JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

So many books, so little time — Priv

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Ene 23, 2016 4:00 am

Choose a job you love, and you will never have to work a day in your life
― Anonymous


Martes 11 de Marzo, 2025.

Dahlia amaba su trabajo, y no solo por el hecho mismo de trabajar —que le hacía sentir valiosa y realizada— también era porque adoraba los libros con toda su alma. Claro que como en todo orden de cosas, existían también mil tipos de libros, sobre todo si se trataban de tomos sobre magia que además estaban encantados. Para su lamento algunos la asustaban, como los que estaba acomodando en ese momento en la sección donde se ubicaba.

Usualmente ese trabajo le quedaba a alguien más pero ese día en particular sus compañeros parecían perdidos y el jefe requería que uno de los presentes se hiciese cargo luego del horario de almuerzo de acomodar lo que los compradores habían desorganizado en la mañana. Y así era como en ese momento se encontraba acariciando el lomo de algunos tomos que preferirían morderla, mientras pensativa imaginaba lo que sería tener una varita para hacer las cosas que dentro del pergamino estaban escritas y retratadas.

Su imaginación no tardó en irse con la persona que ocupaba su mente y corazón con una rapidez casi alarmante desde hace un tiempo, y una sonrisa algo boba se marcó en su rostro mientras meditaba en la próxima salida que le pediría al susodicho, siempre y cuando lograra mantener la correspondencia con él sin tener de intermediario ni a su vigilante personal ni a sus padres que para su lamento no entendían en asunto y por eso les negaba el saberlo.

Soñar despierta siempre era un problema en su ocupación, así que terminó con un grito cuando el tomo le mordió los dedos y luego de regañarse a sí misma, calmar al libro y ubicarlo en la estantería, continuó con el que le seguía justo al lado—. De todos modos me agradas —susurró a las antiguas hojas mientras se aseguraba de limpiar con cuidado el volumen antes de ponerlo. Luego de esa sección venían los libros un poco más malditos, la mayoría gritaba o cosas similares si lo llegaban a abrir pero mientras ella los mantuviera sellados entonces problema no tendría.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Vie Mar 11, 2016 6:37 am

Pasaba los días reorganizando lo que se podía de su vida, la muerte de sus sobrinos había hecho más estragos de los imaginables y claro, Blaise no estaba listo para ninguno de ellos porque nunca le pasó por la mente que el par de jovencitos fuese a dejarse morir tras uno de los momentos agitados de Pansy. Ahora pagaba las consecuencias y naturalmente lo consideraba una injusticia. ¿Pero qué más le quedaba? No había tenido mas opción que soportar los interrogatorios de los aurores y lidiar con los preparativos del funeral porque naturalmente nadie mas en la familia se haría cargo de esas cosas. Para eso era el hombre de la casa, aunque para otras cosas poco se le tomara en cuenta.

Por eso y otras cosas más su humor era malamente inestable esos días, a ratos vaciaba su enojo en el primero que se le cruzara, o se burlaba en voz alta de la ingenuidad de la mayoría. No había manera de adivinar en qué sentido iría su reacción la siguiente vez que un imprevisto se le presentara. Afortunadamente era bueno improvisando y tomando decisiones acertadas, o eso aseguraba él, así que de una u otra forma salía bien librado de los percances. Pero había unos que no conseguía resolver todavía, como el conseguir que su hija mayor dejara su actitud negativa, esa adoptada después de enterarse de la muerte de sus primos. Pensó entonces que un libro podría servir para hacer las paces, aunque además de dragones o métodos para lidiar con el duelo no se le ocurría otra temática de la cual buscarle un tomo.

Igual decidió visitar su librería favorita y ver qué encontraba que pudiera servirle, pero el lugar parecía escaso de personal y no logró toparse ni un alma hasta pasados unos minutos. Fueron unos gruñidos que escuchó los que atrajeron su atención y lo guiaron en la dirección correcta. Lo que encontró fue una jovencita acomodando libros, de esos que podían llegar a ser complicados si no se tenía cuidado. Alcanzó a oír que algo decía pero no entendió qué había sido exactamente, ¿le hablaba al libro que colocaba? Bien, eso era nuevo…

Todavía a unos pasos de distancia se detuvo para observarla otro poco, por simple ocio –y disfrute visual– y solo después de unos minutos se acercó a ella. –Buenas tardes Señorita. Disculpe que pregunte pero… ¿trabaja usted aquí?– ¿o era clienta al igual que él? Bien podría estar simplemente revisando qué libro comprar y por el tipo de libros que se encontraban en ese lado de la tienda, Zabini supuso que se trataba de una chica de gustos interesantes. La combinación le gustaba, quizá más de lo que debería.


Última edición por Blaise T. Zabini el Dom Mar 20, 2016 12:34 am, editado 2 veces



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Dom Mar 13, 2016 3:28 am

La mujer no se había notado parte de la imagen que alguien más observaba, no había sentido la insistencia en la presencia ajena. Pensaba tanto en Kaoru y en lo divertido que había salido salir con él, su primo y la novia de su primo que se distraía con facilidad y algunos libros parecían notarlo. Con algo de duda tomó uno de los que sí estaban más malditos y con sumo cuidado lo revisó, eso hasta que una voz inesperada le hizo girar de golpe el rostro aunque no alcanzó a formular una sonrisa pues pronto un chillido que se asemejaba al maullido de un gato provino del tomo que llevaba en las manos. ¡Por Merlín!

Nerviosa se aseguró de darles los toques necesarios hasta que las páginas se calmaran y algo temblorosa finalmente lo dejó en la repisa, luego de exhalar buscando algo de calma si se giró de nuevo hacia el desconocido y con una amplia sonrisa se decidió a responder algo tarde a sus palabras—. Buenas tardes, soy Dahlia Cáech, y trabajo en este lugar —se inclinó ligeramente pues no reconoció en primer lugar al hombre aunque poco después de mirarlo directamente unos instantes creyó sonarle familiar, aunque muy pocas veces la habían llevado cerca del Callejón Knockturn para recordar que era el dueño de cierta tienda que su propio padre disfrutaba de visitar de vez en cuando a pesar de la mala fama del lugar.

¡Bienvenido a Flourish y Blotts! Si necesita alguna cosa, estoy aquí para servirle —amable como siempre y con exceso de inocencia ofreció su ayuda. Una que otra vez sus compañeros le habían dicho que debía tener más cuidado con sus palabras que algunos podían tomar por lado erróneo, por su supuesta incapacidad de defenderse, pero la squib estaba segura de que incluso sin varita podría quitarse a un acosador de encima a pesar de la incredulidad ajena.

Pocas veces había tenido que lidiar con esas situaciones pues solía tener más gente alrededor y siempre cuidándola. Aunque si recordaba bien el primer día de conocer a Reed él la había raptado como si nada. ¿Eso no contaba en la lista o sí?—. Esta zona es algo más complicada, así que si prefiere preguntarme antes de tomar un libro solo dígame —le explicó antes de girarse a tomar otro volumen, esta vez si fue más cuidadosa y el libro aparte de un gruñido de advertencia pareció captar que lo tocaban manos expertas y se mantuvo tranquilo en su posición.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Dom Mar 20, 2016 1:09 am

Dahlia Cáech… ¿Cáech? Ah, sí, como uno de los muchachos de Pansy. A cada uno de sus enmascarados había investigado a fondo, a algunos con ayuda de Hawryluk que parecía tener facilidad para conseguirse información no pública. Repasó mentalmente los nombres de esa familia mientras la chiquilla completaba su entusiasta presentación como trabajadora de la librería, ah, y de paso se ofrecía aunque seguramente sin darse cuenta.  Una mano se llevó a la barbilla, un veloz vistazo dio al enorme estante de libros que se encontraba detrás de la castaña y, finalmente, a ella la enfocó de regreso.

Mhm… no estoy seguro de que pueda usted servirme, busco un libro que me ofrezca información detallada sobre métodos de tortura antiguos. Según recuerdo hay uno que jadea de dolor y no se calla hasta que uno le rasga con una daga el lomo.– se lo inventó en el momento, el plan de buscar algo de lectura para su hija pasó rápidamente al olvido. Tomó aire para volver a hablar y su boca hizo amago de tener lista la primera palabra pero de inmediato cerró, tenía que fingir duda frente a la chica, por simple diversión.

De casualidad… ¿es hija de Athelstan? Sobrina de la señora Egwina, la que vive sin marido.– rio con dudosas intenciones y un brazo estiró hacia los cabellos castaños de la muchacha que evidentemente tenía talento a la hora de lidiar con libros peligrosos. –La squib– agregó con una gran sonrisa, con toda la intención de clavar una estaca en la confianza de la chica, aunque lo disfrazó de indiferencia. –Blaise Zabini– se presentó sin soltar un mechón de su cabello –Amigo de su padre a menos de que me esté equivocando de dama.– Era uno de los que apoyaban la pureza de sangre y sabía que se esforzaba por mantenerse al tanto de los planes de los Mortífagos a través de Sihtric, aunque pocas veces le resultaba. Una pena que Athelstan no tuviese descendencia que ofrecer al grupo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Mar Mar 29, 2016 5:09 am

¿Libro sobre métodos de tortura antiguos? Pues de que existían, estaba segura de que sí, pero uno que requiriera una daga para herirlo no le sonaba—. Mhm… Si solo necesita ese tendría que buscarlo aunque no aseguro nada, pero si me permite podría mostrarle otros de la misma temática pero con diferentes métodos de uso y cuidado —ninguno de esos libros por supuesto eran sanos, pero ella no juzgaría a ese hombre por la investigación que llevaba. El gran detalle sería manejar esos tomos, algunos exigían muestras de valor y dejaban reales heridas, por eso solían dejarle ese trabajo a alguien más pero no veía a ninguno de sus compañeros cerca y quería ser útil también.

Escuchar el nombre de su padre en labios de un desconocido sí que llamó su atención. Sonrió emocionada ante la mención inclusive de su querida tía, aunque si se quedó algo confundida cuando una mano extraña le tomó el cabello. Por un segundo sintió algo extraño el tono que usó el moreno para decir lo que ella tenía más que asumido, aunque al final terminó sonriendo con mayor amplitud una vez que él le dio su nombre—. Esa misma soy, es un placer, señor Zabini —volvió a inclinarse y olvidó apartar la mano del intruso—. Entonces ¿Es amigo de mi padre desde hace mucho? ¡Que agradable coincidencia! —emocionada estaba por ser reconocida como parte de su familia a pesar del pequeño gran detalle de su falta de magia.

Señor Zabini… ¿El dueño de Borgin y Burkes? —repitió el dato que guardaba—. Si no mal recuerdo tiene dos hijas, debe ser divertido tener hermanos —las manos mantuvo unidas justo al centro frente a ella mientras miraba al mago con atención. Conocer a alguien que fuese cercano a su querido padre en otros círculos fuera de la familia era agradable. Sabía bien que no todos eran del todo amables con ella, pero no veía maldad todavía en el señor Blaise que le motivara a alejarse.

Así que de paso se esforzaría por conseguir lo que él acababa de pedirle—. Deme un segundo, iré por la escalera —sonriente se alejó de él casi trotando y luego regresó arrastrando la ligera escala que usaría para buscar los tomos de la otra zona. Luego de ponerla en el punto exacto comenzó a subir con cuidado y ya en lo alto rebuscó en las estanterías llenas de libros que clamaban por sangre humana—. La tortura antigua es un tema interesante, no para compartirla con la familia pero hay detalles que vale la pena leer —asintió para sí, expresándose con confianza y luego con tres libros en los brazos se giró hacia el mago sin bajar todavía—. No son precisamente el tomo que quiere, pero ¿Me permitirá enseñárselos? —iba a añadir que no se arrepentiría pero en vez de eso esperó la respuesta ajena abrazando los mismos contra su pecho.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Vie Abr 15, 2016 1:10 am

Bien por la señorita, sabía vender y ese era un talento que Blaise valoraba por encima de muchos otros. Era un hombre de negocios, la gente como él le simpatizaba por naturaleza, lástima que la jovencita parecía ser excesivamente inocente. Eso era malo para ella, pero bueno para el hombre. –Sí, ya llevamos algunos años de conocernos.– en realidad no eran tantos y tampoco eran amigos, pero la verdad tenía poco peso cuando se trataba de ganarse la confianza de una mujer joven y atractiva. De su cabello siguió disfrutando, pensamientos inapropiados surcaron por su mente mientras Dahlia lo reconocía como dueño de cierta tienda en el callejón Knockturn. El hecho de que la castaña no cambiara de expresión al hablar de un negocio que cualquiera sabía que se ubicaba en la zona más tenebrosa de la ciudad le causó curiosidad, ¿significaba que ese ambiente le era natural?

Asintió confirmando para la chica que el mencionado negocio le pertenecía –Para saberlo tendrías que preguntarle a ellas, yo no tuve hermanos.– comentó sonriente como siempre y fingió no ser afectado por la momentánea retirada de la squib, quien al movilizarse para ir por la escalera lo dejó sin suaves cabellos que acariciar. Cuando ella no pudo verlo Blaise frunció el ceño y apagó la sonrisa, el contorno femenino delineó sin pena alguna de principio a fin, desde el instante en que se alejó y durante su regreso. Desde luego también mientras la empleada subía la escalera para buscar libros de la temática que él había mencionado.

No es lo que uno imagina que dirá una dama, pero dime ¿qué tipo de detalles consideras que son dignos de ser leídos? Tal vez podríamos compartir puntos de vista, ya sabes Dahlia, éste no es un gusto del que puedas disfrutar con cualquiera.– le habló con confianza y una mano le extendió para ayudarle a bajar. –Será un placer que tu me muestres algunos libros. Mis hijas están en la edad en que prefieren evitar la compañía de sus padres, es bueno ver que al menos existe un alma joven dispuesta a hacerme compañía.– Cuando la hija de Athelstan tuvo los dos pies en el suelo el mago se movió por su cuenta hacia una esquina cercana a ellos, entre menos ojos pudiesen encontrarlos mejor. Si alguien preguntaba afirmaría querer mantener cierta privacidad ya que eran libros malditos los que revisarían y esos no eran aptos para cualquier público.

¿Te gustan los temas secretos? No imagino a tu padre poniendo libros como éstos en tus manos, aunque su biblioteca personal ha de tener varios de ellos.– ¿qué tanto sabría la squib sobre los intereses de su padre? ¿Y sobre las actividades de su primo? Ya que pertenecía a una familia enteramente purista lo correcto sería encontrarle un oficio vinculado a la misma ideología, para mantener a todos los integrantes unidos y en sana convivencia, claro. Su nula capacidad mágica era un gran problema por supuesto, pero como asistente de un empresario no la necesitaba tanto, al menos él estaría dispuesto a ser sumamente tolerante con una squib.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Abr 23, 2016 2:57 am

No era la única persona en el mundo sin hermanos, eso lo tenía claro. Se sintió comprendida entonces aunque no estaban hablando de los posibles pesares de ser hijo único. Y los libros buscó con toda la intención de ser de utilidad. Una vez ya tuvo explicado su punto resultó que el mago consideraba inapropiado que una dama hablara de esos temas y sus mejillas se sonrojaron pues a eso había sonado. Ella no lo sentía tan grave, saber detalles de libros no la volvía una posible psicópata o similar. ¿Cierto? La mano del mago se aseguró de tomar para bajar con calma y al llegar a suelo firme lo soltó con cuidado—. Gracias por la ayuda… Y es correcto lo que dice, no siempre se puede hablar con todos de ciertos temas —claro que no, por ejemplo, jamás se lo mencionaría a su madre o a su padre. Mucho menos les relataría ciertos juegos que llevaba a cabo con Kaoru de vez en cuando.

El calor pareció subir en ella así que bajó la vista a los libros que cargaba. Detalles, eso quería el hombre y eso iba ella a darle para ver si se animaba a comprar alguno—. No se sienta solo, seguro tiene buenos amigos a los que podría visitar —ofrecerse ella misma le pareció incorrecto en esos momentos, aunque estaba dispuesta a conversar y compartir con él, llevar una amistad con un hombre mayor no le parecía grave. Hacia la esquina lo siguió sin pensar en lo extraño que era terminar en una zona tan cerrada, si el cliente se sentía cómodo allí ella no podía negarle el paso así que se acercó todo lo que pudo dejando un par de los libros sobre los demás de la estantería y tocando el lomo del tercero—. Me gustan todos los temas interesantes… Y los datos curiosos, he tenido mucho tiempo para leer como comprenderá —no es que le sobrara el tiempo, si no que le gustaba exprimirlo—. Aunque… Si me permite la confianza —la voz bajó y se acercó otro poco pues iba a confesar un teórico secreto—. Hace algunos años terminé de revisar toda la biblioteca de mi padre, después de eso seguí con esta —la risa le brotó al natural por aceptar en voz alta su acto de rebeldía.

Pero bueno, siguiendo con lo que le interesaba… Este libro en particular me pareció bastante ilustrativo, trae algunas imágenes pintadas acerca de los métodos de tortura y tiene toda una sección sobre ideas de cómo hacerlo sin magia, creo que se basa en el estilo muggle —por supuesto que le había interesado al ver que el autor tenía un punto de vista no totalmente purista en cuanto a hacer daño se tratara—. Para abrirlo hay que poner un dedo en la boca que sale en la portada —le enseñó lo que parecían ser las fauces de una bestia—. Duele un poco pero luego de tomar una gota de sangre se abre sin problemas —explicó y aunque los nervios la carcomían no pensó en pedirle a él que hiciera la prueba y su dedo puso valientemente en la abertura.

Los dientes se cerraron generándole un quejido que trató en vano de ocultar y luego de respiraciones profundas logró calmarse y las páginas se abrieron para ella—. Y-ya está… Puede verlo —se lo extendió con una media sonrisa aunque su dedo había quedado malamente adolorido pero además de unas gotas de sangre no parecía tener mayores heridas—. Un tema que siempre me llamó la atención de la tortura es el gusto que se tiene por hacer daño en los puntos erógenos… ¿No sería mejor aprovechado disfrutar que hacer daño? —no, no entendía el punto en hacer sufrir a alguien. Aunque eso perdía todo el punto del castigo que representaban esas prácticas. Que su mente se fuera últimamente directo a pensamientos cálidos era a causa de la relación que llevaba con Kaoru y ni cuenta se dio de que tal vez había sonado demasiado abierta con esos asuntos.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Dom Mayo 08, 2016 6:48 am

Sonriente y curioso vio a la chica que tomó asiento a su lado, ella le compartía un secreto mientras Blaise le observaba a detalle el perfil. Era una chica linda e inocente, ¿cuántos la tendrían en la mira para jugar sucio? –En ese caso deberías iniciar tu propia biblioteca.– sugirió ampliando la sonrisa. Luego volvió la vista al libro que Dahlia sostenía.

Un ejemplar sobre tortura con ilustraciones sin duda sería interesante, especialmente para alguien como el mago que gustaba de mirar casi tanto como de actuar. Pero el problema apareció cuando le fue especificado que se trataba posiblemente de un enfoque muggle. Jamás había leído un libro muggle, ¿por qué iba a hacerlo ahora? La indignación del hombre fue bien oculta, en su rostro no se reflejó ni un poco de ese disgusto que para él era natural y absoluto. A pesar de esa sensación  no dejó de prestar atención a lo que se le decía, al menos el método para abrirlo era creativo y recreativo.

Él iba a ofrecerse para dar su sangre creyendo que la squib se negaría ya que Zabini no había pagado aún por el libro, pero una sorpresa se llevó al ser testigo del atrevimiento de la castaña quien cedió su dedo a las fauces del libro. El quejido de la señorita se robó todo el interés de Terence, los ojos no le quitó de encima por los siguientes minutos, mismos que invirtió en imaginar que tan bien sonaría la garganta de esa mujer bajo otras circunstancias comprometedoras. –Gracias Dahlia, no debiste molestarte.– dijo amablemente al tomar en sus manos el libro que la squib le ofrecía. –Bueno, para algunos el dolor físico va de la mano con el placer, ya sea que gusten de padecerlo o de aplicarlo. En lo personal preferiría ser quien lo aplicara.– comentó hojeando sin prisa las páginas, deteniéndose en una ilustración.

Con una sonrisa observó el dibujo, quería anclarse visualmente en Cáech al hacer la siguiente pregunta pero si no la miraba directamente quizá ella sería sincera y se explayaría en la conversación. –¿Alguna vez has puesto en práctica algo como esto? Lo digo en general, cualquier método de tortura, con o sin perversión sexual. Eres joven, estas en edad de probar todo tipo de cosas.– retomó el recorrido de las páginas un poco más y después, lo cerró de golpe.

Muéstrame más. Alguno que se enfoque en la magia si es posible. – porque manualmente no iba a abrirle la carne a alguien y tampoco iba a usar un intermediario. Quería el espectáculo para él solo.–Entiendo que éste te guste ya que poco se utiliza la varita, y por lo tanto te ofrece formas que tú puedes poner en práctica. Pero yo quiero algo acorde a nuestro estilo. – recalcó la diferencia entre ella y “el resto del mundo” por simple diversión, para averiguar si podía ser igualmente entretenida la jovencita si la trataba desde otro ángulo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Vie Mayo 27, 2016 11:55 am

Al borde estuvo de decirle que era su trabajo molestarse de ese modo, pero no lo hizo. Esperó, feliz de haber sido de utilidad, a que el hombre se dedicara a mirar el libro y la conversación siguió ese rumbo casi incorrecto que había comenzado. Pero claro que ella no lo notó desde un principio, fue cuando el señor Zabini le preguntó sobre sus experiencias personales que ella se sonrojó evidentemente y con lo mismo respondió la duda del hombre. Pero él merecía una respuesta, eran dos adultos, ¿Por qué debía cohibirse por un tema en particular? Aunque algo de ruido le causaba el tener ese tipo de conversación con un cliente.

Para ser sincera, sí... He probado algunas cosas, pero nada tan fuerte como lo de ese libro —amarras y otro tipo de juguetes sí, todo por culpa de su querido Kaoru quien era sumamente creativo a la hora de amarse físicamente. El golpe con el que se cerró el libro le hizo casi dar un respingo y con una sonrisa algo nerviosa miró al mago—. Magia, claro... Aquí tengo otro —dijo y sacó otro de los que había bajado con ella. Lo que sí la dejó unos segundos con la cabeza perdida fue escuchar que Blaise tenía un estilo particular, o mejor dicho él y los que tenían varita. Seguramente ella había sido ilusa al creer que siendo amigo de su padre aprobaría algo tan simple como métodos muggles.

La sonrisa no escapó de su rostro pero si perdió grados de profundidad—. Este libro tiene cosas de su estilo —comentó y le hizo entrega del tomo rojo sangre donde venían ideas para tortura con magia y hechizos creativos. Podía decir que lo había leído pero con poco interés pues de nada le servía saber como mover la varita que no podía usar. Mucho menos aprenderse palabras a las que no sería capaz de recurrir en caso de gusto o necesidad—. Este se basa más en tortura por dolor, intenta dar posibilidades más variadas a los hechizos prohibidos. Aunque para comprar este se necesita firmar unas cosas antes de terminar con el proceso —explicó pues eran las leyes de la librería y ella no pensaba ir contra ellas.

Le dio tiempo a hojear un poco el libro y luego se inclinó hacia él para preguntar—. Dígame, ¿Le gusta más ese? —hizo la consulta pues si no era así tendría que regresar sobre sus pasos a buscar otros libros y su mente estaba trabajando a mil por hora para descubrir que tantos otros tomos le podrían ser útiles al caballero.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Mar Jun 28, 2016 8:40 am

Anotó mentalmente que la señorita Cáech formaba parte del club de individuos con gustos inusuales por la tortura o similares. La tendría en cuenta la próxima vez que algún antojo indebido le viniera al cuerpo. –Perfecto, muchas gracias.– dijo el mago al recibir un libro distinto, uno que en teoría sí incluía magia en las prácticas que describía en sus páginas. A Blaise no le pasó desapercibido el sonrojo de la castaña y tampoco el cambio en la sonrisa que hasta ahora le había mostrado, pero prefirió no decir nada de momento.

Una verdadera expresión de sorpresa puso Zabini al enterarse más específicamente del contenido del tomo que tenía en las manos, personalmente no había experimentado mucho con los hechizos prohibidos como su esposa, por eso captó su atención el ejemplar. Pansy se burlaría de él si descubría que el hombre aprendía ese tipo de cosas de un libro pero en ese instante no le dio mayor importancia. –Regalar mi firma no será ningún problema, si tu te encargas del trámite seguramente será rápido el papeleo.– comentó con una –aparentemente– amable sonrisa que dedicó a la chica.

Le interesaba el tema, y ese ejemplar en especial también, pero lo que quería iba más allá de esas cosas, directo a la squib que tan atenta se portaba con él. –– respondió y a los segundos volteó hacia la jovencita. Con detenimiento la recorrió visualmente de pies a cabeza, ¿la inocencia le impediría notar que el mago pensaba en algo más turbio con ella? –Me gusta más éste, creo que lo llevaré. Pero antes de que pasemos a la parte aburrida de todo esto, dime si te gustaría tener un segundo empleo. Con gusto te contrataría como mi secretaria, tengo la sospecha de que escucharte leer convertiría las letras en algo mucho más ameno para mi. ¿Qué te parece si hacemos la prueba?– propuso Blaise con toda tranquilidad.

En una página improvisada abrió el libro y a sus manos lo regresó. Nada sano estaba escrito en el papel pero eso era justamente lo que él quería, que una inocente dama diera lectura a líneas sucias y mal intencionadas. Todo un deleite resultaría de dicha combinación, y Terence no pensaba marcharse de esa librería sin haber conseguido un poco de su antojo. –En la tienda sobra el trabajo, una mano amigable me vendría bien.– y en su despacho, más específicamente en el escritorio. Quizá sería más sencillo solicitar a la niña directamente con su padre, seguro hasta se mostraba agradecido porque  un empleo más serio se le ofreciera a una simple squib que pocas opciones laborales tenía en un mundo como el que vivían.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Sáb Jul 09, 2016 3:19 pm

Asintió ante la afirmación de que el papeleo sería rápido, era una mera formalidad que tenía la tienda para los libros que trataban de temas un poco más oscuros de lo usual. Por suerte a ella no la habían descubierto leyendo ninguno de aquellos. Aunque lo hacía solo por curiosidad, no por tener intenciones malévolas  o terribles con alguien más. Extrañada se sintió al ser observada con tal detenimiento, o descaro para ser exactos, aunque en su mente no lo etiquetó de esa manera. ¿Tenía algo raro en la ropa tal vez? A sí misma se miró confundida pero se veía todo en orden. Fue en el momento en que volvió a enfocar con la vista al señor Zabini que le llegó una propuesta que le hizo pestañear sorprendida. ¿Tan buena impresión había causado que querían ahora contratarla?

Lo único extraño de la propuesta era lo que él solicitaba. El libro tomó en sus manos y trabada mentalmente se quedó al ver lo que la hoja decía—. Es… es muy amable de su parte al ofrecerme otro empleo p-pero... —tragó saliva nerviosa, pues no quería ofender al caballero. Sus mejillas estaban inevitablemente rojas mientras seguía las líneas que él quería que expusiera en voz alta, era imposible que pudiese alzar la voz para decirle ese tipo de cosas a un desconocido—. Por temas de la librería no puedo leerle a un cliente, a menos que tuviese una deficiencia física y en ese caso tenemos para ofrecer ciertos artefactos que pueden leer para esas personas —apenada trató de sonreír y el libro cerró sin saber el error que cometía al negarse a las peticiones del caballero. Eran las reglas y por suerte la libraban en este caso de pasar vergüenzas. Lo peor era que ya le había pasado antes y con libros que no trataban precisamente de tortura pero si de asuntos que solo los adultos podían leer y que algunos clientes querían que les leyeran las chicas que trabajaban en el lugar.

Aceptaría su trabajo pero con mucho esfuerzo logré que mi padre me permitiera tener este, dudo que quiera que tome un segundo empleo que vaya a usar más de mi tiempo —si fuera por eso, seguramente Athelstan Cáech preferiría que escogiera solo uno. Y aunque algo le decía que su padre elegiría el empleo ofrecido por Zabini no quiso darlo por hecho y generarle ilusiones vanas al hombre—. Lo siento mucho, pero cualquier otra cosa que necesite con gusto puedo ayudarlo. ¿Va a llevarse algo? —señaló el libro con una sonrisa afable pues luego de tantas negativas esperaba no llamar a la ira del mayor. Ya le había pasado con otros clientes y también había escuchado historias que esperaba no se repitieran en su caso. De momento el señor Blaise le parecía una persona decente.


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Blaise T. Zabini el Lun Jul 11, 2016 9:29 am

Cantó victoria. Blaise creyó totalmente que había ganado el juego y que la muchacha leería para él letras insanas. Orgulloso de su supuesta habilidad para conseguir lo que quería miró a la squib que acababa de aceptar el libro. Esperó escuchar la voz femenina casi al instante, pero leyéndole las páginas, no dándole una negativa contundente que por segundos lo dejó enfurecido. No lo demostró verbalmente por supuesto, pero la mirada que inconscientemente lanzó a Hildr lo delató. Claro que él era amable, una mocosa sin magia debería de mostrarse infinitamente agradecida al ser tomada en consideración por alguien como él, pero ella, la hija de Cáech, no parecía comprenderlo. Alguien debía enseñarle.

Blaise atónito enfocó el libro que de golpe fue cerrado, fue ese acto el que hizo cesar su agresiva mirada y que dejó en claro que la jovencita no tenía la más mínima intención de ceder a la petición el mago. ¿Quién se creía para negarle algo a Blaise Zabini?? No quiso aceptarlo, pero no era la primera vez que alguien se le negaba. Incluso Pansy lo hacía… –Ah, ya veo. No se preocupe, ya será en otra ocasión.– dijo con fallida tranquilidad. Se le notaba indignado, pero ya no al borde de montar un drama en plena librería. –Sí, me voy a llevar algo.– respondió poniéndose de pie inmediatamente. Ya no la miraba, prefirió fingir desinterés y fijarse en lo que les rodeaba: más libros.

Compraré el ejemplar que tiene en las manos. También me llevaré el que antes me mostró y… deme uno de esos artefactos que dice tener para los discapacitados visuales.– no requería lo último naturalmente, pero quería que se notara que tenía suficiente poder adquisitivo como para comprar cuanto se le antojara de ese lugar, Dahlia incluida. Leerás para mi, solo espera a que hable con tu padre, pensó con oscuras intenciones el mago. No iba a permitir que esa niña quedara limpia, la llevaría a su despacho a cualquier precio, solo era cuestión de tiempo.

Altivo emprendió el camino de regreso al mostrador donde tendría que pagar –Quiero también esos dos tomos de ahí– dijo apuntando con su varita un par de libros que se encontraban en la cima de una pila de libros de variados temas. No sabía de qué trataban pero le daba exactamente lo mismo. –Vaya usted adelante, Señorita Cáech– ordenó tras detenerse a los pocos pasos de la squib. Por encima del hombro la miró y espero con autoridad a que obedeciera. Mínimo la recorrería visualmente al andar antes de marcharse de esa caprichosa librería. Ella no lo sabía, pero eso era solo el principio de muchos caprichos que Terence le exigiría cumplir. La oscuridad ya rodeaba a Dahlia, y la devoraría a la primera oportunidad.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Miér Jul 13, 2016 10:48 am

No fue tan difícil como creía el sentir la mirada enojada de Zabini, aunque ella que lo desconocía no tenía ni la menor idea del problema en el que se acababa de meter. Estaba por caer en un foso tan profundo que seguramente no lograría encontrar escapatoria y aun así, no hacía ni el intento por salir a tiempo. Tarde fue cuando él respondió a su pregunta más calmado, la soga ya estaba en el cuello de la squib cuando la voz antes amigable del hombre se tornó algo más seca.

Está bien, ambos entonces… Y el aparato —repitió para que él supiera que estaba prestando atención y no dio su opinión sobre la última compra pues era asunto personal del caballero si tenía alguna deficiencia o algún familiar que la sufriera. Ella no gustaba de entrometerse en las vidas privadas de los clientes.

Con rapidez lo siguió cuando él comenzó a moverse, creyendo ilusamente que solo eso sería su compra y cuando vio los libros que apuntaba, unos que no le había mencionado los miró algo extrañada aunque se acercó para tomarlos también entre sus brazos. Seguramente el caballero los había visto antes de llegar donde ella se encontraba ordenando tomos y por eso ahora si se decidía a comprarlos a pesar de lo extraño que pudiese sonar el asunto.

Agradeció el gesto que supuso como caballerosidad, cuando él le dejó ir adelante y sin darse cuenta de que el hombre tenía solo una intención visual y perversa, caminó con paso tranquilo hasta la zona donde podría hacerle firmar el papel para el libro que requería permisos. Allí se encargó de envolver todas las compras y darle además una bolsa y marcadores de regalo para que pudiese llevarse todo lo que acababa de adquirir sin problemas.

Tiempo después de aquello se despidió, pensando que había sido una buena venta y que nada tenía que temer. Después de todo, el día ya casi terminaba y esperaba poder ver a Kaoru. Todo estaba saliendo de maravilla a pesar de las pequeñas dificultades que les ponía la vida de vez en cuando, pero Dahlia decía no tener quejas y razón tenía. Meses faltarían para que Blaise Zabini le enseñara por su cuenta que en esta vida cada pequeña decisión marcaba su camino, uno que en un futuro iba a estar lleno de espinas.


TEMA FINALIZADO


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo

Re: So many books, so little time — Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales