JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Love is in the air — Priv

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Love is in the air — Priv

Mensaje por Dahlia H. Cáech el Mar Dic 22, 2015 11:10 pm

Recuerdo del primer mensaje :

And I don't know if I'm being foolish
Don't know if I'm being wise
But it's something that I must believe in
And it's there when I look in your eyes

― John Paul Young


Viernes 14 de Febrero, 2025. Callejón Diagon.

Este mes no había estado nada bien. Luego de que su primo le advirtiera de que su padre ya sospechaba de la existencia de Kaoru en su vida, había resultado que se pudo dar cuenta de que le estaban registrando hasta las cartas y aunque no solía suceder, el enojo subió en la señorita. Claro que no lo hizo notar, se lo guardó, y aunque le preguntaron cientos de veces por qué estaba de tan mal ánimo, nunca respondió. Para no empeorar la situación le había tenido que pedir al conductor que dejaran de verse tan seguido y ya había perdido la cuenta de la última vez que lo había podido ver cómo debía hacerse. ¿Y lo peor? Lo extrañaba.

Ya sabía lo que significaba pero no quería expresarlo todavía en voz alta, prefería disfrutar cada etapa. Por lo mismo cuando se dio al fin la oportunidad de hacer algo juntos en una fecha tan conocida como era el 14 de Febrero, no tuvo reparos en pedir auxilio a Sihtric para que le ayudara con la coartada. Pasaría con su primo y su novia todo ese fin de semana así que no iba a ser contactada por su padre ni por su cuidador. O al menos eso dejó estipulado para el enojo de su padre que al final por cansancio la dejó ir.

Y allí estaba. Nerviosa como nunca, parada en medio del Callejón Diagon, Sihtric la había ido a dejar allí luego de que Jeremiah la dejara en la casa del mago. Y ahora luego de echarlo esperaba a que llegaran los demás.  No es que no extrañara estar a solas con Reed, sino que iban a hacer algo realmente especial pues él había invitado a unos amigos a los que ella podría al fin conocer. Le agradaba saber más de la vida del joven y  sobre todo, estaba segurísima de que era una realidad que los amigos de sus amigos eran sus amigos también.

Apretó la correa del bolso mientras se movía casi en círculos en una ociosa espera, hasta que al fin divisó a quien había estado echando de menos todos esos días—. ¡Kaoru! —alzó la voz sin temor a la imagen que daría a los demás y fue a su encuentro con emocionada rapidez, seguro una persona normal se hubiera detenido poco antes de colisionar con el otro pero ella se lanzó directa para darle un apretado abrazo—. ¡Kaoru! Estoy tan feliz de verte —la risa volvió a ella, parecía que hubiera estado dormida antes y se quedó apegada a él como si la vida se le fuera en ello. ¡Realmente se había acostumbrado a tenerlo cerca y ahora hasta poder sentir su aroma la emocionaba!


THE CAGED BIRD SINGS OF FREEDOM
everytime we touch:
in your smile i see something more beautiful than the stars:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Squib

Volver arriba Ir abajo


Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Teasag Moire Ansbach el Lun Mar 21, 2016 10:06 am

Ahh… encantada enmarcaría la cara de desconcierto de ese hombre, si eso fuese posible le usaría para  alegrarse todos los días y noches. Evitó amarrarse a la idea de que tenerlo completo sería mucho mejor y que de paso le serviría para desahogar ciertas necesidades sin importar la hora. Ah, porque ya lo imaginaba fijo en un lugar de la casa como si se tratara de un perchero.

Alguna mala broma iba a salir de su boca después de todas esas visualizaciones pero por culpa de la atrevida pregunta que el mago le arrojó directo a la cara las letras se le revolvieron en la garganta. –¿Mi… lengua?– ¡Maldito Ioan, le estaba regresando palabras de múltiples sentidos! Emberrinchada levantó el mentón y fingiendo seguridad le respondió –Sí, mucho. El chocolate es bueno para consolar.– necesitaba consuelo, claro, porque ese hombre amenazaba con hacerle caer estrepitosamente en sentimentalismos que por años le habían sido ajenos, y por lo mismo no estaba segura de poder lidiar con ellos si por mala suerte resultaba que el tatuado quería solo pasar el rato.

Si estaba en lo correcto él estaba demasiado consciente de que ella había confesado disfrutar de su segundo nombre al pronunciarlo, eso normalmente bastaría para hacerla huir avergonzada y confusa, sin embargo, ésta vez fue capaz de permanecer frente a él. Bajó la vista en cuanto la gota cayó en su flor y, enseguida, la quitó de ahí. –No soy complicada– fue todo lo que alcanzó a replicar antes de embobarse con la combinación creada por el pulgar de ese hombre, el chocolate, su boca y también su atrevida mirada. ¿Por qué le costaba tanto despegar la mirada de él?!

O-obvio que sabe bien– no, no, ¡el ataque de la cuchara con chocolate de nuevo! ¡Y por si fuera poco le manchaba los labios! –Solo…para ti. Sé cuidadoso por favor…– le dijo en voz baja, con el ceño fruncido y las mejillas desastrosamente encendidas. Abrió los labios sin dejar de mirarlo y sus dedos libres se aferraron a la cuchara, no la movió ya que esperaba que él lo hiciera. Únicamente buscaba… ¿mantenerlo a su lado? Aunque siempre podía soltar él la cuchara e irse por donde se le antojara. Pero no quería eso… Por una vez en su vida Teasag deseaba tener a alguien a su lado, a Raleigh específicamente.

Desgraciadamente junto con esa necesidad se hallaba también el miedo, casi pavor de tener de nuevo los labios de alguien sobre los propios. Recordó instantes de su vida y cómo otro se los ensució de las peores formas, la confundía el experimentar cosas tan contradictorias pero no quería quedarse con  la duda. Tal vez... Kyagaros era el indicado para dar el siguiente paso. Por un instante, se permitiría salir a la luz.


Última edición por Teasag Moire Ansbach el Dom Abr 03, 2016 10:17 am, editado 1 vez


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gente no mágica

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Raleigh I. Kyagaros el Mar Mar 22, 2016 5:27 am

Era una mujer terrible, se dijo al escuchar que necesitaba consuelo y sentir la necesidad imperiosa de hacer lo que fuera por ella. Por ella y porque estuviese contenta. Incluso pedirle cosas avergonzantes como un favor. ¿Y tenía el descaro de no considerarse complicada?! No, no, algo iba mal con esa muggle, y peor con él porque incluso esos detalles le gustaban de ella.

Raleigh sí que tenía necesidades. Guardadas todas, y desde hace mucho. Por eso fue que luego de mancharle la boca con el chocolate y escucharla hablar, se sintió con la garganta seca. ¿En serio le tenía que haber dicho esas palabras? Porque si hubiera seleccionado con más cuidado, el no habría tenido las fuerzas para acercarse más de la cuenta. Aprovechando que ella jalaba la cuchara como si le hubiese dado permiso—. ¿Solo para mí? —repitió pues le había hecho bien el escucharlo de ese modo en una bonita dama con las mejillas hirviendo. Y sus labios manchados le pedían a gritos que los limpiara.

Seguro si hubiese estado cuerdo no lo habría hecho, pero no necesitaba alcohol para embriagarse por culpa de Ansbach. Así que otro paso dio hasta introducirse en el espacio personal de ella y observó más que atento mientras remarcaba el toque de chocolate sobre la cavidad abierta de la mujer haciendo uso de la cuchara. Quería probarla. Y no fue capaz de contenerse, luego Kaoru podría matarlo pero en esos momentos no le importó, no mientras se apegaba a la boca de Teasag buscando robarle todo el sabor, incluido el chocolate.

Había sido un beso correcto, incluso con su intento de intensificar, se mantuvo como todo un caballero. No había intentado invadirla, simplemente le había tomado los labios y la había delineado con movimientos de experto, de esos que no se olvidan, tratándola como si fuera una joya preciosa, probando al fin qué sabor y textura tenía esa boca con la que desvariaba en secreto luego de todo ese tiempo apenas viéndola. El toque a chocolate en ella se le hizo más que disfrutable, aunque los dulces no eran su bebida favorita. Su lengua incursionó solo superficialmente para limpiarla y claro que fue tacaño y nada del chocolate le dejó.

Pero aun cuando fue correcto en sus movimientos, al momento de separarse, su agitación era evidente. Confuso mentalmente la miró buscando algo que decir pero usualmente cuando le hablaba a ella tendía a arruinarlo todo, así que mejor volvió a cerrar la boca y miró al piso esperando la cachetada que seguramente iba a recibir luego de ese atrevimiento, era un niño al que acababan de descubrir robando un trozo de tarta. No tenía caso ocultar las manos manchadas con dulce ni sus exhalaciones. ¿Cómo se suponía que contuviera los deseos que por ella guardaba si siempre tenía que estar tan cerca? Si hasta su aroma había terminado por cautivarlo y ya sentía que no se podía recomponer, una vez más estaba en el punto de quiebre y esta vez para su completa confusión no tenía que ver con destruirse a sí mismo.




like a thief:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Teasag Moire Ansbach el Dom Abr 03, 2016 10:58 am

El paso extra con que el mago invadió su espacio personal le hizo creer que iba a exigirle que repitiera que solo para él abriría los labios. Acentuó su ceño fruncido y así recibió el chocolate tibio en su boca, ¡pero ni tiempo le dio de saborearlo! De repente ya lo tenía inclinado contra su rostro y claro, apoderándose de sus labios, y del chocolate, y de su respiración, y de… sus sentidos. Porque todos apuntaron a analizar lo que el hombre le estaba provocando con un solo beso. No tardaron mucho en llegar a la conclusión de que estaba bien lo que estaba experimentando, por lo que alcanzó a corresponder con lentitud antes de que todo rastro de chocolate le fuese robado. La lengua ajena se había asegurado de limpiarla a detalle.

Contadas veces había besado voluntariamente a alguien, tanto tiempo había pasado desde la última vez que maldijo en silencio por su inutilidad en el tema. ¿Y si a él no le había gustado? Igual de confusa miró al chico cuando él a su vez le buscó la mirada. ¿Qué se suponía que se decía en esos casos? Su descontrolada alma quería salir corriendo pero sus pies no se movían ni un milímetro, y… él tampoco. Tomó aire para armarse de valor y hablarle aunque todavía no tenía idea de qué palabras le daría. Kyagaros ya tenía la vista en el suelo y la imagen que daba de algún modo invocó emoción en la pelirroja, ¿cómo demonios podía verse tan tierno después de lo que acababa de hacer?!

Se suponía que ibas a darme chocolate, no ha robármelo todo.– reclamó infantilmente y llevó la vista a un punto lejano a él, aunque poco duró en esa abstinencia. Sus ojos volvieron a la brevedad al mago y según sus fuerzas le sujetó de las dos muñecas. –Tendrás que darme de nuevo– señaló sin poder recuperar su color natural ni la tranquilidad en su voz. Oh pero al instante sus neuronas dieron vueltas y cayeron en la cuenta de lo mal que había sonado su exigencia –Con la cuchara–  por eso especificó a toda prisa. Aunque su mente inevitablemente cochambrosa por segunda vez tomó el camino más enfermo y entonces sí que hirvió su rostro. Lo peor de todo era que no le disgustaba la idea…

Abochornada soltó al entintado y giró parcialmente para ya no verlo de frente. El rostro se cubrió con ambas manos y mentalmente se regañó, no tenía sentido que divagara con encuentros pasionales cuando un muy educado beso casi la había hecho estallar por dentro. Estaba segura de no tener el valor para entregarse a algo así por mucho que soñara con ser querida en esas tonalidades, además… el pasado nunca dejaría de ensuciarla. Si en algún momento Raleigh se enteraba de lo que le había ocurrido en la adolescencia muy probablemente se alejaría, no parecía del tipo que despreciaba a otros –para ella no lucía como tal– pero tal vez por miedo a lastimarla sí marcaba distancia… Imaginarlo hizo entristecer los labios de la muggle, no quería que ese demente desapareciera de su lado y aceptar esa verdad fue un brusco golpe al corazón. ¿No se suponía que estaba mejor sola?


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gente no mágica

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Raleigh I. Kyagaros el Mar Abr 12, 2016 5:10 am

Debía estar demente, era la única posibilidad, porque estaba casi completamente seguro de que la había percibido correspondiendo a sus labios. Tan lentamente que por poco ni lo nota, pero algo de presión si había percibido y no para alejarlo. ¿Eso le significaría un golpe a modo de queja por ser un descarado aprovechador? Intentar acomodar su respiración fue todo un reto luego de separarse y mirar al piso pareció ser el lugar más seguro pues ver sus ojos era complicado y enfocarse demasiado en la curva que formaban sus pechos podría convertirse en otro golpe más para el mago golpeador. Los había mirado en la primera bajada de vista que había hecho y luego rápido se fue más abajo y más abajo… Estaba grave.

Pero ella no lo golpeó, en vez de eso le hizo un reclamo que le hizo alzar la vista y además se atrevió a tomarle las muñecas. ¿Qué pasaba ahora?—. ¿Qué quieres que haga qué?! —por poco se le corta el aire de tantos malos pensamientos que tuvo en esos segundos. Incluso el que ella aclarara que quería que le diera con la cuchara sonaba todavía peor, porque pronto él tuvo toda una imagen mental y estuvo al borde de decirle que prefería devorarla sin necesidad de cubiertos aunque de todos modos podría buscar donde encontrarle acomodo.

Su mente estaba pareciéndose cada vez más a la de un adolescente hormonado y tener la espalda de la chica a la vista solo sirvió para que terminara fijándose de manera poco caballerosa en el trasero de ella. Ser consciente de cada forma del cuerpo de la dama era sin duda poco sano y respetuoso, así que carraspeó mientras apretaba la cuchara entre sus dedos. Tal vez no era la mejor decisión pero en vista de que los otros dos no regresaban, se armaría de valor para hacer lo que había estado esperando y que al parecer a ella no le había molestado pues todavía no le reclamaba sobre el beso que le había dado, aunque tampoco le había dicho que estaba bien.

Mírame entonces —pidió pero no la dejó moverse mucho, a la estufa se acercó hasta llenar la cuchara de nuevo. La mezcla sopló sobre el cubierto y su mano libre usó para hacer que la joven se girara hacia él. Su extremidad se quedó sobre la cintura de ella más tiempo del esperado aunque poco después subieron hasta el rostro de la pelirroja. Debió haberse quedado simplemente sosteniéndola pero las yemas de sus dedos rozaron tanto su mejilla como su labio inferior—. ¿Segura que quieres con la cuchara? —preguntó más que tentado a alimentarla por su cuenta, aunque tal descaro de su propia parte le provocaba sensaciones complicadas que colisionaban entre sí.

De las mil respuestas que podría tener la joven para él, ninguna le pareció suficiente para los deseos poco sanos que tenía. Hacerse adicto tan rápido sí que era toda una novedad. ¿Y si ella lo rechazaba ya como era debido? No, no quería que sucediera todavía, tal vez si la convencía de que no era tan mala idea darle una oportunidad entonces… ¿Entonces qué? Su ceño se frunció al sentirse tan poca cosa al lado de ella y trató de apagar sus dudas contra los labios de la señorita aunque esta vez no fue tan cuidadoso para ocultar la ansiedad que tenía.




like a thief:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Teasag Moire Ansbach el Sáb Abr 16, 2016 12:35 am

No giró cuando él se lo pidió, de alguna forma se sintió regañada y tan solo lo buscó visualmente por encima del hombro. Pero Raleigh ya estaba en movimiento y antes de que ella pudiese decir o hacer algo, una mano firme la invitó a girar hacia donde él se encontraba. Teasag no se resistió, volteó hacia el mago y sus acciones observó mientras los nervios la atacaban. El toque en la cintura parecía haberla congelado porque no hizo ni amago de querer escapar de esa mano a pesar de que su corazón quería salir en la dirección contraria. –S-segura– contestó sin saber a dónde mirar: a los ojos del chico o a sus labios. Sus dedos que sin aviso se habían mudado a su mejilla la tenían embobada pues ahora le acariciaban el labio inferior. Nunca le había gustado calificarse a sí misma de débil, sin embargo ante él parecía serlo. Solo que ésta vez no se sentía mal por ello.

Sorpresivamente hubo algo de coordinación entre los dos ya que milésimas antes de que el mago golpeador le tocara los labios, la muggle los abrió ligeramente a pesar de que a esa distancia ya era obvio que no sería una cuchara la que entrara por su boca. Le habría gustado mirar a ese hombre mientras la besaba pero no era capaz todavía de algo como eso, sus ojos se cerraron para ocultar su temblorosa alma y, a diferencia del primer beso, a éste sí pudo corresponder.

Un poco de miedo le dio la ansiedad con que los labios contrarios tomaron los suyos, ella que solo sabía ir despacio demoró en amoldarse al ritmo que él parecía necesitar, pero como por alguna extraña razón quería satisfacerlo se esmeró en alcanzarlo. Las manos había alcanzado a interponer entre ambos antes de que Kyagaros se dejara ir contra su boca, mas en ningún momento aplicó fuerza para apartarlo, en realidad sus extremidades terminaron por aferrarse a la chaqueta que él vestía y cuando el aire empezó a hacerle falta, inconscientemente lo jaló más hacia ella.

Pero eso obviamente no funcionaba para abastecerse de oxígeno. Se separó de los labios del hombre para tomar aire, abrió los ojos y en tres pasos elevó la vista hacia los orbes de él. Mirarlo la puso a hervir de nuevo, ¡otra vez estaba en la misma posición! Sin saber qué decirle… Dile lo que sea, cualquier cosa o no volverá besarte. Mentalmente se aconsejó a sí misma, los labios apretaba al pensarlo y dudosa dejó de hacerlo para dirigirle la palabra. ¿Algo decente saldría de su boca? –La… próxima vez… ¿podrías ser más dulce, por favor…? No estoy acostumbrada a…– oh, mejor se callaba. Ni siquiera sabía si habría una próxima vez…

Bajó la vista a sus propias manos y un paso retrocedió. Recordó que la cuchara él todavía la tenía con chocolate así que el cubierto le robó y a los labios de él la dirigió. –Te presento a mi amiga la cuchara– dijo con una sonrisa, sin poder contenerse de enfocarlo de nuevo. Fue un simple recordatorio de lo que se suponía que él iba a hacer en un principio. –Ahora abre tu para mí. Te enseñaré a hacerlo correctamente.– ¿sería eso demasiado aburrido para él? Esperaba que no perdiera el interés por descubrirla fácilmente impresionable.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gente no mágica

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Raleigh I. Kyagaros el Lun Mayo 09, 2016 5:35 am

Sentirse correspondido en sus arrebatos lo tenía con la cabeza más perdida todavía. Si ya con la presencia de la pelirroja su mundo parecía tambalear ahora difícilmente lograría él mantener el equilibrio de algún modo. Percibir además de los movimientos de los labios de la chica, que ella apoyaba sus manos en él, fue toda una novedad y también un insano deleite. Distraído en ello estaba cuando la chica se apartó para buscar algo de aire y él frunció ligeramente el ceño. ¡No me dejes así! Pareció rogarle con los ojos y por suerte no alcanzó a decir alguna brutalidad.

¿Realmente estaba escuchando bien? Porque ahora sí que se sentía un tarado. Al parecer la abstinencia y las ansias repentinas no eran una buena combinación, había olvidado como ser un caballero y ella lo había notado y le pedía algo de cordura—. Por supuesto… Lo siento, yo… me emocioné —¿Esas eran las palabras correctas? Lo dudaba, pero no podía golpearse a sí mismo por tratarla así, menos cuando sí había disfrutado de ponerla en ese aprieto con los labios. Lo único que lo salvaba de deseos suicidas es que ella había comunicado en voz alta la posibilidad maravillosa de repetir el encuentro. Y él solo tenía que ser tan suave como correspondía. Dulce… ¿Sabría ella que su sabor ya lo era?

Tanto su sabor como su persona completa. En vez de aburrirse el mago estaba cayendo cada vez más profundo por ella. El corazón de Ioan, que había estado reseco por un largo tiempo, ahora estaba al borde del colapso a causa de un movimiento tan simple como verla a ella acercándole una cuchara. ¿Su amiga? Confundido se quedó, embobado por la sonrisa ajena. No entendía por qué ella siento tan bonita no iluminaba su rostro con la felicidad más seguido, pocas veces había tenido el gusto de verla así y era una maravilla. Por supuesto que abrió la boca aunque estuvo seguro que sus mejillas o sus orejas, ardieron en el mismo instante en que la vergüenza se apostó en sus facciones—. Comienzo a envidiar a los niños que cuidas… —confesó antes de dejar la boca abierta esperando por el chocolate que a claras luces no estaban cuidando.

Eso le recordó lo peligroso de estar contra la estufa con fuego encendido así que sus brazos tomaron la cintura de la chica y la alejaron del sitio. Aunque como él era lo que tenía en frente terminó apegándola contra su cuerpo—. Es… es para que no te quemes, no creas que soy un aprovechado… No tanto —carraspeó nervioso por declararse un evidente descarado. Como si ella no pudiese notarlo por su propia cuenta. Pero que supiera al menos que era solo por causa suya le parecía necesario, así que pensaba decírselo apenas se diera la oportunidad. De sus otros compañeros de casa por poco y lograba olvidarlos. Lo que no sabía, ni podía imaginar, es que a causa de cierto error de cálculo del mayor del grupo, terminarían pronto con sonidos de fondo que seguro generarían más de una confusión en los presentes. ¿Pero qué culpa tendría el chocolate de que ya nadie quisiera ponerle atención?




like a thief:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Teasag Moire Ansbach el Lun Mayo 23, 2016 9:27 am

¿Emocionado? ¿Kyagaros se había emocionado por besarla? No era la clase de comentario que un aprovechado cualquiera diría, de hecho no solían disculparse por propasarse. Eso recalcó que el mago golpeador no era como todos los hombre que había conocido la pelirroja en su vida, él era tan distinto que Teasag no sabía cómo reaccionar ante su imponente y agradable presencia. Sin duda se trataba de un aprovechado, pero era uno adorable e irresistible, tanto que la muggle ansiaba ya ser tocada de nuevo por ese hombre.

Divertida sonrió al poder ver que las mejillas de Raleigh ardían de un momento a otro mientras abría la boca para ella. Verlo así le despertó una extraña necesidad de atormentarlo con caricias para que no perdiera esa tonalidad en su rostro, pero no se atrevía, creyendo que la miraría como si fuese una loca con gustos anormales. –¿Envidiarlos?– parpadeó estando ya a centímetros de darle el chocolate en la boca con la cuchara. Después lo miró con cariño, adoptando al final un toque coqueto su sonrisa –Si quieres puedo…– Un susto se llevó al ser apegada súbitamente al cuerpo del mago, con los ojos bien abiertos se vio pronto casi embarrada en él y su concentración se fue pronto a meditar cómo se sentía exactamente el estar literalmente en los brazos ajenos y tocándolo de frente.

Abrió los labios para recalcar lo escasamente aprovechado que él parecía considerarse pero volvió a sellarlos sin haber dicho nada todavía. Confusa miró a los ojos de quien pretendía cuidarla del fuego, creyó que su imaginación le estaba jugando de manera perturbadora pues segundos antes le pareció escuchar un gemido femenino a la distancia. –Te decía que… puedo cuidarte, si quieres.– Otro sonido llegó suave a sus oídos y entonces ya no le quedó duda de que no se trataba de su propia mente enviándole mensajes subliminales. Algo acalorado parecía estar sucediendo donde sus otros dos amigos se encontraban.

Los sonidos de fondo no le estaban ayudando a centrarse en actuar correctamente, sino todo lo contrario. De pronto se descubrió recorriendo visualmente lo que alcanzaba a mirar del entintado y en definitiva no podía decir que fuesen pensamientos decentes. Después culparía a Dahlia por eso. –Si no lo eres tanto… entonces tal vez deberías serlo. Sé que es contradictorio con lo que te dije antes pero… es que…– se mordió fuerte los labios y frustrada le dio de una vez por todas la cucharada de chocolate antes de que se fuese a derramar. Mientras tanto lo observó y en su incapacidad de darse a entender bajó la vista.

A medias distraída por la explicación que buscaba y que no encontraba, embarró por curiosidad los pechos contra el cuerpo del mago. Un sutil sonido de gusto escapó de sus labios y volviendo a la realidad buscó los ojos de él. –Si te pido que te detengas, te detienes, ¿sí? A veces… soy una miedosa.– confesó sumamente nerviosa, y un poco entristecida por su seria inseguridad para algunas cosas.

El rostro alzó para acercarse a los labios del abusador con quien parecía ser capaz de dejar fluir un poco de sus deseos más escondidos, mas no se atrevió a besarlo, a milímetros se quedó de lograrlo. ¿Y si él no quería tanto de ella? De pronto temió estar haciendo el ridículo, le preocupó estar disfrutando demasiado de estar en manos de alguien que evidentemente le atraía, y de quien para colmo quería más.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gente no mágica

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Raleigh I. Kyagaros el Vie Mayo 27, 2016 11:36 am

Por poco y no logra escuchar una maravillosa línea de parte de la chica que tenía repentinamente entre los brazos, y ciertamente no logró ponerle del todo atención. No porque un gemido, claramente femenino, se escuchó a la distancia y de pronto el Kyagaros no supo si deseaba matar a Kaoru o morir de la vergüenza. A los ojos miró a Teasag sin saber que decir mientras el alboroto continuaba por allá lejos, al menos ella repitió la frase aunque acompañarla de los sonidos insanos de Hildr no ayudaba a la concentración del mago pues ahora se había permitido imaginarse en ese mismo tipo de labores, solo que con su centro de atención en la mujer que tenía al frente.

Puedes cuidarme todo lo que quieras... Es decir, ¿No debería cuidarte yo? —no es que fuera machista pero tenía algo de sentido por la diferencia de fuerza y otras tantas cosas. Pero claro que se trabó mentalmente, ya de manera brutal, y esta vez no fue por el cántico de una suave voz. Si no por la misma Moire que acababa de soltarle que tal vez si debería ser un aprovechado de lo peor. ¿Por qué le estaba dando permiso para eso?! Esa chica no sabía a qué se atendría si realmente llegaba a dejarse llevar por sus impulsos. Nada grave, seguro muy agradable, pero dada la timidez de ella era probable que la aterrara. El chocolate disfrutó en su boca, distraído y sin poder hablar, no le quitaba la vista de encima y por lo mismo su sonrojo era ya inevitable llegado a ese punto, aunque al menos el tono se había suavizado unos grados y ya solo parecía acalorado, culparía a la estufa más tarde.

El calor le llegó eso sí a otros puntos, menos decentes de los que había pensado en principio. Fue cuando los suaves pechos de la chica se apoyaron en su torso, y aun a través de su ropa el joven tuvo más que presente la ubicación. Y también tuvo presente el pequeño pero significativo sonido que de ella escuchó. Quería conocer la textura, peso, suavidad y otros tantos detalles que se sintió repentinamente un pervertido más terrible que Reed que tenía a su chica seguramente en alguna situación más que comprometedora para que interrumpiera el silencio de ese modo—. Me detendré apenas lo pidas... No te haré nada que... que no quieras —intentó concentrarse para decir esa frase pero cada centímetro que Ansbach se acercaba él perdía un tanto la cabeza. Detenerse, detenerse. Que no se le olvidara, por Merlín, que ella necesitaba un trato especial y cuidadoso.

Un beso esperaba, más este no llegó. ¿Sería por el poco adecuado sonido de fondo que tenían? Porque comenzaba a dudar de la salud mental de su amigo, ¿Qué demonios le hacía a esa chica o era el mismo el que emitía esos ruidos?—. Lo siento por el idiota de Kaoru... Si quieres puedo ir a que selle... O algo —suspiró contra los labios de ella y una mano liberó de su espalda aunque fue para tomarla del rostro con una caricia. Su expresión usualmente seria estaba tocada por atisbos de sonrisa cada vez más evidentes, todos por culpa de ella—. Está latiendo de nuevo... Y es tu culpa —murmuró acerca de su corazón, aunque decir esa frase le sonó demasiado cursi y por poco se ahoga con sus propias palabras.

Enséñame que... ritmo te gusta, puedo ser suave pero no sé cuanta suavidad quieres... ¿No vas a besarme? —porque él no tenía deseos de quedar muerto de hambre todavía. Así que ya sin cuchara que le impidiera el camino la boca de la joven tomó primero con suma suavidad. En eso se mantuvo, delineando sus formas sin propasarse, pero su lengua tenía deseos de probarla y no sabía si tanto le era permitido. Los labios abrió y tocó unas cuantas veces, pidiendo permiso silencioso para ingresar a donde tanto añoraba. El brazo que la tenía tomada de la cintura la apretó otro poco contra ella aunque eso significara que la pelirroja pudiese sentir que su cinto estaba más duro que de costumbre. Pero nadie podía culparlo, guardarse del todo pensamientos e ideas insanas por ella era todo un suplicio, más si las circunstancias daban para avivar el fuego en vez de apagarlo.




like a thief:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Teasag Moire Ansbach el Sáb Jun 18, 2016 6:38 pm

Su alma se sintió más tranquila gracias a que Raleigh le aseguró que se detendría cuando ella se lo pidiera. Usualmente no creía en esa clase de afirmaciones, pero en lo que él le dijo sí creyó, no lo puso en duda ni por un segundo. Teasag se percató de esa anomalía en sí misma, pero por una vez en su vida no quería salir corriendo de miedo, porque con ese mago a quien vio por primera vez en el bar, se sentía a salvo. Protegida.

Ah… No, no hace falta que… le digas algo.– ¿a qué se refería exactamente con sellar? La muggle no lo comprendió pero lo que sí tuvo claro fue no iba  a permitir que ese hombre se le separara, pues nada aseguraba que regresaría a su lado o que lo haría con la misma emoción. Podía vivir con sonidos acalorados de fondo por un rato. Quizá hasta le servían de algo.

Confundida parpadeó la pelirroja luego de una inesperada confesión por parte del mago golpeador, unos segundos le costó entender a qué se refería pero cuando por fin hizo suya la idea, sonrió avergonzada, bajando la vista unos instantes. Claro que el panorama que sus ojos obtuvieron le recordó lo bien acomodada que estaba contra el chico. –¿B-besarte?– Eso significaba que Kyagaros le estaba pidiendo más, y que ella lo había dejado cruelmente a medio bocado. Por fortuna –para Ansbach– fue el mago quien tomó la iniciativa y le ahorró el nerviosismo de acercarse hasta tocarlo.

Como niña mimada se sintió al ser sus labios atendidos con delicadeza por un hombre que evidentemente no solía ir con cuidado, por eso no se opuso a abrirle paso hacia su boca. Distraída por todo lo que estaba experimentando estiró con poco cuidado el brazo en que sostenía la cuchara y sin mirar lo que hacía dejó la cuchara vacía cerca de la estufa. Así ya podía ponerle las manos encima a ese hombre y, así lo hizo.

Con esa mano se aferró fuerte a un hombro de él, y con la otra lo tomó de la nuca. En su cabello jugó un poco, en eso se ocupaba Moire cuando su abusador la apretó repentinamente contra él y con ello sus cuerpos pudieron sentirse con más detalle, especialmente abajo. Lo peor era descubrirse con ganas de tocarlo más directamente en esa parte que firme podía percibir a pesar de la ropa. Si así se sentía con tela de por medio… ¿Cómo sería sin ella? –¿Es… una invitación?– preguntó agitada, acomodándose inmediatamente en los labios de él una vez más. Ni cuenta se dio de que por sí sola fue a besarlo.

La mano en su nuca aplicó presión para apegarlo todavía más. Después la deslizó por su oreja y su cuello, siguiendo el camino hacia su hombro y desde ahí a la mano con que Raleigh le acariciaba el rostro. Muriendo de calor por todas partes cambió de posición ambas manos y de sus respectivos lugares las llevó hacia los costados del mago, por debajo de la chaqueta. Bajó lentamente, disfrutando de tenerlo literalmente en sus manos, hasta llegar a su cinto y en el enganchó las dos manos con fuerza. –Desconozco mi propio ritmo pero… ¿podría empezar por evaluar el tuyo?– preguntó en voz baja mirándolo a los ojos. Pensó en los latidos que según Ioan recién volvían a darse en su pecho, ¿sería malo exaltar su ritmo a insanos niveles? La pelirroja no se sentía capaz de hacer lo mismo consigo misma, pero sí que se creía con posibilidades de hacer disfrutar al otro.

Quería que la robara entera, que la llevara consigo, así tal vez no volvería a sentirse sola. Y por una vez en su vida no parecía equivocado el hacerse espacio en la vida de alguien a base  de un delicioso contacto físico. Porque ésta vez ella lo deseaba desmesuradamente y si alguien preguntaba todo era culpa de la otra pareja que daba terribles ideas desde su rincón de la casa. –¿Puedo?– consultó con voz inocente dirigiendo una de sus manos a la parte central del cinto del mago, desde donde descendió curiosa con los dedos. Sus labios quedaron abiertos, ¿por qué de pronto el hambre de años parecía venírsele encima???


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Gente no mágica

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Raleigh I. Kyagaros el Vie Ago 05, 2016 1:00 pm

Notó que la chica le daba permiso pues no parecieron apretarse con sus intentos de llamar para que le hicieran lugar. Su primera incursión fue suave, su lengua entró unos pocos centímetros para saborear la cara interna y tibia de los labios de la joven.  Fue la voz de ella la que interrumpió su incursión esta vez. No se hizo el idiota cuando la pregunta apareció en el aire aunque si le obligó a mirar la unión de ambos que él mismo había provocado—. Es un… es un aviso, o declaración… Como prefieras —avergonzado murmuró, pues hablar de las reacciones naturales de su cuerpo no era su plan de vida, mucho menos cuando tenía a la causante de esos evidentes cambios en su anatomía justo al frente. ¿Pensaría que era un adolescente nervioso y en sus primeras veces? Porque comenzaría a parecerlo si no se tranquilizaba.

Aunque eso era complicado. Por un lado tenían los gemidos tanto de su amigo como la chica que seguramente ni sabían el espectáculo que estaban dando, y por otro estaban las manos de Moire que cada vez que le tocaban se sentían como electricidad. Pero el punto de gravedad fue cuando las manos de ella cambiaron de lugar hasta una zona que quedaba más debajo de lo normal. ¿Qué creía o intentaba hacer esa chica?! Embobado la escuchó y luego tragó saliva, quitarle la vista en esos instantes era difícil así que no la apartó—. ¿Estás segura…? —hizo la pregunta, retórica, pues dudaba poder contenerse si iniciaba mostrándole lo que para él sería un ritmo adecuado.

La voz inocente de la joven no hizo similitud con la posición que tomaron las manos de ella finalmente, justo al centro, demasiado deprisa. Claro que su cuerpo pareció reaccionar todavía más y ya sabiéndose inevitablemente más firme que lo aceptable bajó la vista. Primero al escote de ella y luego hacia el punto que apenas si alcanzaba a ver, donde ella estaba tocando—. Puedes… Solo te aviso que contenerme me será más difícil —confesó en voz baja, sincero en extremo y luego de una risa nerviosa se apoderó de la cintura ajena.

Permíteme… —pidió y luego de solo unos segundos de cobardía se lanzó otra vez contra la boca de ella. Primero fue un beso lento, pero finalmente fue tomando forma. Forma y profundidad, para cuando ya perdió la voluntad de comenzar tranquilo se encontraba ya apretándola más fuerte de lo necesario contra él, como si no quisiera dejarla ir, y claro que no quería. Incluso aunque su lengua comenzó a invadirla con descarados ánimos y el aire empezaba a faltarle, era el beso de un hombre desesperado, pues así había estado mucho tiempo. Desesperado, hambriento y necesitado aunque no se hubiese querido dar cuenta. Y ahora la inocente cavidad de la joven estaba sufriendo todas las consecuencias, pues hasta un par de mordidas le dio en su intento de mantener sus manos quietas aunque las mantenía pegadas sobre la ropa a las cintura de Ansbach, con los dedos sufriendo por no poder hacer más que pequeños movimientos sobre ella. Algo de control se necesitaba imponer, o temía que ella iba a salir corriendo.




like a thief:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Love is in the air — Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 10 de 10. Precedente  1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales