JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Spindelnät || Privado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Feb 22, 2015 6:03 am

❝ A lie can travel half way around the world while the truth is putting on its shoes. ❞
Mark Twain

24 de Julio, 2024. 16:46 pm.

En días como ese, no sabía si considerarse afortunada o con una suerte terrible. Pero diría que la culpa la tenía que fuera miércoles, y esos días siempre le habían parecido aburridos. Demasiado a mitad de la semana laboral, casi parecían indecisos de ser el comienzo o el final, y eso le disgustaba. Pero, volviendo al punto inicial, desde que había comenzado a trabajar como Auror para el Departamento de Seguridad, su vida había dado un giro notable. ¿Cómo si no? Ya no tenía horarios fijos, ni niños que ver una y otra vez en el aula y en los pasillos. Aunque claro, si que se había encontrado con antiguos estudiantes pero ninguno memorable ni digno de mencionar.

El mundo por otra parte, giraba en paz esos últimos meses. Demasiada para su gusto, comenzaba a percibir la ansiedad en ella y eso se proyectaba en que tenía un peor estado anímico que usualmente. Si no fuera porque sabía comportarse con otras personas, ya le hubiese dicho a algunos cuantos compañeros de trabajo cuales eran sus fallas como trabajadores y qué deberían hacer para mejorar. Pero no, se mantenía tranquila, como un profundo pozo que esperaba que cayera la primera piedra. Seguro el día que se volviera a mover el agua iba a desbordarse…

Y es que si había algo más aburrido en su trabajo y en la paz reinante que vigilar Gringotts, que Morgana apareciera y le lanzara un Rictusempra. Que horror. Lo peor era que aunque nunca pasaba nada cuando patrullaba en ese lugar, siempre le tocaba ir acompañada. Como si sus habilidades no fuesen suficientes para cuidar un edificio lleno de duendes y monedas que de hecho sabía cuidarse solo. Dudaba que alguien fuera lo suficientemente estúpido en estos años para intentar robar el lugar, no sin preparación. Suspiró pesadamente mientras daba unos pasos frente al establecimiento de blanco marfil, a su lado iba una figura anciana que por lo menos le sabía seguir el ritmo, aunque algo le decía que el hombre tenía la cabeza siempre en las nubes. Aunque en esas fechas el calor era terrible.

O al menos eso había percibido las pocas veces que había coincidido con él. Kjell Ljungstrand. Un veterano del cuerpo de aurores, que a su juicio ya debería estar jubilado. No, no tenía intenciones de entablar una relación con el anciano, mucho menos de hacer vida social. Pero la hora pasaba tan lento que ya se estaba comenzando a desesperar. Una lástima que los horarios en el ministerio si fueran teóricamente regulares y le impidiesen escaparse a otras simpáticas para reunirse con cierto jefe de departamento. –¿Hasta que hora se supone que tenemos que mirar las blancas puertas? – explotó ya con una pregunta para la que no necesitaba respuesta.

Si llegaba a pasar algo, por Merlín que lo iba a agradecer. Pero mientras no ocurriese nada valioso, seguiría cruzada de brazos mientras caminaban por la calle cercana al Banco fingiendo que eran dos civiles visitando el lugar e indecisos de donde debían comprar.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Kjell Ljungstrand el Jue Mar 26, 2015 7:50 am

Kjell era un hombre fuerte. Se había mantenido en pie después de perder  a su esposa cuando ambos eran aún jóvenes, y también a la criatura que en el vientre de Merit crecía. No fue fácil, sufrió y lloró como cualquier otro haría al perder a un ser querido. Pero por esas dos personas, se esmeró en mantener siempre la frente en alto, sin culpas ni remordimientos, dando simplemente lo mejor de sí en cada paso que daba a lo largo de los años. Y si llegaba a sentirse solitario y débil, bastaba con recordar a esas dos personas importantes en su vida para levantarse y continuar con su día a día.

No creía como muchos, que el amor no volvería a llamar a su puerta. Mantuvo los ojos siempre bien abiertos, por si encontraba por segunda vez a alguien a quien fuera capaz de hacer feliz y sin embargo, no ocurrió precisamente así. Rondaba él por los treinta cuando desde su sendero descubrió a una mujer que andaba por un camino paralelo al suyo y desde ahí, entablaron algo parecido a una amistad. No lo fue plenamente, pues tenían impedimento para convivir abiertamente, otro mago que desde años antes la tenía ya tomada como esposa. Bien, no importaba, porque Ljungstrand nada tenía que buscar con ella. Aderyn tenía su familia y él seguiría con su vida. En ese entonces no creyó él llegar a considerarla significativa en su vida. Estaba equivocado, por supuesto, pues ahora veía mucho de ella en el alma que aburrida lo acompañaba ese día.

Te pareces tanto a tu madre. Ojalá pudiera decírselo en voz alta pero para el mundo entero menos dos, un secreto era que la joven auror llevaba su sangre y no la de Hywell. ¿Cómo podía explicarle ese pequeñísimo detalle a Annwyn Lancaster? No podía, sencillamente no podía… Que doloroso caminar al lado de la única familia que le quedaba –o que él creía que le quedaba– y tener que guardarse no solo las palabras, sino también los profundos deseos de abrazarla y llorar con ella la trágica muerte de la segunda mujer que llegó a querer en su vida. Porque no amó a la esposa de su ex amigo Lancaster, pero vaya que sí la quiso. La quiso con la carne y con los huesos, con el alma y la sangre. Las sonrisas que compartieron no lo dejarían mentir.

Hasta  las veinte horas, Lancaster. Pero a las dieciocho podemos dejar de fingir demencia y tomar posición donde mejor le acomode a tu habilidad de camuflaje.– respondió tardíamente bajando de su “nube”. Tenía justificado el estar distraído, normalmente no le costaba concentrarse pero montar guardia con su hija a quien no veía desde que ella tenía cuatro años, no se lo ponía fácil.

Buscando su sitio en la realidad se detuvo un instante a mirar Gringotts. ¿De qué debía hablarle primero a la niña? Porque para él siempre lo sería. La niña que ni siquiera una vez pudo abrazar. –Lancaster…– curioso le alcanzó los pasos, con ambas manos guardadas en los bolsillos –¿Cuántos hijos piensas tener? Te he visto con el Jefe de Catástrofes, ¿él es el afortunado?– ¿entrometido? Solo cuando realmente alguien le interesaba. Ya imaginaba posibles contestaciones y aunque seguro ninguna lo sacaría de dudas lo que quería era conocerla, descubrir sus expresiones y entonaciones de su voz. Alcanzarla aunque fuese apenas un toque, eso, le haría muy feliz.




And I know I said it a million times:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Vie Mar 27, 2015 7:06 pm

¿Hasta las ocho? Si no hubiese sido una adulta responsable seguramente habría hecho un berrinche a quien se le había ocurrido definir unos horarios tan horribles para el trabajo. Intento recordarse que el trabajo en hogwarts era mas pesado pero ni eso la reconfortaba. Y que ni dijeran que la compañía al menos salvaba el día. Ljungstrand era extraño en muchos sentidos y le provocaba natural recelo aunque tuviese que fingir demencia.

Si hubiese tenido un vaso de agua, seguramente lo habría escupido cuando escuchó la pregunta, y si no rodó los ojos fue porque era parte del trabajo llevar una conversación como personas normales. Pero, ¿Que tenía de normal hablar de futuros hijos con un completo desconocido? ni siquiera sabía si Sihtric quería o ni tener hijos con ella, aunque suponía que si, pero no todavía. Demasiados problemas en el mundo para traer infantes a una vida que seguía sucia por culpa de los muggles y sus adeptos.

No veo razón alguna para contestar esa pregunta, pero en algo tiene razón, Cáech es mi novio —le comunicó la información que ya era evidente y suspiró por el rumbo raro al que había llegado todo. Ni su padre le había preguntado alguna vez eso y seguramente en un futuro tampoco se lo mencionaría. Considerando el hecho de que Hywel la odiaba por parecerse a su madre y aparte de ello a veces fingía que ni existía, ¿Qué hacía entonces este anciano sacando ese tema como si fuese una conversación sobre el clima inglés? Mantuvo silencio entonces, aunque en su mente ya comenzaba a imaginar una vida con Sihtric, con anillo en mano y la casa que compartían con Samantha y presuntamente dos o tres hijos, dependiendo de cuantas veces lo permitieran.

Porque seguramente en intentos no se iban a quedar. Ya era un hecho reconocido que combinaban más que bien en esos aspectos y se mostraban amor uno al otro tantas veces como fuera posible, e incluso cuando no lo era. Recordaba con placer cada uno de los encuentros, sobretodo los que tenían sabor a prohibido. Aunque los extensos y con todo el tiempo de sobra eran más que disfrutables durante las noches, un encuentro matutino o a la hora del almuerzo, con las obligaciones pisándoles los talones no era tan malo como se pensaba.

Distraerse en eso no hizo más que aumentar su desesperación por el aburrido día que se le venía encima. Así que giró su rostro hacia Kjell unos segundos durante la caminata. No sabía mucho del hombre, más de lo que había visto y poco había llamado su atención hasta que definió que podría darle problemas por ser demasiado entrometido—. Creo que el aburrimiento me supera —soltó finalmente y con un suspiro se descruzó de brazos y se arregló un mechón de cabello por ocio puro. ¿Que nadie iba a robar ese día?

¿Su esposa no trabajaba en este banco? La rompe maldiciones —preguntó de pronto recordando a la mujer a la que había visto más de una vez rondando al anciano. Los comentarios surgían de parte de unos cuantos chismosos y aunque no le interesaban, si se había guardado el detalle.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Kjell Ljungstrand el Sáb Abr 04, 2015 7:16 am

Kjell esperaba sacarle a la joven bruja una gran expresión de sorpresa o alguna frase exclamativa que le permitiera conocer otro ángulo de la voz femenina, pero nada de eso ocurrió. Una verdadera lástima. Al parecer Lancaster sabía controlarse a la perfección, aspecto a su favor en cierta forma, pues contra enemigos sabría mantenerse a salvo y también a sus personas importantes. Imaginó que sacarle información por la fuerza debía ser imposible, una pena que no pudiese usar veritaserum para aprender sobre su vida. Por lo menos consiguió que le dirigiera la palabra para un tema menos formal y que le dedicara por segundos una mirada. Ya era ganancia con esa bruja.

¿Por amabilidad, tal vez?– le dijo animado, consciente de que lo más que podía conseguir de ella con eso era una mirada de fastidio. –No he tratado a ese hombre todavía, pero lo percibo… complicado.– improvisó el calificativo, decir que le provocaba desconfianza no sería lo más inteligente considerando que eran pareja. Le pondría más atención en adelante, porque algo en él no le agradaba y siendo sinceros… también Annwyn le despertaba cierta intranquilidad, pero lo que ella le despertaba era tan abundante y variado que le faltaba tiempo para observarla con detenimiento desde cada uno de sus ángulos para entender los detalles de su esencia.

Ojalá en numerosas ocasiones les asignaran trabajo en conjunto, así podría aprender de la mujer poco a poco y tal vez, sólo tal vez, revelarse como padre biológico si el momento adecuado se le presentaba. ¿Qué clase de padre era Hywel? La noticia de que el hombre se había derrumbado tras la muerte de Aderyn pero la verdad era que Ljungstrand ignoraba los niveles alcanzados por el sufrimiento del hombre. Después del incidente no volvió a poner pie en esa casa, por culpa disfrazada de respeto hacia su viejo amigo y a la familia Lancaster. Si hubiese sido testigo de cómo el falso padre de la niña sucumbió a la perdición, muy probablemente al auror le  habría costado demasiado el continuar con su vida como había hecho durante esos años.

¿Aburrimiento? ¿Su pequeña hija estaba aburrida? ¡Estaban juntos y el momento era de lo más insignificante para la chica! ¿Qué clase de padre dejaba que su cría muriera de aburrimiento? A Maybritt siempre conseguía sacarle una sonrisa, tenía que esforzarse igual o más con su Annwyn. Pero el des-aburrido fue él, la repentina y complicada pregunta que le fue arrojada casi lo hace chocar con un transeúnte que avanzaba en sentido contrario al anciano mago. –¿Mi esposa?– ¿debía carcajearse o sufrir? Porque él felizmente tomaría a Owena como esposa, pero estaba 99% seguro de que su querida y añorada amante daría media vuelta antes de que él terminara la proposición matrimonial.

Fakhoury no es mi esposa. Lo siento.– ¿Se disculpaba por no tenerle una figura maternal o por pensar en una mujer que no fuese la madre de la rubia? –Somos buenos amigos, de esos que se quieren ahorcar mutuamente esporádicamente. Y no, que yo recuerde llegó a trabajar directamente en el Ministerio.– agregó con media sonrisa y el ceño fruncido no por enojo, sino por una especie de congoja. –Es una buena mujer, complicada como todas, sin ofender. Pero tiene… una chispa inigualable…– y que atraía a más de uno para su desgracia. Con esas palabras casi dejaba en claro que Owena le atraía considerablemente. Suspiró desalentado por su intangible situación sentimental. –No todos tenemos la fortuna de ser correspondidos y de poder conservar a la persona amada. Cuida a ese hombre, si es que lo vale.– quería creer que su hija sabía escoger correctamente pero de cualquier forma investigaría por su cuenta al aparente prospecto de yerno. –Hay quienes aseguran que las mujeres tienden a buscar un hombre semejante a su padre, ¿Cómo se encuentra el tuyo? Hywel fue siempre un gran hombre y letal mago. Espero que también un padre dedicado a sus hijos.– tocó el hombro derecho de la bruja para hacerla cesar en su andar. –Paremos aquí.– dijo en voz más baja al detenerse frente a uno de los tantos locales del callejón, uno donde vendían sombreros. Gringotts les mostraba un costado, tan blanco y aburrido como cuando inició el turno de los dos aurores.




And I know I said it a million times:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Jul 11, 2015 5:48 am

¿Sihtric complicado? Por supuesto. Ella también lo era, por eso no se lo podía reclamar. Pero al parecer esa característica le restaba puntos en boca del mayor, y a ella no podía importarle menos su opinión. Ya había decidido sí que lo usaría para pasar el tiempo, así que luego de preguntarle sobre su vida privada se le quedó viendo extrañada. ¿Qué no era su esposa? Ah, pero no tuvo que preguntarlo, pronto se lo dejaron tan claro como el agua. Y encima se llevó la explicación innecesaria del siglo mientras él le comentaba la clase de relación que llevaban, a todas luces sonaba a matrimonio. O mejor dicho, el mismo Ljungstrand sonaba bastante cautivado por la presencia femenina—. Se nota que la quiere —comentó a modo de hacer conversación. Aunque no sabía cuánto podía fingir que le interesaba el sufrimiento emocional del mago que tenía al lado.

Pero el hombre se dedicó a seguir ensuciando con sus palabras el momento—. Por supuesto que lo vale… Y ya que da tan buenos consejos debería decidirse a pedirle lo que quiere a la dama en cuestión —sí, que se metiera en sus asuntos. Porque los de ella con Sihtric estaban más que claros, ambos se pertenecían y no se querían separar, no veía problema en continuar a partir de eso, avanzar tal vez, retroceder no.

Apretó los labios en un tenso gesto mientras escuchaba sobre su padre de labios ajenos. ¿Alguien más que hubiese conocido a Hywel cuando aún no era un desastre de persona? Al menos ella no lograba recordar el tiempo en que había sido bueno. Se dejó frenar y de milagro no le lanzó un hechizo a modo de respuesta por la mano en su hombro. Lo miró unos segundos, evaluando que clase de conocido sería si no sabía la historia completa—. ¿Por qué si suena casi a amigo de mi padre nunca lo había visto? —consultó directamente antes de hacer conjeturas.

Sus brazos se cruzaron delante de ella mientras meditaba—. La pérdida lo superó, sólo eso puedo decir… Pero mis hermanos se encargaron de que no hiciera falta —claro que había hecho falta el tener un padre real en los momentos de necesidad, pero Aeron había tomado ese lugar y también el de su madre, y por eso lo apreciaba. Rhys por su parte se había preocupado por ella más que todos—. Si desea visitarlo algún día no hay problema, actualmente sólo vive con Rhys —comentó imaginando que el otro sabría el nombre de su hermano dado que conocía el nombre de su padre.

Luego de mirar unos minutos el aburrido banco, se giró para ver la tienda que tenían cerca. La cantidad de sombreros le recordó el lugar donde se encontraban y mientras miraba el conjunto de posibilidades, decidió que le llevaría uno a Sihtric ese día—. Dudo que alguien se dedique a robar un día miércoles, no existe momento más aburrido de la semana —comentó antes de señalar con un gesto la vitrina—. Compraré uno, si quiere cubrirme no me quejaré, pero no veo que vaya a ocurrir mucho en la espera —le dijo casi invitándola a seguirla, o al menos a quedarse en su posición. Por ella podía volverse una estatua de sal, no la culparían por la pérdida.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Kjell Ljungstrand el Mar Ago 04, 2015 8:18 am

¿Quería él a Owena? ¡Por supuesto que sí! Estaba seguro de amarla, pero ir y proponer matrimonio no era tan fácil como Lancaster quería hacerlo sonar… Negó rotundamente ante ese consejo –porque en ningún momento lo captó como un "ocúpese de sus propios asuntos"– y al poner la frente en alto enfocó el blanco Gringotts. Suerte que la inesperada interrogante le fue lanzada mientras no daba la cara a la rubia, el desconcierto lo habría puesto en aprietos. Y a peor pasó al escuchar la vaga pero preocupante explicación sobre la condición de Hywel.

Porque desde la muerte de tu madre no he vuelto a verlo. dijo con toda la tranquilidad posible, parecía increíble hablar del tema después de tantos años… Algo en su interior se retorció, la tristeza del recuerdo le invadió y disimularla le costó algunos minutos. No fue capaz de mirar a Annwyn  a los ojos, ¿cómo iba a hacerlo si él era uno de los culpables de que esa pequeña niña creciera sin su madre? Y por lo que entendió… también sin Hywell… Kjell suspiró tan tenue como pudo, pensando en que jamás podría compensar tantas pérdidas en la vida de su hija. –Me alegra saber que has tenido buenos hermanos…– fue lo último que dijo casi en un murmullo aún sumergido en sus viejas memorias. La auror ya posaba su atención en otro punto y así era mejor de momento.

Intencionalmente dejó pasar la “invitación” para visitar al mago, pues aunque le gustaría hacerlo dudaba ser bien recibido. Mas de uno lo tacharía de cobarde, ¿ella también lo haría si supiera la verdad? –Voy contigo. Pero si Gringotts es saqueado será enteramente tu culpa.– aunque las palabras de la mujer no fueron precisamente cordiales, consiguieron parchar un poco el humor del abuelo. Sonaba ridículo, pero esa sería la primera vez que iba de compras con su pequeña. No parecía ser una compradora compulsiva, pero sí una exigente.

Con un fallido disimulo apresuró los pasos para ser él quien abriera la puerta de la tienda para Lancaster. –Me gustan las sorpresas, pero si tienes prisa por comprarme un sombrero… después puedo fingir que no me lo esperaba.– bromeó vilmente aunque la idea le parecía espléndida, e irreal, claro. Mas nada le impedía divagar sobre cómo sería su vida al lado de su hija. Le costaba una infinidad no mirarla con exceso de cariño y nostalgia.

Entró después de ella, mirando inmediatamente la mercancía que llenaba el lugar. ¿Si él le hiciera un obsequio lo aceptaría o  lo lanzaría a la hoguera mas cercana? Supuso que nada perdía con intentar y decidió entonces  averiguar si tenían modelos femeninos. –¿Cuál es tu color favorito? Si no cooperas te compraré algo a mi gusto.– ¿Petición, aviso o amenaza? Que lo tomara como quisiera. De ser posible investigaría hasta su dirección para tocar a su puerta por “casualidad” o enviarle detalles anónimos. Sí, eso sonaba más factible. Así no tendría que contenerse y podría intentar hacer algo por ella.

Al ir casi como sanguijuela de la chica no tuvo problema en colocarle sobre la cabeza un elegante sombrero negro, que a pesar de ser para caballero lucía perfecto sobre esa cabeza de rubios cabellos. En ese instante no se preocupó por su atrevimiento, estaba ocupado confirmando en silencio que a esa bruja todo le sentaría hermoso.




And I know I said it a million times:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Dom Ago 23, 2015 3:48 am

Si Gringotts resultaba ser saqueado un día por los mortifagos, era muy probable que fuera a ser por su causa al menos en cierta medida. Lástima que no pudo aclararlo frente al anciano que parecía necesitar tranquilizantes o similar pues tenía exceso de energía ese día. Lo miró con recelo una vez que él abrió la puerta de la tienda para ella, y si no comentó el exceso de caballerosidad ajena fue porque hace años había aprendido que había ciertos hombres que sólo se sentían bien si hacían de flamante compañía, ella no le quitaría el placer a Ljungstrand de ser excesivamente empalagoso a menos que se le ocurriera tocarla.

La pregunta del mayor la tomó con la guardia baja, ¿Qué tanta conversación debía mantener con ese mago para que la dejara en paz? Se preguntó a sí misma mientras renegaba internamente por haberlo invitado a comprar—. Morado —respondió con la verdad pues en esos momentos le pareció inofensiva. Cinco segundos después ya se había arrepentido, cuando el peso de un sombrero en su cabeza le hizo mirar al hombre con un disgusto ya natural en ella, y es que mantener la expresión siempre afable era casi imposible cuando se encontraba con personalidades como las de Kjell. ¿Sihtric entendería si se acriminaba contra ese viejo? Le tendría que comentar sobre sus andanzas para ver la opinión ajena del pseudo acosador que tenía.

¿Qué cree que hace? —se alejó dos pasos de él y se quitó el sombrero, no estaba horrible. De hecho el modelo le agradó pero no para ella ni para Cáech, así que lo dejó sobre una repisa—. Creí que solo yo estaba comenzando a aburrirme en la vigilancia pero veo que el ocio le hace daño —ella solía ser respetuosa con sus mayores pero el de cabellos blancos comenzaba a colapsarla. Casi parecía que él quería que ella bajara la guardia y le enseñara lo peor de ella...

Cuando cayó en la cuenta de ese detalle se quedó dándole la espalda y esperando a que la calma volviera a su vida. Si su compañero de trabajo resultaba ser una especie de prueba para ver qué tan limpios eran sus movimientos e intereses entonces tendría que cuidarse el doble. Tal vez el solo se estaba acercando a ella para encontrarle alguna falla, no sería la primera vez que recibía algo de desconfianza, así que obligadamente debía comportarse como un pacífico lago para apagar todas las sospechas que pudiera tener sobre su cuello.

Quiero uno similar a este pero en color café o verde oscuro. ¿Cree encontrar algo parecido? —le dijo dando la posibilidad de serle de utilidad mientras le medio sonreía, apartando el gesto amargo que se había ganado luego de tocarla con un sombrero y sin permiso. El modelo inicial que señalaba era el mismo que él le había pasado por la cabeza. Si tenía que despistar al enemigo lo mejor era tenerlo trabajando hasta que se cansara, al menos el casi fósil tenía buen gusto al vestir y similares, así que no tenía que dudar de su capacidad de escoger accesorios. No pensaba tampoco regalarle a su novio algo que lo hiciera ver de 80 años.

Un mínimo de suerte le haría falta y lograría que el mago se perdiera entre los sombreros y ella tuviera unos segundos de relajo. Su mirada se desvió hacia los ventanales de la tienda, afuera en la calle parecía que nadie había decidido convertirse en un ladrón de bancos así que luego procedió a moverse entre las estanterías. Algo le decía que era milagro que ese lugar no estuviera lleno de polvo pues pocos clientes se veían y aun no divisaban a ningún vendedor en las cercanías.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Kjell Ljungstrand el Sáb Sep 12, 2015 3:12 pm

El corazón de padre ancestral y anónimo se le rompió ante ese primer rechazo por parte de la auror, pero se necesitaba más que eso para hacer que Kjell se rindiera. Aunque los sarcasmos parecían dársele bastante bien a Annwyn… Lo dicho le causó gracia y al mismo tiempo fue como una chispa de fuego sobre su capa, reprimió la risa y amarró bien la necesidad de regresarle el chistecito. Si fueran una familia normal, sin duda se divertirían bastante, de la manera ruda claro, pero para él eso estaría perfecto. Lástima que fueran simples fantasías.

Suspiró alejando la vista de su hija que acababa de quitarse el sombrero y ya había decidido lanzar su atención a cualquier cosa que encontrara por ahí cuando para su sorpresa descubrió que la chica le pedía un poco de ayuda. Los ojos se le llenaron de ilusión y sorpresa y entusiasmado se puso a disposición de la bruja. ¿Sería exageradamente evidente que le hacía feliz el ser incluido en sus asuntos? Ni un segundo se detuvo a pensarlo, gran falla tal vez, ¿pero qué se le iba a hacer?

¡Por supuesto!– dijo, y su cuerpo pareció haber recuperado la energía después de siglos de quietud –Café o verde.– rectificó –Es un buen modelo. ¿Le gusta el verde a tu novio? Imagino que lo quieres para él.– preguntó aunque el dato era de poca relevancia, lo que al anciano le interesaba era que la rubia continuara hablándole, de lo que fuera estaría bien. Y la sonrisa que vio lucir en ella por un instante, le hizo preguntarse por qué no sonreía con más frecuencia sí tan bonita la hacía ver. No culpaba al maldito de Cáech por ir tras su hija, pero más le valía andarse con cuidado y ser interés sincero.

Con gusto avanzó unos cuantos pasos por el pasillo, sin dejar de buscar entre los infinitos sombreros que tenía delante alguno que coincidiera con lo solicitado por su compañera. En uno de tantos minutos repentinamente se sintió observado y como no era Annwyn quien lo enfocaba, buscó con disimulo el origen de esa sensación. Se trataba de un hombre ubicado un poco lejos de ellos que acomodaba mercancía y parecía ser uno de los vendedores, recién reparaba en la presencia de los dos clientes y en cuanto Ljungstrand encontró la mirada de ese mago, negó con un mínimo de movimiento. Su intención era hacerle entender al vendedor que no requerían atención personalizada, para que no fuera a acercarse y destrozar con su no grata presencia el preciado momento entre padre e hija. ¿El sujeto habría captado el mensaje? No estaba seguro, pero al menos no se le veían intenciones de interrumpir.

Volviendo a su misión particular dio con un sombrero del diseño deseado solo que este era azul. Con el accesorio en la mano giró parcialmente hacia la bruja y se lo mostró. –Azul de Ravenclaw, ¿ en qué casa estuviste, Lancaster? Sé que antes fuiste profesora en Hogwarts, pero nada mas. Yo fui de Slytherin, es una excelente casa, independientemente de lo que el mundo tienda a decir sobre los nuestros.– contar un poco de sí con suerte serviría para tibiar el ambiente entre ambos, había toneladas de preguntas que quería hacerle pero lanzarlas sin justificación podía ser mala idea. No quería que sus ansias por conocerla la hicieron correr o volar lejos, mucho menos desaparecer frente a él.




And I know I said it a million times:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Lun Sep 28, 2015 4:38 pm

Para su sorpresa, el pedido realizado al mayor no hizo más que animarlo. Pudo leerlo en sus ojos cuando se giró a verla, y en ese segundo decidió que tener a alguien que se interesara en ayudarla podría ser de utilidad en futuro—. Si, lo quiero para él. El verde le combinaría bien de vez en cuando y el café podría servirle para uso cotidiano —el segundo color era más combinable a su parecer. No sintió que debía ocultar el dato de que lo quería para Sihtric, pues dadas las circunstancias lo veía más que evidente. Para su fortuna el anciano terminó alejándose de ella al fin, y cuando estuvo a distancia prudente ella mudó su expresión a una de profundo cansancio mental.

¿De cuándo acá tenía en Ljungstrand un compañero tan cercano? Algo le gritaba internamente que Cáech no estaría feliz de saber esos detalles, pero no veía razones para ocultarlos. Si luego resultaba que Kjell era un traidor, entonces mejor sería que su querido supiera a quien culpar en caso de extrema necesidad. Retomó su camino entre los pasillos con la mirada perdida y olvidando buscar, pues simplemente tocaba de vez en cuando algunos de los modelos y luego seguía, su dirección era simple, mantener la distancia con su compañero de trabajo para no tener que socializar más de la cuenta. Ni cuenta se dio de la otra presencia en el lugar, pues había regresado a su tarea de contar cada segundo que pasaba para que se acabara la tortura.

La paz no le duró lo suficiente, pues la voz del hombre la obligó a girarse hacia él. Y cuando vio el color y lo unió con las palabras ajenas, se acercó para extender la mano y tomar el accesorio. Así que el mago frente a ella había ido a Slytherin. Eso era un buen comienzo, aunque también significaba que podía ser peligroso tras esa faceta afable. ¿Sería una futura amenaza o un futuro amigo? Todo dependería de los ideales del auror—. Fui tan azul como este sombrero —comentó mientras estudiaba el objeto. Lo revisó bien por todos lados, tal vez no le vendría mal a Sihtric un cambio en sus tonalidades.

Daba clases de transformaciones y fui durante algún tiempo la jefa de Ravenclaw —¿Por qué le estaba dando tanta información a ese desconocido?  La verdad era que poco importaba, después de todo, ¿Qué amenaza podría generar el hecho de que él supiera en casa había estado?—. Sihtric fue de su casa —añadió estudiando las reacciones del caballero por el rabillo del ojo—. El daba la clase de runas antiguas —y eso sería en total toda la información que pensaba cederle al contrario ese día. Abrazó el sombrero contra ella, ya se había decidido—. Llevaré este, ya veré luego con qué puede combinar —anunció antes de girarse para buscar el lugar donde se podía pagar.

La conversación acababa de quedar sellada sin espacio para reclamos, aunque ella no sabía que tanto interés habría despertado en el hombre con toda la información que le había regalado. Por un segundo había bajado la guardia y casi había terminado hablando sobre el hecho ligeramente extraño de que ella y su pareja habían dejado Hogwarts de un día para otro. Un asunto que sin duda no debería estar en manos de la persona que tenía a unos pasos de ella.


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Kjell Ljungstrand el Jue Nov 12, 2015 1:00 am

¡Vaya! ¡Ravenclaw! Esa era una estupenda noticia, su pequeña no había sido una descolocada Hufflepuff y tampoco una leona aburrida, para Kjell la casa de Rowena era sin duda la segunda mejor de la lista. El auror se sintió victorioso al ser testigo de cómo Annwyn revisaba con detenimiento el sombrero que él había encontrado, complacerla aunque fuese en una insignificancia como esa lo reconfortaba, lo hacía sentir más cerca de la niña a la que jamás pudo abrazar como el padre que era. Ella tenía la atención puesta en el sombrero, mientras él la observaba con añoranza.

Por naturaleza adoptó una posición firme, con los brazos en la espalda y el rostro en alto, parecía que era la rubia a quien protegía en lugar del banco. Y con gusto lo haría, lástima que no tuviese excusa lo suficientemente válida para estar pendiente de ella todos los días a cada hora…

Como estudiante sediento de conocimiento se grabó cada uno de los puntos que amablemente su hija le compartió sobre su vida, y también los que hacían referencia al hombre que tenía por pareja. ¿Quién iba a pensar que tendrían más de un punto en común? Asintió una vez que quedó decidido que ese sería el sombrero que la dama se llevaría, extendiendo luego un brazo para indicarle el rincón de la tienda donde se pagaba. Él ya lo había ubicado cuando su vista encontró también al encargado del lugar.

Sin más demora –por mucho que doliera cortar ese preciado momento- caminó en esa dirección a la par de su compañera de trabajo, resignado a que todo lo bueno tiene un fin. –Admito que tu hombre ahora me simpatiza un poco.– comentó aún si su opinión no había sido solicitada –Y por raro que parezca, fui becario de transformaciones por un tiempo, después de graduarme.– añadió recordando aquellos tiempos, años en los que conoció al mago que ella llamaba padre. ¿Por qué la vida había sido tan cruel con él? Esperaba que al menos la de la auror fuese menos tormentosa. ¿Sería Lancaster feliz? Se lo preguntó por primera vez, mientras la observaba por el rabillo del ojo.

Deberíamos cenar juntos alguna vez, los cuatro. Para salir de la rutina.– dijo amoldando sus palabras a una neutralidad que en realidad no sentía, pero es que mostrarse entusiasmado por una idea como esa sin lugar a dudas destrozaría lo escasamente construido hasta el momento. Buscaría el modo de acercarse a ella y conocerla de verdad, toda la vida se había dicho que mantenerse al margen era lo mejor para ambos pero ahora… ya no estaba tan seguro, o mejor dicho, no quería. Era su padre, el real, tenía derecho a estar a su lado. –Después de todo trabajamos en el mismo sitio, siempre es útil tener uno que otro conocido en otros departamentos, ¿no lo crees?– y no era mentira, de eso a que fuese su verdadero móvil era otra cosa.




And I know I said it a million times:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Annwyn Lancaster el Sáb Nov 14, 2015 7:03 pm

Mientras caminaba hacia la caja, una ceja se elevó en su rostro al escuchar que Ljungstrand simpatizaba con la figura de Sihtric. ¿Se había perdido de algo? Porque no recordaba haber requerido en primer lugar que el mayor aceptara al hombre que amaba. Suspiró y trató de enfocarse en algo más interesante, aunque escuchar que el otro había resultado ser becario de la misma asignatura que ella le dejó un extraño sentimiento—. Transformaciones es una rama interesante para especializarse —comentó y le hizo entrega del sombrero al encargado que debía cobrarle.

No tardó en sacar su monedero para depositar la suma requerida y escuchó algo que le hizo girarse con algo de sorpresa—. ¿Los cuatro? —repitió ligeramente perdida y cuando entendió que se refería también a Fakhoury asintió breve, no la conocía de nada de momento—. Supongo que estará bien, le comentaré a Siht —aceptó a medias y se giró para recibir al fin bien envuelto el regalo que le daría esa noche a su novio. Esperaba que él pudiera llegar temprano a la casa, y estaba más que segura de que nadie sería tan idiota de atacar el Banco así que ella también tendría la noche libre.

Usted y Fakhoury son buenos amigos que tienen citas entonces —concluyó mientras le hacía una seña para que salieran de allí. El mago no parecía interesado en comprar algo para él y ella luego miró la hora para confirmar que quedaba cada vez menos tiempo para la aburrida espera. Guardó el regalo en su monedero, allí donde llevaba cientos de cosas encogidas y luego miró a Ljungstrand—. Revisaré el perímetro por el lado izquierdo, usted va por el contrario y nos reunimos en media hora al centro —ya no quería seguir socializando más de la cuenta, y sin esperar a que el mayor aceptara o algo enfiló sus pasos en la dirección indicada.

No tenía idea absoluta de qué tanto interés tenía Kjell en ella y no podía ni imaginarlo, por eso aparte de parecerle excesivamente entrometido no tenía mayores reparos contra él. Si Lancaster lo hubiera al menos sospechado, hubiese entendido que estaba comenzando a quedar atrapada en una trampa mortal. Llena de oscuros secretos que podían cambiar su vida por completo, para bien o para mal.


TEMA FINALIZADO


The worst evil is the one unseen

 

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: Spindelnät || Privado

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales