JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Sáb Ene 17, 2015 6:02 am

Recuerdo del primer mensaje :

|| Nothing last forever...
Nothing but you and I

Cementerio del Valle de Godric, 02:30 am.

El ruido de sus tacones al pisar sobre la fría piedra parecía ser lo único que rompía con el pacífico lugar. Como era costumbre de ambos, habían salido de noche, ¿De qué otra forma sino? Y la mujer iba encabezando la marcha. Dependiendo de a donde fueran era si dejaba que Jihei fuera delante de sus pasos, si el lugar era conocido entonces le permitía ir tras de ella.

Faltaban unas pocas horas para el amanecer pero no había querido cerrar antes la tienda, contrario a las quejas del vampiro que iba con ella—. He pasado más de un siglo comprobando tu eficiencia, no me hagas sentir que me equivoqué al contratarte —lo retó como siempre hacía, por el mero gusto de hacer que el otro se interesara en sus órdenes y obtener así lo que ella quería. Nunca le habían preocupado particularmente los medios para lograr sus objetivos, si eran limpios o sucios daba igual.

En este caso y dado el talante de su más fiel acompañante, no le había dejado mayores opciones que buscarlo de esa manera. Aunque debía consentir en que el otro solía darle en el gusto, por mucho que reclamara en el camino. Sonrió ante la mera idea y adelantó sus pasos, caminando a través de las tumbas que se habían llenado por seres que desconocían las bondades que traía el no poder morir tan fácilmente y en pocos años. Ella lo había intentado claro, pero nada daba resultado.

Y allí estaba, dos siglos y algo años después, acompañada y caminando en el cementerio del Valle de Godric, casi se sentía triste por todos los muertos en la guerra anterior... Casi, sino fuera porque los sentimientos le eran tan complejos y ajenos como la muerte misma. Y dado que, al parecer, se avecinaba otra disputa grande, se preguntaba de que lado estarían. Confiaba en que el hombre que caminaba tras sus pasos la seguiría a donde decidiera que era más divertido, y por lo que había averiguado el lado ganador esta vez no sería el mismo de siempre.


Al llegar a la tumba que los convocaba ese día, sonrió de medio lado. No siempre se encontraban con algo así. Por lo mismo dio un rodeo, mirando todo, fijándose al doble en el nombre estampado en el mármol, aunque no creía estar equivocada—. Ilyav Jørgensen —mencionó en voz alta, dando a entender que esperaba que el otro se moviera rápido—. ¿Qué tan rápidas son tus manos? —preguntó a Jihei aunque sabía que el otro sobretodo prefería el usar la varita, pero ella hubiera disfrutado el espectáculo de verlo trabajar en vivo y en directo, con sus dos manos ensuciándose y rompiendo la tierra.

Si, era un buen panorama. Se sentó en la orilla de una de las tumbas cercanas y se cruzó de pierna incluso cuando el lugar era todo menos idóneo. Ella era una dama allí o en la corte de cualquier rey. Sacó su reloj para mirar y cronometrar mentalmente la lentitud del otro. Entre más rápido terminaran antes podrían irse de ese lugar, y no era que le disgustara, sino que estaba cometiendo un ilícito. Y por extraño que pareciera a su lado casi rebelde, ella odiaba las fallas y los desvíos en el camino. Si lo que quería era el medallón maldito de un muerto lo obtendría, sin dejar rastro ni nada que la inculpara a ella ni a Minamoto, después de todo, ambos estaban más unidos de lo que se veía a simple vista y ella, a su modo, se preocupaba de su mano derecha—. Lo quiero en mis manos antes de las tres, estás advertido —lo apremió sin atisbo de duda en la voz, y eso también significaba que si el otro no se movía con rapidez, el castigo que iba a llevarse no sería algo de lo que él pudiese escapar fácilmente.


Última edición por Elaine Rhankaves el Sáb Ago 22, 2015 9:12 pm, editado 2 veces


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo


Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Dom Sep 13, 2015 4:42 pm

De no haber estado robando el rojizo líquido de su ama en ese momento sin duda alguna habría reído ante las supuestas quejas de la bruja y es que no la imaginaba en una escena similar pero en compañía de algún otro que pudiese adjudicarse el opuesto a cada uno de los calificativos dados. Imposible. Nadie más sería capaz de hacerla desbordar de placer al nivel que él lo hacía, no importaba cuantos siglos pasaran. Él podía darle cuanto quisiera, incluso el dolor que sabía ella disfrutaba cuando se encontraban tan unidos y del que a veces aparentemente se quejaba. Por supuesto que la quería en pedazos, a veces tan literal que él mismo se extrañaba, y es que ver la piel ajena y pensar en probarla literalmente no podía ser totalmente normal, especialmente para un ser que se abastecía de sangre para vivir, a quien la carne no le era necesaria. ¿Qué parte de ella comería si el “apetito” fuese incontenible? Todo en ella era apetecible.

Una breve pausa en la succión al cuello femenino dejó en evidencia que el japonés disfrutó de ser rodeado por las piernas de la vampiresa y lo mismo fue para las heridas en la espalda de las cuales Elaine se ocupaba nuevamente. Dolía, desde luego, pero Jihei no se habría quejado aunque las finas extremidades de su propietaria hubiesen hurgado en las heridas hasta meterse en su carne. Y consideró el pedírselo, mas la oportunidad se esfumó debido a la orden que pronto recibió por parte de su creadora, la cual acató inmediatamente.

Pero antes succionó con intensidad a Rhankaves, separándose de su cuello, extasiado. Una mano de ella lo había buscado al mismo tiempo y él sin dudar la había aceptado. Basándose en lo que ambos eran parecía un tacto abstracto, pero tan disfrutable como todo lo demás, especialmente si venía acompañado de otra suave exigencia. –Dilo con más frecuencia– susurró al oído ajeno cuando pasó cerca de ese punto al levantar el torso para cumplir.

Su mirada se enganchó a la opuesta, el agarre en que lo tenía lo apretó gustoso y su otra mano se apoderó de uno de los saboreables senos de la bruja. En ningún momento había dejado de empujarse contra ella, pero en cuanto adoptó esa posición, presionando sin remordimiento el segundo, la invasión a la dama se tornó drásticamente violenta. Podía estar más débil a causa de la sangre que le había sido robada, pero la fuerza que sí le quedaba la vacío por completo en cada dura estocada que hizo con el claro propósito de destrozarla.

Quizá no podía percibir ya temperatura, pero sí la deliciosa humedad que hacía compañía a su miembro, tan disfrutable tanto dentro como afuera, pues el tener perfecto punto de apoyo en cada una de sus manos, le permitía deslizarse a través de ella hasta casi salir por completo, enterrándose impecable de regreso. El auto control del vampiro se había perdido ya definitivamente y no hubo más silencio por parte de su garganta, gemidos dejaban en evidencia su disfrute, intenso y profundo, casi desbordante. –Dame dolor, Laine– se atrevió a pedir, agitado a un nivel que solo se le podía descubrir estando así con ella. Una amago de sonrisa quiso formarse en el mago, pero fue aplastado por una marcada mordida a sus propios labios, momento justo en que tocó fondo con una de las tantas e imparables penetraciones.

El tiempo entre una y otra entrada se acortó súbitamente, el impulso de él ponía en constante movimiento el cuerpo de la bruja y él disfrutaba bastante de esa vista, especialmente del movimiento que se contagiaba al prominente busto de su Sire. –Ven– murmuró sintiendo cómo todo en él estaba pronto a estremecerse y sin perder el agresivo ritmo adoptado descendió parcialmente sobre ella, lo estrictamente indispensable para alcanzar con la lengua los labios que tenía prohibidos la mayor parte del tiempo. Les recorrió con desesperación, tocando luego entre ellos en espera de que la lengua ajena saliera y se dejara recorrer a placer.

¿Cuánto tiempo más les quedaría para devorarse antes de que el sol apareciera? En el tiempo ya no pensaba, ni siquiera en el cadáver situado no muy lejos de ellos. Absolutamente todo era insignificante cuando podía hacer suya a Elaine y así sería hasta que alguno de los dos sucumbiera al astro mayor, y eso, no pasaría pronto. Tendrían siglos para saciarse del otro.


Última edición por Jihei Minamoto el Mar Sep 22, 2015 6:51 pm, editado 1 vez


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Miér Sep 16, 2015 11:44 pm

Se retorcía de placer, renacía en medio del dolor, la intensidad de lo que sentía en esos momentos era indescriptible más que por los sonidos naturales que provenían de ella. Una vez que el vampiro acató sus órdenes y apretó uno de sus senos en la mano, ella gimió de gusto y pensó seriamente en hacer caso a su acompañante y exigirle que la tocara todos los días. Pero si se entretenía en eso solamente iba a dejar hasta el trabajo tirado y no tendría ni tiempo de reponerse de las heridas.

El ritmo fue aumentado entre sus piernas mientras él estrujaba parte de su anatomía con la mano, gracias a ese movimiento, su cuerpo se movía al unísono con el contrario, recibiendo cada golpe en su interior como una caricia que la hacía vibrar a pesar de estar recostada contra una dura piedra. El escuchar de la boca de Minamoto otro coro de jadeos y gemidos le hizo sentir la reina del lugar. Y lo era claro, por eso cuando su sirviente pidió un favor de ella, la bruja no pensó en negárselo, aunque se distrajo al segundo en cuanto el miembro del mago tocó el borde de sus profundidades en una de sus entradas triunfales.

La velocidad aumentó a los pocos segundos, podía verse a sí misma y notar como su cuerpo parecía saltar y aunque hasta sus senos dolían a causa del brusco movimiento ella disfrutaba visual y físicamente, percibía una vorágine interminable de sensaciones ahora que su sensibilidad se había al fin despertado al punto que ella disfrutaba, estaba agradecida de quien era su más fiel compañero y pensaba pagarle tal como estaba haciendo ahora, eso y más… Por eso le daría en el gusto, primero abrió los labios por los que la lengua ajena clamaba y dejó que la recorriera luego de invitarlo a ingresar a su boca. Le permitió recorrerla y besarla con soltura, intensidad y profundidad, no hizo ningún reclamo, y el premio mayor estaba por venir—. Jihei… —lo llamó en un nuevo gemido y su mano soltó la del contrario para tener ambas extremidades libres. Era el momento.

Lo miró unos segundos con los labios todavía devorando los contrarios, y si se separó fue solo los milímetros necesarios para que se transformara en un leve roce que le permitiera ser escuchada—. Quiero saber que prefieres —inició y sus piernas soltaron el ancla que habían formado con la cadera de él. Sus manos, como garras, se tomaron de la pelvis de Jihei y aunque le dolió la separación logró empujarlo para que saliera de ella.

Agitada como estaba lo miró con una insana sonrisa. Una de sus manos lo tomó directamente de su erección, esa que pareció palpitar en su mano cuando la abrazó—. ¿Esta clase de dolor? —consultó en un doble sentido, pues a pesar de que tenía la mano encima, no estaba ejerciendo fuerza, y lo acababa de quitar del espacio que se había ganado entre sus piernas—. ¿O éste…? —preguntó mientras dos de sus uñas hacían lo suyo para enterrarse en el costado de él. Desgarrando primero la carne, luego el músculo… No pensaba dañarlo para siempre y sabía que sanaría, pero de todos modos se aseguró de no tocar nada muy importante cuando tuvo sus dedos dentro del cuerpo de él.

Su mirada lo observó atenta, una crueldad que solo ella se podía permitir—. Dime… Dime qué quieres —exigió con fuerza y ambos dedos se movieron dentro del cuerpo ajeno, la sangre ya había comenzado a brotar, pero se volvería una catarata roja si ella llegaba a quitar los dedos, la mano que se había encargado de tomar el miembro de él lo apretó unos segundos, directo en la punta. ¿Y si él le decía que la quería a ella? Rió ante el infantil y humano pensamiento, por supuesto que la quería, pero ella deseaba escucharlo pedir por ella—. No te atrevas a correr a menos que estés dentro —sonrió de medio lado. Esperaría a que él se viniera primero antes de sucumbir al placer, era el deber como su ama, dueña y señora. Elaine quería que escogiera el dolor de su mano y que volviera dentro de ella, rápido e intenso, pero como estaba dadivosa ese día, lo dejaría decidir. Y más le valía hacerlo rápido, antes de que el cuerpo de ella volviera a enfriarse. Aunque lo dudaba, pues todavía sentía palpitaciones naciendo justo en el centro de su anatomía y toda ella se encontraba en un estado de necesidad que nadie entendería por qué se había castigado a sí misma sacándolo del lugar donde pertenecía. Eso, eso si que era masoquismo.


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Miér Sep 23, 2015 4:18 pm

Hambriento se abalanzó entre los labios que vio abrir para él, anulando por completo el espacio que separaba una lengua de la otra, y contra la ajena frotó la propia, con una insistencia que parecía querer desgastar a su compañera. Dentro permaneció varios minutos, disfrutando el leve sabor a sangre que todavía poseía Elaine en ese punto y tentado estuvo a cambiar para extraer más de ella con una mordida en los labios pero, el placer que entre las piernas de la bruja experimentaba iba en aumento y en un momento se vio en la necesidad de soltarse de su boca.

Naturalmente no fue por mucho y a la brevedad la tomó de nuevo a besos, amplios e intensos, como si en cada uno vaciara la ansiedad acumulada de décadas. ¿Cuánto le permitiría su ama hacer? Fue una pregunta fugaz que se formuló antes de que su nombre fuese pronunciado de manera tan exquisita, ¿era aquello puramente carnal? La respuesta se disolvió en el aire, dejando espacio para que la curiosidad de la mujer se instalara entre ambos.

¿Por qué? Apretó los dientes, frunció el ceño. Esas manos que le derretían cada vez que se apiadaban de él y lo tocaban, ahora lo estaban empujando. ¿Por qué?! ¿De eso se había tratado todo? ¿Estaba jugando con él y pensaba despreciarlo estando tan próximo al límite? Preferencias… No, no estaba comprendiendo qué quería de él esta vez. Maldita bruja. Pero sus pensamientos fueron reprendidos al instante, cuando su erección fue aprisionada, impidiéndole claramente el volver a ingresar. ¿Era eso dolor? Dadas las circunstancias, era un tormento.

Mas no paraba ahí el tema, lo supo su carne que sin esperarlo fue penetrada por un costado e incontenible, un quejido grave de dolor brotó de la garganta del vampiro, uno que incluso dejó ver los colmillos del inmortal. Sus músculos se tensaron, y al sentirla más profundo, una de sus manos buscó apoyo sobre la fría piedra. Con una especie de odio fijó los ojos en los orbes de su joya, pero no podía decirse que fuera precisamente desprecio lo que su mirada reflejaba, porque sin duda le reprochaba de alguna forma la crueldad de obligarlo a parar en su invasión y el dolor que experimentaba en el costado no era en absoluto falso pero… eso era lo que él había pedido, sin imaginar que la vampiresa lo aplicaría de esa forma.

Algo en su interior estaba agradecido, y enamorado de la insana manera que tenía ella de abordarlo. ¿Era masoquista? Llevaba eternidades caminando a su lado, aceptando que sus cuerpos solo serían uno cuando a ella le apeteciera, sin embargo… no todo lo existente en él era físico. En medio de esos detalles radicaba la respuesta.

Todo, lo quiero todo.– respondió logrando componer media sonrisa a pesar del dolor que lo había encajado, y sin borrar la expresión, sujetó con la mano que no usaba como apoyo la de Elaine que lo apretaba en la punta. –¿Y si lo hago?– cuestionó completando la sonrisa y, al mismo tiempo, forzó la mano de ella a desplazarse hacia abajo. Subieron de nuevo y la presión aplicada ayudaba a que la estimulación fuese incluso más placentera. Repitió el ir y venir sin dejar de apretar dientes y colmillos en su intento por no dar quejidos audibles por la herida. ¿Pero a quién engañaba? Era casi sublime tener sus dedos hundidos agresivamente en él. Y podía ser peor.

Su excitación era visualmente evidente y audible, pero quería más, antes de que Rhankaves se arrepintiera.

Procurando no lastimarse más de lo necesario en esa parte, desprendió repentinamente la mano que acaparaba su erección y al estar ya libre la apretó bruscamente por la muñeca, llevándola a la piedra pero al nivel del rostro de la vampiresa. Fue ese primer desplazamiento el que recalcó el dolor en su costado mas no le importó. Un jadeo acompañó ese movimiento y otro más le siguió cuando el resto de su cuerpo también se desplazó, recorriéndose por encima del cuerpo ajeno –apenas rozándolo– hasta ubicar la punta de su miembro cerca de los labios que tanto lo provocaban. Por un momento le preocupó que al moverse, los dedos invasores se retiraran privándolo de tan penetrante placer pero si ocurría igual sería disfrutable, fluir siempre era... reconfortante. Incluso en rojo.

¿Te basta como respuesta?– preguntó anhelante, haciendo el gran esfuerzo de no sonar excesivamente necesitado de sus invasiones,  de sus labios y lengua, de sus colmillos… De toda su esencia.

La muñeca ya se la había liberado y con esa mano se buscó punto de apoyo. La otra sostendría su miembro hasta que Elaine se dignara a tomarlo o rechazarlo. Cualquier cosa era posible.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Dom Oct 04, 2015 8:10 pm

Escucharlo gemir de pleno dolor era un deleite para ella. ¿Sería lo que llamaban placer culpable? Lo dudaba porque no guardaba ni una gota de arrepentimiento en ella mientras enterraba sus dedos en la carne de su sirviente. Porque era suyo, y tenía ella permiso de hacerlo pedazos cuando quisiera. Otra cosa diferente era que no quisiera romperlo, no tanto al menos. Solo lo necesario para que fuera disfrutable, pero jamás intentando herirlo de verdad. No lo haría ella ni lo permitiría de alguien más. Si eso sucedía… Si un día Minamoto llegaba a estar tan herido que su vida casi escapara definitivamente de sus manos, entonces ella no sabría qué hacer.

El detalle estaba en que en vez de demostrárselo de manera dulce, ella lo hacía de formas pintadas de crueldad. Con sangre siempre de por medio. El aroma del torrente sanguíneo de Jihei era sin duda como droga para ella, y estaba en tal estado de éxtasis, que cuando él le aseguró con una sonrisa que quería todo fue inevitable devolverle el gesto y sonreír todavía más, solo para él.

Disfrutar en secreto de los arrebatos del joven, que siempre intentaba llevarle la contraria, era otro de sus disfrutes que no podía revelar en voz alta. Porque se volvería un vago si ella le permitía saber que se entretenía escuchando sus reclamos e intentos fallidos de rebeldía—. Si lo haces te castigaré por más tiempo del que puedas soportar —se permitió afirmar aunque sus únicas ideas para reales escarmientos tenían que ver con impedir que él la tomara tanto como quisiera, y en ese caso tendría que sufrir ella también la abstinencia.

Dejó que él guiara el movimiento de su mano, disfrutando de sentir la erección, firme, frotándose contra su mano que se acomodó para hacer la presión necesaria. Estaba ella misma en la disyuntiva, deseaba verlo sucumbir a un placer incontenible, pero se negaba a que sucediera fuera de ella… Y aun así seguía sin impedir el trabajo, atenta a cada una de las reacciones del vampiro que tenía literalmente en su mano. Los dedos que gozaban de la calidez dentro del cuerpo de él, se movían siguiendo el rumbo del cuerpo contrario, para no desgarrarlo más de la cuenta.

¿Qué crees que intentas? —preguntó con molestia cuando fue obligada a abandonar la piel suave y húmeda. Su otra mano intentó clavar los dedos un poco más, pero el movimiento de él le obligó a tener que seguirlo hacia arriba. Al tener el miembro claramente frente a su boca, no pudo contener la risa y se relamió a conciencia mientras alzaba la vista buscando la mirada del mago—. Quería que lo expresaras en voz alta, con lujo de detalles —comentó solo con deseos de subir el furor en el oriental, pero allí estaba él, y allí estaba ella. Y lo que tenía justo frente a su rostro no le era indiferente.

Por eso acomodó la mano que contenía la herida que ella misma había creado, con el fin de que el derrame no se presentara todavía. Al menos no el del líquido rojizo y caliente. No esperó ni un minuto completo desde que Jihei se había posicionado frente a ella de esa forma, y la respuesta como su ama fue bondadosa. Tenía las dos manos atrapadas así que fue su rostro el que se movió hasta dar con la punta. La lengua fue la primera que alcanzó a tocar el dulce que le ofrecían. En vez de rechazarlo pensaba tomarlo como suyo, al igual que su dueño.

Por eso la lengua no le bastó, luego de variados toques delineando la cabeza con presteza, recorriendo las formas naturales de su dureza, fueron sus labios los que se acomodaron para recibirlo dentro de su boca. No pensaba dañarlo con los dientes pues quería a Jihei derretido de placer, no solo de dolor, por lo mismo se contendría incluso de clavarle las uñas, y es que ya teniendo libre una mano no decidía donde ubicarla.

Imposible hablar en esos momentos, aunque su mirada se dirigió a buscar los orbes contrarios para verificar los resultados de sus acciones. Poco después su mano se acomodó, sin dañarlo con sus afiladas garras, y lo tomó con firmeza de la base para poder impulsar su propia cabeza contra él, haciéndolo entrar y salir de su boca que nada tenía de fría en esos momentos. Podía saborearlo ya dentro, y el aroma de su sangre lo tenía en su nariz. Su mano se había movido dentro de él, aunque ambos movimientos no estaban alineados, pues aunque ella gustaba de la perfección en esos momentos se distraía con facilidad.

La tensión entre sus propias piernas seguía ahí, sin apagarse a pesar de haber sido abandonada del todo. Y su cuerpo, ansioso comenzó a removerse bajó él, quería mantener las piernas abiertas para aumentar su propia agonía pero sentía los deseos de cerrarlas y encontrar algo que la hiciera estallar. Un poco más, solo un poco más. Se dijo mientras mantenía sus piernas formando un amplio ángulo y su boca se movió aumentando el ritmo mientras devoraba a su nueva presa.


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Dom Oct 18, 2015 4:19 pm

El día o noche que alguien más ocupara su sitio sobre Elaine, lo aniquilaría. Nadie, absolutamente nadie la tocaría como él, nadie más disfrutaría de esa faceta dela bruja, él sería el único que se deleitaría con la imagen de la lengua ajena relamiéndose los labios con descaro. Bastaba cruzar miradas para saber que un poco de eso sentía ella también, no creía posible que algo más profundo existiera entre ambos o quizá, se reusaba a buscar bien entre los nudos rojizos que los unían desde hace tiempo.

Tendrás que esforzarte más si quieres escuchar palabras enfermas de mi boca…– se atrevió a contestar, sus intenciones ya estaban más que claras, y las de ella también… Había dudado, para el vampiro la posibilidad de ser rechazado era siempre latente, pero como era de esperarse todo atisbo de duda fue eliminado desde que observó detenidamente cómo su ama se acercaba a su punta, aceptando concederle tan inusual pedido. Y ser tocado por su lengua fue exquisito…

Verla trabajar intensificó notoriamente la experiencia, quiso censurarse pero la voluntad de guardar silencio se quebró tan pronto como su erección fue acaparada por los labios de la vampiresa, obsequiándole dosis de placer que se manifestaron a través de profundos gemidos, reviviéndole la ansiedad por derramarse dentro de ella. En su boca sería perfecto, pero no superaba al gusto que tenía por hacerlo entre sus piernas. Elaine volvió a enfocarlo y de alguna forma esa mirada hizo recordar al oriental la jerarquía que entre ellos se alzaba. Pero sin importar cuánto le debiera él a Rhankaves, se seguía sintiendo con ciertos derechos sobre ella. Sí, debía agradecerle o pagar por esos interesantes encuentros, pero lo haría con acciones y no con palabras que después ella pudiese utilizar para humillarlo. Además, era experta en cobrarse por su cuenta.

Lo sabía a la perfección todo su ser, tal cual su carne en esos momentos, que podía sentir cómo los dedos de su dueña se removían en su interior. Ser invadido lo extasiaba, y dolía, ardían las heridas y sería peor cuando lo abandonara e hiciera sangrar aún más. Pero por ella lo soportaría y a futuro seguro que pediría más daño de su parte.

A los dos movimientos impuestos por la bruja, Minamoto añadió otro. Cuando la otra mano femenina tomó posición, él pudo apoyarse con ambas, una la afirmó sobre la piedra y con la otra se aferró a uno de los hombros de la mujer. Así consiguió impulsar por su cuenta la cadera contra sus labios, aunque lo hizo a un ritmo que superaba al recientemente adoptado por ella. –Lo puse en tus manos después de las tres. – comentó desesperadamente agitado y no, no se refería al medallón. No estaba muy seguro de si quería sanción por eso, porque sin duda el ser castigado por su Sire le generaba una enorme tentación pero a la vez, le inquietaba el “por más tiempo del que puedas soportar”… Se había escuchado peligroso, peligroso y delicioso, de ahí que no pudiera decidir qué le preocupaba más: la posibilidad de sufrir a niveles descomunales o su propia tendencia a buscar ese tipo de trato por parte de ella.

Laine, dime dónde lo quieres…– pidió haciendo todo lo posible por ocultar la gran necesidad que sentía de escucharla literalmente pedir por él, aunque fuese únicamente por deseo físico. Ahora que lo pensaba –entre jadeos y placer casi incontenible– esa necesidad se asemejaba en cierta forma a los detalles que antes ella confesó querer escuchar en voz alta. ¿Quería que rogara por cada centímetro de su perfecto ser? No lo dudaba, y se sabía capaz… Eso lo confundía.

Jihei prefirió alejarse todo lo posible de esos pensamientos y sin dejar de perseguir el objetivo que ambos perseguían en esa madrugada mantuvo el ritmo de sus movimientos. Ansioso por una respuesta, seña o lo que fuera se mordió los labios hasta sangrar, lástima que su propia sangre no tuviese tan buen sabor como el de su jefa pero… mientras pudiese sentir la lengua ajena frotándose contra esa parte de su anatomía, sobreviviría. Hasta que ella decidiera si recibirlo en los labios o en las profundidades que sus piernas guardaban. Porque por encima de sus propios deseos, se encontraba cualquier cosa que quisiera ella.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Mar Nov 03, 2015 6:48 pm

El ritmo que ella llevaba fue aumentado por los movimientos de la cadera contraria. Y ella acomodó su boca para permitirle ingresar a la velocidad que él quería, todavía cuidando de no dañar la intimidad ajena. No estaba concentrada en otra cosa que no fuera los placeres que sentía, por eso los primeros segundos luego de la frase de Minamoto, su mente no reaccionó al tema. ¿Las tres? Y sus recuerdos se fueron hacia el medallón que yacía oculto en la ropa que el vampiro había dejado tirada por ahí para tomarla sobre ese féretro de piedra. Su ceño se frunció entonces, pues le parecía que la mente de su acompañante iba más lejos que el elemento que acababa de pasar por su mente, y la faceta masoquista de él siempre la sorprendía.

No podía hablar de momento, pues Jihei se seguía moviendo dentro de su boca, aunque ella tenía clara la respuesta al cuestionamiento ajeno, así como estaba segura de que tendría que castigarlo pronto, por deseo mutuo al parecer. Apartar su rostro fue difícil pero no imposible. Lo tomó de la cadera e hizo fuerza tanto con esa mano como con la que tenía los dedos en su tibio interior—. Te encanta recibir castigos… —murmuró agitada y sonrió poco después, ella no se molestaba en impartirlos aunque preferiría que tuvieran algún efecto más que solo verlo rogando porque ella lo maltratara más. ¿Algún día aprendería?

Ella se encargaría de enseñarle, eso seguro—. Lo quiero abajo —anunció su orden y deseo, y su mano se apartó de la cadera ajena para masajear el miembro que tenía delante de su rostro, asegurándose de que no se enfriara como sus almas. Sus otros dedos trazaron pequeños círculos en el interior del cuerpo del vampiro y se aseguraron de rozar cada trozo de carne que los envolvía.

Jihei… —murmuró antes de apretar unos segundos la punta. Su mano frotó luego hacia abajo y se acomodó en la base de la anatomía contraria. No podía tener a su sirviente clonado, para su lamento, porque sin duda disfrutaría de recibirlo en dos lugares a la vez, todo con el fin de sentir el placer que solo él podía otorgarle. Aunque tenía la ligera sensación de que Minamoto no sería capaz de compartirla ni con él mismo, se lo había demostrado en variadas ocasiones con sus ataques de celos que a ella no le molestaban realmente pues también lo sentía como su propiedad. Rhankaves había decidido quitarle su vida como humano para apoderarse de él por completo, y en proceso se había entregado como regalo al hombre, prueba de que era el único con quien valía la pena pasar la eternidad.

Ya le había dicho que pobre de él si se atrevía a correrse fuera, pero aun así su mirada se lo dejo claro nuevamente. Ansiosa estaba por un maravilloso final, con él rompiéndola y llenándola desde el centro de sus piernas, pero los deseos en Elaine eran siempre volubles, cambiantes, y una parte de ella adoraba las sorpresas—Aguanta… Aguanta —pidió antes de hacer una crueldad, negándose repentinamente a apartarse de su anatomía, todavía tomándolo de la base con su mano libre, su boca se apegó a la punta de la erección del mago y succionó con fuerza.

Poner resistencia incluso para las exigencias que ella misma le pedía a Jihei era parte de su diversión. Su deleite solo aumentaba al ver como él intentaba complacerla a pesar de que ella le pusiera piedras para que se tropezara en el camino. No cerró los ojos y lo miró con un atisbo claro de que la batalla estaba comenzando otra vez. Si él llegaba a derramarse en sus labios por falta de contención ella empezaría una nueva etapa de castigo que vendría con entrenamiento incluido. Le dolería a él pero ella lo disfrutaría, sería su maestra en el noble arte de hacer eternas las pasiones carnales. Y estaría gustosa de recibirlo una y otra vez, todas las veces que fueran necesarias, para mejorar su resistencia. ¿Qué acaso no era lo que ella debía hacer como la dueña que se preocupaba de sus pertenencias?


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Nov 16, 2015 4:47 pm

Estaba cerca de perderse entre tanto placer, sus pensamientos dejaron de ir en otras direcciones, cada parte de él se concentró en el presente y en lo desastrosamente perfecto que era ese momento. Invadir la boca de su dueña de esa forma era tan disfrutable que en parte ya se había arrepentido de preguntar dónde prefería ella que se derramara, pero para su suerte y desgracia –ambas a la vez– Rhankaves tomó la dolorosa iniciativa de expulsarlo lejos de su lengua. ¿Por qué?! De su garganta emanó un marcado quejido de dolor, inspirado por las uñas que aplicaron fuerza estando aún dentro de su carne. El ser apartado había dolido también en el alma putrefacta que poseía, pero eso no era tan evidente ¿o tal vez sí?

Ella lo miraba y él agitado y afectado por la herida en su costado no fue capaz de reprimir la desesperación que asomaba a través de su mirar. Amago hizo de formular palabra pero al final no lo hizo, ¿qué podía haberle respondido? No quería declararse adicto a sus castigos a pesar de que fuese obvio e indirectamente proclamado minutos atrás cuando ansioso le pidió dolor.

Molesto consigo mismo apartó la mirada de los ojos de Elaine y fue a posarlos en su erección. –Así será.– confirmó tras la especificación de la vampiresa de preferirlo entre las piernas, iba a acatar la orden pero le costaba dejar de mirar cómo esos dedos que a diario veía ocupados en otras cosas, ahora lo tocaban con esmero.  Mataría con tal de que las manos de su ama lo reclamaran con más frecuencia, haría cualquier cosa para obtener más de ella… Se relamió la sangre que le manchaba los labios y al segundo siguiente sus músculos se alistaron para el cambio de posición, había dado por supuesto que la vampiresa liberaría su miembro para que él pudiese cumplir con lo solicitado pero… en lugar de eso recibió presión en la punta, consiguiendo de él una expresión de desconcierto pero también un gemido por lo delicioso que fue tal acción.

¿Laine…?– ¿qué quería de él exactamente? Su cuerpo empezaba a sentirse más afectado por la agresiva invasión, culpa de los movimientos circulares que los dedos de la bruja se permitieron trazar en su interior. Ansiaba satisfacerla, derretirse con ella y… ¿ahora lo detenía? No, nunca conseguiría comprenderla del todo. Lo que no esperó fue que esa pausa fuese la menor de las sorpresas, porque la mayor surgió a partir de la penetrante mirada que le dedicó antes de pronunciar palabras tortuosas para el vampiro.

Todo en él se detuvo por segundos, lo sentía y no lo creía, Elaine succionaba directo de su punta y pedía que soportara… –LAINE– gruñó desesperado, forzándose a mantener los ojos bien abiertos para saciarse incluso con la vista. No, no estaba seguro de poder soportar tal tortura, quería desde luego conseguirlo, pero el placer era demasiado, invadía todo su cuerpo y aún así se sentía desbordar… Debía encontrar la forma de lidiar con ello y complacer a su Sire en el proceso.

Poder extasiarla al mismo nivel sería perfecto…

Los sonidos no paraban de brotar por su garganta, ya no tenía sentido querer callarse, pero así como se encontraba seguía deseando llegar a más. Una de sus manos abandonó el punto de apoyo que le proporcionaba la piedra del féretro y toscamente fue a abrazar la de Rhankaves que jugaba a destrozarlo por dentro. A ella se aferró y con fuerza la presionó contra su cuerpo obligándole a penetrar más profundo en él, tal acto de masoquismo le hizo sustituir un gemido por un grito de dolor que apenas podía soportar. En un principio la intención había sido sacarla de su carne después de hacerle hundir, similar a lo que Elaine había hecho con su férrea erección al sacarlo de su boca pero… no pudo. Deseaba sangrar y atormentar con eso los sentidos de la bruja, desgraciadamente la necesidad de tenerla dentro también era poderosa. Maldita bruja que retorcía toda su existencia, lo descontrolaba casi hasta morir, casi. –Kisama….– soltó entre dientes. Estaba próximo a sucumbir totalmente ante ella.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Jue Nov 26, 2015 5:26 am

Escucharlo gemir y decir su apodo era sin duda una delicia. Casi tan disfrutable como tocarlo directamente antes de irse con su boca de nuevo justo contra su punta. El gruñido de él casi la hizo apartarse entre risas por la situación, pero el sabor no le era desagradable así que siguió en lo suyo, imponiendo sus intentos de educarlo por sobre sus propios deseos. Debían darle un premio por ser una dueña tan entregada, por dar tanto de sí para perfeccionar a Minamoto.

Él mismo le hizo introducir sus dedos con más dureza en el orificio que ella había creado y eso le generó una sonrisa a pesar de que tenía la boca ocupada. La agitación corría todavía por ella hasta que escuchó un calificativo algo poco educado de parte contraria y su aliento dejó de hacer presión contra la punta ajena. Se separó del miembro del vampiro y lo miró con intensidad—. No tienes permiso de usar groserías conmigo, Jihei… Tienes que tratarme con dulzura —exigió con dureza porque ella era su reina y se impondría sobre él todas las veces que fuera necesario. Su otra mano de un firme movimiento se salió de la prisión en la carne del mago y el aroma de la sangre que brotó de manera poco cuidadosa le hizo extasiarse al coincidir con el aire que ella respiraba.

Su sabor favorito estaba allí pero no podía alcanzarlo desde esa posición. Por eso lo agarró con firmeza de los hombros, a pesar de sus heridas previas y de las que luego él había provocado, su fuerza seguía siendo mayor que la del oriental. Tuvo que hacer un esfuerzo pero lo consiguió, y se lanzó contra él desde el féretro para terminar ambos contra el piso a unos metros de la piedra que los había recibido mientras se entregaban uno al otro.

La caída fue estruendosa pero ella terminó sobre él sin mayores rasguños, sus rodillas tal vez algo adoloridas pero pensaba pedirle que la cargara después—. Mina-san... ¿Debo premiarte por resistir? —murmuró mirándolo con sus ojos brillando más de la cuenta antes de irse directo contra sus labios, que disfrutó desde el principio con intensidad y ansias casi dementes de devorar cada trozo y parte de él y de su alma. Pocas veces lo llamaba por ese soso apodo, solía ser en momentos de intimidad o cuando deseaba molestarlo por ocio. Siempre en privado, solo entre ellos dos.

Si le había roto un hueso con la caída o algo poco le preocupaba. Seguro su espalda había sufrido el impacto o así señalaba el piso resquebrajado bajo ellos, con la mano tanteó el cuerpo ajeno, manchándola con la sangre que brotaba del costado de él, mientras buscaba la erección de su sirviente, eso claro si es que todos los movimientos previos no lo habían hecho correr justo poco antes del final. ¿Alcanzaría a introducirse en ella o tendrían que repetir desde el principio?


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Nov 30, 2015 5:25 am

Dulzura… Bajo otras circunstancias se habría burlado de Elaine por usar esa palabra, pero ahora, no podía pensar en eso. Y sin embargo, memorizó la dureza con que le dijo aquellas palabras. Iban cargadas de poder, de oscura amenaza que quizá ni ella misma imaginaba. Por cuestiones como esa no podía rebelarse a la bruja, aunque hacía más de un siglo que había dejado de pensar en ello. No era seguro contradecirla, la sangre que del vampiro brotó lo dejó claro.

Un doloroso gruñido de dolor acompañó el rojizo derrame, ni siquiera tuvo oportunidad de detenerse a pensar en lo insoportable que era no tener ya sus labios succionando de él y tampoco estar dentro de ella como deseaba. Cuando menos lo esperó, se encontró crujiendo contra el suelo ya lejos del féretro, Rhankaves lo había empujado con brusquedad y ahora la tenía sobre el cuerpo. ¿Qué tanto de él se había fragmentado? Podía sentir un agudo dolor en el costado opuesto a la herida sangrante.

Hizo un esfuerzo por encima del dolor desgarrador que experimentaba y con ambas manos sujetó la cintura de su ama, justo cuando ella decidió devorarle salvajemente a besos. Y él, por supuesto correspondió, con ira e intenso deseo mezclándose a cada segundo. La forma en que lo había tratado esa noche había excedido lo esperado por el japonés, pero así como odiaba el apodo con que acababa de nombrarlo, también entendía la profundidad que representaba en momentos como ese donde por mínimo que fuera, podía considerar a Elaine como suya.

La pérdida de sangre no tardaría en agotarlo y el dolor que apareció luego de la caída lentamente se iba esparciendo por el resto de su cuerpo, por eso cuando sintió los dedos de su dueña manchándose de él y buscando su erección se apresuró a tomar posición. Flexionó ambas piernas y con las manos que ya tenía puestas sobre ella le hizo bajar la cadera hasta que con la punta pudo sentir la suavidad de su piel. A sus labios dio una tosca mordida y entonces empujó mínimamente la cadera de la bruja hacia atrás, lo preciso para que su intimidad quedara en el punto que necesitaba. Entonces forzó el cuerpo femenino a bajar hasta donde la carne lo permitió, sin cuidado alguno la encajó en él. Sentirse dentro le hizo gemir con gravedad, acababa de soltar la boca contraria pero no importaba, seguía alimentándose de ella aunque fuese de modo distinto.

También debes pagarme…— dijo agitado, con la mirada enganchada a los ojos de la mujer que sin duda un día terminaría por matarlo, de nuevo. Quería un premio y el pago correspondiente por el tormento, pero sobre todo, ansiaba vaciarse en ella. Y no iba a dejarla tener el control.

Por ello aguantó el dolor y tras aferrarse a su cadera hizo uso de parte de las fuerzas que le restaban para girar sin separarse por competo de ella y así dejarla bajo su cuerpo. Tal movimiento le hizo sangrar aún más pero no le importó. Apretó los dientes y como si el sol fuese a acabar con ellos durante ese amanecer embistió violentamente entre sus piernas. Todos sus sentidos ya habían llegado al límite desde hace minutos, la pausa provocada por la caída los había atascado por segundos mas no demoró en sucumbir de nuevo a todos esos impulsos y entre extenuantes gemidos finalmente derramó todo lo que tenía para Elaine. Con dificultad llevó una mano hasta una de las mejillas de la vampiresa pero apenas y pudo acariciarla. Algo tenía roto por dentro y no, aún no era el corazón, el dolor que eso le provocaba y la pérdida de sangre estaban acabando con él. Necesitaba recuperarse cuando antes porque si su jefa decidía que quería ser llevada en brazos estaría Jihei en problemas.


Última edición por Jihei Minamoto el Lun Dic 21, 2015 7:55 pm, editado 1 vez


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Vie Dic 11, 2015 2:57 am

Cuando sus labios se unían parecía que ardían en conjunto, por suerte no bajo la luz de un tormentoso sol. La mordida de él le hizo gruñir contra su boca y fue entonces cuando lo sintió al fin otra vez dentro de ella, acompañando su necesidad de él con un agudo gemido. Gracias al movimiento de Minamoto parecía que ella misma se había clavado contra él y se tardó unos segundos en componer la expresión perversa que se cargaba mientras se acomoda contra la figura ajena. Así debía ser, ella iba pasos por delante de él, y claro, por encima.

Sus ojos parecieron divertirse ante lo que el otro mencionaba y aunque ideas le vinieron a la mente, prefería por esta vez tomar la palabra del contrario—. Dime que quieres de pago esta vez… Tengo dinero, joyas… reliquias… —fue relatando y se distrajo lo suficiente para que de un solo movimiento casi terminara justo bajo él. ¿Qué acababa de pasar sin su autorización?—. ¿Jihei? Me tocaba a mí arriba —bufó y el aroma de la sangre del vampiro pareció extenderse hacia sus fosas nasales con más fuerza. Era adicta a él en esos sentidos y en muchos otros, por eso cerró los ojos justo antes de que el comenzara a moverse al fin contra ella con la potencia necesaria para hacerla derretirse.

Gemir y gritar, todo en conjunto, fue unos segundos después de que él se viniera dentro de ella que su cuerpo alcanzó la cúspide de las sensaciones, y con un temblor que la recorrió se sintió muerta, literalmente, unos segundos. El sentimiento fue tan fuerte que la obligó a guardar silencio los siguientes instantes. Apenas si lo miraba pero la mano de él le hizo volver a enfocarlo con una sonrisa que como muy pocas veces no tenía nada de burlona. Era por así decirlo, la mayor sinceridad que ella le podía dar. Sin importarle los pensamientos ajenos movió su rostro contra la mano que lo había tocado y depositó un beso justo en lo que alcanzó de sus dedos.

Pero al momento de tocar la piel con los labios, supo que algo no iba bien, y mientras estudiaba a la que era su presa favorita, cayó en la cuenta de que estaba perdiendo cada vez más sangre. No había considerado detalladamente los minutos que duraría con toda la energía que había desbordado en sus momentos de culminar. Y ahora seguro él estaba en el límite. Ella a diferencia, cual si fuera un ave fénix, estaba renaciendo poco a poco de las cenizas. Sus heridas se comenzaban a cerrar por la carga de adrenalina a la que había sucumbido segundos antes.

Jihei… Sal —pidió aunque no esperó que él lo hiciera y se removió para separarse de él, aunque no fue mucha la distancia que impuso, con su mano hizo que él se apoyara en el piso—. Tienes totalmente prohibido morir… Por algo te convertí… Toma esto como adelanto del pago —pidió y se levantó aunque sus piernas temblaron. Su mente era por cierto mucho más fuerte que su cuerpo, así que impuso calma a sus fallidas terminaciones y fue al encuentro de donde habían quedado las varitas y los restos de ropa.

Abrazó la chaqueta de Minamoto sabiendo que dentro de ella iba el objeto por el que habían estado esforzándose esa noche, le daría un lugar especial en sus estanterías por el mero recuerdo. Fue cuando se giró que frunció el ceño y se acercó con rapidez a su acompañante de eternas noches—. ¿30 o 40? —preguntó, y por supuesto que hablaba de la cena que le conseguiría. Una parte de ella se sentía repentinamente molesta por tener que verlo beber de otra mujer sobretodo después de lo que acababan de pasar, pero sabía que era el sabor que el otro disfrutaba y por esta vez no se lo iba a negar. La idea de pedirle que la cargara quedaría para otro día.

Pon tu mente en blanco, iremos de nudistas... —le comentó casi encantada con la idea y se acomodó sentada a un lado de él abrazándolo con un brazo con cuidado, la varita y la chaqueta la cargaba en el otro. Por ella le hubiera drenado casi completo desde la herida de la que todavía manaba sangre, pero sabía ponerse límites… Eso quería creer.


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Lun Dic 21, 2015 7:56 pm

Sin saberlo Rhankaves ya le había pagado, ser el único que en esos instantes pudiese disfrutar de su voz y su cuerpo entero ya era más que suficiente para quedar satisfecho, al menos de momento. Ella era casi como su deidad, todo a su alrededor era insignificante en comparación con la vampiresa, bastaba mirarla a los ojos para recordarlo y no es que lo olvidara, sino que existían ciertas circunstancias bajo las cuales esa magnificencia se sentía casi palpable. Tangible como el beso que obsequió a sus dedos, memorable como la sonrisa que segundos atrás le había dedicado y que por su debilidad acababa de arruinarse. Porque no le pasó desapercibido el cambio de humor de la bruja, ese que vino a partir de que sus labios lo tocaron. A veces odiaba ser tan legible para ella…

Frunció el ceño molesto ante la orden de abandonar el cuerpo femenino y sin embargo no pensaba desobedecer. Pero tampoco acatar de inmediato, por eso maldijo mentalmente cuando fue Elaine quien impuso rápidamente la distancia. El movimiento invocó del vampiro un quejido, confirmando lo que ya ambos sabían: él no iba a durar mucho a ese ritmo. Normalmente su ego se habría elevado con declaraciones como la que hizo después su ama pero en esta ocasión no fue el caso, le hizo sentir regañado y un tanto mediocre por no poder lidiar por sí solo con la situación. Porque tenía que admitirlo, salir de ahí por cuenta propia habría tenido un final incierto por su condición.

De estar apoyado con una mano en el suelo pasó a sentarse sobre el mismo, en una rodilla apoyó uno de los brazos y con el otro se presionó la herida en el costado. No dijo nada, pero no se arrepentía de lo que acababan de hacer, casi ni se preocupaba de la sangre que estaba perdiendo.

¿Pero de qué hablaba la bruja? Sus pensamientos aún estaban algo dispersos por éxtasis experimentado y demoró unos segundos en comprender a qué se refería su dueña. La idea le hizo mirarla con algo de indignación. ¿Acaso era sólo él quien encontraba reprobatorio el que fuese ella quien le consiguiera víctima para beber? Más extraño fue darse cuenta de que él mismo encontraba anormal esa parte, se suponía que era lo más obvio para remediar la situación.

La vio levantar la chaqueta y eso le incomodó, ese era su trabajo, si ella lo estaba haciendo era porque él estaba fallando como el sirviente que era. Se mentalizó entonces para ponerse en pie, estiró un brazo para alcanzar su espada –por largos minutos se había olvidado de su existencia– pero antes de que se impulsara para levantarse Elaine se le acercó. Fue sumamente extraño verla sentarse a su lado de ese modo, pero esa noche oficialmente era todo menos normal pues estar desnudos en un sitio público no era común ni siquiera para ellos. Media sonrisa mostró a su jefa después de que ella lo sujetara con el brazo, su varita estaba también segura así que ya podían marcharse tranquilamente.

¿Vas a dejar ahí mi sangre para que otros la usen? – preguntó aunque en realidad a él poco le importaba, si se quejo fue solamente para molestarla. –Por cierto, no necesariamente tiene que ser una mujer. – agregó desviando la mirada hacia un punto cualquiera. Elaine en ningún momento había especificado que le conseguiría una mujer pero por el tono en que antes la escuchó hablar lo llevó a imaginar que haría lo posible por satisfacerlo también en ese ámbito. Repudiaba beber de varones pero por mucho que se lo callara, en esos momentos no deseaba tocar a ninguna otra mujer.

Obediente puso la mente en blanco, inconscientemente apretó más su herida preparándose para el vórtice que los llevaría… ¿a casa? Le gruñiría eternamente si se atrevía a aparecerse en un sitio público y no porque él mismo estuviese sin prenda alguna encima, sino porque jamás le perdonaría el exhibirse a sí misma ante ojos de cualquiera.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Lun Dic 28, 2015 7:27 pm

La actividad física al parecer también había hecho mella en la mujer, pues cuando escuchó el reclamo del vampiro acerca de su propia sangre su expresión pareció desencajarse. Con molestia lo soltó y gruñó por lo bajo, para la próxima pensaba no hacerle daño tan extremo para no tener que pasar por lo mismo al final—. La próxima vez me aseguraré de que puedas hacer tu trabajo cuando acabemos —claro que le estaba prometiendo que le dejaría tocarla a futuro, y no respondió palabra alguna ante la mención de la mujer que si había pensado en conseguirle. ¿Quién le había dicho a él que podía leerla y descubrir que a veces si tenía algo parecido a las buenas intenciones?

La situación comenzaba a enojarla literalmente, y eso no era bueno para ninguno, en silencio se levantó y cual si fuera una niña regañada limpió del lugar todos los restos de la sangre de ambos. Haber olvidado ese detalle con su exagerado perfeccionismo era lo que más le afectaba—. Vas a tener que pagarme por tomar tu lugar —lo picó con el mero ánimo de sentirse mejor con ella misma y ya cuando estuvo contenta con el resultado regresó con él y volvió a afirmarlo con su brazo. ¿Por qué tenían que complicarse las cosas? A ella le gustaba la libertad.

Ahora si, un siglo después… —bufó y se inclinó para tomar los labios de él segundos antes de que desaparecieran en un humo negro. Con algo de suerte el tener la mente no precisamente en blanco no le costaría un trozo de su cuerpo.

Aparecieron segundos después justo en el medio del salón de la casa que compartían y soltó a Minamoto para que tomara asiento en uno de sus caros sillones—. Luego limpiarás este lugar, no te muevas mucho —ordenó y se alejó para ir a buscar algo de ropa para ella pues la que había tenido estaba desgarrada a causa del mago y sus impulsos. A regañadientes buscó también algo de ropa para él, al menos un pantalón y finalmente volvió por el mismo método de aparición hacia el salón donde le dejó los oscuros pantalones sobre las piernas.

Manten algo de decencia para nuestro futuro invitado —trató de sonar animada como siempre pero no lo estaba, y cuando fue de cacería se ocupó de hacerlo de manera violenta, la pobre alma a la que había capturado serviría específicamente para los propósitos de la curación rápida de la criatura a la que estaba cuidando.

De regreso soltó el cuerpo de un joven de alrededor de 20 años que ligeramente perdido la miraba con miedo pues no entendía que había sucedido, de milagro no había terminado desparticionado pero se tocaba completo creyendo que estaba soñando—. ¿Puedes solo o tengo que dártelo boca a boca? —preguntó antes de quebrar los brazos del chico que aulló en ese mismo instante. Si, ahora comenzaba a recuperar su estado de ánimo natural y terminó cruzándose de brazos para verificar —fuera de toda broma— si Jihei era capaz de alimentarse por sí mismo entre tanta debilidad.


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Dom Ene 10, 2016 1:05 am

Enojarla casi siempre era recreativo, pero verla “obedecer” era magnífico. Desde hace ya bastante tiempo que el vampiro era adicto a servirle a Rhankaves, pero de repente ser quien diera las órdenes también lucía interesante. –Descuenta tu paga de mi próximo salario.– le dijo con una sonrisa poco común en él. Visualmente la siguió mientras terminaba de limpiar el lugar, pero ni siquiera después de esos minutos Jihei pudo eliminar la sonrisa de burla. Ésta solo se alteró cuando su jefa “amablemente” regresó lista para marcharse y lo sujetó del brazo. El movimiento le hizo apretar los dientes y fruncir el ceño, tanta debilidad le golpeaba el orgullo. De no ser por esa falla en su humor habría agregado algún comentario sarcástico sobre el “siglo” que le llevó a la bruja borrar los rastros de ambos.

Aunque puede que a pesar de eso no lo habría hecho, no con los labios ocupados repentinamente por deseos de su creadora. Ese acto le impidió despejarse mentalmente, pero no se iba a quejar con ella por tan valiosa imprudencia.

Cuando aparecieron en el salón todavía podía sentir el sabor de la boca ajena, agotado se dejó caer sobre el sillón que más cerca estaba de ellos y a ojos cerrados se palpó la herida en el costado. –Lo dices como si pudiera moverme a libertad– se quejó con cansancio aunque Elaine ya no se encontraba en la estancia. Sabía que no había alcanzado a escucharlo pero quejarse le ayudaba a distraerse del dolor. No abrió los ojos hasta que sintió la tela sobre las piernas, los párpados le pesaban pero mirar a la mujer que lo había llevado hacia el mundo de los inmortales siempre valía la pena. –No prometo nada…– respondió con apenas un rastro de sonrisa. La vio desaparecer, dejándolo con la duda de por qué exactamente se mostraba  malhumorada. ¿Solo por tener que trabajar horas extra?

Vestirse el pantalón no ayudó a que su sangre dejara de brotar mas no se preocupó, en cualquier momento la vampiresa regresaría y entonces… todo estaría arreglado. La conocía, nunca erraba cuando se trataba de brindarle alimento para mantenerlo en condiciones óptimas. –¿Querrás las gracias?– preguntó en voz alta, llevándose la mano manchada de sangre a la boca. Con la lengua probó su propio líquido y una expresión de disgusto apareció en su rostro. Acababa de recordar el sabor de su ama, ¿cuándo tendría oportunidad de beberla de nuevo?

Con burla sonrió de lado tras la aparición de Elaine y el hombre de poca edad, si tanto insistía en preguntar él con gusto iba a responderle. –Dámelo en la boca. A menos de que quieras poca paga.– Como era de esperarse no se sobresaltó con la agresividad usada sobre la víctima, todo sonido estaba siendo ignorado por el mago, lo observaba detenidamente, como el depredador que en realidad era. Y como tal no esperó por el sarcasmo o enojo de su dueña, su cuerpo reaccionó a la necesidad y con un rápido movimiento fue por la sangre que requería. De la cabeza lo sujetó y le estrelló contra el suelo, como el recién llegado tenía los brazos destrozados no pudo dar resistencia y solo el ruido de su garganta y el movimiento desesperado de sus piernas dieron muestra del horror que experimentó. Minamoto le había vuelto levantar ligeramente del suelo para no tener que alimentarse literalmente en el suelo y ya con los colmillos clavados en el cuello del inmortal succionó sin piedad.

Su disgusto por la sangre de hombres quedó en un plano carente de importancia, no iba a morir todavía. Unos minutos demoró su cuerpo en asimilar la sangre ajena y comenzar a cerrar las heridas que por culpa de la inalcanzable mujer había sufrido. No obtuvo el placer que normalmente le producía el consumir el líquido carmín pero recuperar fuerzas le bastaba por esta vez. Después tendría que soportar los comentarios de Rhankaves por beber con tal ansiedad de alguien de su mismo género.


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Elaine Rhankaves el Miér Ene 13, 2016 4:47 pm

No respondió ante los intentos de enojarla que tenía el oriental. No necesitaba de sus burlas para sentirse molesta ese día, así que esperó, impaciente por supuesto, a que él se alimentara por su cuenta. Verlo actuar como un animal era desagradable a veces, porque perdía toda elegancia y buenos modos, pero no se quejó en esos momentos porque era por mantenerlo con vida. Aunque tendría que reeducarlo si se enteraba de que seguía con esa mala manía.

Vida dentro de su no vida. La ironía la hizo sonreír y tomó asiento en uno de los sillones mientras el olor de la sangre humana le llegaba también a la nariz. Inhaló lentamente pero no le robó su parte al otro. La figura del humano pronto dejó de contorsionarse, y Elaine supo que lo habían secado literalmente. El aroma de la sangre de vampiro también se había debilitado así que eso significaba que estaba curándose y que por lo mismo, ya todo volvería a la normalidad.

Subió la vista al techo del salón mientras se recostaba sobre el sofá donde estaba, no tenía deseos de mirar a Jihei justo en esos momentos—. Solo por esta vez aguantaré tu falta de decoro sin castigarte... Pero si tanto te gustan los jóvenes debiste decirme antes, beberlos con tanto placer debería estar prohibido —buscó molestarlo aunque la enojada era ella. Era mejor traspasar su molestia al otro antes que demostrar lo humana que podía volverse a veces.

Cuando estés listo saca el cuerpo y limpia el desastre. Ya habrás tenido suficiente descanso —comentó con desgana y uno de sus dedos se puso ocioso a seguir las líneas de la pintura del cielo ante su vista.


Light is easy to love... Show me your darkness



You should have learned by now, I'll burn this whole world down:


avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Jihei Minamoto el Miér Ene 13, 2016 11:25 pm

¿Cuántos lustros llevaban juntos? Y la bruja todavía no entendía que los  modales los había aprendido por ella, porque por sí mismo nada le importaban. El que actualmente formaran casi siempre parte de su comportamiento era resultado de la costumbre. Como otras tantas veces Jihei si cayó en los comentarios de su jefa y frunció el caño mientras consumía las últimas gotas de sangre de su víctima. Pero esperó hasta que el otro quedó vacío para hacerlo notar.

Deduzco que por hoy te has cansado del aseo. – hizo amago de girar hacia la mujer pero se frenó a tiempo. No quería su mirada de desaprobación por el modo en que se había alimentado. ¿Se estaba sintiendo sucio o avergonzado? Eso sí era algo anormal. –Eres culpable de esto, de principio a fin.– se incorporó en cuanto sintió las heridas cerradas, abandonando al muerto en el suelo. Su costado y varios otros sitios de su cuerpo naturalmente seguían manchados por su propia sangre pero lo arreglaría antes de ir a dormir. Primero el trabajo, antes de que el humor de su reina colapsara.

Conoces de sobra mis preferencias. Te aseguro que tus celos son innecesarios.– sonrió de lado y por encima del hombro le dedicó una última mirada. Enseguida se ocupó de desaparecer el cuerpo, de un pie lo sujetó y con simpleza lo arrastró  fuera del salón. Todavía le dolía la herida pues internamente no había sanado por completo pero en cuestión de minutos estaría mucho mejor. Sonreía satisfecho, la jornada laboral había sido productiva y pagada con excelencia.



TEMA FINALIZADO


Omae ga nozonda ketsumatsu darou

When all is said and done, I will be the one:

avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Vampiros

Volver arriba Ir abajo

Re: Even death has a heart Ω Jihei [+18]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 2. Precedente  1, 2

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales