JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Schadenfreude | Privado +16

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Pansy D. Zabini el Lun Sep 28, 2015 3:17 am

Neid zu fühlen ist menschlich, Schadenfreude zu genießen teuflisch
—Arthur Schopenhauer

24 de Enero, 2025 | 20:05 pm | Palco Privado

En cierta manera las artes si le gustaban. Destacando el hecho de que dependía específicamente de qué era para ella en sí lo estético y lo hermoso. Se encontraban en una ciudad mágica de Escocia mientras esperaban que el telón se abriera. A la ópera y el teatro mágicos había asistido unas cuantas veces por obligaciones sociales, y aunque ese día se encontraba en un teatro utilizado para esos efectos, el entorno era por completo distinto. Y es que tenían apenas tres artistas en el elenco y dos espectadores en todo el lugar, era un espectáculo privado a claras luces. Ella estaba sentada en un mullido sillón de terciopelo rojo con detalles dorados y Blaise le hacía compañía en uno similar, que estaba justo al lado del suyo. Ambos presentables y bien dispuestos.

El palco donde se encontraban había sido acomodado para que vieran con claridad lo que ocurriría en el escenario, protegidos por variadas barreras de hechizos que impedían que los actores pudieran ver o acercarse a quienes iban a disfrutar de la función. Y la obra preparada ese día era sin duda una de las preferidas de Pansy. Ese momento en que por fin podría cobrar algo por las decepciones que le traía la vida—. ¿Estamos en la hora? —consultó retóricamente al hombre pues sabía que la función comenzaría cuando ella dijera. Aprovechó de cruzar una de sus piernas sobre la otra, al menos su vestido no era ajustado en la parte de abajo así que podía permitirse algo de movimiento.

Aunque el color que había escogido no era uno que usualmente utilizara, le gustaba. Le daba un aire de inocencia y juventud que ella siempre apreciaba como positivo. Otra cosa es que la ropa no fuera capaz de modificar su alma oscura—. ¿Vino? —consultó mientras hacía aparecer dos copas, una se acomodó en su mano y la otra esperó pacientemente a que el hombre la tomara. El telón rojo se abrió entonces y aparecieron en escena un hombre justo en el medio del escenario, haciendo una reverencia, poco después una pareja se fue acercando al centro de lo que era el escenario, llevaban pesados grilletes amarrados en sus pies y manos—. Diles que ya pueden comenzar, no pretendo ver sus caras de falso arrepentimiento todo el día —comentó ya esperando que la función diera comienzo.

Ese día iban a castigar a dos traidores. No había deleite más exquisito que ver sufrir a los que lo merecían. Y esa pareja se lo había ganado con esfuerzo, intentando arruinar los planes de la mujer de manera fallida. Por eso tendrían la suerte de ser parte de su espectáculo privado mientras entregaban su vida intentando defenderse, porque ese día el único que quedaría en pie sería solo uno de los que se encontraban como actores de la obra.

¿No te emociona hacer el bien? —consultó girando el rostro brevemente para sonreír al moreno. La mano que tenía libre la extendió hacia él esperando un gesto de su parte para amenizar la velada, lo único que extrañaría sería el aroma a la sangre que poco percibirían dada la distancia, pero la vista era sin duda la mejor que se podía esperar.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Blaise T. Zabini el Dom Nov 01, 2015 4:41 pm

A Blaise le encantaba pasar tiempo con su esposa siempre y cuando las cosas estuvieran a su favor o como mínimo neutrales, porque aunque jamás lo aceptara, Pansy siempre se las ingeniaba para aplastarlo en las discusiones. Afortunadamente no era el caso esa noche y ambos asistían con el mejor humor del mundo a una función privada en un teatro considerablemente lejos de su hogar. Allí únicamente sus propios subordinados los reconocerían, para el resto de habitantes no eran mas que un par de desconocidos. Había estado esperando con ansias esa noche, pues pocas cosas le satisfacían más que compartir ese tipo de eventos con la mujer que hace años decidió tomar como esposa.

-Nosotros siempre estamos en la hora.- dijo y una sonrisa de satisfacción se acomodó en su rostro. El lugar era exquisito, lujoso como a él le gustaba, y confiaba en que la obra fuese tan disfrutable como todo a su alrededor. Con toda comodidad se giró sobre su asiento para observar a Pansy de pies a cabeza y al recorrerla por completo aceptó que el color a pesar de lo contrastante que era con la esencia de su esposa le sentaba sumamente bien. El diseño era más que interesante, la piel al descubierto de esa bruja era siempre una debilidad para el mago, hasta parecía un desperdicio tener que atender a la obra y no al cuerpo femenino que tenía a un lado.

-Por favor- fue su respuesta de aceptación al vino y en cuanto estuvo servida su copa la tomó de la mano ajena. Su vista automáticamente se fue hacia el frente cuando el telón por fin abrió y entonces al ver aparecer a la pareja encadenada la sonrisa del hombre adoptó un matiz distinto, uno que delataba el placer que experimentaba al ver a entrometidos y traidores sometidos ante ellos. Escuchó luego la “orden” de Pansy y sin dudarlo ni un segundo alzó la varita y ésta emitió una luz roja, señal previamente acordada para que la diversión iniciara.

-Por supuesto que me emociona, especialmente si es a tu lado.- respondió con amplia sonrisa y su mirada de retorcido enamorado al tiempo que cambiaba de mano la copa para poder tomar la mano que la bruja amablemente le ofrecía. Se permitió acerca esa mano más a él e inclinándose a la vez hacia ella consiguió dar un breve beso sobre el dorso.

Pero algo ocurría en el escenario, o mejor dicho no ocurría, porque los “actores” además de mirarse mutuamente no daban ni un solo paso. Blaise de regreso en su sitio frunció el ceño molesto, ¿A pesar de sus circunstancias iban a hacerse los difíciles? Oh no, no iba a permitir que les arruinaran la velada. Alzó de nuevo su varita e hizo otra señal para quien se encargaba de los asuntos abajo. Casi al instante desde el costado izquierdo de las cortinas arrojaron a los pies de los traidores una mano humana, por su tamaño debía ser la de un infante y de alguna forma eso bastó para que uno de los involucrados se alterara drásticamente. Se le veía claramente perturbado y tras unos segundos se abalanzó a golpes contra la otra persona. Los grilletes no les daban mucha movilidad pero si sabían sacarle provecho a las cadenas podrían hacer de aquello algo más recreativo.

-Así esta mejor.- se puso cómodo y dio el primer trago a su bebida. No quería que la noche fuese aburrida, estaban ahí para divertirse y así sería. Haría cualquier cosa con tal de alcanzar ese objetivo y traer dicha a su esposa.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Pansy D. Zabini el Sáb Nov 07, 2015 11:16 pm

Le encantaba cuando las cosas funcionaban, recibió las palabras ajenas como si fueran un cumplido y no se quejó del caballeroso gesto que tuvo él de besarle la mano. Lástima que no todo fuera disfrutable, pues al llevarse la copa hacia los labios notó que algo extraño sucedía en el escenario. ¿Qué nadie entendía que debían iniciar la obra cuando se daba la señal? ¿Tendría que castigar también al maestro de ceremonias? Apretó los labios mientras su esposo se encargaba de hacer las gestiones para que se pusieran en movimiento.

Pudo vislumbrar con delicia como una mano pequeña aparecía en escena, un desperdicio pues la piel de los bebés era sin duda agradable al tacto—. Quisiera conservar la otra extremidad para mi colección —pidió al hombre a su lado, pues como le encantaba la eficiencia en otros ella simplemente esperaba que sus deseos fueran cumplidos sin necesidad de exagerados pedidos, eso claro porque se trataba del moreno. Con otros era un poco más alterada para ordenar y es que lo necesitaba pues no todos conocían su posición.

Mucho mejor —comentó luego de que el segundo en escena decidiera también participar en la pelea. ¿Quién diría que le interesaban los enfrentamientos muggles? No es que los prefiriera, era simplemente el calentamiento. El encapuchado que se encontraba haciendo de presentador se aseguraba del orden en el lugar y cargaba con varitas extra para cooperar en el espectáculo cuando se diera el momento.

Pansy disfrutó de la bebida en su garganta y se acomodó en el asiento apoyándose en la mano que Blaise ya no apresaba—. Mhm… Siento que algo les falta… ¿Tal vez compañía? —consultó en voz alta mirando a Terence unos segundos. La familia completa de esos traidores había sido previamente castigada y quedaban solo ellos.

El niño sacrificado había sido el hijo de la pareja, el menor. Pero tenían otros dos más que tal vez podrían despertar quienes conocieran el juego con marionetas—. Hazlos bailar —pidió apuntándose con la varita en la garganta para que la escucharan desde el escenario. Los indignos giraron su rostro mirando a todos lados para buscar el origen del sonido, pero desde su posición no podían aventurar donde se encontraba la pareja que los observaba.

El director de la obra hizo una nueva reverencia y aplaudió en el aire mientras encendían una llama justo al borde del escenario, pronto el lugar estuvo rodeado por el bien controlado fuego y la mujer sonrió. El maestro salió de en medio del escenario dejando solo a los contrincantes que comenzaron a rogar por clemencia, no iban a quemarlos vivos a menos que ellos se empujaran contra los bordes, era una simple medida para amenizar la visualización de los espectadores y hacer más divertida la función—. Terence, ¿Te he dicho cuanto me gustan hogueras? —consultó a quien tenía a su lado y una breve risa emanó por sus labios esperando el movimiento más abajo. Algo se gritaban entre ellos.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Blaise T. Zabini el Dom Nov 22, 2015 10:46 pm

Personalmente no le apetecía tener una mano humana de adorno por ahí, pero respetaba los gustos de su mujer. –Haré que la preparen para ti.– aseguró y dio un corto trago a su copa. Finalmente en el escenario la situación empezaba a ponerse interesante y Blaise más animado buscó comodidad en su asiento. Rio por lo bajo, le causaba gracia ver a la pareja enfrentarse a mano limpia, y es que no merecían sostener una varita entre sus manos. Si llegaba a hacer falta el toque mágico, estaba el maestro de ceremonias para arreglarlo.

Y en efecto así pues. Ante la inconformidad de Pansy el hombre obedeció y el fuego decoró el escenario. Daba al ambiente una tonalidad siniestra, las flamas danzaban incansables y un tono rojizo iluminó parte del lugar. Si a la bruja le gustaban las hogueras, a Blaise le gustaba el rojo. –No querida, no me lo habías dicho. Pero tenía una ligera sospecha.– dijo tan tranquilo como si estuvieran presenciado el volar de inútiles aves y no el enfrentamiento de una pareja que sufría por la pérdida de sus hijos.

Te dije que sería ella quien tomara la iniciativa. Estoy seguro que ahora se arrepiente de haber confiado en el tonto de su esposo.– comentó mientras hacía bailar suavemente el líquido en su copa. Sus ojos estaban puesto en el escenario, donde la mujer ponía todas sus fuerzas en empujar al hombre hacia el fuego. De no ser por ese mago quizá sus hijos estarían aún con vida, él había sido el de la idea inicial de traicionar a la pareja que los miraba desde las alturas. Pero como era de esperarse, sin varita ella no tenía gran oportunidad de imponerse sobre la fuerza natural del hombre. Éste le retuvo de las manos, parecía resistirse a hacerle daño de nuevo a su esposa pero harto de escuchar las acusaciones que su pareja gritaba, se quitó rápidamente del camino y por la inercia la mujer casi cae sobre el fuego.

Un quejido de decepción soltó Blaise al ver que ninguno llegaba a tocar el fuego. Prefirió fijar la vista en su propia esposa, ¿si ella se aburría de la obra los mataría personalmente? Le gustaba ver a Pansy cobrando vidas, pero las dos que luchaban frente a sus ojos no valían la pena, no eran tan importantes como para caer directamente por la mano de la líder de los Mortífagos. En eso meditaba el mago, bebía y de perfil recorría visualmente la figura de su fiel compañera. Era suya aunque Pansy se negara a decirlo en voz alta para él. Le pertenecía y por lo tanto podía servirse de ella cuando quisiera. Esa era la verdad, una que la serpiente a su lado aplastaba cuando le daba la gana. Pero esa noche se encontraba ella de buen humor, eso parecía ser perfecto para él.

Terence sin haber terminado el vino se puso de pie. Dio unos cuantos pasos y atrás del asiento de su esposa se detuvo, con la vista de nuevo al frente. –¿Solo te gusta verlas o también… sentirlas? – preguntó curioso. La respuesta le interesaba independientemente de si ella lo interpretaba de manera literal o corrupta. Sus manos se ocuparon de dar un  marcado masaje a los hombros de Pansy, tocando a ratos su cuello y deslizándose luego con la amplitud de sus manos para volver a presionar sus hombros. Le gustaba consentirla aunque la bruja pocas veces lo creyera.

De repente un grito atrajo la atención de él hacia el frente, obligándolo a dejar de mirar la piel con la cual trabajaba. Uno de los “actores” acababa de derribar al otro y gracias a ello las lenguas de fuego por fin pudieron acariciar la carne. La noche comenzaba a tomar sabor.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Pansy D. Zabini el Miér Dic 09, 2015 3:19 pm

Una mujer poseía una fuerza antigua que los hombres no, más aún cuando se trataba de una madre. En ella parecía no existir ese cariño casi asfixiante por los hijos, pero eso no quitaba que creyera en el cariño férreo que presentaban las madres que amaban con normalidad a sus hijos—. La confianza excesiva siempre es el peor de los males… —murmuró ante las palabras del hombre a su lado. Sabía que no podía creer tampoco del todo en él, por mucho que quisiera, pero había aceptado tenerlo a su lado como voto de confianza.

Podía ver con claridad como la mujer del escenario, intentaba empujar al que había sido su esposo, pero el otro tenía la fuerza bruta. Eso disgusto a Pansy que frunció el ceño, ese era el problema de los muggles, tenían la tendencia a minimizar el rol de la mujer solo por una pequeña deficiencia física que era el tema de la potencia física. Aun así ninguno de los actores comenzó a quemarse y aunque se sintió observada por el mago a su lado no le dedicó mirada alguna. Si quería verla no tenía problema, se sabía perfectamente interesante como para que alguien se quedara viéndola con variadas intenciones.

Pudo notar que él se levantaba y lo dejó hacer, por su parte bebió de la copa en su mano, eso hasta que la pregunta del moreno llamó su atención y ella sonrió de lado a lado. La inocencia la había perdido hace siglos como para decir que no había entendido las ideas contrarias. ¿Debía darle en el gusto esta vez? Después de todo siempre podía detener lo que Blaise tendía a iniciar sin preguntarle siquiera—. Terence, yo siempre llevo una hoguera dentro… —respondió con tranquilidad y mientras él masajeaba sus hombros ella cerró los ojos unos segundos. Si, tal vez un descanso era lo que necesitaba.

Cuando volvió a abrirlos la pareja de abajo estaba en su propio enfrentamiento, Pansy soltó primero un suspiro de gusto por las manos masculina y luego un sonido de asombro le vino cuando observó como la mujer había logrado empujar al esposo para que la ropa comenzara a arder desde uno de sus brazos. ¿Se habría quemado también en el camino? Porque gritaba y lloraba aunque a esa distancia no podía escuchar la discusión. La risa de Deborah se dejó escucha entonces, abandonó la copa ya vacía y subió la mano para simplemente tocar el dorso de una de las manos del moreno—. Las mujeres siempre dan sorpresas —comentó y su rostro giró unos segundos para observar, hacia arriba, al hombre que supuestamente debía amar. Ya habían pasado los años en los que se preguntaba si realmente lo quería a tal profundidad pues no veía la diferencia en el negocio y trato que llamaban familia.

Terminará muy pronto si no apagan al desgraciado antes que se convierta en cera... —dijo y se aclaró la garganta antes de presionar la varita contra su cuello otra vez—. Extiende la diversión... Préstales ayuda —ordenó y el maestro de ceremonias apareció al instante para apagar las llamas del cuerpo de quien seguramente había quedado ya con grandes heridas. Luego de eso ubicó dos varitas en el centro de la escena mientras las víctimas lo miraban confundidos, ¿Realmente les iban a dejar usar magia? La duda era quien se acercaría primero.

Me pregunto quien tendrá la suerte de tomar la que si posee magia... —sonrió ladina mientras esperaba la continuación del espectáculo. Uno de los trozos de madera era simplemente eso, madera sin vida. Y el otro podía generar magia, pero ¿Serían capaces de invocar algo correctamente luego de pelear por el instrumento correcto? Porque todos sabían que las varitas tenían la tendencia a ser caprichosas—. ¿Me darás... más vino? —preguntó fingiendo estar distraída y su rostro se giró para dar una suave mordida en uno de los dedos de Blaise. Un premio por acompañarla en esos momentos de entretención sana y de calidad.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Blaise T. Zabini el Jue Ene 07, 2016 10:32 pm

El empeño con que Blaise masajeaba los hombros de la bruja habría disminuido de no ser porque un sonido de gustó percibió por parte de ella. Uno sencillo pero que anunciaba la posibilidad de escuchar otros más. Con eso bastó para que él se animara a continuar, con suerte Pansy sería menos tacaña en esa ocasión.

Demasiadas…– agregó en un tono neutro el mago referente a las sorpresas femeninas. No estaba seguro de si votar a favor o en contra de recibirlas, podían ser gratificantes, pero también peligrosas y él prefería tener las cosas bajo control. Los imprevistos lo estresaban, las sorpresas por lo general, también. Las manos del hombre se detuvieron cuando Pansy se dignó a mirarlo hacia arriba, a lo que él sonrió victorioso. Sería perfecto para él que la bruja siempre tuviese que adoptar ese ángulo al tratarlo, desgraciadamente esa era una cuestión tan probable como el que si piel se tornara blanca por naturaleza. Volvió a su trabajo manual a la par de la voz de su esposa que se alzó dando nuevas indicaciones al maestro de ceremonias. El pelinegro llevaba minutos sin prestar atención a lo que sucedía abajo ya que sus ojos parecían querer rodar eternamente por el cuerpo al que en esos momentos servía pero la novedad de que se les fuese a prestar ayuda a los actores le hizo redirigir la mirada al escenario.

¿Hoy estrenas piedad? se preguntó mentalmente con curiosidad, ver a Pansy siendo… bondadosa no era para nada normal. Mas la incógnita fue pronto resuelta justamente por la mujer que poseía el mando del lugar, y próximamente del mundo mágico. Ah, compraste crueldad extra. Se respondió a sí mismo con una amplia sonrisa, haber entregado arma a solo una de las partes no podía ser llamado de otra forma. –Llenaría tu copa incluso mientras duermes querida. – respondió el mago fijando la vista en la mordida que tan bien se sentía en uno de sus dedos. Mas le valía a Pansy atenerse a las consecuencias de sus actos porque si una vez más lo encendía para despreciarlo a los segundos algo poco grato ocurriría entre ambos.

La mano no premiada la usó para sacar su varita, de la cual bastaron un par de movimientos para hacer que la botella llenara por si sola la copa correspondiente a la dama de rosa. Blaise no iba a moverse de su sitio, nada le aseguraba que el humor de su mujer fuese el mismo cuando él volviese al mismo punto. Mejor no arriesgarse.

Mira, están listos para matarse. – comentó como si hablara de las aves en el cielo. La pareja ya había corrido por las varitas y antes de un segundo parpadeo ya gritaban su odio a través de hechizos poco adecuados para un par de “enamorados”. Lástima que el formidable Cruciatus de la mujer no corrió con la suerte de ser pronunciado con una varita real en mano y en consecuencia recibió bruscamente un corte en el estómago gracias al escupitajo de Sectum que su esposo arrojó furibundo. –¿Quién de los dos te parece más sorprendido? – preguntó al borde de la risa. Después negó con la cabeza y sin tanto disimulo arrastró la mano derecha por la piel de su esposa. Aprovechando que el vestido elegido por su pareja le permitía el libre paso, bajó la palma hasta apoderarse de su seno por completo. Apretó sin excesiva fuerza y enseguida hizo lo mismo con su mano izquierda sobre la otra curva de la bruja. Para poder maniobrar tuvo que inclinarse un tanto sobre la silla, la postura podía no ser precisamente cómoda mas no le dio importancia.

Como de costumbre arriesgaba demasiado, pero valía la pena pues su piel y el resto de sus sentidos lo disfrutaban inmensamente. Pansy podía seguir disfrutando de sus atrocidades en escena, pero él con gusto le ayudaría a ignorarlos si así le apetecía.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Pansy D. Zabini el Mar Ene 12, 2016 10:24 pm

Los intentos de hablar de manera poética de Blaise siempre le habían parecido fallidos, pero mientras hiciera lo que con tanta pompa decía, ella no llegaría a quejarse. Observó con poco interés como la botella se acercaba por sí misma a llenar su copa y supo que el otro no quería perder su posición detrás de ella. No lo entendía, claro estaba. Desde atrás con suerte vería el respaldo de la silla y su cabeza, ¿Qué acaso su lado frontal o incluso uno de sus costados no era más interesante de mirar? Sus labios se apretaron antes de que volviera la vista al escenario.

La sonrisa pudo volver con ella cuando escuchó la palabra matarse, ver que la escoria que tenían actuando en la obra se dedicaba por su cuenta a traicionar a los suyos le causaba cierto gusto interno difícil de negar. Ahora ellos también comprendían el dolor de la decepción, uno que había marcado a Deborah desde muy pequeña y que intentaba apartar por su cuenta desde que entendiera que nadie más que ella misma podría salvarla y hacer las cosas que se debían en ese mundo para que girara en el sentido correcto y con orden—. Por fin, el rojo siempre ha sido un color que me agrada —comentó al ver como la mujer se volvía una fuente del líquido bermejo ante la mirada de espanto de su esposo que recién comenzaba a vislumbrar lo que era sentir la culpa por herir a quien supuestamente amaba.

Una lástima que la varita funcional la hubiese tomado el hombre, así no podía apostar por la bruja que había caído de rodillas al piso—. Creo que ese hombre alcanzará a comprender en sus últimos minutos que debió valorar más a su mujer —dijo y quieta se quedó cuando la mano de Blaise se atrevió a entrometerse entre sus ropas. Se había tardado más de lo que ella creía en tocarla sin permiso, pero como los actores al fin le estaban ofreciendo un buen espectáculo, parecía el momento para motivarla a dar más de la cuenta.

Dime Blaise, ¿Qué disfrutas más? ¿Estrujarme como si fuera fruta o mirar? —preguntó con un atisbo de risa en su tono y como si él no estuviese masajeándola más de la cuenta, dio un largo trago a su copa—. Tal vez sean los años los que te han ido quitando creatividad —intentó molestarlo solo por un gusto infantil de hacerlo enfadar. Si quería distraerla necesitaba más que unos cuantos toques de sus tibias manos. No es que ella fuese frígida ni algo similar, de hecho todo lo contrario. Le encantaba todo el asunto de mantener relaciones que valieran la pena y el mago era capaz de dárselas como lo había venido demostrando a lo largo de los años.

Pero Pansy era una persona difícil. Y disfrutaba también de hacerse de rogar, romper el orgullo de Zabini le traía cierto placer profundo, que si lo combinaba con todo un húmedo conjunto posterior sonaban a uno de los mejores deleites que había probado—. Uno de tus brazos me tapa la visual —comunicó como si le pidiera que moviera una planta y se acomodó ligeramente inclinada hacia delante en el asiento, no era la mejor posición para ninguno de los dos desde ahí, porque ella no lo podía tocar y él tenía el respaldo de la silla como muro entre su cuerpo y el de ella. Con lentitud se descruzó de piernas para que no se le durmieran y se quedó mirando unos segundos sus zapatos luego de levantarse ligeramente el aparatoso final del vestido.

Eso hasta que un grito femenino se dejó escuchar devolviendo la atención de la espectadora principal—. ¿Ya terminó con ella? —preguntó pero sus ojos, sorprendidos, pudieron ver como la mujer acababa de clavar, si, literalmente, la varita falsa en uno de los ojos de su marido que se había agachado a mirarla y seguro disculparse. La carcajada de Pansy retumbó en el lugar, pues no se hubiese esperado ese cambio en los acontecimientos y mientras escuchaba los aullidos del hombre ella tocó el brazo de Blaise con pequeñas palmaditas—. Terence, apuesto lo que quieras a que gana la mujer —le ofreció y sonrió ampliamente.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Blaise T. Zabini el Sáb Abr 23, 2016 4:15 pm

A veces quería matarla, luego pensaba en que hacerlo significaba desprenderse de su mayor trofeo y entonces se olvidaba de la idea, como si realmente tuviese lo necesario para acabar con esa vida en específico. La verdad era que no lo tenía, ni para acabar con Pansy ni con ninguna otra, no personalmente. Prefería mandar por sobre otros para que hicieran ese tipo de cosas y otras más en su lugar, solo pensar en ensuciarse las manos ya le era repugnante. Quizá por eso estaba bajo la sombra de su esposa, porque era más sencillo apoyarla en lugar de tener que lidiar él mismo con todo lo que se requería para cambiar al mundo mágico. Pero claro, cuando la bruja llegara a la gloria, Blaise se sentiría digno de tomar el trono a su lado.

Por eso soportaba sus desprecios, o al menos lo hacía la mayoría de las veces. Iba a expresar en voz alta que prefería mirar naturalmente, pero el comentario que vino después interrumpió su línea de pensamientos. –Así que… eso piensas.– dijo sin dejar de saborear con el tacto los pechos de su mujer. Las palabras de Pansy habían alcanzado a tocarle algo el orgullo pero sabía que dejarse llevar por sus intentos de molestarlo sería como regalarle la victoria. Y Blaise no obsequiaba nada, siempre esperaba algo a cambio. –Ya no hay mucho que mirar querida.– fue su respuesta a la queja de la bruja que acababa de considerarlo un estorbo para apreciar el supuesto espectáculo. –Él tiene la varita, contra eso ella no podrá hacer nada. ¿Qué van a ofrecerte además de lamentos por la sangre que corre?

Apenas y se molestó en alzar un poco la vista para observar el escenario y lo que ahí ocurría. Lo hizo luego de que un grito resonara en el teatro, revelando que el mago estaba rotundamente equivocado. Sus dedos de ambas manos se enfocaron en apretar una y otra vez las puntas de las curvas de Pansy, como si fuese lo más normal el tocarla en un sitio tan abierto. Se detuvo de la impresión, tenía que aceptar que la bruja que se encontraba abajo tenía un odio admirable por el mago que minutos atrás la había herido de gravedad. Pero Terence no estaba contento con eso, la risa de la líder de los Mortífagos no fue de su agrado en esos momentos. Podía decirse que hasta hace poco Blaise apostaba por el hombre, ahora no estaba tan seguro.

¿Lo que quiera? ¿Incluso la cabeza de alguno de tus súbditos?– cuestionó con interés y con una amplia sonrisa. El dueño de Borgin & Burks finalmente se decidió a abandonar su complicada posición. Con pasos seguros volvió al frente y su propia copa retomó para beber un poco, conservándola en mano después de saborear el vino. Su varita sacó enseguida del saco y apuntó hacia la descontrolada bruja que acababa de arrebatarle la varita real al traidor que le hacía compañía en escena. Blaise lanzó un Incarcerous a los pies de la mujer, ésta pasó a quedar inmovilizada de las rodillas hacia abajo y mientras en una mano empuñaba la varita, con la otra se presionaba la herida que no paraba de sangrarle. –Apuesto al hombre.– nadie dijo que el asunto tenía que ser legal.

Hacia Deborah regresó sus pasos, a sus pies se posicionó y una de sus piernas acarició por encima del vestido. –Disfruto tocar, pero es mejor si a la vez puedo mirar.– respondió a la pregunta casi enterrada por los otros temas de la noche. Por la cintura la tomó con una mano, acercándola luego hacia el borde del asiento, lo que restaba del vino en su copa lo controló con ayuda de su varita, el hilo de líquido dio un par de giros en el aire antes de dirigirse hacia el hombro derecho de Pansy. A partir de ahí se derramó por la piel ajena con dirección a las curvas de la bruja. El mago a medio arrodillar se guardó la varita pues ya no la necesitaría.

La extremidad izquierda la conservó en la cintura de su mujer, pero la derecha dirigió a la parte frontal del rosado vestido. Sus dedos ascendieron por el seno izquierdo de la bruja y al llegar al borde de encaje lo jaló hacia abajo para que la anatomía de la castaña quedara al aire en esa zona. Una sonrisa y una mirada le dedicó Blaise a ella antes de acercar la lengua a la piel mojada, le recorrió primero entre los pechos y mientras tanto su mano diestra se ocupó de presionarle fuertemente el derecho. Le encantaba cómo lucían sus manos apretándola de ese modo, una pena que Pansy fuese tan negada a ver lo mismo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Callejón Knockturn

Volver arriba Ir abajo

Re: Schadenfreude | Privado +16

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales