JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

There's no need to worry • R&J

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Mar Dic 29, 2015 8:51 pm

Love will conquer all
» Lionel Richie

14 de Febrero, 2025. 18:20 pm.

Un año, siete semanas y dos días era lo que llevaban de novios. Pero la vida no había sido fácil y simple luego de salir de Hogwarts, el año había pasado como si estuvieran bajo una nube que al principio iba todo color de rosa y que con el tiempo se había desgastado. No se equivoquen, claro… Sus sentimientos por ella seguían fortaleciéndose día a día, pero las complicaciones familiares que él tenía, sumadas a las de ella, no auguraban un buen futuro para la pareja.

Dejar su casa a principio de año tampoco había ayudado y ahora, un mes y algo después, recién podía sentir que comenzaba a girar la rueda de su vida. Su trabajo estaba mejor de lo que él había esperado en principio y aunque pasaba los días ocupados con Hawryluk y las noches estudiando para poder hacerse cargo de sus obligaciones, no se podía quejar. El dinero le llegaba cada vez y lo podía utilizar sin remordimientos aunque estaba viviendo en una casa que no era la suya y eso le impedía el sentirse tranquilo.

Ahorrar le costaba pero lo estaba logrando, y cuando se sintiera en una mejor posición iba a buscarse un lugar para sí mismo, y como no se imaginaba una vida sin la chica que le había robado el corazón, también la consideraba a ella en la composición. ¿Pero cómo decirle? ¿Cómo hacerle ver que se estaba esforzando al doble por los dos aunque todavía no se vieran los frutos? Por lo demás a veces temía que ella se sintiera dejada de lado por lo poco que se veían, y luego de una discusión que habían tenido cuando él se tardó más de la cuenta en comentarle que se había escapado de su casa, resultó todo más difícil.

La relación estaba tirante a su ver, seguramente culpa de sí mismo y de su orgullo. No que no confiara en ella sino que quería ser quien cargaba con todo el peso, su falta de comunicación no servía para darle la seguridad necesaria a la chica y ahora estaba allí, luego de haber dejado la casa de los Hawryluk pues su jefe tendría una tarde con su prometida y no era ni capaz de decidir qué tenía que llevarle a su propia chica. Miró todos los tipos de flores pero ninguna lo convenció, hasta que la vendedora le sugirió probar con las camelias y terminó armando un ramo con las de color rojo. Tal vez era un mensaje intenso y debería haber probado con otra cosa, pero ya que su capacidad de decisión era tan fallida, retomó su camino hacia el hospital.

Veía parejas al pasar y algo dentro de él se oprimía inevitablemente. ¿Cómo es que estar con la chica de sus sueños se había vuelto tan difícil? Luego de arreglarse la camisa contra un escaparate, ingresó por los viejos almacenes donde se podía llegar a San Mungo luego de dar las razones de su visita. Pronto estuvo del otro lado y se dirigió directo a la planta donde sabía que iba a encontrarla. Según sus cálculos en diez minutos ella estaría libre y quería darle la sorpresa. Tenía presente ese día solo por ella así que haría todo lo que estuviera en su poder para sacarle una sonrisa.

Lo que no se esperó fue no encontrarla en el lugar que ella solía estar. Y luego de preguntar, al fin la localizó. Por poco tira el ramo que traía entre manos al verla a lo lejos. Porque se notaba... ¿Feliz? Y no era por él. Sentimientos oscuros se empezaron a formar en el mago que estuvo al borde de dar la vuelta, pero para su mala suerte el tipo con el que estaba Verheugen ya lo había divisado y al parecer ya le estaba diciendo a ella. A Bajko no le quedaba más remedio que seguir caminando y no demostrar que le había sentado verla así luego de haberse pasado el día con dudas existenciales, aunque no estaba siendo justo con ella y por eso se mordió la lengua una vez que estuvo a un metro de los otros dos—. Buenas tardes, quise venir a... —comenzó a explicarse pero una imagen cruel no se iba de su cabeza y terminó mirando el piso—. Si estás ocupada no pasa nada, solo te traje esto —le extendió las flores sin mirarla a ella, mucho menos al susodicho que acababa de traerle ideas erróneas. No es que Rikard desconfiara de su Jenell, lo que no le gustaba era la mirada que había visto o creído ver en el otro.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Lun Ene 04, 2016 2:00 am

No importaba el tiempo que pasara, Jenell continuaba sintiéndose como pez fuera del agua. En el trabajo le costaba horrores concentrarse y eso nunca pasaba inadvertido para sus superiores, quienes no se tentaban el corazón a la hora de hacerle ver sus fallas. Ella no era precisamente fuerte, dudaba mucho de sí misma pero en los peores momentos, esos en los que le daban ganas de salir corriendo de San Mungo y perderse en cualquier calle, traía a su mente la imagen de Rikard. Él se esforzaba todos los días por cumplir en su empleo, uno que estaba segura que era pesado como yunque, así que ella no podía rendirse sin importar lo desastroso que fuera en ocasiones su día.

Y desde inicios de mes puso más empeño, procuró ser más cuidadosa para no meter la pata y dobló horas cuántas veces le fue posible, porque a como diera lugar quería pasar el 14 de febrero libre. Cosa que evidentemente no consiguió, pero al menos le permitieron desocuparse veinte minutos antes, lo suficiente como para cambiarse de ropa y lucir presentable al ir a buscar a su novio. El plan era esperar al pelinegro fuera de la casa a la que se había mudado hace poco y entonces… pasar un gran momento juntos. ¡Le daría la sorpresa! Bueno, tal vez no solo una…

En cuanto estuvo lista salió del vestidor dispuesta a marcharse a la brevedad, pero un compañero de piso le frenó el paso. Obvio que la atrapó con la sonrisa en el rostro y en definitiva parecía dispuesto a robarle tiempo pero para la castaña no significaba absolutamente nada. El otro lo sabía, y en el fondo Verheugen agradeció que se quitara de en medio en cuanto notó la presencia de Bajko.

La incomprensión vino cuando vio y escuchó al hombre de su vida tan… lejano. ¿Qué ocurría? ¿Ni siquiera le había dado oportunidad de hablar y ya estaba pensando en marcharse? –Muchas gracias Rikard, son preciosas…– recordó al instante la flor que él le había obsequiado junto con una carta hace ya bastante tiempo y el ver ahora un ramo en color rojo le hizo sonrojar. Eran perfectas para la ocasión, combinaban incluso con sus intenciones para la noche…

Una gran sonrisa apareció en la bruja, quien con una mano abrazó el ramo que tan feliz la había hecho y con la otra se aferró al costado de Rikard. Normalmente le dolía estropearle la ropa ya que siempre lucía impecable pero ese día era todo lo contrario, le arrugaría cada prenda de ser necesario. –La verdad es que… estaba por ir a esperar en tu puerta. ¡Estoy libre! Y si tu no tienes más encargos que hacer para tu jefe… ¿Me concederías esta tarde? – preguntó emocionada, ansiaba apretujarlo  pero intentaría conservar la calma. Miró al suelo un segundo y al siguiente levantó la mirada, clavándola en su eterno caballero. No le besó a pesar de que ya podía sentirse sedienta, pero sin pena alguna le tocó el labio inferior con el índice y coqueta se acercó a su rostro. –Y también la noche, si no es mucha molestia…– No le preocupó que su compañero de trabajo pudiese escucharla y mal mirarla después. Quería ver de buen humor al dueño de su corazón y que no quedara duda de cuánto lo necesitaba en su vida para seguir respirando.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Mar Ene 12, 2016 4:52 pm

Las mejillas de su musa se habían tornado de color rosa. ¿Eran por sus flores o porque él la había descubierto con el otro chico? Fue hasta que ella lo tocó que recién comenzó a sentirse más calmado. La miró y entonces pudo observar con más detalle que se había vestido de manera especial, y también pudo notar la sonrisa sincera en su rostro. Rogaba a Merlín que fuera por él, y cuando ella al fin le dijo que estaba por ir a buscarlo por su cuenta el volvió a sonreír.

Pensamos lo mismo entonces… Vine porque pensé que ya estarías libre, el señor Hvalimir se fue con su prometida a pasar el resto de tarde —la mano del chico se alzó y le tomó la mejilla para observarla detenidamente. Seguía tan hermosa como siempre aunque podía notar ciertos vestigios de cansancio en sus ojos. ¿Estaría durmiendo bien? ¿Seguiría con problemas con su madrastra? Su línea de pensamientos se vio automáticamente interrumpida ante la siguiente oración de Julieta y si su corazón no dio un brinco mortal fue todo un milagro—. ¿La noche? —cierta parte de él se sintió repentinamente acalorada ante la idea de poder pasar la noche con ella, mucha intimidad no habían tenido en el último tiempo a causa de los problemas por ambos lados de la balanza. La ansiedad no era su fuerte y los nervios tampoco, de ahí que sus movimientos le parecieron torpes en ese momento y no supo qué hacer primero con la chica que tenía justo al frente.

Iba a inclinarse a besarla pero terminó chocando con su nariz y hasta entonces se dio cuenta de que tenían público. Bajko alzó la vista para mirarlo con algo más que disgusto y su brazo libre tomó la cintura de Verheugen en el acto casi primitivo de marcar su territorio. Que lo culparan de infantil pero tenía apenas 19 años y no le gustaba que tocaran lo que consideraba suyo. ¿Qué le hacía pensar a ese desconocido que podía observarlos con esa sonrisa en el rostro?—. ¿Nos vamos? Aunque creo que tu… compañero está esperando algo —¿Tal vez que se presentaran? Casi como un duelo de caballeros—. Rikard Bajko, el novio de la señorita —su mano se apretó contra ella y luego la miró, a ella si le sonrió amablemente, ahora resultaba que también tenía algo de bipolar.

Ya había cumplido con fingir ser decente con el extraño, ahora esperaba que al fin pudieran salir de ahí—. Mi tío Sieffre me dejó una vez una dirección donde se podía pedir comida directo a la casa, podríamos pedir al departamento a menos que quieras una cita más formal en algún restaurante o algo —le comentó en voz más baja a la chica esperando que decidiera para encaminarla hacia el lugar indicado. Lo que ella quisiera él lo aceptaría, si quería mejorar la situación al menos tenía que darle en el gusto de vez en cuando.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Lun Ene 25, 2016 7:49 am

¡Entonces Rikard sí estaba libre! Su yo interior dio saltos de alegría y su corazón latió alocado cuando el chico le tocó la mejilla. Puede que la distancia se hubiese marcado más de la cuenta durante los últimos meses pero cada vez que tenía oportunidad de estar con él, su alma se llenaba de un gozo que nadie más sería capaz de provocarle. –Sí, la noche– le confirmó ilusionada. Jenell presintió que se aproximaba un beso, su sonrisa se preparó para ello y el rostro acercó unos cuantos milímetros más al de él hasta que el choque en la nariz la hizo reír. Tendremos que entrenar de nuevo los besos, se dijo antes de que su mago pusiera atención a otra persona, y no a ella.

Ah, ya se le había olvidado que su compañero seguía ahí de pie, ¿por qué demonios no se había marchado ya? –Hu Keqiang– se presentó el otro becario –Compañero de Annegrete– agregó altivo aunque no había mucho que presumir con eso. Estaba claro que el novio de la chica no iba a darle la mano por lo que se limitó a hacer una inclinación con la cabeza, apenas perceptible. –Por lo general él recibe el turno nocturno. Cuando recién vine a San Mungo compartíamos el mismo horario.– explicó la castaña esperando que no quedaran dudas. No se dio cuenta de que el chino miró con fastidio al pelinegro en cuanto ella lo sacó de su campo de visión, tenía mejores cosas que hacer como armar el plan para el resto del día junto con su caballero personal.

Comer en el departamento esta perfecto para mi. No tengo deseos de estar entre multitudes este día y no quiero arriesgarme a que algo me robe tu atención.– vagamente se despidió de su compañero con un débil agitar de la mano, no tenía nada mas que decirle. Entonces soltó el costado de su novio y en su lugar lo sujetó del brazo con que él la tomaba de la cintura. Se mordió los labios para aguantar la tentación de hacerle bajar la mano más allá de su cintura, de momento lo ideal era comportarse medianamente decente para que ojos de extraños no se fijaran más de la cuenta en ellos. –¡Vamos, vamos! No quiero que se nos vaya la tarde.– la alemana tomó la iniciativa de echar a andar a paso veloz por los pasillos del hospital, no sabía por qué medio irían a la casa del tío Sieffre pero como mínimo había que moverse a un sitio más despejado donde no fuese a ocurrir un accidente en caso de que usaran la aparición para marcharse.

¿Crees que podamos cenar en la alfombra de la sala? Todo el día he estado de pie y mis pies ya no aguantan. Además tendríamos bastante espacio para otras cosas.– lo miró entusiasmada sin preocuparse por dejar en evidencia que tenía algo en mente para después de la cena. ¡Quería que lo supiera! No de golpe pero sí que se fuese haciendo una idea, así era más divertido para ambos.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Vie Ene 29, 2016 4:13 am

Seguro más de alguien lo tacharía de racista, pero de ahora en adelante todos los orientales comenzarían a parecerle sospechosos. Se grabó el nombre del supuesto compañero de la dama aunque solo le importaba que el susodicho se mantuviese alejado de ella, de ser posible muy pero muy lejos. Y lo tuvo más que claro cuando el otro se atrevió a mirarlo con desagrado, ¿Quería pelea? Porque Rikard bien podría dársela solo por atreverse a mirar a su Jenell.

El joven renegó entre dientes y a medias volvió a poner atención a la chica, que al parecer le explicaba que para su mala suerte había tenido que compartir turno con el susodicho extraño, bien, esperaba que no volviera a suceder. Lo único que logró calmar su molestia fueron los toques y la voz de Julieta que aceptó ir directamente al departamento de su tío y él inclinó otra vez el rostro hacia ella para sonreírle aunque el gesto le salió algo tenso—. Mi atención te pertenece —le aseguró y aunque le costó dejó de buscar la figura del chino y se movió con ella cuando la becaria pareció apremiar la marcha de ese lugar.

Vamos entonces —le siguió el paso sin dificultad y se acomodó a sus zancadas para ir a la par de ella. Comer en la alfombra no era algo que hiciese normalmente pero si ella quería probar, Romeo no se iba a negar—. ¿Soy yo o está usted insinuándome cosas desde que me saludó, señorita? —preguntó sin atisbo de vergüenza y cuando ya estuvieron en un lugar aceptable para aparecerse la hizo detenerse jalándola de la mano. La acomodó frente a él y la apretó entre sus brazos, esta vez no se equivocó como antes en la dirección mientras se inclinaba y alcanzó los labios de ella, cerrando los ojos en el camino y disfrutando de manera poco inocente del contacto. No había hecho el intento de profundizar pero si había sido intenso y cuando se separó su sonrisa al fin ya estaba en modo normal.

Ella era lo que necesitaba para que su vida fuese más agradable y llevadera—. Pon tu mente en blanco —pidió y esperó unos segundos antes de usar la varita para sacarlos de ahí. Luego de que fueran movidos del piso, tambaleante se logró mantener en pie en medio de la calle que daba justo al departamento de su tío y enfocó a Verheugen con la mirada antes de señalarle el lugar que los esperaba—. Ahora eres toda mía —comentó animado y del brazo la condujo hasta la puerta que abrió con una llave hechizada que le había dado su tío para acceder al lugar y bajar las protecciones que guardaban la seguridad del lugar.

Dentro del sitio se separó un brazo de la futura sanadora para quitarse la chaqueta y extendió la mano hacia ella por si quería que le guardara alguna cosa en el perchero—. ¿Qué quieres comer hoy? El menú es variado y se demoran un poco así que deberíamos pedirlo pronto —explicó y su vista se clavó en la figura de la que a sus ojos era su mujer, tanto actual como futura, en todos los posibles sentidos de la palabra—. Me has hecho falta —murmuró en un tono bastante personal porque no estaba acostumbrado a declararse de esa manera, pero ella merecía saber que la extrañaba y necesitaba todos los días, por mucho que el camino se hubiese puesto cuesta arriba para los dos, todavía extrañaba lo fácil que era tenerla siempre y casi a todas horas cuando se encontraban internos en el colegio.


Última edición por Rikard Bajko el Sáb Feb 13, 2016 3:22 am, editado 1 vez




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Lun Feb 08, 2016 5:24 am

¿Insinuando algo yo? Me temo que son imaginaciones suyas caballero. – respondió Jenell con una gran sonrisa, no le costó mucho fingir demencia, era divertido. En sus planes no estaba el soltarle tan pronto y directamente sus intenciones, prefería tenerlo con la duda y ahora que sabía que él ya había captado el rumbo de sus pensamientos no podía estar más contenta. Bueno, en realidad sí, pero cuando ya estuvieran en el departamento prometido.

Claro que el tramar algo no la salvaba de ser también tomada por sorpresa y eso fue lo que ocurrió cuando la hizo parar repentinamente y la jaló hacia un sitio mas libre. Un gritillo había salido por sus labios por lo inesperado de las acciones de Romeo pero pronto fue silenciada con un llamativo beso. Ah... ¿Cómo esperaba que se controlara si la tomaba de golpe y tan intensamente? Definitivamente la becaria quedó con ganas de más contacto pero ya era hora de partir. –No será fácil después de lo que hiciste.– dijo y cerró los ojos, solo así consiguió despejar su mente y sin problemas desaparecieron del hospital.

Le encantaba viajar así con él, lo disfrutaba en exceso y no estaba segura de si era por lo romántico que era ser “llevada” por el hombre de su vida o porque la aparición de Rikard tenía algo distinto a cualquier otra, como si el trayecto estuviese cargado de chispas de colores y fuertes dosis de alegría. Y como resultado, para cuando sus pies tocaban suelo firme, una risa siempre la acompañaba. ¡Era mejor que la montaña rusa muggle! –¿Quién dijo que no lo era ya?– entre risas dejó que el pelinegro la guiara hasta el pintoresco departamento y paciente esperó a que él abriera la puerta. De repente todo le parecía de otro color, más vivo y ligero, la energía volvía a ella cada vez que podía estar con el mago y ese día el efecto parecía haberse multiplicado porque se sentía casi a reventar de alegría.

Ya dentro entregó el bolso a su novio y luego el abrigo. –Mmm… ¿tendrán espagueti? O algo con patatas, eso estaría bien para mi. Claro que también acepto recomendaciones.– dio un rápido vistazo a la sala y cuando sus ojos volvieron a Rikard notó que él la observaba detenidamente, eso sumado a las palabras que le obsequió la hicieron sonrojar levemente. –Y tu a mi… pero hoy desquitaremos todas esas horas de ausencia.– algo de pena le había dado el decirlo, mantuvo las manos en la espalda e inquieta jugaba con sus dedos. Su corazón se estaba acelerando y si no hacía algo los nervios la iban a devorar en cualquier momento. ¡No quería eso! Si eso pasaba corría el riesgo de acobardarse con todo lo demás.

Rikard yo… necesito más de tu tiempo, no solo hoy. – confesó con la vista baja y al muchacho se apegó por completo, lo abrazó fuerte apoyando el rostro en su pecho por unos minutos. –Haremos lo posible por vernos con más frecuencia, ¿si? – al pedirlo levantó la mirada y sonrió, sabía que él también tenía una agenda complicada y para colmo impredecible pero ella necesitaba verlo, tenerlo cerca y poder sentir su apoyo. La situación alrededor era complicada, todo parecía irse fácilmente de sus manos y no quería que lo mismo pasara con ellos.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Sáb Feb 13, 2016 3:42 am

¿Qué quién había dicho que no era toda suya?—. Tu compañero de ojos rasgados parece no tenerlo claro… Le gustas —comentó ofuscado ante el recuerdo y suspiró con pesadez. ¿Cómo lidiar con algo así si sabía que Jenell era adorable a la vista de cualquiera? Tenerla en una caja solo para él estaba prohibido por las leyes pero estaba seguro de que preferiría eso a verla siendo rondada por muchos buitres. ¿Cómo se suponía que protegías a tu chica a distancia?

Colgó el abrigo de la chica y dejó el bolso al lado de uno de los sillones. Escuchó lo que deseaba su musa y asintió—. Espagueti si, y lasaña, esa la probé la otra vez —le comentó y pensó que debía buscar papel y lápiz para enviar su pedido vía lechuza. Lo bueno era que su Julieta si lo quería y le prometía un día donde olvidar todas las tristezas—. ¿Estás nerviosa? Me portaré bien —aseguró en un toque algo bromista aunque le salió algo forzado, extraño se sentía de verla tan cohibida, seguro era porque se había desacostumbrado a tenerlo cerca o algo así.

Lo que si lo sacó de sus pensamientos fueron las nuevas palabras de ella. Era una de esas peticiones que realmente deseaba cumplir, con todas sus fuerzas. Solo que no tenía claro cómo hacerlo. La rodeó con sus brazos cuando ella se le apegó y apoyó la barbilla sobre la cabeza de la señorita sin deseo alguno de soltarla, aunque ella pronto se movió para mirarlo y él siguió apretándola de la cintura—. Lo haremos —confirmó la petición de su damisela en apuros, e inclinando la cabeza pegó su frente con la ajena—. Voy a intentar ordenar mis horarios ahora que he aprendido mejor a hacer el trabajo que me pide el señor Hvalimir, así podremos vernos más seguido cuando estés libre de turnos, también puedo fingir que me estoy muriendo o autohechizarme para que me cures de mis heridas, ¿No? —sonrió divertido ante su plan siniestro que poco tenía de cordura. Pero cuando se trataba de ella la perdía, así que no tenía argumento a su favor.

Lentamente la soltó y a una de sus manos se aferró. Le besó la frente y luego la guió hasta el centro de la sala por si quería desde ya tomar asiento sobre la alfombra—. Enviaré el pedido por lechuza y regreso, pediré ambos platillos para que puedas probar los dos —comentó y anotó también refrescos y ensalada, ah y postre también. Comer bien era lo mínimo que podía ofrecerle a su invitada estelar. Ahora que lo pensaba no le había presentado como era debido el departamento con sus remodelaciones aunque si la había invitado al menos una vez antes.

¿Te conté que la señorita Afanen apareció un día hace como una semana? La prometida de mi tío, es decir, su futura esposa. El mes pasado se decidieron a casarse. La cosa es que vino y entró a mi habitación y según sus palabras era un desastre así que la organizó… Creo que me trata como si fuese su hijo —le comentó mientras ataba a la pata de su lechuza lo que iban a requerir de la tienda. Por la ventana la dejo salir luego de darle las instrucciones—. Ya estamos con el pedido —avisó y dejó abierta la ventana para que regresara Roar y su gruñona cara. Por milagro no lo había mordido ese día.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Mar Mar 01, 2016 8:57 am

La boca abrió con sorpresa, ¡Rikard estaba loco! ¿Cómo podía pensar en herirse a sí mismo solo para verla?? –¡No seas masoquista!– lo quiso regañar ya que para nada aprobaba semejante idea, pero al hablar se le notaba que algo de gracia le daba al mismo tiempo. El color no parecía querer marcharse de las mejillas de la muchacha pero eso no le impidió mirar a su chico directamente. Estaba demasiado feliz por escuchar en su voz que había probabilidades de verse más seguido como para acomplejarse por el calor de su propio rostro y huir de sus ojos. Jenell infló las mejillas cuando Bajko soltó su cintura y si el infantil gesto desapareció fue gracias al beso que él dejó en su frente. Así estaba mejor.

Me parece bien, le diré a mi estómago que sea paciente.vuela Roar, vuela, pensó divertida dando un último vistazo al animal mientras el mago escribía el pedido. Aprovechó para quitarse los zapatos, nunca se había quejado de los tacones hasta que conoció lo que era trabajar horas y horas de pie, ahora poco faltaba para que los odiara y eso que otros se ponía para las horas laborales. –No, no me contaste– respondió disfrutando como niña de la suavidad que la alfombra ofrecía a la planta de sus pies –Mhm… ¿y realmente era un desorden el que tenías o tu futura tía exageró? ¿O fue excusa para entrar en tu habitación?– ¡No, no, no! De repente la idea de que otra mujer viviera en esa casa sonaba preocupante, no conocía lo suficiente a la señorita en cuestión y no es que quisiera pensar mal de ella pero… no recordaba a Rikard tan desastroso con sus cosas.

Tal vez sea que el trabajo del señor Hawryluk no te deja tiempo para las cosas simples…– suspiró casi descartando su teoría anterior. El cabello se revolvió y con cuidado se sentó sobre la alfombra, preguntándose si ella formaba parte de las cosas simples o las difíciles en la vida del caballero a quien quería dedicarse las siguientes horas. –Si necesitas ayuda con eso yo podría venir y acomodar un poco por ti. Creo que tengo más horas libres que tu, ¿no te parece una buena idea?– a la castaña sí, obviamente. Hasta podría llenarse del aroma de su novio por horas y horas… De verdad le gustaba la idea, casi sería como estar casados y encargarse del hogar como buena esposa…

Los dos brazos extendió hacia el pelinegro y sus dedos lo reclamaron abriendo y cerrando sin descanso. ¡Ya lo quería cerca! ¿Hasta cuándo la haría esperar? –Ven y descansa conmigo, dudo mucho ser la única agotada después de días y horas de esclavitud. A veces pienso que me equivoqué al entrar a San Mungo...– un puchero hizo de tristeza, naturalmente no duró mucho ya que la intención había sido simplemente dramatizar y por eso no tardó en sonreír de nuevo. Aunque no mentía, continuamente se preguntaba si estaba en el sitio correcto.


Última edición por Jenell A. Verheugen el Dom Mar 13, 2016 4:26 am, editado 1 vez



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Jue Mar 10, 2016 3:06 am

¿Verheugen estaba dudando de su capacidad de organizar? El chico la miró con algo de incredulidad por la dura ofensa aunque luego si sonrió—. Ella exagera, lo que pasa es que duerme poco y a horas raras así que las pocas veces que está despierta es para ver unos pocos papeles fuera de lugar como un desastre catrastrófico —explicó sobre su futura tía y el término le sonó bien, le agradaba la señorita Seren aunque estaba casi seguro de que su tío los miraba de manera extraña cuando la mujer decidía dejar volar su instinto maternal sobre el asistente. Él no tenía la culpa pero estaba seguro de que Sieffre le daba miradas de advertencia.

En eso si tienes razón, tengo poco tiempo y llego muy cansado —comentó tomándose de la parte trasera del cuello con una mano como si eso pudiese darle algo de calma a su cabeza que últimamente se la vivía demasiado llena de cosas—. Con que solo vengas a verme me harías muy feliz, no tienes que hacer más labores de las que corresponden, no quiero que pienses que quiero aprovecharme de ti —alto, alto. ¿En serio no quería aprovecharse de ella?

La observó abriendo y cerrando los dedos y su corazón se sintió bombear con más fuerza. Sin dudarlo se acercó a ella y de su cintura se tomó—. No digas eso, creo que realmente es tu vocación solo que tal vez no en esa área específica —comentó acerca de la medicina en general, ahora bien podía utilizar todos esos conocimientos en algo más que una planta del hospital mágico. Él por ejemplo no estaba haciendo lo que había querido toda su vida pero al menos si lo pasaba bastante bien con el señor Hvalimir. Todo un reto.

¿Te he dicho que eres demasiado adorable? Por tu seguridad claro, tus compañeros chinos pueden creer que tienen derecho a acercarse —bufó sus celos poco después de apretarla unos cuantos segundos y le llenó de besos el rostro—. Mhm pensándolo bien, sí quiero que lo tengas claro… Quiero aprovecharme de ti, pero no para tenerte limpiando mi desorden —aclaró entonces, seguramente con exceso de detalles innecesarios y al mirarla un gesto travieso cruzó su rostro.

La quería mucho, tanto que parecía doler cuando tenían que estar tanto tiempo separados. Por eso no la soltó en los siguientes segundos y luego de mirarla con detenimiento y sonreír por la mera dicha de tenerla en frente, se inclinó otra vez hacia su rostro y le tomó los labios con detenimiento. Quería sentirla y disfrutar cada segundo, de ahí hasta que el elfo que traería la comida tocara la puerta claro… ¿Cómo hacerle ver que él también la necesitaba más tiempo? Porque doloroso sería volver a separarse una vez pasara ese día.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Dom Mar 20, 2016 5:25 am

Vaya, entonces la señorita Afanen se ponía dramática cuando se le acumulaban las horas de pesadez espiritual por falta de sueño. Pobre mujer… debía ser todo un reto llevar ese ritmo y encima lidiar todos los días con mocosos en Hogwarts. Sí, sí, “mocosos”, Jenell ya se consideraba muy por encima de todos ellos. –Si ustedes me dan permiso vendré en cuanto salga del trabajo y aquí te esperaré todos los días, así podríamos vernos al menos un rato.– y de contrabando limpiaría la casa.

En ese caso no encajo en ninguno de los pisos de San Mungo…– renegó y a su cuello se abrazó en cuanto Rikard se le apegó.  Ya tenía en mente a quién pedir consejo pero por alguna razón no se lo quería contar a su novio, no todavía. Tal vez porque ni siquiera estaba segura de conseguir que Vseslav la recibiera.

Feliz como niña sonrió para él, le gustaban los cumplidos de su parte, todos todos. Pero… –¿Otra vez con eso? Mis compañeros chinos se darán cuenta de que estamos en distintas dimensiones en cuanto intenten algo. No te preocupes por eso, de verdad.– explicó, o al menos lo intentó, mientras el chico a su lado la consentía con dulces besos bien repartidos. Le estaba haciendo cosquillas pero la castaña se esforzaba en mantener el control.

Esfuerzos que resultaron insuficientes. Sus mejillas se encendieron de golpe y los nervios volvieron a ella con lo recién escuchado, conocía a Rikard y sabía que sus palabras iban en serio y con un poco de todos los sentidos posibles. Bueno, excepto el de usarla como ama de casa. Una lástima, porque ella encantada se pondría un delantal y prepararía la casa para él.

Impaciente se humedeció los labios y con una sonrisa que delataba cuanto deseaba que el pelinegro la besara esperó a que el ansiado contacto por fin se diera. Sentir de nuevo sus labios le esponjó el corazón, y en agregado, avivó la ansiedad que desde hace un rato se había encendido en su interior. Permitió que él se sirviera como más le gustara de su boca, se amoldó a su ritmo por unos minutos y después lentamente marcó una pausa. ¿Era ella o había empezado a hacer calor? –Rikard… ¿entonces qué esperas? Aprovéchate o lo haré yo…– susurró casi sobre sus labios, una traviesa mirada le regaló antes de apretarle el labio inferior con los dientes tras lo cual no dudó en acapararle por completo.

Tuvo que pararse sobre las puntas de los pies para alcanzarlo pero no se quejaba, la bruja adoraba ser superada en centímetros por ese hombre que tanta falta le había hecho en los últimos meses. Su lengua buscando entrar en la boca del mago se esforzó en hacérselo notar y también una de sus manos que de su cuello se desprendió y fue a buscar una de Rikard. Como le sujetaba por la cintura no fue difícil guiarlo un poco más abajo para que la tocara en la cadera. ¿Quería tentarlo? Lo que Annegrete buscaba era más complejo que eso y para empezar, lo quería en el suelo.

Los botones estorban– dijo por lo bajo, al separarse de golpe de la boca contraria. Una lamida le dio al centro de los labios, todavía tenía sed y Bajko era lo único que quería beber. –¿Me ayudas?– ya quería ver en qué dirección tomaba él su petición, intencionalmente estaba dejando abiertas sus palabras, para divertirse con lo que su mente poco sana eligiera.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Vie Abr 01, 2016 5:38 am

Una amenaza inesperada le había sido soltada. ¿Cómo se suponía que le respondías eso a la chica que te gustaba? Aprovéchate de mí y como más se te antoje sonaba demasiado comprometido tal vez. E incluso masoquista, pero él estaba interesado de manera grave en el asunto. cuando ella se alzó para tomar sus labios él le ayudó inclinándose contra ella y pronto cerró los ojos mientras su dulce Jenell se aseguraba de dejarle claro que quería traspasar varias barreras, como no pensaba negarse espacio le hizo y salió incluso con su lengua a recibirla. Su cuerpo parecía dormir cuando no la tenía cerca y ahora… Ahora estaba despertando y cada vez más hambriento.

Con una mano en la cadera de ella, movimiento patrocinado por su bella acompañante, trazó un masaje circular sobre el vestido que gracias a Merlín era tan ligero como se veía, y al sentir de paso la ropa interior que apretaba cerca de ese punto la piel de la joven ya no solo fue su pecho el que se aceleró. Su otra mano también llevó sobre el cuerpo de la ya mujer y en su espalda la ubicó aunque a propósito fue bajando hasta sentir en cierto borde el límite donde planeaba quedarse a tentarla.

Pero ella tenía esos mismos deseos al parecer, porque a la mención de los botones, en vez de preguntarle de cuales hablaban, Bajko la miró de arriba hacia abajo clavando sus ojos ya sin contenerse sobre la piel a la vista y también la hilera de eternos broches que ajustaban el vestido perfectamente al cuerpo de Verheugen. El rostro bajó hacia el collar que le cubría el cuello y que parecía llamar todavía más la atención sobre la pronunciada abertura central de la prenda—. Voy a meditar en ayudarte pero antes… permíteme —pidió aunque no esperó confirmación y un beso con los labios abiertos dejó justo al borde del accesorio y desde ahí inició el descenso.

Usando la nariz y la boca acomodó besos sobre el escote de la chica, partiendo del centro donde iniciaban los botones, y con sus labios y dientes se armó camino hasta lograr bajar un poco la ropa sobre el seno izquierdo. tal vez debería haber pedido permiso pero no quiso, cada vez que veía más piel, deseaba todavía otro poco y así se siguió esforzando. Acariciando con una mano su costado y con la otra su espalda baja mientras exhalaba sus deseos poco prudentes sobre el pecho de la joven. Punto que finalmente logró casi despejar y hasta unas cuantas descaradas y juguetonas lamidas dio al bonito pezón que le había quedado por insistencia suya a la vista hasta que la ropa volvió a dejarle sin sus delicias frente a su mirada.

¿Te he dicho que usas ropa demasiado escotada? Aunque no es suficiente en estos momentos... —comentó con calidez y otro beso dio, esta vez por encima de la oscura tela del vestido. Con gusto fue arrastrando las manos sobre ella hasta llegar al inicio de los botones del vestido. No se quiso detener por algún mítico respeto e incluso recorrió la curva de sus senos para llegar al centro. Punto donde desabotonó el primero de una larga fila de pequeños cierres que le impedían poder disfrutarla más todavía.

Voy a odiar cuando llegue la comida, pero si fuera fría te usaría de mesa… Oh… ¿Me dejas ponerte el postre encima? —se le acababa de ocurrir un problema y también la solución. Lo dijo con tanta calma que no se reconoció, pero es que el hambre lo estaba afectando más de la cuenta—. Si quieres sentarte me avisas —agregó con el corazón agobiado de tanto palpitar y dos botones más se abrieron para él dejándole la vista hacia el inicio de la ropa interior de la damisela. La misma con la que había luchado antes para alcanzar el premio mayor. ¿Debería pedirle cooperación o seguir con esa calma que comenzaba a asfixiarlo?




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Sáb Mayo 28, 2016 7:42 am

¿A qué se refería Rikard con que iba a “meditar” el ayudarla o no? Por poco Jenell inicia un berrinche ahí mismo, pero el primer beso fue suficiente para comprender que su novio no tenía intenciones de dejarla con hambre. Aunque quizá sí la haría sufrir con la espera. ¿O tal vez no?

Cosquillas le daba el tenerlo dando besos a su piel descubierta, al mismo tiempo se impacientaba y más nítida fue esa sensación cuando el mago se las ingenió para bajarle la ropa que le cubría el seno del lado izquierdo. La castaña abrió los labios e inconscientemente tomó aire, como si supiera que pronto iba a hacerle falta y quisiera estar preparada. Un agudo gemido escapó de ella desde el primer toque que el pelinegro le dio con la lengua, fuerte se agarró de sus hombros sin darse cuenta. Disfrutaba de la ansiedad que él le provocaba y más quería todavía, le quedó claro cuando la ropa volvió a su sitio y la humedad que la lengua ajena le podía proporcionar se vio frenada. ¿Era normal querer deshacerse rápidamente de toda la ropa?

¿Escotada?– repitió momentáneamente distraída, mal mirando a su propia ropa por cerrarle el paso a los labios de su novio. Después sonrió, al escucharlo decir que al menos en ese momento no le era suficiente el escote que ella llevaba, era divertido descubrir que los pensamientos de ambos iban por caminos semejantes. –No me lo habías dicho, pero me alegra saber que lo has notado. Esa ha sido siempre la idea.– dijo divertida, respirando profundamente con gusto –Que te fijes más en lo que tengo para ti.– confesó sin pena. Una sonrisa coqueta le dio enseguida –Solo cuando te voy a ver me visto así.– agregó por si acaso a su celoso hombre se le ocurría que ella vestía siempre así.

Las manos pasó a la nuca de Bajko, entre sus cabellos acomodó los dedos y otro poco se apegó a él cuando él se dispuso a abrir el primero de los botones, luego de acariciarla en el camino hasta ese punto. De golpe, las palabras del joven mago provocaron un intenso color rojo en las mejillas de la alemana, porque a pesar de que tendía a tener pensamientos acalorados, no había llegado a incluir alimentos o similares en sus fantasías. Ser usada como mesa se escuchaba quizá demasiado intenso por todo lo que de ahí podía surgir, y más delicioso lo percibió cuando se especificó que serían postres lo que tendría encima si el caso se diera. ¿Miel, tal vez? –Sí… Tienes permiso.– respondió con nervios y sintiéndose más inquieta que antes. Su mente de inmediato se imaginó haciendo algo similar sobre el muchacho y tal pensamiento terminó por hacerle hervir la cabeza.

Mhm… sentarse esta bien para empezar– comentó contenta de ver dos botones más abiertos de su vestido. El rostro de su caballero enfocó mientras él trabajaba y decidida a hacer de las suyas le detuvo las manos para poder marcar algo de distancia. Solo entonces puso sus propias manos en el cinto del mago y desde ahí aplicó fuerza para empujarlo hacia el sofá detrás de ellos. –Rik, no odies a la comida, no tiene la culpa de las cosas que hacemos.– con la sonrisa de lado a lado se inclinó hacia adelante y el vestido se levantó un poco, las manos las pasó por debajo de la tela negra hasta que sus dedos se engancharon a la ropa interior que llevaba. Sin mirar a su anfitrión se quitó la prenda y en otro de los sillones la abandonó junto con su varita.

Los pasos necesarios dio la castaña para llegar hasta Rikard y sobre sus piernas se sentó acomodándose cuidadosamente el vestido para que no se le arrugara. –¿Cuánto tiempo crees que tengamos antes de que llegue nuestro pedido?– preguntó teóricamente seria aunque la mirada traviesa la delataba. A los labios de él se apegó buscando su adorada lengua, la que tan bien la había hecho sentir al mojarle un pezón hace pocos minutos. Cumpliría lo dicho, iba a comerse a ese hombre aun si cumplía con ayudarla a desvestirse o si intentaba aprovecharse de ella. No le preocupaba iniciar una guerra contra las acaloradas intenciones del mago.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: There's no need to worry • R&J

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales