JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

To the moon and back ﻬ Private

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Ago 03, 2015 6:12 am

Despacho de la profesora Vlček.
Sábado 7 de Diciembre, 2024. 2:24 am.

La Torre de Astronomía era sin duda su primer hogar. Lo ocupaba más que las habitaciones del personal, y es que las noches eran perfectas para su uso, así que desde que el sol se ponía ella se aventuraba al lugar con intenciones claras de que lo usaría toda la noche, y así se mantenía el resto del horario nocturno hasta que era hora de dormir. Eso dependía del día de la semana, claro. Luego de eso, sagradamente se retiraba a su habitación y jamás olvidaba pasar primero por el dormitorio del profesor de Aritmancia, la mayoría de las veces sólo lo veía dormir... Otras en cambio, se acercaba y le regalaba alguna caricia que para su suerte solía ser bien recibida por el adormilado caballero.

Él de hecho, había cambiado desde el accidente. Aparte de hacerse cargo de ella por varias semanas, dejando su trabajo de lado, una vez que regresaron a Hogwarts comenzó a acompañarla a algunas de sus clases, dos veces a la semana regularmente. Esta era el primer viernes que le fallaba, así que cuando ella terminó la clase, en vez de retirarse a sus aposentos, y tener que seguir su rutina de visitarlo a él primero, decidió enfrascarse en una investigación personal de dudosa utilidad.

Tenía todas las ventanas abiertas en su despacho y ella estaba sentada bajo la mesa de su escritorio, con una sola vela en frente y un grueso libro sobre sus piernas. ¿Temática? Exorcismos y similares. Aparte de que había estado un poco de mal genio por la ausencia de Cináed, resultó que el fantasma que tenía la tendencia a meterse a su torre solo para hacer sonidos raros se había puesto más pesado los últimos días y apenas le había permitido hacer la clase esa noche.

Y ella ya estaba harta de que el lugar pareciera mansión embrujada, por más irónico que sonara el nombre. Por eso pasaba una y otra hoja, revisando cada palabra, pero, al parecer no había tomado el tomo correcto aunque ya había aprendido a eliminar una serie de demonios familiares. El dedo ya lo tenía cortado en algunos puntos pero aparte de lamer las heridas no había hecho mucho más por ella, su estómago pedía algo de comida pero la dueña del cuerpo no planeaba moverse todavía de allí y seguía leyendo a pesar de que era una de las actividades que más aburridas le parecían en la vida.

Llevaba casi medio libro leído buscando como deshacerse de un fantasma odioso, hasta que sintió nuevamente los pasos en las escaleras. Ella era valiente, pero no era necesario exagerar, así que tomó su varita y apagó la vela de un soplo. Luego se hizo tan pequeña como podía y esperó a que el blanquecino ser pasara de una vez con sus grilletes por su muro o algún otro... Pensaría seriamente en lanzarle algo, si era posible.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Miér Ago 05, 2015 4:14 pm

Con cada escalón que subía intentaba dejar atrás un poco de su estrés nocturno.  No solía darle demasiada importancia a los dramas de los adolescentes pero después de que la profesora de Astronomía dejara el gran comedor para alistarse para sus clases, él se había topado con unos alumnos que se insultaban entre sí por tener unos el ego sanguíneo demasiado elevado y otros poca capacidad para ignorar palabrería inútil. Como resultado de la discusión que a punto estuvo de convertirse en un cruce de hechizos, Sieffre terminó llevando a los involucrados a los despachos de sus respectivos jefes de casa. Explicar la situación le había quitado más tiempo del esperado, pero al menos pudo retirarse dejando la sanción en manos de los otros profesores.

Desgraciadamente sí le robaron tiempo que normalmente dedicaba a revisar el trabajo del día y preparar lo que hiciera falta para sus clases y así poder pasar el fin de semana lo más libre posible de obligaciones. Con el costado del rostro embarrado en la madera del escritorio de su despacho meditó en qué sería mejor hacer: dejar tirado el trabajo para ir a la clase de Afanen aunque eso significara no disponer a plenitud del sábado y el domingo o quedarse entre esos muros a ser responsable y auto explotarse para ser alma libre tan pronto como fuera posible. Decidirlo le costó, pero ganó el lado adulto de Drăgan, además, si se daba prisa podría buscarla en el transcurso de la madrugada. Y así lo hizo.

Antes de dirigirse a la torre de astronomía pasó como de costumbre con los elfos del castillo para recoger el encargo que en noches específicas les hacía. Agradeció la comida para llevar y con prisa se dirigió a lo alto de la torre. Casi al llegar a la cima le pareció escuchar sonidos desgraciadamente familiares y entonces apresuró sus pasos. A el profesor siempre le había sido indiferente el famoso fantasma, hasta que Afanen empezó a quejarse de sus ruidosas cadenas. Estaba ya a unos pasos de la puerta del despacho de su prometida cuando la grisácea figura apareció en su campo de visión, como si se dispusiera a cruzar –literalmente– la misma puerta. El mago no retrocedió por su presencia, permaneció firme en su posición esperando que el intangible decidiera cambiar de ruta. Lo cual efectivamente ocurrió, solo que primero soltó un grito terrible en muchos sentidos y después atravesó al profesor de Aritmancia antes de desaparecer.

Sieffre apretó los ojos por inercia, debió cubrirse también los oídos pero era tarde para hacerlo. En cuanto a la sensación de ser atravesado por un fantasma… bueno, quitarse el escalofrío le llevaría algunos minutos.

Llamó a la puerta del despacho dos veces para identificarse con la mujer que sabía estaba dentro, y enseguida abrió y se asomó con cautela. Pero no la vio a primera vista. –¿Afanen? Tu fanático ya se ha ido.– avisó pues tenía presente que el barón no era del agrado de la señorita, aunque claro, eso no le impidió bromear un poco. –Suerte que los fantasmas carezcan de aroma…– murmuró ingresando al lugar y cerrando la puerta.

Alzó una ceja extrañado y avanzó hacia el escritorio con todo el sigilo posible. Sobre el mueble dejó la bolsa de papel que llevaba y entonces rodeó parcialmente el escritorio. Por un momento dudó que estuviera de ese lado en el suelo, pero en cuanto vio el calzado de la bruja salió obviamente de dudas. –¿Nuevo rincón de lectura?– preguntó agachándose para verla ya de frente. Antes evitaba sonreír demasiado para ella, pero ahora ya no se reprimía tanto, por lo que fue evidente que le alegraba verla. Con un movimiento de su varita encendió la apagada vela y tomó asiento en el suelo de manera que el paso le fuese imposible a la dama. –Siento haber faltado, no era mi intención…– dijo con culpa, aunque en realidad no hubiera ningún acuerdo de por medio sobre el asunto. –¿Estoy a tiempo para un lugar en tu acogedor territorio?– preguntó esforzándose por componer  el humor e hizo levitar la bolsa con la “cena” hasta tenerla en las manos. ¿Estaba comprando el perdón o el pase al sitio vip? Con suerte los dos.
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Ago 10, 2015 3:42 pm

El grito del fantasma le heló las venas y le hizo cerrar los ojos de golpe a la vez que se cubría los oídos intentando minimizar el espanto. Su varita parecía que moriría estrujada en su mano y por suerte no se había golpeado con ella. No le gustaba ese tipo de ruidos excesivamente fuertes porque le provocaban algo de estrés, y no es que ella no gritara —porque sí que podía— pero de ahí a gustar de los sonidos guturales de un muerto transparente… No, definitivamente no era su área de conocimiento favorita, y ni el libro que acababa de leer le podía hacer interesarse tanto.

Como tenía ya cubiertos los oídos apenas si escuchó que la puerta se abría, suspiró para sí antes de decidirse a apartar las manos de los lados de su rostro y una vez que lo hizo se dio cuenta de la voz más que conocida que la acompañaba en el despacho. Por un segundo creyó que alucinaba, y es que la voz de Sieffre la tenía grabada hasta en el alma, las probabilidades de que el fantasma se decidiera a imitar la voz de la persona que más le importaba en el mundo era dudosa, y se eliminó de su mente una vez que lo vio aparecer frente a ella. Sus mejillas no tardaron en inflarse en la penumbra y pensó seriamente en levantarse de golpe pero poco tiempo tuvo mientras él se ubicaba justo en su ruta de escape, hasta en las sombras lo podría reconocer, pues conocía de memoria el aroma del hombre y casi juraría que detectaba su mera presencia.

Tenía 36 años y seguía con cierto toque infantil en sus maneras, por eso mantuvo su expresión de cuasi berrinche mientras escuchaba las disculpas del hombre. No quería perdonarlo tan rápido pero su estómago decía otra cosa mientras se retorcía repentinamente, recordándole que le faltaban alimentos para la madrugada. Y las cocinas estaban tan lejos—. Estoy haciendo una investigación, no leo por gusto —comunicó dejando ya solo una mejilla inflada mientras lo miraba gracias a la luz que él había encendido. Olisqueó el aire al ver la bolsa de papel y extendió las manos hacia él—. Tienes permiso de pasar si me traes frambuesas —no importaba si el pago se lo daba otro día, ella sólo quería la dichosa fruta que estaba entre sus favoritas, al igual que prefería al mago frente a ella por sobre la mayoría.

Abrió y cerró los dedos varias veces antes de decidirse a tomar la bolsa de comida y quiso inspeccionar que de todo el contenido olía tan bien. Antes eso si, se arrastró unos cuantos centímetros para orillarse bajo su escritorio, dejándole espacio al hombre del otro lado. Palmeó la superficie al costado, esperando que se acomodara en el lugar—. ¿Sabes eliminar fantasmas? —preguntó de pronto y trató de mirar hacia fuera de su nueva cueva pero no había mucho espacio para moverse sin salir del todo. Confiaba en la sabiduría ajena a lo sumo. No que ella se considerara menos valiosa, pero podía reconocer quien era el más viciado de los dos con el estudio—. Estaba mirando este libro... No te burles, todavía sé estudiar —bufó pues bien sabía que él conocía de su odio natural por la teoría, y arrastró con cuidado el pesado tomo para dejarlo a disposición del mago.

Iba a sacar el recipiente que seguro vendría dentro de la bolsa con su preciado alimento pero antes de eso giró el rostro de nueva cuenta, esta vez buscando la mirada del profesor. Querer tanto a alguien sí que dolía—. Gracias por venir… ¿Qué… —dijo luego de unos minutos de observación y se detuvo sin terminar la frase—. ¿Qué estabas haciendo? —se aventuró a preguntar aunque luego se sintió algo exagerada por no dejarle espacio vital y negó con la cabeza—. Olvídalo, si no quieres decirme no pasa nada —añadió algo rápido. Ella todavía no se acostumbraba a tenerlo presente en su vida un exceso de horas. Lo disfrutaba si, pero era tanta la novedad que le costaba a veces creer que era una realidad y no solo el producto de una emoción momentánea. Debía confesarse a sí misma que más de una vez le había pasado por la mente que una vez su pierna perdiera la marca del fuego, entonces él volvería a olvidarse de ella y la sola idea la angustiaba.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Sáb Ago 15, 2015 2:12 am

¿Había algo más divertido que ver a Afanen hacer berrinche? Mhm… seguro que sí, pero todas las incluirían a ella. Así que… una investigación… ladeó el rostro, preguntándose qué podría estar investigando la castaña. Quiso conseguir pistas en el libro que la acompañaba, pero con poca luz y desde ese ángulo no lo consiguió.

Frambuesas, frambuesas…– dijo con tono pensativo aún cuando sabía perfectamente lo que contenía la bolsa con el menú de la madrugada. –No estoy seguro, creo que las usaron todas en la tarta de un león que cumplió años hoy. Ayer.– rectificó tomando en cuenta la hora. Sieffre hizo “bailar” la bolsa cuando ella abrió y cerró los dedos, prueba de que la profesora no era la única con toque infantil escondido. Tras entregársela y ver que le hacía espacio en ese inusual recoveco, el mago se arrastró hasta acomodarse junto a ella, con madera por techo. Se sentía extraño estar tan ajustados ahí debajo, pero se trataba de un “extraño” en buen sentido, una mezcla de nervios, gusto e inesperada necesidad de mirarla a los ojos. Tal vez porque a esa distancia los orbes ajenos era lo que más “a la mano” tenía para apreciar, o tal vez porque en realidad le gustaba ser absorbido por ellos.

¿Fantasmas?– ¿lo decía en serio? Abrió la boca para hablar pero no pronunció palabra alguna y, al mismo tiempo, su índice apuntaba hacia afuera en un acto reflejo que se activó al haber relacionado la pregunta inmediatamente con el fantasma molesto que acababa de toparse minutos atrás. –No, no. Yo sé que lo que bien se aprende nunca se olvida pero…– su dedo cambió rápido de dirección y ocioso fue a presionar unas tres veces la mejilla de quien debía convertirse tarde o temprano en su esposa –¿Quieres deshacerte del fantasma de Slytherin?? Recuerda que es un pedazo de historia.– la pregunta la hizo con inevitable incredulidad, ¿algo como eso sería de importancia para los directivos? –No soy caza fantasmas, pero podrías preguntarle a la dama de mi casa, con un poco de suerte complotea junto contigo para deshacerse de ese sujeto.– después de todo, se decía que en vida se conocieron y no precisamente de buen modo.

Por fin las miradas de los dos se cruzaron y efectivamente él quedó poco más que embobado. El ambiente creado por la única vela y el reducido espacio en que se encontraban eran perfectos para… –Al contrario, gracias a ti… por… ¿Qué? ¿Cómo que olvídalo?– salió de su ensimismamiento en cuanto a sus oídos llegaron palabras que él percibió con... ¿con qué? ¿qué era eso? ¿desprecio? No no, era mas como… dolor o… resignación. –Hey, alto alto. No te adelantes a mis palabras. ¿Quién dijo que no quería decírtelo??– ¡claro! Por ese tipo de cosas solían discutir en círculos y esta vez estaba a punto de repetirse la historia pero… ya no quería seguir siendo el de siempre, el hombre que se indignaba y pasaba a ignorar a la chica en cuestión por falta de paciencia y exceso personal de orgullo.

Prefirió cerrar la boca de golpe, las ideas se acomodaban en su cabeza y durante ese proceso, sus manos se apresuraron a sacar el contenido de la bolsa, ya que ella parecía demasiado distraída como para atender a su proprio apetito. Sacó un pequeño canasto que guardaba un par de patatas rellenas perfectamente envueltas para que no se enfriaran, un té de canela almacenado en una especie de vaso sellado que él había comprado en uno de sus ocasionales recorridos por las calles muggles y por último, un trío de panqueques que en su interior llevaban mermelada de cierta fruta que fascinaba al paladar de su compañera. De estos últimos se quedó uno –el canasto lo dejó en un hueco de suelo que encontró al igual que el vaso– mientras los otros dos se los entregó a Afanen.

Después de la cena me atoraron unos alumnos, discutían por lo típico de estos últimos meses: pureza de sangre y todo lo que de ahí se desdobla… Los llevé con Woudpeak y Enaid. Eso me atrasó en todo lo demás.– inmediatamente después de su explicación acercó el panqué a los labios de la profesora de Astronomía. Estaba serio, no lo disimuló. –Deja ya de pensar lo peor de mi. Sé que la culpa es mía, pero creía que un poco de eso… había cambiado.Error. Desvió el rostro frunciendo el ceño, dándose cuenta de que componer ligeramente su trato hacia ella no bastaba para limar asperezas y estar en buenos términos. Como si años de desastre fueran a remediarse en unos cuantos meses. Pensó, sintiendo cómo poco a poco algo en su interior se apagaba.

La próxima vez que tenga percances te avisaré primero. Disculpa lo de hoy, quería asegurar el tiempo libre para mañana. Tal vez podríamos… –giró solo unos centímetros, sosteniendo todavía el panecillo –dar una vuelta por el castillo.– completó con palabras apresuradas el enunciado, como si una parte de él no quisiera ser escuchado, por temor al rechazo. Inicialmente el plan era invitarla por lo menos a Hogsmeade, mas no fue capaz de decirlo, quizá sonaba demasiado a “cita”.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Miér Ago 19, 2015 6:06 pm

A poco estuvo de volver a inflar la mejilla cuando la bolsa le fue negada los primeros segundos, pero pronto la tuvo en su poder y ninguna queja emitió por sus labios. Inevitablemente feliz por la presencia ajena justo a su lado, sonrío de lado a lado mientras asentía tres veces luego de que el dedo del mago fuera a posarse en su mejilla, eso hasta que le pareció que sus ideas no eran aceptadas por su compañero—. ¿Trozo de historia?! Ese pedazo de idiota solo viene a molestar aquí, y encima se equivoca de torre —furiosa no estaba, pero si indignada—. Si quiere la atención de tu dama debería ir a la de Ravenclaw, pero no, tiene que venir a la de astronomía y justo en mis clases — espetó todavía empecinada en que hacer de homicida de fantasmas era la mejor opción que tenía.

Apartó la vista en cuanto le llego el regaño del hombre y suspiró largo y pesado, no quería recordarle que él mismo había sido quien le había dicho un par de veces que ciertos asuntos no eran de su incumbencia. Pero eso había sido mucho antes del accidente, tal vez él si estaba cambiando. Lo observó trabajar en silencio, con la vista fija en las manos que tanto le gustaban. Siempre lo había admirado por variadas razones, de ahí que lo observará como si se tratara de un tesoro, uno que tenía la tendencia a ser inalcanzable.

Por el aroma pudo ir adivinando que cosas traía y su expresión pareció iluminarse, tomó los panqueques que el le ofrecía pero antes de poder probar uno ya tenía otro en frente y también la explicación que había pedido por curiosidad. Alumnos peleando las guerras de los adultos, eso no era nada alentador para el futuro que les esperaba. Frunció el ceño ante el reclamo ajeno y se detuvo en su movimiento antes de ir a sacar un trozo de la comida que le ofrecían—. No pienso lo peor de ti... Solo no quiero ser una molestia y que te sientas abrumado o acosado o algo raro —ella lo hacia por él y Sieffre se ofendía, tal parecía que faltaba todavía mucho por arreglar entre ellos dos.

Finalmente mordió la masa y cuando el sabor de la mermelada llego a su lengua se sintió infinitamente feliz. Era de frambuesa. Estaba comiéndolo cuando una propuesta llego de parte del mago y ella por poco se atora con lo que tenía en la boca. Rápido tomó luego del vaso que suponía tenía liquido dentro y exhaló cansada una vez que se calmo su alboroto físico—. Pues... ¡Claro que te acompaño! Si quieres patrullar a ver si no hay niños haciendo maldades no tengo problema —su sonrisa fue sincera en esos momentos porque le encantaba pasar tiempo con él, incluso si era para cumplir su labor como jefes de casa, jamás pasó por su mente la posibilidad de que la estuviera invitando a algo mas, y si llego a imaginarlo por un segundo simplemente lo apartó de su cabeza para no emocionarse más de la cuenta.

Sus manos abrazaron las de él antes de robarle otro trozo más de panqué y luego de masticar y tragar hizo fuerza a medias para acercarlo a la boca ajena—. Come tu también, es el mejor sabor —bueno, habían otros sabores que prefería por sobre las frambuesas, pero todos tenían que ver con Cináed y su cuerpo. Por eso no lo menciono aunque los colores le treparon en las mejillas quitándole un poco de palidez. Hace siglos que había dejado de ser una niña, pero se sentía como adolescente cuando se trataba de él.

Con expresión traviesa liberó las extremidades del profesor y luego rebuscó en la canasta para tener algo de sal en la boca. Tal vez así se le olvidaría que quería probar a Drăgan con mermelada encima, aun cuando en su mente la visualización fuera tan realista que casi dolía—. ¿Fuiste amable o cruel con tus alumnos al calificarlos? —preguntó sacando una mordida de la papa rellena aunque luego tuvo que exhalar con el trozo dentro de su boca para no quemarse tanto—. Ahhh que rico está —aseguró aprobando el sabor una vez que logró tragar. Si todavía guardaba algo de decencia al comer era todo un mérito. Como solía hacerlo a horas donde pocos la veían los modales se olvidaban un poco. Una suerte que Sieffre la conociera lo suficiente para no espantarse mientras la veía mancharse en el proceso. Su madre seguro la regañaría por tal desfachatez.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Vie Sep 11, 2015 12:41 am

¿Patrullar? ¿niños?? ¡No, él no estaba pensando en ser niñera el fin de semana! ¿Pero cómo se lo podía explicar a la castaña sin ser descaradamente directo? Para su mala suerte ni siquiera podía permitirse un gesto que manifestara su completa desaprobación a esa idea, pues como Afanen lo miraba con tan cálida sonrisa, tuvo que sonreír largo como si vigilar adolescentes fuese efectivamente su plan. ¿Había sido tan mal interpretable su propuesta? A veces su prometida era tan inocente… Claro que no siempre, sino que le preguntaran a la cama, los sillones, el suelo o la mesa de sus respectivos hogares…

Sin pedir permiso sus pensamientos ya iban en otra dirección cuando sus manos fueron tomadas por las de la bruja, quien quería hacerlo probar el mismo pan. No se resistió a redirigir sus manos, pero sí a dar la mordida, al menos en un principio. –¿Estas segura?– preguntó con una ceja en alto, mirándola a ella y después al bocadillo y su relleno. Bien, si eso la hacía feliz, entonces aceptaría. Esa era la prueba de que algo en él había cambiado desde hace unos meses, su yo de antes ni siquiera estaría debajo de un escritorio a esas horas, ahora se sorprendía a sí mismo pensando para dos y no para uno. Y él lo sabía, que sus sentimientos por ella se empeñaban en rebelarse a cada minuto. Pero en asuntos de amor era tan ciego y falto de confianza en sí mismo… que parecía otro completamente distinto.

Dio entonces una mordida de buen tamaño y lo entregó luego a las manos de su dueña, la verdad era que tenía muy buen sabor. Disfrutó casi todo el bocado, hasta que estando a punto de terminar sus manos fueron abandonadas para ir en busca de una caliente patata. Y en efecto, Sieffre no encontró nada raro en los modos de comer de la señorita, a pesar de los años y años de negativa, la conocía de pies a cabeza y con lupa. Nunca lo había dicho en voz alta, pero estando con ella todo era tan cómodo y ameno, no entendía cómo había sobrevivido tanto tiempo sin tenerla tan cerca como en esa madrugada.

Yo siempre soy amable con los muchachos, la ruda aquí eres tu, recuérdalo.– respondió manteniendo unos segundos más la vista sobre su compañera, hasta que la apartó para no caer en el acoso evidente. –¿No crees que deberíamos salir de la rutina? Por una vez dejemos que los niños se maten entre ellos y hagamos algo distinto.– comenzó a explicar intentando elegir lo mejor posible sus palabras, tenía que aclarar el asunto sin delatarse como un enamorado que ansiaba pasar un buen rato con su obligada prometida pero sin tener que recurrir a las copas. Ah pero, fue justo ahí cuando una nueva idea surgió en su cabeza, no muy normal que digamos, pero tendía a soltar en alto los pensamientos que le venían repentinamente y hasta después meditaba en que ser impulsivo en ese sentido no era lo mejor del mundo. –Acampar no estaría mal. Cerca de Hogsmeade. ¿Te gustaría?

Al preguntarlo el mago giró el rostro repentinamente hacia Afanen, curioso por saber si algo como eso llamaría su atención y solo después de encontrarse con su mirada se dio cuenta de que eso indudablemente sonaba a cita. A cita profunda de pareja. ¿En qué estaba pensando?! Oh bueno, desde luego que sabía en qué estaba pensando y variadas actividades para un campamento juntos desfilaron por su cabeza. Abochornado volvió pronto la vista al frente y sin un buen motivo apagó la vela que los vigilaba, así no podría verle la cara de afectado y él no tendría que sobrevivir a la expresión de desaprobación que imaginó en las facciones de la mujer que tanto quería. Una cosa era haberla tenido en casa para cuidar de su herida y otra muy distinta invitarla a pasar muchas horas ellos dos solos en un sitio donde nada los interrumpiría…

Tu sabes, como te gustan las estrellas podría ser un escenario… conveniente para tus observaciones personales. Verlas en amplitud debe tener su encanto, ¿no? Ya sé que la torre tiene…– ah… optó por callarse de una vez por todas, ¿para qué intentaba justificarse? Ganas no le faltaban de desaparecer, de huir y evitar la turbulencia del momento, pero ni siquiera era bueno en eso. Mejor quedarse a escuchar un regaño o reproche, y no hacerse pedazos la carne por querer escapar.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Mar Sep 15, 2015 11:22 pm

Distraída como estaba con los sabores en su boca, intentando descubrir que tenía de relleno la dichosa papa caliente, escuchaba con mediana atención lo que él le decía y negó al borde de hablar con la boca llena cuando él la llamó ruda, aunque se contuvo a tiempo para no escupirle encima y solo frunció el ceño mientras tragaba. La propuesta que él fue elaborando le pareció algo inusual, pero no tan extraña, es decir, no todo tenía que ser patrullar, tal vez habían otros modos de recorrer el lugar.

Lo que no pensó fue que él añadiría exactamente lo que quería y ella se quedó unos segundos mirándolo, con la boca entreabierta y a punto de dar una nueva mordida a la comida en sus manos. ¿Había escuchado bien? Lo miró de hito en hito mientras una sonrisa comenzaba a nacer en sus labios, a la vez que su pecho se aceleraba por la emoción, pero no alcanzó ni a responderle algo porque el mago acababa de apagar la única luz que tenía luego de dejar de mirarla. ¿Por qué hacía eso?! La sorpresa había podido con ella así que mantuvo esos segundos de tenso silencio, sus manos buscaron a tientas donde abandonar la comida que le quedaba—. Sieff, tú… —murmuró a medias aunque las palabras de él interrumpieron su posible respuesta, y cuando él termino de dar un montón de excusas incomprensibles, ella rió por lo bajo.

Inevitable no hacerlo, y es que se sentía repentinamente más animada que en toda la noche y todo el día, y toda la semana… Intentando cuidar los víveres se acomodó en busca del rostro del profesor, y cuando su mano lo encontró ella tocó su mejilla en una caricia, si estaban a oscuras no tenía problema con demostrarle lo que sentía por él, así no tendría que ver su cara de posible rechazo a sus muestras afectivas—. Sieff —lo llamó de nuevo, con voz suavizada producto del íntimo momento que él mismo había provocado al apagar la vela que ella había ubicado ahí para leer—. Será perfecto —aseguró ante la salida que ahora pensaba cobrar aunque el otro se arrepintiera a último momento y su boca fue a parar a la mejilla ajena donde dejó un cariñoso beso.

Tuvo sabor a poco pero no le importaba. ¡Tendrían una cita! ¿Desde cuando eso no sucedía? Al menos no oficialmente y sin que fuera una salida obligada, años de seguro—. En la torre se pueden ver de más cerca pero a campo libre es maravilloso, ¡Hace siglos que no acampo! —fue diciendo cada vez más feliz con la posibilidad, y eso le hizo olvidar que se encontraba bajo una mesa—. Cináed, ¿Podría decirse que tenemos una cit-¡Auch... —a medida que hablaba había tenido la mala idea de subir la cabeza y había terminado golpeándose directo con la madera. Rápido bajó y se puso las manos sobre la cabeza mientras se quejaba entre dientes por el golpe. No, ella no era buena para estar solo en la oscuridad—. Llevaremos linternas... —murmuró ofuscada por haber perdido la oportunidad de hacer una pregunta tan interesante.

Su varita la había perdido de rumbo hacía tiempo, así que no le quedaba de otra que buscar ubicación aunque tenía ambas manos sobre la cabeza, cuidándose de cualquier posible colisión en el camino. Apenas si lograba aventurar la figura del mago que la traía de cabeza desde que tenía uso de razón, y aunque se imaginaba su rostro no podía ni adivinar cual sería la expresión que tendría él—. ¿Éste fin de semana? —se atrevió a preguntar luego, quería dejar la salida planeada y sellada, si era necesario con un juramento, lo haría. Y es que ya soñaba con pasar tiempo de calidad con él, y más aún, esperaba que todo funcionara a la perfección, sin contratiempos.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Sáb Sep 26, 2015 7:42 pm

No no, ¿qué iba a decirle Afanen?? El incompleto enunciado lo estaba matando por dentro, mil posibilidades pasaron por su cabeza y casi podía asegurar que cualquiera de sus fatídicas teorías podría ser superada fácilmente por la realidad. ¿Pero por qué pensaba en la peor reacción y respuesta posible? En el fondo sabía que él no le era indiferente y eso debería bastar para sentirse aceptado, después de todo el que nada más ocurriera entre ambos era culpa suya y no de la chica. Sin embargo… aceptaba también que su trato hacia ella había sido pésimo a lo largo de los años, demasiada indiferencia y rechazo se habían acumulado por décadas, y eso, le hacía sentir que no merecía una oportunidad, que intentar arreglar las cosas con la mujer que quería podría ser tomado por ella como una ofensa… No, mejor que el silencio se adjudicara el momento…

Suspiró resignado a su cruda realidad, recargó la cabeza en la madera de a un lado y seriamente estaba pensando en marcharse cuando una caricia fue a dar sorpresivamente a su mejilla. Si la oscuridad no hubiese sido tan absoluta Afanen podría haber visto la expresión de sorpresa en el mago, era como si ese sencillo toque lo hubiese revivido después de largos años de muerte auto inducida. ¿Significaba eso lo que creía? Dudaba en sí creérselo o no, pero luego vino por segunda vez la abreviación de su nombre y con ello una segunda oleada de emociones. Estaba a la espera, sin poder impedirlo todo su ser estaba a la expectativa, esperando con ansias escuchar un sí o un no, de una vez por todas.

Esperanza y confianza empezaron a revolverse en su interior y entusiasmo surgió como resultado de dicha combinación una vez que a su alma llegó el visto bueno por parte de la bruja. –¡Lo será!– la secundó girando rápido en su dirección, llevándose una segunda grata sorpresa al sentir claramente como los labios de su prometida lo tocaban directamente. ¿Quién diría que bajo un escritorio la vida podía ser tan agradable?

¿Una cita? Pues… efectivamente eso era, por extraño que sonara para alguien de su edad, porque el viejo era él y no ella, aunque nunca le había pesado su edad. –¡Cuidado!– exclamó preocupado después del golpe, ahora sí que podía sentirse culpable… –Sí, éste fin de semana– respondió tranquilo, sin poder sacarse de la cabeza la palabra que la chica no había alcanzado a terminar. En su lugar se removió y, en temporal silencio, pasó un brazo por la espalda de la castaña hasta tomar su hombro y apegarla a él. Con la otra mano le hizo quitar una de ella y en su lugar hizo lo posible por sobarle la zona adolorida. No había problema, era su prometida y no tenía por qué ser extraño que quisiera atenderla, o abrazarla, retenerla aunque fuese un poco más…

Cita…– murmuró al detener su mano y de ese punto pasó a acomodarla sobre la cintura ajena, uno de sus tantos lugares favoritos en el cuerpo de la profesora. –Sí, eso es, Fanen. Tenemos una cita.– confirmó en voz más baja, inclinándose en busca de esa boca que tanto extrañaba. La falta de luz lo hizo más lento, pero guiándose por los roces con las facciones de la bruja logró llegar al punto exacto. Dudó un segundo, dos, y entonces, se contuvo. ¿Pensaría ella que solo estaba buscando el contacto físico? ¿Por qué en los momentos más importantes siempre se acobardaba?!




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Oct 05, 2015 4:28 am

La voz animada de él la hizo automáticamente feliz con la expectativa, aumentando con ello lo dichosa que se sentía al saber que sí podrían salir en conjunto. El golpe no logró mermarle del todo el ánimo, y aunque tenía las manos sobre su cabeza, se dejó acomodar por el brazo del mago, y cuando él retiró su mano y se encargó de sobarle la coronilla ella sonrió apenada, agradecida de que no la estuviera viendo en esos momentos. Lo mejor era que si sería el próximo fin de semana, así que la salida era un hecho. Y no podía negar lo bien que se sentía el ser mimada por él… Ojalá fuera más seguido el tener esa posibilidad, ojalá él si la quisiera tanto como ella lo amaba.

Su pecho dolió en esos momentos, antes de escucharle completar la palabra que ella había intentado soltar en principio. Pero su alma no lograba decidir si sentir la felicidad de guardar una mínima esperanza sobre el significado de tener una cita con su prometido, o si simplemente equivaldría a esos efímeros momentos por los que se caracterizaban. Esos que llegaban, le daban unas horas de emoción, y luego morían como nada más que bonitos recuerdos. Nada que fuera realmente eterno, ni que perdurara en el tiempo. ¿Cómo se suponía que se aferrara a eso?

La respiración ajena, repentinamente cercana a sus facciones, le hizo inquietarse. Sus sentimientos por él eran tan profundos que con tan solo un contacto simple se despertaban, y podía sentir como los segundos pasaban lentos, a la espera de un contacto que para su lamento no llegó. Podía sentir los latidos de su corazón retumbando en sus oídos. Obligándola también a ser consciente del lugar en donde Cináed tenía apoyada la mano desde hacía unos instantes. Percibir la calidez de su aliento sin alcanzarlo todavía terminaba siendo doloroso para ella.

Sieff, si tenemos una cita… —dijo mientras se movía apenas unos milímetros, logrando rozar sus labios con los de él—. Si tenemos una cita puedes besarme —aseguró y en su mente una voz extendió sus palabras: Incluso si no me quieres tanto como para quedarte conmigo… Pero necesitaba callar su propio pesimismo, callarlo y callarse a ella misma. Fue por eso que no esperó a que él se decidiera a buscarla, esta vez, nuevamente durante esa velada, fue Seren quien se impulsó para acercarse y tomar al fin la boca del hombre que no era capaz de dejar.

Y apresó sus labios con experiencia, con una pasión que no sería capaz de ocultar ni en el centro de la Tierra y con todo el amor y nervios que podía expresar si se encontraban haciendo eso mientras se mantenían sobrios. Claro que lo había besado otras veces así, sobretodo en el tiempo en que había comenzado a vivir en su departamento, pero no era lo mismo cuando terreno cambiaba, y ahora se encontraban en el colegio, en el lugar que ambos trabajaban. Y bajo su escritorio.

Ya no podría mirar el lugar de la misma manera. Sus labios apretaron el inferior del hombre, saboreándolo por largos segundos y grabándose por vez enésima su textura. Quería más de él, eso y que se hiciera realidad su sueño de que él la abordara con intenciones formales y serias. Pero era mucho pedir al parecer, aunque no iba a quejarse por poder tocarlo de ese modo a pesar de las dificultades—. ¿Ya tienes sueño? —preguntó en el instante en que se separó para tomar una bocanada de aire. Pero, no lo dejó responder y se acomodó contra él casi con rabia, volviendo a exigir de su boca la vida que quería para ellos dos. Extendió el contacto tanto como pudo pero deseaba todo de él, imposible negarlo—. Entra —pidió esperándolo con los labios entreabiertos luego de una mordida. ¿Se atrevería a rechazarla de nuevo? No quería ni imaginarlo.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Mar Oct 13, 2015 3:34 pm

Como muchas otras veces, Afanen lo había superado en valentía. Ella sí fue capaz de hacer todo a un lado y acortar la distancia que los separaba. Los segundos que sus labios tardaron en colisionar bastaron para que un deprimente sentimiento se instalara en el mago, uno que le gritaba “Bastardo” por hacer que la chica fuese tras él una vez más… ¿Hasta cuándo sería capaz de ahorrarle la caminata a la profesora? No es que Sieffre quisiera verla sufriendo por él, por supuesto que no, pero es que sin gota de alcohol encima él siempre se bloqueaba. Lo inundaba la culpa, se sentía indigno de tan maravillosa mujer.

Y a pesar de ello, sentir los labios de su prometida consiguió frenar ese tumulto de pensamientos poco gratos que lo agredían. Ese fue el efecto del primer roce, la pasión que vino después y a la cual correspondió con intensidad, se encargó de hacer retroceder todos sus temores. La besó entonces sin restricciones, aferrándose a la cintura que tenía en su poder y apoyando la otra mano sobre una de las piernas de la bruja. Quería comérsela viva, imposible de negar, y la culpa de que semejante apetito despertara a esa hora y en ese lugar era enteramente de Seren, y él no iba a resistirse a tan húmeda invitación, imposible cuando por dentro podía sentir un incendio devorándolo con ansiedad.

Agitado tomó aire en cuanto la oportunidad se presentó e iba responder con un rotundo no a la cuestión del sueño cuando fue silenciado con delicia, una que solo Afanen podía darle. –Cuantas veces quieras…– dijo acalorado, obedeciendo inmediatamente a la “petición” de múltiples interpretaciones que la castaña pronunció. Con la mano que antes tenía sobre una de sus piernas se hizo de una buena posición sobre la nuca de su prometida, desde ahí la atrajo más hacia sí y sin decencia alguna entró a través de sus exquisitos labios para encontrarse inmediatamente con la lengua de ella que tanto le gustaba. Y la frotó sin descanso con la propia, dejándose deslizar poco a poco sobre el suelo, cuidando que la distancia entre sus labios no apareciera.

La había arrastrado con él, sus piernas ya no estaban bajo el techo del escritorio pero no importaba, además de un posible público fantasmal nadie mas podía observarlos. De los alimentos se olvidó por completo, en cuanto estuvieron completamente sobre el suelo soltó la nuca de la chica y con ambas manos se dedicó a delinear el contorno del cuerpo femenino, remarcando el tacto cuando llegó a su cadera. ¿Estaría muy mal querer deshacerse de la ropa en pleno despacho de la profesora? Lo pensó un momento, y se dijo que prefería tenerla en un lugar más privado y acogedor, no es que tuviera algo en contra de ese sitio, pero Afanen merecía ser tratada como una reina, y a una reina no se le abordaba en el suelo, no en un suelo cualquiera al menos.

El sueño se ha ido a pasear con tus estrellas pero… aún así me gustaría darte una superficie más suave sobre la cual gritar– comentó evidentemente agitado al salir temporalmente de su boca, buscando la mirada ajena en medio de la oscuridad. Le mordió suavemente el labio inferior antes de cerrar la invitación –Como mi cama, tal vez…– a profundos besos abordó a Afanen, para que la temperatura no descendiera mientras ella decidía. En caso de que se mudaran de rincón el trayecto también sería interesante, nada les impediría comerse un poco entre los pasillos, o en las escaleras…




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Afanen Seren Vlček el Lun Oct 19, 2015 5:10 am

Una mano en su cintura y otra en su pierna, iba a costarle mantener la cordura y decencia luego de eso y mientras lo besaba buscó acomodar sus manos sobre lo que alcanzaba de él aunque sentía repentinamente estorbosas todas las capas de ropas. Por suerte o gracia divina, él accedió al instante a su petición y cuando ella tuvo su lengua dentro de sus labios sintió un estremecimiento en su espalda que nació justo en su nuca, allí donde la mano había ido a parar.

Desear que Sieffre tuviera más manos para tocarla era sin duda una idea falta de lógica, pero poco le importaba. Pronto se fueron moviendo de su posición y ella se aseguró de perseguir esos labios para que no se apartaran de ella, escuchó claramente como algunos de los víveres del hombre terminaron rodando por el piso de su despacho pero poco le importó. Y cuando lo tuvo completamente bajo ella pero dentro de su boca sus deseos se encendieron hacia todos los lugares incorrectos que eran posibles a esa edad y habiendo sido la amante del profesor todos esos años.

Más temblores de gusto le vinieron cuando esas manos que tan bien conocía se acomodaron a sus costados. Agitada como se encontraba, luego de frotar su lengua contra la contraria cientos de veces, cuando se separaron para tomar el obligado aire ella inhaló y exhaló con fuerza, casi emitiendo un sonido poco sano por culpa de él y su mordida—. ¿Quieres que grite…? Tendrás que silenciar el lugar —comentó pensando en que no quería compartir sus gemidos con los cuadros del castillo, mucho menos con otros docentes en la torre de profesores. Escuchar que él quería tomarla en su cama fue lo que la motivó a asentir a pesar de que poco se podía ver en ese lugar, pero antes de responder él ya se había aferrado a sus labios y ella jamás se negaba a esos gestos. Por eso correspondió con similar intensidad, profundizando apenas le fue posible.

Separarse costó pero era necesario y su lengua lamió los labios ajenos antes de responder—. Será un placer gritar en tu cama… Eso si no gritas tu primero —su alma competitiva era algo de temer, y nunca se lo había ocultado a él—. Te diría que me cargaras pero temo que nos regañen por eso si nos descubren —añadió y volvió a retomar la boca ajena. El problema era que si seguía así, saboreándolo con ansias, dudaba que llegaran a la habitación del hombre. Solo por eso se contuvo y su mano se acomodó sobre la sien de él para repartir una caricia en forma de media luna hasta llegar a sus labios.

Vamos o saldrá el sol antes —bromeó sabiendo que no era tan tarde aún, tenían un par de horas de ventaja sobre el astro mayor y ocuparlas en estar juntos era algo que ella prefería por sobre muchas cosas—. Cináed —lo llamó por el gusto de decir su nombre en voz alta, y lo pronunció a la perfección, solo cuando quería jugar con él, regañarlo o molestarle lo llamaba mal a propósito—. Tienes sabor a frambuesa —resaltó repartiendo cortos besos contra sus labios mientras se movía hacia fuera del escritorio y lo jalaba con ella. Levantarse fue un suplicio pues quería que él rápidamente la siguiera. Si pudiera caminar y devorarle los labios a la vez, a pesar del peligro de accidentes, lo disfrutaría a lo sumo. Su mano se extendió esperando que él la cogiera y su sonrisa fue tan brillante como las estrellas que tanto admiraba. Soñar de vez en cuando no era tan malo como se creía.

La comida había quedado replegada a último plano. Al día siguiente tendría que limpiarlo todo y organizar el lugar, por ahora dejaría hasta el libro tirado pues su mente estaba llena con Sieffre y la poderosa atracción que ejercía sobre la mujer, sin importar cuantos años y rechazos pasaran entre ellos. Ella lo quería en su vida, y a veces dejaba de importarle lo imposible que fuera. Una que otra esperanza rota no era capaz de dañar sus sentimientos por él.


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Sieffre Cináed Drăgan el Miér Nov 11, 2015 8:09 am

Toda clase de sonido que escapara de los labios de Afanen eran todo un deleite para su oído, y bueno, también para otras partes de su cuerpo que reaccionaban solo de escucharla. Si para disfrutar ampliamente de esos regalos auditivos tenía que silenciar su habitación, sin duda alguna lo haría, porque no era exhibicionista o eso se decía a sí mismo y cualquiera que lo conociera a profundidad sabía que Sieffre odiaba compartir a esa bruja por poco que fuera con el resto del mundo.

Tomó aire con fuerza cuando sus labios se separaron y el “reto” que su prometida lanzó después de recorrerle con la lengua los labios resonó en su cabeza. Después asintió, como si meditara muy seriamente sobre quién de los dos gritaría primero. Claro que la falta de luz no permitía que su expresión sarcástica fuese notoria, pero con el tono de su voz bastaba para hacerse una idea de lo que el mago pensaba en ese preciso instante. Evidentemente no se veía a sí mismo perdiendo ante ella por escandalosos gritos. –Vaya, parece que hoy habrá guerra en la cama, puede que te de una que otra oportunidad.– confiaba tanto en sus habilidades que estaría dispuesto a dejarla hacer y deshacer libremente un rato a ver si era tan dominante como parecía querer dar a entender. –Puedo cargarte Afanen. ¿Quién podría regañarnos? ¿El cuadro de algún viejo director amargado?– desde luego que eso no lo iba a detener, si la señorita quería que la llevaran en brazos entonces así sería. Cuando consiguieran detener los besos, claro.

Y si eso sucedió fue porque definitivamente ambos querían continuar la velada en un rincón más privado. El profesor en automático cerró los ojos al sentir cómo los dedos de su prometida lo acariciaban con cariño y un silencio suspiro se acomodó en su pecho. Las manos de esa mujer eran capaces de volverlo loco, pero también de relajarlo a niveles insospechados con sencillas caricias. Volvió en sí al escuchar su nombre y entonces unos segundos de desconcierto lo acompañaron. ¿Qué iría a decirle? Porque cada vez que la castaña lo pronunciaba con tanto cuidado era para decirle algo importante. –Eso… eso es tu culpa.– respondió ligeramente avergonzado cuando se le etiquetó un sabor. –Aunque si eso te tiene junto a mi entonces es bueno.– añadió por lo bajo, moviéndose también hacia afuera del escritorio. Inmediatamente aceptó la mano que la profesora le ofreció para incorporarse y una vez afuera alcanzó a notar la sonrisa que en Afanen se dibujaba. Allí la oscuridad no era tan absoluta como en su escondite, por eso fue capaz de apreciar sus facciones por tenue que fuera.

¿Para qué intentar reprimir la felicidad que eso le hacía sentir? Hace unos meses todavía lo hacía, pero cada vez le importaba menos el ser evidente en sus sentimientos hacia ella. Bueno, eso ya se había notado desde hace varios minutos, pero ser sincero también en los gestos que no implicaban cariños cálidos de pareja solía ser en realidad mas complicado. –¿Sabes algo? No me preocupa en lo mas mínimo que salga el sol o que los cuadros nos delaten. Si alguien lo hace será por envidia.– dijo muy tranquilo, acercándose al rostro ajeno para dar un suave beso sobre los labios de su prometida antes de soltarle la mano e inclinarse para cargarla en brazos. Pensar en esa misma posición pero vistiendo de gala y ella un vestido blanco fue inevitable y… la idea le agradó…

Vamos, que no pienso compartirte con tu visitante muerto de la torre.– Una vez más su sentir era completamente diferente al de otros tiempos, cada día que pasaba se convencía de lo estupendo que sería exponer todo su corazón a la dama que llevaba en brazos. Pero no podía hacerlo sin cuidado, eso lo tenía claro.  Poco a poco prepararía el terreno y se esforzaría por no arruinarlo, empezando por las agitadas horas que les esperaban esa madrugada. La haría sentir verdaderamente amada y, con un poco de suerte, conseguiría sembrar algo de luz en las tinieblas que siempre los rodeaban. De ese modo quizá ella podría ver el cambio en él y entonces… tal vez perdonarlo.



TEMA FINALIZADO.




avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hogwarts

Volver arriba Ir abajo

Re: To the moon and back ﻬ Private

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales