JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Innocent ♦ Private {Flashback}

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Jue Ago 13, 2015 5:09 pm

This innocence is brilliant I hope that it will stay
This moment is perfect please don't go away
— Avril Lavigne

12 de Diciembre, 2000

Había cumplido la mayoría de edad en septiembre de ese año. Y a pesar de que apenas tenía 21 años, ya llevaba un año trabajando en el departamento de criaturas mágicas y con buenos resultados. Su lucha eso si, por las libertades de los elfos domésticos todavía no estaba ni cerca de concluir pero con que lograra poner al menos la primera piedra se sentiría bien, sabría que había sido de ayuda para los que no tenían quien velara por sus derechos pues parecían invisibles de momento para la sociedad mágica.

Seguía viviendo en la casa de sus padres, por eso cuando llegó luego de un largo día de trabajo se apareció en las cercanías de la zona muggle, todos los días hacía ese recorrido caminando para no levantar sospechas de los vecinos. Al llegar a la puerta utilizó una llave que había modificado ella misma para que sirviera tanto para abrir como para quitar los encantamientos de protección sin llamar la atención, y es que luego de la guerra pasada se había vuelto una maniática de la seguridad… Nadie podía culparla. En cinco meses se cumplirían tres años de lo ocurrido y tanto las pérdidas como las heridas seguían vivas en la memoria colectiva. A veces despertaba con el dolor en su brazo...

¿Y las cosas buenas? Una sonrisa se elevó en su rostro mientras miraba el lugar donde había vivido toda su vida y supo que no todo había terminado tan mal. Aparte de que el bien triunfara ese día, también había descubierto que lo que sentía por Ronald era correspondido y desde entonces no se habían separado… Peleas tenían, claro, como que hace unos meses a él se le había ocurrido pedirle matrimonio y ella, por supuesto, se había negado. Pero la reconciliación llegó poco tiempo después y el noviazgo se mantuvo.

Dejó sus cosas sobre uno de los sillones y su chaqueta en el respaldo de una silla. En la cocina encontró un papel de parte de su madre que señalaba que habían sido invitados a cenar donde unos antiguos conocidos y que no llegarían hasta el día siguiente. La cena para la chica estaba bien guardada en el congelador y aunque no tenía hambre decidió que la prepararía. En eso estaba cuando sintió la puerta sonar, tal vez sus padres habían olvidado algo, así que rápido se dirigió a abrir y saludar—. ¿Les faltó al... Ronald!? —la sorpresa fue mayúscula al verificar que el cabello anaranjado de su amigo y novio estaba al otro lado de la puerta y como solía sucederle últimamente cuando lo veía a solas, los nervios se apoderaron de ella unos segundos.

Ella se había acostumbrado largos años a tratarlo solo como un amigo... Incluso si sus sentimientos rezaban a claras luces lo contrario. El hecho de saludarlo con un beso o similar ya representaba un reto para ella, y aunque lo disfrutaba pues lo había soñado cientos de veces en años pasados, seguía sintiéndose algo torpe en el asunto—. ¿Qué haces aquí? ¿Todo bien? Mis padres salieron —avisó antes de abrir ya del todo la entrada para ver si quería pasar. Su mano seguía sosteniendo la perilla de la puerta pues le ayudaba a recordar el mantenerse centrada.



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Miér Sep 09, 2015 4:14 pm

Ya se había adaptado de nuevo al ritmo que exigía fungir como auror, ya no se quejaba por tener que levantar temprano o por el escaso tiempo libre que le dejaba el trabajo, aunque seguía sin gustarle del todo el tener que obedecer órdenes de algún otro auror con ego elevado, pero se abstenía de reclamar en la cara de su superior inmediato. Bueno, en realidad todavía se le escapaban más palabras de las debidas, pero había aprendido a ser ligeramente menos drástico al expresar su inconformidad. Lo que nunca cambiaba, era lo agotado que quedaba al final de la jornada, pero tenía sus maneras de arreglar las cansadas noches.

Teóricamente trabajar en las mismas instalaciones que su novia debería darle una que otra oportunidad de coincidir con ella en horas de trabajo, de comer juntos o de acompañarla en el regreso a casa, pero muy rara vez eso ocurría. Sus horarios no se combinaban para nada y a Ron no le quedaba más opción que resignarse y esperar “pacientemente” a que el momento para estar con Hermione se diera. O bien, crear personalmente la oportunidad. De ahí que esa noche no se dirigiera a su propia casa.

Hola– saludó a la castaña en cuanto abrió la puerta, sin poder reprimir una extensa sonrisa. Pero… ¿esperaba ella a alguien? Esa impresión le había dado después de escuchar las primeras palabras de Hermione. Su cabeza estuvo a punto de dar mil vueltas alrededor de esa incógnita, pero se detuvo para explicar su repentina visita a la casa muggle. Ya antes había estado ahí e incluso conocía ya a los padres de la chica y parecía no haber mayor problema con ellos, por eso se sentía con la confianza suficiente para ir y llamar a su puerta, aunque nunca imaginó que fuesen a estar ausentes.

Tus preguntas me hacen sentir no bienvenido– dijo medio en broma, pues la primera interrogante había sonado agresiva y la segunda… esa parecía más bien preocupada. –Vine a buscarte, creí que esa parte era obvia.– dijo sin perder el ánimo. Naturalmente aceptó la silenciosa invitación a pasar, ahora que sabía que la pareja Granger no se encontraba en casa, se sentía más relajado. Por un momento pausó su caminar cuando estuvo justo a un lado de la bruja, con la intención de saludarla debidamente con un beso pero ya sabía que esas demostraciones a ella le costaban, así que decidió esperar a que la puerta estuviese cerrada para evitar posibles miradas entrometidas de los vecinos muggles.

Últimamente no hemos tenido tiempo libre y ya me hacía falta verte. No solo verte, claro…– le habría gustado agregar que también le hacía falta tocarla, pero en ese instante no encontró palabras adecuadas para exponer esa parte de la idea, todas las versiones posibles sonaban mal interpretables y no quería hacerla enfadar. Mucho menos una bofetada por decir que estaba falto de contacto físico… ¿Pedía él demasiado? Estaba seguro de que no, nada de raro tenía el querer más abrazos y besos de tu pareja. Y si de ella no salían, entonces él los buscaría.

Lo cual efectivamente hizo, tomándole los labios a Hermione sin aviso en cuanto la puerta estuvo cerrada y ella dio vuelta. Se suponía que sería un sencillo beso que completara el saludo de minutos atrás, pero como en muchas otras ocasiones no pudo contenerse. El suave beso adoptó matices más intensos, parecía querer robarse el sabor de los contrarios para así poder sobrevivir en tiempos de escases. Apretó ansioso el labio inferior de la castaña y a los segundos una de sus manos fue a apoyarse sobre la madera de la puerta, consiguiendo firmeza para apegarse con mayor decisión a la boca que tanto le gustaba.

El aroma a comida llegó hasta su nariz pero ni siquiera eso consiguió que el pelirrojo se apartara de Hermione, ahora que sabía que los “suegros” estaban lejos podía tomarse su tiempo para cobrar atenciones y desde luego, también para consentir a su novia. Si se dejaba, claro.  


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Jue Sep 10, 2015 9:00 am

Sorprendida quedó en cuanto él mencionó no sentirse bienvenido, la mente de la chica fue directamente a repetir una y otra vez sus palabras hasta dar con la posible razón y luego suspiró debidamente mientras lo miraba—. Sabes que no es eso… —lo dejó pasar luego sin decir nada más. Mejor aferrarse a una puerta que esperar un saludo exageradamente afectuoso. Ni ella sabía lo que quería porque aunque a veces pensaba que estaba bien y sería lo normal que él la saludara como los novios que eran, en público, bien sabía que ella seguramente se volvería una estatua o terminaría al borde del colapso mental si sucedía.

¿Tendría que agradecer a Merlín por la teórica paciencia que le tenía el joven Weasley? Eso pensaba mientras cerraba la puerta, sus pasos iban a dirigirse hacia la sala para invitarlo a sentarse mientras ella seguía calentando la comida pero las palabras de él la detuvieron haciéndole sentir un vuelco en el pecho. ¿Había escuchado bien? ¿No solo verla? Se giró luego, con lentitud y la respuesta a sus dudas le llegó en cuanto se vio técnicamente acorralada contra la puerta de la casa de sus padres.

Su mente se nubló inevitablemente ante el contacto tan esperado pero que tenía la tendencia a aterrarla de algún modo. Bueno, miedo no era la palabra. Nervios sí, esos que podía sentir mientras sus mejillas tomaban un brillante color ante la presencia que le cerraba el paso. En principio todo iba tranquilo, y ella se sentía cómoda, lentamente comenzó a corresponder pero en cuanto el chico implantó la intensidad al momento ella no pudo seguirlo instantáneamente y su respiración fue obligada a agitarse. Hermione se sentía estremecer por algo tan simple como ese contacto que tenían en el momento. La posibilidad de dejarse llevar por el momento, bajar sus defensas y permitirse otras cosas; eran todo un reto para ella. Y es que su mente últimamente iba mucho más allá de lo que debía… La culpa la tenían las compañeras de trabajo que tenía.

Las había escuchado hablar, cientos de veces, de como hacían cosas con sus parejas y como iniciaba todo y ella en su inexperiencia había comenzado a temer. ¿Eso sería lo que quería Ronald de ella? Porque no estaba segura de poder dárselo por muy caluroso que se volviera el momento. Con el pecho agitado a más no poder y su respiración en similares circunstancias apoyó las manos sobre el torso ajeno marcando una pausa, una que ella necesitaba para no sentir que se derretía solo con verlo—. Es-espera… —pidió separándose unos milímetros, como podía, de la boca ajena. La comida, la comida se iba a quemar—. Dejé la cocina encendida y… —nerviosa como se encontraba su vista no fue capaz de sostener la energía de la contraria y la apartó, fallidamente.

Sus dientes se clavaron en el labio inferior, ese en el que Ronald se había esmerado, y al pensarlo dejó de hacer el gesto y se remitió a humedecerse brevemente porque sentía la garganta y la boca seca. Buscaba en su cabeza un espacio para la calma que no existía si lo tenía tan cerca—. También quería verte —le aseguró alzando la vista luego de unos segundos. Pero no tenía caso, al igual que no tenía sentido pensar que con algún tipo de meditación el color de su rostro podría apagarse, porque seguía tan vivo como antes.

Voy a la cocina —soltó de pronto. Huir, eso era lo único que le quedaba. Escapó por el lado contrario a donde Ron tenía su brazo apoyado y rápida se movió los pasos necesarios para terminar con las manos aferrándose a una de las estanterías de la otra habitación. Razonar. La mente en blanco. Cualquier cosa para poder sentir que era capaz de conversar con Ronald sin sentirse torpe en cada movimiento. Prefirió apagar la llama de la cocina, ya resignada a no comer todavía, pero quedó ahí, sin decidirse a moverse ahora que tenía más claro que antes lo que significaba estar solos en casa.



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Lun Sep 21, 2015 5:24 pm

¿Esperar? ¡Nooo! ¿Por qué?! Ahh… lo peor fue que obedientemente se detuvo, resignándose a hacer a un lado lo interesante que había sido tener las manos contrarias sobre el torso. ¿Había hecho mal en cruzar esa primera línea a besos? No, estaba seguro que no, porque… ella también lo había disfrutado, ¿no? La había sentido. Sí, no iba mal el asunto entre los dos, quizá si aguantaba otro poco Hermione lo buscaría en una tonalidad como la recién experimentada. ¿Desde cuándo era Ron tan optimista? Desde que se había decidido a esmerarse para conseguir el de parte dela castaña, bastante había servido el ser rechazado en su primer propuesta de matrimonio. ¿En qué había estado pensando él en ese entonces? Había madurado –al menos un poco– desde ese entonces, pero algunas cosas también se  habían hecho más potentes con el tiempo, no solo sus sentimientos por ella.

Literalmente la dejó escapar sin siquiera quejarse, recordar la huida de su mirada y lo genial que se había sentido al ser correspondido aunque fuera por poco tiempo bastaban para hacerle conservar la sonrisa. ¿Cómo no iba  a sonreír si una parte de él todavía desvariaba con los labios de la chica? –Bien, es bueno saberlo.– comentó al saberse en los pensamientos de su novia, triste habría sido escuchar lo contrario o alguna otra cosa que dejara en evidencia que ni un poco se había acordado de él. Carraspeó llevándose el puño cerca de la boca y luego ya se separó de la puerta. La había seguido visualmente con exceso de atención en su contorno, ¿para qué negar que inquieto se relamía los labios cuando tenía oportunidad de disfrutarla en ese sentido?

Uhm… ¿Qué tal el trabajo?– preguntó curioso en voz alta para que alcanzara a escucharlo, impidiendo que el silencio se instalara entre los dos y claro, se sentó de golpe en uno de los sillones sin preocuparse de haber sido invitado o no  a tomar asiento. ¡Ah! Pero, como buen Weasley, no pudo quedarse quieto no cinco minutos. Tan rápido como se sentó, se puso de pie y directo fue a buscar a su chica a la cocina. Parecía pensativa, ¿pero qué exactamente cruzaría por su mente? Imposible de saber, pero ajeno como casi siempre a las preocupaciones de Granger, se paró a su lado para echar un vistazo a lo que fuera que había sobre la estufa.

Tus mejillas. Me gustan en ese color.– dijo directo como de costumbre, mirándola a los ojos mientras lo decía. Volvió luego la vista hacia la estufa y de ahí la paseó por las alacenas y al final sobre el… refrigerador. Tenía hambre, Ron siempre tenía hambre, pero en ese momento se le antojaba algo dulce y no salado. –Si no tienes hambre podrías comer algo más ligero, un postre o algo parecido. Ya sabes, para que no te acuestes sin cenar.– encogió los hombros tras dar la fabulosa recomendación de gente adulta. Obviamente él había dado por hecho que el problema era falta de apetito y no su repentina aparición en casa ajena.

No entiendo, ¿cómo es que no tienes hambre si trabajas tanto?– y de verdad que tenía la duda –¡Tengo una idea, te prepararé algo!– dijo muy convencido de poder lograrlo, ¿qué tan difícil podía ser una cocina muggle? No se había detenido a pensarlo la verdad, pero cualquier contratiempo seguro que podía resolverlo con la varita.

Decidido se quitó la chaqueta para que no le estorbara pero primero sacó de uno de los bolsillos su varita. –Cuida esto– le entregó la prenda a Hermione y por “instinto” fue a abrir la nevera en busca de ingredientes interesantes. La receta improvisada en su cabeza incluía helado, cereal y caramelo, o chocolate líquido si es que tenían en casa. De los suegros ni se acordó, se le había dicho que no se encontraban, pero nunca se mencionó que no fueran a regresar pronto.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Miér Sep 23, 2015 3:32 pm

Apenas si escuchó la pregunta del Weasley, no porque le fallaran los oídos, sino porque su mente estaba perdida en sus propias cavilaciones. Pero poco tiempo pudo seguir ignorando la presencia masculina porque pronto apareció de nuevo en su campo de atención—. ¿Mis meji… ¡Ronald! —no alcanzó ni a terminar la frase y se apretó las mejillas ardientes con las manos, seguramente servía para ocultarlas aunque fuera un poco, pero el hecho de haber escuchado directamente que él notaba su estado lo único que realmente lograba era aumentar el tono cereza en su rostro.

El trabajo estuvo bien, aunque hay algunos problemas con las firmas de ciertos superiores que no he podido conseguir para que apoyen la sesión, esa que te mencioné, donde podrían discutir el cambio de la ley para que puedan los elfos usar las varitas también —le fue explicando cuando él dejó de mirarla. Agradeciendo el espacio mental que eso le generaba. Una vez que él mencionó la comida ella tuvo que aceptar que cada vez sentía menos apetito, al menos ya no de la comida que su madre le había dejado. Una cena abandonada que cuando sus padres llegaran tendría que explicar, aunque si les había ido bien seguro ni lo notarían.

Suspiró algo intranquila por sus pensamientos, ni hablar de trabajo había podido calmar de todo la línea mental que estaba llevando—. Creo que sí debería buscar algo más ligero —asintió aceptando el hecho de que él tenía la razón y lo miró unos segundos—. No es que no tenga hambre, solo que tengo otras prioridades y ocupaciones —dijo en voz alta, intentando explicar las razones por las que no comía siempre que debía, por mucho que su madre intentara que ella lo hiciera.

¿Qué vas a qué? —se sobresaltó nada más escuchar que él tenía una idea, usualmente las ideas de Ronald distaban de ser las más brillantes y no porque él no fuera inteligente, porque ella estaba segura de que lo era. Lo que el pelirrojo no tenía era la capacidad de ser razonable, racional y cualquier sinónimo que ajustara. Apretó la chaqueta en cuanto él se la entregó y si no se quedó aspirando como adolescente el aroma de la misma fue porque podía sentir la presencia del joven con solo tenerlo así de relativamente cerca.

Era un aroma que le llenaba los sentidos, desde que había sido consciente del asunto iba de mal en peor, se había dado cuenta de que tenía una fijación por como olía el cabello del mago. Jamás se lo había dicho, evidentemente, y pocas veces podía acercarse a tomar una bocanada de aire cerca de la cabeza ajena, pero lo reconocía. Mejor se alejaba de la chaqueta antes de que fuera demasiado tarde. O al menos eso decidió una vez que volvió a su mente práctica. Y sin aviso ni muchos miramientos, fue a abandonar la prenda sobre el respaldo del sofá, mejor antes de que hiciera una escena extraña frente a él.

Volvió pronto a la cocina y al ver a su novio con variados ingredientes frente a él su ceño se arrugó un poco, ¿Debía dejarle intentarlo?—. ¿Estás seguro de que puedes? No tengo problema con hacer algún postre fácil, lo haré para los dos si gustas —se ofreció aunque imaginaba ya la respuesta ajena, Bilius era un hombre después de todo. El pensamiento la hizo irse por otros rumbos, recordando el beso que le había dado en la entrada y aunque se moría por abrazarlo ahora que si podía, no se movió ni un milímetro de su posición. Ella era en exceso controlada. Más de lo que debería, seguro.

¿Tu trabajo cómo estuvo? —preguntó tratando de no ser tan evidente en cómo su mirada recorría la figura ajena. Y sus pasos cedieron finalmente, más no para lanzarse encima de él, simplemente se acercó lo suficiente para verificar que tantos ingredientes había sacado. La mano de ella fue directa a una de las botellas y leyó la etiqueta cuando la tuvo cerca—. ¿Qué harás con salsa de chocolate exactamente? —preguntó pues no veía muchas posibles combinaciones a menos que buscara helado o similar. Ella no era de las personas creativas en la cocina.



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Mar Sep 29, 2015 4:25 pm

Le explotaría la cabeza si tuviese un trabajo como el de Hermione, firmas, sesiones, cambio de leyes… todo eso junto sonaba… a muerte. Muerte mental al menos. Y por lo que acababa de escuchar, su novia seguía teniendo las prioridades tan torcidas como cuando se conocieron. ¡Comer era una prioridad! ¿Cómo se suponía que iba a trabajar y hacer mil cosas más si no comía primero? Él no podría, con hambre no le funcionaba igual la cabeza. Era lo lógico, ¿no?

Voy a prepararte algo. Eso dije.– respondió hablando pausado y claro, mirando a la castaña directo a los ojos mientras lo decía. ¿Qué de raro había en que él se metiera a la cocina? No iba a hacerla explotar ni nada parecido y se consideraba de tan buen gusto en la comida que no dudaba del sabor de lo que fuera que sus manos prepararan. Claramente era una seguridad sin fundamentos reales, pues en su vida nunca había cocinado ni una mísera patata.

En lo que la bruja fue a dejar la chaqueta en la sala, Ron vandalizó el congelador del refrigerador y las alacenas de la cocina, consiguiendo como botín una caja de galletas y por mediación de las barbas de Merlín, un bote con helado. Puso todo sobre la mesa y meditaba en que algún ingrediente mas le hacía falta para sentirse “completo”. ¿Fresas?¿nuez tal vez? Algo parecido, que diera el toque “saludable” al postre. Cruzado de brazos pensaba cuando se puso en duda su capacidad para cumplir con lo dicho, ¿por qué siempre Hermione tenía que dudar?

Obviamente puedo.– aseguró pero se quedó en silencio unos minutos, porque la oferta de la chica era sumamente tentadora, ¿cada cuánto le preparaba ella algo? Verla en la cocina preparando algo para él era una de sus tantas fantasías pero… no. Él había dicho que haría algo para la castaña y lo cumpliría. –Suena bien… pero ya lo harás la próxima vez.- respondió al fin y rápido sacó su varita para atraer un bol que había dispuesto para servir las cosas.

¡Fatal!– cualquiera sabía que el trabajo era tan malo que pagaban por hacerlo –Mi superior es un apático amargado. Quiere matarme con horas extra. ¡Ni siquiera pude salir a comer!– se quejó abiertamente, eso siempre se le había dado bastante bien. –Esta demente...– agregó con voz golpeada, mientas tomaba la botella de chocolate y con el pulgar la destapaba.

¿Qué haré?– regresó otra pregunta a la que se le había hecho sobre el chocolate, volteó hacia Hermione, ¿qué tantas cosas podrían hacerse con chocolate líquido? Parecía raro que le preguntara algo que era tan obvio para el pelirrojo, pero vino entonces una idea a su cabeza. –Esto es lo que haré con tu salsa de chocolate…– dijo divertido, vaciando algo del dulce sobre dos de sus dedos, mismos que rápido llevó hasta los labios de su novia, embarrándole descaradamente el chocolate. Una breve risa escapó de él, pero, casi al instante fue interrumpida por una curiosidad que no pudo –o no quiso– controlar.

La varita la había guardado previamente en el bolsillo trasero del pantalón, en la mano derecha sostenía la botella y los dedos de la izquierda eran los manchados por el chocolate, así, con las manos ocupadas, se inclinó hasta quedar al nivel de la boca ajena. Un segundo dudó, pero tras mirar a los ojos a la castaña, le atrapó el labio inferior con los suyos, despacio, muy despacio con el aparente propósito de limpiar lo que él mismo acababa de ensuciar. Pero no se contuvo y después de eso se atrevió a repasarle con la lengua. Empleó la mano que sostenía la botella para intentar retenerla, colocándola en la espalda baja de ella aunque sin aplicar demasiada fuerza. Era un inconsciente y simple “no te vayas”.

Se detuvo, y saboreó el chocolate en su boca. –Hermione, combinas con el chocolate…– susurró ansioso casi rozándole los labios. Los dedos los movía inquietos, sin saber qué exactamente hacer con ellos, o mejor dicho, con tantas posibilidades para ellos en mente que no conseguía decidir cuál de todas elegir. ¿Por qué ninguna era sana y limpia?!


Última edición por Ronald B. Weasley el Dom Nov 22, 2015 4:07 pm, editado 2 veces


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Sáb Oct 10, 2015 11:13 pm

Galletas y helado ¿Iban a comer algo saludable ese día? Lejos de reclamar sobre todos los ingredientes, uno por uno, su duda principal había sido la capacidad ajena de manejarse dentro de la cocina y suspiró cuando él no accedió a su propuesta de hacer ella de cocinera. Seguro él no quería morir en el intento… Pensó un segundo antes de que Bilius mencionara que la próxima vez si le tocaría a ella. Negó con la cabeza, pero en silencio, y se dedicó a verlo trabajar.

Luego de preguntarle sobre sus ocupaciones laborales, ella se había acercado y el pelirrojo como siempre le dio su lista enorme de quejas contra sus superiores. Se notaba que él no estaba hecho para estar bajo un montón de ojos que lo regañaran, pero así era la vida—. No es tan terrible, seguro exageras… Pero eso de no comer suena mal, deberías mencionarle que los horarios de comida son obligatorios según los derechos laborales —comentó sobre el asunto mientras lo veía moverse y destapar la botella de chocolate sobre la que ella había consultado hace unos segundos. Su duda seguía siendo la misma para ser exactos.

Se sintió repentinamente observada y cuando lo vio ponerse la salsa de brillante color café en los dedos ella alzó las cejas por la sorpresa—. ¿Qué haces?! —exclamó pero fueron sus labios los que recibieron las manchas y ella se quedó con la indignación marcada en sus facciones mientras él la miraba más que divertido—. No le veo lo gracioso —gruñó en cuanto él se rio, suponía que se burlaba de ella, eso hasta que él acortó toda distancia entre ellos y Hermione sin duda no estaba preparada para recibir dosis tan seguidas de caricias de ese modo.

Su mente se difuminó en esos instantes, que parecieron horas, su respiración se había cortado por completo cuando él se tomó de ella y la chica se mantuvo quieta, lo normal hubiera sido corresponder o alejarse, pero ella no pudo. Su corazón estaba en una carrera contra el tiempo y sus mejillas ya tenían ese indiscutible color que la delataba por sus erróneos pensamientos en esas situaciones. Porque ella misma había sido la que deseaba que el momento se extendiera y sin dudar habría correspondido a los labios ajenos si se hubieran mantenido unos segundos más sobre los de ella. La mano que se había acomodado en su espalda baja le hizo temblar, pero no quiso dar un paso hacia atrás pues seguramente iba a perder el equilibrio de un momento a otro.

¡Ronald! —reclamó por la frase ajena y respirando el mismo aire del joven que ya amaba desde hace siglos pestañeó, incapaz de reaccionar y bajar de la nube en la que él la había posado—. No deberías decir cosas así tan fácil —bueno, debería no era palabra, una parte de ella envidiaba al chico por ser tan libre de gritar a los cuatro vientos que ella le gustaba con chocolate, una hazaña de la que ella no se creía capaz. Y no es que no fuera valiente, sino que seguro la vergüenza la mataría de alguna forma dolorosa apenas abriera la boca para confesarse.

Apartó la vista nerviosa, pero aparte de detenerse más de la cuenta en los labios ajenos, su mirada terminó en los dedos aun manchados que él movía ocioso—. No manches el piso —pidió como si él no acabara de devorarle los labios, ah pero por culpa de esas acciones es que ella tenía esos pensamientos fuera de lugar en ese momento. Porque se imaginó claramente sacando la lengua para lamer los restos del dulce de la mano ajena, pero era demasiado de momento. Una emoción fuerte a la vez o iba a derretirse.

Una de sus manos tomó por la muñeca a la culpable de que ella hubiera terminado con el sabor a chocolate en la boca, que se relamió segundos después mientras meditaba seriamente en qué cosas debía hacer y cuáles no, y su otra mano tomó con sus dedos un poco de la mezcla azucarada, antes de llevársela a la boca para limpiar su propia piel. ¿Se suponía que eso era más sano que las visualizaciones de su cabeza?! Esperaba que sí. Mientras quitaba de su dedo los restos del dulce no podía evitar tener a su imaginación trabajando en ideas poco sanas, y sus mejillas ya se habían acostumbrado a su nuevo color.

Por eso no lo miró mientras arrastraba nuevamente un dedo por el borde de uno de los de su compañero, sumamente concentrada en su ocupación antes de saborearlo dentro de su boca. Todo era culpa de Ronald. Sentirlo en esos momentos, con su aroma llenándole las fosas nasales no le hacía bien, mucho menos el que estuviera tan cerca de ella—. Tu también combinas… —susurró y se mordió los labios luego manteniendo la mirada en la mano ajena para no tener que coincidir con los ojos contrarios. Porque si lo hacía no creía tener la suficiente fuerza de voluntad para no buscar los labios de su novio —. Creí que ibas a cocinar —añadió luego tratando de evitar mencionar lo que acababa de hacer. ¿De donde había sacado el valor para eso? ¡Por Merlín que no lo sabía! Pero lo había disfrutado.


Última edición por Hermione J. Weasley el Lun Nov 30, 2015 4:32 pm, editado 1 vez



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Dom Nov 22, 2015 4:54 pm

¿Qué no debería de decir qué cosa? ¿Qué ella combinaba con el chocolate? ¡Pero si era verdad! –¿Qué tiene de malo?– preguntó pues realmente no entendía cuál era el problema con eso. Iba a decirle que las mejillas la delataban, que no había manera de que fingiera que no lo había disfrutado,  pero lo que él calificó como “regaño” no tardó en llegar a sus oídos. ¿Manchar el piso? Por obviedad Ron bajó la vista al suelo, él no iba a ensuciar el piso, ¿por qué le decía eso? Ni siquiera había captado que la castaña se refería a las posibles gotas de chocolate que pudiesen derramarse en el piso por falta de cuidado por parte de él. Lo cierto fue que consiguió distraerlo de lo que acababa de ocurrir, al grado de que el mago no habría avanzado más por esa línea tan complicada para ellos como pareja. Si la retomó fue por culpa de Hermione, de ella y sus… tentadoras manifestaciones de afecto.

No comprendió el regaño hasta que su novia le sujetó por la muñeca, acción que le hizo abrir la boca con desconcierto. ¡A eso se refería! ¿Cómo esperaba que lo adivinara si era tan poco específica? –¡Ni siquiera gotea!– se quejó, y al segundo siguiente ocurrió exactamente lo contrario: una gota redonda fue a aplastarse sobre el suelo. Ok, sí, se había equivocado pero no era nada… grave… Grave lo que su amiga de casi toda la vida y ahora novia hacía con sus dedos. Con los de él, y con los de ella. Sin palabras se quedó al ser testigo de cómo tras embarrarse del chocolate restante en la mano culpable, ella se llevaba sus propios dedos a la boca.

Eso era no tener compasión… ¡Si ella bien sabía cuánto le costaba a él mantenerse al margen de la decencia! ¿Y ahora le daba tan inspiradora exhibición? Sabía que la bruja era infinitamente cruel cuando quería, pero lo que acababa de ver los ponía a ambos en otro nivel. Ella había ascendido en su escala de maldad, y Ron como unos veinte niveles de hombre atormentado. Fue un milagro que él no babeara literal cuando Granger se limpió el último dedo… Puede que ella evitara mirarlo a los ojos, pero el mago la observó con extremo detalle a cada segundo.

El susurro de la voz de su novia lo hizo reaccionar. –Tu lo has dicho, iba a cocinar.– recalcó, sintiendo internamente un millar de dudas. Su apetito de ella se había despertado más de lo debido pero no había manera de que supiera si eso era justamente lo que su pareja buscaba  provocar en él. ¿Y si daba un paso adelante y se equivocaba? No quería echar a perder lo tenían pero… tarde o temprano tenía que hacer algo al respecto ¿no? Y claramente la iniciativa no iba a venir de la chica.

Hermione… ¿qué fue eso?– preguntó, intentando no sonar demasiado agitado, cosa que en realidad no consiguió. Ron era tan evidente como siempre. Nervioso se acercó más a ella, le miraba los labios, los dedos, y luego volvía a sus ojos. Ah pero en algún momento depositó su inquieta mirada en las curvas de la castaña, vista que le hizo apretar los labios para no decir una tontería. Aunque al final, de cualquier forma lo hizo. –Olvídalo. Quiero mi chocolate de regreso.– dijo con voz exigente y al instante tomó por la muñeca la mano femenina con la que ella le había robado la chocolatosa sustancia, tal cual Hermione había hecho antes. Con la mirada clavada en los orbes de la bruja, Ron acercó la mano que le retenía a su boca e hizo amago de estar a punto de lamerle los dedos. Pero en el último segundo suspendió. Fueron los labios de la castaña donde él comenzó a vaciar su ansiedad, la besó por sorpresa y no fue con delicadeza, pero tampoco con brusquedad. Sería más correcto decir que le reclamó los labios con potencia, apegando su cuerpo por completo al de ella, y en consecuencia, atrapándola contra el mobiliario de la cocina. Sí, Ron tenía culpa de lo que ocurría, pero no era completamente suya. Hermione lo había provocado de la manera menos esperada.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Lun Nov 30, 2015 4:59 pm

La gota que había caído en el suelo la vio algo tarde. Debía limpiarla antes de que se pegara, pero recordar que con magia todo se limpiaba rápido no cooperaba en que fuera tan exageradamente necesario sacar la varita para quitar la mancha del suelo justo en esos segundos. En los que todavía sentía el sabor de Ronald y del chocolate en su lengua. Porque si bien había cerrado la boca luego de saborearlo, su lengua se movía inquieta dentro de la misma.

Escucharlo mencionar la acción de cocinar en pasado le hizo alzar la vista, sorprendida. Un error claro porque pudo notar los nervios de él y eso la llenó de dudas a ella. ¿Qué fue eso? Pues… Pues… ¿Por qué tenía que explicarse?! Agobiada por sentirse expuesta haciendo y pensando cosas incorrectas trató de defenderse de manera fallida—. Te limpiaba para que no ensuciaras todo. Eso fue y… ¿Qué crees que haces?! —chilló cuando él le tomó la muñeca, se sintió algo asustada por no poder liberarse a la vez por la fuerza y cuando él pareció acercarse a sus dedos sus latidos fueron tan rápido que creyó que él también los escucharía.

¿Era su culpa? ¡Claro que no! Él había comenzado en primer lugar. La había saludado con intensidad nada más llegar, sin permitirle ni prepararse para el asunto —aunque a veces hasta ella dudaba de que se necesitara realmente preparación, eso solo aumentaría su estrés previo— y luego le había manchado la boca de chocolate y limpiado casi a la vez, con sus labios. Eso sí era crueldad y malas intenciones. Pero todas sus explicaciones y discusión mental se fueron a la basura en el momento en que él volvió a tomar sus labios de golpe. Y nuevamente a la chica no le pareció un beso infantil, su mente no podía resistir tanto en esos momentos.

Al sentirse pegada a los muebles de la cocina siguió buscando la libertad de su mano aunque lo único que logró fue medio apoyar el puño contra el costado del torso de él y con la que tenía libre se aferró al mobiliario como si eso fuese a darle algo de estabilidad. Nada de eso tenía sentido claro… Con tantas tentaciones en el camino no le quedaron más argumentos para poner a favor de quedarse quieta y más temprano que tarde se vio correspondiendo al chico.

Se descubrió capaz de saborearle los labios, aunque nunca había estado segura de su técnica en esos aspectos, Ronald por supuesto era un buen profesor solo que ella jamás se lo había dicho. En un punto giró levemente el rostro añorando un poco más de profundidad en el contacto, pero esperarlo podía ser contraproducente en su caso. Quería creer, para engañarse a sí misma, que si le daba un poco de afecto luego él se calmaría, pero ni ella sabía si podía calmarse en esos aspectos, así tuvo que aceptar cuando la mano que antes había apoyado contra el mueble la subió al cabello que adoraba y allí enterró los dedos como tantas veces había querido hacer. Sus dedos disfrutaron de la suavidad del pelirrojo y allí se afirmaron en lentas caricias.

La falta de aire le hizo buscar abrir la boca aunque a esa distancia pareció una invitación, alejó la cabeza unos milímetros inhalando con fuerza y mirándolo ya con las mejillas hirviendo sin remedio—. Espero haber mejorado un poco con los años —murmuró incapaz de mantener silencio por mucho tiempo. Después de todo ella tenía la tendencia a expresarse, más de lo debido al parecer.



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Jue Dic 10, 2015 5:24 pm

El doce de diciembre tenía que grabarlo bien en su cabeza porque finalmente había conseguido de Hermione algo más que suaves besos y esperaba fervientemente, que el encuentro no parara en ese punto. Por mucho tiempo había sido paciente, andando al ritmo de ella para que no se sintiese presionada y quisiera sacarlo de su vida, así que cuando sintió muy claramente como la castaña correspondía a sus demandantes besos pensó que quizá ésta vez sí podría dar un paso más. Con eso en mente le disfrutó la boca y vaya sorpresa se llevó cuando los dedos en los que normalmente veía una amenazante varita, ahora se revolvían en sus rojizos cabellos. Por un momento creyó que le daría un tirón o algo parecido para marcarle un alto pero se había equivocado. Algo diferente estaba ocurriendo esa noche.

Cuando la distancia entre sus labios se hizo inevitable Ron sonrió ampliamente, evidentemente feliz e… inquieto. –¡Bastante! – dijo de inmediato –No es que antes lo hicieras mal, claro. Tus besos siempre han sido… deliciosos. Pero… acabas de opacarme. Me tienes…– oh no, no podía decirle que con esa respuesta de su parte le había encendido mucho más que el ánimo, o al menos no sin ser golpeado después de eso. Si ya lo había regañado por decir en voz alta que combinaba con chocolate, no quería ni pensar en su reacción cuando le confesara lo “sexualmente impaciente” que estaba a causa de ella. Una risa nerviosa quiso atacarlo pero rápido la apagó y muy atento puso su mirada sobre la de Hermione. Se estaba divirtiendo, no se sentía tenso del modo habitual. Eso sumaba otra dosis de rareza a la noche que recién comenzaba.

¿Qué… tan lejos fueron tus padres? – preguntó con cuidado, acercándose unos milímetros más al rostro de su novia. Una de las manos aún se la retenía y aunque ella la tenía puesta sobre su costado Ron le hizo moverla de lugar, dirigiéndola hacia su pecho. Ya había descifrado desde hace tiempo que Hermione en realidad no era de mente fría, solo que parecía tener bajo mil hechizos su faceta liberal. Y a él como su pareja le correspondía ayudar a deshacerse de esos bloqueos y justo parecía haber descubierto cómo.

La imagen de ella con los labios entreabiertos no le pasó desapercibida, había sido demasiado tentadora como para olvidarla. Ya quisiera verla así con frecuencia, de ser posible regalándole unos cuantos sonidos de placer… Ah pero no sería en ese momento, definitivamente no pues el pelirrojo tenía otras intenciones, algo distinto en mente, algo que sí podía conseguir en esas circunstancias. –¿Soy solo yo quien quiere más chocolate? – cuestionó sonriente casi sobre los labios contrarios aunque su otra mano justamente se encargaba de dejar sobre el mueble la botella del dulce, claro que pronto volvió a la posición de antes pero con la variante de que ésta vez se buscó espacio por debajo de la ropa ajena. Los dedos del mago necesitaban sentir la piel de la chica, y su lengua probar nuevos rumbos.

Y decidido a alcanzar su nuevo objetivo ladeó el rostro para besar a la bruja de nuevo. Al tercer segundo ya le tocaba también con la lengua, con la suficiente insistencia como para que ella se diera cuenta de sus intenciones de entras más allá de lo que había probado hasta entonces. Todo parecía indicar que ya no temía ser transparente con Granger, quedó claro cuando se apretó todavía más contra su cuerpo. Lo cual disfrutó y no precisamente en silencio ya que un inesperado gemido aunque ahogado por el beso alcanzó a ser audible. Sin darse cuenta empezaba a adoptar el vicio de acorralarla para después “pedirle” más de lo que normalmente le daba y es que Ron tenía que hacer algo con todo lo que tenía para Hermione, guardárselo tarde o temprano dejaría de ser aceptable.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Sáb Dic 19, 2015 6:34 am

Su mente se negó a completar la frase de él. Porque solo mirándolo sabía que no le gustaría el resto del enunciado, o al menos tendría que fingir que no lo disfrutaba del todo. Ni ella se entendía cuando se trataba de esos asuntos y la pregunta del chico la tomó desprevenida—. Fueron a cenar donde unos amigos, no llegan hasta mañana —comentó como si no significará nada en especial y cuando entendió su error por poco y el rostro se le vuelca de nuevo en colores. Definitivamente los besos con él tenían un extraño poder sobre ella. Pero claro que no estaba preparada para llegar a más, así que cuando Ron le tomó la mano que había ubicado a su costado pensó por un segundo que ya se había acabado todo, ilusa de ella.

Cuando toco el pecho de Bilius, su mente comenzó a desvariar de manera grave. El primer tacto fue casi tímido a pesar de que estaba sobre la ropa, pero su alma sedienta de conocimiento sentía una natural curiosidad por el cuerpo contrario. Así que presionó un poco más los dedos y pudo notar el firme pectoral del joven bajo los mismos. Había visto al chico sin camisa alguna vez pero siempre de lejos, la idea de pedirle tocarlo además de por mero interés casi científico sonaba ridícula, así que se lo guardo. Pero siguió explorando en silencio sobre la ropa hasta llegar a los abdominales. Su otra mano parecía haberse dormido y seguía enredada en sus cabellos, al moverla rozó el oído del chico y ahí la dejo.

Yo sí, es decir… Todavía tengo algo de hambre —murmuró sintiendo el rostro y otras partes de su anatomía arder ante la mirada contraria. Escapar poco caso tenía pues pronto sintió algo para lo que no estaba preparada aunque ya parecía la cuota normal de ese día y lo dejó notar audiblemente. No muy segura de sí había chillado por la sorpresa u otra cosa, apenas las manos tibias de él le habían tocado directamente en la parte baja de la espalda ella casi saltó—. ¡Ronald!! —reclamó pero no podía decir que odiaba el tacto ajeno pues descubrir ese calor traspasándole con tan pequeño movimiento había sido toda una novedad y no alcanzó a reclamar más pues los labios de él tomaron de nueva cuenta los de ella, nublándole el juicio una vez más.

En esa ocasión no volvió a meditarlo, simplemente actuó para corresponder. Noto la lengua de él casi pidiendo acceso, aunque no lo hacía con timidez sino como un niño exigente y la idea le hizo casi interrumpir para reír. Claro que no podía carcajearse en esos instantes. No cuando sus labios se abrieron y su lengua salió para dar un solo toque a la de él. Mera curiosidad.

Su respiración pareció asfixiada ante la firme cercanía de él contra su cuerpo y al escuchar al Weasley hacer un sonido extraño se perturbó. Separó el rostro nerviosa y lo miró, alzando una ceja—. ¿Qué fue eso? —preguntó justamente lo que no debía y la mano que tenía sobre el oído del chico se movió casi por su cuenta para perfilar la oreja ajena con cuidado, usando la yema de sus dedos—. Es la tercera o cuarta vez que me acorralas contra algo hoy Bilius —le dijo aunque lo que pretendía ser un regaño terminó demostrando lo consciente que estaba ella de los movimientos de él.

Bajó la vista casi al borde del colapso y su frente terminó apoyada cerca del cuello de él. Con el rostro al lado de donde había ubicado su mano para tocarle sobre el pecho. Como pocas veces cedió a su impulso y apego su boca a la ropa ajena, exhalando sobre la misma y dejando un casto beso. Seguro era culpa de Ronald y del chocolate lo ansiosa que ella se encontraba ese día. Una parte quería salir corriendo a ocultarse y otra pedía que si lo hacía él fuera tras de ella. Porque en momentos como ese era oficial, no sabía hasta que punto era bueno autocontrolarse como lo lograba todos los días cuando sí lo tenía a distancia aceptable.


Última edición por Hermione J. Weasley el Vie Ene 29, 2016 6:47 pm, editado 1 vez



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Lun Ene 25, 2016 5:18 pm

Los padres de la chica no regresarían esa noche, Perfecto. Hermione debió callarse ese dato por su propio bien mental, pero ya era tarde para eso porque Ron no pensaba dejar pasar una oportunidad como esa. No había nada de malo en querer acompañarla toda la noche, ¿o sí? Después de todo era su novia y dejarla sola en casa sería preocupante. Se convenció de eso, como si no supiera que la bruja podía cuidarse muy bien sola, incluso mejor que él.

Pero ese detalle estaba fuera de juego en esos momentos. Dentro estaba el hecho de que una de las manos de la castaña lo tocaba por encima de la ropa, causando estragos en lo poco que quedaba de autocontrol en el muchacho porque a cada segundo, a cada milímetro, la necesidad de sentirla directamente aumentaba. Muy pronto iba a explotar si no hacía algo al respecto, requería de una vía de escape para sus antojos y pronto. Siempre había sido muy consciente de cada roce que su cuerpo recibía por parte de ella, ya fuera casual o intencional, pero ésta vez sus sentidos parecían haberse amplificado drásticamente pues hasta el roce que fugaz ocurrió en su oreja le generó una cuota más de impaciencia. Se había sentido taaan bien que de no haber tenido la boca ocupada le habría pedido un poco más de eso sin vergüenza alguna.

Milagrosamente Ronald no se sintió regañado por la exclamación de su novia tras sentir sus dedos en la parte baja de la espalda, tal vez porque ya había aprendido a diferenciar un “Ronald” con verdadero enfado, de uno cuyo propósito era no tener que explicar con palabras lo que ella había sentido. Era novedoso poder divertirse en medio de tan calurosas circunstancias, supuso que esa era justamente la diferencia entre estar con alguien por simple apetito a estarlo porque se le amaba en todas las direcciones posibles. Lo existente entre ellos era especial. Estaba seguro.

Sin deseos de parar le saboreó la boca a Hermione animado por lo rápido que ella correspondió a sus labios, estaban avanzando inesperadamente y podía sentir que ella también lo disfrutaba. Granger no le permitió cruzar más allá de sus labios y eso lo encaprichó un poco pero estaba bien, después volvería a intentar. Sintió que la chica quería reír y él quería saber por qué exactamente, no es que se sintiera ofendido sino que la curiosidad en el pelirrojo siempre era fuerte.

Ahm… fue….¿un"necesito hacerte mía"?¿Las estas contando?!– las respuestas mentales obviamente no servían pero no había modo de que le dijera en voz alta el por qué su cuerpo y garganta reaccionaron de ese modo, mejor tomar el escape que sin querer Hermione le había ofrecido y reclamar por las cuentas que ella parecía llevar. Él no se fijaba en cuantos intentos llevaba de profundizar con la chica, solo actuaba acorde a lo que sentía. Si sacara cuentas de las veces que se había topado con muro al buscar cariño más liberal por parte de ella seguro los números lo espantarían.

El mago no se quejó por la pausa impuesta, su temperatura no había disminuido pero como aún la tenía contra el mueble no se daba por perdido. Apretó los labios cuando ella se acomodó sobre él de una forma en la que ya no podía verle la cara de ansioso que tenía. La mano en su espalda la movió otro poco, acariciando su piel hasta rodearla casi por completo de la cintura, como su novia ya había aceptado que también tenía hambre no se puso nervioso al hacerlo. Evidentemente él lo había interpretado en el sentido cálido de la vida, si ella lo dijo en el sentido literal Ron no lo sospechó ni un poco.

¿Estaba equivocado o no?

Sus ojos se abrieron con asombro, ¿lo que acababa de sentir había sido un beso en el pecho? Porque se había sentido bien, más querido de lo normal. –Puede que no sea la última…– murmuró para sí, pensando en que si la chica se las ingeniaba para escapar de él en ese momento lo “obligaría” a atraparla de nuevo. –¿Puedo hacer algo como eso? – preguntó ocultando lo mejor que pudo las ganas que tenía de continuar con la intensidad de hace unos minutos. Marcó distancia –por extraño que pareciera– y su mirada cruzó solo por segundos con la de Hermione antes de buscar sus dos manos para entrelazar los dedos. No se preocupó de si lo iba a golpear por lo que estaba a punto de hacer, para Ron fue un impulso… natural, atrevido pero natural a su modo el inclinarse y acomodar un buen beso sobre las curvas de la bruja. Claro que no se percató del alcance de eso hasta que estuvo hecho y su corazón se aceleró irremediablemente. Había disfrutado de la consistencia… sus pensamientos fueron lejos y su rostro no hizo ni el intento de ocultarlo. Estaba tan rojo como un tomate.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Vie Ene 29, 2016 7:21 pm

Su rostro hervía, lo comprobó cuando él soltó una pregunta que ella dio por retórica para no tener que responderla. Claro que estaba contando las veces que él se le acercaba más de la cuenta y con dudosas intenciones—. ¿Qué fue? —volvió a preguntar lo que Bilius parecía negado a responder antes de reclamarle por sacar las cuentas.

Ya apoyada en él esperó que eso sirviera para calmarse, pero no era posible si él seguía moviendo las manos directamente sobre su piel, enviando claras señales a su espalda baja de que algo ocurría con su cuerpo y que no estaba presupuestado. Cuando había mencionado lo de la comida lo había dicho en el sentido literal y no esperó que el joven lo pensara de otro modo—. ¿Qué más piensas hacer? —dudó un segundo al coincidir con su mirada—. Eh… ¿Algo como qué? —preguntó sin entender a qué de todo se refería, y con la confusión por bandera no tuvo modo de prepararse mentalmente para el movimiento del joven frente a ella.

Esta vez no hubo chillido, fue mudo asombro. Porque no había modo de expresar la vergüenza que había sentido luego de que él se inclinara y le diera un… ¡Ni siquiera sabía qué había sido! Por dentro se sintió arder y trató de retroceder y de apartar las manos que él había atrapado antes. No sabía si lo que le molestaba mentalmente era su timidez natural por lo que acababa de ocurrir o ese extraño sentimiento de que no había sido suficiente para sentirlo correctamente en ese punto. Si, había escuchado a muchas chicas hablar del asunto en variadas ocasiones, momentos en los cuales ella terminaba abochornada y alejándose para no tener que demostrar lo inocente que podía ser a pesar de su edad—. Eres… ¡Eres un descarado Ronald! —soltó de pronto y su cuerpo alejó hacia atrás.

La mala suerte fue que parte baja y trasera de sí misma colisionó con la botella de chocolate que el Weasley había ubicado detrás de ella y cuando esa chocó con el suelo, el sonido algo fuerte le hizo dar un respingo. Intentó llevar las manos a cubrirse aunque la blusa que traía era suficiente cubierta a su parecer, no es que ella se vistiera precisamente para tentar a otros e incluso tenía una imagen casi excesivamente recatada. Se había comparado con otras chicas, mentalmente claro, y aunque tenía lo suyo no era exageradamente abultado y por lo mismo saber ahora que su novio estaba consciente e interesado en esa parte de su anatomía, la dejó con los nervios de punta.

Estás como una manzana —murmuró señalando el punto que le pareció importante dentro de todo, y aunque ella parecía competir con él en color de rostro todavía no alcanzaba su punto máximo. Trató de apartar la mirada para buscar su vía de escape pero ya sin nada por calentar y sin postre que preparar poco se podía hacer—. ¿Me sueltas...? —preguntó sin hacer intentos más brutales de separarlo de sus manos, después de todo quien tenía entre ellos dos la fuerza física mayor naturalmente era él. Tener que mirarlo hacia arriba ya era un pequeño detalle que solía recordar con sentimientos divididos—. Tenemos... Tenemos que recoger el chocolate y si no vas a preparar helado hay que guardarlo —soltó en un intento bastante fallido de sonar tranquila.


Última edición por Hermione J. Weasley el Lun Feb 15, 2016 2:53 pm, editado 1 vez



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Ronald B. Weasley el Jue Feb 11, 2016 7:15 am

Cada vez que Hermione lo llamaba descarado la risa lo atacaba, ¡era inevitable! Especialmente si a eso le agregaba las mejillas rojas que se cargaba la castaña. Hasta se había acostumbrado a que lo golpeara, le había agarrado gusto a eso pero no se lo decía. Solo el ruido de la botella de chocolate contra el suelo aplacó la risa de Ron, por un momento creyó que terminarían salpicados los dos pero el asunto afortunadamente no pasó a mayores. ¿Eso debía tomarlo como buena o mala suerte? Porque si el chocolate hubiese brincado hacia ellos tendría una excusa bastante buena para sacarle la ropa a su novia.

¿Yo como una manzana? Deberías mirarte, te llevarías una interesante sorpresa– dijo risueño mientras intentaba lidiar con las manos ajenas que pretendían bloquearle el paso hacia una porción del paraíso. No le iba a hacer las cosas más fáciles, no gratuitamente. –Mhm… no sé. Déjame pensarlo.– hizo como si meditara muy seriamente cuando en realidad ya tenía algo en mente desde hace segundos –Te suelto si me das algo a cambio. Otro beso o… ¿Qué tal tu blusa?– una sonrisa que delataba el rumbo caluroso de sus pensamientos se acomodó en sus facciones, junto con una mirada que se ancló en la opuesta, ansiando presenciar el nerviosismo de la chica. Eso o uno de los intentos de Hermione de demostrar que podía atender esos eventos sin alterarse, lo cual también le gustaba observar aunque en ocasiones tenía que admitir que no podía contra ella.

El chocolate puede esperar. En cuanto al helado… sería un desperdicio si se derritiera.– casi todo tipo de comida era sagrada para un Weasley –Comámoslo, puedo darte en la boca si gustas. Podrás presumir que tu novio te consiente.– sugirió convencido de que era una magnífica idea y de que podría sacarle provecho a dicha situación. Claro que primero tenían que resolver el pequeño detalle de que el pelirrojo se negaba a soltar sus manos, incluso empezó a jugar, extendía los dedos de una mano –entrelazados todavía con los de la bruja– pero al hacerlo apretaba los de la mano contraria. Alternó el movimiento, invitándola a intentar escapar de una de sus manos.

Para que veas que soy amable te daré la opción de darme el beso donde tu quieras. Ya que si prefieres negociar tu ropa… podemos hacerlo donde te sientas más cómoda.– más sencillo imposible. –Soy bueno con los negocios, ¿no te parece?– sonriente enarcó una ceja y finalmente dejó quietas las manos. –No sé a ti, pero a mi me gustó como se sintió.– ¿Qué de todo? ¡Pues todo! Desde apresarla contra el mobiliario hasta besarle sin permiso en el pecho, aunque si tuviese que elegir una sola cosa de entre todo, se quedaría con la imagen de Hermione llevándose el chocolate a la boca… Eso lo iba a recordar por mucho mucho tiempo.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Hermione J. Weasley el Lun Feb 15, 2016 3:31 pm

Al parecer él si iba a soltarla. ¿Pero era su idea o intentaba extorsionarla? Porque eso parecía esa petición ridícula—. No te voy a dar mi blusa para que me sueltes Ronald —le dijo a modo de regaño y fingiendo tranquilidad, ¡Pero se estaba muriendo por dentro! Y es que bien sabía que si llegaba a hacer eso la mataría de la vergüenza hasta lograr ir a tomar otra prenda para ponerse encima. Un beso sonaba más fácil en esas circunstancias pero no quiso decírselo para no emocionarlo. Pero si él quería un beso-beso, iba a estar en problemas. Y ya en menos de dos segundos estaba otra vez pensando en la posibilidad de entregar la ropa para salir de ese encierro.

Tragó saliva ante la idea de que él le diera el helado en la boca porque se imaginó una forma bastante errónea y que no tenía de por medio una cuchara entre ella y el chico. Mala idea de todos modos, pero prefería que se distrajeran con comida que haciendo otras cosas que se salían de su mundo controlado—. Está bien, comamos helado antes de que se derrita. Pero puedo comer sola, no te preocupes —sus mejillas por fin parecían ir volviendo a su coloración normal, pero su tensión estaba en lo alto. Culpa completa de las manos contrarias que habían comenzado a jugar con las suyas—. ¡Bilius! —bufó y trató de soltarse de nuevo aunque una sola mano fue más rápida que la contraria y logró al fin escapar a su libertad, una que era igual de difícil porque no sabía dónde ponerla ahora.

Pero él seguía con sus intentos de quitarle la ropa y ella no se la iba a dar, no así nada más y sin una buena razón de por medio al menos—. No eres bueno con los negocios, eres un aprovechado —frunció el ceño ante las sonrisas de él y cuando él le hizo esa pequeña confesión, el corazón de la chica comenzó a latir con fuerza otra vez, intentando escapar de su pecho. ¿A qué de todo se refería con esa afirmación? Porque muchas cosas habían pasado y ella ya estaba perdiendo la cuenta. Su cuerpo amenazaba con morir de nervios así que se paró en puntas de pies y casi al borde de perder el equilibrio alcanzó a besar la frente de él.

Listo, no se valen quejas. Tu dijiste que donde quisiera —se defendió antes de que le reclamaran si quiera, y luego escapó como pudo con su otra mano ahora que él las había dejado quietas al fin. La chica tratando de mantener la calma se giró para tomar la botella de chocolate y rápido se la llevó a donde estaba el helado. Tenían ya algo donde servirlo, así que se dedicó a llenarlo con helado y otras de las cosas que el joven había sacado hasta que tuvo una porción servida, bastante extraña y colorida. Para no dejarlo de inútil puso un poco de chocolate encima de la mezcla que parecía comida hecha por infantes y luego comenzó a guardar todos los implementos poco útiles y el bote con el resto de helado en el congelador.

A mí también me gustó como se sintió… —dijo cuando estaba contra el frío de la nevera abierta. Casi todo le había gustado pero no lo añadió. Porque tendría que de paso explicar que el casi había sido por deseos de más y no por rechazo completo a los movimientos del novio del siglo—. ¿Vamos al sillón? O tal vez quieras ir afuera —a su habitación no lo iba a invitar de momento y la razón era bastante simple. Encerrarse con él en un lugar pequeño podría provocarle un infarto.



Nelle Reid

innocent:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Prófugo

Volver arriba Ir abajo

Re: Innocent ♦ Private {Flashback}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales