JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Vie Ene 30, 2015 4:05 pm

All the king's horses and all the king's men
Couldn't put Humpty together again


27 de Enero, 2024

Tres días habían pasado desde que se desatara el caos. El foco de atención evidente en todo el mundo mágico ahora era el Colegio Hogwarts. Y aunque a Fatmire poco le importaba, debía aceptar que ciertas visiones que había tenido se habían vuelto realidad. De hecho se lo había dicho a ese hombre. Que tenía una vaga idea del punto donde el desastre iniciaría, y tal como todas las cosas que ocurrían en ese mundo, justo como estaba escrito, ocurrió.

A ella no le podía importar menos si el mundo se caía a pedazos. Ya tenía la teoría de que ese era el final de todo. Pero si le interesaba el rumbo de su propia vida. Y en su camino estaba más que claro el papel del mayor de los Hawryluk. Sólo por eso, lo esperaba. Usualmente cuando tenía una reunión, sólo se acordaba quince minutos antes. Pero este día lo había tenido en consideración desde que había abierto los ojos. Se había paseado por las habitaciones de su departamento una y otra vez, pero no lograba sentirse bien consigo misma. Hacía demasiado frío.

Luego de tres duchas de agua caliente, separadas por media hora cada una, se sintió mejor. Encendió el fuego con la varita en la chimenea y se sentó sobre unos cojines frente a las llamas. El silencio reinaba en la habitación pero luego de estar quieta una hora escuchó el sonido casi imperceptible de un resbalar por la mullida alfombra. Si, como no soportaba bien el frío había tenido que llenar de alfombras el lugar. Gritar todas las mañanas por tocar el congelado piso no era vida para nadie.

Pronto tuvo a una de sus amigas acomodándose sobre su brazo. Era una de las últimas que le habían enviado de regalo. Se permitió sonreír entonces mientras veía como la criatura subía y se acomodaba por si misma con la cabeza en uno de sus hombros, tal cual fuera un brazalete que se le enrollaba en todo el brazo—. Yo también te extrañé —le dijo en un idioma que sólo la serpiente y ella entenderían. Luego volvió su vista al frente, al crepitar de las llamas y esperó.

Parecía que estaba hibernando cuando su cuerpo se puso repentinamente rígido. La serpiente en su brazo preguntó qué ocurría pero ella no dijo nada y simplemente se quitó al ofidio para llevarlo al cristalizado hogar que le tenía. Sabía, a ciencia cierta, que a ella no le podían hacer daño, incluso si se decidían a jugar. Pero quien estaba justo en esos segundos por tocar no podía esperar lo mismo. Luego de eso se dirigió a la puerta y antes de que sonara la alarma mágica que tenía, la abrió.

Viniste —saludó mirándolo fijo. Se veía igual que siempre. Sin una solitaria mancha que arruinara su indumentaria. Mire giró un poco el rostro, como si estuviera evaluando si tenía al frente a un amigo o un enemigo, y luego de eso le dejó espacio para que pasara. Normalmente no había razón alguna que le motivara a dejar a extraños pasar a sus dominios. Seguro sus niñas le reclamarían. Pero, no podían pedirle que dejara fuera de la puerta al futuro padre de su hijo. Tendría los ojos de él, lo había visto. Nunca se lo había dicho a ese hombre claro, y nunca se lo diría. No pensaba revelarle que ya tenía frente a él a la mujer con la que compartiría su vida, no, era un dato innecesario porque ya había comenzado el engranaje a moverse y ella no sería quien detendría el inevitable final, y mucho menos lo retrasaría.


Última edición por Fatmire Yllka el Lun Jun 29, 2015 6:43 am, editado 1 vez


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Mar Feb 03, 2015 8:50 am

En el momento que la noticia de un segundo desastre en Hogwarts llegó a sus oídos –de hecho mucho antes de que la información fuese llevada al Departamento de Seguridad Mágica- supo a quién tendría que tratar con mas cuidado en el futuro. Ella había compartido una de sus supuestas visiones con Hvalimir, una que anunciaba una dura caída en el colegio de magia y hechicería, misma que ahora dejaba en claro que en efecto, la mujer poseía un interesante talento.

Hace poco habían empezado a tratarse, coincidiendo por lo general en las reuniones de mortífagos que corrían a cargo de Zabini, a las cuales recientemente ambos se habían sumado. Muchos ahí aspiraban a ascender en la jerarquía y el mayor de los Hawryluk sin duda era uno de ellos. No toleraba ver tanto charlatán y dramático asesino alzándose alrededor de la astuta cabeza que era Pansy, pero quitarlos del camino requeriría tiempo. Tiempo que creía posible acortar si daba un buen uso a Yllka. Las conversaciones sostenidas con ella habían formado en él una opinión más que aceptable de la bruja, llevarse bien parecía ser factible.

Ya había conseguido que lo recibiera en su casa y eso jugaba a su favor, en privado podrían tratar asuntos de los cuales nadie más debía enterarse. La tendría sólo para él, porque Hvalimir no descansaba hasta obtener aquello que le apetecía y la dama en cuestión sería pieza esencial de sus planes personales. Quería más visiones.

Buenas tardes Yllka– él era formal cuando lo creía conveniente. –Por supuesto que vine, no podía dejar pasar tu invitación.– esperó con expresión analítica a que Fatmire terminara sus observaciones, se notaba que no confiaba del todo en él lo cual interpretó como una sabia decisión, después de todo, Hvalimir tampoco se fiaría de alguien como él. Pero tampoco de quien abriera la puerta antes de que el invitado llamara sobre ésta.

De manera respetuosa pero trazando movimientos firmes y a la vez elegantes se inclinó ligeramente para tomar su mano y colocar sobre el dorso un beso. Mire ostentaba una belleza impecable y el mago gustaba de reconocer los aspectos destacables de otros cuando lo merecían. –He traído un obsequio para ti, estoy seguro de que hará más amena tu tarde. Si me permites pasar con gusto lo serviré para ti.– comentó al retomar la postura erguida, llevaba en el otro brazo el presente mencionado y aunque era evidente de qué se trataba, había sido envuelto cuidadosamente en un fino terciopelo negro. Vino de la cosecha familiar, licor al que no cualquiera tenía acceso. Solo aquellos que gozaban el visto bueno de los Hawryluk.


Última edición por Hvalimir M. Hawryluk el Vie Jun 26, 2015 1:24 am, editado 1 vez



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Dom Feb 08, 2015 7:52 pm

Yllka. No le sorprendió que la llamara por su apellido, pero se sentía demasiado lejano para las ideas que se estaban formulando en su mente. Lo observó a conciencia y dejó incluso que tomara su mano y cuando la palabra obsequio salió en el camino una media sonrisa se posó en su rostro y se quedó plantada allí. Oh, era una de las bondades de tener a Hawryluk rondando cerca de ella, una bebida de cuerpo y aroma perfectos. O que al menos a ella así le parecían.

En vez de extender la mano para tomar su regalo, inició el camino para adentrarse de nueva cuenta en su hogar. ¿Debía recordarle a Hvalimir que tuviese cuidado de donde debía pisar? No recordaba si había guardado a todas sus amigas donde correspondía. Pero no se esperó para meditarlo. Le señaló con una mano el sillón, esperando que el otro la estuviese siguiendo y que dejara la puerta cerrada. Darle la espalda a tu enemigo no era saludable, pero las amenazas que veía en el camino del contrario no era precisamente ella.

Ya en la cocina tomó dos copas que había dejado preparadas durante la mañana y las llevó a la mesa que tenía en el salón. Ella tomó asiento en el mullido sillón y esperó a que el otro se acercara volviendo a mirarlo fijamente—. Sírveme —pidió sin más y le extendió una de las copas. Sus pies estaban desnudos sobre la alfombra así que movía los dedos sobre la superficie suave mientras esperaba con infinita tranquilidad. Como si el tiempo para ella transcurriera más lento que con el resto de mundo.

¿Ahora si me crees? —consultó pues sabía que el interés del otro de momento iba simplemente por el poder que ella tenía aunque no lo había deseado. Y no le importaba realmente. Ella no quería a ese hombre todavía, pero dado que lo había visto en su camino, esperaba con calma a que el destino hiciese lo suyo. Había aprendido a esperar por muchas cosas. Hvalimir era sólo una de tantas—. Tu desconfianza fue ofensiva pero inteligente de tu parte —añadió luego, directa como siempre. ¿Debía preocuparse por estar siendo casi grosera con él? No lo creía necesario.

Cuando su copa estuvo al fin llena la mantuvo en su mano, admirando la composición del líquido, y moviéndolo levemente en el fondo de la misma. El hombre que tenía a un lado seguro sabía como catar y degustar correctamente. Y estaba Mire al borde de preguntarle. Pero antes, olió primero el contenido y luego se detuvo de golpe. Alzó la vista una vez más hacia Hvalimir y negó con la cabeza—. Olvídalo —le dijo sin más, tenía la idea difusa de que eso debía decirle. Aunque el final de sus premoniciones nunca eran tan claras como las visiones reales.

Entonces sí se decidió a beber, y tragó un buen sorbo, deleitándose de como el líquido pasaba por su lengua y bajaba directamente por su garganta como si estuviese acariciándola desde el interior. Calentando a su paso sus entrañas. Tal vez no se negaría tanto como había pensado en primera instancia. Sólo tal vez...


Última edición por Fatmire Yllka el Miér Ago 12, 2015 4:22 am, editado 2 veces


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Lun Feb 23, 2015 6:30 am

Entendió que Yllka no era mujer de amabilidad, no se molestaba en dar indicaciones para aquellas acciones que consideraba obligaciones de otros y eso significaba que se cuidaba de tratar sólo con gente de cierto calibre, nada de inútiles que desconocían su lugar en comparación al que ella ostentaba. Con esa conclusión en mente entró –altivo como siempre– a los aposentos de la mujer, cerrando como era debido, la puerta tras él.

Desde luego su primer acción fue evaluar visualmente las instalaciones, las cuales le permitirían formarse una idea más clara sobre cómo era exactamente la mujer, siendo en este caso el elemento que más captó su atención la alfombra que se extendía ampliamente en el salón. Asintió cuando ella proporcionó el par de copas y sin demora sirvió el líquido en cada una de ellas.  No le gustó la forma en que exigió ser atendida –él daba órdenes, no las recibía– pero por esa ocasión se lo perdonaría. Ciertamente Hvalimir se había ofrecido a servir el vino antes de cruzar al interior pero debido justamente a eso consideró innecesario el que Mire lo pidiera en voz alta. Al parecer, ambos tendían a buscar el control.

Dejando pasar ese detalle, tomó ambas copas y se dirigió hacia el sitio donde la dama descansaba cómodamente. Hizo entrega de su correspondiente copa y permaneció de pie a escasos pasos de ella, haciendo lo suyo con la bebida para disfrutar cada uno de los detalles. Minutos que invirtió en un segundo vistazo a la estancia. Buscaba señal de las serpientes que en otras conversaciones se le habían mencionado pero desde ese ángulo no le fue posible dar con su paradero. –¿Estaría aquí si no fuera así?– preguntó en lugar de responder si ya creía en las visiones que la mujer le había compartido en días pasados y dado que antes se le había ofrecido asiento pasó a sentarse en el mueble opuesto al que ella ocupaba. Observó detenidamente las atenciones que Fatmire tuvo hacia el vino y bebió del propio justo cuando vio venir algún comentario de los labios de la vidente. Mas a sus oídos tan solo llegó una negativa. Frunció el ceño sin comprender por qué le cancelaba un diálogo que ni siquiera había terminado de formarse.

¿Olvidarlo?– el que se guardara palabras no era de su agrado. En respuesta sintió el impulso de levantarse y exigir, imponerse, pero tomar esa ruta con ella sólo le complicaría las cosas, razón que lo obligó a apaciguar la tempestad de su humor. Aunque necesitó unos segundos para conseguirlo.–Muchos querrían tu habilidad, Yllka.– inició inclinando la postura hacia adelante, dando otro cuidadoso trago al vino sin dejar de enfocar a su misteriosa anfitriona. –¿Por qué lo compartiste conmigo? Nada te impedía ofrecer tu visión directamente a Zabini.– El mago se consideraba superior a la mencionada bruja líder de los Mortífagos y acuñaba a eso el que Fatmire recurriera a él y no a Pansy, lo creía absolutamente. Solo que Hvalimir no tenía ni la más mínima intención de lidiar con un grupo de magos y brujas indisciplinados, carecía de la tolerancia para ello. Pero deseaba escuchar de su propia garganta las razones que la llevaron a tomar esa decisión.

Independientemente de la respuesta, Hvalimir poseía ya en sus manos la ventaja, era un hecho. Y a pesar de eso le era insuficiente, no quería un préstamo, ansiaba el derecho absoluto sobre esa mujer y no solo su habilidad. –Velaré por tus secretos, puedes estar segura.– añadió con voz profunda, era un hombre de palabra. Jamás compartiría lo que entre ellos ocurriera, mas no era una razón emocional lo que le hacía actuar de esa manera sino autobeneficio. Hasta esa parte de la historia.


Última edición por Hvalimir M. Hawryluk el Vie Jun 26, 2015 1:25 am, editado 1 vez



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Lun Mar 23, 2015 4:07 pm

Lo miró unos segundos, en cuanto el lanzó una pregunta de múltiples sentidos para ella. Y se decidió a responderle con la verdad, era cosa del otro si le creía o no—. Fue así porque tenía que ser, así que es imposible decir que no habrías llegado a mi puerta —le dijo con la copa en mano. Y luego de mencionarle una fatídica negativa, pudo entrever algo del carácter del hombre. Hicieron falta algunos segundos para que él volviese a dirigirle la palabra y no se quejó por el silencio, bebió otro sorbo de la copa mientras lo esperaba llegar al punto debido.

¿Muchos querrían su habilidad? Tenía sus dudas. En la profundidad de su ser, ella misma no gustaba de un poder tan determinante y fatídico como el suyo. Pero no iba a confesárselo al hombre que tenía en frente, no todavía—. Ella no era la que tenía que creerme —anunció y le dedicó una larga mirada, como si quisiese atravesarlo con sus ojos. Él le estaba pidiendo la razón de fondo, esa que no podría darle porque solo alentaría el proceso de su unión, tal vez lo retrasaría un día o dos. No estaba segura.

Una sonrisa plana se posó en sus labios cuando él le hizo una promesa que ella sabía que cumpliría. Y cuidarás de mí también. Pensó y antes de decir algo más, se levantó de golpe de su asiento. Con la copa remolineando en su mano se acercó hasta el sillón donde él se encontraba, y luego de depositar el cristal sobre la mano libre del hombre, apoyó una de sus rodillas entre las piernas del contrario, y se inclinó sobre él con lentitud, demasiada para que se viese normal el movimiento.

Pero no lo miraba a él, a pesar de que terminó casi pegada al mago, apenas si lo tocó y cuando ya obtuvo lo que había ido a buscar, llevaba una pequeña serpiente plateada en las manos. Sí, sus pequeñas no podían ser tan amables con sus invitados. ¿Esta había planeado acercarse más de la cuenta al desconocido al parecer—. Esta es Ylli, es mi pequeña estrella —se la presentó y no se molestó en retroceder de su posición, mientras la acomodaba para que tomara posición en su brazo, sus serpientes tenían la tendencia de acomodarse en sus extremidades como si fueran joyas.

Lástima que las grandes pesaban demasiado para lograr lo mismo—. Salúdalo —dijo en un siseo, que fue en realidad el idioma de las serpientes. ¿Su error? Por supuesto que no, quería que Hvalimir Hawryluk se decidiera a quedarse con ella, y que creyese que era por su propio interés, para mantener su orgullo intacto. Aunque fingir una expresión de culpa no le salió tan bien, lo logró al final. Y luego si se separó del sillón para caminar por la habitación. ¿Debía ir a dejar a la pequeña a su casa de cristal?

Antes de eso, volvió a girarse hacia él. Y le extendió la mano. ¿Le estaba pidiendo la copa o la mano ajena? Eso si que lo dejaría a la imaginación del otro. Le interesaba bastante conocer sus impresiones del otro pequeño detalle que ella había dejado caer frente a él sobre su existencia.


Última edición por Fatmire Yllka el Lun Jun 29, 2015 6:37 am, editado 1 vez


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Lun Abr 20, 2015 8:57 am

Se abstuvo de discutir más el punto de la credibilidad, estaba claro que él no habría creído de manera absoluta en el talento de Fatmire de no haber recibido previamente una prueba, y tuvo la sensación de que insistir en una respuesta más extensa y clara al por qué de revelarlo tal secreto a él, sería inútil. La dama era complicada, lo percibía en su aroma y en la despreocupación de sus movimientos, esos mismos que lo dejaron en una situación inesperada pero sorpresivamente placentera.

La inercia se encargó de que su mano libre sujetara sin demora la copa que la mujer le entregó al inclinarse sobre él con tal soltura. Además de una atenta mirada, tan solo una de las cejas del hombre decidió alzarse como única señal de desconcierto. De haber tenido una mano libre sin duda la habría acomodado sobre la cintura de su… anfitriona, pero a falta de esa extremidad desocupada se conformó –por el momento– con delinear  visualmente el cuerpo femenino y grabarse la esencia de su aroma. A su mente volvió la escena anterior en que ella le dedicó una extraña sonrisa y en respuesta, una mitad de sonrisa se asomó en las facciones del mago. Fue evidente que la bruja “no iba por él” ya que no hubo contacto específico, y por lo tanto, esperó paciente a que terminara con lo que fuera que había ido a hacer encima de él. No se quejaba de la cercanía pero sí de que su atención se posara en algo más allá de él.

Una serpiente. Así que de eso se trataba… Despectivo observó a la criatura por todo lo que representaba: un valor e importancia superior a él como invitado, como alto mando dentro de los Mortífagos y principalmente, como hombre. No le importó el hecho de que aquel acto fuese ejecutado para evitarle a él molestias con el reptil, pues bien podría haberle hecho la advertencia en voz alta y encargarse Hvalimir por su cuenta, sin embargo sí le molestó ser desplazado a segundo plano. Pensó entonces que quizá una segunda razón la había motivado a actuar de esa manera, ¿pero qué podría ser? ¿lo evaluaba acaso?. –No conoce su lugar.– comentó con severidad. Si creía que iba a saludar a la criatura como si se tratara de un conocido, estaba muy equivocada.

No dio seña alguna de que la cercanía de la mujer le incomodara, pero desconcertado quedó tras escuchar una lengua tan perdida en la actualidad que las nuevas generaciones quizá ni siquiera habían escuchado hablar de ella. Entonces sí deseó tener una mano extra para poder retenerla sobre él y salir de la enorme duda en que acababa de sumergirse por culpa de Yllka. Inmediatamente buscó la mirada ajena con la intención de “acusarla” pero lo que encontró en esos ojos le fue imposible de descifrar. La vidente había bajado la guardia inconscientemente y dejado al descubierto un dato que el mayor de los Hawryluk jamás habría imaginado. ¿Realmente había sido un descuido por parte de la bruja?

Permitió que se alejara y a la mano que le fue extendida después le encontró múltiples intenciones, decantándose en apariencia por la más convencional haciéndole entrega de la copa antes encomendada. Solo que al deshacerse de la cristalería le sujetó rápidamente por la muñeca evitando que se separara aún más. No fue un agarre agresivo pero sí demandante. -¿Pársel?- cuestionó con gran interés incorporándose del sillón. Quedó a pocos centímetros de la mujer, dentro del espacio personal ajeno el cual no le importó invadir, después de todo parecía que ya se tenían la "confianza" para entrar en terreno enemigo sin consultar primero. -No me informaste de tu dominio sobre el lenguaje de las serpientes. Dime, ¿qué te dicen? ¿Compartirás todos tus secretos conmigo?- al hablar fue inclinando el rostro por sobre el hombro de la dama para así poder susurrarle al oído. -Entrégame cuanto poseas y serás recompensada en la misma medida.- E incluso más. Porque tus habilidades las deseo para los míos, para la grandeza de los próximos Hawryluk. Dame un precio.

Sin soltar el agarre en que la tenía buscó la mirada ajena  y de ella dirigió la atención a la serpiente moldeada al cuerpo femenino. Entendió de inmediato que ahora debería cuidarse también de lo que hacía y decía frente a cualquier serpiente. Eran una eficaz herramienta para cazar secretos de valor.



Última edición por Hvalimir M. Hawryluk el Vie Jun 26, 2015 1:46 am, editado 1 vez



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Miér Abr 29, 2015 5:06 pm

Tú tampoco conoces tu lugar. Pensó al escucharlo hablar así de su pequeña estrella, y es que a esa serpiente le tenía especial cariño, aunque para ser exactos su cariño por cada una de las frías criaturas era bastante elevado, más que el que profesaba por humanos de momento. Y es que ella no quería todavía a Hawryluk, pero ya había visto que lo iba a querer, así que sin duda esperaría, impaciente tal vez, a que los sentimientos no tardaran en escribirse en ella aunque desconocía emociones tan potentes y problemáticas. Tal vez hasta se tardaría un poco más por saberlo todo de antes, pero su rebeldía con el destino había muerto hace años, así que el efecto era imposible de conocer.

Tomó la copa cuando se la entregaron, e iba a beber de ella cuando la mano grande del mago se aferró de su brazo con rudeza. No estaba acostumbrada a ese trato, claro estaba, pero no se asustó, a pesar de que no pudo definir el estremecimiento que le recorrió la espina dorsal una vez tuvo la presencia del hombre plantándose contra la de ella y con ánimos de exigir cosas que no sabría que tendría más temprano que tarde.

Intentó contener la sonrisa, y lo escuchó reclamarle como si ella le debiera algo. No, no te adelantes, algún día tendrás todo de mí. Y esperaba que también a ella misma, si no su futuro sería sumamente solitario a pesar de que viviría con él—. No me preguntaste… Y puede ser que lo haga —claro que iba a hacerlo, pero él no tenía razones suficientes para saberlo de momento. Un alivio que él estuviese en su oído y no mirándola de frente, gracias a ello pudo cerrar los ojos unos segundos mientras una lluvia de imágenes de ellos dos la recorrían con fuerza. Se tuvo que sostener de la ropa del hombre y exhaló agitada cuando terminó, era uno de los pequeños detalles de tener que tocar a otros directamente.

Sólo entonces abrió los ojos y pudo ver que él buscaba su mirada. Ella entrecerró los ojos y la mano que había apoyado en el cuerpo ajeno subió hasta la corbata—. Presiento que tu hermano me dará problemas —anunció de pronto, descubrir esa parte de la historia no le agradaba. Y lo había dicho a pesar de que sabía que el resultado escrito en la historia no cambiaría. Sí que tendrían problemas, pero ahora que él la había tocado por su cuenta había podido vislumbrar el rostro y reconocer el nombre de quien retardaría el proceso de su unión, Vseslav Hawryluk. Comenzaría a vigilarlo.

Tendrás lo que deseas a su tiempo… —le dijo finalmente. Y yo seré lo que desearás. ¿O ya la deseaba? No del modo que estaba escrito, pero leer sentimientos ajenos no era lo suyo, así que los ánimos posesivos de Hvalimir le pasaron desapercibidos. Conocía eso si de las ambiciones del hombre, esas que tenían que ver con el poder. Lograba vislumbrarlo sólo con mirarlo detenidamente, no necesitaba una premonición ni visión para ello.

Lo observó fijo mientras lo jalaba de la corbata que se cargaba. La tela era suave y por lo mismo se había detenido allí por ocio, era como tocar a una de sus pequeñas. Ylli por otra parte tenía la mirada fija en el extraño que se acercaba de más a la que consideraba su madre, y siseó una advertencia que hizo reír levemente a Mire—. Ylli dice que te envenenará si me haces daño. Tengo que guardarla —añadió como dato de interés. En todo momento lo había mirado a los ojos, casi retadora, como apostando con él en silencio. Y es que la parte del respeto por los mayores siempre se le escapaba de las manos.


Última edición por Fatmire Yllka el Lun Jun 29, 2015 6:36 am, editado 1 vez


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Lun Mayo 11, 2015 8:41 am

¿Vseslav? Tenía otro entrometido potencial, pero hacía meses que había dejado el país, eso señalaba al menor como posible incordio. Y no le sorprendía, en otros tiempos ya había tenido “complicaciones” en su trato muy particular con otras mujeres y no necesitaba sacudir el mundo para saber que Vseslav había estado involucrado de una u otra forma en esos incidentes. Instinto de hermano, podría decirse. A veces juagaba a favor, otras, se convertía en una verdadera molestia. ¿Pero qué interés podría tener esta vez el forense en entrometerse? En los casos anteriores claramente se había debido a las intenciones de Hvalimir por formalizar una relación para conseguirse un heredero, pero sus intenciones con la vidente no caminaban en esa dirección. –Lo tendré presente.– No permitiría que alterara sus planes nuevamente, ya averiguaría qué parte de la historia hacía ruido ésta vez en la cabeza de Vseslav.

Frunció el ceño al pensarlo.  La mujer le había mostrado dos deseables habilidades mas no se creía capaz de tolerar esta tendencia suya a retarlo incluso en silencio, mucho menos su cinismo. ¿Y esa manía de “enviarlo” al futuro por respuestas? Jamás. Si Fatmire volvía a hacerlo, empezaría a creer que se divertía empapándolo con incertidumbre. En ese punto, Hvalimir afirmaba para sí mismo que la bruja únicamente le interesaba como herramienta pues la evidente rebeldía de la mujer le impedía verla como algo más. Y no intentaba engañarse, era una verdad. Si en ese momento alguien le hubiese dicho que esa misma rebeldía lo llevaría a adorarla no lo habría creído ni un poco.

Pero Yllka una vez más le recalcaba que debía esperar, en este caso para conseguir lo que deseaba y si no la hubiese tenido tan cerca y con la mirada atenta a él, habría permitido que sus facciones exteriorizaran la poca “ilusión” que le hacía el tener que esperar a que las manecillas dieran infinidad de vueltas. Además, el que la dama le sujetara por la corbata ayudó por alguna razón inexplicable a calmar lo que en el interior del mago estuvo a punto de convertirse en una tormenta. A la serpiente la ignoró, los ojos femeninos le causaban mil veces más interés que los sonidos que pronto le fueron traducidos como una supuesta advertencia.

No me has dado motivos para hacerte daño. Pero recordaré deshacerme en primer lugar de ella si se da la necesidad.–la naturalidad con que lo dijo no significaba que no hablase en serio. Consideró por un momento el retroceder un paso en señal de que podía ella ir y guardar su bestia con confianza, pero al final canceló la idea. Hawryluk no cedería ni un poco ante esa mirada retadora, si le inquietaba la cercanía en que se encontraban, que se moviera. Él por su parte no tenía ninguna incomodidad.

¿Siempre es así?– dejó el camino libre a su necesidad de conocer. –El requerir un soporte, la… respiración agitada. ¿Es así como llegan a ti?– si creía que esos detalles le habían pasado inadvertidos estaba equivocada. Quería saber más de ella, o mejor dicho, sobre sus habilidades mágicas, empezando por la que en un inicio lo acercó a la bruja. Después vendría el interrogatorio sobre la otra lengua que dominaba, pero como quería disfrutar lentamente de sus secretos, abordaría con calma cada tema. Debía ser cuidadoso puesto que aún no la tenía en sus manos y tampoco podía permitirse caer en las misteriosas de la bruja.

Se adjudicó el permiso para tocarla, eligiendo levantarle ligeramente el mentón como si fuera a evaluarla, ¿o para asegurarse de que ponía su atención exclusivamente en él? Tal vez para aclarar que nada le impediría acercarse a ella si se lo proponía. Entre más cerca estuviera de ella, mejor podría desmenuzarla.


Última edición por Hvalimir M. Hawryluk el Vie Jun 26, 2015 1:44 am, editado 2 veces



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Miér Jun 03, 2015 9:59 pm

No le gustó el tono que el hombre utilizó para referirse a su pequeña. ¿Realmente pensaba que matándole a su querida iba a lograr algo de Fatmire? Aparte de retrasar la inevitable boda y eliminar todo posible atisbo de buen trato, no iban a funcionar así—. No tendrás la necesidad, puedo asegurarlo —mencionó sin dudas. Levantó sus defensas en cuanto él comenzó a pedir más de ella, y por lo mismo, aunque estuvo al borde de responder a su pregunta, luego se negó, antes de decir palabra alguna.

Guardó absoluto silencio y en cuanto su piel fue tocada por la mano del mayor, ella le sostuvo la vista fijamente. Apenas si movió un poco el rostro, en un enfrentamiento que tenía todo de físico y espiritual a la vez. Parecía ella misma una serpiente, que estaba al borde de atacar. Pero no era ese su destino, ni tampoco el de quien tenía justo al frente, así que calmó sus impulsos—. A veces… —dijo a modo de escueta contestación al hombre en cuestión. Revelarle detalles de su habilidad no le habría supuesto ningún problema. Sabía que podía confiar en él, pero no le debía absolutamente nada. No de momento.

Su orgullo era mayor, y su incapacidad de respetar al género masculino sobraba. No importaba que tan atada estuviera por los hilos del destino. Ella en sí misma era libre, nadie le podía quitar eso. Soltó la corbata del mago y sin dar opción a quejas se alejó de él y de sus manos—. Hace frío —comentó como si estuviesen hablando del clima y la respuesta fue tan vaga para la pregunta ajena que parecía que buscaba molestarlo. Sin ánimos siquiera de pedir permiso se alejó por el pasillo de su departamento.

Pocos pasos después la pared era de vidrio y se podía ver dentro un gran serpentario, con plantas naturales y un sinfín de preciosas serpientes que a veces se escapaban por gusto para hacerle compañía—. Tranquila, mi estrella —le siseó a la que llevaba en el brazo, que había estado al borde de atacar a su invitado y la guardó con la varita dentro de su jaula. Una de las paredes de vidrio sólido daban directamente a su habitación y allí fue donde se metió después, en busca de un abrigo que le calmara el sentimiento de estarse congelando.

Una parte de ella pensó en la posibilidad de que su invitado de honor se enfadara tanto que la abandonara allí mismo. Pero no sabía definir si eso retrasaría o no el inevitable final para ambos. Porque ella sabía que nada de lo que hiciera iba a cambiar el destino que decía que sus vidas iban a estar unidas por un largo tiempo. Cuando encontró un mullido sweater se lo puso encima, y finalmente se quedó mirando hacia donde tenía todo un ecosistema dentro de su propia casa.

La Jaula de vidrio no tenía puertas. La única forma de entrar era mediante magia. A veces lograba que por magia accidental sus niñas salieran a tomar aire dentro del departamento. Se acercó unos pasos hasta tocar el vidrio con las manos, y poco tiempo después la mayoría de los ofidios habitantes percibieron su pesar y se acercaron. Parecían un público bien dispuesto a escuchar a su musa cantar. Y así fue como la sonrisa volvió a su rostro, cuando uno de los especímenes más grandes, de un brillante color amarillo, se levantó entre todas y acercó su cabeza al vidrio, como si quisiera tocar su mano.

Segundos después Yllka comenzó a cantar, primero en voz baja. No era su idioma natal, pero lo conocía, y su voz se fue elevando mientras todas las serpientes se movían al unísono, como si estuvieran bailando para ella.


Última edición por Fatmire Yllka el Lun Jun 29, 2015 6:33 am, editado 1 vez


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Jue Jun 11, 2015 8:26 am

Contrario a lo esperado por la dama, Hawryluk no sintió enojo por su abandono físico o al reto visual, permanecer por mucho tiempo en esa posición habría sido imposible. Él lo interpretó como un empate, un “suficiente”. Un silencioso acuerdo de que en otra ocasión podrían enfrentarse sin ninguna clase de restricción. Y lo aceptó, independientemente de si Fatmire lo veía de la misma forma o no. –Eso espero.– dijo a tenue voz respecto a la mencionada posibilidad de que asesinar a la molesta serpiente  pudiese ser necesario en un futuro, pero la bruja ya se encontraba a pasos de distancia. Dudaba que hubiese escuchado sus últimas palabras, pero al no ser un comentario relevante, lo dejó así.

La siguió visualmente con atención y curiosidad, sin preocuparse de haber sido abandonado en la sala sin invitación a nada. Ya había observado antes a la mujer y sabía que era poseedora de un carácter muy particular. No podía esperar de ella lo mismo que del resto del mundo, se regía bajo sus propias reglas. Decir que se desplazaba en una dimensión distinta a los demás sería una forma acertada de describir parte de su esencia. Podía verla e incluso tocarla, y sin embargo, daba una sensación de lejanía. Sin duda, una mujer única.

Al percibir que Yllka no tenía intenciones de regresar pronto con su invitado, fue él quien despacio imitó la ruta que le vio seguir, frenando en seco al pasar junto a los cristales y las serpientes de inusual comportamiento. Las miró un tanto incrédulo, ¿qué clase de mago o bruja guardaba tantas en su propia casa y de forma tan solemne? Incluso cantaba para ellas, pudo escucharlo, y verlo gracias a que uno de los transparentes muros colindaba con los que formaban una habitación en la que la bruja se encontraba.

No se movió, pues a pesar de que el arte de una voz generalmente no le interesaba ni un poco y lo mismo aplicaba con cualquier tipo de música, ésta vez se sintió atraído. Tal vez sí tenía algo en común con las criaturas admiradoras de la vidente, por mas que le disgustara tener una coincidencia con ellas. La pregunta ahora era ¿cómo acercarse a la bruja? Ciertamente no iba a estar esperando por siempre a que la señorita en cuestión terminara de consentir a sus compañeras de casa, pero tampoco parecía acertado irrumpir en la habitación donde se encontraba. A cada momento le quedaba más claro lo complejo que sería sumarla a su entorno, y era precisamente eso lo que capturaba cada vez más interés por parte del mago. El enigma que le aguardaba detrás de la fortaleza demostrada por esa mujer.

Escuchó hasta la última sílaba del canto, y extrañamente lo disfrutó aunque no reparó en su propia apreciación. Distaba de ser la clase de persona que se detiene a analizar y evaluar lo que una pieza de arte le ha hecho sentir, sencillamente quedaba fuera de su naturaleza. Esperó unos minutos aún después de que la voz femenina cesara, prestando especial atención a la serpiente color amarillo que destacaba aparentemente en afecto de entre las demás. Solo unos minutos después  Hvalimir se acercó a la puerta de la habitación, deteniéndose en el umbral de la misma. Curiosamente respetaba esa zona privada, pero fuera de ahí invadía el espacio personal sin remordimiento. –He de decir que hasta ahora las serpientes no habían sido de mi interés. Es un cambio no esperado.– uno que le hacía formularse variadas preguntas, pero estaba cansado de recibir respuestas vagas, insuficientes. ¿Cuestionar para recibir silencios? No.

Hacía falta un ángulo distinto.

Sabes lo que quiero de ti. Visiones, lenguajes, lealtad.– recalcó lo último a pesar de que ya la poseía, en lo que iba de la tarde la bruja se lo había demostrado de múltiples formas. –Debe haber algo con lo cual compensar lo que hasta ahora haz hecho por mi. Lo que a futuro hiciera por él se lo pagaría sobre la marcha, él no daba anticipos, no invertía sin un seguro. Pero sí retribuía, sin excepción, la ayuda recibida. –Fatmire…– por primera vez usó el nombre de la chica y no el apellido, a la vez que desde su posición, firme, extendía la mano derecha hacia ella. Solicitaba su tacto, su plena aceptación pero, a la vez, quería que fuese la mujer quien avanzara hasta él.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Lun Jun 29, 2015 8:06 am

Supo que ya no estaba sola cuando percibió el movimiento en la cabeza de una de sus serpientes. El siseo de ella le preguntó si era el destinado y ella mientras seguía la canción asintió con una mediana sonrisa. No fue hasta acabar con la pieza que bajó el brazo que antes había estado casi por tocar la cabeza de la belleza amarilla que se guardaba tras el vidrio.

¿Hawryluk estaba ahora interesado en las serpientes? Esa parte de la frase le interesó, aunque las palabras bien podía llevárselas el viento. Los hechos decían mucho más, y una idea cruzó por su mente mientras giraba el rostro para mirarlo al fin. ¿Se daba cuenta él que estaba pidiendo casi todo de ella? Menos a ella misma—. Las visiones te las puede dar cualquier vidente… Igualmente existen útiles traductores y la lealtad a veces se logra comprar —estaba hablando de más y en voz alta, pero no le importó. Sonrió unos segundos a sus pequeñas antes de decidirse a caminar hacia el hombre en cuestión.

El mago la esperaba con una mano extendida y su nombre en los labios, le agradó como sonó en esos momentos—. Si me quieres, tiene que ser con todo lo que traigo a cuestas… ¿Deseas eso? —no sabía si se estaba apresurando, pero aun así, en el último instante tocó los dedos de la mano ajena con los suyos que estaban tan fríos como la mayor parte del tiempo. Culpa del clima inglés que arruinaba su temperatura corporal que por sí misma no lograba mantenerse en un punto cálido. Con los años debía haberse acostumbrado al frío, pero no había sucedido.

Sus dedos de la mano izquierda se aferraron a los de él, y con la mano derecha apuntó con la varita al vidrio hasta lograr hacer aparecer en medio de la estancia y recubierta en una especie de globo transparente a una especie bastante especial. Ya había visto lo que pasaría con ella y por eso le había costado despedirse, pero sabía de buena fuente que era necesario entregársela a él—. Un regalo para ti… —murmuró mirando con algo de nostalgia a la serpiente que levitó hasta estar a un lado de ellos, mirándolos atentamente—. No necesita muchos cuidados, simplemente evitar las peleas para que las cabezas no se ataquen entre sí... Un ambiente tranquilo —mencionó como si estuviera presentándole su hijo a una niñera que venía recién a conocer.

Hay una cosa que podrías darme... Sorpréndeme Hvalimir… Y te entregaré todo lo que realmente quieres —¿Eso quería ella? ¿Una simple sorpresa? Por supuesto que sí. En su vida las sorpresas eran especiales, porque no solían suceder, no tenían espacio cuando vivías una vida cargada con predicciones que te mostraban el lugar donde te ibas a caer antes de haber tropezado siquiera. Si, el lograr asombrarla de algún modo era pago suficiente. Se diferenciaría de su pesada existencia siempre bien definida.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Jue Jul 02, 2015 8:05 am

No, no. Hvalimir no quería las visiones de cualquiera, ni intérpretes volátiles, y una lealtad comprada no le servía pues siempre se corría el riesgo de que un mejor postor apareciera. Él la quería a ella. En parte porque las características que buscaba se recopilaban todas en Fatmire, pero era mucho más que eso. Se trataba de algo propio de la naturaleza de esa mujer, no dones como la visión o el pársel sino su propia esencia. Pero el mago poco habituado a encontrar interesantes a individuos ajenos a su familia, no encontró palabras correctas para explicar a la dama la razón por cual la quería específicamente a ella.

No tengo intenciones de reclamar sólo una parte de ti…– dijo muy seguro, ladeando el rostro mientras terminaba de saborear sus propias palabras. A partir de ese enunciado podía extraer la explicación que buscaba, la justificación a su decisión y proceder, pudo sentirlo al terminar de pronunciar el conjunto de palabras. Sin embargo guardó esa línea de pensamientos para atender a la mano de la señorita que finalmente le había sido concedida. Media sonrisa mostró, le complacía esa aceptación y con gusto evaluaba la textura de la piel ajena. Suave. Y fría, temperatura que resultó de su agrado.

Deseo todo Fatmire. Puedo sostener toda tu historia.– afirmó verdaderamente convencido de lo que decía. Podía sonar demasiado confiado, especialmente tras considerar el hecho de que prácticamente no sabía nada sobre la vida de la bruja, pero él, que se consideraba a sí mismo cercano a la perfección, se calificaba de capaz. No había objetivo en la vida que no fuese alcanzable cuando el mayor de los Hawryluk se proponía hacerlo suyo. Así pensaba de sí mismo.

Con cuidado fue cerrando la mano que antes había extendido hacia la mujer, y ahora aprisionaba parcialmente los dedos de ella. En lugar de atraerla hacia sí, fue el hombre quien acortó la distancia. Pedir en exceso podía llegar a ser contraproducente. Ceder, de vez en cuando lo hacía cuando desde su ángulo lucía como la opción correcta, pero no solía ocurrir con frecuencia. Podía presumir que generalmente tenía la razón sobre las distintas cuestiones que se le presentaban.

Curioso giró el rostro hacia la esfera trasparente que resguardaba una inusual serpiente, siendo de hecho la primera vez que veía una directamente. –Runespoor…– murmuró con cierto aire de sorpresa y sin dejar de observarla con la misma o más atención que un niño mago pondría al entrar por primera vez a una tienda de varitas. Alzó una ceja y buscó la mirada de la vidente en cuanto escuchó que se trataba de un obsequio para él.  Hvalimir buscaba la forma de compensar a Yllka por sus servicios pero en lugar de pedir, ella daba. Vaya mujer curiosamente impredecible.

Gracias Fatmire, ten por seguro que le daré el ambiente adecuado.– podía decirse que su hogar gozaba de tranquilidad, siempre que no hubiera un mago o una bruja a quien eliminar o mutilar por inutilidad. Suerte que para esos casos tenía siempre disponible un hechizo silenciador.

¿Solo una cosa quería la pelinegra de él? Repentinamente se sintió un tanto despreciado, pues de entre todo lo que representaba su persona, solo una valía lo suficiente para la albanesa. Tiempo, compañía. Respondió en su cabeza, tras un fugaz repaso a lo que ella ya poseía o podía obtener por su cuenta. No le preocupaba sonar egocéntrico porque obviamente ambas cosas viniendo de él las consideraba valiosas, y sin embargo, otra palabra más se hizo espacio entre las anteriores.

Dedicación.– dijo en voz fuerte, clara y segura. Acababa de sacar la varita con la mano que tenía libre, pero en lugar de usarla para atraer a su serpiente como tenía pensado inicialmente, llevó la mano con todo y varita a la espalda de la bruja. Con ese punto de referencia, se acercó aún mas a ella, casi rozándola. –Conozco poco de ti, Fatmire. Lo cual encuentro como un error y no lo digo con el objetivo de convencerte de entregarlo todo. Quiero saber quién eres y que conozcas quién soy. Dedicaré mi tiempo a conocerte. Solo entonces encontraré una interesante sorpresa para ti.– probar suerte e intentar sorprenderla en ese instante distaba de ser acertado, al menos tratándose de una persona a quien poco había tratado. Volvió a sonreír, pero ésta vez de una manera distinta, desconocida incluso para sí mismo.

Sin despegar de la espalda femenina la mano con que sostenía la varita, ordenó silenciosamente al globo que también se acercara para ver de cerca su contenido. –¿Puedo tocarla o también me dedicará una advertencia por estar cerca de ti?– había alzado la vista hacia la criatura y ahora la regresaba a los ojos de la mujer que tenía al lado. Se atrevió entonces a abrazarla cuidadosamente, preguntándose cómo reaccionarían las tres cabezas y el resto de sus semejantes si él se robara a la mujer para sí mismo. Porque eso haría, la tomaría para él tarde o temprano. Le gustaba como compañera –no en la tonalidad que más adelante descubriría– pero en definitiva era grato pasar el tiempo con ella, aunque gustara de dejarlo con dudas y retarlo de múltiples formas.



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Dom Jul 19, 2015 9:11 pm

Hawryluk todavía no había entendido, pero no lo podía culpar. No iba a sostener toda su historia, iba a compartirla desde ese momento en adelante. Lo había visto durante tantos años en su mente que le costaba desprenderse de lo que eran sólo sus visiones y lo que era la realidad. Pero debía mantenerse en el presente, sin adelantarse pasos a lo que tenía que suceder con calma, o en definitiva lograría que sus profecías sufrieran un desfase, como un castigo del destino por hacer aunque fuera el mínimo intento por apresurar el final.

Al menos el mago estaba dotado de los conocimientos mínimos que se requerían para cuidar de su pequeño, pero ella estaba dispuesta a dar más consejos todavía. No quería que sufriera en exceso antes de que su vida acabara, en ese tipo de cosas no tranzaba, la vida de sus serpientes le pertenecía más a ella que al futuro que podía ver—. Se siente bien en ambientes templados, necesita vegetación y comida, viva. Sabe cazar a la perfección —si su voz en algún segundo sonó más animada de lo necesaria fue porque sentía que se desprendía de una parte de sí misma, y quería hacerlo notar a la persona frente a ella.

La palabra escogida por el mayor llamó su atención, y su vista se clavó en los ojos de él. Recibirlo de nueva cuenta en su metro cuadrado la sorprendió, y si se mantuvo en el presente fue porque la voz ajena la llamó a estar atenta a lo que le decía. Ella ya sabía quién era él o mejor dicho, quien sería él. Pero tenía curiosidad por los detalles que desconocía. ¿Quería ella vivir con alguien del que no sabía nada más que su lugar en su futuro? No todavía—. Me conocerás y yo a ti —aseguró con su toque trémulo y no dejó que él tomara el control del escudo que protegía a la serpiente, aunque si le permitió moverla con su magia. Ambas varitas estaban unidas en ese momento con el propósito de mantener cerca al ofidio.

Las últimas palabras de él se perdieron en la bruma de su mente. Su mano apretó la varita en cuanto la presencia del hombre volvió a moverse dentro de su espacio personal, pero no estaba cohibida por la posición ni por el repentino abrazo. Fue lo que vino a su mente en ese preciso segundo lo que la desconcentró. Le costó poner en marcha su mente de nuevo, de hecho, su vista se mantuvo fija aunque ya no miraba nada que estuviera en ese mundo. Quieta y con la respiración casi inexistente se quedó unos largos segundos hasta que tomó una bocanada de aire de golpe y lo miró como si hubiera acabado de despertar por la mañana o como si hubiese corrido una maratón. ¿Tocarlo siempre sería un problema?

Será más difícil de lo que pensé… —comentó mientras soltaba la mano del hombre y subió su brazo hasta tocar la frente de él con un solo dedo. Allí lo mantuvo, armando la distancia que necesitaba, y luego le cubrió los ojos con suavidad. No quería que él la viera todavía en su momento de debilidad, y este momento era uno. Porque acababa de darse cuenta de que la sorpresa que tanto ansiaba seguramente no llegaría.

Él le iba a hacer daño la primera vez. La visión se había desatado vívida, trayendo incluso color a sus mejillas. Pero también se había visto llorando en el lugar que ocurriría, solo que como sus imágenes mentales venían desorganizadas temporalmente, no le advertían si sería de tristeza o felicidad. ¿Lloraría antes o después? ¿Tenía que dejarse alcanzar por alguien que sabía que la heriría en lo más profundo? Dejarle ese poder a él sonaba peligroso, más arriesgado que cualquier cosa. Se acercó un poco más a la presencia ajena, ante la mirada atenta de sus amigas que comenzaron a golpear el vidrio, atraídas por los cambios del estado anímico de ella. Incluso la Runespoor, comenzó a moverse inquieta. Querían defenderla de él... Le susurraban que las dejara matarlo en ese instante.

Sin embargo Fatmire sabía que así no sucedería. No tuvo que esforzarse mucho para alcanzar el oído ajeno, siempre había sido alta, y cuando estuvo en la posición su voz surgió como un dulce susurro—. Hvalimir... Tú eres la cabeza con el veneno —le expuso en bajo tono, teniendo en su mente conocimiento de que él iba a envenenarla también. Y lo peor era que no podía negar que era lo que había estado esperando toda la vida. Sus labios se apegaron a la piel ajena que tenía a su alcance, como si estuviera probando el terreno. Y luego de rozar ligeramente, se apartó, sin quitar la mano que tenía sobre la vista ajena.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Hvalimir M. Hawryluk el Vie Ago 21, 2015 11:52 pm

Desconcierto fue lo que se plasmó instantáneamente en el rostro del mago ya que no esperaba ver a Fatmire en semejante estado de confusión. No, no era confusión, y aunque rápido asoció la condición de la bruja a los efectos que parecía padecer con cada visión y lo entendió, no encontró la forma correcta de describirlo. Iba a llamarla por su nombre cuando ella ganó la iniciativa y marcó distancia. Plantó un dedo sobre su frente y le cubrió la vista como hacían los infantes, ¿qué significaba eso? Una queja se formaba ya en su mente pues ese tacto le resultó sumamente extraño y claro, lo percibió como una manifestación de autoridad. Que otros le marcaran un alto obviamente no era de su agrado pero el enunciado pronunciado por la vidente apaciguó por segunda vez su enfado. ¿Se dio cuenta Hvalimir de eso? No. Pasaría cierto tiempo antes de que lo asimilara y aceptara.

Fue entonces cuando entendió lo sucedido, todo apuntaba a que casi cualquier contacto físico activaba la habilidad de la dama, y él al no estar acostumbrado a ello había cruzado ya más de una vez el límite. Sí, definitivamente estaba de acuerdo en que eso sería complicado, mas no imposible de recordar y aplicar en su trato diario hacia ella. Debió disculparse, pero palabras que encajaran con dicha acción no salían con frecuencia de la boca del hombre.

En él despertó la necesidad de retirar esa mano, siempre actuaba según sus deseos y sin embargo ésta vez permitió que la mujer se tomara el tiempo que considerara necesario. Por lo visto tendría que adaptarse al ritmo de los pasos ajenos, todo fuera por entenderla y conservarla a su disposición. –Tomaré eso como un cumplido.– dijo después del susurro femenino, grabando en su memoria el inesperado roce de los labios contrarios sobre su oído. ¿En qué dirección iba todo aquello? ¿Él la guiaba o era al contrario? No saberlo casi lo hace reír, la incógnita le atraía, le divertía. Aquello empezaba a ser para Hawryluk mucho más interesante que el objetivo que perseguía a la par de otros Mortífagos.

Sus manos liberaron el abrazo en que había retenido a Yllka, estaba claro que el dedo puesto en su frente era una manera “amable” de recordarle que debía mantenerse bajo cierto margen. Puso las manos en la clásica expresión de rendición y algo parecido a una sonrisa tenía lugar en sus rostro, pero no retrocedió ni un poco. No podía ver a las serpientes reclamando su cabeza, pero sí escuchar golpes opacos que supuso eran las criaturas tocando el cristal que las resguardaba. Si alguien le hubiese dicho que las serpientes eran capaces de profesar tal afecto por un ser humano no habría creído. –Sería agradable que tus compañeras aceptaran lo que acabas de decir, me aceptarían como parte del… grupo.– comentó sintiéndose un tanto extraño, ¿él pensando en ser aceptado por esos seres? Estar con Fatmire le estaba haciendo descubrir aspectos desconocidos de sí mismo.

Un golpe más fuerte y cercano le hizo salir de sus silenciosas conclusiones pues dedujo que provenía de la esfera que guardaba a su Runespoor y antes de que pudiera decir algo, el sonido se repitió una y otra vez, casi al unísono. ¿Cómo? ¿Su obsequio tampoco estaba de acuerdo en la forma que trataba a su ex dueña? Eso no estaba bien. –El resto me tiene sin cuidado, pero ella…– con una grieta en el humor tomó cuidadosamente a Fatmire por el brazo, la sujetó por encima del suéter, así no le causaría más interrupciones y no porque no le interesaran sus predicciones, sino que había entendido ya lo incomodo de padecer los efectos una y otra vez.

Retiró la mano que le impedía ver a las tres cabezas de la serpiente y en cuanto las tuvo de nuevo en su campo de visión, les observó detenidamente. –¿Le has puesto ya un nombre?– preguntó con gran interés, cayendo en cuenta de que si la plateada poseía ya un nombre, seguramente todas las demás también. Al hacer la pregunta giró de nuevo hacia su anfitriona y solo entonces percibió… ¿color en el rostro ajeno?



This is the beginning, of anything you want :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Fatmire Hawryluk el Sáb Ago 29, 2015 9:20 pm

Escuchar a Hvalimir hablar sobre sus amigas se le hizo extraño pero no terrible. Normalmente en su vida era solo ella con sus compañeras de residencia, solo que ahora la presencia del mago se volvía parte vital del asunto—. Ellas no entienden pero lo harán, tiene que suceder así —aseguró aunque estaba hablando de más pues aun no debía revelarle el papel que tenía él en su vida. Jamás lo haría, esperaría todo lo paciente que se pudiera a que él descubriera que su camino iba ligado al de ella. Ya lo tenía en su casa después de todo. En algunos meses o años compartirían hasta la cama.

Dejó que él le apartara la mano y lo pudo observar aunque el color de sus mejillas no se había calmado. Tenía que pensar en otra cosa que no fueran las visiones íntimas que acababa de tener. Esas que le interesaban pero comenzaba a temer por partes iguales. La idea de sufrir y llorar no le agradaba, ¿Qué podía ser tan terriblemente malo o terriblemente bueno para eso? No, no lo entendía y miró a la Runespoor escapando de la vista ajena, aunque no dio un paso atrás para escapar del todo de la presencia del hombre. Ella al igual que sus pequeñas, tendría que acostumbrarse.

No tiene nombre —mintió sin que se pudiera notar en su expresión. Contra el destino había decidido ponerle un nombre para recordar a la criatura, pero cuando supo tiempo después, con pesar, el final que tendría, supo que había sido un error. El ofidio tenía que ser de él aunque ella no quisiera—. Estaba esperando que tú la llamaras —le dijo para sellar al fin el futuro que debía ocurrir con la serpiente. La extrañaría, claro que sí, pero era parte de la vida. Una que ella no podía robar ni cambiar por mucho que lo deseara, así era el destino y siempre lo sería.

Soltaré mi conexión con la varita para que puedas llevarla tu mismo —le avisó esperando que no la dejara caer, ella sufriría en cuanto alguna de sus pequeñas tuviera un pesar, y su mano izquierda se dedicó a traspasar la barrera de energía que contenía a la criatura. No sintió dolor cuando una de las cabezas se acercó más de la cuenta y por error o naturaleza le clavó los colmillos en el dedo. Estaba acostumbrada a esas heridas, incluso si tenían de los peores venenos. Así que mantuvo su sonrisa mientras la criatura se separaba de su dedo susurrando su nombre—. Te extrañaré, Jehonë —siseó en el mismo idioma que la criatura antes de sacar la mano lentamente y dejarla colgando a un lado. Si sangraba y manchaba la alfombra poco le importaba.

Deberías irte ahora —dijo luego mirándolo otra vez. Si sonaba grosera no lo notó, era momento de culminar con esa reunión. Ella ya tenía mucho que meditar. Tal vez conseguirse un pensadero no era mala idea, aunque no sabía si quería guardar en físico algunos de los recuerdos y premoniciones más terribles que tenía.


Do you think you can see me?


You and I:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Ministerio de Magia

Volver arriba Ir abajo

Re: None knows how it comes, how it goes 〄 Private

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales