JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

The way back | Priv +18

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Lun Nov 23, 2015 5:26 pm

Viernes 17 de Enero 2025


De la mano abandonaron el club y Hogsmeade también, el silencio entre ambos parecía permanente y el frío de la once de la noche no ayudaba en absoluto. Todo estaba tan helado como las cosas entre ellos, si algo de calor quedaba en aquel lugar seguro se encontraba entre las manos de los profesores, el último punto de unión entre los dos. Sieffre no entendía, o no quería entender cómo es que la noche fue a terminar tan mal. La idea inicial era disfrutar juntos, beber con moderación y bailar hasta que les apeteciera regresar al castillo. Lo único de ese plan que prevaleció fue el regreso a Hogwarts, o eso parecía de momento pues ni él estaba seguro de que fuesen a llegar juntos hasta los terrenos del colegio.

No es que fuera pesimista, pero Afanen había exteriorizado la posibilidad de ir directo a su apartamento y aunque en otras ocasiones eso habría sido excelente señal, esa noche era exactamente lo opuesto. ¡Era por el anillo, estaba seguro! Y justo por eso se había negado a partir hacia el hogar de su prometida. No es que se arrepintiera, ya estaba decidido a recuperar ese anillo pues evidentemente nada valía, pero lo que buscaba era deshacerse de esa piedra en el camino para entonces poder volver a Afanen con seriedad. Desgraciadamente la profesora lo había interpretado de la peor manera posible y nada podía hacer al respecto, no podía decirle que ya tenía en su poder una nueva sortija, elegida con todo el corazón para ella…

¿Por qué la vida era tan complicada? Sí, el resto de las cosas que conformaban su día a día se encontraban en perfecto orden, pero sentimentalmente era un fracasado de primera. Por eso era incapaz de sonreír mientras caminaban a paso lento hacia el castillo, recién habían dejado el pueblo mágico atrás y ante ellos el panorama lucía vacío. ¡Pero él no quería las cosas vacías!

Sieffre paró de golpe, ya no podía con el temor que la castaña le había enterrado con sus palabras antes de salir del club. Ya no tenía caso prolongar la espera, mejor decir las cosas de una vez por todas aunque… lo que él guardaba difícilmente podría exponerlo en ese momento. ¿Entonces cómo se suponía que iba a exigir respuestas si él no estaba dispuesto a darlas? Triste alzó la vista al oscuro cielo donde como era de esperarse, las estrellas brillaban sin preocuparse por lo que ocurría debajo de ellas. Afortunadas ellas, que no sufrían por amores complicados…

Fanen– bajó el rostro, desviándolo la mirada hacia el lado opuesto de donde se encontraba la bruja. Sin pensarlo la había llamado por el apodo que tanto le gustaba. –Si tienes algo que decirme, hazlo ahora. Ya no sé si quieres seguir caminando conmigo o si cada paso es un tormento para ti, así que por favor… Dilo de una vez…– pidió sintiéndose peor a cada segundo. No quería ni enlistar las posibles cosas que ella querría decirle, se había portado tan mal con ella a lo largo de la vida que reclamos de su parte sobrarían. Esa era la verdad, tenía bien merecido el desprecio de la bruja que se empeñaba en llevar de la mano.


Última edición por Sieffre Cináed Drăgan el Miér Feb 17, 2016 11:36 pm, editado 1 vez




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Mar Nov 24, 2015 4:07 pm

La mano de él siempre había sido su favorita. Por eso el hecho de que el tacto se le hiciera frío le dolía, pero ya habían tantas cosas que la herían entre ellos que no podía escoger lo que le hacía más daño de todo. El camino fue silencioso pero ella no se quejó, no tenía deseos de hablar, o mejor dicho, su mente estaba buscando la manera de preparar el discurso que acababa de prometerle, pues con cada metro que avanzaban se sentía incapaz de decir en voz alta lo que había estado pensando esos últimos días.

Las estrellas no podían darle fuerzas en ese momento porque las sentía todas apagadas para ella, y con sus palabras iba a apagar a la que más le gustaba, estaba segura. Porque conocía a Sieffre, desde hace años, no lo suficiente para entender lo que él sentía por ella pero si para saber cómo reaccionaba a las cosas. Lástima que esta vez ella ya se había decidido al fin, o al menos lo hizo cuando las palabras de él le pidieron explicaciones. Escuchar que él creía que para ella era un tormento caminar a su lado la ofendió en lo profundo, pero estaba acostumbrada, él siempre terminaba pareciendo la víctima—. Está bien, Sieffre… Te lo diré —dudó un segundo en si debía o no soltar la mano ajena pero en vez de eso fue y tomó también la otra mano del hombre, quería que la escuchara de principio a fin a pesar de que sabía que ella se iría rompiendo en pedazos a cada palabra. Quien hubiese inventado el masoquismo tenía la culpa.

Este inicio de año me ha servido para meditar en mi vida… Y he caído en la cuenta de que estoy cada vez más cerca de los cuarenta… No, no me interrumpas —pidió antes de que él pudiese renegar de su evidente vejez—. He disfrutado mucho el último tiempo contigo… Porque pareces más cambiado que nunca pero… —bajó la vista en ese punto ya incapaz de mirarlo otra vez—. No sé lo que somos y no puedo seguir a la deriva por siempre… Sé cuánto aprecias tu libertad y está bien… La aceptaré para que puedas vivir tranquilo —un milagro que la voz no le temblara al final de la oración, porque todavía no acababa de revelarle todo lo que tenía en mente.

Un favor, eso tenía para pedirle. Pero era lo más difícil y complicado que había hecho o dicho en su vida, no se comparaba con otros asuntos previos—. Mi reloj biológico sigue avanzando y yo vivo estancada… Me he cuidado todos estos años porque no he querido atarte a mí por obligación, más de la obligación familiar… Pero tú sabes que siempre he querido tener hijos, al menos uno —sus manos soltaron al fin las de él y se apoyaron en su vientre, ese que estaba completamente vacío. Ni siquiera sabía si llegaría a funcionar cuando se diera el momento y sus ojos se llenaron de lágrimas ante la terrible posibilidad.

Yo no puedo ni quiero estar con alguien más… Y me niego a tenerte sufriendo a mi lado… Así que pensé que… —no era normal estar pidiendo eso, y la vergüenza y la tristeza la estaban carcomiendo—. Es lo único que te pediré y prometo desaparecer por completo de tu vida… Dame la posibilidad de tener un hijo y me iré. No te preocupes por mi familia porque tampoco te buscará, mi madre no está de acuerdo pero ya estoy en edad para decidir. Dejaré también el colegio para que no tengas que verme por obligación —soltó todo de golpe y cuando terminó, se sintió extrañamente tranquila aunque estaba segura de que no iba a durarle esa paz mental—. Mi mayor sueño ha sido siempre estar contigo pero no soy suficiente para ti… Y está bien, puedes llamarme egoísta pero solo te pido que lo intentes una vez… Ni siquiera tendrás que saber si funcionó o no… —añadió y su voz se quebró en ese momento.

Las lágrimas comenzaron a brotar copiosamente por sus ojos sin que ella pudiese detenerlas mientras reaccionaba a la magnitud de lo que estaba pidiendo, porque una cosa era pensarlo por semanas y otra distinta decirlo en voz alta. Si, quería tener un hijo. Pero, ¿Sería feliz teniéndolo a costa de perderlo a él? ¿Era perderlo si nunca lo había tenido? De todos modos a su lado se iba a seguir sintiendo sola porque el no parecía quererla del modo que ella necesitaba—. Si prefieres ignorar el tema yo… S-solo piénsalo en frío, ¿Sí? No es necesario que me respondas ahora —añadió y sacó su varita, no iba a atacarlo. Pero no podía quedarse ahí en medio de sollozos que intentaba ahogar. Odiaba que él la viera llorar así que un movimiento bastó para que desapareciera de su presencia.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Mar Nov 24, 2015 6:54 pm

Cuando Afanen le tomó también la otra mano supo que algo muy malo iba a ocurrir y Sieffre ya no pudo evitar pensar que le pediría terminar todo de una buena vez. Así era él y los años no habían conseguido cambiar su pesimismo cuando de esa bruja se trataba. Se había esforzado los últimos meses, pero aún así el temor lo invadió sin remedio.

Justamente iba a recalcarle a su prometida que su edad era perfecta pero ella acertadamente se adelantó a los hechos y le reprimió, dejando al mago con los labios apretados para recordarse a sí mismo no abrir la boca antes de que la profesora terminara de hablar. Pero… ¿por qué todo sonaba a despedida? Una cosa era dejarlo definitivamente y otra muy distinta decir adiós. No, no, seguro él estaba equivocado, de eso se convenció y entonces su preocupación caminó por otro rumbo. ¿Apreciar su libertad? ¿pero de qué demonios estaba hablando?! ¿Acaso creía que él  no formalizaba con ella porque prefería ser hombre libre y hacer lo que le viniera en gana? ¡Que equivocada estaba! Pero claro, ¿cómo esperaba él que la bruja comprendiera la realidad si nunca había sido directo con ella? Ahora tenía frente a sí el resultado de su nula sinceridad.

Estaba a un paso de ceder a la desesperación pero el nuevo enfoque que Afanen dio a la conversación lo detuvo. Por obvias razones nunca habían hablado sobre tener hijos y una parte de él lo agradecía, aún cuando en lo más profundo de su ser anhelaba ser padre… Desgraciadamente el peor miedo del mago radicaba justamente en eso, en la posibilidad de que su prometida quedara embarazada y entonces… la pesadilla que desde años lo perseguía se cumpliera. Debió apretar sus manos cuando tuvo la posibilidad y retenerla a su lado, pero no lo hizo y ella lo soltó… En silencio negó, apretó los ojos, dándose cuenta por primera vez en la vida de lo irresponsable que había sido todos esos años. Nunca habló claramente con Afanen sobre algo tan importante como eso, simplemente había dejado que ella se cuidara por su cuenta y nada más. Peor no podía sentirse consigo mismo…

A pesar del contexto no vio venir la siguiente petición de la mujer. Ya no sabía en qué de todo enfocarse porque sus oídos fueron receptores de una especie declaración de sentimientos, una que de alguna forma lo hizo sentir por encima del resto de hombres en la vida. Una fidelidad que no merecía y que no le ayudó a sentirse mejor consigo mismo. Sin embargo, la solución de todo dependía precisamente de la capacidad que él demostrara para dejar de pensar únicamente en su persona para así poder abrirse a la mujer que tanto amaba. Porque la amaba y ella tampoco lo entendía. Sieffre no sufría a su lado sino todo lo contrario, pero el resto no era tan sencillo…

Literalmente sin palabras se quedó, más sorprendido que nunca la miró al confesar que quería un hijo suyo para después desaparecer… ¿Se suponía que eso debía causarle alivio?! El hombre volvió a negar con fuerza, él no quería eso, jamás lo había querido en realidad. La necesitaba a su lado y cada parte de lo dicho por la castaña lo hería profundamente, no podía creer el mal que había hecho a su alma para llevarla a tomar una decisión tan desastrosa. Y se obligó a mantener la vista puesta en ella cuando empezó a llorar, bajar la mirada habría sido un insulto mayor a todos los que ya le había dado a lo largo de los años. E iba a abrazarla y decirle todo lo que debió compartirle desde hace siglos pero sin darle tiempo a reaccionar desapareció, dejando al profesor de aritmancia con las palabras en la boca y las manos dolorosamente vacías.

¡Afanen!– gritó al cielo furioso.¿Cómo había sido capaz de abandonarlo ahí después de todo lo que acababa de decirle?! –Eres un idiota Sieffre, siempre lo fuiste…– se dijo frustrado, mirando a todos lados. ¿Y ahora qué? ¡No podía quedarse así! Dudaba que Afanen hubiese huido al castillo, allí había demasiada gente a su alrededor, eso significaba que solo quedaba otra opción: el departamento de la chica. Sí, seguro que ahí la encontraría, el problema era cómo llegar hasta allá. No tenía un traslador y moverse por chimenea tampoco era una opción, mucho menos tomar el tren para luego movilizarse en algún otro vehículo o caminar. No, no, todo estaba mal. A cada segundo la situación se asemejaba más a otra noche de su pasado, esa en la que la pesadilla comenzó a perseguirlo…

Respiró profundo al cerrar los ojos, tenía que calmarse porque por mucho que lo detestara, solo había una cosa que podía hacer para ir tras la bruja. –No tengas miedo Drăgan, el miedo es producto de tu imaginación. Hay que ir por ella a como dé lugar.– intentó mentalizarse, hasta que una duda lo interrumpió: ¿qué le diría cuando la encontrara?

Sonrió con tristeza, ya sabía qué hacer y para conseguirlo debía ir primero a su propio departamento solo que no llevaba encima el correspondiente traslador. Tanto desastre era sin duda una paliza de la vida para él. Volvió a respirar profundo repetidas veces y en su hogar se concentró, hacía años que no usaba la aparición mas no tenía otro camino para llegar. Con varita en mano ejecutó la magia, rogando no hacerse pedazos en el camino.

El vórtice lo llevó hasta la puerta del lugar aunque poco faltó para que el mago cayera al suelo. –Nada me duele, nada me duele… Eso significa que estoy entero, ¿cierto?– hablaba solo y rápido puso la espalda contra el muro, estaba agitado y sentía que sudaba frío. Robó cuanto pudo de aire y con temblorosos movimientos de varita fue retirando los hechizos de protección. Sin soltarse de la pared o la puerta entró y como era de esperarse todo era oscuridad. Rikard seguramente dormía por lo que evitó hacer ruido y con un mareo imposible de ignorar fue hasta su habitación y tomó una pequeña caja de color negro. –Bien, ahora viene… la parte complicada...– murmuró con toda clase de sufrimiento posible. Lo peor es que el tiempo era importante, debía darse prisa y recuperar a la mujer de su vida.

Con la frente contra la pared se quedó un par de segundos, requería tranquilidad pero entre más lo pensara peor se sentía, mejor darse prisa y…

¿Afanen?– la llamó en cuanto sintió los pies sobre suelo firme. Mantenía los ojos apretados, sus piernas estaban completas, petrificadas pero completas. Luego movió las manos y… ahí estaban. Para su mala suerte la cabeza parecía querer explotarle, y por milagro no vomitó. Tenía un miedo inexplicable a abrir los ojos, pero no podía permitirse ser tan ridículo en un momento tan importante. –Por Merlín… No estoy en pedazos…– exhaló sin sentirse para nada bien. A su alrededor no había señal alguna de su prometida, pero tenía que estar ahí, estaba seguro.

Revisó que la sortija estuviese como debía y luego empezó a recorrer con cuidado la estancia, siempre con una mano sobre algo que le sirviera de apoyo. Por inercia fue primero a la habitación de la dama y ahí pronto pudo ubicarla, eso sí era un alivio. Sonrió a pesar de todo. –¿Cómo pudiste dejarme así?– preguntó con pasividad y algo de tristeza al acercarse al armario, junto al cual tomó asiento en el suelo. Estaba agotado… –Sé que no lo merezco pero… concédeme unos minutos, por lo que más quieras…– suplicó con voz cansada y dio un par de palmadas sobre el suelo a su lado. Era ahora o nunca.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Jue Nov 26, 2015 7:20 am

Fue un milagro que la aparición funcionara cuando no podía poner la mente en blanco. Mareada había llegado justo al medio del salón de su departamento y sus sollozos se elevaron repentinamente en intensidad y fuerza, tan audibles que parecía que estaba al borde del colapso, porque de pronto todas sus tristezas, miedos y dolores se habían unificado para sentirlos en conjunto, y comenzaba a ahogarse mientras intentaba en vano calmarse.

Abandonó su varita, cuando pudo, en una de las mesas y luego se fue directa a su habitación. Su cuerpo temblaba con cada espasmo y si hubiese tenido el lugar sin barreras de protección seguramente todos sus vecinos habrían escuchado su agonía. Abrió el armario de golpe y comenzó a tirar la ropa que tenía colgada para hacerse espacio, quitó cajas y bolsas que tenía abajo y terminó arrodillada justo al frente, buscando el brillo de la joya.

Y al fin lo encontró. No por la vista porque sus ojos estaban malamente anegados en lágrimas. Pero sus dedos reconocieron al fin la forma y sin importarle que tan empolvada estuviera se aferró a la sortija en su mano mientras sollozaba cada vez más bajo. No le importó enterrarse en la oscuridad del armario mientras apretaba el puño que sostenía la circunferencia contra su pecho.

No supo cuanto tiempo pasó pero sintió la presencia ajena y lo escuchó con claridad. Había visto los gestos negativos de él ante sus peticiones y no quería escuchar el no definitivo, mucho menos la despedida, pero ya había dicho lo que tenía para él y ahora solo le quedaba escuchar el veredicto. Claro que una parte de ella sabía que él no aceptaría su idea, por eso tenía un plan alternativo. Una maleta ya estaba dispuesta cerca del armario con varias cosas que necesitaba llevarse en caso de huida, porque, ¿Cómo iba a mirarlo luego de tratarlo como una fábrica de hijos? Sin importar si él la quería o no, siempre tendría derecho a conocer a alguien que fuera sangre de su sangre y eso la dejaba en la misma tristeza que antes, la única manera de dejarlo libre era irse en el más puro de los vacíos.

Sieffre… —murmuró al verlo aparecer en su campo de visión, pero continuó oculta en el armario. Eso hasta que él se sentó fuera del mismo e hizo una señal para que ella se acomodara en sus cercanías. Por sus palabras supo que el mago todavía no entendía que él mismo era lo que ella más quería, literalmente—. Lo siento mucho… Yo… No sé en qué estaba… —prefirió no añadir nada más y se mordió la lengua. Luego de unos segundos de duda, con la mano todavía apretada, se removió hasta sentarse donde el otro le había pedido, aunque se aseguró de que ninguna parte de su cuerpo tocara el de Cináed para no molestarlo.

¿Cómo es que había llegado allí? ¿Había usado aparición? La preocupación y la culpa, sumado a la vergüenza previa, renacieron en ella—. ¿Estás completo? —preguntó y para su lamento sonó a duda personal aunque lo decía en el aspecto físico. No podría perdonarse si él terminaba herido a causa de sus arrebatos.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Dom Nov 29, 2015 3:56 pm

Ella no lo pudo ver, pero el mago sintió un peso menos encima al escuchar su vocecilla en medio de aquella oscuridad, respiró profundo y mientras lo hacía cerró los ojos, incluso se alma descansó aunque fuese por milésimas. Era un alivio comprobar que sí le dirigiría la palabra, porque un silencio de su parte habría sido desastroso, tal vez un fin… Lamentablemente muy tarde se dio cuenta de que la pregunta que lanzó al llegar quizá había sonado agresiva cuando en realidad había sido un pensamiento en voz alta. Casi parecía que cada vez que abría la boca arruinaba más las cosas. ¿No había sido siempre uno de los problemas?

Evitó mirar a la bruja cuando se acomodó junto a él, no quería que fuese arrepentirse si él la observaba demasiado. Lo extraño fue que aunque no fue consciente de que ella cuidó el no tocarlo ni un poco, sí sintió una inmensa y fría brecha entre ambos. ¿Cómo se suponía que arreglaría eso? Sus labios se curvaron tristemente al aceptar que no sabía cómo proceder, pero la duda de Afanen lo sacó pronto de esos complicados pensamientos. Era una suerte que no pudiera ver claramente el semblante que llevaba encima aunque… él tampoco podía ver la expresión de ella…

En silencio se quedó los segundos inmediatos, había girado el rostro hacia Afanen pero se había quedado como atorado en sus palabras. Y al responder se sorprendió de lo tranquilo que sonó. –Sí.– dijo y asintió con cuidado –También estoy sorprendido. Pero no le preguntes a mi cuerpo cómo se siente…– murmuró lo último y por inercia se tensó de pies a cabeza, recogió las piernas y sobre las rodillas colocó las manos. En una de ellas aún guardaba la caja con el anillo. Solo había un problema… ¿por dónde empezaba a explicarle las cosas?

Bien, lo primero era hablarle de frente.

Gran parte del mareo se había desvanecido, tal vez porque ahora tenía asuntos más importantes de los cuales preocuparse, pero al sentir menos malestar se sintió capaz de ponerse en pie de nuevo así que así lo hizo. Inesperadamente sus piernas reaccionaron rápido y en cuanto estuvo de pie el corazón se le aceleró drásticamente. Notarlo le cambió la expresión, era extraño, no se había puesto así con Afanen desde hace mucho tiempo. Lo tomó como buena señal, aunque eso no le aseguraba que las cosas salieran como él esperaba.

Haciendo a un lado todos sus temores se plantó frente a la profesora, antes había unido ambas manos para así ocultar entre ellas el anillo pues primero necesitaba hablar claro con ella. ¿Estaba dudando del amor que Afanen le tenía? Negó rápidamente, ese había sido su error todo el tiempo, cerrar los ojos cada vez que la bruja le demostraba sus sentimientos, si hasta hace unos días todo había mejorado entre ellos no había razón para pensar que la castaña ahora lo despreciaba.

Afanen. Perdón por hacerte perder… años de tu vida. – no importaba si lo perdonaba o no, tenía que decírselo fuerte y claro, hasta el malestar físico parecía haberse esfumado. –Debes saber que todo este tiempo he tenido miedo, aún lo tengo. Pero te amo Afanen, te amo con todas mis fuerzas… Si no he sido serio contigo es porque temo que algo te ocurra por estar conmigo– iba a sonar ridículo, a excusa barata. De repente se sentía de tan poco valor…–¿Recuerdas… la primera vez que hicimos el amor? Esa noche, antes de ir a buscarte tuve una pesadilla, te mostraba a ti… desgarrada, y todo este tiempo se ha repetido la misma atrocidad en mis sueños. Me preocupa que sea un presagio– o algo parecido… Mantuvo todo el tiempo los ojos sobre la silueta de ella, pero a cada minuto se sentía más miserable y le estaba costando no bajar la mirada a sus propios zapatos. –Tocabas tu vientre, te hundías en… sangre…– ¿era correcto decirle esas cosas? ¿y si hacerlo contagiaba en ella el miedo? Como fuera ya era tarde para eso… –A pesar de eso anhelo ser padre… Verte embarazada sería hermoso. ¿Pero no sería eso ponerte en juego…?Yo no quiero perderte...




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Dic 07, 2015 2:17 pm

Aliviada se sintió cuando él le dijo que estaba bien, o algo así. Verlo levantarse le asustó, pensando que tal vez se había arrepentido y ahora saldría corriendo del lugar para no tener que verla más, pero en la penumbra lo vislumbró frente a ella y su corazón se oprimió ante las primeras palabras que él le dedicó… ¿Realmente habían sido años perdidos? No podía considerarlos así, dolía mucho. Pero tampoco se atrevió en ese momento a contradecirlo. Su pecho reaccionó en automático al escuchar la palabra amor viniendo de él y sintió claramente como sus mejillas se entibiaban a causa de las declaraciones ajenas. Pero… ¿Qué acababa de añadir?

Confundida trató de verlo directamente, aunque era imposible en esos momentos. Claro que recordaba la primera vez que había compartido más que el alma con Sieffre, la primera vez que se habían unido en toda la profundidad que sus cuerpos permitían. Primera de muchas veces aunque ella no se había querido ilusionar pensando entonces que él guardaba algo más que deseo carnal por ella durante esos años—. ¿Desgarrada…? —habló al fin en un murmullo poco audible y cuando él detallo lo que su pesadilla le mostraba ella comprendió aunque no podía aprobar que esa fuera la razón por la que no había querido formalizar con ella durante tantos años. ¿Tanto miedo le daba un simple sueño? Por mucho que se repitiera…

Eres un idiota, Cináed… —se le salió sin pensarlo mucho y luego se cubrió la boca por lo ruda que había sonado. ¡Pero es que no tenía otra palabra para definirlo! Sentía la necesidad de ir y abrazarlo, de decirle que todo iba a estar bien, pero él solo le había dicho que si se sentía enamorado de ella. No que iba a cambiar de ahora en adelante… Y eso ya no era suficiente para la mujer, no si él tenía miedo de alcanzarla—. Me cuesta imaginarte tan supersticioso… ¿Solo por eso no has querido quedarte conmigo todos estos años? —la pregunta le dolió al ponerla en voz alta y estuvo al borde de volver a sollozar pero se contuvo. No, no quería llorar frente a él.

Entre más tiempo pasa es más riesgoso… No puedo llegar así a los cuarenta y esperar que tu pesadilla no se haga realidad. Además, ni siquiera sé si mi sistema esté funcionando como debería todavía —lo último lo dijo muy bajo y finalmente se levantó del suelo. Le comenzaba a doler la posición. Estaba también algo mareada por la falta de aire y congestión así que buscó un pañuelo para limpiarse, sabía que mantenía una distancia prudente con él antes de emocionarse. Si hubiese sido otro día, ella se le habría acercado y susurrado palabras de aliento, lo habría besado e incluso le habría dado gracias por su sinceridad, pero esa Seren estaba apagada hasta esos momentos.

No puedo seguir esperando igual que siempre Sieffre… Yo ya hice mi decisión, necesito que hagas la tuya —su mirada se desvió a la maleta que tenía ya cerrada y soltó un suspiro antes de sentarse en la cama mientras se abrazaba a sí misma a la altura del vientre. ¿Realmente iba a terminar desgarrada y hundiéndose en sangre si tenía un hijo con él? No podía creerlo ni por asomo. Ella sabía que las estrellas tenían poderes y no solo se movían en lo alto, pero de ahí a creer en premoniciones y adivinación era un tema totalmente aparte—. Yo te sigo y seguiré amando, eso es lo único que no puedo detener —aseguró por si el otro creía que su distancia autoimpuesta significaba que sus sentimientos por él habían cambiado, su mente todavía le repetía que él sí la amaba, y con todas sus fuerzas según sus palabras. Pero, ¿Era suficiente el amor para que una pareja rota sobreviviera?


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Dom Dic 13, 2015 3:02 am

No, el amor no bastaba para mantener a una pareja unida. Se requería cruda sinceridad, como la que Afanen acababa de demostrarle al arrojarle un “idiota” directo a la cara, porque sí, eso había sido durante todos esos años. Disposición para escucharse mutuamente, confianza y tolerancia… Valor para tomar riesgos en conjunto y… tener la capacidad de aceptar sus propios errores. Y definitivamente él no era el más calificado en esos aspectos, no hacía falta que alguien se lo dijera para saberlo pero voluntad para cambiar sí que tenía. Ella lo valía.

Apretó los ojos y con todo y caja se llevó las manos a la barbilla, pensativo. Supersticioso… Nunca se había visto a sí mismo como tal, y en eso radicaba gran parte del problema, en que no se había tomado el tiempo suficiente para analizar sus incongruencias personales. – Idiota y supersticioso. Pesa no poder contradecirte en eso. Lo soy. – aceptó en voz alta, esas dos palabras lo definían bastante bien. Solo hizo falta que lo llamara desconsiderado, entonces sí se habría sentido perfectamente evaluado, porque tampoco había tomado en cuenta el tiempo que a la castaña le quedaba para la maternidad. No mintió al confesar que quería ser padre, era un deseo que guardaba desde hace años pero que tampoco se había permitido meditar a conciencia por su estúpido auto bloqueo y ahora el tiempo se les agotaba. Si hubiese tenido una pared cerca se habría dado un fuerte golpe contra ella, ¿y si su mal sueño resultaba ser producto de su propia estupidez? A eso se refería la bruja, a las complicaciones que venían con la edad. El riesgo de que algo saliera mal…

¿Pero qué motivo tenía la profesora para pensar en la posibilidad de que algo en ella no funcionaba bien? ¡Eso lo molestó! Podía no tener fundamentos pero Sieffre no creía en esa probabilidad. Con el ceño fruncido siguió visualmente la figura femenina que después de largos momentos se ponía de pie, en algún fugaz momento creyó que le daría una ruda cachetada por todas las tonterías que había dicho hasta entonces, pero no fue así. Notó que su rostro enfocaba un punto en específico y mientras ella tomaba asiento en la cama y le dictaba un ultimátum, el mago intentó descifrar qué era ese objeto que por segundos se robó la atención de su prometida. Ladeó el rostro durante su breve observación pero la voz de Vlček requería una respuesta. Y esta vez sería contundente.

Yo también he hecho mi decisión. – le dijo severo, avanzando lo que hizo falta para ubicarse una vez más frente a la bruja. Unos minutos atrás se había llevado ambas manos a la espalda y ahora manteniéndolas todavía fuera del campo de visión contrario se hincó sin el más mínimo rastro de duda ante la mujer que amaba.


Afanen. Cásate conmigo. Sé mi esposa.


Expuso finalmente la pequeña caja que había estado guardando entre las manos, dentro guardaba un nuevo anillo de compromiso, ya no iba a esperar a que la bruja decidiera hacer algo con el anterior. En una mano la sostuvo y con la otra buscó una de las manos de la castaña y al tenerla la guio hacia la cajita. Quería decirle muchas otras cosas pero necesitaba saber si aún lo consideraba digno de caminar a su lado por el resto de sus días. Estaba completamente consciente de que el rechazo era una posibilidad bastante alta después de todo lo ocurrido, pero correría el riesgo. ¿Ahora o nunca? No, incluso si ella lo rechazaba no pensaba rendirse, lucharía para recuperarla.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Dic 14, 2015 5:41 am

La voz seria de Drăgan le provocaba un ligero sentimiento de miedo. Pero ya no estaba claro de a qué cosa exactamente debía temer cuando ya había hablado al fin con sinceridad con él luego de tantos años. Verlo hincado frente a ella le hizo detener toda su nube de pensamientos y al escuchar las palabras que había soñado más de mil veces, su corazón se oprimió. En la mano cargaba todavía con el anillo anterior y eso le recordaba lo tarde que llegaba este segundo. Porque estaba segura de que era un anillo y su mano no se dignaba a moverse.

Extendió ambas al final y luego de tomar la caja, tomó la palma de él y depositó la sortija que llevaba años tirada en el fondo de su armario. Todavía brillaba a pesar de la penumbra y se aseguró de que él la sostuviera—. Dime que no será como la última vez… —pidió con la voz ligeramente quebrada y cuando sintió que iba a llorar otra vez se mordió el labio y soltó la mano del hombre que no podía dejar de amar. El viejo temor de que le dijera que era por los negocios familiares iba a matarla ahí mismo y no de la manera tradicional, sería otro tipo de fallecimiento que amenazaba con quitarle en ese momento la felicidad.

Con dedos temblorosos abrió la pequeña caja y al ver el contenido una triste sonrisa se clavó en su rostro. ¿Por qué no se sentía tan feliz como podía?—. Es hermoso, Cináed… —murmuró y acarició la piedra con la yema de sus dedos. Realmente le gustaba el diseño—. Había soñado con este momento toda mi vida… Lo había esperado incluso después de que nos dijeron que en realidad estábamos comprometidos desde… siempre —ni ella sabía por qué estaba usando el tiempo pasado para expresarse—. ¿Lo haces por obligación? —preguntó sin más demora. Una parte de ella siempre había imaginado que el mago no creía en el matrimonio y que por eso no le pedía la mano, pero tampoco la había buscado por algo más durante todo ese tiempo. No eran una pareja convencional, ni nada formal aparte del obligado compromiso, solo unas noches llenas de calor y que por suerte ya no tenía que fingir que olvidaba al día siguiente.

No quiero que lo hagas solo porque voy a irme —esa era la mayor duda. Ella quería creer en él, pero su mente amarga insistía en negarse a la posibilidad de que él si fuera sincero, o de que se le hubiera ocurrido la idea antes de que ella le vomitara todo el malestar que sentía encima. Si hubiera razonado dos segundos más se habría dado cuenta de que si tenía ese anillo es porque lo había planeado con antelación, pero no se dio tiempo para meditar eso y terminó apretando la caja contra su pecho mientras con su otra mano se secaba las lágrimas que descuidadas volvieron a salir sin que pudiera evitarlo. La parte más débil de ella, sabía que no podía vivir sin él. Que se debilitaría con cada metro que pusiera de distancia entre ellos. Y dolía terrible esa clase de flaqueza—. Sieffre... Quisiera que te quedaras conmigo... y no te fueras nunca —balbuceó entre sollozos de nuevo. No sabía si alguna vez había tenido el valor de decirle esos detalles. Porque aun cuando todo había mejorado en teoría, seguía cargando el temor de verlo salir de nuevo por la puerta. Más cuando acababa de revelarle que ella si tenía meditaba la posibilidad de huir, bien podría hacerlo él primero y dejarla con la angustia.


Última edición por Afanen Seren Vlček el Dom Ene 03, 2016 8:36 pm, editado 1 vez


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Lun Dic 21, 2015 4:46 pm

Los segundos fueron eternos y densos. En su cabeza esa propuesta estaba programada para realizarse en un lugar romántico, como en lo alto de uno de los puentes de Londres muggle y, en esas visualizaciones, la profesora se mostraba feliz. No como ahora, que lloraba y lucía más triste que en toda su vida… Un poco se sorprendió cuando la anterior sortija le fue devuelta aunque en teoría era lo esperable, después de todo eso los había llevado hasta el sitio en que ahora se encontraban. Las primeras palabras que la castaña le dio después de la propuesta fueron dolorosas como pocas cosas en la vida, le dejó claro que ya no creía en él y era completamente comprensible, mil errores había cometido a lo largo de los años y absolutamente todos hirieron a Afanen. No podía culparla por dudar así de él, y nada cambiaría el hecho de que el hombre se entristecía más a cada minuto.

Por supuesto que evitó exteriorizar ese sentir, pero ocultarlo se estaba tornando terriblemente complicado porque cada línea que de ella escuchaba era como un golpe directo a su corazón. A cada segundo se sentía menos digno de la dama, pero no quería rendirse, solo era cuestión de… aceptar todas sus culpas y encontrar el modo de vivir sabiendo que tanto mal le había causado a la persona que lo amaba. Nada sencillo… —Esta vez es diferente, no lo hago por obligación. ¿Crees que a estas alturas alguien podría obligarme a algo como esto? — ¡Claro que no! Era dueño de sus acciones. Nadie mas que Afanen tenía peso sobre sus decisiones, y en este caso en específico el mago ya tenía pensado pedirle matrimonio antes de que ella le soltara de golpe sus drásticos planes. Tan solo había reaccionado a ello ¿por qué Seren no lo veía?

Al menos el anillo le había gustado y algo de esperanza quiso encontrar en la forma con que la bruja apegó la caja contra su pecho, pero las lágrimas infundían temor en el profesor porque en ese preciso instante cualquier cosa podía ocurrir. Aún era posible ser rechazado a pesar del amor que sabía que Afanen sentía por él, la forma en que la chica se dirigía a él dolía tanto… Bien podían ser de aceptación o de despedida… Era la primera vez que Afanen le expresaba algo como eso y lo hizo sentir especial, especial y tan desconsiderado a la vez. No le gustaba verla llorar pero sin importar lo que ella fuera a responderle, no iba a dejarla derramar lágrimas en solitario.

Fanen, estoy contigo...— dijo con una serenidad que no imaginó poder tener bajo esas circunstancias. Cambió de posición, y ya de pie abrazó a su persona más importante, primero suave y, poco a poco más fuerte. El rostro lo acomodó por encima de uno de los hombros ajenos, la tranquilidad y seguridad regresaban lentamente a él así que pronto dejó de temer y la atesoró entre sus brazos. Le gustaba tenerla así, ¿cuánto había pasado sin permitirse ser tan honesto en un abrazo? La amaba, a ella y a nadie más. —…independientemente de tu respuesta. No voy a desaparecer cuando salga el sol. — con cuidado soltó el abrazo en que la tenía, sus manos se acomodaron sobre las de ella y en silencio se inclinó para quedar al nivel de su rostro. —Lo que siento por ti no va a cambiar. — Sonreía, listo para escuchar y aceptar la realidad que ella le daría. Si la bruja le negaba lo que pedía de ella tendría que empezar de cero, tal vez volverían a ser simplemente amigos pero incluso eso estaría bien. Tal vez esa fuese la manera más sana de curar las heridas ya abiertas, de asimilar las cicatrices y seguir adelante.


¿Qué respuesta le daría?




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Ene 04, 2016 12:43 am

Negó lento con la cabeza cuando su mente se decidió a hacer su trabajo y entender de una vez por todas que no había modo de que obligaran al hombre de cuatro décadas a hacer algo que no habían podido cuando era apenas un jovencito. Pero su temor personal estaba presente como las brasas, ocultas entre las cenizas. Si acercabas la mano todavía podían quemar aunque se vieran de color gris y totalmente inertes. Y a ella le quemaba todavía el miedo, la mordía donde más dolía y seguía haciéndole creer que le arrancarían un pedazo.

Todo se apagó claro. Cuando segundos después de sollozarle lo mucho que lo necesitaba, él se atrevió a decirle que si se estaba con ella y que allí se quedaría al parecer. Lo supo cuando los brazos que tanto había añorado la abrazaron con más fuerza de la necesaria provocando un murmullo en la mujer, pero no dijo nada y simplemente lo escuchó, y mientras sus oídos se llenaban de promesas de quien había roto las mismas siglos atrás, esta vez decidió, como muchas otras, que le daría una oportunidad. Una que no podía negarle porque significaba la posibilidad de ser feliz y de mantenerse a su lado, la tentación era más grande y dulce que su dolor—. Quiero creerte… No, te creo —se corrigió ella misma y mientras sentía las manos de él sobre las suyas que todavía apretaban la caja que recién había recibido, una sonrisa sincera se marcó en su rostro—. Si lo que sentimos no va a cambiar… O incluso si cambia —se permitió dudar un segundo más aunque luego apretó los ojos antes de volver a abrirlos con la decisión marcada.

Quiero un para siempre contigo... Quiero despertar todos los días y que estés a mi lado... Quiero que tengamos un compromiso real y que no sea solo una obligación que nos dieron hace años nuestros padres.. Quiero que mis hijos tengan tu apellido... ¿Quieres tener un hijo conmigo? —se distrajo al final al preguntar y una sonrisa soñadora se puso en su rostro al recordar que entre toda su tristeza él si había mencionado algo sobre eso antes de darle esa pequeña caja que tanto peso tenía en sus manos. Y se quedó mirándolo, sopesando sus palabras—. Si tú también lo quieres, si también me aceptas, porque no es solo un anillo, es una promesa, un enlace, una demostración de que quisimos estar juntos y que lo que nos unía era más fuerte que los problemas —le aseguró y se soltó de sus manos para moverse hasta el borde de la cama y casi caer al abismo frente a ella, ese donde el mago que había amado y que seguía amando, la esperaba.

Yo si lo acepto, Sieffre Cináed  Drăgan. No podría aceptar a nadie más... —le dijo y sonrió nerviosa a mares aunque se sentía por primera vez más tranquila que antes, sobre una nube descansaba luego de la pesada tormenta—. Y si tú también lo quieres... —no añadió nada más y le extendió la mano izquierda, quería creer en él, incluso con una pequeña voz en su cabeza que le decía que luego de toda su verborrea él saldría corriendo a un lugar menos complicado. Porque el matrimonio lo era, ambos tenían edad suficiente para saberlo y aún así ella seguía añorándolo con infantil ilusión pero con la certeza de que era posible, con la esperanza recién recompuesta aunque estuviera llena de arañazos.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Miér Ene 27, 2016 3:54 pm

Ese era un Sieffre nervioso, sumamente nervioso. Pudo sentir como su ritmo cardiaco se disparó y luego bajó de golpe con lo primero que la castaña le dijo después de que él se explicara. ¡Era inevitable! Ese “quiero creerte” había sonado fatal, pero ya con la corrección, el mago volvió a respirar. Volvió a sentirse ente con vida al ver a Afanen sonreír para él dándole la esperanza que tanto necesitaba. Él mismo acababa de decirle que sus sentimientos no iban a cambiar, lo dijo queriendo dar a entender que no se iban a apagar pero sin duda tenía sentido lo que ella acababa de añadir, tal vez sí cambiarían pero para bien. ¿Podía ser todo aún más intenso? Esa duda quería resolverla junto con ella, descubrir si todo podía esponjarse y hacerlos más felices. Más, porque evidentemente la felicidad acababa de instalarse en ambos apenas hace unos minutos.

Y no solo había aparecido para visitar, venía a mudarse a sus anchas. ¡Ella había aceptado! ¿Cierto? Eso significaban sus palabras, y todos los detalles que la castaña se permitió agregar fueron una lluvia de color que cayó sobre el alma de Cináed, él también quería despertar con ella todos los días y obvio que darle su apellido a dos o tres niños, también a Seren… –Por supuesto que quiero, ¿pueden ser tres? – respondió con tanto entusiasmo que él mismo se sorprendió. ¿A dónde había ido a parar el miedo de pesadilla? No lo sabía, pero mejor si no volvía.

Fascinante fue escuchar de sus labios el “acepto” oficial con su nombre completo incluido… Sieffre sonrió como nunca y por primera vez en mucho tiempo, sintió que todo marchaba bien, que su vida se estaba completando finalmente. –También lo quiero. Quiero pasar el resto de mi vida contigo, Afanen Seren Vlček. Juntos seremos más fuertes que nunca.– confirmó anclado en los ojos de la mujer que tanto amaba. Con delicadeza tomó su mano con la derecha de él, la otra se permitió tomar la cajita que ella todavía sostenía en su otra extremidad y la abrió para tomar la sortija. –Serás mi esposa y yo tu marido por siempre, hasta el fin de los tiempos. Cuidaré de ti y de nuestros hijos con todas mis fuerzas.– en el dedo anular de su amada colocó con cuidado el anillo y lo que sintió jamás lo olvidaría. Todo a su alrededor ahora lo percibía cálido, rebosante de alegría, indudablemente de ese evento surgiría un Patronus inigualable. –Tu felicidad es mi prioridad– dijo de corazón. Después le quitó la caja y la dejó sobre la cama para así poder tomarla también de esa mano, ambas le sujetó con firmeza y a sus labios se dirigió.

Con un profundo beso se unió a ella, ya no ocultaría cuanto necesitaba sentirla, tenerla cerca o como mínimo dentro de su campo de visión. Podría tomarla de la mano en público sin temor a nada y ella luciría a diario la sortija de compromiso, o eso esperaba. Y en privado… en privado la situación también mejoraría, no mas copas de por medio ni dudas existenciales al ir a dormir. Y por cierto… ¿Qué hora era ya? Había perdido la noción del tiempo. –¿Puedo quedarme o… vamos a casa? – consultó en voz baja tras desprenderse lentamente de los labios que ya podía reclamar oficialmente como de su propiedad. Deseaba pasar el resto de la noche a su lado pero no podía adjudicarse el permiso de permanecer en el departamento de la profesora. En otras ocasiones ya lo había hecho pero siempre bajo los efectos del alcohol, ahora tenía que hacer las cosas de la forma correcta, hablando siempre de frente. Ya no quería ser el de antes.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Feb 01, 2016 3:40 am

¿Tres? —por alguna razón la idea de tener más que solo un hijo si que se había salido de sus sueños, era mucho más y por supuesto que lo deseaba tanto como el hombre que acababa de preguntárselo—. Si es en serio tendremos que apurarnos —sonrió emocionada ante las múltiples perspectivas que se acababan de abrir para ellos en los últimos minutos, ya no sería solo un niño rondando si todo funcionaba.

Escuchar la confirmación de sus deseos en la boca de él fue una maravilla. Su nombre siempre había sonado bien cuando él lo pronunciaba completo e incluso con todos los matices de su voz que había ido probando a través de los años. Ser su esposa sonaba bien, hablar de nuestros hijos todavía más. Lo había soñado por tanto tiempo que mientras él le ubicaba al fin el anillo y sabiendo que esta vez iban en serio sus ojos se llenaron de lágrimas aunque en esa ocasión fueron de plena emoción, una fantástica y que la llenaba de dicha—. Quiero que seamos felices los dos —dijo luego de tener la sortija ya ubicada y que él le dijera unas palabras que nunca había creído escuchar. Ella parecía nunca haber sido prioridad para él hasta ese momento, el saberlo ahora y confirmarlo auditivamente la estremecía.

Y también se sintió temblar cuando él la besó con profundidad, estremecimientos cubrieron su espalda y su corazón pareció al borde de explotar mientras latía con más fuerza que antes. Porque los labios de él le estaban devolviendo la vida que había perdido todos esos años. Y ahora sabía que por fin todo iría bien, que pasara lo que pasara nadie podría robarle la felicidad de saber que él si la amaba de la manera que ella había esperado siempre, que podía esperar compartir los años que le quedaban a su lado y de la mejor manera.

La pregunta del profesor la pilló desprevenida. Confundida lo miró unos segundos y luego de secarse los ojos con los dedos, pues todavía le caían algunas lágrimas emocionadas, su sonrisa se volvió ligeramente coqueta y el sonrojo pareció subir a sus mejillas cual si fuera una adolescente de nuevo, culpa de Sieffre como siempre—. Cináed… Tenemos de donde elegir ahora, ¿Sabes? —divertida lo miró y se volvió a prender de sus labios. Si él quería probar la aparición de nuevo para llegar a la cama que habían compartido un tiempo luego de su accidente, no se iba a quejar, pero quería que el supiera que la casa de ella también le pertenecía ahora—. Mi casa es tu casa, y mi cama es tu cama… —aunque por un segundo pareció dudar poco después acercó sus manos hacia el borde de la chaqueta del mago y comenzó a bajarla por sobre sus hombros hasta quitarla por completo.

En ningún momento apartó la vista de sus ojos aunque sus mejillas ardían por nervios. Esperaba no estar malinterpretando las intenciones ajenas pero siempre podía fingir que era una ayuda a la comunidad lo que hacía con la ropa de él, que mientras le quitaba la corbata y le desabotonaba la camisa estaba simplemente ayudándolo a encontrar la comodidad que le hacía falta luego de toda la tensión de la noche. Aunque poco más se podía dejar a la imaginación una vez que teniendo su torso descubierto se decidió a inclinar el rostro para dejar un beso sobre el lugar donde latía el corazón de Drăgan. La mano que cargaba con el anillo fue la que dejó sobre la piel y la piedra que resaltaba en el medio del mismo parecía brillar.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Dom Feb 07, 2016 11:57 pm

Oh, ella acababa de exponer un buen punto. El mago alzó una ceja pensativo, luego la bajó y alzó la otra, conocía la expresión que ahora lucía en el rostro de Afanen. Y le gustaba. Tanto como los besos de improviso, tal cual el que ella le dio sin aviso en ese instante. –Puedo acostumbrarme a esto– aseguró cuando la húmeda caricia se detuvo. Enseguida sonrió con gusto, el sentido en que la castaña habló de la casa fue grato pues entendía la amplitud de la promesa recién hecha y, la mención de la cama, corroboró la sospecha que Sieffre ya tenía sobre las intenciones de la bruja.

En ese caso cuidaré también… de tu cama. – dijo embobado con los ojos de la profesora que muy tranquila se dedicaba a quitarle la corbata después de haberle retirado la chaqueta. Tenía su encanto el que fuera ella quien se deshiciera de la ropa, mucho encanto, demasiado, por eso no se opuso ni un poco. Al contrario, sufrió porque el cinto seguía donde mismo. –Si queremos tres hijos… deberíamos empezar a hacer la tarea. – dijo tras humedecerse los labios. El beso que su futura esposa acababa de poner sobre su pecho lo había dejado ansioso y añorando más caricias por parte de la mano que todavía le tocaba la piel.

Dispuesto a cumplir con los deberes tomó la iniciativa de cargar en brazos a la chica con la intención de subirla a un punto más conveniente de la cama, claro que primero se quitó los zapatos para no ensuciar las cobijas y así ya no tuvo mayor problema al subir. De hecho se quedó de pie sobre la acolchada superficie, no era precisamente lo normal pero le gustaba la escena. –Hoy quedémonos aquí y… mañana temprano después de desordenar la cama por segunda vez, meditaremos dónde dormir la siguiente noche. ¿Te parece? – sonrió para ella y le saboreó de nuevo los labios, dando un par de mordidas entre los besos claramente ansiosos que le dio.

Pero de sus labios pasó al cuello de Afanen, primero fue solo una mordida juguetona pero el contacto le hizo recordar lo bien que se sentía apretar su piel en esa zona, motivo que lo llevó a repetir con otro tanto de intensidad que de paso lo distrajo. Sus pies no estaban sobre superficie precisamente firme y el inclinarse más de la cuenta sobre el cuerpo que sus brazos sostenían hizo tambalear brevemente su equilibrio. Se desprendió entonces de su cuello y con pasos cuidadosos se movió hacia atrás de modo que su espalda quedara sobre la pared. –¿Sabes? Esto es un poco injusto, tu vestido me complica literalmente la existencia– la miró atentamente, partiendo de sus ojos hacia abajo. Ah, pero por detrás el diseño era más accesible.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Sáb Feb 13, 2016 1:54 am

La risa nerviosa brotó de sus labios cuando Sieffre soltó como si nada que deberían iniciar a hacer la tarea, por el bien de los niños claro. La felicidad de la mujer se dejó notar sobre la piel que besó y exhaló sobre la misma poco antes de que él decidiera levantarla del suelo. La sorpresa por lo mismo le hizo aferrarse a él y cuando estuvieron ambos sobre la cama, aunque en una posición algo extraña, lo miró con la duda evidente en el rostro. Que pronto se marcó de rojo otra poco cuando él mencionó las veces que ya estaba pensando trabajar con ella—. Si dormimos juntos todas las noches no me quejaré, creo que han sido pocas veces que hemos desordenado cosas por la mañana —comentó intentando sacar la cuenta pero él se apegó a sus labios y ella correspondió con gusto hasta a las mordidas.

La bruja intentó carraspear, ya que su futuro esposo no parecía con interés de soltarla, y había comenzado a centrarse en su cuello. Él sabía exactamente en qué punto ella era sensible y la respiración se le desordenó mientras intentaba contenerse de sonar demasiado animada. Eso hasta que recordó que ya no necesitaba ocultar más lo que sentía por él y un suave gemido escapó por sus labios a medida que se relajaba. ¡Pero a punto estuvieron de caer! Y ella le enterró las uñas nerviosa mientras trataba de calmarse. Y encima se dedicaba a quejarse de su vestido—. Cináed, ¿Quieres hacerlo de pie sobre la cama? —preguntó con simpleza y algo de descaro, como si fuese un oculto reclamo. Sin embargo, el profesor parecía más interesado en mirar su vestido.

Si me bajas te puedo ayudar… Tu deberías quitármelo pero ya que te quejas tanto, eres un niño mimado —negó con la cabeza y le besó la mejilla esperando que la soltara con cuidado. Una vez sus pies estuvieron sobre la superficie poco firme de la cama se giró a mirarlo y una imagen de siglos pasados llegó a su mente, eran ellos saltando sobre la cama de la casa de una de sus madres, disfrutando de una inocente infancia. Ya no eran unos niños, de hecho estaban pensando en tenerlos por su cuenta y la profesora se dedicó a soltar la cinta que la apretaba de la cintura. El vestido rojo tenía una abertura considerable en la espalda y por lo mismo no llevaba ropa interior en la parte superior—. Me hace feliz que no hayamos bebido hasta perdernos —le dijo en un susurro mientras deslizaba uno de sus brazos para sacarlo de la tela, con su mano libre aferró la misma sobre su pecho antes de sacar el otro.

Así se quedó mirándolo, lo que quedaba era que soltara el vestido y luego deslizar todas las capas de ropa hacia la superficie de la cama, pero no lo hizo en ese mismo instante—. A ti también te sobra ropa —señaló dando una mirada al pantalón de Drăgan que ya salía sobrando. Ya que él estaba apoyado contra la pared, se le apegó y luego de colgarse de su cuello con ambos brazos se reclinó sobre el cuerpo contrario, movimiento que logró que la tela de su vestido cayera hasta sus caderas—. Dame otro besoy di que me amas. Pensó sonriente y así lo esperó.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Dom Feb 14, 2016 4:36 pm

Lo sonidos que su futura esposa liberaba poco a poco al abordarla él por el cuello lo distraían cada vez mas, siempre había sido admirador de la voz de Afanen e invocar sus gemidos era una adicción. Por eso le costó separarse de su cuello, misión en la que las uñas de la bruja hicieron una gran aportación. Pensó un poco la pregunta formulada antes de responder –No es mala idea– dijo muy seguro, si la profesora lo había dicho como reclamo a los minutos que llevaban de pie en lugar de acostarse ya en la cama, él no lo captó del todo. Porque encontró interesante el visualizar a la chica contra la pared en un ángulo que a él le permitiera llenarla por la espalda, eso lucía bien para Sieffre.

No soy un niño mimado– se quejó en cuanto ella afirmó que el hombre lo era, al segundo siguiente se dio cuenta de incluso esa respuesta de su parte había sonado un tanto infantil. Y a pesar de lo recién negado bajó con cuidado a la castaña dispuesto a dejarse ayudar, se preguntó con una ceja alzada si eso probaba que efectivamente le gustaba que lo mimaran. Desde luego tal pensamiento se fue al más allá cuando la dama frente a sus ojos comenzó a desvestirse del rojo que llevaba encima. El hombre respiró profundo y de alguna forma su cuerpo disfrutó el reabastecimiento de oxígeno, tal vez porque sabía que pronto lo necesitaría en grandes cantidades.

A mi también… No sé si sonará extraño pero no quisiera perderme en la bebida de nuevo, ya no.– de repente parecía completamente innecesario el embriagarse a niveles tan profundos, ya no necesitaría recurrir a ese tipo de cosas para estar en compañía de la mujer que amaba. Esos tiempos habían terminado.

El profesor de aritmancia estaba muy quieto en la pared, sus pensamientos se encontraban en relativa calma y así se permitió detallar con la mirada a la mujer que por años lo había esperado. Siempre le había gustado observarla, la diferencia estaba en que ahora no tenía que esconderse al hacerlo, de ahí que en silencio la recorriera mientras ella retenía en su pecho el vestido con sus manos. No todos los días la chica de tus sueños se deshacía de la ropa para ti, esa era una noche especial en tantos sentidos que Sieffre invertiría una gran parte de su memoria para guardarla.

No te preocupes, me desharé de…– las palabras se le cortaron irremediablemente, el abrazo a su cuello y el cálido contacto que vino gracias a eso acababan de robarle la concentración. Por simple que pareciera esa acción había bastado para que el corazón del hombre iniciara una intensa carrera, palpitando con tanta fuerza que Cináed tuvo que admitir para sí que Afanen acababa de ponerlo sumamente nervioso. Sentir y ver las curvas de la bruja contra su cuerpo era algo digno de atesorar, igual que la mirada que los ojos contrarios le dedicaban a tan corta distancia.

¿Solo uno? Te llenaré de besos todos los días, hasta que este cuerpo deje de respirar…– a los labios de la castaña se unió con fervor, a ojos cerrados centró su atención en los besos. En la cintura ajena acomodó la mano izquierda, en cambio la derecha subió despacio por su costado y si se desprendió fue solo para mudarse a una de las mejillas de Seren, donde le abrazó antes de apegarse con mayor intensidad a su boca. Estaba sediento de ella y no lo ocultaría nunca mas.

Todavía tenía un vestido del cual deshacerse pero no le agradaba la idea de dejar a Afanen casi sin prenda encima mientras él tenía todavía exceso de ropa, para corregirlo no le quedó más remedio que soltar su cintura y con esa mano deshacerse del cinto. Lo lanzó al suelo volviendo luego al pantalón que desabotonó y abrió dejándolo caer. Después de eso volvió a la tela roja del vestido y tiró con cuidado de ella con el fin de hacerla descender hasta la cama, para conseguirlo tuvo que usar también la otra mano pero pronto estuvo listo y los orbes del mago volvían a abrirse para admirar la belleza que pronto tomaría como esposa, como compañera para toda su vida.

Te amo Afanen, te amo…– declaró sobre los labios ajenos con una desesperación que no sabía exactamente de dónde había salido. Tal vez del deseo de hacerla sentir verdaderamente amada, quería que cualquier duda en ella se desvaneciera, que toda su persona supiera que lo que él experimentaba era absoluto y definitivo.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: The way back | Priv +18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales