JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Here at the end of all things • L

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Here at the end of all things • L

Mensaje por Rikard Bajko el Miér Sep 16, 2015 4:40 am

I am glad you are here with me.
Here at the end of all things...

» J.R.R. Tolkien

1 de Enero, 2025. 20:45 pm.

No había sido la mejor opción, mucho menos la primera. Pero la necesidad tenía cara de hereje, y era el único lugar que conocía para acudir sin causar problemas. Seguro si se hubiera aparecido fuera de la casa que Jenell compartía con su familia, entonces el padre de su novia lo hubiera asesinado y enviado de regreso a casa. Y Rikard esta vez estaba cansado... Desde la noche anterior, cuando había estado por vez enésima en peligro de morir quemado o aplastado.

Así que luego de pasar el primer día del año, junto a su familia, y darse cuenta de que ellos apoyaban lo ocurrido, su conciencia le dijo que era hora de hacer su movimiento. Sin avisarle a ninguno de los miembros de su familia, ni a sus pequeños hermanos, hizo su maleta con lo necesario. Se despidió de su habitación a las seis de la tarde y luego salió de la misma rumbo a la puerta principal. Kaja y Rednic fueron los primeros en divisarlo y espantados se lanzaron a perseguirlo por toda la escalera diciendo una sarta de cosas incomprensibles y pidiendo explicaciones.

Ahí fue cuando su abuela apareció en escena. Él le explicó que ya era mayor de edad y que por lo mismo estaba en su derecho de buscarse su vida, lástima que cuando la mujer soltó unas cuantas lágrimas por la noticia su padre apareció en escena y ahí si que el caos se desató... Uno horrible por cierto. La discusión fue subiendo en intensidad y fue su madre la que gritó primero al ver como Ragnar Bajko golpeaba por primera vez a su hijo, directamente en el rostro, enviándolo al piso con lo mismo.

Lo demás pasó como una nube en su cabeza. Dio una última mirada a los mellizos, lo sentía por ellos, que lloraban abrazados como si no hubiera mañana, pero su madre los tenía retenidos y Rikard no tardó en desaparecer por la puerta.

Decir que se sintió libre en ese entonces era mentira, tenía todavía un trabajo que seguir, junto con el señor Hawryluk, no pensaba dejarlo ahora, simplemente quería vivir lejos de sus padres. Pero la decisión la había tomado demasiado apresurado, todo porque ellos habían comenzado a hablar mal de nuevo de los que no tenían la sangre supuestamente pura, y eso equivalía a que seguían sin aceptar a Jenell. Y eso, eso lo superaba.

Tocó la puerta del único lugar que le quedaba como posibilidad. Su rostro tenía la marca clara del golpe que le había dado su progenitor, seguramente le haría falta ponerse hielo o algo más. Ni sabía si le había quebrado algo con la fuerza del hombre mayor. A pesar de su estado deplorable siempre había sido excesivamente digno en todos sus movimientos, así que cuando la entrada del lugar se abrió, él se mantuvo con la vista al frente, esperando ver algún rostro familiar—. Buenas noches. ¿Puedo pasar...? — preguntó tratando de que no le temblara la voz mientras hablaba. Siempre guardando las apariencias, aunque tuviera el rostro y el alma en pedazos, así lo habían educado.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Lysander H. Scamander el Lun Sep 21, 2015 4:54 am

Estaba aliviado, pero a la vez tampoco lo estaba por todo lo que había ocurrido la noche anterior. Lo primero que hizo al levantarse aquella mañana, tras enterarse de la noticia –y sin saber realmente por qué no había asistido–, fue ir a visitar a sus padres para ver si todos en la familia se encontraban bien o si se llevaría la sorpresa de luego encontrarlos en San Mungo cuando tuviese que ir a trabajar. Sabía que había gente muerta y heridos… pero hasta ahí llegaba la información y todavía no había tenido tiempo para averiguar más sobre el asunto. Luna no había podido evacuar todas las dudas e interrogantes del rubio.

Pasaban ya más de las siete de la tarde cuando había regresado a la soledad de su apartamento. Estaba cansado, estar todo el día fuera ya no era bueno para él, haciéndole ver como si fuera un viejo en lugar de un joven de apenas dieciocho años. Incluso ya estaba planeando irse a dormir temprano, la cama le miraba con buenos ojos y le hacía lugar para que pudiera tirarse allí… Pero no pudo. Había cenado relativamente temprano y, apenas había terminado, la puerta golpeó. Lysander dio un brinco en su lugar y miró extrañado hacia la tabla de madera. No estaba esperando a nadie, y mucho menos creía que alguien fuese a visitarlo. No porque él fuera un ermitaño, sino porque, al parecer, su pequeño apartamento no gustaba demasiado al resto y no los atraía como para dejarse caer por allí.

Sin prisa, fue hasta la puerta y la abrió… Y se quedó quieto, mirando a quien estaba del otro lado. Su rostro era una mezcla entre sorpresa y disgusto, no por su presencia, sino por las marcas que adornaban el rostro de su amigo, golpes que se hacían fácilmente visibles por lo clara que era su tez—. Siempre puedes pasar, ni tienes que preguntármelo, Rik. —Se hizo a un lado, no lo iba a dejar desamparado ni tampoco pasando frío a fuera (la brisa se había hecho presente sin demora, y Lysander ya se había congelado de haber estado un segundo allí)—. ¿Te han…? Uhmmm… ¿Contra qué te la has dado, Rik? Pareciera que has regresado a Hogwarts y has tenido un fallido duelo con el Sauce Boxeador. —Soltó una risa, buscando bromear sobre el aspecto deplorable de su amigo—. ¿O has hecho enfadar a Jenell y te ha lanzado una mesa? Te he dicho que tienes que tener cuidado con las mujeres. —Negó con la cabeza, eran más peligrosas que los propios hombres.


Anthony
Martin


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Rikard Bajko el Lun Sep 28, 2015 3:23 pm

En cuanto Scamander abrió la puerta con expresión similar al disgusto le hizo sentir repentinamente pequeño e inservible y esperó a que lo echara de su portal, pero claro, solamente se había equivocado al leer las razones en el rostro ajeno. Suspiró cuando lo escuchó decir al fin que pasara y sin decir nada ingresó al apartamento con los hombros ligeramente caídos. Había sido un día más que agotador—. Gracias por dejarme pasar, ya creía que tendría que ir a esperar a alguna esquina al autobús noctámbulo o algo... —comentó mirando el lugar, estaba tal como recordaba.

La risa ajena le hizo destensarse un poco aunque no fue suficiente para armonizar sus caídos ánimos, así que dejando la maleta a un lado, se giró a ver a su antiguo compañero—. Te podría contar la maravillosa historia de como gané una batalla en el décimo reino… Pero la verdad es que solo parezco un perro abandonado, y ya sabes, odio a los perros —solo imaginar encontrarse uno en la calle lo ponía completamente en tensión. Suspiró por vez enésima, cual si fuera un anciano en cuerpo de joven, y su mano fue a rascarse la nuca mientras buscaba palabras para explicarse.

No me golpeó Jenell, ¿Cómo piensas eso?! Pero… Me golpearon por ella —no era la mejor manera de explicarse y luego de pedir permiso, en un murmullo, tomó asiento en donde creyó que podría desfallecer al fin—. Es la primera vez que me golpea, no creí que tuviera la mano tan dura —explicó aunque todavía no le decía literalmente el nombre de su agresor—. Mi padre —se señaló el rostro, preferiría no mirarse al espejo pero imaginaba que al otro día amanecería peor.

Sobre todo porque no se había puesto ni un hielo desde que había recibido el golpe. Recién entonces recordó las buenas costumbres y miró a todos lados—. ¿Estás acompañado e interrumpo algo? —consultó mirando al futuro medimago—. No tengo mucho dinero todavía y no podía ir con Jenell porque si su padre me ve así, seguramente se quedará con una peor impresión de la que puede tener de mí en su vida —y es que era oficialmente, un fugitivo. No de la ley claro, pero de su familia. Y eso significaba incluso la posibilidad de que llegaran ahí a buscarlo esa noche. Todo si su padre bajaba la ira contra él. Pero Rikard no pensaba volver con los Bajko, al menos no con los mayores, los mellizos eran otra cuestión.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Lysander H. Scamander el Jue Dic 10, 2015 1:24 am

La mente del becario había comenzado a divagar. Ya por pensar que había sido Jenell, pero luego, con más especificaciones, pensó que podría haberla golpeado otro ligue de ella. ¡Otro hombre! Lysander empezaba a pensar que era una chica peligrosa, complicada, y no creía que fuese lo mejor para su amigo. Abrió la boca para replicar, para hacerle ver qué era lo que estaba cruzándosele la cabeza cuando tuvo al victimario. Se quedó sin palabras. Su padre, eso no era algo que él se esperase, aunque sabía que no era un hombre con el que le gustaría enfrentarse. Cuanto más al margen estuviese, mejor. Y por cómo había quedado Rikard, no estaba tan equivocado. ¿Qué consuelo le podía dar? No tenía frases armadas ni palabras para decir que todo iba a estar bien cuando era su propio padre el que le daba una golpiza. Ni siquiera un te entiendo era adecuado. No lo entendía, y mucho menos por qué lo haría por su novia. Era guapa e inteligente, no le veía la parte mala.

— Si planear tener una cita con las sábanas y jurarle amor eterno a la almohada es estar acompañado, entonces sí, me declaro culpable. —No había mejor forma de decir que era un patético que estaba pensando en irse a dormir antes de las diez de la noche. La juventud no sabía dónde la había dejado guardada, pero se estaba comportando como un anciano. Y uno aburrido, cabe destacar—. Puedes quedarte cuanto haga falta. Te dejaré unas frazadas para que puedas dormir en el sofá. Puede que no lo parezca, pero es más cómodo de lo que crees. —Si hubiese tenido alguna cama extra u otra habitación más, se la habría ofrecido, pero no le alcanzaba para tanto. Era un lugar acogedor, eso sí, pero pequeño. Mientras lo iba diciendo, caminaba hacia el armario donde guardaba toda la ropa de cama. Sacó un juego de sábanas y una frazada, perfecto para que pudiese pasar la noche sin frío, y dejó todo sobre el sofá.

— ¿Me meteré en problemas por darte techo? —No le preocupaba en realidad. Toda su vida había sido el chico recto, el que no se metía en problemas –para eso estaba su mellizo–, no le vendría mal cambiarlo. Viendo el estado de su amigo, por supuesto, tampoco le gustaría estar así, pero por él se arriesgaba—. ¿Quieres hielo? Te podría ayudar, pero... mejor no. —Hizo una mueca. Podía estar intentando ser un buen medimago, pero distaba mucho de serlo y su torpeza estaba siempre presente. No quería dejarlo peor.


Anthony
Martin


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Rikard Bajko el Dom Dic 13, 2015 2:07 am

Casi logró reír ante las ocurrencias de Lysander con respecto a su noche acompañada. ¿Él ya pensaba acostarse? Suponía que el trabajo lo tenía muy cansado. Al menos escuchar que si se podía quedar fue un alivio completo—. Gracias L, créeme que tu sofá será mejor que terminar en la calle —no, eso no estaba hecho para él. Que lo llamaran remilgado pero tenía algo de decencia todavía en las venas como buen caballero.

Lástima que llevaba su coraza algo abollada y el rostro hecho pedazos—. No te molestaré mucho, en un par de días contactaré a mi tío que vive en otra parte y veré si puede prestarme su departamento, es profesor de Hogwarts, de Aritmancia para ser exactos, no sé si lo recordarás —le comentó aunque no recordaba haber visto al Scamander rondar por la clase de números así que era difícil saberlo. El techo de esa casa se le hizo extrañamente acogedor a pesar de lo pequeño del lugar.

Espero que no… Pero si comienzan a golpear la puerta como posesos ya sabes que están buscando al fugitivo número uno —la frase que había intentado ser graciosa le había salido más amarga de lo esperado. No quería causar disturbios en casas ajenas, esperaba que su familia se comportara, pero ¿Sería mucho pedir algo de paz? —. Con hielo me va bien, no es que no confíe en ti pero… las varitas son caprichosas... —imaginarse todo el rostro morado y no solo el ojo era peor que todo lo demás.

L… No quiero molestar, pero no he comido nada desde el almuerzo… ¿Tendrás algo…? Aunque puedo ir a comprar si me dices donde —no es que le apeteciera salir pero su estómago comenzaba a rugir ahora que por fin había logrado relajarse un poco luego de esa ajetreada jornada. Tampoco se había atrevido a enviarle un mensaje a Jenell, temía que ella saliera corriendo en su búsqueda a horas poco prudentes y luego no sabía que harían los dos tan perdidos. Mejor arreglar un poco su situación antes de llevarle sus problemas a la chica—. Jenell no sabe… Así que si la ves en San Mungo no le digas nada, por favor —pidió en voz baja al final.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Lysander H. Scamander el Miér Mar 02, 2016 1:04 am

Mentiría si dijera que sabía de qué profesor era el que estaba hablando Rikard, de la misma forma que lo haría al decir que le hería que quisiese huir tan rápido de su departamento. ¡No olía tan mal! Y estaba bastante limpio y ordenado, dentro de lo que se esperaba que pudiese estar un piso de un hombre que no llega siquiera a los veinte años. Se esforzaba, pero una ligera capa de polvo lo cubría todo y temía que esa fuese la razón por la que su amigo buscaba irse tan rápido.

— Deberías estar preparado. Si llegan a derribar la puerta te entregaré, sea quien sea, ofrezcan mil millones de galeones o un maltrecho knut. —Rió, lo hizo porque era la única forma que sabía para que todas las tensiones desapareciesen y pudiesen estar relajados. Demás estaba decir que Lysander bajo ningún concepto entregaría a Rikard, fingiría demencia y lo escondería hasta debajo de la cama si era necesario. Era un perro leal, no estaba acostumbrado a la traición que siempre lo rodeaba.

Le sonrió y palmeó el respaldo de la silla. ¡Qué mal anfitrión que era! Le ofrecía pasar y siquiera le había invitado a un zumo. Lo menos que podía darle era un lugar donde poder sentarse y descansar—. Estás en buenas manos, Bajko. —Hablaba con toda la seguridad aun cuando supiese que era un desastre a la cocina. Por eso es que no tenía más que arroz, arroz y… mejor no preguntar qué era aquello. Cuando se lo ofreció le miró con pena. Siquiera sabía cómo es que sobrevivía, pero tampoco quería pedirle ayuda a nadie—. Si ella no me pregunta, entonces no le diré nada. —No podía mentir, no estaba en su forma de ser y era algo que siempre le había costado horrores—. Pero haré mi mayor esfuerzo. ¿Tiene razones para sospechar que estás conmigo? —Era mejor estar preparado y que no le pillase tanto con la guardia en bajo—. Ya pensaré cómo salir del apuro si me atrapa. ¡Confía en mí! —Qué imposible que era lo que le estaba pidiendo, cuando incluso él mismo desconfiaba de sí y no se creía capaz—. De veras. En fin. ¿Qué tal te parece el arroz? ¿Crees que podrás comerlo? —O tal vez sería mejor que ni lo intentase e ir a comprar algo a la vuelta. No era tan tarde, las tiendas no solían cerrar hasta pasadas las diez.

— ¿Puedo hacerte una pregunta? Otra más. —Terció el gesto—. ¿Qué excusa le pondrás para tu aspecto? No puedes ocultarte por semanas. —Quería ser realista, porque hasta incluso salir a la vereda podría terminar en un encuentro casual en aquella misma noche. Ya lo había dicho: era mejor prevenir.


Anthony
Martin


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Rikard Bajko el Vie Abr 22, 2016 3:09 am

Escuchar que estaba en buenas manos era un alivio, lo mismo había creído al estar en su casa pero de un momento a otro todo se había tornado complicado y deprimente. Miró la comida que le ofreció su compañero y al borde estuvo de negarse muy educadamente a siquiera probar eso, pero su estómago rugió más fuerte y con pesar casi dramático aceptó que tendría que devorar eso—. A estas alturas cualquier cosa sirve —comentó sin darse cuenta de que había sido hasta grosero al decirlo de ese modo. Pero era la verdad, cuando existía la necesidad no había que ponerse malcriado. Aunque eso que acompañaba al arroz se veía tan mal…

Por favor, haz un esfuerzo. No te pido que le mientas, solo que le ocultes la verdad hasta que tenga algo más seguro lo que haré con mi vida —no deseaba preocupar a su señorita pues quería cuidar de ella y demostrarle lo mal que le iba en la vida no le daría una buena imagen para mostrar ni a ella ni al mundo—. Según yo no se lo imaginará, pero las mujeres son extrañas y tienen un sexto sentido —arrugó la nariz ante ese pensamiento y suspiró luego. Que pasara lo que tuviera que pasar pero que no fuera todo tan desastroso.

Confiaría en Lysander eso sí, por eso mismo había acudido a él en primer lugar y además porque tenía la sensación de que allí no lo buscarían. La mención al arroz le hizo darle una segunda mirada y luego de eso simplemente tomó un cubierto y comenzó a comer. Náuseas no tuvo y para su sorpresa el sabor estaba mucho mejor que la presentación visual—. Está bien… Hmph... creod que sodro te fadta presentadro mejod —la última frase la dijo con la boca ya llena y apuró el trago golpeándose en el pecho. Rikard no estaba acostumbrado a padecer necesidades, de ahí que estuviera cual muerto de hambre en esos minutos.

Lo que interrumpió su feliz cena fue la pregunta que le soltó el Scamander. El joven dejó de devorarlo todo y luego de cubrirse la boca con un puño hasta tragar por fin volvió a alzar la voz, la espera le había servido para meditar—. ¿Excusa…? —no, eso no era. Así que negó con la cabeza—. No pondré excusa… Simplemente le diré por carta que estoy muy ocupado con el trabajo estos días, ella lo entenderá. Para cuando la vea de nuevo espero estar más presentable, seguro me quedará alguna marca pero será más fácil de explicar que esto —se señaló a sí mismo con la mano y luego se apoyó en el mueble.

La vida era cansadora cuando llegaba la adultez. Lo tenía claro y con lo que estaba viviendo ya se había vuelto una verdad irrefutable. Ya con más calma y sin tantas ansias dementes siguió comiendo hasta dejar el plato limpio—. No estaba tan mal como lo hiciste creer —le comentó a su amigo y hasta le sonrió aunque seguro el gesto fue algo triste pues todavía tenía la marca evidente en el rostro—. ¿Tienes hielo entonces? A ratos siento que duele más, imagino que me veo más deforme que de costumbre —por supuesto que no se creía deforme, se sabía bastante agradable visualmente, pero reírse un poco de sí mismo le ayudaría a sobrevivir ese día excesivamente fatídico.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Lysander H. Scamander el Jue Mayo 12, 2016 7:36 am

¿Quién le había enseñado a poner excusas tan malas? Muy probablemente Lysander podría ser artífice de eso, se le daba muy mal inventar razones para lo que fuese, desde que le faltaba una tarea cuando estaba en Hogwarts hasta la desaparición de un papel en San Mungo. Como solían decir, la mentira tenía patas cortas, y poner de excusa al trabajo no podía llegar a ser demasiado bueno. Si hubiese sido mejor amigo, le hubiese advertido sobre ello, pero prefirió callar. Creía que Bajko sabía qué era lo que hacía y qué era lo mejor para él.

Se encogió de hombros. Nunca le gustó que le elogiaran por nada, ni siquiera que lo intentasen hacerlo. ¿Resultado? Seguía creyendo que hacía el peor arroz del mundo y que sólo lo decía porque estaba famélico, muerto de hambre, y era lo más parecido a comida que había al alcance de su mano. Pero se esforzó en sonreírle, mostrando que le creía.

— Sólo parece que te has enfrentado a muerte con un hombre lobo y has salido vencedor. —Le guiñó el ojo. Realmente no estaba tan mal, sólo tenía marcas en su rostro que, muy probablemente, al día siguiente se verían peor. No se lo diría, prefería su rostro de espanto al día siguiente cuando se levantase y se viese en el espejo. En menos de un minuto había ido y vuelto de la cocina, esta vez cargando un bloque de hielo envuelto en un trapo—. Espero que puedas dormir. —Le deseo con toda sinceridad.

— ¿Sabes? Siempre puedo llevarte a San Mungo para que puedan verte y darte alguna poción que pueda desaparecer cualquier herida o moratón. Y de paso te ahorrarías el tener que esconderte de Jenell por más de diez días. —¿Por qué no se le había ocurrido antes? Una rápida visita a su lugar de trabajo, sin llamar tanto la atención, podría ser más que suficiente, El único problema sería que fuese alguno de sus superiores el que los pillase y le echase el mal de ojo por no encargarse él mismo de ayudarlo cuando se suponía que estaba como becario para eso.


Anthony
Martin


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Rikard Bajko el Dom Jul 24, 2016 3:53 pm

La asociación que hizo Lysander para definir su estado actual, físicamente hablando le causó gracia infinita, aunque reírse le hizo doler la mejilla donde tenía el golpe y finalmente suspiro con pesar melodramático—. Al menos me veré como un muy masculino veterano de guerra,sobrevivir a licano no suena tan mal —explicó para poder reírse de algo, aunque fuera de sí mismo y olvidar por unos segundos sus problemas.

El hielo lo tomó y se arrugó casi completo mientras lo ubicaba, no duraba mucho con ese frío encima pero esperaba que sirviera para bajar el dolor y las futuras marcas. Dudaba poder dormir bien esa noche pero agradeció con un gesto de su cabeza los buenos deseos del otro chico que de un momento a otro presentó una idea que se le había pasado solo a medias por la cabeza a Bajko entre todo el caos de esas horas.

¿Crees que funcione? Es decir, si me dices que no me dejarán marcado con mi ubicación para que luego mis padres me sigan, o si no nos toparemos con Jenell de camino, entonces me parece una buena idea —asintió pensativo y enfocó a Scamander todavía preguntándose por qué no confiaba en sí mismo si ya había pasado varios meses trabajando en el hospital…

Estoy seguro también de que sabes como arreglarlo tú… ¿Es porque realmente temes fallar o porque te estoy pidiendo mucho? —consultó su duda, si le decía que temía al error no lo podía culpar. Saber llevar responsabilidades por su cuenta era algo que no se aprendía en el colegio. Él lo había comprendido a la fuerza por tener que hacerse cargo de sus hermanos pero no todos tenían dos torbellinos como familiares.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Here at the end of all things • L

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales