JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

The true shield |Priv

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Jue Sep 17, 2015 11:04 pm

1 de Enero 2025


El resto del mundo pasaba a segundo término cuando uno de los suyos se encontraba en una situación comprometida, por su familia era capaz de dejar muchas cosas en pausa o atrás pero, Fatmire era mucho más que un integrante de su familia. Para Hvalimir, ella se encontraba en un escalón muy por encima de sus hermanos, por eso cuando se dio cuenta de que había resultado herida y no solo por las explosiones generales desatadas en la carpa, un mal sentimiento se apoderó de él. ¿Pero qué era exactamente? No había tiempo para meditarlo.

Vidente y mago aparecieron en el despacho del segundo, dentro de la residencia Hawryluk. Lo primero que el hombre hizo fue posicionarse frente a quien lo había aceptado como futuro esposo, la había escuchado gritar justo antes de abandonar la fallida fiesta del Ministerio y también se había percatado desde entonces de la herida en la mejilla de la mujer, de ahí que su prioridad fuese el evaluar la condición en que se encontraba.

Fatmire… tu pierna…– hasta ese momento notaba él esa herida. Si la cargaba se arriesgaba a afectar todavía más esa zona así que en lugar de moverse ellos hacia alguno de los muebles, Hvalimir con un fluido movimiento sacó su varita e hizo que un sillón amplio se acerara hasta donde se encontraban. –Recuéstate, atenderé tus heridas.– a pesar de que internamente estaba furioso por el atrevimiento de los elegidos por Pansy no permitió que ese enojo entorpeciera sus acciones. Debía ocuparse en lugar de solo preocuparse. Después habría tiempo para represalias.

Con gran cuidado ayudó a Fatmire a acomodarse sobre el mueble y solo cuando la consideró en posición aceptable que no le causara mayor malestar, se dirigió hacia otro de los muebles del despacho. –Quiero pensar que Vseslav y Bajko salieron a tiempo de ese lugar.– dijo serio mientras se agachaba para sacar de una especie de buró un ancho maletín que contenía pociones y cualquier otra cosa que pudiese necesitarse para atender heridas. Tener un hermano medimago que se preocupara por su seguridad tenía grandes ventajas.

Rápido volvió con la bruja, no podía perder tiempo. –Bebe esto, calmará el dolor.– entregó a su pareja un pequeño recipiente de cristal en el cual había servido una cantidad específica de poción que surtiría efecto en cuestión de segundos. El botiquín lo había colocado al otro extremo del sillón y de el extrajo algunas cosas mas, entre las cuales se encontraba un paño libre de cualquier impureza existente. Tuvo que subirle un poco el vestido para poder maniobrar sin estorbos y cuando calculó que la poción ya debía haber hecho su trabajo, alzó la vista hacia Yllka. Él estaba parcialmente arrodillado junto a la mujer. – Retiraré la astilla, puede ser incómodo a pesar de que no sientas dolor como tal.– avisó, pues por experiencia sabía que aún en ausencia de dolor, uno podía sentir el movimiento del objeto extraño a través del músculo.

Esperó confirmación por parte de su compañera y entonces con la mano diestra retiró cuidadosamente el trozo de madera. Fue un movimiento firme pero no apresurado, continuo, para no maltratar más el músculo. Y, en cuanto la astilla estuvo fuera del cuerpo femenino, presionó inmediatamente con el paño para evitar que la sangre fluyera en exceso. –Lamentarán haberte herido.– dijo entre dientes, no creía que alguno de los Mortífagos se atrevieran a herirlos directamente, lo cual reducía drásticamente el número de posibles culpables, esos que él bien sabía no eran Mortífagos de alma. No se dio cuenta pero al culpar por adelantado a los vampiros del grupo su ceño se había fruncido considerablemente, y sus dientes se presionaban con fuerza.

La mano que había tirado al suelo la astilla tomó luego la varita y atrajo un frasco distinto hacia Hvalimir, éste lo tomó y destapó tras dejar sobre las piernas de ella la varita, retirando luego el paño ya teñido de rojo. Sobre la herida dejó caer unas gotas de distinta poción que se encargarían de limpiar internamente.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Miér Sep 23, 2015 3:32 am

Luego de aparecerse en un lugar diferente a la carpa de la fiesta, la calma llenó sus oídos. Pero eso solo sirvió para que comenzara a sentir todos los puntos de su cuerpo que habían resultado heridos o dañados por el ataque. Cuando Hvalimir abrió la boca para mencionar su pierna ella asintió y solo entonces decidió mover la parte superior de su cuerpo para mirar el daño. Desde ese punto y con la parte baja del vestido no veía bien. Su espalda seguía resentida por los golpes pero no tenía heridas abiertas en ese punto, solo la tensión que provocaban los previos golpes en un cuerpo que no estaba acostumbrado a sufrir daños de tal calibre, las mordidas de serpiente no contaban en ese grupo de heridas.

Ayudada por el mago, como si fuera una inválida, logró acomodarse sobre el sillón. Apenas si se quejó cuando comenzó a sentir un dolor punzante en varias partes de su cuerpo. A pesar de lo que se podía creer, no se encontraba alterada. Ella aceptaba casi todo lo que el destino le traía como si no hubiera más remedio, porque no lo había. ¿Le habría servido de algo el intentar evitar el incidente? No realmente, hubiera ocurrido de todos modos y tal vez peor. Por eso se permitió acomodar su cabeza entre los cojines, mirando al techo de la estancia donde se encontraban.

El mayor de los Hawryluk mencionó a su hermano y a su asistente y ella asintió—. Están bien, las malas noticias corren rápido —comentó pues si algo de gravedad hubiese pasado, seguro ya se habrían enterado. Giró su rostro para dejar de ver la araña que colgaba en medio del despacho para iluminarlo cuando fuera necesario. Dado que confiaba en el hombre, no opuso resistencia a su petición de beber la poción, mejor que adormilara sus sentidos a que la escuchara gritar. Sin detenerse a pensar bebió el líquido, un sabor algo amargo al final fue el que su lengua y garganta percibieron, pero no se quejó en voz alta.

Quien iba a ser su esposo le subió el vestido para ver el desastre y ella frunció el ceño entonces al ver el elemento que sobraba en su pierna. Se veía desagradable allí, no tenía nada de estético como adorno. Y cuando imaginó la cicatriz que le quedaría suspiró. Las únicas cicatrices que mantenía en su cuerpo de toda su vida eran las de las mordidas de las serpientes, directamente en su vientre, punto que aún no le develaba a Hvalimir porque aparte de un cortejo respetuoso a poco habían llegado. Eran dos personas adultas, y estaban destinadas, ella no lograría tener la sorpresa que tanto esperaba de él por mucho que soñara con eso. Y en eso pensaba, distraída, cuando le fue anunciado que retiraría el trozo de madera de entre su piel. Ella asintió dándole el permiso para que hiciera lo que creyese necesario, no iba a salir a la calle con un trozo de mesa en la pierna.

Sintió el movimiento dentro de su extremidad pero no dolía, no tanto como podría al menos, así que apenas si se quejó—. Es como que hubiera abandonado mi cuerpo —comentó luego de que él cubriera el orificio que había quedado con un paño. La sonrisa volvió a sus facciones cuando lo escuchó anunciar que iba a vengarse, o al menos a eso le sonó, a ella poco le importaba lo que fuera a hacerle a los culpables, no se sentía tan mal ser cuidada por él, lo único que le dañaba el ego era el ser la única herida. Pero él estaba haciendo bien su trabajo y ya había derramado otras gotas en su herida—. Me pregunto cuántas marcas de guerra tendré cuando todo termine... —murmuró con expresión ausente, sabía que todo lo que había sobre la tierra tenía un término, pero habían demasiados finales que una persona debía vivir en su existencia.

Su mirada se giró poco después, cuando sintió un sonido que se le hizo familiar. Era el arrastre que tan bien conocía—. Jehonë —saludó en la lengua ancestral de la criatura, que se acercó con sus tres cabezas hacia la mujer. Primero había mirado a su dueño, preguntándole si él era el culpable del estado de ella, habían sentido el aroma de su sangre con su bífida lengua y por lo mismo estaban preocupadas, así que terminaron posicionándose justo al lado de la mano que ella extendió hacia el suelo para que pudiera tocarla—. Él me salvó —les dijo para que se tranquilizaran. Un error avivar el odio de las criaturas sobre quién sería su compañero confirmado para el resto de su vida.

¿Tu estás bien? —alzó la vista hacia el ente masculino en la habitación. Quería confirmarlo, tanto física como mentalmente. Su mente divagó entonces, imaginando la marca que dañaría su pierna para el futuro, una que difícilmente las curaciones quitarían del todo—. ¿Todavía vas a quererme si mi piel queda con imperfecciones? —consultó aunque era una pregunta que seguramente no debería haber hecho, él simplemente había caído un día en la senda que debía tomar, decidiendo que la quería por esposa y madre de sus hijos, en ningún momento había mencionado la palabra querer o cariño y ella tampoco hacía alusión al asunto, ninguno de los dos era precisamente demostrativo.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Mar Sep 29, 2015 7:34 am

“Abandonado” no era un término que lo tranquilizara, pero el hecho de que Yllka expusiera su apreciación sobre los efectos podía tomarse como señal positiva. Estaba calmada, no alterada como muchos se habrían puesto en su misma situación, y no era por efecto de la poción pues incluso antes de dársela a beber ya se había mostrado centrada. Recordó que cuando todavía se encontraban bajo la carpa ella había dejado claro que no había previsto ese desenlace, le había sido tan inesperado como a cualquiera. Le admiraba por ese autocontrol.

Ni una más. No volverás a exponerte a esta clase de cosas.– aseguró, como si realmente estuviese en sus manos el ponerla a salvo de todo daño. De verdad lo creía, se creía capaz de tener el entorno bajo control. –Después de esto más vale que la guerra inicie y pronto termine.– comentó, haciendo tiempo para que las gotas que había dejado caer sobre la herida abierta limpiaran interiormente y así se evitaran infecciones.

Atento quedó a cualquier posible reacción en la zona lastimada y teniendo ya la varita en mano, permaneció a la espera unos segundos. Para cuando apuntó a la pierna de la bruja y ejecutó un hechizo de sanación de heridas, ella dialogaba con la serpiente de tres cabezas que tiempo atrás le había obsequiado al mago. Todavía le causaba interés el saber qué tanto conversaban entre ellas, pero si algo tenía ya asimilado después de meses, era que esas conversaciones eran privadas y pocos detalles se le darían si llegaba a preguntar.

La herida empezaba a mejorar gracias a la magia solo que a paso lento, eso disgustó a Hvalimir quien repitió el hechizo con mayor concentración, por eso no respondió inmediatamente a las preguntas que se le hicieron. –Un rasguño en el brazo, nada mas.– le ardía ligeramente pero no le había dado importancia por considerarlo algo menor, ni siquiera se había vuelto a mirar en ese punto. –Explícame por qué unas cicatrices habrían de alterar lo nuestro.– una petición que formuló con la vista todavía fija en el resultado de sus hechizos. Y al comprobar visualmente que la herida sanaba y cerraba, se permitió buscar la mirada de la vidente.

Si piensas que mi interés depende en gran medida de tu belleza, estas en un error.– por supuesto que disfrutaba visualmente de su imagen y su tacto, pero uno de los muchos aspectos que había tomado en consideración, no el único ni el principal. –Una marca dice mucho de quien la porta y en lo personal, no la borraría. Las cicatrices delatan una vieja herida y una herida te cambia, te induce a mejorar, te acerca a la perfección.–  explicó su perspectiva del tema, incorporándose para buscar otro paño limpio que humedeció y con el cual se dedicó a limpiar los rastros de sangre que manchaban la pierna de su pareja.

Que no te preocupe una imperfección, dudo que te quede rastro demasiado evidente sobre la piel.– para eso tenía esencia de Murtlap, la aplicaría en unos minutos más, daría tiempo a que la piel asimilara la regeneración. El semblante del mago finalmente se relajó y estiró una mano hacia una mejilla de la dama. ¿Era cariño lo que deseaba hacerle llegar? Tal vez, pero él no se lo preguntaba. –Fatmire, confía en mi.– dijo en un tono distinto del que usaba casi todo el tiempo, no le habló duro ni frío, en verdad quería que ella entendiera que no iba a dejarla atrás y no se refería a la confianza que ya había demostrado al compartirle sus visiones y otros secretos, esto era distinto. Profundo.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Mar Oct 13, 2015 6:58 am

Hvalimir había tardado en responder su duda y eso le había preocupado. Lo miraba desde su posición a la vez que acariciaba una de las frías cabezas de Jehonë, y al escuchar que tenía un rasguño suspiró. No le gustaba imaginarlo herido… Todavía no veía la muerte en el camino del hombre pero sabía que un día llegaría, ella preferiría no saberlo de antemano, pero entendía que era imposible. A menos claro, que la primera en morir fuese ella y luego el hombre que tenía encargándose de su pierna.

No respondió a las palabras ajenas pues le sonaron a algo que no debía explicar. ¿Lo nuestro? ¿Eso equivalía a que tenían algo aparte de lo que estaba destinado? El saber que era parte de sus obligaciones predestinadas no ayudaba a mejorar su ánimo. Y se fue hundiendo en el sillón mientras él le explicaba las cosas a su modo—. Hablas con palabras agradables de la oscuridad del mundo —comentó luego de que él se explayara sobre lo que pensaba de las cicatrices, era un modo encantador de verlo, pero insuficiente a su ver, no para ella.

Pudo sentir que se movía nuevamente sobre su pierna aunque seguía sin percibir gran dolor en la misma, cosa que agradeció. La serpiente de tres cabezas se movió entonces acercándose a Hvalimir, y lo saludaron con la mirada fija antes de volver con su madre. Ella siguió llenándose los oídos de las palabras del Hawryluk, y fue muy consciente del cambio de tono que él había usado. Se quedó quieta y muda en cuanto la mano del hombre tocó su mejilla—. Confío en ti —aseguró con tono neutro. Sentir el tacto del hombre era de algún modo una novedad a la que no estaba acostumbrada. No del todo una sorpresa pues sabía que llegarían a eso y más, pero era una de las pocas cosas que no tenía que saber de antemano por completo.

La mano que había estado tocando a la serpiente se elevó para tomar el dorso de la mano ajena, y aunque le iba a decir algo, las imágenes corrieron por su cabeza repentinamente haciéndole olvidar el respirar. ¿Por qué justo ahora…? Y allí estaba de pronto, la imagen del hijo que tendrían, esta vez lo veía apenas como un bebé. Y su pareja, él sonreía orgulloso, lo querría, era seguro. Lo que Yllka no aventuraba era si su cariño la alcanzaría algún día o solo el fruto de antes tendría las atenciones que ahora a ella se le otorgaban.

No entendía su estado de sensibilidad, así que cuando volvió a respirar, agitada y con la cabeza más que presionada, cerró los ojos con fuerza tratando de alejar la imagen de su añorado retoño de su presente. No era sano vivir en el pasado, presente y futuro a la vez. Soltó la mano ajena, resignada una vez más a su suerte aunque no estaba contenta con lo mismo—. A veces desearía no tener que saberlo todo… —confesó en un susurro una verdad que a nadie más le había mencionado en su vida. Su vista se abrió entonces, rebelde como siempre, incapaz de agachar la mirada aunque el mago decidiera que un vidente que rechazaba su don podía ser inservible para su gusto. ¿Debería contarle lo que veía para ellos dos? Ni aunque quisiera, la boda ya estaba en camino aunque no tenían fecha, no debía intentar apresurar los designios que decían que ella y él debían permanecer juntos.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Jue Oct 22, 2015 4:26 pm

La oscuridad para él era acogedora y entendía que no todos la abordaban de la misma forma, sus hermanos sí lo hacían, por eso siempre habían sido unidos. Pero eso no significaba que esperara exactamente lo mismo de Fatmire. Hvalimir no pretendía cambiarla, le atraía su modo de pensar y actuar sin importar que en ocasiones los argumentos de ambos rivalizaran. Su compañera no era alguien que se dejase influenciar por otros y gracias a eso siempre recibía de ella palabras reales, lo ayudaba a evaluar situaciones desde una perspectiva diferente.

El sentirse observado por su estimada runespoor le hizo desviar brevemente la mirada que tenía puesta sobre la bruja, para su fortuna las tres cabezas de la serpiente ya lo aceptaban y también a la relación que sostenía con su anterior dueña. Ya no lo vigilaban con severidad cuando se acercaba a Yllka, pero sí la preferían a ella aunque el dueño fuese el mago.

La serpiente tan solo le había dedicado a él segundos de atención antes de concentrarse en Fatmire que era a quien realmente tenía aprecio, y mientras Uroš dejaba en claro su preferencia por la vidente, ésta a su vez confirmaba en voz alta que sí confiaba en su futuro compañero de toda la vida. Hvalimir disfrutó de esa afirmación, repentinamente se había sentido extraño, demasiado bien a causa de sencillas palabras y, ésta vez, sí se percató de su propio cambio de humor. Sus facciones lo dejaron en evidencia pues sonreía y extrañado observaba fijamente los orbes de su futura esposa, no porque fuese ella la rara, sino porque esperaba encontrar en la mujer alguna pista de lo que a él le estaba ocurriendo. Pero en lugar de eso lo que encontró fue desconcierto.

¿Otra visión? Estaba casi seguro de que eso había sido, desatado a partir del instante en que Fatmire había tocado la mano con que él le tomaba la mejilla. Entonces esperó, esperó a que la tempestad que la acosaba en ese tipo de situaciones se disipara. Con el pasar de los meses se había acostumbrado a que ocurriese, pero también había despertado en el mayor de los Hawryluk una especie de preocupación. Captaba que para ella no era fácil ni agradable y sin embargo eso no le impedía darle información que considerara importante para los propósitos personales del mago. ¿Empezaba Hvalimir a sentirse culpable? No tenía por qué, con o sin él la vidente seguiría experimentando los estragos de su habilidad natural. ¿Entonces por qué el semblante del hombre se oscurecía en los últimos casos?

La observó todo el tiempo, desde que cerró los ojos en su inútil intento por recuperarse a la visión y confesó algo que él no creyó escuchar nunca. Por supuesto no entendía ese rechazo a la visiones y no porque no se hiciera una idea de lo incómodo que resultaba sufrirlas siempre de modo inesperado, sino porque a pesar de eso consideraba que los beneficios superaban los aspectos negativos.

Como en muchas otras ocasiones se guardó la duda sobre qué habría visto la mujer, a favor de no hostigarla con preguntas Hvalimir había aceptado en silencio que, a menos de que ella decidiera contarle sobre las escenas que la visitaban, él no la interrogaría sobre eso. A menos claro, que la reacción ajena lo pusiera en alerta. –Reta a tus visiones. Si saberlo todo te complica el existir, prueba a desafiarlas. De ese modo quizá puedas divertirte.– desde luego que cabía la posibilidad de que ya lo hubiese intentado, la Fatmire actual evidentemente no lo hacía, o esa impresión tenía él, pero quizá la bruja del pasado sí lo había hecho. –Sabías que te buscaría.– dijo recordando la primer visita que hizo a la casa de la mujer –Nunca te he preguntado si también te fue avisado que estaríamos unidos, y no importa en realidad. Pero quisiera saber si nuestro futuro matrimonio es de tu agrado. ¿Disfrutas de mi compañía?–  ¿o cedía a sus propuestas como parte de la “obediencia” que profesaba a su don? No era la primera vez que se hacía la pregunta, pero sí la primera que la exponía a quien debía en voz alta.

La mano puesta sobre la mejilla ajena la retiró de esa posición, y con la contraria se apoyó en el respaldo del sillón. A la espera de escuchar la verdad se inclinó sobre Fatmire, impidiéndole responder de inmediato puesto que se apoderó de sus labios. Normalmente frenaba esa clase de impulsos para evitar desatarle una cadena de visiones que la afectaran, pero en ese instante fue su modo de corroborar su propia respuesta a la misma pregunta, a la última formulada. Podía parecer cruel que decidiera tomarla justo cuando ella había expresado su desagrado intermitente por sus poderes, pero tarde o temprano tenía que cruzarse esa línea y tal vez, solo tal vez, la constancia entre caricias la ayudaría a acostumbrarse al ir y venir de imágenes, al menos en cuanto a las que surgían cuando ellos dos se tocaban. Pero por si acaso se aseguró de disfrutar del contacto, besándola con tonalidad demandante, quizá un tanto agresivo, culpa de la abstinencia y de su propia naturaleza.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Jue Nov 05, 2015 5:45 pm

El hombre frente a ella era mayor, pero distaba de tener experiencia en el rango que ella si poseía. Lo escuchó hablar como una madre escucha a un niño pequeño contarle sobre un nuevo logro, con paciencia y una especie de cariño natural, sin dejarle ver lo equivocado que está para que su ánimo no decaiga—. Una parte de ti es infinitamente inocente… —murmuró y no hizo gesto alguno cuando él se aventuró hacia la realidad que los rodeaba, claro que ella sabía que él la buscaría. Ella se había puesto en su camino en primer lugar, porque no iba a impedir que los hilos se movieran ni a enredarlos para hacer más tardío el trabajo.

Su expresión mudó eso sí, solo alguien que la conociera por variadas horas y días podría decir que la confusión se había apostado en sus ojos con la última pregunta del hombre. ¿Cómo debía responderla exactamente? ¿Tenía ella la capacidad de sentir sin estar pensando en que todo lo que le ocurría y todo lo que vivían eran parte de una obra que ya estaba escrita y firmada con un único final? No pudo seguirlo meditando, pues su aire le fue robado literalmente cuando los labios del mago se apoderaron de su boca imponiendo su presencia en su espacio vital.

Por unos segundos ella se quedó quieta, notando la entonación que tenía el contacto, esperando que alguna visión le arruinara el momento aunque para su sorpresa eso no sucedió en ese mismo instante. Con torpeza intentó corresponder, si alguien le hubiera dicho que su primer beso con su pareja iba a ser tan rudo no lo habría esperado con tanta paciencia. Porque oportunidades había tenido para practicar antes pero ninguna le había interesado y suponía que si alguna de sus pequeñas se pegaba a sus labios por mera caricia no contaba como besos dados, tampoco los besos tranquilos que había recibido de mujeres demasiado impresionadas con su presencia.  

Supo que él iba a notarlo, y poco le importó, la nula experiencia que ella tenía en esa clase de aspectos. Ella lo había estado esperando a él toda su vida después de todo. En principio había renegado de su existencia pero luego su espera se había vuelto ansiosa al ver que pasaban los años y él no se cruzaba en su camino. Eso hasta el primer día que lo había visto en el ministerio. En ese punto cerró los ojos, moviendo ligeramente el rostro aunque la falta de costumbre la tenía en ligeros problemas para respirar, así que con pesar apoyó una mano en el hombro de él, y aunque su espalda todavía se quejaba de los golpes, logró moverse sin quejarse mucho para recostarse entre los cojines mientras lo miraba intentando tomar el aire que necesitaba.  

Siempre supe que llegarías y a qué vendrías —aceptó en voz alta, sus dedos se levantaron y tocaron los labios de él por unos segundos mientras los estudiaba a tan poca distancia, tragando de paso saliva solo un poco más calmada. ¿Qué tenía para decir luego de ese breve contacto? Porque para toda una vida de espera había sido poco—. Fue mejor sentirte directamente que solo en mi mente —le confesó y sonrió ligeramente—. Nada de lo que haga va a cambiar el destino… Retrasarlo y volverlo más tormentoso es todo lo que logras, lo he intentado ya mil veces y me rendí —dijo mientras lo miraba fijo y su dedo ingresó en los labios ajenos para humedecerlo sin permiso.  

Cuando lo tuvo al aire libre lo llevó a su propia boca, grabándose el sabor de ambos en la memoria—. Eres uno de los pocos hombres en el mundo de los que creo que su compañía no es mortalmente aburrida, así que sí, te disfruto —alguien debería haberle enseñado a hablar con más respeto de sus mayores pero le costaba más que aceptar que su vida estaba programada. ¿Cómo es que todavía no había sufrido alguna visión que le atormentara los pensamientos?

Quiero otro... Aprendo rápido así que no tienes que preocuparte —tal vez hubiese él preferido una mujer con más experiencia, pero ¿Acaso eso importaba? Su vida estaba marcada y enlazada a la de ella. Con todo, sus dones y fallas. Jehonë reclamó en su posición por la falta de atención de los humanos y se alejó reclamando entre sus cabezas para treparse a su sofá favorito. Fatmire tendría que pedirle disculpas más tarde.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Lun Nov 16, 2015 6:20 am

Ya había imaginado que no sería correspondido de inmediato, quizá porque una parte de él la percibía “forzada” a estar a su lado y compartir la clase de detalles propios de una pareja. Pero la respuesta por parte de la vidente finalmente se hizo sentir y Hvalimir complacido robó más de su sabor. No era un hombre que viviera de devorar mujeres por ocio, pero sabía reconocer entre besos gastados y besos casi recién nacidos. Encontrar lo segundo en los labios de la mujer que tomaría por esposa lo engrandeció, era un tesoro muy difícil de encontrar. ¿Cuándo pararía Fatmire de sorprenderlo?

Percibió entre el marcado y húmedo contacto que la bruja necesitaba un final o una pausa pero él no quería frenarse, de no ser por la mano femenina que se posó sobre su hombro no lo habría hecho. Lentamente se separó de los labios de la dama, pero sus ojos permanecían al pendiente de los de ella, no podía estar seguro pero no le había parecido que alguna visión incomodara a Fatmire. Guardó silencio a la espera de averiguar si estaba o no en lo correcto, mas lo que escuchó de la afilada lengua de su pareja fueron afirmaciones, todas interesantes. No se lo había explicado a nadie, pero en su compañía siempre encontraba algo que captaba su interés, algo que invocaba su exigente curiosidad. Gustaba de pasar tiempo con ella, por extraño que le pareciera a sus hermanos.

Ahora me pregunto qué tanto te han mostrado tus visiones sobre nosotros. Quiero saberlo y a la vez no. – admitió pensativo. Sin embargo ese dilema pasó a segundo plano, la sonrisa de ella aunque tenue se había robado toda su atención. Ese gesto lo había contagiado, el mago sonreía y no se molestó en censurar su propia reacción. Era una lástima escuchar que la mujer se había rendido en sus intentos por avanzar contra la marea que imponía su habilidad, puede que fuera solamente su apreciación pero daba la impresión de que seguir hablando sobre ese tema podía nublar el humor de la bruja.

¿Sería por eso que buscaba distraerse a sí misma? No se quejó al sentir los dedos ajenos recorriendo sus labios y tampoco cuando se atrevió a entrar a través de ellos. Antes no habían tenido ese tipo de contacto, justamente eso hacía sumamente atractivo el momento. –No debiste decirme eso…– comentó viendo fijamente cómo esa tentadora mujer se llevaba el dedo húmedo a sus propios labios, ¿era acaso consciente del efecto que eso podía tener sobre él? –querré deshacerme de los otros que tienes en tu lista de hombres soportables. Quiero ser el único que disfrutes, y el único que toque tu alma. – dijo con el ceño ligeramente fruncido, recién descubría la rabia de imaginarla en brazos de otro. ¿Significaba eso que era un hombre celoso? Se negaba a admitirlo.

En algún momento de su auto análisis la mano con que no se apoyaba en el sillón había decidido subir y disfrutar de la suavidad del rostro femenino, fue ahí donde lo atrapó una inesperada petición. Inesperada pero apetitosa. –En ese caso… veamos hasta donde nos lleva tu rápido aprendizaje.– dijo en voz más baja, acercándose de nuevo al rostro de su prometida. Le fascinaban sus ojos pero ahora los labios ajenos también reclamaban su atención. Cambió de punto de apoyo, dejó el respaldo del sillón para hacerse de un ajustado espacio entre el otro brazo de la bruja y la superficie del mueble. Una de sus rodillas rectificó también su posición, no quería verse en la necesidad de pausar por una insegura posición de su cuerpo. –Z Novim Rokom...– susurró con gusto rozando los labios de la vidente, después se apoderó de ellos, ésta vez con toda la intención de devorarle hasta el cansancio. Dejó fluir la pasión que hasta entonces nadie le había provocado, nunca tan intensamente. Los dedos con que no se apoyaba descendieron del rostro hacia el hombro de Yllka, acariciando con insistencia, reclamando a la tela del vestido por su existencia. No tardó en querer morderla e incluso introducirse fugazmente en su boca. Pero no tenía prisa, quería saborear y estrenar en conjunto cada segundo del nuevo año que iniciaba su conteo directo hacia el caos.  



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Jue Nov 26, 2015 4:38 am

Sus visiones le habían mostrado variados fragmentos de su vida con ese mago, algunos de ellos tal vez si podría mencionárselos pero ¿Qué sentido tendría? No porque ella no pudiese disfrutar de las sorpresas se las arruinaría a él. Y no es que ya lo quisiera tanto como para preocuparse de su felicidad, su bienestar le era importante pero todavía no decidía si era algo que tenía grabado en la mente por culpa de sus constantes visiones o un sentimiento real y palpable. Verlo sonreír para ella provocó una emoción que le costó nombrar… Simplemente sabía que se sentía bien el lograr que el rostro comúnmente serio del hombre se transformara a otro diferente.

Lo que no sabía Shpresa era que si se llevaría sorpresas estando con Hvalimir, y no provendrían de situaciones grandes o relevantes, no, serían simples momentos como ese en el que acababa de notar algo parecido a los celos en el otro frente a ella y solo por la mención general de otras personas—. ¿Quién te dijo que tengo a alguien más que toque mi alma? —preguntó con simplicidad, en el fondo parecía una confesión aunque ella no sería capaz de reproducirlo en voz alta. Si él quería eliminar al resto del mundo y el destino lo permitía, ella no se iba a quejar. Su lista de seres masculinos soportables era bastante corta a su parecer.

La caricia en su rostro no provocó en ella extrañas visiones al primer segundo, por eso se permitió teóricamente disfrutar sin culpa del contacto. Y escuchó en el idioma del miembro del Wizengamot una frase que alguna vez había oído. Sonrió contra sus labios teniéndolos ya sobre los suyos y cuando él se apoderó ya como debía de los mismos ella comenzó a corresponder o a intentar hacerlo desde el primer momento. Tratar de buscar el ángulo exacto en el que encajaban mejor parecía ser una ocupación ociosa aceptable, por eso una de sus manos buscó acomodo en la nuca del mayor y allí se mantuvo, sosteniéndolo contra ella aunque sabía que él no quería escapar.

Si sus premoniciones le hubiesen advertido de las cosas que iba a sentir con más detalle entonces se habría sentido más extraña. Podía percibir la conexión con el alma contraria a pesar de que era apenas el contacto entre labios y todavía sin el ejercicio de la profundidad, práctica le faltaba y así lo supo cuando el aire nuevamente escaseó para ella. Frunció el ceño con molestia por la debilidad y buscó estudiar lo que el otro hacía por inercia para ver en que estaba fallando, sin saber que simplemente necesitaba dejarse llevar. En un momento de angustia terminó casi arrastrando los dientes por sobre el labio de Hvalimir y perturbada se separó un poco, respirando agitada mientras lo miraba—. Lo siento —se disculpó a pesar de que no era su costumbre, pero en este caso lo creía necesario—. Gëzuar vitin e ri —susurró para él mientras se relamía los labios, respirando por la boca unos segundos mientras recomponía sus sentidos a la realidad.

Esa noche seguro tendría mucho para pensar sobre todos esos gestos y caricias, sobretodo sobre sus reacciones a las mismas, porque su cuerpo comenzaba a despertar como si hubiera estado en un largo letargo por todos esos años. Interesada en probar lo que acababa de recopilar, ella misma se acercó hasta la boca ajena y tomó el labio inferior del Hawryluk, dedicándose a tocarlo entre los suyos aunque no tenía claro que tan conocido o con sentido era ese movimiento. ¿Debía succionar? ¿Mantener? Se aferró a la suave piel y su lengua se atrevió a tocarlo por un segundo también. Pero fue en ese instante que una imagen si le sobrevino a la mente y lo que vio o creyó ver la hizo soltar un sonido de difícil interpretación, ¿Había gemido o solo respirado con fuerza?


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Miér Dic 09, 2015 5:14 pm

Casi tres décadas habían pasado desde la última vez que probó labios inexpertos, por lo que ahora vivir la experiencia con Fatmire era tan interesante como si nunca lo hubiese vivido. Con ella estaba atento a cada cambio de posición, a cada toque y al ritmo de su respiración, la estaba saboreando a consciencia y lo que menos quería era que el momento terminara. No tuvo inconveniente en pausar cuantas veces su prometida lo necesitó y cuando accidentalmente sus dientes se deslizaron por su labio no se quejó, de hecho lo disfrutó, como si hubiese recibido un premio no esperado. ¿Debía decirle que eso había sido delicioso? –No hace falta que te disculpes– dijo calmado, sonriendo de nuevo al recibir de regreso gratas palabras para el año nuevo. Distaba de ser experto en el idioma pero el viajar constantemente le había dejado conocimiento básico sobre otros distintos a los de su origen. Pero el gesto no tardó en difuminarse, la lengua de la bruja que asomó por segundos al exterior para saborearse a sí misma lo había distraído notoriamente.

Fatmire…– murmuró volviendo su atención a los orbes de su prometida, pero para entonces la dama ya se había adueñado de la iniciativa y se prendía del labio inferior del mago. Sentirla explorando en ese punto le hizo cerrar los ojos para centrarse por completo en las sensaciones, la necesidad de entrar en ella seguía presente pero no quería poner un alto a los experimentos de la mujer. Hawryluk se preparó entonces para retroceder milímetros, Yllka acababa de aferrarse a su labio y pensaba aprovechar el momento para deslizarse a pesar de la presión que aplicaba sobre él, no era igual que sentir los dientes arrastrando pero estaba seguro de que sería disfrutable. Sin embargo, nada de eso le fue posible pues el cambio lo marcó la lengua ajena y mientras para la vidente fue el ataque de una nueva visión, para el mago fue un tacto curioso cuya reacción lo desconcertó un poco. Amó el sonido que de ella escapó, bastante atractivo pero…

¿Estas bien?– preguntó con cierta preocupación ya que sus bocas obviamente se habían separado. Sus dedos soltaron el hombro de su prometida y subieron a deslizarse por los cabellos ajenos, como si esa clase de cursi caricia realmente pudiese hacer algo útil por la mujer. Permaneció a la expectativa, observando sus facciones y por momentos el ritmo de la respiración ajena que era apreciable en el pecho de la albanesa. Supuso que había sido alguna visión o… ¿tal vez un agudo dolor de las heridas? Acababa de preguntarle directamente por su bienestar en lugar de interrogar sobre alguna posible escena de utilidad, señalarse a sí mismo ese cambio lo desconcertó aún más y es que en otro tiempo jamás habría ocurrido.

Consideró el volver a sentarse para dejar de aplicar presión sobre Fatmire pero la verdad era que no quería separarse y mucho menos que ella lo mal interpretara. ¿Qué pasaría si luego la bruja decidía mantenerse al margen cuando cosas como esa sucedieran por creer que a él le molestaba? Sabía que Yllka era una mujer fuerte mas prefirió evitar tal riesgo y mantuvo la posición. –Dime si puedo hacer algo por ti…– dijo a voz suave y algo serio, luego colocó un corto beso sobre los labios de su futura esposa. Aún quería más de ella pero esperaría hasta escucharla.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Sáb Dic 19, 2015 6:16 am

Claro que estaba él en sus pensamientos cuando gimió de sorpresa, y no era una escena precisamente gris. Alguna vez ya los había visto a ambos en situaciones parecidas pero esta vez no supo definir en principio si había visto el futuro o era simplemente una imagen dada por sus deseos personales. Pocas veces ocurría para ser exactos, pero que ella fuera la receptora de las señales del destino no significaba que no pudiera imaginar también por sí misma. De ahí su confusión los primeros instantes pues comenzaba a dudar de varias cosas a la vez.

Lo miró sin calmarse todavía, respirando fuerte y ante la caricia ajena se quedó muda y quieta. No volvió a inhalar aire hasta que fue obligatorio y todavía perdida en sus cavilaciones se preguntó una vez más qué había sido lo diferente esa vez. ¿Cómo es que veía cosas de un modo y luego de otro no? Sentido no tenía pues sabía que veneno de serpiente no había cerca, no para turbarla de manera poderosa. De ahí que los mensajes que le llegaban del futuro no fueran más que escenas ligeramente nebulosas en vez de algo más potente.

Estoy bien… Es que... —extrañamente deseaba explicarse a él. Aunque se tomó unos segundos para meditarlo antes de suspirar y recibió los labios de él en un corto gesto. Se dio el tiempo de mirarlo atenta otros segundos antes de volver a abrir la boca—. Cuando son solo imágenes… A veces dudo si estoy viendo algo que pasará o simplemente son mis deseos expuestos —no sabía cómo tomaría él ese dato. Y la posición dejo de serle agradable.

Con dificultad logró medio incorporarse y cuando estuvo sentada en el sillón recorrió con la mirada al hombre otra vez, para observarlo como si fuera la primera ocasión que lo mirara con tal interés—. Me sucede en general cuando se trata de ti… Y situaciones físicas —termino su confesión y aunque la espalda reclamó por el movimiento ella se acercó al borde del mueble, dejando a sus piernas colgar hacia el suelo, la herida en una de ellas le recordó lo que había ocurrido en la fiesta pero eso no la detuvo.

Como Hvalimir se encontraba arrodillado no le costó tocarlo, su mano subió hasta el rostro ajeno y se ubicó detrás de la oreja del hombre para acercarlo a ella. Teniéndolo ya en su poder inclinó su cabeza y sin pedir consentimiento le tomó los labios de nuevo, girando levemente el rostro y esta vez sí se atrevió a profundizar aunque sus intentos por traspasar los labios ajenos se basaban en tocar con insistencia —usando la punta de su lengua— el centro de la boca del varón hasta que creyó tener espacio suficiente para tocar en la parte interna de los labios del mago.

Esta vez no hubo visión que la interrumpiera, de ahí que su teoría pareciera comprobarse, cerró los ojos mientras trataba de mejorar en lo aprendido hacía unos instantes aunque sin duda le faltaba mucho todavía por saber. Pero estaba segura de que la boca experimentada del Hawryluk sería suficiente para que ella pudiese explorar las bondades de ese contacto. Años habían sido de espera para conocerlo, y otros meses para tocarlo de ese modo. Nadie podía culparla de sentir ese ligero temblor en su cuerpo con solo sentirlo cerca.

¿Era realmente una respuesta fundada en sus visiones o una real y existente?


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Mar Ene 12, 2016 12:47 am

Con lo que acababa de escuchar entendió que la videncia era más complicada de lo pensado. Tener que diferenciar lo que era una visión de pensamientos personales debía ser problemático, sin embargo montó una barrera que impidió que la duda se acercara a él. Yllka lo había guiado con exactitud hasta ese momento, no tenía razones para dudar de su juicio. Lo que no pudo alejar fue el deseo de saber qué había visto entonces la bruja, ¿cuál había sido su posible deseo expuesto?

Permitió que se acomodara a placer sobre el mueble, él no se movió de su punto y esperó a verla lista para hablar. –Situaciones físicas– repitió con interés. En otros tiempos habría hecho a un lado el respeto y buscado sin amabilidad el provocarle más de esos eventos, pero a ella la quería en su vida, quería que formara parte de su historia y eso no lo iba a conseguir usándola como objeto de estudios poco éticos. No imaginaba que la bruja ya había vivido años difíciles de nulo respeto por su persona.

Una tenue sonrisa mostró a los ojos de la dama que lo acompañaba, producto del agrado que le generó el ser tocado voluntariamente por ella. No era común, eso lo hizo especial. E intenso cuando el rostro ajeno acortó la distancia con el suyo. Si no sonrió más fue porque un gesto de ese tipo no formaba parte de su comportamiento. –Quiero saber qué viste.– dijo firme, mas no a modo de orden. Fue mas una petición profunda que dejaba a decisión de la mujer el compartir o no las posibles escenas que la abordaron. Evidentemente eso quedó para después, ya que contra todo pronóstico su interés se desvío de inmediato a los labios de su prometida.

La dejó hacer, y lo disfrutó. Atendió por sobre todo a los toques de la lengua femenina y al contrario que ella, Hvalimir mantuvo los ojos abiertos. Nada le impidió ceder a las intenciones de Fatmire a pesar de que solía hacer exactamente lo opuesto, dificultarle las cosas a los demás. Separó suficiente los labios y por cuenta propia se pegó más a su rostro, mostrando con ello que le interesaba tenerla en su interior.

Ese fue el primer momento en que agradeció que Vseslav se deshiciera de la mujer con quien años atrás pensó en casarse. A cada minuto que pasaba sintiendo sus labios, su lengua y sus manos deseaba con más fuerza el contraer matrimonio, el poder llamarla esposa, convertirla en su compañera de vida. Una rareza viniendo de un Hawryluk, pero así era.

La serpiente que antes se había marchado a un sitio desde el cual observar a la pareja ahora retornaba a ellos, ninguna de las cabezas parecía contenta, se notaba por la velocidad con que se deslizaba en su dirección y la forma tan fija en que los miraban. Hvalimir se percató de ello e intencionalmente  puso sus manos sobre Shpresa. Una en su espalda baja y con la otra presionó la rodilla de la pierna no lastimada, las piernas de la dama llamaban fuertemente la atención del mago. Y la acarició hacia arriba, encontrando especialmente interesante el tocarla de esa manera. Lo que empezó siendo un deseo de enojar a su propia criatura de complicado humor, terminó convirtiéndose en genuino gusto por recorrer completamente a la señorita que con tanto esmero lo usaba para aprender detalles húmedos de la vida. ¿Debería buscar su varita por si Uroš intentaba atacarlo?



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Lun Ene 18, 2016 5:23 pm

Dudaba poder seguir guardándolo para sí si él continuaba preguntándole tan directamente de lo que veía. No porque no tuviera la suficiente fuerza de voluntad, ni porque no sintiera vergüenza alguna de mencionar lo que su mente veía con claridad, sino que comenzaba a desear grabarse la expresión del hombre en cuanto le revelara lo que pasaba por su cabeza, no era la clase de visiones que el mayor esperaría en ella pero así sucedía, no lo podía evitar.

El querer o añorar ver las reacciones de otra persona se le hacía extraño, pero era Hvalimir después de todo. No se podía sorprender por sentir curiosidad, el destino se lo había traído por alguna razón, ya fuese buena o mala. De momento todo iba en el plano del bien, lo sentía mientras rozaba su lengua con la de él, introduciéndose gracias al apoyo prestado en la boca del hombre y buscando profundizar el contacto con todo e inexperiencia. El aire seguía siendo un problema a ratos, así que en un momento se separó un milímetro para respirar, justo cuando él se decidió a tocarle la pierna y su piel pareció temblar al percibir la calidez de la mano contraria contra la delgada tela del vestido.

Un siseo familiar llegó a sus oídos y la mujer abrió los ojos para ver como al costado de ellos, Jehonë parecía reclamar por atención. Algo que le sacó una risa—. No duele —le avisó a la runespoor y sus labios volvieron a hacer contacto con los del Hawryluk mientras su pierna no dañada se apegaba al costado de él, la otra se mantenía quieta en su posición para no terminar con un problema de proporciones, segura estaba de que si se quejaba la serpiente atacaría y no necesitaban más heridas esa noche—. Tengo mis dudas, de si sus celos son por mí o por ti —comentó contra sus labios, y luego de meditarlo mordió con curioso interés el inferior de él, no lo liberó en el acto, sino que mantuvo los dientes haciendo presión sobre la suave superficie antes de soltarlo.

Te veo tocándome más de la cuenta, sobre tu cama… Nunca la he visto, así que no sé si la estoy imaginando o es la misma que aparece en mi cabeza —comentó en un murmullo y sus ojos se clavaron en los de él para no perderse detalle de la mirada contraria. ¿Limitaría él sus movimientos si ella le señalaba que ya sabía ciertas cosas que quería hacer con ella? Cosas que eran bastante humanas y relativas a las parejas—. No son solo tus manos… También es tu lengua —sus ojos descendieron al final para observar la abertura de los labios del mago mientras recordaba sus difusas imágenes que no sabía su guardaban sus deseos o trozos del futuro.

De pronto vino la opresión en su pecho y el aire le comenzó a faltar. Le costó definir de donde venía el dolor pero cuando observó por el rabillo del ojo a la runespoor lo entendió. Una de las cabezas estaba clavada en la pierna que le quedaba actualmente sin heridas, y parecía que no la quería soltar, en algún punto se había movido con sigilo hasta ellos. Las otras le alertaban del peligro pero no hacían nada por ayudar y la vista de la mujer se cerró a ese mundo por unos segundos, con la mirada clavada en un punto del techo. Apenas tuvo contacto con el veneno, su noción de la realidad se apagó, su boca se abrió por si sola en algún momento pero los primeros segundos permaneció en silencio.


Última edición por Fatmire Yllka el Vie Ene 29, 2016 7:28 pm, editado 1 vez


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Dom Ene 24, 2016 4:12 pm

La runespoor se ganó una mala mirada por parte de su dueño, nada dijo a Fatmire pero el que ella aprovechara la pausa entre sus labios para decirle algo a la serpiente le hizo pensar en arrojar lejos de allí a la de anillos negros y naranjas para que no le robara más la atención de la bruja. –Yo lo tengo claro. Te ama, solo esta conmigo porque tu la enviaste. – pero por gusto “personal” indudablemente la criatura mágica regresaría al lado de la vidente.

Hvalimir dejó de gruñir interiormente gracias a la exquisita mordida que la mujer acomodó en su labio inferior. Eso le gustaba, ver y sentir que ella reclamaba algo de él. Una pena que el contacto fuese breve, pero el recibir pronto respuesta a la gran duda que tenía compensó la falta de sus labios y dientes. Sería una mentira decir que el hombre no se sorprendió con lo que le fue revelado, sus ojos lo delataron al abrirse un poco más. Antes tenía la vista puesta en los labios de Yllka y ahora de golpe había ascendido a los ojos contrarios. Luego su boca se abrió ligeramente como si fuese a decir algo pero el mago no encontró palabras que proporcionar en respuesta a lo escuchado. No tardó en sellarla de nuevo pero no quedó con expresión seria por mucho tiempo ya que el añadido que Fatmire hizo respecto a su lengua le hizo sonreír con algo similar a la satisfacción. Era atractivo escucharla decir esas cosas.

No es difícil averiguar si la cama que ves es la de mi habitación. Podemos…– Hawryluk se interrumpió de golpe. Él ya tenía presente la excesiva cercanía de Uroš y por eso no le pasó inadvertido el repentino ataque que hizo una de sus tres cabezas. Con ceño fruncido sacó su varita pero los segundos que tal acción implicó bastaron para que el veneno contaminara el cuerpo de la dama, partiendo de la mordida en una de sus piernas. –¡Fatmire!– exclamó preocupado al tiempo que su varita de un certero movimiento empujó lejos a la serpiente. No se sintió bien por agredirla ya que se trataba de una de sus más valiosas pertenencias pero no le había dejado opción.

Rápido se fijó en la herida que la mordida había dejado sobre la piel de la mujer, después en su semblante y fue entonces cuando la incertidumbre hizo acto de presencia en el mago. ¿Qué le ocurría?! –Fatmire, debemos extraer el veneno cuanto antes.– le dijo apresurado. Con una de sus manos le tomó de la mejilla, no entendía su reacción pues no encajaba con los efectos que él conocía sobre el veneno de esa especie en específico y la velocidad con que la había afectado tampoco era buena señal.

Desde el primer día que la runespoor le fue obsequiada había solicitado antídoto para su veneno, se sabía poco aceptado por la criatura en ese entonces y no quería riesgos. Por eso mantenía un frasco con el remedio en uno de los cajones de su escritorio y otro par más en el maletín que había sacado al llegar a la casa. Con la varita mandó llamar al que guardaba en el escritorio y en cuanto lo tuvo en la mano lo abrió. –Necesito que bebas– dijo con angustia a su prometida pero ella… no reaccionaba.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Vie Ene 29, 2016 7:48 pm

Poco había alcanzado a disfrutar de las expresiones del mago una vez que ella le cedió al fin la información de las cosas que veía de vez en cuando en su mente. Él llegó a sonreír e incluso a invitarla en teoría a ver si lo que había en su cabeza era cierto. Pero Jehonë había dado un paso en falso contra su antigua dueña y la había sumido en un estado de ausencia que siempre le había desagradado cuando lograba volver a la realidad.

Su cuerpo no presentaba mayores expresiones del dolor por la mordida e incluso cuando la serpiente se alejó por la magia de su futuro esposo, desgarrando ligeramente la piel donde habían estado sus colmillos, Yllka no pareció reaccionar. Tampoco lo hizo cuando Hawryluk comenzó a hablarle y una vez que él acercó el antídoto cerca de ella, la mujer por fin pareció removerse en su posición y sus ojos lo miraron aunque no lo estaban viendo directamente. Las pupilas parecían haberse transformado y se podían atisbar como dos pequeñas rendijas que parecían recordar los orbes de los ofidios, aunque era solo un efecto visual.

Una exhalación profunda fue el primer sonido que escapó por los labios abiertos de la mujer. Su rostro que se había fijado en Hvalimir no sonreía ni lo veía, pero por su garganta un sonido tosco salió a decir unas palabras que ni ella misma recordaría cuando volviera a reaccionar.

La sombra que destruirá a la familia se cierne sobre una de las torres. Cuando la luna vuelva a ponerse, en el centésimo segundo día, la oscuridad cubrirá la mitad de la casa y se desplomará, arrastrando a la muerte como amiga. El último será el primero... El último será el primero...

El final fue repetido con voz monocorde y cuando terminó, la vida pareció salir otra vez de ella en una nueva exhalación y su figura se derrumbó sobre el sillón con los ojos todavía abiertos. Unos segundos después los párpados cayeron también y el trance en el que había estado la bruja pareció desvanecerse como si nunca hubiese existido. El dolor de su pierna no lo alcanzaba a sentir y cuando volvió a abrir los ojos minutos después se quedó mirando hacia arriba con expresión ausente. Años había estado lejos del contacto con el veneno de las serpientes y ahora acababa de ocurrir lo inevitable. Podía presentirlo pero no estaba consciente de los detalles, aunque en ese momento nada parecía preocuparle, su miedo a esos estados de inconsciencia no ayudaban a volver a sentirse ubicada en la realidad.


Última edición por Fatmire Yllka el Vie Feb 26, 2016 9:16 pm, editado 2 veces


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Dom Feb 07, 2016 3:48 pm

Fatmire exhaló y eso trajo alivio al mago, sin imaginar que era aviso de fatalidad y no de bienestar como él quiso pensar. Pronto lo descubrió, sus oídos lo sacarían de la mentira y también sus ojos, esos que se quedaron clavados en los contrarios que ahora lucían distintos, asemejaban a los de una serpiente. Pero su atención no pudo centrarse solo en lo que veía, fueron las palabras escuchadas lo que acaparó la mente del hombre que atónito observaba a la bruja mientras palabras catastróficas brotaban por su garganta.

No tardó en comprender la parte básica de lo que ocurría –pues aún no relacionaba directamente los hechos con la mordida de la serpiente– pero de lo que tomaría como profecía no consiguió interpretar detalles en ese mismo instante. Lo único claro era que la familia tendría serios problemas, por supuesto que lo adjudicó a su propia familia, en su cabeza Hvalimir no tenía espacio para ninguna otra, Fatmire ya formaba parte de los Hawryluk.

Ella se derrumbó en el mueble y el mago lleno de angustia y preocupación rápido se levantó de su lugar. Yllka yacía con los ojos cerrados pero aún respiraba, su prometido atinó a acomodar su cabeza y torso de modo que no se lastimara, luego probó a llamarla –Fatmire, abre los ojos. Mire…– antes de que él tomara una de las manos de la mujer, ella finalmente reaccionó. Tenía los ojos abiertos pero seguía sin dar señales de nada mas, era como si ignorara todo lo que se encontraba a su alrededor, él incluido.

Mire, háblame– pidió con voz impregnada de preocupación, aunque aún alcanzaba a sonar como una orden. Su boca estuvo a punto de relatar lo que acababa de ocurrir pero se arrepintió antes de pronunciar sílaba alguna, en lugar de ello se movió de lugar para que ella pudiera verlo de frente y un brazo estiró para tocarle la mejilla. Unos segundos estuvo frotando suavemente con el pulgar mientras el resto de sus dedos permanecían abrazados a la piel ajena, luego exhaló recordando cómo se sentía el no saber qué hacer. Apoyó la otra mano sobre un espacio en el sillón y el cuerpo inclinó hacia la bruja, hasta tocar con la frente un hombro de ella.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: The true shield |Priv

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales