no era la única buscando refugio, y no había nada peor que terminar en una casa de los gritos, sin gritos y encima con un tipo rarito.



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Sáb Mar 12, 2016 7:53 am

El ruido de pasos sobre la madera del pasillo le hizo pausar todo movimiento. Su lengua se quedó quieta a milímetros de tocarse la palma de la mano y hasta que estuvo seguro de que el visitante se dirigía a esa misma habitación continuó con su ociosa labor de limpiarse la mano. Encontrarse con alguien entre esos muros no estaba en sus planes, pero tampoco le afectaba. Por ahora.

Por lo tanto continuó en lo suyo sin voltear a ver de quién se trataba, aunque eso no le impidió poner cara de fastidio desde que la voz femenina empezó a hablarle con ridícula naturalidad. Afortunadamente para la mocosa el vampiro no tenía sed en esos momentos, eso impidió que se molestara excesivamente con su palabrería infantil así que en su sitio se quedó. Lo que sí había perdido era la inspiración para seguir usando la lengua en su propia piel así que ambas manos las apoyó en el piano. –Deberías probar los tuyos, quizá lo encuentres interesante.y cerrarías la boca. Solo un niño ofrecería golosinas, y esa bruja al parecer todavía tenía mucho de infantil, aunque le daría algo de crédito por no alterarse después de toparse con un desconocido en una casa tan aislada como esa.

Sin mover todavía el rostro miró brevemente el armario, después se puso de pie con un silencioso movimiento y parcialmente giró para poder ver a quien le interrumpía. Se trataba de una empapada chiquilla que no alcanzaba la edad que él prefería en sus presas, pero que le recordó a la rubia que hace tiempo se había bebido en un desolado lugar. No estaban cambiando sus gustos, esa mocosa no le despertaba ningún tipo de apetito, pero quizá podía servirle para otra cosa. –¿Los fantasmas del castillo te aburren? Siento decepcionarte pero los de aquí se han ido, hace ya bastante tiempo.–  aclaró cruzándose de brazos. Gente como ella no vivía muchos años, la imprudencia que venía con el exceso de confianza en sí mismo tendía a arruinarles la existencia antes de que se dieran cuenta de sus fallas personales. –Puedes regresar a la tormenta.– dudaba que lo hiciera, si tenía cara de ser una molesta obstinada causante de dolores de cabeza.

Sin modificar su expresión poco amigable, como casi siempre, sacó su varita y de un movimiento ascendente le colocó la capucha mojada a la inexperta bruja. Si se marchaba igual podría seguirla y averiguar si le servía, tenía entendido que el castillo donde los de ese país estudiaban magia contaba con poderosas protecciones pero comprobarlo no sonaba tan aburrido. Y en caso de que la  mojada mujer decidiera quedarse… encontraría el modo de usarla ahí mismo. Consideró el ensuciarla para vaciar un poco del resentimiento que sentía contra Rhankaves, pero algo que habitaba en sí mismo le impedía tomar esa clase de medidas. Sabía qué era, lo reconocía, era lo mismo que lo había llevado a desordenar la relación que tenía con su Sire. Basura.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Vie Mar 18, 2016 4:25 am

Ese probar los suyos había sonado raro. ¿A qué se refería exactamente el desconocido? A menos que sus dedos estuviesen llenos de sal o de dulce no le vería mucha gracia a intentar algo similar, pues sus intentos de volverse un lobo no decantaban en terminar en el intermedio actuando como perro para ver si eso la acercaba más a las cuatro patas. En eso meditaba cuando una verdad terrible le vino justo frente a la cara. ¿Ya no existían los fantasmas allí? ¿En serio?

Su rostro se demudó en una expresión del más puro horror, decepción y todos esos sentimientos molestos—. Debes estar bromeando… ¿Todos estos años mirando cual idiota la casa y temiendo venir a visitarla para que no tenga ni un pequeño espíritu dentro? —absolutamente decepcionada negó con la cabeza. No sabía ni qué hacía hablando tan descaradamente y sin cuidado con el extraño, pero ya que no habían fantasmas la vida había perdido un poco de sentido y su expresión de fastidio lo demostraba.

Para colmo de males el otro la estaba echando antes de tiempo. Ella alcanzó a alzar una ceja como mudo reclamo antes de terminar con la capucha nuevamente sobre la cabeza y de paso cubriéndole los ojos. ¿Qué demonios con la violencia de la gente esos días?—. El mundo es libre, así como tú puedes poner tus pies y trasero en este lugar yo también puedo hacerlo si se me da la gana —explicó su limpio punto de vista y se volvió a quitar la capucha pues la humedad de la misma le era molesta en esos momentos. Para evitar más complicaciones se quitó ya del todo la capa aunque dejarse ver con su ropa de fin de semana no había sido la mejor de las ideas para ese día en particular.

Sus pantalones de mezclilla no eran el problema, lo que ella había olvidado era su camiseta, demasiado delgada por una parte y por otra con un grosero estampado de una boca y lengua. Alguna vez habían intentado explicarle la razón del dibujo y su significado pero ella lo había olvidado, simplemente le gustaba la cara de espantados de algunos magos cuando la veían. Ya se había llevado regaños de profesores por lo mismo, pero es que ella no entendía la necesidad de vestirse tampoco con suéter de lana todavía.

Ah, y la tormenta no menguaba. Un estornudo le sobrevino y luego de pasarse la mano por la nariz volvió a enfocar al susodicho otro visitante—. Voy a recorrer el lugar, si no te vuelvo a ver, que sepas que no fue un gusto, eres un viejo aburrido —movió la mano a modo de despedida y luego cometió el error de darle la espalda para irse de ese lugar en dirección al pasillo que llevaba tanto a otras habitaciones como a las escaleras. La capa húmeda la había dejado en un intento de que se secara apoyada sobre una silla. Aunque el frío si podía hacer que meditara la idea de regresar al castillo.



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Mar 21, 2016 8:03 am

¿El mundo era libre? Tal vez, pero no por mucho tiempo. Él y otros pocos lo sabían. Pero Jihei no estaba para iluminar mentes infantiles, de hecho eran las que más odiaba. La actitud de la bruja sin embargo no le fue del todo indiferente, debería, pero algo de molestia le causó su manera tan despreocupada de expresarse. No es que esperara respeto de su parte, pero prefería no ser tomado a la ligera, quizá por eso actuó el vampiro de esa forma.

A la par del sonido de la empapada y pesada capa al caer el japonés se movió para quedar de frente a la petulante chiquilla, lo que vistiera no le importaba en lo más mínimo pero el diseño la delató como el tipo de escoria que como mínimo se juntaba con los muggles, si es que no era hija de dos nauseabundos seres de ese tipo. ¿Un incentivo para disfrutar con ella?

Y en efecto, darle la espalda al japonés no fue la decisión más inteligente. Minamoto sacó su varita sin hacer mayor ruido y directo a la puerta apuntó, ésta cerró de golpe, aunque un poco más y se habría desprendido de su sitio. No dijo palabra alguna pero un Levicorpus lanzó contra la muchacha de lengua ágil, por ocio la retendría otro poco en ese viejo lugar. -Mis años no se detendrán, pero el aburrimiento puede tener solución. ¿Así como alegas, diviertes?- dijo sin atisbo de sonrisa, aunque sí dio los pasos necesarios para llegar hasta ella. No la rodeó para mirarla a la cara, del lado de la espalda de la chica se quedó, decidiendo qué tanto le haría. Mientras lo pensaba deslizó la punta de la varita por la espalda de Addario, de forma descendente. Tenía que admitirlo, la escena resultaba recreativa aunque fuese una niña la que se encontraba suspendida en el aire.



FdR:20%+40%=60% (2 turnos)


Última edición por Jihei Minamoto el Lun Mar 21, 2016 8:13 am, editado 3 veces


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por I Solemnly Swear el Lun Mar 21, 2016 8:03 am

El miembro 'Jihei Minamoto' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Hechizos' :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Cuenta Master

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Mar Mar 29, 2016 1:43 pm

La puerta sonó como si se acercara el fin del mundo y Cornelia dio un respectivo y natural respingo a causa de lo mismo. ¿No que no habían fantasmas? Ni por un momento le pasó por la cabeza que tal vez no era simplemente un ser etéreo, sino que se trataba de la venganza del hombre al que había tratado con excesivas faltas de respeto y poca cordialidad. Se iba a girar para resaltar en su cara que si habían seres del otro mundo rondando por ahí, por más molestos que fueran, pero su cuerpo sufrió una extraña sensación, casi un espasmo, antes de que sus pies perdieran conexión con la realidad.

¡Merde!! —chilló del asombro y al escuchar al extraño supo que todo había sido a causa de él. Pero sus cabellos ya casi tocaban el suelo culpa de la gravedad y encima su camiseta se intentaba levantar, o mejor dicho bajar, así que del borde la sostuvo cuando ya la tenía en la cintura. El toque frío del aire lo resintió en su piel descubierta—. ¿Tengo cara de payaso acaso? —espetó enojada con el mundo, con ella misma y sobretodo con el que se creía suficientemente importante para que ella lo divirtiera. Scilla bien podía ser graciosa pero él le estaba arruinando el buen humor y las neuronas, pues la cabeza le punzaba por la presión.

Una cosa es ser un viejo aburrido y otra un enfermo sádico, ya bájame, no es gracioso —mentía claro, a ella si le causaría gracia ver sufrir así a alguien más, pero dado que el ataque era en su contra no podía disfrutarlo de manera burlona. Aunque siempre había sido capaz de reírse de sí misma. Moverse intentó pero aparte de navegar de cabeza y unos repentinos deseos de vomitar, poco pudo hacer, lo que sí logró fue contorsionarse hasta girar y quedar de frente al que todavía no reconocía como vampiro.

Debiste buscarte una víctima más simpática y agradable visualmente, conozco a una rubia que se vería bien amarrada o con algunos de esos fetiches que seguramente tienes como el anormal que eres —alto. ¿Acababa de ofrecer a la princesa rubia en vez de ella? Pues la verdad sí, porque solía tenerla en la cabeza a causa de tener también en su memoria al ebrio de su amigo. Ella era una de la causa de todos sus males y por eso no pensaba perdonarla. En ningún momento se le ocurrió que tal vez debería usar la magia para defenderse. Aunque no tenía deseo alguno de volver de golpe al piso.



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Vie Abr 01, 2016 12:37 am

¿La mocosa dominaba otro idioma o tan solo había aprendido palabrería sucia por ocio? Pensativo la observaba y así decidió que sí, efectivamente la cría de mortal podía entretenerlo un poco. –Para mi lo es.– o algo parecido. Por lo viejo, aburrido, enfermo y sádico no se quejó, no estaba nada lejos de la realidad. El vampiro cruzó los brazos y apenas dos pasos había dado para mirar a su presa desde otro ángulo cuando ella consiguió girar por su cuenta, sin dejar de sostenerse la ropa.

Hacia abajo la miró, solo así podía coincidir con los ojos contrarios. –Tu cara de payaso tiene suficiente… simpatía. Pero háblame de esa rubia que mencionas, puede que considere el cambiarte por alguien que sí posea el aroma del miedo.- o el pavor. Recordar a Schiele y su cuerpo atormentado bastó para trazar en el mago una media sonrisa que de sana no tenía ni una pizca. Sus posibilidades de encontrarla en esa zona del mundo mágico eran complicadas pero ahora tenía un rastro por el cual intentar dar con su paradero.

Amarrar es innecesario. Lo anormal no tiene cura y el gusto por la sangre tampoco.– soltó con naturalidad. En silencio extendió un brazo y la muñeca con que la jovencita se cuidaba la ropa sujetó, como no tenía ni la más mínima intención de reprimirse la apretó sin preocuparse por el exceso de fuerza que ya era parte normal de su ser, la apartó de la tela y eso le permitió apreciar de nuevo la piel descubierta de la mocosa. No, no le despertaba los mismos insanos e intensos deseos que su Sire, pero le recordó al cuerpo de la rubia que hace tiempo bebió.

Los dedos arrastró por la piel de Addario, disfrutando como si fuese a Farah a quien tocaba. Su mano recordaba la textura de la piel herida, y eso le sentó bien. Pero recurrir al recuerdo de la sangre de la otra chica era aburrido, quería que su olfato se saciara con el aroma del líquido rojizo pero… ¿esa irreverente muchacha le serviría para saciarse en ese sentido? –¿Qué más sabes en italiano?– consultó sin inmutarse, acto seguido jaló el brazo que antes le había atrapado, recorrió su agarre de modo que la muñeca quedara despejada y hacia ese punto llevó los colmillos, encajándolos en la joven carne. No fue tan agresivo como de costumbre, seguramente porque apetito no era lo que lo movía a actuar de ese modo.

Su primer objetivo era evaluar el aroma ajeno, por lo que soltó la mordida para dejar correr la sangre. No tardó en limpiar con la lengua hasta acomodar de nuevo la boca donde había mordido y de su piel succionó unos minutos con brusquedad. No estaba del todo mal como bocadillo, la gracia estaba en que Jihei combinaba su sabor con el ansioso tacto al vientre de la mocosa, consiguiendo que sus sentidos recordaran también un poco de lo que había disfrutado con Schiele.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Sáb Abr 02, 2016 7:43 am

Algo de culpa sintió cuando él le pidió que le hablara de la rubia. Por eso intentó sellar la boca aunque mucho no le duró. Peor fue sabiendo que el enfermo este gustaba de generar miedo y… ¿Había dicho sangre? En ese instante sí que a Cornelia comenzó a dolerle la cabeza—. En serio, no tengo deseos de saber todos tus fetiches. Sigue con tu vida y déjame seguir con la mía —soltó con los labios fruncidos en una mueca todavía. La sumatoria que daba anormal y sangre era lo que amenazaba con estresarla.

Un quejido bastante evidente dejó ir entre sus labios sorprendida por la bestialidad del agarre del mago. Los ojos apretó cuando la obligó a alejarse de su camiseta y la misma se deslizó con facilidad hasta atorarse contra el borde inferior de su ropa interior. ¿Qué pretendía exactamente este hombre al tratarla así? ¿En serio le veía algo de apetecible como mujer?!—. ¡Está bien! Te hablaré de la rubia, pero ya te estás pasando, corta con eso —gruñó y para sus adentros lo maldijo, le iba a pesar en el karma hablar de la princesa pero por primera vez comenzaba a sentirse amenazada y todavía no recordaba que cargaba la varita en el pantalón que traía puesto ese día.

Sentir los dedos sobre la piel fue lo que ya amenazó con superarla. Porque una cosa era no creer que se tenía encanto y otra ya tener a un acosador desastroso encima, ahí ya nada se podía negar, pero no lograba pensar porque era todo demasiado extraño. Demasiado ridículo, y encima el imbécil se atrevía a pedirle más demostraciones de italiano—. Io sono italiana, stronzo! —sin culpas le soltó una nueva grosería aparte de la aclaración necesaria, pero eso no la preparó para cuando su brazo fue jalado a otra posición extraña. ¿Qué estaba…? ¿Esos eran sus dientes?! ¡¿Por qué eran tan largos?!?!

Un grito agudo acompañó a la comprensión. Aunque en principio si se dio unos segundos de querer imaginar que era un caníbal con problemas de dentadura, al momento de recibir de lleno la herida ya tuvo todo sentido, uno bastante irreal y doloroso. ¿Entonces en la casa de los gritos aunque no habían fantasmas si tenían vampiros?!—. Figlio di puttana… Vaffanculo! —por poco y le escupe en la cara pero aparte de la horrible mordida, también pudo sentir el dolor de la succión que le hizo apretar los ojos y tratar de soltar menos sonidos raros aunque fue casi imposible, peor por la sensación de estrés en la que la tenía que alguien le tocara por primera vez el vientre de manera rara.

¿Qué eran esas cosquillas en otro punto de anatomía? Se retorció como pudo y con la mano libre en vez de preocuparse de la camiseta tirada le lanzó unos cuantos golpes pero fue como chocar contra una roca y le sacó otra clase de gritos de furia—. ¡¡Suéltame!! ¡No soy comida y aunque lo fuera no tienes para que tocarme de esa manera! —reclamó ya estresada y al borde del colapso nervioso—. ¡¡Schiele!! ¡Quédate con la sosa rubia que todos los idiotas quieren y ya déjame en paz! —iba a vomitar como siguiera así, vomitaría y se ahogaría en su propia suciedad. La mera idea le dio más náuseas.

Como no era capaz de defenderse con los brazos, con el que había intentado golpearlo, intentó arrancar la mano que la tocaba indebidamente y hasta ese momento si dio su cabeza con la varita que todavía no sacaba. Dudaba poder armar un hechizo que valiera la pena pero la sacó con rapidez y le apuntó directo—. ¡D-depulso! —chilló y cerró los ojos sin querer ver el resultado. De la lección contra vampiros ni se acordaba.

FDR:
Depulso 0+20% = 20% ni chispas. Los dados han hablado(?) Jihei, toda tuya (??) w_w


Última edición por C. Scilla Addario el Sáb Abr 02, 2016 7:44 am, editado 1 vez



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por I Solemnly Swear el Sáb Abr 02, 2016 7:43 am

El miembro 'C. Scilla Addario' ha efectuado la acción siguiente: Lanzada de dados


'Hechizos' :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Cuenta Master

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Abr 11, 2016 6:15 am

Esa tarde la casa de los gritos sí tuvo gritos. La bruja italiana fue quien los patrocinó y el vampiro en sus adentros tuvo que admitir que escucharla fue recreativo, igual que recibir más groserías de su parte en el que ya estaba claro que era su idioma natal. Los intentos de golpes que la mocosa le dio le habrían hecho reír si no hubiese estado ocupado probando su sangre y ni qué decir de las quejas que le escupió como si realmente creyera que solo haberlo pedido, él la iba a soltar. Ah, pero al final, sí dijo algo que captó la atención del vampiro.
Schiele…

La intención de soltar la mordida ya estaba en él para cuando una tonta varita quiso alejarlo. A esa edad todos eran ridículos, los hechizos les fallaban y siempre olvidaban que los de esa raza tenían mucho más que “ofrecer” que solo magia. Sacó los colmillos con exceso de lentitud por simple ocio y el brazo le apretó después de haberse desprendido para hacerle sangrar externamente. Ésta vez no la limpió, dejó que la sangre estilara libremente por su blanca piel. –Todos los idiotas– repitió divertido, guardando una mano en el bolsillo mientras con la otra seguía jugando en el vientre de la muchacha. Los dedos embarró del líquido rojizo y despreocupado los pasó por esa zona, dejando en ella tres líneas intermitentes, por donde había arrastrado las yemas.

Él en cierta forma también quería a la rubia y según las palabras ajenas ese deseo lo encajonaba en el perfil de idiota junto con los “otros”, pero no se inmutó por tales palabras, si ya le había llamado de peores formas. –Dame su nombre completo. Quiero la ubicación de su habitación y todo lo que sepas sobre ella.– no iba a decirle directamente que justamente a esa chica estaba buscando desde hace tiempo, creía capaz a la pelinegra de intentar negociar si se daba cuenta de su interés por ese pedazo de bruja en específico.

La muñeca en que tenía la varita le apretó hasta obligarla a soltarla y, antes de liberarle, le hizo manchar los dedos de esa mano con otro poco de su sangre y hacia la boca de la chiquilla los encaminó. Le soltó y retrocedió, dando espacio pues sabía que en cualquier momento el hechizo cedería y al suelo caería irremediablemente la curiosa y atrevida italiana. –Es tu oportunidad de ser hambrienta y comer tus propios dedos.– le dijo con toda la intención de burlarse. La varita contraria levantó del suelo y en la mano la conservó, cruzándose de brazos. ¿Se atrevería a acercarse para recuperarla?


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Miér Abr 13, 2016 4:10 am

Un gemido inadecuado fue el que soltó mientras los colmillos del violento dejaban su piel. El apretón en el brazo le sacó otro quejido más agudo y unas cuantas maldiciones. Pudo sentir el líquido caliente bajando por su piel y miró asqueada al tipo que parecía no reaccionar al dolor ajeno, pero claro, seguro estaba más que acostumbrado a ser semejante imbécil.

Ya con sus brazos libres intentó golpearle la mano con la que le recorría, pero él se aseguró de tocarla de todos modos y marcarle el vientre con su propia sangre. Excelente, ahora era una indígena cualquiera preparada para la guerra. ¿Qué se suponía que venía después? ¿Convertirse en fantasma y no poder volver ni a su vida normal ni al colegio? Iba a reclamar su mala suerte cuando sus ojos se abrieron más grandes de lo normal ante una mención inesperada. ¿Nombre completo…? ¿Había escuchado bien?—. ¿Estás de broma? Porca mignotta! —bufó odiando un tanto más a la princesa. ¿Qué se suponía que quería la vida de ella para siempre tenerla en medio? Si ya parecía el sol por el cual todos tenían que girar, incluso los enfermos mentales como el que tenía en frente—. No te pienso decir nada, métete con alguien de tu edad, anciano —al menos tuvo la decencia de intentar defender a la jovencita. Aunque todavía no entendía que relación podría tener ella con el depravado de los colmillos grandes.

Gritó de dolor cuando le robaron la varita que no le había servido de mucho y forcejeó para alejar sus propios dedos manchados de su rostro, definitivamente beber su propia sangre ya se había muerto en su lista de deseos de cosas por hacer—. Merde… —alcanzó a murmurar cuando su cuerpo comenzó a caer presa de la gravedad y un duro golpe se dio en el piso con toda la espalda de lleno en el mismo, fue un milagro que la contusión en la cabeza no la dejara inconsciente y a merced del vampiro. A duras penas logró mover los brazos, pues todo le dolía el doble y las manos se limpió en su cintura pues ya que ya estaba manchada todo daba igual. Sentarse fue un suplicio y pararse un calvario…

Pero si Cornelia tenía una misión en la vida, esta era darse a respetar. Por eso aunque quería salir corriendo y salvar su miserable vida, en vez de hacerlo enfocó su propia varita y mirando con profundo odio al japonés se agachó para recoger un trozo de madera del suelo de esa desastrosa casa. No dijo nada antes de lanzárselo directo y luego tomó todo lo que encontró y se lo siguió tirando encima de manera frenética aunque el cansancio y el mareo por la pérdida de sangre no ayudaron a que su ataque fuera tan poderoso como se lo había imaginado en su mente—. ¿Quién te crees que eres?! ¡Que te den por culo! Muérete de una vez tú y esta maldita casa, no vas a hacer que pierda un año de clases por quitarme esa maldita rama —estaba tan cerca de escapar de todo ese circo de subnormales y ahora venía un cualquiera a arruinarle el día. No señor, no iba a permitirlo. ¡De ningún modo!

El último trozo de silla, que seguramente estaba al borde de pudrirse lo apuntó directo hacia la criatura oscura. Dos pasos dio para acercarse y de un seco golpe lo aplastó contra la cabeza de él, o al menos lo intentó.



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Miér Mayo 04, 2016 4:25 pm

No se inmutó por la cruda caída que tuvo la mocosa, atento la recorría visualmente pero sus pensamientos estaban ocupados con algo más. ¿No iba a decirle nada sobre Schiele? Al vampiro no le causaba gracia que un simple mortal se negara a obedecer, la chica tenía agallas pero seguía sin entender cuál era el riesgo de permanecer frente a él. El orgullo iba a matarla algún día, quizá ese mismo cinco de abril. Claro que primero le haría abrir la boca como quería.

El mago que con el ceño fruncido la miraba abandonó la postura despreocupada luego de notar en la italiana una dosis interesante de odio en la mirada. Se preparaba para algo. ¿Desde cuándo los adolescentes tenían tanta voluntad para hacerle frente al mundo? ¿O era él quien ya tenía olvidado lo temerarios que podían ser los humanos a esa edad? Estúpidos, pero con capacidad.

El primer trozo de madera que le fue arrojado no lo tomó por sorpresa, el japonés bloqueó su trayectoria con el brazo izquierdo sin problema, pero luego vinieron más “proyectiles” y eso casi lo hace gruñir aunque no todos iban con la potencia suficiente para alcanzarlo. Pero crédito le daría por intentarlo. –Para tu mala suerte no voy a morir– dijo serio mientras miraba con cierta sorpresa cómo la bruja alzaba un pedazo viejo de silla y contra él la dirigía. Algo como eso sería más serio si fuese él un humano cualquiera, la mocosa estaba algo demente. –El año lo perderás si no me das lo que quiero.– advirtió al mismo tiempo que frenó la silla que teóricamente debía colapsar contra su cabeza. La retuvo, y con la otra mano –misma en que sostenía la varita ajena– sujetó fuerte un brazo de la extranjera.

Acortar la distancia con el vampiro había sido un error por parte de la chica, porque ya teniéndola del brazo la arrojó con nulo cuidado contra el muro más cercano de la desastrosa casa de los gritos. Al hacerlo le había arrebatado la silla y ésta la estrelló también contra la pared a un costado de Scilla. Los movimientos del inmortal eran rápidos pero a pesar de eso usó brevemente la aparición para trasladarse como humo junto al cuerpo de la jovencita en cuestión de segundos. –Encontrar a alguien de mi edad no es sencillo así que juguemos un rato, ya que te niegas a emprender retirada…– murmuró al oído de la menor, aprisionándola con su propio cuerpo. Al instante su anatomía extrañó las contundentes curvas de Elaine y el humor del mago se oscureció por todo lo que acarreaba recordar a su creadora…

Sumergiéndose en el fastidio que le generaba el tener asuntos inconclusos con su Sire, el oriental decidió darle uso a la muchacha que tenía delante. Al menos para desquitar la complicada “ira” le serviría. La varita de ella la lanzó al otro extremo de la habitación, teniendo ya ambas manos libres usó una para sujetarla la muñeca que no tenía heridas contra la pared y, su otra extremidad fue a parar directo a uno de los muslos de la jovencita. Prefería la piel libre de tela pero de momento no le interesaba a ese nivel la carne de la italiana. Le apretó con exceso de fuerza, con toda la intensión de lastimarla y dejarle desperfectos para los siguientes días. –Aun estas a tiempo de cooperar.– le recordó antes de arrastrarle los colmillos por el cuello. Para otros seguramente parecerían rasguños siempre y cuando el vampiro no decidiera beberla, porque en ese caso las líneas rojizas serían lo menos relevante en el cuello de Addario.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por C. Scilla Addario el Sáb Mayo 07, 2016 3:25 pm

Ese día lo tacharía como el peor de su vida. ¿Cómo era posible tener tamaña mala suerte? Porque encontrarse con un vampiro en la casa de los gritos no sonaba normal, y mucho menos que el mismo la amenazara con arruinarle su vida estudiantil si no le hablaba de la princesa rubia. Pero ella mantuvo la boca cerrada ante la primera amenaza, solo porque estaba realmente cansada luego de su esfuerzo con la susodicha madera que había intentado lanzarle en todas las formas posibles, y ahora en medio de gruñidos y maldiciones sintió otro duro golpe en la espalda cuando él la empujó contra la pared.

Cerró los ojos al ver la silla acercarse, imaginando que también la golpearía pero resultó que está solo iba a morir aplastada a un lado de ella. Ese bruto parecía querer decirle que podía romperle el cuerpo solo lanzándola como a una silla o algo así—. Si ya no tienes con quien compartir es símbolo de que deberías morirte o al menos volverte un ermitaño subnormal —espetó sin ningún respeto pero dudaba que ese monstruo se lo mereciera por la forma en que la estaba tratando. Que le hablara al oído era todavía más asqueroso de su parte, así que en todo momento ella había intentado fingir que no sentía como se apegaba a su cuerpo y alejar el rostro.

Vio su varita salir lejos y por primera vez en su corta vida, la extrañó. Le hacía falta a pesar de que no sabría ni qué hechizo escoger para sacarse al bicho ese de encima. Su muñeca todavía sana fue a parar a una incómoda posición y ni tiempo tuvo de huir, aunque sí forcejeo con la misma, pero un grito soltó ante el dolor repentino en su pierna. ¿Por qué demonios la tomaba de ahí de esa manera?—. Eres un enfermo, no pienso decirte nad... —su frase se quedó estancada a medio camino. Instantes después la completo aunque fue con un agudo quejido cuando unos dientes demasiado afilados se arrastraron para marcar su cuello. ¿Era eso ya la mordida? Porque no tenía deseo alguno de sentir un ápice más de dolor.

Se estaba comenzando a desesperar y presa del dolor si pensó por un segundo que no era tan mala idea soltarle algún dato de la Schiele con tal de que la dejara tranquila. Pero imaginarlo atacándola luego le quitó todos los ánimos. A pesar de todo, Scilla no le deseaba tanto mal a la serpiente como se podía creer y no quería vivir con una culpa ridícula. Aparte Søren jamás se lo perdonaría—. ¿Para qué quieres a la rubia? ¿La conoces siquiera? No me interesan sus problemas pero cualquier relación rara que lleves es ilegal —tal vez era todo peor de lo que ella había pensado. Pero como su capacidad de estarse quieta era tan nula como su capacidad de callarse, sacó las fuerzas que necesitaba luego de ese segundo de descanso.

Puntos débiles. Eso necesitaba encontrar, como no conocía mucho de esas criaturas más de lo que decían las películas, el primer ataque al que recurrió fue uno que podría bien dañar su lado masculino, si es que todavía tenía… Una pierna, la que tenía libre, la movió rápido hacia arriba para darle un rodillazo entre las piernas y la mano de la que él no se había preocupado la uso para golpearle la cara. Primero tuvo que tantearle el cuello, mientras forcejeaba para intentar quitárselo, pero aparte de arañarlo con fuerza ahí. Cómo solo encontró una zona dura, siguió su búsqueda hacia el rostro ajeno y a lo que creía era el ojo, pues estaba al lado de la oreja, enterró el dedo sin ningún cuidado mientras intentaba no vomitar ni sentir las arcadas por lo que estaba haciendo—. ¡Ya suéltame depravado! —chilló alterada sin pensar en que todo lo que se hace en esta vida, siempre tiene consecuencias.


Última edición por C. Scilla Addario el Miér Mayo 11, 2016 5:37 am, editado 2 veces



If I couldn't forgive you today... Please,
stay and be with me like yesterday
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gryffindor

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Mayo 09, 2016 7:35 am

¿Para qué quería a la rubia? Esa era una interesante pregunta que disfrutaría de responder por simple ocio, casi tan entretenido como hablar de lo que en su vida era legal y lo que no. El ángulo del rostro acomodó para dar una leve mordida al cuello de la mocosa, quien conseguía entretenerlo por extraño que pareciera. Su intención era alterar su rebelde mentalidad pero antes de que perforara con los colmillos a la italiana, ella demostró no ser una presa cualquiera al intentar atacarlo. El vampiro cuyos reflejos se habían pulido con el pasar del tiempo reaccionó a tiempo para frenar el rodillazo que iba directo a su entrepierna, la edad le había dado gran resistencia al dolor, pero su instinto de hombre le había hecho reaccionar de cualquier forma. Sin embargo ahí no pararon los esfuerzos de Addario por fastidiarlo.

Te daré razones para llamarme depravado...– gruñó entre dientes al sentir cómo uno de sus ojos también era agredido. Apartó el rostro bruscamente para librarse de los molestos dedos de la chica, hacerlo le causó un ridículo arañazo que si bien no dolía, sí había dejado marca de momento. Un paso retrocedió repentinamente y hacia él la jaló de la muñeca que todavía le retenía. Antes de que chocara contra su frío cuerpo alistó el puño de la otra mano y con el la recibió, dando un fuerte golpe al estómago de la joven bruja.

A los segundos acomodó el rostro otra vez sobre el cuello de ella y ésta vez clavó los colmillos en ella sin pensarlo dos veces. Como ya había averiguado antes el sabor de Scilla no estaba mal, lo situaría por encima de la media aunque no alcanzara a estar entre sus predilectos. Le faltaba añejarse, ¿cuánto tiempo tendría que pasar para que alcanzara ese punto?

Mientras succionaba sin prisa pudo sentir una constante palpitación en el orbe que la mocosa acababa de dañar con su dedo, esa perseverancia la hacía diferente de Schiele, Cornelia parecía más decidida a dar batalla. Y aunque de momento no le causara ninguna gracia, lo había conseguido aunque fuese por poco tiempo. En ese aspecto Jihei era distinto de Rhankaves, el solo en ciertas ocasiones disfrutaba de la resistencia, por lo general prefería que no lo fastidiaran, de ahí que aquellos encuentros en los que inesperadamente sí lo disfrutaba los recordara como acontecimientos interesantes. Tentativamente repetibles. A su manera, la bruja de amplio vocabulario era de su agrado, en un modo distinto al que acostumbraba aplicar sobre otros seres andantes.

Pero claro, aun no se dignaba a darle la información que él quería. ¿Prisa? A decir verdad, no. Ni siquiera era de noche todavía. Los colmillos retiró lentamente de la carne humana, tomándose unos segundos para descifrar el sabor que el líquido rojizo de ella le dejaba en el paladar. –La oferta sigue en pie. Habla y podrás irte.– o tal vez no. La mano con que antes la golpeó la tenía apretada en la cintura de la adolescente y de ahí la movió hacia el botón del pantalón que la muchacha usaba. Un tirón bastó para arruinar el broche y también el cierre, y unos centímetros para tocar de nuevo el manchado vientre de Cornelia. ¿Elaine lo odiaría si iba más allá con una niña? Fingió no saberlo, de cualquier forma para ella no parecía significar lo suficiente…


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: The other side of death | Priv +16

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales