JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Deeper deeper » Priv +18

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Jue Ago 13, 2015 12:41 am

Sábado 7 de Diciembre
Proximidades de Merthyr Tydfil, Gales
19:20 hrs.

La Misión ya había sido cumplida. Después de meses con la tutela de Samantha Borgens por fin había aparecido familia lejana de la pequeña rubia que por fortuna quiso recuperar a ese eslabón perdido de su sangre, sangre de dudosa calidad, pero suya al fin y al cabo. El que sería el nuevo núcleo familiar de la niña vivía en un poblado de dimensiones decentes cercano a la ciudad de Merthyr Tydfil y por esa razón el trío se vio en la necesidad de desplazarse hasta ese rincón del mundo.

Para desgracia de la pareja consiguieron dar con el domicilio  justo a la hora de la comida y la señora de la casa insistió en que comieran con ellos antes de hacer todos los trámites que pondrían a Sam bajo el cuidado de esa familia. Sin mas opción el par de Mortífagos les acompañó en los alimentos y aunque en cierta forma eso podría suavizar la clara despedida, también la prolongaba crudamente.

Siht no podía negar que se divertía molestando a la pequeña y algo se había acostumbrado a ella después de tanto tiempo, pero simple y sencillamente no podían tenerla por más tiempo bajo su cuidado. Para ambas partes era mejor así, aunque la mocosa no estuviera muy convencida de ello. Pero de no haberlo hecho, probablemente tendrían que haberla eliminado personalmente.

Después de una larga conversación sobre lo que se sabía sobre el padre de la tejona, del abuelo fallecido meses atrás e importantes detalles que debían tener en cuenta sobre cierta condición muy particular de Samantha, se firmaron los documentos necesarios y oficialmente nada mas tenían que ver Annwyn y él con la pequeña. No hubo cálidas despedidas ni un “nos volveremos a ver”,  porque en definitiva no sucedería.

La tarde en general había sido un tanto tediosa y cansada, por lo que el plan de viaje incluía pasar la noche en el pueblo y regresar a casa durante el domingo. En la habitación de una posada dejaron sus cosas y regresaron a las calles del pueblo, donde celebraban algo que el posadero les explico pero que poca relevancia tenía. Lo interesante era el ambiente afuera, donde el cielo ya oscuro permitía que el fuego y luces mágicas lucieran en las frías calles centrales. Vendimia había por todas partes, algunos invitaban a probar platillos o postres tradicionales, mientras que otros insistían en que echaran un vistazo a las curiosidades puestas sobre mesas. Música con toques antiguos ambientaba el caminar de la gente y en algunas esquinas magos o brujas hacían demostraciones de vistosos hechizos de su propio ingenio.

Quiero ver la fogata del gigante— dijo animado tomando a Annwyn de la mano en cuanto salieron de la posada y se encontraron directamente con la vendimia acomodada en los bordes de las calles. Algo había mencionado la asistente del posadero sobre una gran figura que cada año los pueblerinos hacían para prenderle fuego ya entrada la noche en las orillas del pueblo, guardaba relación con una vieja historia propia del lugar y una criatura que decían que generaciones atrás había atormentado a sus ancestros. Eso y una supuesta procesión de figuras luminosas sonaban prometedores, de hecho el ambiente en general le gustaba para hacer ciertas proposiciones a su novia. —¿Te parece si buscamos algo comestible? ¿O prefieres que nos sumemos a uno de sus bailes colectivos?— místicos, añejos y en los que resaltarían de inmediato por no vestir como el pueblo.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Ago 23, 2015 4:35 am

No es que hubiese creído que el papel de madre sustituta lo tendría toda la vida, pero con los meses se había acostumbrado. Primero a compartir su vida con Sihtric y tiempo después también a la existencia de la cría Borgens. Pero el tiempo no pasaba en vano y finalmente llegó la despedida de esa etapa. Sin lágrimas ni dramas, luego de comprobar que estaban dejando a la niña en el lugar correcto, firmar papeles y conversar lo necesario, llevaron a cabo la despedida obligada y se alejaron del lugar.

Ella estaba segura de que no necesitaba extrañar a la niña de sangre impura, y aun así le había quedado un extraño vacío. Un silencio que se había apostado en su propia vida luego de dejar a la pequeña rubia, pues acababa de perder también una parte de ella con lo mismo, y no eran cursilerías, simplemente estaba dejándolo como se dejaba de lado un uniforme utilizado por mucho tiempo. Ni siquiera lograba expresar que era lo que más le molestaba de la situación, por eso aunque hubiera preferido ir a descansar luego de ese día, accedió a salir con Sihtric al centro del pueblo donde se hospedarían, ese fin de semana se llevaba a cabo unas cuantas celebraciones que ella jamás había visto y aunque su espíritu aventurero seguía existiendo, se estaba obligando a moverse en esos momentos.

Al menos la decoración de las calles era agradable. Exceso de ruido eso sí, pero las luces bien podían llamar la atención de la bruja y sacarla de su estado de introspección. La voz del pelinegro si surtió efecto en su cabeza, devolviéndola a la realidad y asintió mientras él proponía esperar a la gran hoguera que harían en el lugar esa noche. Apretó la mano ajena mientras caminaban y observó al hombre notando que él ya estaba totalmente recuperado de la reciente pérdida. Mejor así, nada bueno venía de tenerlos a los dos mal a la vez, ya lo habían comprobado más de una vez.

No tengo hambre, pero si algo de sed —dijo aunque no era alcohol lo que venía a su mente en esos momentos—. Quiero jugo o similar —añadió luego para darse a entender y su mano libre procedió a arreglarse el cabello tras la oreja mientras miraba alrededor. Tal vez se encontraba en esa época del mes donde su sensibilidad estaba fatídicamente más elevada. O quizás, y aun peor, se estaba volviendo malamente mayor y por lo mismo su capacidad de mantenerse como la reina del hielo se estaba disolviendo en el aire. ¿Sería un efecto colateral de haber descubierto junto con Sihtric que tenía un corazón bien dispuesto a sentir cosas?

Ninguna de las ideas que venían a su mente le traía calma, así que luego de un tenso debate mental, sin soltar la mano del mago se acomodó atrás de él y se le abrazó por la espalda con la mano libre. La diferencia de altura le impedía mirar por sobre el hombro contrario pero estaba buscando apoyo, no un distinto ángulo de visión, así que se acomodó deteniendo sus pasos y tratando de que él también parara—. Espera... —pidió en voz alta, lo bueno de que fuera una celebración pública es que todos andaban por la calle así que los transeúntes simplemente pasaban por el lado de la pareja sin preocuparse de las razones que les hacían no avanzar hacia el centro de la festividad.

Estando apoyada contra él, comprendió al fin el pesar que tenía y un suspiro más largo le sobrevino mientras seguía cómodamente en la espalda de su hombre. Si, era bastante probable que se hubiera acostumbrado al concepto de familia y que acabaran de perderlo hace unas horas. Ella había reclamado y renegado en principio, pero finalmente se había adaptado a ello, y era lo suficientemente realista para saber que eso no iba a durar toda la vida. Solo que eso no significaba que no lo sintiera como algo que acababan de quitarle. Ella quería formar algo más con Sihtric, ya era tan evidente que dolía, triste que el mundo no estuviera todavía preparado para eso.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Jue Sep 03, 2015 1:01 am

Si jugo quería, jugo le conseguiría, y mirar a su alrededor en busca de alguna bebida que encajara con el perfil deseado fue lo primero que hizo. Pero no había dejado de caminar, aunque sí lo hacía más despacio. Inicialmente él sí pensó en conseguir algo de licor, pero dado que estaban en un pueblo extraño quizá probar alguna bebida propia del lugar no estaría mal. Sus ojos encontraron no muy lejos algo que llamó su atención, una rojiza bebida de buena pinta pero que tendría que averiguar primero a base de qué estaba hecha. Eso pensaba decirle a la rubia cuando ella frenó su caminar y en automático él mago hizo lo mismo.

Naturalmente su boca estaba lista para hacer la pregunta obligatoria, pero la forma en que Annwyn pidió que esperara acomodada ya sobre su espalda, le hizo cancelar las palabras. Momentáneamente alzó la vista al cielo ya oscuro y, esperó. ¿Tenía él idea de qué afectaba a su novia? No estaba seguro, pero lo primero que vino a su mente fue la separación de Samantha, ya fuera porque prácticamente acababa de ocurrir o porque… una parte de él también era afectada por la confusión que el tema le causaba. Sihtric no quería pensar en eso, lo había evitado desde que tuvieron noticias sobre el asunto, pero por lo visto, no había modo de escaparse. A pesar de eso fue capaz de sonreír con tranquilidad, aunque ella no pudiese verlo.

Para algunos tal vez resultara extraño, pero Sihtric disfrutó ese inusual abrazo por parte de Annwyn, percibía el conflicto interno en la bruja y no le gustaba del todo saberla afectada, pero ese modo de manifestarlo le hizo pensar en lo mucho que habían cambiado las cosas entre ambos. Hace poco más de dos meses habían cumplido un año oficialmente juntos, y todo entre ellos se hacía cada día más profundo, no se detenía y eso, a veces le sorprendía. Claro, quién no se sentiría extremadamente diferente al admitir que contraer matrimonio e incluso formar una familia cuando el mundo mágico todavía no estaba listo, no sonaba tan mal. Oh pero… ¿a dónde iban de nuevo sus pensamientos?!

Después de regañarse internamente hizo el intento de mirarla por encima del hombro, sin mucho éxito obviamente. –Estará mejor con ellos…– se arriesgó a comentar sin estar seguro de sí realmente ese era el “problema”. No había sonado indiferente, pero tampoco emocional. Fue mas bien un tono pensativo. Dio un apretón a la mano que todavía tenía entre la suya y con la libre acarició la que lo tenía abrazado. –Extrañaremos las noches peludas, pero lo superaremos.– agregó ya con normalidad y dejándose llevar por la idea del momento –como en otras ocasiones– hizo una pequeña propuesta.

Quería girar hacia ella y verla de frente, pero respetaba ese espacio que supuso ella buscaba lejos de toda mirada existente. No había necesidad de ocultarlo, mutuamente se habían visto en casi todas las facetas posibles, si acaso faltaría la que esa noche justamente se guardaban. –Nwyn– pronunció con cuidado como siempre, con el gusto que siempre le brotaba algo tan aparentemente simple. –¿Quieres subir a mis hombros? Puede que encuentres lo que buscas desde arriba.– asintió sonriente y seguro de que eso podría animarla aunque fuese un poco, ¿por cuánto tiempo podría llevarla de ese modo? No estaba seguro, pero ya lo averiguaría.

Lo que sí se calló fue el hecho de haber recordado a Samantha a los minutos de haber sugerido la posición, pero se mordió brevemente los labios mientras hacía por mandar lejos dicha memoria y tomando por la muñeca la mano de Annwyn la guió hasta su propia mejilla. Necesitaba ese cariño.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Vie Sep 11, 2015 11:42 pm

Negó con la cabeza, a pesar de que el otro no la veía, al escuchar sus palabras. Ella no estaba preocupada de que Samantha fuera a estar bien, era otro tipo de complicación mental. Lástima que el mago en cuestión no parecía entenderlo y ella no estaba bien dispuesta a explicar la razón de su debilidad. Estar en constante competencia y mostrando su lado duro era un problema cuando la situación requería lo contrario—. Lo sé —aseguró al final, pues bien sabía que iba a superar lo ocurrido del mismo modo que había superado otras cosas en esa vida. No era fácil, pero tampoco imposible. Y todavía lo tenía a él, ya si Sihtric le faltara entonces sí que estaría en proceso de destrucción masiva.

Agradeció en silencio las caricias que el mago le había prestado y al escucharlo hablar y llamarla se incorporó como era debido. La dignidad no era necesario perderla a pesar de sentirse así de triste. Porque la melancolía era la palabra que más se acomodaba a lo que percibía en sí misma, y bien sabía que era dañino para la salud—. ¿Querer qué? —repitió incrédula, obligada a distraerse por la propuesta de quien tenía en frente. Algo le decía que ella estaba grave, pero en ese momento solo pudo pensar que Cáech estaba peor. Aunque tal vez él no bromeaba y realmente lo tenía como una posible idea.

La mano del hombre guió una de las suyas hasta la mejilla que ya conocía de memoria, sin dudarlo lo acarició en ese punto. Se mantuvo en silencio al menos un minuto y luego acomodó su otra extremidad para abrazarlo con fuerza, era el instante que necesitaba para armarse de valor, robando la fuerza ajena para volver a estar centrada y en sus cinco sentidos. Si hubiera sabido antes cuanto iba a necesitarlo en su vida, entonces no se habría negado en principio a darle cabida en ella, pero no pensaba arrepentirse de todo lo que habían pasado. Exhaló cuando ya fue tiempo de soltarlo, y aunque no deseaba apartarse de él, dejó de estrujarlo.

Miró a todos lados en la calle, las personas seguían avanzando a sus distintas velocidades, todos ajenos a los problemas del resto, disfrutando por su cuenta. ¿Por qué ella tendría que negarse tales placeres? Bien, era hora de espantar todo sentimiento deprimente de su cabeza—. A pesar de que creo que lo que encontraré será una visita directa a San Mungo, podría ser una interesante vista —sin soltar el abrazo extraño en el que lo tenía, fue rodeándolo, a poca distancia, hasta que estuvo frente a él.

Nuevamente acomodó las manos, estaba vez ambas sobre el rostro ajeno, tocando sus mejillas con cariño y cuidado—. ¿Te he dicho que eres inusualmente creativo y extraño? —no lo decía en el mal sentido claro, aunque tal vez al otro no le parecerían las palabras que acababa de usar. Le sonrió sincera mientras lo miraba directamente a los ojos—. No tienes que hacer cosas suicidas solo para hacerme sentir bien… —no era necesario que se rompiera su espalda o el cuello por andarla cargarlo de modos extravagantes cuando era ya toda una mujer adulta. Curiosidad le causaba el asunto pero no quería que terminaran ambos en el suelo, no al menos con tanto público alrededor.

Regálame un beso y haré todo lo que me pidas —tal vez debería haber pedido más de uno, pero ya cobraría el resto después. La amargura previa bien podía enterrarse nuevamente en su pecho, ahí donde guardaba ese tipo de sentimientos grises que no era capaz de eliminar por completo, pero que si podía ignorar todo el tiempo que fuese necesario—. Bueno, casi todo lo que pidas... —añadió con una sonrisa ladeada, con tantos significados que él bien podría entretenerse escogiendo el que más le gustara.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Sáb Oct 03, 2015 12:02 am

Respiró profundo y exhaló despacio, grabándose por enésima vez lo bien que se sentía estar en los brazos de Annwyn. Suave o fuerte, toda caricia que de ella viniera lo hacía feliz, como nunca antes lo había sido. Podía afirmar que la aparición de la rubia en su vida marcaba un antes y un después en su vida.

La risa no la pudo contener y la mirada de enamorado, menos. ¿De verdad lo creía capaz de fallar al cargarla y terminar literalmente mal parados? Las palabras de la bruja habían sido una rotunda negativa pero eso no le molestó. –No son cosas suicidas Nwyn.– dijo sonriente, abrazándola por la cintura mientras ella le tomaba el rostro con cariño. –Al menos no esta vez.– agregó con un toque divertido en la voz, pues vaya que sería capaz de hacer cosas abstractas, retorcidas y anormales por ella. Iba a preguntarle qué podía hacer entonces para alegrarle la noche, pero la auror como muchas otras veces se adelantó a las palabras del mago. Casi parecía haberle leído el pensamiento, y no era la primera vez que ocurría.

¿Uno? ¿Por qué no cinco? ¿O veinte?– se quejó de inmediato y poco faltó para que inflara infantil una mejilla –Ese casi significa que me harás rogar a tus pies para conseguir todo de ti.– alzó una ceja, intentando adivinar qué sería lo que ella podría negarle. Lo peor era saber que no le disgustaba en absoluto la idea de arrodillarse ante Annwyn, suplicar, lamerle los pies o pasar días encadenado a su merced. Inconscientemente se mordió los labios, con la vista todavía puesta en su novia.

Su mano izquierda descendió más allá de la cintura de la rubia y con gusto apretó el trasero de la chica sin importarle que hubiese público. Al mismo tiempo su rostro bajó para poder tomarle los labios, lento e intenso a Lancaster. En el proceso cerró los ojos y solo se separó brevemente de la boca contraria para contar suavemente –Uno... ¿Te atreves a llegar aquí hasta los veinte..?– preguntó y se regresó a ella para morderla con cuidado en el inferior de sus labios. Empezaba a sentirse inquieto, ansioso y caluroso, sin embargo no le apetecía volver a la posada, todavía no probaban comida ni alimento y les habían prometido un verdadero espectáculo de figuras luminosas. No quería perderse de compartir ese espectáculo con Annwyn, después de todo no siempre tenían la oportunidad de viajar y disfrutar de un ambiente distinto.

Cuando la pelea por el poder del mundo mágico terminara entonces sí podrían darse más salidas de ese tipo, de momento tendrían que conformarse con una que otra escapada y esa era una de ellas. Con más pasión volvió a su boca –dos…– y alguien de entre los alrededores chifló al verlos –¡Mojen a esos, todavía no es hora del fuego!– otro más secundo el chiflido. Empezaba a notarse más movimiento entre la gente, como si se preparan para algo. Algunos se acomodaban en los bordes de los caminos del mercado, alistándose para ver el espectáculo de “luces” que pronto daría inicio. Hicieron acto de presencia magos y brujas de atuendos completamente oscuros, llevando todos la varita empuñada y un sombrero puntiagudo con decoraciones en plateado. Los transeúntes les abrían el paso entre exclamaciones de emoción y cuchicheos varios. La fiesta estaba a punto de empezar.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Oct 13, 2015 5:01 am

Uno, cinco, veinte… A pesar del gran número, a su mente le parecieron insuficientes cuando tuvo que preguntarse seriamente cuantos besos deseaba él. Los quería todos, al igual que quería a ese mago completamente y para ella. Compartir cientos de caricias era insuficiente cuando las posibilidades eran tan extendidas. ¿Qué tanto estaría dispuesta a hacer por él y con él? Seguro saberlo con exactitud la sobrecogería, no sería capaz de reconocerse a ella misma en varias de esas circunstancias pero estaba segura de que quería caminar, correr y volar a su lado. Asintió divertida cuando él sugirió que tendría que rogar a sus pies, le gustaba esa visualización—. No te arrepentirías de estar a mis pies, aparte podrías tener una que otra ocupación interesante allá abajo —comentó ya con el ánimo alzando la bandera en su pecho y cabeza.

Un leve murmullo de sorpresa escapó por su boca cuando la mano del hombre se acomodó sobre su trasero, su respiración en automático se hizo más notoria y apenas él tocó sus labios ella correspondió con ansias, aunque tuvo que obligarse a ir lento para acompasarse al ritmo ajeno—. Si pasamos de los veinte te daré un premio —murmuró poco antes de que él la mordiera, mentalmente estaba llevando también la cuenta. Era inevitable pensar que no tenían la capacidad de salir a algún lugar sin encontrar algún punto donde se demostraran sus sentimientos y emociones tanto físicas como espirituales. Pero ella no se pensaba quejar.

El segundo beso fue una delicia aunque al parecer el resto de público presente había reparado en la presencia de ambos y los labios de ella se separaron solo un instante de los de él para mirarlo con emoción incontenible y una risa que no quería ocultar—. Creí que este tipo de caricias eran inapropiadas en lugares públicos… Te podría denunciar por acoso en la vía pública —bromeó antes de relamerse los labios. Pronto unas explosiones creadas por las varitas comenzaron a sonar cerca de ellos y ella giró el rostro unos segundos para admirar la fiesta.

No, no pensaba perder esa especie de apuesta que él acababa de armar. Así que lo abrazó de la cintura acomodando firme sus brazos y sus labios fueron en busca de los contrarios para tomarlos con intensidad, esta vez no permitió que él llevara el ritmo pues su ansiedad no era capaz de frenarse y se ensañó con el labio superior de él al final, luego de acariciarlo entre sus labios no había querido soltarlo e incluso había succionado el mismo antes de terminar—. Tres… —contó cuando se separó para tomar aire y la sonrisa que exhibió entonces, iluminada por las luces que acababan de encender los magos encargados del espectáculo, y que comenzaron a danzar hacia el cielo, lograron que el momento se viera perfecto a los ojos de la bruja—. ¿Vamos por el cuatro? —preguntó sacando la lengua para recorrer con presteza los labios ajenos, y no tardó en dejar abiertos los suyos esperando poder besarlo esta vez con la boca abierta, tanto si él entraba como si no, ella esperaba con ansias la nueva caricia que le regalaría la boca del hombre, lo único de lo que se quejaría era que con tantos estímulos hasta del jugo que quería se estaba olvidando.

Quería disfrutar de las luces pero también de Sihtric, así que entrecerraba los ojos a momentos, y luego volvía a abrirlos para mirar lo que alcanzaba de las luces. Unos cuantos de los que estaban alrededor comenzaron a aplaudir entonces, pero ella no podía ver por su posición si lo hacían por ellos o por alguna parte del espectáculo que ella no alcanzaba a ver, el hombre frente a ella tenía la tendencia a robarse sus sentidos y ella no reclamaba, quería ser robada por él. Lo deseaba con toda su alma.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Nov 17, 2015 5:02 pm

¿Caricias inapropiadas en la calle? Mhm… sí, seguramente, pero Sihtric no se iba a contener solo porque tenían público. Aunque claro, más de Annwyn no pensaba compartir con la muchedumbre del lugar, en caso de que la necesidad fuese insoportable entonces se buscaría como mínimo un rincón entre las calles donde poder satisfacerse mutuamente. Hacerlo al aire libre no estaría nada mal. –Si me vas a denunciar enton…– su línea se vio interrumpida por el tercer beso, uno bastante acalorado por cierto. Disfrutaba con creces las sorpresas, especialmente cuando las recibía en los labios tal cual ese momento, si se encendía más de la cuenta sería por completo culpa de la bruja, no podía esperar que se mantuviera templado con la clase de besos que le daba.

En cuanto la distancia apareció entre sus labios el mago rápidamente tomó algo de aire. Las luces que brotaban de las varitas de los pueblerinos daban un toque especial al lugar y bajo esos colores que aparecían y desaparecían sobre sus cabezas, pudo ver y escuchar cómo su novia pronunciaba un bonito y encantador número tres… Verla sonreír solo para él en ese instante le llenó el alma, estaba seguro, desde hace tiempo, de que su sitio en la vida se encontraba al lado de esa mujer. Asintió con un mínimo de movimiento ante la petición del cuarto beso y es que no quería moverse para no interrumpir el dulce recorrido que Annwyn hacía con su lengua a sus hambrientos labios. Sentir que se detenía le hizo sufrir, lo manifestó una de sus manos que desde antes se había acomodado sobre la cintura de la rubia y ahora se aferraba con cierta desesperación a la ropa de la dama. Pero estaba bien, no moriría, no cuando se le hacía tan irresistible invitación a entrar y saborear la boca que a diario lo derretía.

A través de los labios de la auror penetró bruscamente, para él cerrar los ojos cuando se daban esa clase de demostraciones era algo automático así que Sihtric dejó de lado el espectáculo mágico que se suponía iban a ver aprovechando que se encontraban en el pueblo. Por más deslumbrantes que fueran las luces esa noche no se comparaban con lo fascinante que para él era fundirse con Annwyn. Se derretía internamente al estar así con ella, frotando con ansias inagotables la lengua contraria como si esas fuesen las últimas horas de su vida. El punto preocupante era que el resto de su cuerpo comenzaba a desesperarse por no recibir también esa clase de atenciones, pero… ¿qué tanto podía hacer sin exponer a la chica a los ojos de personas que no merecían nada de ella?

El aire entre la pareja se agotó y no hubo más remedio que dar por finalizado el cuarto beso. El mago estaba desastrosamente agitado, en numerosas formas. Puso entonces su mirar en los ojos de ella, el debate interno seguro era evidente a través de sus orbes y es que una parte de él clamaba por libertad para hundirse con firmeza en su amada. ¡Pero obvio que no podía! Después de todo el presenciar el festival en conjunto también era importante. Así lo veía pero… –Si vas a denunciarme por acoso, me aseguraré de darte material de sobra para armar tus argumentos en mi contra. – retomó la broma de antes, haciendo al mismo tiempo el esfuerzo de normalizar su respiración. Y tuvo suerte, porque en el momento en que decidió dar un descarado apretón al trasero de la bruja, una estampida de Patronus de todas formas y colores desfiló más arriba de ellos, llevando la atención de los presentes al cielo y no a lo que el hombre hacía con el cuerpo de la bruja en plena calle. Un poco más bajaron sus dedos, haciendo lo posible por acariciar entre las piernas de su chica. Lástima que la ropa le impidiera en gran medida alcanzar su cometido.

Quinto…– susurró a su oído ya que el ruido de la multitud le impediría ser escuchado con claridad –Ve pensando si me dejarás amarrarte como premio.– añadió con delicia, volviendo inmediatamente a la boca de su dueña, con fuerza y nula decencia. Más de una vez la mordió en el proceso y coló su lengua de nuevo, entrando y saliendo con rudeza. Se apretaba contra sus labios y en otros instantes con delicadeza los tomaba. La mano que hasta entonces tenía en la cintura de su novia no tardó en subir hasta el cuello de ella, lugar a partir del cual fue ascendiendo suavemente para finalmente acomodar los dedos, unos sobre la mejilla femenina y el resto bajo su oreja. Que las luces continuaran, aunque necesitarían algo de suerte para durar más que las caricias que ellos dos se daban.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Nov 29, 2015 5:20 am

Sentirlo ingresar en sus labios siempre era una delicia, además ahora la intensidad la tenía desvariando terriblemente y su lengua se encargó de envolverse con la contraria que traspasaba sus barreras con fiereza. Porque Sihtric no estaba siendo precisamente dulce e incluso ese detalle le agradaba a ella. No que gustara de la violencia física pero ser tomada con notable ansiedad, permitiéndole redescubrir la potencia de los deseos y sentimientos ajenos le agradaba. Sabía que su unión no era solo física, y eso solo aumentaba el encanto del momento a su parecer, no importaba lo extraño que pudiese sonar, ella quería incluso abrazar el alma del mago.

Cuando se separaron, ella intentó recobrar el aliento aunque era una tarea ardua, y lo confirmó una vez que los orbes que amaba se clavaron en los suyos enviándole mensajes evidentes de los intereses profundos y húmedos de su dueño. Ella negó con la cabeza levemente, como si eso fuera a detener al otro de ser exhibicionista, pero claro, el repentino agarre a su trasero le hizo tensarse de la sorpresa—. ¡Siht! —su voz fue casi un gemido, culpa de los dedos traviesos que tocaron más de la cuenta entre sus piernas y que le hicieron sentir necesitaba en el acto. Así iban a perder la apuesta tan rápido que dolía, ni un cuarto de los besos llevaban…

Inténtalo —lo tentó, con un tono competitivo luego de las palabras de él, aunque su seguridad iba más por el hecho de que se dejaría hacer variadas cosas si él quería probar con algo nuevo. Cuando sus labios se unieron para el quinto beso ella correspondió con la ansiedad creciente, a niveles peligrosos, no quería soltarse de él pero no deseaba que el resto de mundo la viera temblando de deseos poco sanos por causa de los dedos curiosos del hombre, así que soltó una mano de la espalda ajena y aunque dudó terminó intentando que la mano que tenía atrás subiera hasta un punto decente.

Sus mejillas ardían por culpa de Cáech y sus efectos siempre creativos en ella, devolvió algunas de las mordidas ajenas aunque lo que ella alcanzaba era la lengua que impetuosa se hacía un espacio en su boca, el calor la comenzaba a asfixiar y sus piernas querían más de él no podía quitarse un poco de ropa para quedar mejor dispuesta. No estaba pensando con claridad, eso seguro, y era probable que fuera por la falta de aire. ¿Un rincón libre de miradas ociosas sería mucho pedir? Ni siquiera el cambio de intensidad en la forma en que aleatoriamente la tomaba él servía para que quedara en paz, aumentaba con gusto sus deseos por su pareja, los dedos que se sumaron a la escena desde su cuello sirvieron para añadirle un sentimiento de tensión en ese punto y un estremecimiento cuando al fin se apoderaron de su mejilla y la parte posterior de su oreja.

Agobiada por las sensaciones se separó soltando un suspiro de descarado gusto—. Ya te dije una vez, te dejo casi todo lo que quieras —añadió lo que había pensado decirle tiempo antes, pues en esos momentos seguro no le molestaría tener unas cuantas amarras si con eso lograba conseguir más placeres de su novio—. Lo único que no te permito es que me dejes… Menos así de ansiosa por ti —murmuró y movió su rostro contra la mano que la había tomado antes como si se estuviera frotando contra los dedos ajenos. Su mirada claro, no tenía nada de tierno, y lo demostró cuando de golpe apegó el resto de su cuerpo al del pelinegro.

No quiso pensar en lo mal que se vería pues el espectáculo en las alturas ya había terminado y eso volvería a poner la atención de la gente cerca de ellos, pero ni eso fue capaz de detenerla de mover su cadera contra la contraria, frotando su cuerpo con la respiración agitada ya sin remedio, probablemente a este paso no iban a llegar ni cerca de la meta—. Ahm… Debiste buscar un mejor lugar para apostar —casi gimió contra quien había sido capaz de derretir sus capas de hielo y cerró los ojos unos segundos para disfrutar de las sensaciones.

Para su lamento nada era suficiente. No en esas circunstancias, así que sus brazos fueron a ubicarse sobre los hombros de Siht y apegándolo a ella desde la nuca, respiró unos segundos contra él mientras lo miraba directo a los ojos, anhelante de él y sus afectos. No tardó poco después en tomar sus labios con fieras intenciones. Primero se aferró a la piel suave que alcanzaba, saboreándola hasta el cansancio y su lengua se hizo espacio al final entre la boca a la que se había unido. Tomó todos los sabores que encontró, con impaciencia, colándose para llenar la cavidad contraria con acalorados movimientos, empujando el resto de su cuerpo como si quisiera fundirse del todo en la piel del hombre, y eso que la ropa todavía los separaba por completo.

No contó el tiempo que pasó hasta que le hizo falta respirar. Y se separó, con pesar, pero necesitada de aire fresco. Sentía su pecho pegado al torso contrario, subiendo y bajando en busca de oxígeno—. Ese fue el sexto… —añadió entre exhalaciones y profundas inspiraciones. Calmarse era lo que necesitaba pero era muy pronto para rendirse del todo. Los sonidos de explosiones la alertaron trayéndola al presente aunque era el espectáculo de magia central que se desarrollaba a unos metros de ellos, allá donde se habían ubicado los magos vestidos de negro con brillantes sombreros.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Sáb Dic 26, 2015 6:19 pm

El mago sonrió travieso cuando su mano fue obligada a subir a un punto decente, era tan poco común de parte de la rubia que algo de gracia le causó. Y a eso había que sumar lo recreativo que siempre resultaba el que ella lo retara. Amaba competir con Annwyn, cualquiera que los conociera lo suficiente sabría que ese era casi un pasatiempo entre la pareja, pero… ¿existiría alguien que los conociera a ese nivel? Difícil, muy difícil.

Pronto dejó en segundo plano lo que ocurría a su alrededor, las mordidas a su lengua le hacían tensarse brevemente pero era una sensación placentera para el hombre. Cuando se separaron para respirar sintió como si hubiese perdido algo importante, seguramente porque estando unido a la bruja se sentía más completo que nunca y el tomarse mutuamente con esa intensidad hacía que la separación fuese más angustiosa. Quería regresar ya a su boca. Al menos la auror le había obsequiado sin saber un suspiro reconfortante que con suerte le alcanzaría a él para sobrevivir los siguientes minutos de distancia. Sus oídos adoraban escucharla de ese modo. –Afortunadamente para ambos no soy tan masoquista como para dejarte ansiosa. Sería un desperdicio. – comentó todavía agitado por el beso anterior. Y embobado se quedó observando la forma en que Annwyn se frotó contra su mano, ¿Qué tan prudente sería decirle que lucía adorable haciendo eso? Sihtric se mordió los labios porque ese gesto, la forma en que la chica lo miró y el repentino corte de distancia entre sus cuerpos formaban una combinación irresistible. Esa mujer era una experta en tentarlo hasta la muerte.

El entorno de la pareja volvía a ponerse en movimiento en espera del siguiente espectáculo de luces pero para el desmemorizador era como si nada de eso existiera. Un leve gemido de gusto escapó de sus labios cuando su novia comenzó a frotarse sin pena alguna contra su cadera, normalmente no se silenciaba a sí mismo pero alguna rareza ocurrió en él que rápido apretó los labios. No por mucho claro, pues la “queja” de Annwyn y el gemido que le escuchó lo hicieron abrir los labios. ¡Eso era tortura! Tenerla tan insistente contra esa parte de su cuerpo y no poder sentir directamente su piel…

Por sorpresa lo tomó el agarre a sus hombros, pero a las manos de Lancaster las dejaría hacer cualquier cosa con él así que no se resistió a sus intenciones de acercarlo, claro que sentir su respiración tan cerca aumentó su sufrimiento. –Busquemos un…– ¿refugio? La solución a su problema fue interrumpida por los labios contrarios que demandantes lo abordaron, considerablemente demandantes porque ni tiempo le dio de fingir resistencia contra le lengua de ella. De un segundo a otro pudo sentir ya la invasión y entonces se perdió en los placeres que tenerla adentro le generaba. En menos tiempo del esperado ya estaba acomodando la mano entre los rubios cabellos de la chica, haciendo lo posible por apegarla todavía más a su boca. Necesitaban un escape cuanto antes…

Oficialmente adoro el número seis…– dijo con la respiración sumamente alterada, tanto que sintió pena por sí mismo. La culpa pertenecía a Annwyn por supuesto, por estimularlo tan fuerte y en distintos puntos a la vez. Porque el tener su pecho apretado contra él era todo un deleite, especialmente cuando ella se acercaba primero, y hasta verla respirar agitada le hacía derretir… Increíble que el simple hecho de verla respirar le despertara semejante ansiedad. ¿Quién lo diría?

Tardó unos segundos en alzar la mirada hacia las luces que surgieron a la par de las explosiones. Tenía que admitir que eran bastante creativos en ese pueblo. –Podemos disfrutar de ambas cosas a la vez. – comentó inquieto, directo a los ojos de su chica –Vamos, alcancemos a esos sujetos y busquemos un buen sitio para nosotros. – feliz tomó a Annwyn de la mano y casi corrió para acercarse al espectáculo. Cuidó que ninguno de los dos chocara con la gente y como fue avanzando tan cerca como pudo de los muros de las casas, no le fue difícil encontrar una angosta callecilla desde donde se podía apreciar la magia de los otros magos sin necesidad de mezclarse con el pueblo.

Dio un vistazo alrededor antes de aferrarse con las dos manos a la cadera de su rubia, también la fue apegando a uno de los muros, así ella podría disfrutar de las coloridas luces que volvían a brotar generosamente de las varitas de otros. Él daba la espalda a ese escenario pero la colorida iluminación seguía siendo perceptible para sus ojos. –¿En qué número vamos? – preguntó sin poder guardarse la sonrisa. Le mordió con cuidado una oreja, luego el cuello de forma intermitente. Una pierna acomodó entre las de ella. –Puedo cargarte si quieres.– murmuró buscando de nuevo los orbes de su pareja, después se dio a la tarea de recorrerle los labios con la lengua y no precisamente con calma. –Quiero sentirte…– fue una petición y oferta al mismo tiempo. Se aferró a su labio inferior, mientras tanto sus manos abandonaron momentáneamente el cuerpo femenino y se subieron para desabotonarse la camisa. El público no estaba muy lejos de ellos pero nadie parecía mirar hacia una apretada calle sin aparente importancia.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Lun Ene 11, 2016 10:03 pm

Disfrutar tanto de la existencia de otra persona debería ser un error. Lo supo luego de terminar el sexto beso, mientras admiraba incluso la forma en la que el hombre respiraba como si hubiese corrido una larga carrera. Feliz y pagada de sí misma estaba al saber que a él le agradaba que ella tomara el control, incluso si le desagradaba entonces lo hubiese tenido que forzar, pues poco sentido tenía para ella ser el eslabón débil de la pareja—. Más te vale que lo adores —dijo en un tono que parecía ser bromista y la sonrisa siguió cruzada en su rostro.

Intentó imaginar de qué modo podrían disfrutar de ambas cosas a la vez, pero no lo logró. Ninguna de las ideas que se le venían a la cabeza tenía limpio color y por lo mismo no imaginaba más posibilidades. Cáech por su parte estaba bien dispuesto a enseñarle sus ideas de mente abierta y ella se dejó llevar más rápido de lo que le hubiera gustado hacia un rumbo que desconocía. Se sentía particularmente juvenil ese día gracias a ese desplante y cuando llegaron a la calle que tenía toda la visual de ser un callejón cualquiera, le hizo alzar una ceja de sorpresa.

¿Era en serio? Por poco se larga a reír por la falta de decencia del lugar y del conjunto en general, pero desde ahí claramente podría ver las luces, o así notó cuando se encontró acorralada contra uno de los muros—. Nos toca el siete —respondió aunque todavía meditaba si debía reclamar o fingir que le venía bien la experiencia inesperada. ¿Y cómo quejarse? De un segundo a otro lo tenía mordiendo su oreja, luego su cuello, arrancándole suspiros con sus dientes y una necesidad marcada entre las piernas por abrírselas sin permiso—. Te recuerdo que me estabas pidiendo solo besos, podría tomar como que estás perdiendo la apuesta —bromeó y su lengua no tardó en salir a jugar al sentir la de él.

Lo estaba meditando seriamente cuando pudo notar que la soltaba y sus manos iban a… ¿Se estaba desvistiendo ahí mismo?! Una mordida fue lo que le dio al labio superior que era el que tenía más a la mano con el inferior apresado entre los de él. Aunque pronto prefirió besarlo sin más descanso ni demora. Sus manos se movieron también, interesadas a lo sumo por la piel que el otro acababa de liberar y que si hubiera mostrado en público se habría ganado un regaño. Todo lo que tocaba era suyo, y así lo fue marcando con los dedos, palpando con firmeza sobre la piel.

Lentamente se separó, antes de tiempo para dejarlo con deseos de más—. Ese pequeño fue el siete… Que mala suerte, ¿No? —apegó la cabeza al muro mirándolo atentamente aunque terminó bajando la vista para recorrer lo que alcanzaba a mirar—. ¿Qué quieres sentir exactamente de mí? Aunque nunca me ha atraído mucho el exhibicionismo, creo que podría soportarlo por ti y por todo tu… cuerpo —la sonrisa la delataba, de cuanto disfrutaba de todo el asunto a pesar de que fuese totalmente extraño a lo que solía hacer.

El recuerdo de los jardines de Hogwarts, nevados, con ellos en medio y ella ofreciéndole acceso descarado a su escote le hizo reír unos segundos—. Acabo de recordar que tú tienes la culpa de las veces que sí he mostrado más de la cuenta —su mano se apegó sobre el pecho de él y lo acarició antes de ir bajando la mano—. Dame el octavo y meditaré seriamente en seguir siendo complaciente —su otra mano tomó la de él y la llevo también sobre su pecho, más específicamente a la mitad, allí donde podría colarse si abría un poco los botones. Dudaba ser vista por los demás, nadie parecía estarlos siguiendo con la mirada desde la perspectiva que tenía ella.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Vie Ene 29, 2016 5:33 pm

Su niño interior hizo berrinche, ¿sólo besos? ¡no! él quería de todo y si Annwyn imponía esa restricción él definitivamente perdería. Sus manos ya habían terminado la labor con los botones de la camisa y para descanso de su alma la rubia no demoró en pasearse por su piel. –A partir de hoy asociaré el siete con tu crueldad infinita.– bromeó sintiendo efectivamente ganas de más. Disfrutaba de todo tipo de besos, ya fueran profundos o sencillos, acosadores o dulces y breves, pero era imposible no querer una larga lista de ellos, uno tras otro.

Esa imagen de Annwyn la recordaría por siempre, con su mirada atenta y sonrisa traviesa, iluminada por la colorida magia que danzaba al otro lado. Hasta había sonado inocente al hacerle esa pregunta, misma que le hizo sentir ligeramente pervertido por tener en mente el pedirle casi todo. Casi, porque no la quería desnuda en medio de un callejón, pero sí con bastante piel a disposición. –El exhibicionismo tiene remedio– dijo sonriendo de lado. Ya tenía en mente cómo solucionarlo.

Pero la risa de su novia le robó toda la atención. La percibió especialmente feliz y su curiosidad natural quería saber qué exactamente la tenía con esa encantadora risa en los labios. –¿Yo? Pero si yo no he hecho nada.– aseguró sin comprender, o sin querer comprender para no tener que aceptar que él si gustaba un poco del caluroso afecto al aire libre. –Será un placer…– literalmente, como todos los besos que antes se habían dado. Sentir cómo la mano de la auror bajaba revivió la ansiedad del mago, le habría encantado que siguiera bajando pero ya no podía pedirlo. Sus labios acababan de apegarse a los de ella con firmeza, contacto que se aseguró de disfrutar sin prisa hasta que la necesidad de  más humedad se hizo incontenible. Ladeó el rostro buscando otro ángulo y con gusto le devoró la boca aprovechando que ella no tenía modo de escapar a sus besos gracias al muro.

Los ojos de Sihtric se encontraban cerrados pero se abrieron cuando una de sus manos fue guiada directo al paraíso. Esa era una invitación inconfundible y que jamás rechazaría. Sus dedos pronto obedecieron y se dieron a la ardua tarea de desabotonar la ropa ajena. Abrió por completo la blusa y entonces removió hacia los lados la tela, apretándose inmediatamente contra la calidez de las curvas de Annwyn. Un tenue gemido de la voz masculina se difuminó contra los labios de la bruja, a lo cual siguió una invasión por parte de su lengua pues de momento era el único método que tenía para alimentar su ansiedad e intentar mantenerla bajo cierto control.

Su piel siempre disfrutaba de embarrarse contra ella, lástima que todavía había una prenda de por medio pero de momento lo soportaría. Fueron sus manos las que se resistieron a permanecer quietas y una de ellas decidió acomodarse en la cadera de la chica, allí donde calculaba que se encontraba la prenda más íntima de su propietaria e inquieta presionó una y otra vez. La otra extremidad se encargó de tomar la varita, su misión no tenía nada de recreativo pero igualmente era importante. Apuntó hacia la entrada del callejón, si colocaba ciertos hechizos escaparían a la vista de cualquiera y podrían disfrutar ampliamente de sus antojos personales sin preocuparse por los espectadores. Solo había un problema, sus labios estaban sumamente ocupados saboreando su postre favorito  y sin la garganta libre no había modo de que hiciera ese tipo de magia. –Quiero sentirlo todo… ¿Me darás permiso?– respondió finalmente, agitado y con mirada ilusionada. –Ocho– añadió apresurado el conteo. Su risa se deslizó en el aire, descubrirse a sí mismo solicitando autorización resultaba gracioso. En otros tiempos jamás se habría imaginado a los pies de una mujer.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Mar Feb 02, 2016 8:23 pm

¿El exhibicionismo tenía remedio? Esperaba que la ilustraran porque no tenía idea de lo que cruzaba por la cabeza del pervertido que tenía en frente. Recordar situaciones pasadas la había divertido y escucharlo negar la culpa no servía para apagar su risa aunque terminó negando con la cabeza—. Es de gente poco seria no aceptar lo que se hace —comentó y cuando él accedió a darle el octavo beso la sonrisa de la mujer se amplió, así tenía que ser, todo un placer el querer en público incluso si no invitaban a la decencia.

Recibir los labios del desmemorizador le hizo cerrar los ojos luego de explorar la calle. La intensidad del contacto se hizo latente y ella se dejó recargar contra la pared mientras el hombre de su vida le robaba el aliento de la mejor manera posible, con ella pudiendo corresponder al instante y con fiereza a sus muestras de cariño. Inolvidable sería ese día cuando viniera a su memoria por infinidad de detalles vividos en esos instantes.

Los dedos de Cáech no se quedaron quietos luego de que ella los guiara a buen rumbo. No tardó en tener su torso descubierto colisionando con la firmeza del cuerpo de Sihtric y cuando él atravesó sus labios con la lengua ella en vez de impedirle el paso frotó la suya para darle la bienvenida, ansiosa sin poder evitarlo tanto por los movimientos dentro de su boca como por las manos del mago que no se quedaban quietas. Cuando él tocó sobre su cadera ella se sintió más tensa aun por la necesidad. El beso no parecía parar y ella requería respirar una gran bocanada o se iba a desmayar, así hizo mientras él hablaba y su sonrisa le dijo que pensaba darle justamente lo que quería. Claro que terminar desnuda en pleno callejón no era su estilo…

La risa de él la convenció de que a veces, por amor, se tenían que hacer sacrificios—. Sabes que eres dueño de todo… Pero me rehúso a dar espectáculos frente a todos, ya sé que no están mirando en este momento pero en cualquier minuto… —estaba dando una explicación demasiado extensa y cuando se dio cuenta negó con la cabeza para sí misma, su vista recién entonces se dirigió a la varita que estaba apuntando a la entrada del callejón.

Si lo haces bien, no me quejaré —aseguró sonriente y de entre los pliegues de su ropa recuperó su propia varita. De pronto se sentía con ánimos traviesos, inquieta por culpa del mago frente a ella, así que separándose unos milímetros de él se apuntó a sí misma con la punta de madera de carpe—. Cuando enseñaba los hechizos desvanecedores nunca pensé que iba a usarlo en algo que no estuviera vivo… —murmuró poco antes de susurrar el hechizo para desvanecer. Evanesco. Claro que no fue ella misma lo que se quitó de encima, pues pronto cierta prenda de su cuerpo comenzó a desaparecer hasta que no quedó rastro de la misma. Y en el instante mismo la mujer pudo sentir el efecto positivo y liberador de haber perdido parte importante del resguardo de su anatomía.

¿Qué hará ahora el señor Cáech que olvida que esto es solo una apuesta de besos? Aunque si me dejas ganar no me quejaré —preguntó colando la mano libre por la espalda de él, bajo su camisa abierta, para apegarlo más a las curvas que habían quedado ya del todo desnudas gracias a las bondades de la magia. Haber sido profesora de transformaciones le había dado ciertas facilidades para todo tipo de cosas, claro que no había pensado en antes el usarlas en ese tipo de actividades poco inocentes—. Siht, quiero el nueve —pidió cerrando los ojos unos segundos para disfrutar del acto mismo de tocarse piel con piel, sin nada más. Ni la nueva explosión de luces en el cielo fue capaz de distraerla del todo de ese roce cálido que sentía, ¿Se terminarían acompasando sus latidos un día?


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Mar Feb 09, 2016 5:35 pm

Protego totalum.

¿Si lo haces bien? Annwyn estaba poniendo en duda su habilidad, como si fuese a fallar cuando el propósito era servirse de ella. Con una ceja en alto regresó la mirada hacia la rubia, justo a tiempo para admirar su bonita sonrisa y… para ver que ella sacaba su propia varita. No comprendió en un principio, ¿iba a reforzar la protección? No creía que fuera necesario pero… No, estaba equivocado. Quedó claro cuando la bruja se apuntó a sí misma y Sihtric quedó un poco más confuso con lo que la auror comentó. Hechizos desvanecedores, dijo, ¿acaso iba a aplicarlo sobre su…?

Fue inevitable que la vista del mago se enfocara en el busto de su novia, allí donde la varita ajena apuntaba y a los segundos hizo desaparecer cierta prenda sumamente molesta. Lancaster lo había dejado impresionado. –Debo admitir que eso ha sido ingenioso. Lo recordaré la próxima vez que te pongas difícil.– era una idea espléndida, además de que lucía y se sentía de maravilla. –Descuide Profesora Lancaster, tengo muy claro lo que haré. No se preocupe por los besos de la apuesta.- respondió con exceso de confianza.

La mano que fue a tocarlo en la espalda la disfrutó bastante aunque podría convertirse en un inconveniente para hacer lo que tenía en mente. –¿Sabes? Tengo el presentimiento de que quieres perder. Nueve…– dijo antes de obedecer y tocar los labios contrarios con delicadeza. Fue difícil controlarse pues al estar apretado contra los senos desnudos de la bruja su inquietud había aumentado, pero ésta vez quería saborear muy lentamente la boca que lo reclamaba. Sus labios presionaron suavemente el inferior de ella y con calma la punta de su lengua tocaba de forma intermitente apenas unos centímetros más al fondo. No la perdía de vista, Sihtric estaba silenciosamente concentrado.

Pero poco a poco fue marcando distancia, sujetó a Annwyn del hombro derecho y antes de desprenderse de su boca, posicionó la mano derecha bajo uno de los senos expuestos para él. Le sujetó con firmeza pero sin apretar el del lado izquierdo, como si quisiera adoptar la función de la prenda que ella había desvanecido. –Diez– anunció en voz baja, después se separó más de lo que podría considerarse aceptable a primera vista pero lo hizo para inclinarse y tomar con los labios el pezón de la curvatura que con antelación había sujetado. No se midió, lo saboreó de forma circular con la lengua y luego succionó fuerte haciendo breves pausas en las que volvía a jugar haciendo uso de la lengua. Deslizaba los labios hasta la punta pero no la soltaba sino que volvía acapararle ampliamente, presionaba y volvía a succionar intensamente.

Más allá del callejón se desató una serie de explosiones de todos colores en el cielo, le siguieron patronus de extrañas formas que juguetearon entre los espectadores por varios minutos. Nada de eso cruzó hacia donde la pareja se encontraba, pero bastaba con dirigir una mirada hacia esa dirección para poder apreciar el panorama luminoso.



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Annwyn Lancaster el Lun Feb 15, 2016 10:13 pm

¿Ella ponerse difícil? Sihtric estaba completamente equivocado. Annwyn era difícil, así de simple y no se sentía mal por lo mismo. A él le tenía en estima y por eso le concedía preferencias, pero era por un tema puntual y no aplicable al resto de mundo—. Ex profesora, y creía que mi grado de dificultad era lo que te había atraído en primer lugar —aclaró y dijo, esperando impaciente a que él se decidiera a hacer lo que tan bien decía, pues una cosa eran las palabras y otra los hechos.

Claro que no quería perder, ¿O tal vez sí? Prefirió que el silencio fuera su respuesta y apegarse a los labios de él y a su cuerpo le sirvió de distracción. El único problema es que esa dosis iba tan lento que estaba comenzando a desesperarla. Su ceño se frunció al notar que a pesar de que ella intentaba algo más, él seguía ensañado con su labio inferior y de manera tan suave que la estresaba. Sus uñas estuvo al borde de clavar en la piel que tenía a mano para apremiarlo, pero se quedó con los deseos tanto de hacerle daño como de continuar pues con los labios entreabiertos la dejó mientras tomaba uno de sus senos. La frustración que le estaba provocando iba a tener que pagar después—. Eso fue cruel y despiadado —gruñó mientras se miraba a sí misma, o mejor dicho al punto en que él estaba enfocando su cálido tacto.

Cuando lo vio apartarse tanto por poco vuelve a reclamar pero al notar que se inclinaba la duda se mostró en su rostro—. ¿A dónde…? —preguntó de manera irrazonable pues estaba segura de lo que su novio haría y aun así el tenerlo claro no sirvió para preparar sus sentidos a esa caricia. No fue capaz de contener la voz en cuanto él comenzó a succionar ese sensible punto de su anatomía y breves gemidos escaparon por sus labios que todavía estaban deseosos de más dosis de Cáech—. No sabía que eso era válido… ¿Estás seguro de que no estás perdiendo? —comentó intentando sonar tranquila aunque caso no tenía pues cada vez que él hacía nuevamente presión en su pezón provocaba una nueva exclamación saliendo de su boca.

Agitada como estaba por culpa de él terminó por enfocar el cielo y el espectáculo en el mismo, todo se veía maravilloso, casi tanto como lo que le provocaba él con ese tacaño contacto—. Me encanta el diez —murmuró afiebrada gracias a la tensión que sentía naciendo en su pecho y que parecía conectar directamente con otro lugar de su anatomía. Apretó sus piernas y subió una mano para enredar sus dedos en el cabello del mago—. Siht, quiero que sigas —pidió, ya fuera con el conteo, devorando sus labios o alguna otra zona de su cuerpo, que ya comenzaba a clamar por lo que pudiera ofrecerle él. Con lentitud siguió acariciando lo que alcanzaba de la cabeza de él, jugando con las puntas de su cabello y su oreja. Tal vez un beso robado también era válido, por eso intentó hacer fuerza para levantar el rostro contrario y que la alcanzara a ella. Aunque si el desmemorizador quería seguir enfocándose en puntos bajos de la piel libre de ella, lo iba a disfrutar de igual modo.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Sihtric Cáech el Miér Feb 17, 2016 4:45 pm

¿Cruel y despiadado? Mentalmente Sihtric negó las dos cosas aunque si no hubiese tenido la boca ocupada una sonrisa traviesa habría mostrado a la rubia. Pero sí lo estaba y volvía a succionar con fuerza, sus oídos agradecían cada indecente sonido que brotaba de la garganta de la chica y con tal de escucharla así por más tiempo prolongó el contacto en ese punto de la anatomía femenina. Podía sonar enfermo pero disfrutaba en exceso el tenerla dentro de cuantas formas fuera posible, ¿qué pensaría ella si literalmente se lo dijera? Escuchar entre gemidos que el acto en sí le encantaba hizo pensar al hombre que quizá sí obtendría una respuesta interesante si algún día lo exponía en voz alta, aunque recibir una mirada extraña también tendría su lado recreativo.

Agitado como estaba robaba cuanto aire podía y sin embargo sentía la necesidad de robarlo también con la boca. No se decidía a hacerlo pues recién una de las manos de Annwyn jugaba entre su cabello y ese era un tipo de caricia que el desmemorizador apreciaba considerablemente. Gustaba de dejarse consentir de ese modo y si el tacto se volvía agresivo no le molestaba. Él estaba bastante cómodo, por eso si dio algo de resistencia cuando la auror quiso moverlo de su actual posición, claro que en parte fue por la tendencia siempre existente a competir y que en esos momentos se manifestó intentando no hacerle tan sencillas las cosas.

Pero la había escuchado pedir más y tras renegar un poco contra esa mano que lo solicitaba arriba, cedió. No sin dar unas intensas lamidas al pezón de su compañera a modo de despedida. –El reto es… llegar a los 20 besos– se incorporó completo y apretó el cuerpo ajeno con el propio –Todo lo demás debería ser válido…– debería pero… ¿acaso la dificultad no radicaba en hacerlo estando a la vista de todos? En ese caso la batalla perdía algo de sentido ya que actualmente estaban protegidos de las miradas ajenas por la magia, pero Siht no iba a poner eso en palabras. Mucho menos ahora que tenía oportunidad de conseguir algo más de Annwyn a pesar de estar en un sitio tan público, el escenario agregaba diversión al cálido y húmedo encuentro, al menos para él.

Soy capaz de quitarme algo de ropa aquí mismo– confesó con la respiración todavía desordenada. A los labios de la bruja se lanzó de nuevo con amplitud, incluyendo la lengua y agregando cortas pero nada despreciables mordidas a los labios de ella. Pausar para contar el once le costó. –Pero si te molesta… puedo resignarme a usar solo los dedos… Once.– susurró al oído de Lancaster, manteniendo el rostro apegado a una mejilla de la mujer.

¿Era el único pensando en gran profundidad? Porque definitivamente él quería entrar sin importar el método, naturalmente para conseguirlo necesitaría hacer algo con la ropa inferior que obviamente todavía llevaba puesta la bruja y por eso precisamente la estaba consultando, porque a pesar de lo llamativa que resultaba para él la propuesta no podía simplemente forzarla a quitarse más prendas de encima o a removerlas parcialmente hasta dejar accesible su cuerpo. Los hechizos les mantenían “a salvo” pero la cuestión de comodidad también era importante, si esta era nula podía convertirse en algo desagradable para su pareja y Sihtric no quería eso.

Con lo que prefieras y tan a fondo como quieras…



avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Deeper deeper » Priv +18

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales