JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Jue Sep 10, 2015 8:03 pm

Departamento de Ardghal, Londres Mágico.
31 de Diciembre, 23:51 pm.


Perdóname, ¿Si? No soportaría que tu…

Quien hubiese inventado las frases de disculpa, seguramente no conocía a Nina. Por alguna razón, en ella no sonaban bien. Poco importaba cuan sincera sonaba, pues nadie podría creer, ni ella misma, que sintiera algo parecido a reales remordimientos luego de hacer lo que ella creía era lo correcto. Por ejemplo, en esos momentos, no se arrepentía de haber sacado al secretario de la fallida fiesta de final de año. Tampoco se sentía mal por la gente que habían dejado atrás, ella nunca había sido una heroína ni lo sería.

Desde que lo había cargado sobre su hombro hasta aparecer directamente en el departamento de él, no razonó que además de secuestro estaba entrometiéndose en propiedad privada. Dos delitos en menos de cinco minutos. Había suspirado con pesar antes de llevarlo cargando hacia la cama, todavía recordaba la ubicación de las estancias y las cosas en el hogar personal de su amigo. Así que luego de acomodarlo ella tomó asiento en el lado libre del gran colchón. Mucho más cómodo que el lugar que le hubiera ofrecido si lo llevaba a donde ella vivía esos días.

Estaba segura de que Taggart se mantendría inconsciente unos cuantos minutos más, luego del golpe que ella misma le había dado. Tal vez si se sentía algo culpable por el golpe... pero nada más. Era un mal necesario, bien sabía que el otro no la hubiera acompañado si no lo obligaba a abandonar el barco. Él se había visto tan… ¿Inocente? O bueno, no sabía la palabra, pero le había dado una extraña sensación al verlo tan motivado a ayudar a posibles heridos, arriesgando su propia vida en el camino.

Luego de que el ruido en su mente se apagó, ella respiró en paz. Se levantó de la cama y se dirigió a la cocina, con una sonrisa casi culpable tomó un vaso de leche y luego de beber logró mirar la hora. Ya era el nuevo año y ella no había dado abrazo alguno. Si hubiera estado en otro lado del globo, con su manada, seguro la celebración habría sido más familiar. Dejó abandonado el vaso en una de las mesas de la cocina y regresó por donde había venido. No pensaba dejarlo despertar a solas y asustado en su propio departamento, así que lo primero que hizo fue quitarse los zapatos y sentarse sobre la mullida colcha.

Lo miró unos segundos, preguntándose si estaría soñando algo o su mente se mantendría en blanco, y su mano se extendió para tocar la frente ajena, siguiendo la línea hasta su siempre alborotado cabello. Era acoso a todas luces pero poco le importó, ella lo quería vivo y así se quedaría mientras pudiera evitar que algo malo le ocurriera.

Los minutos pasaron, lentos y aburridos, y ella comenzó a sentir sueño al ver que él no reaccionaba, se dejó entonces caer a un lado de Cahir, acomodando las piernas para que quedaran naturalmente flexionadas, casi en posición fetal, su vista no quería abandonar el rostro ajeno pues pocas veces lo podía ver así sin ser juzgada por lo mismo. Solo por esta vez se permitiría mirarlo con una sincera añoranza que ni ella entendía—. Tu futura novia va a molestarse conmigo por haberte raptado, pero no me importa —murmuró acerca de la conversación que había salido en la fiesta. Un día él se atrevería a pedirle una cita a la chica que le gustaba y ella lo perdería. Mejor que disfrutara de lo poco que tenía—. Feliz año nuevo Ghaly… —susurró antes de cerrar los ojos con una sonrisa en el rostro. Aunque fuera por un instante, se había sentido bien.


Última edición por Nina R. Varshavsky el Miér Ene 13, 2016 11:40 pm, editado 2 veces




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Mar Sep 22, 2015 4:39 pm

Lo intentó, un susurro tocó en las profundidades de su ser y casi a la par de las lejanas e incomprensibles palabras, él intentó abrir los ojos. Pero éstos, no le respondieron. ¿Qué pasaba? En el exterior su ceño se fruncía de manera intermitente, gesto que se presentó con cada intento que Ardghal hizo por volver a la realidad. Y cuando por fin lo consiguió, un extraño dolor en la nuca le hizo apretar de nuevo la vista al mismo tiempo que alzaba una mano con la intención de tocarse en ese punto pero, ni siquiera eso logró. Su cuerpo entero estaba todavía aturdido y se quedaba a la mitad de las indicaciones que su cerebro lanzaba.

Lo importante era que podía moverse y sus ojos parpadearon lento descubriendo que las luces estaban encendidas, pero… ¿las luces de dónde?? Su ceño se marcó por enésima vez y con esa expresión de molesta incógnita, fijó la mirada en el techo. El techo… mhm… sí, lo conocía, lo veía todos los días, eso significaba que estaba en… –¿Cómo…?– dejó la pregunta en el aire. Yo no estaba aquí, se dijo al tiempo que con pesadez flexionaba la pierna derecha. Movió luego el pie izquierdo, cerrando los ojos con cansancio. Antes había estado en la fiesta de año nuevo en Hogsmeade, ya lo recordaba, estaba con… En lugar del nombre de su acompañante, fue la imagen de Varshavsky la que vino a su cabeza y mientras sostenía esa visualización a ojos cerrados, se acomodó de costado sobre la cama.

Explosiones, hechizos en todas direcciones, la Ministra y… ¡De golpe abrió los ojos! ¡Nina! ¿Qué había pasado con Nina?! ¡Tenía que encontrarla cuanto ant… ¿NINA??¿Estaba… estaba viendo bien??? Porque si su cabeza no le estaba jugando una mala pasada, entonces la chica estaba literalmente frente a sus ojos. –¿Cómo es que… estamos aquí?– su voz apenas y se había escuchado, no podía decirse que estuviese ya bien asentado en la realidad.

Su amiga estaba bien, ¿cierto? Se lo preguntó de inmediato, dirigiendo la mano derecha hacia sus cabellos de estilo poco común y, ésta vez, sus dedos si fueron capaces de cumplir con el objetivo de acariciarle. Estaba dormida –y en su cama– y no parecía herida, al menos no a simple vista. Lo supo después de recorrerla visualmente a detalle. Confuso cerró los ojos en un intento poco útil por concentrarse y es que en sus memoria sí estaba el caos que encapuchados iniciaron durante el discurso de Cavendish pero… ¿cómo habían conseguido salir allí? Una cosa estaba clara, él no había hecho nada. Nada.

Aceptarlo no fue complicado pero sí fatal para su ánimo… En una situación tan crítica no había sido capaz de hacer algo útil. No pudo acatar las órdenes de su jefa que le pidió ayudar a los asistentes, y por lo que deducía, ni siquiera a Nina la había protegido. Eso solo podía significar una cosa.

Tu me sacaste del desastre.– no tenía duda porque en la última imagen que tenía de lo sucedido, ella todavía estaba bien. Y si, le hablaba a la mujer que tenía a un lado dormida. Porque estaba dormida, ¿no? Sin pensarlo la apretó repentinamente contra él, presionándola con una mano en la espalda. Era un alivio que ella estuviera sana y salva, sin embargo le causaba pesar el pensar en los problemas que él le había dado a la chica. ¿Se había desmayado? ¿Lo había alcanzado algún hechizo o explosión? No tenía ni un poco de idea…

Nina…– El mago presa de una frustración ocasionada por los últimos acontecimientos, refugió el rostro sobre una mejilla de la bruja y ahí confesó con impotencia impregnando cada palabra –Eres mucho más que una amiga para mi... Si supieras lo que siento...– ¿lo abandonaría? Apretó los dientes, creyéndose insuficiente para ella.

¿Qué iba a hacer el día que ella decidiera regresar a Rusia o marcharse a cualquier otro rincón del mundo? No, no quería ni pensarlo, era demasiado doloroso, pero peor habría sido que algo le hubiese ocurrido a su amiga esa noche… Tenía que decirle las cosas de frente y no solo mientras dormía. Sí, por ahí empezaría. Mientras, que otros se encargaran de salvar el mundo, porque él se ocuparía del salvar el propio. Antes de que todo…



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Sáb Sep 26, 2015 5:55 am

Soñaba con los bosques. Usualmente lo hacía. Por poco que durmiera, su mente tendía a regresar a donde estaba la manada, allá donde la guerra de este lado del mundo no los alcanzaba todavía. Y a pesar de que estaba en lugar seguro, darse cuenta de que faltaba alguien importante siempre le provocaba angustia. A pesar de que tenía el sueño pesado, el murmulló de una voz familiar y su agudo sentido del oído fueron las razones por las que comenzó, lentamente, a volver a punto consciente. Claro que no fue fácil, pero el movimiento de la mano ajena contra su espalda alertó sus sentidos, y con el ceño ligeramente fruncido intentó pestañear, aunque se quedó quieta al razonar lo último que acababa de escuchar. Primero su nombre y luego… ¿Y luego?

Eres mucho más que una amiga para mi... Si supieras lo que siento...

Imposible dormir luego de eso. Con sus ojos abiertos ya y un bostezo casi brotando en los labios, se desesperezó aunque por la posición no podía mirar al hombre—. Ghaly —murmuró en respuesta al mago para que supiera que ya estaba en el mundo de los mortales, y aunque los brazos ajenos le provocaron calidez se separó de su torso unos milímetros, los necesarios para mirarlo directamente a los ojos. Su rostro era una oda a la preocupación. Y es que él acababa de dejarla con una duda terrible—. ¿Si tan solo supiera qué? ¿Te duele algo? —Cahir había hablado de sentir o algo así pudo razonar y la culpa la embargó entonces, pensando que se trataba de los efectos colaterales del modo bestial en que lo había sacado de la fiesta.

Su mente, a propósito parecía evitar el inicio de la frase, esa donde él había mencionado que era más que una amiga. ¿Le diría que eran ya como familia? Suspiró y cerró los ojos unos segundos. Una de sus manos fue a posarse en el costado de él antes de que sus miradas coincidieran cuando ella abrió los párpados nuevamente—. Lo siento, yo… No quería que te pasara nada —le aseguró definiendo desde ya su culpa en la situación—. Debí ser más suave, ¡Pero estabas por salir corriendo! Tenía que actuar rápido —asintió para convencerse, a sí misma más que a él, de haber hecho lo correcto.

Su mirada intentó recorrerlo y su mano no se contuvo de subir hasta tomar la mejilla ajena con cuidado—. ¿Estás enojado conmigo? —preguntó directa pues si era así entonces tendría que salir de esa cama antes de serle una molestia. Tal vez él no entendería del todo sus motivos, pero ella lo había hecho todo por mantenerlo bien cuidado. A salvo incluso de sus mismos instintos de héroe. No sabía si quería escuchar sus reclamos pero aún así, movió ligeramente los hombros como si estuviera soltando el sentimiento de haber cometido un error—. Puedes regañarme si te hace sentir mejor —intentó sonar estoica pero era difícil. Al no sentir realmente el peso de lo que había hecho, sabía que lo hubiera repetido de ser necesario y estaba segura de que si el otro la conocía aunque fuera un poco, entonces sin duda no se creería el hecho de que ella se arrepentía de haber ayudado, a su modo.

La próxima vez, si él se lo permitía claro, sería más cuidadosa. Tal vez con algún otro método menos cargado de fuerza bruta, pero ella seguía con la idea tozuda de que la mejor forma de librarlo de posibles heridas era sacarlo de cualquier zona de peligro, sin importar el costo. ¿Le quitarían el trabajo? ¿Tendría problemas luego con su jefa? No quería ni pensarlo. Pero ella pensaba asumir todas las consecuencias mientras se lo permitieran. Con saber que él estaba bien, en teoría, le bastaba.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Dom Sep 27, 2015 3:32 pm

Otro habría saltado al escuchar su nombre en voz de quien creía durmiendo, y retirado el abrazo dejándose ver vilmente culpable, pero Ardghal no. Sus ojos y su corazón fueron los únicos que manifestaron la sorpresa de escucharla. Llegó a pensar que le preguntaría qué exactamente estaba haciendo pero, por buena o mala suerte, su amiga estaba más preocupada en si él presentaba alguna dolencia. Algo de risa le dio, esa forma de ser tan impredecible era otra de las tantas cosas que lo tenían enganchado a ella.

Un leve rastro de pesar se apoderó de sus facciones, producto de la expresión sumamente preocupada que en Nina descubrió. De verdad que no entendía por qué la chica se preocupaba así por él, mas no pensó mucho en eso ya que la mano ajena sobre su costado lo distrajo. ¿Alguna vez lo había tocado de ese modo? No que recordara, seguramente estaba todavía adormilada. Brevemente bajó la mirada intentando ver ese punto de coincidencia de ambos cuerpos, volviendo a acomodar después la mirada en los orbes de su ya delatada salvadora.

Atento escuchó cada palabra, el por qué ella había actuado de ese modo y no, no la iba a culpar de nada. Lo hecho, hecho estaba y presentía que aunque regresara al lugar del desastre ya no habría mucho que pudiera hacer. Lo más probable era que medimagos y más aurores ya hubiesen llegado para hacerse cargo y alguien como él solo estorbaría al trabajo de otros. O de eso se convenció, porque ya no quería regresar…

Una mano la puso sobre la que inesperadamente le había tomado la mejilla y ahí la dejó. –No estoy enojado y los regaños no cambiarían nada, ¿o me equivoco?– soltó con voz cansada, rematando lo dicho con una sonrisa igualmente agotada. Físicamente no tenía mayor razón para sentirse desgastado, pero mentalmente estaba desarmado. Porque no podía elegir sus siguientes palabras.

Abrió la boca para hablar pero las letras se rehusaron a salir, cerró de nuevo. Su mirada quería huir de la ajena pero no lo hizo, si realmente quería que las cosas entre ellos cambiaran debía armarse con todo lo que tuviera y hablarle directo, como ella siempre hacía. Estaba seguro de que la mujer no había alcanzado a escuchar lo que antes confesó o al menos no todo. ¿Habría preferido que sí lo oyera y asimilara? Así se ahorraría la complicación de decirlo otra vez aunque… no tendría el mismo sabor.

Gracias por sacarme de ahí...– habló por fin, y lo decía en serio, no por hacerla sentir mejor. Cambió el abrazo a la mano contraria por un agarre –suave en principio– a la muñeca de ella, la cual bajó de su posición hasta el nivel del hombro. –La verdad es que no me gustan las heridas. Estresan, duelen y te privan de tu libertad, no habría podido con eso…– confesó sin miedo a exponer un punto débil pues confiaba en ella completamente. –Te debo una grande pero… no te confundas, esto no tiene nada que ver con la deuda.– y su cuerpo se removió todo lo necesario para poder robar los labios de Varshavsky, sin pena ni culpa.

Ajeno a la real fuerza de la mujer creyó rotundamente que el agarre a su muñeca la retendría en caso de que quisiera resistirse, y no es que pensara abusar de su amiga, pero al menos unos minutos de sus labios sí quería. Esa fue su silenciosa declaración de sentimientos.

No fue agresivo al acapararle la boca, la besó con cuidado, con pasión claramente reprimida y solo elevó la intensidad un poco después, cuando supo que de no hacerlo, explotaría por dentro. Con el codo del brazo libre se apoyó sobre la cama y ya con esa ligera elevación, acomodó parcialmente el cuerpo sobre ella. No quería que se le escapara, nunca. Nunca.



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Lun Sep 28, 2015 8:07 am

La mano de él se había ubicado sobre la de ella y suspiró aliviada al saber que no estaba realmente enojado con ella—. Me conoces, no sirven los regaños —asintió riendo levemente ante la pregunta ajena. Su vista se clavó en los labios del mago aunque poco podía entender con el distractor movimiento. ¿Se había quedado mudo o algo así?

Con la voz de él llenándole los oídos, bien pudo volver a poner la vista donde debía y se sintió mucho mejor al ver que él le agradecía por haberlo ayudado. No hizo esfuerzo alguno en quitar la mano que le intentaba mover el brazo, y se dejó llevar mientras él le hablaba. Estaba esperando la respuesta a sus preguntas mientras pestañeaba atenta. Y jamás hubiera pensado que él aceptaría en voz alta que las heridas no le agradaban—. Puedo asegurarme de que nada te hiera —dijo sin pensar en los posibles dobles sentidos de su frase, protectora como siempre. Pero lo inesperado del asunto fue cuando él mencionó repentinamente la deuda, o mejor dicho, cuando pudo percibir como su rostro acortaba la distancia, ya poca, que había mantenido con el suyo.

Le costó aceptar que no estaba durmiendo todavía, que no era un sueño incorrecto con su amigo. Sus labios podían percibir la calidez de la boca ajena y sin duda la sensación se le hizo maravillosa, más aún cuando su parte apasionada se fue contagiando también y despertando la de ella, en el momento en que él aumentó la intensidad del contacto. Nina tembló en todas sus terminaciones nerviosas mientras movía también su boca contra la contraria. Anhelante de que el momento no acabara.

Sin embargo, sentirlo encima de ella pudo con sus capacidades mentales, y se borró unos segundos de la faz de la tierra. Solo su cuerpo reaccionaba, más que positivamente, y sus labios se aseguraron de dejarle claro al hombre que ella le estaba correspondiendo. Pero cuando ya logró volver en sí, y darse cuenta de lo que estaba ocurriendo, la duda cruzó su cabeza. ¿Eso significaba realmente algo o solo era cosa del momento de debilidad? No quería pensar en que Taggart jugaba con ella pero tampoco podía dar por hecho que existía algún sentimiento de por medio porque ni ella misma entendía de eso.

Haciendo un poco de fuerza logró girar con él hasta dejarlo abajo, y se acomodó encima del cuerpo ajeno, apoyándose con las manos en la colcha a ambos lados del cuerpo de Cahir. Poco le preocupaba el estar inmiscuyéndose en territorio contrario pues él había comenzado en primer lugar con el acercamiento. Sus dreads cayeron a ambos lados de su cabeza, haciendo una especie de cascada a su alrededor y miró al hombre con un gesto serio que no tardó en volverse una sonrisa, se sentía repentinamente acalorada.

Dijiste que ya tenías a alguien que te interesaba… ¿Todavía piensas ir a buscarla? —preguntó directamente y antes de esperar escuchar que eso era apenas un agradecimiento por su servicio a la comunidad, o alguna cosa peor, sus hormonas le obligaron a inclinarse hasta tomar ella misma los labios del hombre. Asegurándose con ello el mantenerlo callado unos minutos más, mientras recargaba ya del todo su cuerpo en el contrario. Le importaba poco y nada la otra tipeja, bien podría haberse perdido en el bendito ataque, ella se aseguraría de cuidar a Ardghal, si él se lo permitía, de ahora en adelante.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Miér Oct 07, 2015 6:13 pm

Cualquier cosa podría haber ocurrido y sin embargo la mejor de todas las posibilidades acababa de instalarse en esa habitación, inaugurando formidablemente el nuevo año y acabando con todas las dudas del hombre. ¿Cómo iba a seguir dudando si la mujer que tantas veces le había hecho contener el aliento, lo besaba con tanta calidez? Calidez que no tardó en animarlo a ir más allá, porque saborearle la boca sin cansancio no era suficiente, nunca lo sería. Quería todo con ella, compartirle cada instante de su vida y esta vez, estaba muy seguro de que sí era posible. ¿Cuánto tiempo había dejado pasar? Debió tomar la iniciativa mucho tiempo atrás.

Y el control lo consideró propio mientras los labios de ambos se fundían con entusiasmo, descubriendo también que el estar sobre Nina era mucho más placentero de lo que había imaginado. Lo que nunca esperó fue que esa sensación fuese tan rápidamente superada, lo supo cuando sin aviso la bruja giró y en un abrir y cerrar de ojos era él quien estaba abajo, con ella encima dándole no solo una maravillosa vista, sino también un torbellino de sensaciones que no tuvo tiempo de controlar o disimular. El aliento se fugó de él por minutos, mientras atónito la observaba con amplitud, pasando por la intensidad de los ojos de Nina, la sonrisa que le hizo pensar que los latidos se le volcarían causando un colapso y claro, también la posición en que sus cuerpos se encontraban. ¿Cómo es que nunca se había dado cuenta de lo letal que era esa mujer?

Bueno, en realidad Ardghal sí había notado que era su estimada amiga era una chica peligrosa es múltiples sentidos, pero una cosa era saberlo y otra muy distinta experimentarlo. A los minutos volvió a respirar y sin embargo la sensación de que robar todo el aire del mundo no bastaría para tranquilizarse perduraba. Sus manos lentamente volvieron a la vida, ni siquiera se enteró de en qué momento había soltado el agarre en que la tenía, pero si una cosa estaba clara, era que no le disgustaba en lo más mínimo que ella se hiciera con el control de la situación. Por ahora.

Embobado se quedó con los labios que le hablaban felizmente y aunque alcanzó a levantar la vista para encontrarse con esos orbes que lo enamoraban, no tuvo oportunidad de responder y aclarar la realidad sobre el asunto de la chica que lo tenía de cabeza. Hasta ahora captaba que quizá su amiga había estado pensando erróneamente sobre ese pequeño detalle, pero claro, ¿cómo no iba a hacerlo si él no había tenido el valor de ser más directo? Saber que Nina tenía presente ese asunto, le hizo entender que tal vez todo ese tiempo él había estado equivocado y las emociones y dudas existían desde hace tiempo en ambos sentidos. Bien, sería sincero y respondería como se debía, en cuanto los labios de ella le dieran permiso, porque el mago no tenía intención alguna de frenar los exquisitos besos.

Parecía y estaba hambriento de Nina, pero no quiso pensar en cuánto tiempo se había estado aguantando esa necesidad que tenía de ella, mejor disfrutarla, antes de que se le ocurriera que esa clase de cosas no se hacían con los amigos. Sus labios seguían intentando devorar a los contrarios y, como era de esperarse, tener los pechos de la bruja apretándose contra él era demasiado estímulo como para quedarse quieto. ¿Pero qué tanto podría tocar antes de ser abofeteado? A la mala lo averiguaría, ser maltratado no le preocupaba, de hecho una parte de sí le gritaba que incluso recibir dolor de parte de ella sería disfrutable.

Una de sus manos fue a buscarse lugar sobre la nuca de la chica, divirtiéndose un poco con la textura de su cabello antes de tomar posición e intentar apegarla todavía más a su rostro, su lengua cada que veía oportunidad cruzaba más allá de los labios ajenos pero sin profundizar como realmente se le antojaba. Y su otra mano paseó desde la espalda alta de Nina hasta su cintura con lentitud, pero marcando el tacto como si quisiera atravesarle la piel, vaya que estorbaba la tela en esos momentos… Mhm… sí, tenía que deshacerse de eso.

En ese punto sus dedos se pusieron a trabajar, jalando la tela para dejar al aire libre la cubierta natural de Varshavsky. La falta de aire le hizo resignarse a desprenderse brevemente de la boca con la que tanto había fantaseado, y agitado se preparó para responder, logrando que media sonrisa acompañara a la intensidad con que observaba a su amiga. –Parece que… ella me ha ganado la iniciativa de encontrarnos en… privado. Pero aún puedo ser el primero en invitarla a salir…– ladeó ligeramente el rostro y con la mano que tenía sobre su nuca volvió a apegarla hasta tener al alcance de los labios el oído ajeno. –¿Quieres salir conmigo, Nina?– susurró pensando en húmedas condiciones además de la cita normal y, acto seguido y con prisa, dejó ir la lengua contra su oído, recorriéndolo exteriormente al principio y a los segundos mojándola tan a fondo como podía.


Última edición por Ardghal C. Taggart el Mar Oct 20, 2015 7:47 am, editado 1 vez



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Dom Oct 11, 2015 6:55 am

Sentir las manos de Cahir en ella era sin duda un poderoso agente distractor, o al menos lo sería oficialmente desde ese día en adelante. Ansiosa como se encontraba no tuvo mejor forma de demostrar lo que no podía poner en palabras mediante hechos, y el inequívoco acto de devorarle la boca e intentar tomar sus labios hasta el cansancio fue el método escogido. Su cuerpo se sentía más que encendido por estar encima del contrario, y el peso natural le permitía el sentirlo en toda su amplitud contra ella mientras se encontraba apegada por encima de él.

Quería grabarse las formas del hombre para recordarlas después. De ahí que cuando él se tomó de su nuca en una caricia, ella pareció aplastarse un poco más contra él y animada por ese gesto fue que su lengua inició una excursión dentro de la boca ajena sin darle tregua al secretario. Pero claro, con la otra mano recorriendo su espalda fue imposible no tensarse y se distrajo un poco de los movimientos de su lengua cuando los dedos ajenos encontraron su cintura. Y por todas las nieves eternas… ¿Acababa de subirle la ropa?! Sentirse al aire libre le hizo detenerse respirando agitada, no, no, habían cosas que todavía él no sabía… ¿Qué pasaba si la tocaba y se encontraba con las cicatrices que tenía en su espalda y otras partes de su cuerpo?

Repentinamente se sintió mal aunque no le duró mucho pues la mirada profunda en Taggart y las palabras que le dedicó, aunque en principio la confundieron, lograron darle seguridad cuando él murmuró lo último contra su oído. ¡Era ella! Es decir, ¡Ella misma era la otra! Eso no tenía ni pies ni cabeza. ¿Cómo es que se había confundido tanto en primer lugar?! Inevitablemente rio ante la pregunta, pero su risa fue cohibida por un gemido que salió de su garganta justo cuando él comenzó a incursionar en su oído. Ella era sensible tanto auditiva como físicamente en ese punto, y pronto se sintió derretir por esas caricias que le proporcionaba la lengua ajena—. Ghaly… Ghaly… Es-espera… —lo llamó nerviosa por causa del hombre, su espalda parecía correr con electricidad propia cada vez que se estremecía, y la tensión era aumentada por la mano que todavía seguía posada en su piel y que si seguía subiendo iba a encontrarse con la segunda gran sorpresa de año nuevo.

No entiendes…  Es decir, es mi culpa, yo debí decirte antes pero… —no había modo de justificar su silencio y apretó los ojos antes de tomar impulso con las manos e incorporarse lo suficiente para alejar los labios de él de su oído, que para su pesar ya comenzaba a extrañar el acoso ajeno. Movió la cabeza de un lado a otro tratando de quitarse la ansiedad pero fue imposible—. ¿Estás seguro de que quieres eso? Hay cosas de mí que no te he dicho aún… —dijo aunque sabía que no era suficiente para que él entendiera, era normal querer salir con alguien que recién se estaba conociendo. Pero su problema era más grave aún que unos cuantos secretos.

Hubiera deseado tener más tiempo. Por todos los cielos que sí, pero era el momento de ser sincera con el hombre que tenía bajo ella y seguramente el resultado de eso no sería una cálida noche compartiendo la cama ajena. Tal vez sería la primera y última vez que probaba los labios de Ardghal pero ya había comenzado y no podía detenerse en ese momento—. Siento no habértelo dicho antes pero… —no, mala manera de comenzar. Se salió de sobre él y terminó sentada de espaldas al mago, a un lado del cuerpo masculino. Miró el techo unos segundos y cuando estuvo ya decidida tomó los bordes de la tela que cubrían su parte superior y se quitó la prenda para quedar solo en la ropa interior.

Su espalda estaba cruzada en varios puntos por marcas, cientos de cicatrices, algunas de años y otras recientes, de todos los tamaños y formas. No era la vista más hermosa y por lo mismo ella sintió como la tristeza se apoderaba de su pecho en ese momento, mejor que Cahir lo supiera antes de mirarla con desprecio, sería más fácil que avanzar a ciegas—. La luna llena me deja una marca nueva todos los meses… Las más profundas son las que se quedan —otras partes de su cuerpo tenían el mismo problema, y en la posición en la que estaba una de sus manos fue a ubicarse sobre su pecho, allí también tenía una cicatriz, justo sobre el seno izquierdo. Un recuerdo que preferiría no tener—. Saldría contigo a cualquier lugar del mundo Ghaly… Pero no sé si tu querrías realmente ir conmigo así —murmuró al final y se sintió en pedazos en esos segundos.

Fue en ese efímero momento de debilidad que quiso llorar con fuerza pero se contuvo. Extrañaba más que nunca los bosques nevados, porque aunque el hombre que quería no estuviera allí, al menos en ese lugar no debía temer al rechazo pues todos eran iguales a ella. Y nunca se había tenido que avergonzar de su condición. Ahora lo que esperaba era que él la pateara lejos de su vida. Se acababa de abrir una herida ella misma y dolía más que todas las demás.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Mar Oct 20, 2015 9:42 am

Esperar… sí, sí, esperar… Claro, no debía imponer el ritmo y mucho menos forzarla a algo que no fuese de su agrado. Al menos ya podía respirar con alivio tras dejar relativamente claro que siempre había sido ella la mujer por quien desvariaba, pero lo mejor de todo, era saberse correspondido… Que tonto había sido todo ese tiempo, creyendo que no tenía ni la mas mínima oportunidad de hacerse con el corazón de su amiga, porque obviamente de ella quería absolutamente todo.

Como buen caballero obedeció a la tregua que su dama pedía. Respiró profundo, queriendo robarse el aroma ajeno para sobrevivir cuando la distancia entre ambos fuese irremediable. Dolió que lo apartara de ella y sin comprender lo que Nina intentaba explicarle, la vio separarse por completo y darle la espalda… ¡No entendía qué sucedía! Dudaba que fuera indignación por lo que sus manos habían estado a punto de hacer pero entonces… ¿qué la había hecho cambiar de parecer? Una mala idea le vino a la cabeza, probablemente la peor de todas… y solo de pensarlo algo en su interior se rompió. Si ahora, en recién estrenado año le decía que tenía a otro hombre en su vida, no lo iba a resistir…

Desesperado por entender se sentó también sobre la cama, aprovechó de quitarse el saco que en esos momentos lo hacía sentir encarcelado y lo lanzó frustrado al suelo. ¡Dilo ya! exigió en sus pensamientos, queriendo que la agonía de la incertidumbre terminara de una vez por todas pero… lo que a continuación presenció, lo dejó atónito, sin palabras. Congelado.

Nada lo habría preparado para las cicatrices…

Por segundos dejó de respirar, casi fue como si su alma verdaderamente se hubiese ausentado de su cuerpo hasta que tras repetir en su cabeza las palabras de Rada una y otra vez, Ardghal entendió qué sucedía. Los labios del mago se abrieron sin saber qué decir, sus manos… se hicieron puño arrugando la tela que cubría la cama… No podía, sencillamente no podía entender cómo es que un secreto tan cruel y de esa magnitud pasó desapercibido por tanto tiempo, a pesar de tenerlo siempre frente a sus ojos… Miserable, así se sintió. Que ingenuo había sido, creyendo que conocía lo suficiente a Nina como para caminar a su lado y hacerla sentir protegida.

Eres un imbécil Ardghal.

No había otro modo de explicarlo. Quiso apartar la vista porque cada cicatriz en la espalda femenina le dolía y él, era un fracaso a la hora de enfrentarse al sufrimiento, y sin embargo –y para su propia sorpresa– consiguió mantener la vista en alto. Por supuesto que la quería pero sería falso afirmar que nada había cambiado a partir de la verdad revelada. ¿Qué debía hacer entonces? ¿Qué haría la próxima vez que hubiese luna llena…?

Temor, dudas, fortaleza… Sentimiento que se instalaron en Cahir quien furioso consigo mismo y con la vida –y con la mujer de la que estaba enamorado– levantó un brazo hacia la licántropo, tocó la más extensa de sus cicatrices con las yemas de los dedos, mientras sus labios se apretaban obligándose a callar el dolor que por variadas razones lo aturdía. Él no era fuerte, se reconocía débil aunque pocos lo notaran, lástima que justamente ella formara parte de los que sí lo sabían, quizá por eso… se ocultó de él. Porque lo veía derrumbándose.

Pero así como la fragilidad era parte innegable de él, también lo era la capacidad de reconstruirse a sí mismo de las cenizas. Por algo seguía con vida a pesar de su soledad y sonrió, sonrió a pesar de todo porque nadie mejor que él sabía que eso cambiaría. Ya no estaría solo. Porque ella también lo quería…

Nina…– de rodillas se puso y por la espalda la rodeó, fuerte con los dos brazos –Iré contigo. Te seguiré a donde sea. Bajo la luna si es necesario.– afirmó desde lo más profundo de su ser. Y la apretó aún más, queriendo ser uno con ella… –Correré para alcanzarte si es necesario… Así que por favor, mírame…– fue una súplica, porque ahora sabía que lejos de sus ojos moriría.

Sin pensarlo más la liberó de sus brazos, aunque ahora sabía que en cualquier momento ella podría haberlo apartado sin esfuerzo. Hacia su costado se movió para facilitarle el que le cumpliera su último deseo, mas no quiso quedar simplemente a la espera, con un brazo sobre la cama y el otro sujetándose de uno de los hombros descubiertos de la chica se inclinó a rozar sus labios –Feliz año nuevo Nina– ¿era realmente feliz? ¡claro que sí! No imaginaba una mejor manera de empezar el calendario y con esmero quiso hacérselo sentir, fundiendo sus almas con un profundo beso cargado de pasión. Esa noche su vida cambió drásticamente, ¿para bien? ¿para mal? Juntos lo descubrirían…



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Mar Nov 03, 2015 8:18 pm

El silencio en la habitación la estaba matando, pero la cobardía le ganó a sus deseos masoquistas, así que no miró a Taggart mientras esperaba su veredicto. Encontrarse así de expuesta en una sociedad donde sabía que los suyos no se veían bien, era doloroso. La manada la había protegido de ese sentimiento en sus años anteriores, para no odiar lo que era por naturaleza. Pero ellos no estaban con ella ni cerca en esos momentos y nadie podía defenderla del dolor infinito que representaría el ser rechazada por alguien que en algún momento la había querido, o creído querer.

Porque ella estaba casi segura, con su pesimismo en alto, de que el secretario no iba a quererla en su vida ahora que conocía la realidad de su existencia. ¿Cómo podía quererla en primer lugar si apenas la conocía? Tal vez ya no tendría que ocultarle qué trabajos hacía para vivir, los únicos donde la aceptaban y no precisamente por su inteligencia o por su rostro, sino por ser capaz de partirle la nariz a quien se le cruzara en frente.

Sus latidos se detuvieron de golpe cuando un dedo de la mano contraria se posó en su espalda. La electricidad volvió a correr en ella pero no fue un sentimiento agradable. Cahir no sería capaz de humillarla por su condición, o eso quería creer. Pero el tenso silencio del hombre no le traía buenos presagios—. Ardghal —lo llamó ya sin sentirse merecedora de usar el apodo que ella misma le había generado, justo en el momento en que él también mencionó su nombre. ¡Por fin le hablaba! Ah, ¿Pero también la abrazaba? Confundida con la situación no opuso resistencia alguna al cálido gesto.

Algo en su pecho vibró en esos momentos y percibió un conocido sentimiento en su nariz y garganta. ¡No, no podía llorar ahora! Si lo hacía no iba a poder detenerse. Pero él estaba hablando, más de la cuenta incluso, prometiéndole cosas y trayéndo la luz a su vida que se había vuelto por unos minutos infinitamente gris. ¡Quería mirarlo! Más estaba segura de que apenas lo viera iba a comenzar a llorar como si el mundo estuviera en su final.

Taggart era demasiado bueno para ella, no se lo merecía. Por eso cuando se tomó de su hombro y lo vio justo a su lado, no pudo reprimirse mucho más. La última frase que él le dedicó antes de irse contra sus labios rompió toda su fortaleza, y tal como había creído, mientras correspondía con intensidad a la calidez contraria, sus ojos se derramaron en dos sendos torrentes.  Las gotas bajaban por sus mejillas como si fueran cascadas y los sollozos nacían en su pecho y se callaban en la boca del hombre que ahora por culpa de ella tenía sabor salino.

Se separó a duras penas, sin poder volver en sí misma y se cubrió los ojos con uno de sus brazos mientras lloraba tan fuerte como si fuera una niña. Con esa tristeza desgarradora de las primeras decepciones aunque este no era el primer dolor en su vida. No sabía si lloraba por el estrés que había tenido esperando el odio ajeno, si era de alivio, felicidad o angustia por no poder ser una chica normal para un mago como él—. Gha-ghaly… Ghaly —repitió una y otra vez entre sollozos—. L-lo siento tanto —se disculpó a pesar de que nunca antes se había culpado a ella misma por ser lo que era.

Cuando pudo calmarse un poco intentó limpiarse el rostro que era un completo desastre por el torbellino emocional en que se encontraba y se acomodó sobre la cama para darle un apretado abrazo, cuidando claro de no romperlo—. Jamás voy a hacerte daño, lo prometo… No, ¡Lo juro! —susurró todavía gimoteando, estaba segura de que quería mostrarle todas sus facetas a Ardghal pero comenzaba a tener sus dudas de cuan sano era hacerle ver todo de golpe. Seguro el pobre se encontraba ya más que confundido y abrumado. En movimientos lentos frotó su húmeda mejilla contra la de él y luego depositó un nuevo beso en sus labios—. Tengo sabor a sal —murmuró y una ligera risa, algo apagada, salió de sus labios. ¿Era este realmente un Feliz Año Nuevo? Esperaba al menos que no fuera el inicio de la agonía. Pero por él estaba dispuesta a soportar todo lo que se viniera.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Miér Nov 18, 2015 5:19 pm

Besarla fue hermoso y doloroso a la vez, porque a raíz de ese desesperado contacto las lágrimas de la bruja se hicieron presentes y… él no quería hacerla llorar. Que mal estaba saliendo todo, deseaba verla feliz y lo que conseguí parecía ser exactamente lo contrario, ¿sino por qué Nina lloraba con tanto desconsuelo? Ardghal se entristeció irremediablemente mas no se rindió, no quería caer, no ahora que por fin había expuesto su corazón a la mejor amiga que tenía en la vida. Ansiaba ser más que eso, ambos lo necesitaban.

Habría preferido no tener que separarse de Varshavsky pero entendía que ella requería un poco de espacio para lidiar con sus sentimientos. Por eso aceptó la distancia aunque fue evidente que a ambos les costó liberar los labios del otro. Pero ella seguía llorando crudamente y nada podía atormentar más al mago que la observaba sin moverse de su lugar. Se sentía impotente, la rabia empezaba a tomar forma en su interior y sus manos fueron las primeras en notarlo, afortunadamente para él la voz de Nina llamándolo como de costumbre lo salvó de ceder por completo a ese sentimiento porque… aún no era el momento.

Antes le había dejado mal sabor el que usara Ardghal para nombrarlo, por lo que volver al apodo afectuoso fue para él una buena señal. ¿Pero por qué se disculpaba?! ¡No había necesidad! Por mucho que doliera ella estaba en todo su derecho de guardarse el secreto, el secretario debía agradecer que se lo compartiera. –Lo sé Nina, no temo a eso…– le aseguró cuando por voluntad propia la bruja volvió a apegarse a él, era la primera vez que lo abrazaba de esa manera… y con gusto la atrapó también con sus brazos. Sí se había tensado el primer segundo, pero fue por la sorpresa del movimiento y no porque temiera ser lastimado. Nina nunca lo había lastimado, eso probaba lo controlada que tenía su fuerza así que no había razones para pensar que a futuro fallaría. A su mente vino el momento en que al ir tomados de la mano él experimentó más presión de la habitual, ahora entendía el por qué. No había problema, a algo como eso podía acostumbrarse.

La caricia en su mejilla le hizo estremecerse y cerrar los ojos, no era la primera vez que su amiga le daba esa clase de caricia y esperaba que no fuese la última porque lo sentía como un abrazo directo a su alma agitada por todo lo que acababa de descubrir y comprender. El beso que siguió a ese gesto consiguió calmarlo casi por completo, pues aunque fue breve, lo percibió luminoso. –Si te incomoda podemos remediarlo…– dijo feliz de verla sonreír aunque fuese con más debilidad que fuerza.

Buscó aferrarse a la mirada de la rusa porque lo que su cuerpo y alma aún querían hacer con ella requería aprobación. –¿Puedo?– pidió permiso suavemente, poniendo de nuevo sus labios sobre los ajenos, acariciándolos con cuidado. Su mano izquierda tomó el cuello de la chica y desde ahí su índice fue marcando una línea que no llegó muy lejos ya que no tardó en chocar con el tirante de la ropa interior de Nina. Quería quitarle todo, tenerla desnuda y amarla de una vez por todas. Ahora que se sabía correspondido no había necesidad de reprimirse, no cuando ambos habían manifestado en voz alta el deseo de permanecer juntos y avanzar sin importar las consecuencias.

Al tirante enganchó el índice y sin decir nada mas ladeó el rostro para acomodar los labios sobre el oído de su querida amiga. Para conseguirlo primero tuvo que remover el cabello que le impedía el paso pero lo hizo con el rostro. La sensación de su peinado le causaba cosquillas sobre la piel así que una inesperada risa se le escapó antes de apoderarse propiamente del oído femenino. Sobre el dio un par de marcados besos, seguidos de unos más suaves. –Dime que puedo entrar…– susurró cuando pausó las caricias. Quería hundirse por completo en ella, en su calidez y en su corazón, en cada rincón de su ser y nunca salir.



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Lun Nov 30, 2015 7:38 am

Saber que el mago no temía que ella lo dañara le hizo sentir diversas cosas, por un lado se encontraba feliz con la confianza del hombre y por el otro temía traicionar la dulce imagen que él podía tener de ella. Quería que la viera como era realmente, y eso aseguraba también que él tenía que saber que no se encontraba precisamente avergonzada de lo que era, por muy difícil que pareciera el asunto cuando tenía que enfrentarse con el prejuicioso mundo de afuera.

Compartir caricias fue necesario así que Rada hizo lo que creyó correcto, ya estaba por mucho más calmada luego de su llanto desconsolado, sentir la voz casi feliz del hombre fue un alivio para ella, una risa casi nerviosa nació en ella al escucharlo preguntar contra sus labios si podía unirse a ellos. ¿O le preguntaba por otra cosa?—. Claro que puedes… siempre has podido —murmuró rozando la suavidad de la boca ajena, la mano que se posó en su cuello la hizo temblar de gusto y cuando él tocó el tirante de la ropa interior la temperatura pareció subir para ella. Estaba casi desnuda, al menos en la parte superior, y no se sentía precisamente cohibida ahora que se sabía aceptaba por él con todo y cicatrices.  

Pero no contento con eso Cahir se acercó nuevamente a uno de sus puntos sensibles. Cuando lo sintió reír en su oído se estremeció y fue peor cuando él comenzó a besarla en ese punto, pues los suspiros de la chica fueron subiendo de volumen a causa de las sensaciones placenteras que la recorrían desde ese punto—. Entra… Por favor —pidió sabiendo que iba a encenderla si seguía con las caricias en ese lugar. Cerró los ojos sintiendo la tensión sobre su hombro derecho como una muda invitación a la que ella no se pensaba negar.

Una de sus manos buscó la que el hombre tenía libre. Por unos segundos se aferró a sus dedos con gusto pero finalmente los encaminó sobre su pecho, allí justo sobre la curva que protegía su corazón—. Y también puedes tocar… No tienes que pedir permiso, es tuyo… —apegó sus labios al costado del rostro de Taggart, el que tenía disponible por la posición que él había tomado, y repartió una lenta lamida, como si eso fuera a tranquilizar su estado nervioso en esos momentos, porque acababa de ofrecerse al menos de palabra y estaba segura de que no se arrepentía lo que era todavía más perturbador que decirle que practicamente era suya cuando apenas acababan de revelar lo que sentían.

Con la mano todavía ubicada sobre la de él, lo presionó contra la prenda que precariamente la cubría. Si él quería quitarla del camino o simplemente bajarla ella no se iba a quejar. Su otra mano se apoyó en uno de los muslos del mago y comenzó a subir por el mismo hasta llegar a su vientre, allí donde presionó y jaló de la camisa que lo cubría. ¿Tendría que pedir permiso ella o podía simplemente incursionar por el espacio que quedaba entre los botones?—. Ghaly... Tienes mucha... —se quejo por el exceso de ropa y algunos de sus dedos decidieron hacer la prueba, valientes y perversos, deseosos de tocar un poco más del Ardghal y fundirse con él hasta donde se pudiera, se introdujeron en el espacio entre los botones de abajo, rozando la piel con las yemas y disfrutando como si fuera una conquistadora del casi inocente contacto.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Dom Dic 06, 2015 6:10 am

Siempre sonaba perfecto viniendo de ella. El asombro de saberse no solo aceptado sino que deseado desde hace tiempo todavía no desaparecía de Ardghal, costaba creer que dentro de lo posible, las cosas repentinamente lucían demasiado buenas para ellos dos. Pero no iba a torturarse pensando en la tormenta que siempre se alternaba con los tiempos de paz, no había nada de malo en ser simple y sencillamente feliz. Estaba seguro de poder contra el océano mismo en esos instantes. ¿Y que tal contra una mujer de fuerza superior a la humana? Significaba eso que Varshavsky gustaba de amantes que ofrecieran una extenuante guerra? Imaginarla con otros no le simpatizó, mas no se fue hacia el lado gris de la vida, sino que se propuso ser el mejor en la historia de la señorita. Por eso entró en su oído con rudeza,  mezclando la húmeda invasión con mordidas nada tímidas.

Encontrarse con los dedos de la bruja ésta vez fue diferente, a cada segundo la sentía más suya y empezar por sus dedos le gustó, lo que no imaginó fue que lo guiaría directo a su pecho, mucho menos que en voz alta le haría saber que podía tocarla cuando le apeteciera. Eso fue como la cereza del pastel, una que no dudó en saborear sin restricciones. El que sus deseos se dispararan en todas las direcciones de su cuerpo fue culpa de la atrevida lamida que Nina dio en la mejilla del mago. Todas esas señales en conjunto aclararon la sospecha que de antes ya tenía, esa que le susurraba que la chica necesitaba un trato quizá más agresivo para sentirse suficientemente amada. Y solo había un modo de averiguar si realmente él tenía lo necesario para satisfacerla.

¿Ropa?– completó la frase, desprendiéndose agitado del oído ya no tan ajeno. –Yo también quiero sentirte…– susurró antes de separarse por completo y, con la rapidez adquirida por una acción de rutina, se desabotonó la camisa. La tiró al suelo sin cuidado alguno y con una rodilla apoyada sobre la cama –entre las piernas de ella– se inclinó para probarle de nuevo los labios, pero también la lengua. Por instinto su mano izquierda reclamó poder sobre el rostro de la extranjera, tomándole de un punto intermedio entre la mejilla y el cuello para obtener algo más de firmeza al besarla. La mano derecha del hombre se dispuso a deshacerse de otro poco de la formalidad que siempre llevaba encima, quitándose el cinto e incluso abriendo el pantalón casi en su totalidad. Si estaba dando imagen de urgido no le preocupó, simple y sencillamente esa noche lo daría todo.

Lo que hoy me has dicho no lo olvidaré Nina.– avisó pausando los besos y liberando el rostro de la chica que sin saber había cambiado todo el mundo que el mago hasta entonces conocía. –Sé que tu tampoco olvidarás que quiero estar a tu lado…– añadió sonriendo casi sobre sus labios. Se permitió entonces pasar las manos hacia la espalda de ella para soltar el broche de su ropa interior. No tuvo ni un mínimo de problema para hacerlo y de inmediato deslizó los tirantes, arrojando lejos la prenda. Tener tan cerca y a disposición las curvas de Varshavsky le hizo sentir arder la piel y tras observarle extasiado, buscó su mirada, sonriendo con encanto.

No había por qué esperar más, buscó sus muñecas y le sujetó con fuerza. Ya había subido también la otra pierna a la cama y entonces empujó el cuerpo de ella con el suyo, rápido y quizá brusco contra la cama. En el proceso le había hecho alzar las manos de modo que quedaran por encima de sus cabezas, así que nada le impidió presionarse desesperadamente contra los pechos de la bruja. Un suspiro de gusto se escuchó en cuanto el espacio entre ambos desapareció, y con un ir y venir comenzó a restregarse sobre Nina. Aún había tela estorbando entre las piernas de ambos pero eso no le impidió apegarse a ella más abajo. Quería más de su boca pero también tenía curiosidad por escuchar algo de la voz femenina o bien, deleitarse con su respiración. –Tu lengua…– "pidió" ya con la respiración desordenada pero con los ojos atentos a cualquier cambio en la expresión de Nina. Y bueno, por instantes bajaba también a mirar cómo sus cuerpos se embarraban.



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Dom Dic 13, 2015 3:22 am

El ingreso poco suave que hizo Cahir en su oído fue suficiente para hacerla gemir, lástima que no fue todo de disfrute. No lo había percibido antes haciendo movimientos tan duros y las mordidas tampoco le fueron indiferentes mientras sentía los estremecimientos naciendo en su espalda baja y esparciéndose por el resto de su cuerpo.

Verlo quitarse la camisa pudo con sus facultades mentales y si no se quedó admirándolo como si fuera una obra divina fue porque él le reclamó los labios. Nina se apoyó en la mano de él haciendo que su lengua correspondiera también al ataque contrario que por segundos pareció más una guerra ardua que un beso tranquilo. Y claro que no se podía quejar. El ser tocada por él y además percibir que seguía quitándose la ropa la puso en estado de necesidad mayor que antes.

Distraída lo escuchó y asintió sonriente—. No lo voy a olvidar —imposible que su mente perdiera el recuerdo de las hermosas palabras que él le había dedicado instantes atrás, declarándole que la seguiría a donde fuera. Pronto sintió como si la hubieran liberado de una prisión, su pecho al menos, y la sonrisa le sobrevino al verse ya del todo desnuda, al menos desde la mitad de su cuerpo. Desde esa posición Taggart podría ver incluso la cicatriz que cruzaba su seno izquierdo pero él realmente no parecía molestarse con la visión. De hecho hasta lo sentía… ¿Emocionado? No podía definir la expresión.

Iba a decirle algo pero él la tomó con más fuerza de la que acostumbraba. El movimiento fue algo bruto y aunque a claras luces no alcanzaba para dañarla si la sorprendió. ¿Qué ocurría exactamente con él? Confundida lo dejó hacer mientras él le mantenía las manos en alto y cuando se frotó contra ella con más descaro unos sonidos que nada de sanos tenían, salieron danzando por sus labios. Podía sentir sobre su piel la calidez del mago, e incluso le agradó el modo en que el vello de la parte superior del pecho de él parecía arañarla con suavidad. ¿Había dicho ya cuanto le gustaba incluso la barba y el bigote del hombre? porque hasta tocarlo con los dedos se le hacía agradable.

Su respiración se agitó a causa de los movimientos de él contra su cuerpo completo, pero todavía sentía dudas sobre lo ocurrido con anterioridad, antes de aceptar su petición de la lengua trató de concentrarse pero era sumamente difícil así—. Ghaly yo… yo te quiero por lo que eres… ¿Entiendes eso? —preguntó y una de sus manos hizo fuerza hasta liberarse de la de él. Cahir jamás la había tratado con rudeza y eso le gustaba, estaba acostumbrada a que otros la vieran casi como si fuera un miembro masculino más de la manada, pero el secretario sobre ella siempre había sido dulce y todo un caballero—. No tienes que cambiar por mí… Me sentiré culpable —confesó y la mano que había liberado se apoyó en una caricia sobre la mejilla de él. Le sonrió divertida pues enojada no estaba, solo ligeramente pasmada por todo lo ocurrido en las últimas horas.

Soy una chica, casi normal. No necesito que me trates como un vaso frágil pero tampoco que me golpees como una puerta —comentó y la mano que había apoyado en la mejilla contraria la llevó hasta la boca de él y con el pulgar se aventuró a abrir la misma—. Me encantan las caricias en el oído pero no necesitas ser bruto para hacerme derretir —se explicó con más detalle y solo entonces subió el rostro para tomar su boca. No quitó el dedo en primera instancia, solo cuando sumó su lengua y lo invadió con descaro movió la mano para abrazarlo por la espalda y tocarlo con firmeza sobre la misma aunque no para hacerle daño, quería que él supiera que ella estaba allí, contra él.

Y que variadas partes de su cuerpo lo necesitaban solo a él. Su cadera no tardó en comenzar a moverse también, una lenta danza, cual si estuviera bailando, para colisionar con la figura que tenía recargada justo en el medio de ella. Su peso no le molestaba, de hecho adoraba poder sentirlo por completo y pronto fueron suspiros los que dejó salir contra la cavidad de Ardghal. Su mano en vez de subir bajó y de un movimiento casi juguetón apretó el trasero del hombre por sobre la ropa, aunque encontró luego el modo de colarse entre la misma, gracias a que él la había soltado y cuando tuvo la piel a disposición las caricias siguieron mientras buscaba el lugar que prefería para acomodarse—. Ghaly, quiero más... —pidió entre besos, impaciente porque el se moviera y rogando por no haberlo espantado con sus palabras. Ya había fracasado manteniendo la calidez de la noche al mostrarle quien era y luego llorando.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Ardghal C. Taggart el Mar Ene 05, 2016 7:20 pm

Entendió que su petición no sería atendida, no inmediatamente, pudo verlo en sus ojos, y sus labios de alguna forma se las ingeniaron para dárselo a entender incluso antes de que soltaran palabras. ¿Lo dicho significaba que no aprobaba la entonación recién adoptada? Sí, eso era y sin decir todavía nada levantó la vista en cuanto sintió que Nina se libraba de su agarre. –Yo no… he cambiado.– la caricia sobre la mejilla lo estremeció, tanto que las explicaciones subieron a alguna nube y arriba se quedaron. De cualquier forma… ¿cómo se suponía que iba a explicarle que… una parte de él en realidad sí era así?

Perdóname, no fue sensato de mi parte– dijo antes de que un curioso pulgar abordara su boca. Esa pequeña acción no ayudó a que su impaciencia se durmiera, en cuanto a sentimientos ya habían aclarado varios puntos, pero la bruja seguía sin notar los poderosos efectos que tenía sobre el secretario. Si quería sumirlo en desesperación lo estaba consiguiendo. –¿Derretir? Explícame cómo es eso…– pidió suavemente, recibiendo con profundidad los labios ajenos, saboreando hasta la temperatura que percibía a través de los besos y también de la lengua que con desenfreno lo llenó. Ese era el perfecto inicio de año, del caos del evento ya se había olvidado por completo.

Solo de una de sus manos había escapado Varshavsky, la que él todavía retenía por la muñeca no tardó en ser liberada y en lugar de presionarla acomodó su palma sobre la contraria, entrelazando intensamente los dedos con los de ella. Tenía dudas sobre cómo actuar exactamente para complacerla sin arruinar las cosas en el proceso, por eso retomó con lentitud el movimiento contra las curvas de la dama pero… ¿a quién iba a engañar? ir con calma cuando tanto había añorado poder sentir la piel de la rusa era imposible. Bien, dejaría que el ritmo de su lengua lo guiara, su lengua y sus manos que mil sueños le habían provocado.

Sueños que sorpresivamente sonaban a poco ahora que lo vivía de verdad. La diferencia era abismal. Podía sentir ya la tensión entre las piernas, más de lo que podía calificarse de decente considerando que acababa de exponer sus sentimientos a la chica, pero la culpa no le pertenecía. No podía esperar que su cuerpo pareciera dormido mientras ella movía con encanto la cadera debajo de él y el placer que eso le provocó salió a relucir en fuertes pero dispersas mordidas a la lengua que lo invadía. Ni cuenta se dio de en qué momento había cerrado los ojos pero con sorpresa los abrió al experimentar el primer apretón más allá de la espalda. Y cuando fueron los dedos femeninos los que lo alcanzaron en el mismo punto, le quedó claro que si no la hacía enteramente suya esa noche iba a morir.

No eres la única…– confesó agitado, aunque su cuerpo ya lo había delatado mucho antes. Le mordió con ansias el inferior antes de hacer espacio para volver a hablar. Cada vez que ponía sus ojos sobre los opuestos el corazón se le aceleraba otro poco, y no lo culpaba, cualquiera querría mudarse al interior de esa hermosa mujer.

A los labios de Nina se apegó, tuvo que abandonar los dedos a los cuales se había estado aferrando pero era necesario para poder complacerse mutuamente. Con esa mano –y sin parar de devorarle la boca– se deslizó el pantalón hasta donde alcanzó y, con algo más de dificultad también la ropa interior. El brazo contrario lo usó para apoyarse sobre la cama. –Ayúdame y… te ayudo.– pidió con voz entrecortada, luego vino a él una risa quizá nerviosa. Sin pensar en si realmente era eso a lo que la bruja se refería llevó los dedos hacia el borde de su pantalón mas no se enganchó únicamente a esa prenda, sino también a la que vestía debajo. Y dio un tirón juguetón. ¿Y si él de nuevo estaba equivocado? Era algo tarde para decidir si iba rápido o no, ya estaba casi totalmente expuesto a los ojos de la mujer que lo volvía loco y además… no quería detenerse. Tomo entonces el riesgo de frotarse tal cual estaba contra el centro de ella, su mano apretaba la cadera donde antes había jalado la ropa, y su lengua… esa fue por el oído que no había recorrido. Tal vez quería esconderse del posible rechazo.



How:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Nina R. Varshavsky el Vie Ene 15, 2016 5:36 pm

La explicación que le quedó debiendo pareció morir en la boca del mago. Tenía claro que debía responderle pero las ansias por devorar sus labios eran mayores y así se lo demostró sin dejar mucho espacio para respiraciones, aunque esa misma ansiedad era la que tenía su respiración más que agitada. Entrelazar los dedos con los de él la hizo más que feliz y esa mano apretó como si estuviera dejando claro que si podían ser uno si lo querían.

Aunque le provocó algo de dolor las mordidas a su lengua, el mismo movimiento terminó por gustarle. Disfrutar del trato rudo iba en todo lo contrario a lo que le había mencionado previamente, pero no es que ella le disgustara tener a un hombre, fuerte, sino que no quería exigirle más de la cuenta. La idea de que a él le gustara ese tipo de rudeza apenas se comenzaba a formar en su mente. Y saber que no era la única deseosa de continuar fue suficiente para hacerle ver que no había nada que les impidiera quererse de ese modo.

La mordida en el labio pareció despertar con más fuerza su propia necesidad, y agitada como estaba se dedicó a saborear la boca contraria con todo menos calma mientras él se movía aunque en principio le costó identificar qué hacía. Claro, la ropa que restaba. Su corazón se aceleró en ese momento, y no por inseguridad, quería verlo ya y cuando él le pidió ayuda ella rio ligeramente nerviosa sabiendo que le tocaba su turno, que resultó acompañar la risa de él—. ¿Cómo te ayudo cuando estás encima? —preguntó mientras su mente meditaba y con uno de sus pies buscó terminar de enviar lejos la ropa que él se había bajado.

Claro que su vista se distrajo más de la cuenta al mirar entre ellos y se quedó sin aliento unos segundos. No era una adolescente pero de solo mirar seguro podía sonrojarse, lo acababa de comprobar. Quedar expuesta a la presencia masculina tampoco fue bueno para su salud mental y con las mejillas hirviendo se quedó mirándolo hasta que él se atrevió a rozarse contra ella directamente y un evidente gemido escapó por los labios de la señorita al sentir el roce—. G-Ghaly… que cruel —le dijo sin poder contenerse y cerró los ojos mientras respiraba con fuerza a causa de las sensaciones que él lo provocaba con ese pequeño pero significativo movimiento.

Su otro oído fue pronto atacado y ella se aferró a la espalda de él con ambas manos, como si quisiera mantenerlo apegado a ella. Cuando lo tuvo bien sostenido—. E-espera... —pidió aunque fue solo para acomodarse ella y cuando ya encontró justamente el punto se dio cuenta de que las prendas que él no había terminado de quitar le impedían moverse tan a gusto como quería—. Creo que pronto entenderás el concepto de hacerme derretir… —murmuró aunque él no la miraba, y con todo el sufrimiento que podía contener se removió bajo él, incorporándose a medias y deteniendo por lo mismo el movimiento de Cahir para poder arrancarse de una vez el pantalón de las piernas.

Ya casi, ya casi —murmuró y cuando estuvo libre al fin volvió a dejarse caer entre risas sobre la colcha. Buscó la mirada del hombre y le sonrió azorada, sus piernas ahora con posibilidad de movimiento se abrieron bajo él y se acomodaron alrededor de las caderas contrarias. Si iba a sentirlo quería que fuera tan intenso como fuese posible. Y mientras lo miraba comenzó a moverse ella otra vez, siguiendo con el curso que él había planteado en principio, aunque ahora con el nuevo escenario que formaban sus piernas podía sentirlo más todavía y jadeantes sonidos fue lo que dejó escuchar—. Ghaly, ahora sí… mueve —pidió con la respiración agobiada y cerró los ojos, ligeramente avergonzada, tratando de grabarse la dureza de él contra su zona sensible. Claro que era un martirio para ella misma, podía sentir la tensión en su centro, que ya demostraba con su humedad que necesitaba algo que ni de broma podría pedir en voz alta porque no soportaría mirar al hombre a la cara después de que su rostro se volviera rojo sangre.




forever:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Licántropos

Volver arriba Ir abajo

Re: ... And a Happy New Year ☾ Private [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales