JULIO DEL 2025.
Los mortífagos se han hecho con el poder de Reino Unido e Irlanda, muchos han tenido que huir para salvar sus vidas pero otros han caído en sus garras sin poder evitarlo. El Mundo Mágico ya no es igual, pero una nueva puerta se abre ante los Prófugos en Australia, un país dónde todo es al revés, ¡y nunca mejor dicho!

Únete a nosotros y se parte de la historia.
¡callejón digon!
Últimos temas
» We might not make it home tonight — James.
Vie Ago 26, 2016 2:23 am por James S. Potter

»  Trying to save us ✖ Stavgård, S. [FB]
Jue Ago 11, 2016 11:15 am por I Solemnly Swear

» Nishikigoi | Priv
Mar Ago 09, 2016 3:58 am por Ryuunosuke Ihara

» Tonight is ours // Caleb
Sáb Ago 06, 2016 12:48 am por Alec W. Grayson

» Shut down the streets // Amelia
Vie Ago 05, 2016 11:51 pm por Alec W. Grayson

» A little talk between sisters || Bianca
Vie Ago 05, 2016 6:40 pm por Emma N. MacMillan

» Love is in the air — Priv
Vie Ago 05, 2016 1:00 pm por Raleigh I. Kyagaros

» You can't run forever — V. [FB]
Vie Ago 05, 2016 12:54 am por April E. Goldworthy

» First day of my life - Chasegine [Flashback]
Miér Ago 03, 2016 6:22 pm por Chase Wood

» Viaje de vuelta - Flashback [Chasegine]
Miér Ago 03, 2016 3:11 pm por Chase Wood

vociferadores
TRES AÑOS EN LÍNEA
Hoy, 15 de Junio, cumplimos tres años en línea. Muchas gracias a todos por haber estado ahí con nosotros día tras día, apoyándonos y sacando lo mejor del foro. ¡Por muchos años más!
PRIMER ANUNCIO
Ya está online el primer anuncio después de la remodelación. Para leer más, pulsa aquí. Agradeceríamos la colaboración de los usuarios en el tema.
FAMILIAS PURAS REINO UNIDO
A partir del día de hoy (19-07-16) no se permite la creación de más familias puras en la zona de Reino Unido e Irlanda. Todos aquellos que estuviesen registrados antes del día señalado, sí podrán ser familia pura si así lo desean.

Para las búsquedas: si los personajes búscados llevan el mismo apellido que tu personaje (familia pura) podrán registrarse, si llevan otro apellido diferente (pero también de familia pura) deberás cambiarlo a mestizo o eliminar la búsqueda hasta que admitamos nuevas familias puras.
¡novedades!
administración
I Solemnly Swear es un foro ambientado en el mundo creado por J.K. Rowling, en especial en la tercera generación. Todos los datos aquí escritos pertenecen a la administración y a sus usuarios, cualquier copia parcial o completa será denunciada.

Diseño hecho por Theodore H. Nott, salvo el perfil, que fue creado por Skye para el foro. Las tablillas han sido creadas por y para el foro, no se permite su modificación o utilización fuera del foro.

créditos

Walking through history • R&J

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Jue Ene 01, 2015 10:47 pm

• • • Who could refrain that had a heart to love and in that heart courage to make love known?
» William Shakespeare

25 de Diciembre, 2023. Viviendas mágicas.

La noche de navidad había pasado sin mayores problemas luego de la cena, aunque sus hermanos le habían pedido que les contara historias de fantasmas y cosas antiguas, así que él había hecho su trabajo como el mayor antes de que los otros decidieran por fin caer dormidos, uno al lado del otro. Con el resto de su familia no había tenido mayores dificultades, simplemente porque su padre había decidido no molestarse dadas sus calificaciones, o mejor dicho, que todavía le quedaban dos tercios del año académico para volver a un punto que fuera, al menos, digno.

Descansó lo que pudo el resto de noche, pero la verdad era que estaba tan ansioso que cuando le dieron las cinco de la mañana, ya estaba con los ojos bien abiertos y con deseos de alistarse. Intentó calmarse aunque le fue imposible, su semblante usualmente impasible, esta vez tenía una sonrisa de medio lado, y cuando tomaba un tranquilo y solitario desayuno, no podía dejar de pensar en ella.

Pocos días había estado sin su presencia en las cercanías y por eso ya la echaba de menos. ¿Cómo se suponía que extrañaras tanto a alguien que habías conocido hace tan poco tiempo? Prefirió no meditar de más en las cosas que sentía por la dueña de sus días y noches, y luego de dejar lo que había ocupado en manos del elfo que cuidaba las cocinas de la familia, sin mirarlo siquiera, se retiró a su habitación a guardar el regalo que le llevaría. Lo había comprado con esfuerzo, debía decir, y además lo había hechizado un poco personalmente, aunque la mayor parte del trabajo era de parte de una mujer que trabajaba en el pueblo cerca del colegio. Su cabello era algo extraño pero le había caído en gracia.

Luego de salir de su casa, tomó el rumbo que podía para llegar a unas calles cercanas del lugar donde vivía Jenell, no conocía a su padre, así que más nervios tenía. Pero, diez minutos antes de la hora planificada el ya estaba montando guardia en las cercanías para llevarla al un lugar que quería conocer hacía muchos años. La cuna de cientos de historias que se relataban en los libros, y que a él le gustaría ver en vivo, y porqué no, disfrutar también en compañía de Julieta.

Los nervios no lo abandonaban, pero se armó de valor y tocó en la reja de la casa que le había dicho que residía junto a su padre. Y esperó, si le abría un hombre para gritarle que lo mataría si le hacía daño a su hija, estaba seguro de que le juraría que se ahorcaría el mismo antes de hacerla sufrir. O al menos esperaba sonar lo suficientemente seguro para que no le quisieran cortar la cabeza antes de tiempo.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Miér Ene 21, 2015 6:03 am

Pero Jenell no se encontraba en casa. Junto con Eggert había salido a llevar un encargo con uno de los vecinos, un obsequio de parte de la familia. Sobra decir que la castaña casi hizo berrinche cuando la nueva esposa de su padre le pidió que se hiciera cargo de ese asunto, pero como no le convenía meterse en líos cuando faltaban solo minutos para encontrarse con Rikard, accedió, aunque no de muy buen humor.

Justo regresaban cuando alcanzó  a ver que su compañero de Colegio estaba ya frente a la puerta de su casa y rápido hizo una seña al niño pidiendo que guardara silencio. Ella apresuró el paso intentando hacer el menor ruido posible con la intención de pescarlo por sorpresa y cuando estuvo a dos pasos del caballero se impulsó para colgarse de sus hombros por la espalda. –¡Banco!– gritó el crío a segundos de que la alemana consiguiera su objetivo, arruinando la sorpresa. Claro, ¿qué le había hecho pensar que el mocoso se estaría callado? Si no lo fulminó con la mirada fue porque no tenía intención de desperdiciar el tiempo cuando ya tenía literalmente a Rikard, mirar en otra dirección habría sido pérdida de tiempo.

Hola Rikard– saludó feliz de poder verlo en temporada de vacaciones. –¿Me extrañaste?–  la diferencia de altura le complicaba el mantenerse colgada de él, para conseguirlo tendría que haberlo ahorcado a la mala. Por eso se soltó, pero permaneció detrás de él, apoyando la frente en su espalda y luego la mejilla. De verdad le había hecho falta tenerlo cerca en los días pasados, si alguien le hubiera dicho que lo extrañaría tanto a pesar de que solo unos cuantos días habían transcurrido desde que salieron de Hogwarts, habría considerado el raptarlo y perderse con él por una temporada. Aunque su padre seguro la sentenciaba por siglos y siglos a su regreso.Tilo se caracterizaba por ser posesivo y desconfiado, pero cuando Jenell le explicó que los padres del muchacho eran magos y que tenía buenas notas, autorizó la salida de su hija con el supuesto amigo del colegio. Naturalmente la teoría de que Bajko fuese su novio corrió por todas las paredes de la casa, y a ella no le quedó mas remedio que asegurar una y otra vez que estaban equivocados. Cada negativa que se vio obligada a pronunciar era como una flecha clavada en su espalda y solo el recordar los momentos que con Rikard compartió conseguía aliviarla. Aliviarla y… en ocasiones hacerle enrojecer como tomate.

Mi padre no está, así que podemos irnos.– le dijo sin separarse de él, agarrándose de sus ropas. – Yo quiero ir con ustedes.– se coló una voz enfurruñada. El niño estaba plantado a un lado de ellos y los miraba alternadamente. –No no. Tu te quedas en casa. Entra entra.– lo apresuró con una mano, abriendo antes la puerta de la casa con la varita. –Dile a tu madre que ya vino Rikard por mi.– el menor obedeció de mala gana y cuando estaba por cerrar la puerta después de haber cruzado al otro lado, les sacó la lengua como venganza. Jenell respiró mas tranquila cuando lo vio desaparecer. –Es Eggert, hijo de la nueva esposa de mi padre.– explicó con naturalidad, no le gustaba llamarlo hermanastro y solo lo presentaba como “hermano” en determinadas ocasiones. –¿Nos vamos?



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Mar Feb 17, 2015 8:39 pm

La voz de un niño, demasiado aguda, lo hizo intentar girarse pero el peso de alguien más lo mantuvo quieto en su posición. Nada más la voz conocida hizo aparición en sus campo auditivo sonrió como si fuese el día más hermoso sobre la faz de la tierra. –Todos los días y a cada hora. – le aseguró ante su pregunta e intentó girar el rostro para verla. Pero la chica disfrutaba ocultándose de él.

Ya cuando pudo tenerla visualmente se sintió mucho mejor y ni que decir el alivio que percibió cuando la señorita mencionó que su padre no estaba. Fue en ese momento que Bajko si recordó como era respirar normal. Le hubiese robado los labios a gusto, pero escuchó de nuevo la voz infantil y buscó con la mirada la procedencia de la misma. –Hola. – saludó amable aunque el niño pronto fue alejado de ellos y luego miró algo confundido a Jenell, no sabía que tenía hermanos. Bueno, mejor dicho, había años de la vida de ella que él desconocía y se sentía repentinamente mal por ello. –No se parece a ti. – comunicó sin meditar en lo bien o mal que sonaría la frase y miró hacia la puerta de la casa unos segundos antes de decidirse a avanzar. Bueno, algún día tendría la oportunidad de hablar con el dichoso padre.

¿Ya podía saludarla y tratarla como era debido? Mejor esperaba hasta estar fuera del campo de visión de los ocupantes del lugar. La jaló con él por medio del camino cubierto de nieve. Se mantuvo en un extraño silencio en el camino, aunque la miraba cada dos pasos y sonreía algo nervioso, hasta que salieron a una calle que colindaba con la de la chica y la detuvo de golpe. Abrió la boca para decir algo, que no terminó ni de vocalizar. Luego dio un suspiro, negó con la cabeza y le tomó las mejillas entre las manos antes de plantarle un beso. –Te extrañé, mucho… – aseguró esta vez en un tono más personal, y sintiéndose ya mejor consigo mismo, le liberó el rostro aunque se quedó tomado de una mano de ella.

El lugar a donde vamos queda algo lejos pero logré conseguirme unos trasladores... – le dijo, ya le gustaría saber aparecerse pero todavía no tenía la licencia para lo mismo. Algun día, eso seguro. Sacó su varita y ubicó justo entre ellos una caja de cerillas que haría de transporte. –¿Estás lista? Tómemoslo juntos. – le dijo sonriendo de lado y a los pocos segundos después de tocar la pequeña caja ya se habían esfumado. Rikard pudo sentir el jalón desde el centro de su vientre y sostuvo firme a Jenell cuando llegaron para que no perdiera el equilibrio.

Listo, ya estaban. El Valle de Godric en todo su esplendor. Aprovechó de guardar el traslador en uno de sus bolsillos y rebuscó en su chaqueta hasta dar con el regalo. –Feliz navidad, Juliette. – le dijo entregándole el paquete finamente envuelto en uno de brillante color morado. Esperaría a que lo abriera y luego podrían recorrer el pequeño pueblo mágico. Habían aparecido justo en la plaza del lugar y no se veía mucha gente, pero había averiguado que algo de comercio encontrarían. De momento sólo quería saber si había acertado con el regalo, si luego no le gustaba pues esperaba que le diera la oportunidad de volverlo a intentar, porque por su parte estaba más que dispuesto a llenarla de estrafalarios obsequios hasta descubrir cual era el gusto de su musa y complacerla en lo que se le ocurriera.


Music Box:


FDR: Cuando se le da cuerda, comienza a sonar y los bailarines salen del adorno y comienzan a danzar alrededor de la persona que sostiene la caja. Dale play para escuchar~




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Dom Feb 22, 2015 12:54 am

¿Nunca le había contado sobre su familia? Vaya, hasta ahora se daba cuenta de ese detalle, pero ese día aprovecharía para hacer junto con él muchas de las cosas que usualmente no podían por encontrarse en la escuela. Como hablarle de su familia y preguntarle más de la suya. ¿Cómo serían? Se sintió nerviosa de imaginar que si tenía suerte, algún día tendría la oportunidad de conocerlos. Sonaba preocupante, pero a la vez divertido.

Sonrió alegre al ir caminando de la mano con Rikard, ansiosa por ser parte de su futuro, feliz de compartir su presente con el chico. Con sorpresa por el repentino frenar  en su camino buscó los ojos de su mago, preguntándole con la mirada si algo ocurría. Casi parecía que la sonrisa la tenía permanente en el rostro y ni soltar una palabra podía, pero no, sus labios seguían perfectamente funcionales y fue una radiante confesión la que los hizo reaccionar. No le dio tiempo de decir que también lo había extrañado y los días le parecían eternos sin él a su lado, mas lo demostró aceptando con delicadeza ese beso que le encendió las mejillas casi al instante. Parecía demasiado maravilloso el poder besarse con esa naturalidad y aunque no todo a su alrededor era paz y armonía, estaba segura de poder seguir adelante con él como su motivación de cada día.

¡Sí! Lista– dijo animada y tocó la caja de cerillas al mismo tiempo que el pelinegro.  Tremendo tirón sintió al hacerlo que la dejó lo suficientemente descontrolada como para apretar los ojos y mantenerlos así a pesar de que ya habían llegado a su destino. Solo una vez se había transportado con ese método y no podía decir que en esa ocasión le fuera mejor en ésta. –Gracias…– suerte que él estuviera listo para sostenerla y brindarle apoyo, porque de otra forma sus pies habrían tartamudeado dejándola muy probablemente en el suelo. ¿Él se movería con frecuencia de ese modo? También se lo preguntaría, armaría una lista de todas las cosas que le hacía falta saber de él.

No tardó demasiado en sentir ya firmes los pies y entonces volteó en todas direcciones para hacerse con una primera impresión del lugar. No era su país, no se familiarizaba aún con sus historias, pero desde que recibió la lechuza de Bajko días atrás investigó un poco sobre el tema. ¡Interesante y legendario! Casi sentía como si fuer a viajar en el tiempo.

Acababa de echar las manos a la espalda y se balanceaba sobre sus pies cuando un envoltorio en morado le fue extendido dejándola de vuelta con el rostro colorido. Fue mínimo pero se dijo que trabajaría en controlar ese impulso rebelde de sus mejillas traicioneras. –¡Muchas gracias! No tenías que molestarte, pero me alegra que lo hicieras.– confesó sacando una pizca de la lengua entre los labios. Sus manos dieron vuelta al paquete y justo cuando se disponían a abrirlo, la dueña se arrepintió. –Espera, yo también tengo algo para ti. Quiero que lo abras conmigo.– dijo animada y abrazando con la derecha su regalo, sacó de entre su abrigo una bolsita dorada amarrada con un listón de azul intenso, uno que ella solía usar para sujetarse el cabello. –¡Feliz Navidad mi Romeo!– se apegó a él e hizo entrega del detalle que llevaba para él al mismo tiempo que le daba uso a los labios ajenos. Fue un beso corto, pero intenso y emocionado.

Con amplia sonrisa volvió a su sitio a un paso de distancia solamente y con la ilusión de una niña empezó a abrir su morado regalo. Sus ojos se iluminaron en cuanto vio la forma de los bailarines, se hacía ya una idea de lo que era y con más emoción que antes se apresuró a sacarlo de su cajita. –Es… ¿es musical?– preguntó von la vista fija en la detallada pieza buscando señal de que en efecto lo fuera y bueno, no tardó en encontrar la llave con la cual darle cuerda y hacerla girar con cuidado. –Cuando era niña mi mamá tenía un alhajero muggle con música, tenía una bailarina.– comentó y alzó la vista hacia su caballero, inmensamente agradecida. Soltó la llave, mas no los ojos de él, hasta que una nueva sorpresa se llevó al descubrir que la pareja de enamorados se iba a bailar alrededor. Verlos le hizo reír inevitablemente, ese era un buen día, uno maravilloso e inolvidable, estaba segura. Recordó una escena difusa que tenía desde pequeña, una en la que veía a sus padres bailando al compás de la música de la caja mencionada por ridículo que pareciera. Sí, ella sabía que no todo había sido malo para sus padres, ellos se habían amado muy a su manera, en silencio casi absoluto y por eso entendía que Tilo hubiese cambiado después de que ella los dejó. No necesitaba que él se lo dijera,  podía sentirlo y pensar en ellos extendió su momento de alegría. Ojalá su madre supiera que ella también había encontrado al amor de su vida.

No quedó perfecto, y no se compara con lo que tu me has dado: la flor y los sentimientos que con ella me mandaste… y claro, con éste que me acabas de dar – abrazó con cariño su más nueva adquisición –pero lo hice para ti. Quería que… de alguna forma pudieras tenerme también contigo.– nerviosa por no saber qué le parecería se acomodó un mechón rebelde del cabello. Los bailarines venían ya de regreso, pero esa había sido apenas su primera vuelta. Faltaban muchas, muchas más.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Dom Mar 15, 2015 9:01 pm

Estaba esperando que abriera el regalo, pero con sorpresa tomó entre sus manos la bolsa que él le ofrecía, reconoció el listón y sonrió embobado aunque sólo le duró hasta que los labios de su musa reclamaron los suyos, el beso le dejó con una terrible necesidad de continuarlo pero se contuvo pues la emoción por recibir algo iba más allá de sus posibilidades—. Muchas gracias, será mi objeto favorito en el mundo —le aseguró por muy extraño que sonara cuando todavía no lo abría. Antes eso sí de abrir su propio envoltorio se quedó mirando a la chica mientras ella deshacía el envoltorio que él le había entregado. ¿Si le gustaría? ¡Por Merlín! Esperaba que sí—. Dale cuerda —le dijo guiñándole un ojo y su corazón pareció inflarse de gozo cuando escuchó la risa de ella, sólo apartó la vista para mirar también a la pareja de bailarines, aunque no tardó en volver a mirar a la chica. Estar unos días lejos de ella le había hecho notar cuanta falta le hacía en su vida y también otro pequeño detalle…

La escuchó algo confundido y entonces si abrió su regalo. ¿Llevarla consigo siempre? Apenas tuvo al pequeño zorro entre sus manos y cayó en la cuenta de que había sido hecho por las manos de ella, la calidez hizo aparición en su pecho. Si antes no había estado decidido a decirle que no sólo quería ser su amigo, cada vez lo tenía más que claro, ese mismo día se lo diría, aunque los nervios intentasen apuñalarlo. Revisó minuciosamente el pequeño animalito y sonriendo ilusionado lo apretó con una mano contra su pecho. Si, había recordado la vez que le había mencionado sobre el origen de los gatos de peluche en su cuarto, ahora tendría un nuevo acompañante, y que para pesar de sus hermanos, era más importante todavía.

Es perfecto —le dijo sin dudas y cuidándose de no golpearse contra los bailarines, en el momento en que se paseaban por la espalda de ella, se acercó y con la mano libre la tomó de la cintura con firmeza para apegarla a él. Le beso la frente, las mejillas y finalmente los labios. El pequeño anaranjado lo tenía apresado entre su otra mano, entre su torso y él de ella. Se demoró incluso más de la cuenta en aprovecharse del aliento que le había faltado todos esos días que no había podido verla. Todas esas tardes que se sentía ahogado e incluso de mal genio sólo por el hecho de que le faltaba algo en su vida.

Se separó unos minutos después, con las orejas tan rojas como ya era usual en él, y algo de color en sus siempre pálidas mejillas, pero una sonrisa que ni el hombre más feliz de la tierra podría superar—. Quiero recorrer todo el mundo contigo, así que vamos, con algo de suerte hoy encontraremos el pasado —¿Era un poeta? Claro que no, pero por muy extrañas que sonaran a veces sus frases, así era él. Y así mismo la quería a ella, se guardó su regalo en el bolsillo de su chaqueta que tenía cerca de su pecho y luego le extendió la mano a la señorita que quería para el resto de su vida.

Sacó su varita y con un movimiento de la misma llevó tranquilamente a los bailarines a tomar lugar dentro de su caja, no quería que se rompieran, los representaban a ella y a él. Luego de eso esperó a que ella se alistara—. ¿Vienes conmigo? —preguntó aunque fuese innecesario, y su mano apresó la contraria apenas la tuvo en su campo. Porque si ella no iba por él un día, juraba perseguirla hasta el fin del mundo conocido e incluso en otros planetas—. Quiero que conozcamos la iglesia, y la casa de los Potter... ¿Has comido algo? Si tienes frío podemos también ir por un café o bueno, lo que quieras —dijo mientras avanzaban. Se podía notar a kilómetros que estaba animado y eso que todavía ella no le había dado el sí, pero no pensaba desanimarse si le decía que lo pensaría. Tendría a Jenell en su futuro, costara lo que costara, a menos claro que realmente le hiciera daño su presencia, sólo entonces pensaría en retroceder, pero mientras pudiese y supiese que la haría feliz, entonces se mantendría al lado de ella.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Sáb Jun 06, 2015 10:13 pm

Emocionada observó cómo Rikard inspeccionaba el zorro y en cuanto vio cómo lo apretaba contra su cuerpo, ella cantó victoria internamente. ¿Para qué mentir? Sentía que había superado a los hermanos, además ese apretón que dio al muñeco lo sintió en sí misma. Aunque no pudiera verlo, daría por hecho que el chico apretujaría su obsequio todas las noches y ojalá lo hiciese pensando en quien se lo había obsequiado. –Si tu lo crees, entonces definitivamente lo es.– confirmó con inesperada seguridad mientras el pelinegro le besaba la frente. La caricia hizo que la sonrisa de la joven bruja se acentuara y cuando hizo lo mismo en sus mejillas volvió a reír con felicidad. Claro que al recibirlo ya en los labios no fue una risa lo que brotó de Jenell, ni siquiera suspiros. Abrazó los labios ajenos con tanto deleite que el tiempo que el beso duró se olvidó por completo de dónde se encontraban. El escenario había pasado a segundo plano, pues en el primero solo había lugar para las sensaciones que el otro cuerpo le provocaba por todas partes, empezando en los labios, recorriéndola completa hasta situarse en su cintura, ahí donde el mago había colocado una mano para unirla a él.

Y al separarse, cada parte de ella parecía querer hacer berrinche por ese inevitable fin. Quería que la apretara más tal cual había hecho con el muñeco y que nunca jamás la soltara. Pero así no podrían recorrer el mundo, ¿cierto? –Entonces empecemos, tenemos todo un mundo por recorrer.– dijo animada, sintiéndose aún más animada al fijarse en la tonalidad que el rostro de Rikard había adquirido. Le encantaba verlo así, ¿si se lo decía se apenaría? –Quiero pasado y futuro también, si no es mucho pedir.– comentó a punto de aceptar la mano del chico pero… ¡ella aún no guardaba su regalo!

Afortunadamente él tomó la iniciativa y los guardó en su caja por ella, por lo que bastó con meter la caja en el envoltorio morado para poder llevarlos en la otra mano. Ah, porque obviamente iba a guardar también la envoltura. –¡Por supuesto caballero!– respondió impaciente por descubrir qué les deparaba ese día. Le sorprendió un poco la tonalidad con que su amigo infinito la sujetó de la mano pero no le molestó, de hecho, fue lo contrario pues su corazón palpitó nervioso y desenfrenado.  Y ante la mención de una iglesia sus pensamientos volaron lejos muy lejos y solo la pregunta que se le hizo a su estómago rebobinó sus pensamientos hasta la realidad. –Sí, comí algo antes de salir, de otra forma no me habrían dado permiso. Y… sí hace algo de frío. Pero para eso te tengo a ti, ¿no?– no lo miró, mantuvo la vista al frente todo el tiempo, así con suerte pasaría desapercibido el sonrojo en sus mejillas. Con una feliz sonrisa de travesura se escapó de la mano que él antes le sostenía y se abrazó fuerte a su brazo.

Tengo curiosidad por la casa de los Potter.– y el apellido lo asoció a una guerra y eso a los ataques pasados ocurridos en Hogwarts. Un completo desastre que prefería no refrescar en su cabeza. –Pero vayamos primero a la iglesia. Me gusta el ambiente tranquilo que siempre hay en su interior. ¿Alguna vez has asistido a una boda en una iglesia?– últimamente la gente realizaba esos eventos al aire libre, pero para ella tenía su encanto la arquitectura de esos lugares. –Sonará cursi, pero los vestidos blancos me gustan, aunque optaría por algún diseño… ¿mágico?– de repente sonaba extraño hacer la diferencia entre un vestido muggle y uno diseñado para brujas.

Rikard… ¿Qué opina tu familia de que lleves a pasear a una chica no pura?– dudó un momento pero al final se armó de valor y levantó la mirada hacia su compañero –En el sentido de la sangre, claro.– especificó e infló las mejillas, en parte porque lo iba a golpear si lo entendía por el lado de la mentalidad poco sana, pero también con el objetivo de suavizar el tema. Le tenía suficiente confianza como para preguntar ese tipo de cosas y esperaba que él se sintiera con la misma confianza para responderle sinceramente.
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Sáb Jul 04, 2015 6:57 am

¿Presente, pasado y futuro? Si ella lo quería todo, eso mismo le daría él. Y un poco más. Se creía capaz de cientos de cosas por esa joven, lo había descubierto hacía un tiempo pero le costó aceptarlo hasta que se hizo evidente. Ahora era parte de su existencia misma e identidad. Una vez comenzaron a caminar el esperó a que ella reaccionara de todas sus frases y asintió breve ante la comida que ella ya había tenido. La evaluó unos segundos y se dijo que se quitaría la chaqueta en la próxima parada para cedérsela antes de que enfriara. No pensaba dejarla enfermar en su primera cita fuera del colegio.

¿Cita? Sí, eso era. Se lo tuvo que repetir mentalmente, junto a sus planes para el día. La miró con una ceja en alto cuando ella se escapó de su mano, pero tenerla pegada a su brazo no estaba mal. Le gustaban los abrazos de ella, pues parecía que nunca se iría de su lado, justo como debía ser. Trazó el rumbo mental ante la respuesta de la chica a sus ideas, y exhaló al escuchar la palabra boda. Si, era muy pronto para eso. Pero lo tenía contemplado en el futuro de ambos. Tanta era su visión que se había olvidado que no le había pedido pasar todavía del plano de amigos. Pero pensaba repararlo en pocos minutos—. Nunca he estado en una boda muggle, sólo en una de magos que no eran precisamente adeptos a la iglesia —comentó con nostalgia. ¿Querría ella casarse en uno de esos lugares supuestamente sagrados? Nunca le había preguntado sobre sus creencias en un ser superior o algo similar. Su familia era conservadora, pero no religiosa.

Te verás hermosa ese día —aseguró con la fresca imagen mental de una Jenell caminando de blanco rumbo a él, directo a donde debían unir sus vidas oficialmente ante todos. Ok, se estaba yendo a un sitio sin retorno, pero no podía evitarlo. Lástima que la castaña tocó el tema complicado del asunto, aunque su complicación era más que nada por dejar claro en su casa que ya había escogido con quien estaría. Sin importar la opinión del resto.

La miró de lado unos segundos y luego le sonrió—. A decir verdad no están muy contentos, pero creo que sería peor si fueras completamente muggle. Ellos apoyaron alguna vez a un mestizo… Demasiado para mi gusto —arrugó levemente su nariz mientras recordaba cierta discusión que había tenido poco antes de salir de casa con su madre—. Así que poco pueden reclamar, de todos modos, pienso independizarme una vez que deje Hogwarts y… —¿Y qué? ¿Ya le iba a pedir la mano? Sus palabras tambalearon en su boca terminando en un extraño murmullo, y fallido como se sentía, siguió caminando hasta que estuvieron a la puerta de la Iglesia del lugar.

¿Tu padre sabe de mí? —la pregunta fue tan directa y cruda que a sí mismo le dolió. Él no le había comentado todavía de la joven a su abuela, pero, sus hermanos seguro se encargarían en las horas que él no estaba de informar de los pasos de su hermano mayor aun cuando la abuela no fuera su persona favorita. Kaja y Rednic tenían esa manía insufrible de compartir las experiencias de su héroe como si estuvieran contando una historia épica y al final terminaban todos hablando de su vida en la casa.

Se desapegó del brazo ajeno y se quitó la chaqueta para ubicarla sobre los hombros de ella y hacerle una seña hacia el interior del lugar sacro—. ¿Entramos? —preguntó esperando que le dijera que sí. Y le acomodó la ropa, esperando que estuviera bien en la tibia ropa—. Hay algo que he estado pensando este último tiempo, ¿Me escucharás? —preguntó en un murmullo finalmente. Sin mirarla ya. Estaba claro que él no era precisamente un león valiente, pero eso no le quitaba el tener un acto de valor de vez en cuando.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Vie Sep 25, 2015 4:54 pm

Internamente hizo berrinche, ¿estaba muy mal que se imaginara ya a sí misma con un blanco vestido? Tener que esperar años empezaba a sonar tormentoso, así de segura estaba la castaña de querer pasar toooda la vida junto al chico que caminaba a su lado. Poco faltó para que lo sacudiera del brazo en su desesperación, y es que su “Te verás hermosa ese día” le dejó claro que Rikard tenía en planes el proponerle matrimonio, aunque fuese en un futuro no precisamente cercano. ¿Se había dado cuenta él de que en cierta forma se había delatado?

Pero ni cómo seguir pensando en eso, imposible cuando acababa de corroborar que la familia de su amigo y enamorado no aceptaban del todo su existencia en la vida del muchacho. No le dolió saberlo pero algo de tristeza sí se acomodó en su interior, y le siguió una pizca de angustia. ¿Peor si fuera completamente muggle? Esa parte la hizo alzar la vista hacia él, había sonado repentinamente tan… purista que fue inevitable sentirse… rara. Ya le conocía esa faceta, pero como no recordaba que en algún momento fuese aplicado a ella, no supo exactamente cómo reaccionar. Claro que sabía que no tenía motivos para dudar de los sentimientos contrarios ni de sus intenciones, fue simplemente un instante incómodo que a fin de cuentas, ella había decidido tocar.

Lo que no entendió fue el mencionado apoyo a un mestizo pero… ¿qué tan bueno sería preguntar sobre asuntos de su familia? Mejor dejarlo para otra ocasión, porque ese día quería pensar en ellos nada más, no en otras personas. Además, no todos los días se daba una conversación sobre planes a futuro. Independizarse sonaba bien, siempre y cuando se tuviera ya decidido qué hacer con la vida y Jenell, de momento no tenía idea de que rumbo tomar. Vaya que tenía muchas cosas por pensar…

¿Tilo?– preguntó y luego asintió, consiguiendo sonreír ante el recuerdo de su padre. –Sabe de ti.– respondió y sorprendida quedó cuando la chaqueta le fue colocada sobre los hombros, era tan cálida y reconfortante que le dolería tener que regresarla más tarde. Con la prenda ya puesta se abrazó unos segundos, mismo momento en que cerró los ojos para disfrutarla enteramente y solo después de eso, volvió a enfocar a su compañero. –Sí, vamos. ¿Y por qué dudas? Siempre te escucho, ¿por qué sería diferente esta vez? – feliz lo tomó otra vez de la mano y lo apuró a entrar a la iglesia. Su cabeza estaba tan revuelta de tantas cosas importantes que a pesar de haber captado el cambio en el tono de Rikard, no fue capaz de interpretarlo.

Dentro ya no corría el aire pero seguía estando frío el ambiente. Tan solo había otra persona dentro, una mujer ya mayor que con toda la calma del mundo caminaba ya hacia la salida. Al pasar junto a ellos hizo una leve inclinación de la cabeza, gesto que la alemana repitió con una suave sonrisa.

Él y yo nos contamos muchas cosas.– aunque a su padre le costaba desde los últimos meses –No los detalles claro, pero sabe que tengo pretendiente y que lo amo.– empezó a contar con confianza, adoptando una expresión ligeramente molesta y altiva, porque recordaba los primero alegatos de su padre cuando se enteró de la existencia de Bajko. –Supongo que como todo padre hizo su escena de inconformidad y celos, pero por si solo calmó su drama. Bueno, en realidad creo que mi madrastra intervino en eso.– se lo había contado durante las vacaciones pues no era la clase de noticias que se contaban en una carta. –Claro que tu linaje fue tema de conversación. Él… en otros tiempos tampoco gustaba de los muggles. Me atrevo a decir que siguen sin gustarle y sin embargo, aquí estoy.– concluyó con una animada sonrisa.

No era capaz de explicarlo, pero en el fondo sabía que su padre la quería y que a su madre la llegó a amar aunque nunca lo demostrara. De alguna forma ella lo comprendía y sabía que si al mago le preocupa su relación con Rikard era en gran parte porque sabía que una familia conservadora no la aceptaría a ella fácilmente. Eso y que el chico no se hubiese decidido todavía a formalizar con su hija lo tenían inquieto. Y no era para menos, en cualquier momento el caos se desataría y él, no sería capaz de protegerla por más tiempo… Jenell lo percibía, sabía que su padre el día menos esperado desaparecería.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Dom Oct 11, 2015 5:58 am

El saberse un ente conocido para el progenitor de la chica le hizo sentir repentinamente agobiado, una parte de él sentía que tenía que ir y pedirle permiso al mayor para cortejar a su hija, eso claro si no hubiese hecho muchas más cosas que simplemente acosarla con su presencia. Su mente se desvió a ideas poco sanas justo cuando entraban en la iglesia, tomado de la mano de la chica que adoraba. Más tranquilo la miró de reojo mientras ella saludaba a una señora, él hizo lo mismo por su parte y pronto se quedaron solos en el lugar cuando la mujer mayor se retiró.

Al parecer todavía tenía muchas cosas que conocer de ella, eso notó cuando la chica comenzó a hablar más sobre la relación con su padre. Rikard desconocía esa posibilidad pues no era tan cercano con ninguno de sus progenitores, los mellizos eran los que encabezaban su lista de importancia en el árbol familiar. Claro que pensar en ellos fue imposible cuando Jenell dijo de pronto una palabra que él jamás se había atrevido a decir.

La miró con la boca abierta por la sorpresa, pero ella parecía no darse por enterada. ¡Acababa de decirle que lo amaba!! No directamente, de hecho había sido en una frase extra, ni siquiera lo había preparado para la sorpresa, mucho menos para la profunda emoción que sintió al poder al fin ponerle nombre a sus propios sentimientos. ¡Esa era la palabra! Alcanzaba para definir todo lo que sentía y lo que seguiría sintiendo por ella, con más fuerza cada día. Hasta la confesión de que el padre de la chica tenía un pasado purista, cosa que seguro sus padres adorarían, pasó a segundo plano y es que él necesitaba preguntar, si sus oídos habían escuchado bien.

Jenell, tú… acabas de —ah, qué difícil eran los sentimientos, él no era bueno en esos términos porque pocas emociones le eran fuertes y constantes, pero lo que por ella lograba percibir sabía que era completamente serio y sincero—. ¿Acabas de decir que me amas? —se soltó de la mano de ella para tomarle el rostro y buscar en su mirada la fuerza para sus siguientes palabras, y terminó perdiéndose en los orbes contrarios.

Hasta el día de hoy no sabía como definir en palabras lo que siento por ti —le confesó de golpe y no era para asustarla, solo estaba comenzando a explicarse—. Ahora con tus palabras llegué a comprender lo que me costaba pronunciar… Estoy seguro de que amor es el concepto correcto —asintió para sí y para ella y con los ojos casi brillando de genuina emoción tomó los labios de la chica sin importarle que estuvieran en la casa de alguna deidad haciendo cosas que no parecerían correctas.

Sabía que ella no escaparía, pero aun así una de sus manos bajó para apretar los dedos de la señorita entre los suyos, le hizo subir la misma para poder besar sus nudillos y luego sonrió contra su piel—. Quiero ser tu amigo toda la vida… Pero te amo y también me gustaría que fueras mi novia —le dijo en la forma menos adecuada posible de pedirle que oficializara con él la relación. Seguramente nadie le había enseñado sobre el asunto y los libros no eran suficientes aunque tenía varias frases que podía usar—. ¿Qué dices? Soy buen guía turístico, y puedo volverme tu mejor amigo… No sé bien como ser el mejor novio, pero por ti leeré todos los libros y haré las investigaciones que hagan falta —prometió los puntos que creyó más importantes y se aseguró de sonreír al final. No sabía cómo pero su pálida piel había resistido a los nervios aunque su corazón parecía estar en una carrera desbocada esperando la sentencia de la damisela.

¿Te amo suena muy raro viniendo de mí? —preguntó ligeramente ansioso por las respuestas de la chica a toda su verborrea, imposible no sentir dudas y temor a pesar de que se sabía querido por ella. Corrección, amado por la chica de sus sueños y días. La felicidad era demasiada para poder contenerla.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Mar Oct 27, 2015 6:35 am

¿Qué pasaba? ¿Acaso había hablado demasiado y su amigo pretendía ponerle pausa a tanta palabrería? Obviamente giró el rostro para mirarlo e inconscientemente dejó de caminar, tal posición dejó en evidencia su sorpresa y vergüenza, ¿por qué Rikard tenía que pedirle confirmación por lo que ella acababa de declarar?! Los colores se le subieron a la cara y sus nervios se dispararon en todas direcciones, y sin embargo no fue capaz de escapar a la mirada del pelinegro, y no porque le hubiese tomado el rostro con las manos. De alguna forma se sintió pequeña pero no quería sucumbir a esa sensación, no quería ni imaginar en lo que podría suceder si el chico mal interpretaba su reacción ante semejante pregunta. Colocó sus manos sobre cada una de las de él y adoptó un semblante decidido.

Se dio cuenta entonces –al escuchar a su caballero– que si él no había aclarado antes la relación que tenían no era por falta de interés o temor al compromiso, sino porque sencillamente el término correcto se le escabullía de las manos. Y cuando lo escuchó pronunciar “amor”, la castaña sonrió en automático, feliz, y repentinamente relajada. Le fascinaba escucharlo hablar, y esa palabra saliendo de sus labios sonaba perfecta… Claro que nada de lo escuchado daba indicios de que él fuese a pedirle algo más formal, recibió con gusto sus besos, permitiéndose cerrar los ojos para disfrutarlo por completo y al entrelazar los dedos le apretó con fuerza. Quería que entendiera que ella también profesaba intensos sentimientos por él.

Haberlo confesado en medio de una conversación no le sabía a suficiente, lo pensó después de que sus labios se detuvieran dando espacio a que él hiciera lo suyo con los nudillos de su mano. Esa atención casi la hizo derretir… Sin duda era afortunada, porque el joven mago era encantador en tantos sentidos que a veces todavía costaba creer que alguien como él estuviera tan interesado en su persona. Si no fuera por las posibles complicaciones entre familias todo sería indudablemente perfecto, pero ya se las ingeniarían para salir bien librados de esos aspectos cuando llegara el momento.

Pero Rikard, ya eres mi amigo. El mejor y más especial de todos, ¿qué no se había dado cuenta? La que no se había dado cuenta de en qué dirección iba el muchacho era ella, quien de estar embelesada con él y con la escena en general pasó a quedar con el corazón esponjado tras escuchar directamente que la amaba y… ¿qué le estaba pidiendo que fuese su novia? Sus ojos parpadearon un par de veces, queriendo corroborar que aquello era realidad y no una de sus divagaciones y en sus labios una sonrisa de felicidad buscaba acomodo. De verdad que se sentía “esponjada” aunque nadie en el mundo comprendiera cómo era eso exactamente.

Rikard, tu… ya eres mi mejor amigo– dijo entusiasmada, se notaba que las emociones pronto salpicarían todo a su alrededor porque ya no cabían de gusto en su corazón –Yo… ¡con gusto seré tu novia!– respondió con voz ansiosa, al tiempo que se colgaba fuerte de los hombros de su guía turístico, espiritual y emocional. Quizá se apegó más de lo aceptable al cuerpo del chico, pero en esos momentos nada le importaba más que él. Todavía sentía el rostro encendido pero estaba bien, ahora ya no tendría que temer a ser demasiado evidente con él, porque ya se podía sentir de su propiedad, y claro, él le pertenecía de pies a cabeza. Quien se atreviera a interponerse en el amor que se tenían lo pagaría caro.

No suena raro, suena perfecto. Repítelo para mi, ¿quieres Rik?– pidió como la caprichosa que podía llegar a ser cuando algo le gustaba en exceso. Se apretó otro poco contra él y suavemente le tomó los labios, aunque tuvo que estirarse y jalarlo un poco hacia abajo. –Te amo Rikard, y a partir de hoy eres oficialmente mío, mío y de nadie más…– tenía que decírselo de frente tal cual él había hecho, él se lo merecía. La melodía del obsequio que él le había dado pasaría a ser un hermoso recuerdo de ese importante momento, esas notas marcaban el comienzo de una nueva etapa en su amor por Rikard, una en la que ya no habría necesidad de disimular lo que mutuamente sentían. Que el mundo se preparara, porque nada ni nadie los detendría.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Jue Nov 05, 2015 11:21 pm

Gracias a Jenell había descubierto que tan bien se sentía ser correspondido. Los cambios de tonalidad en el rostro de su damisela solo le llenaban de dicha y esperó con impaciencia a que ella respondiera a sus preguntas. ¡¿Por qué sólo parpadeaba?! Tal vez él se había adelantado a los hechos y el amor y el noviazgo eran dos asuntos aparte. En esos detalles su mente siempre rápida meditaba y cuando ella le dijo que ya era su mejor amigo el no pudo evitar sentirse ligeramente enviado a la zona donde residían solo los amigos. Estaba preparado para la dura negativa a pesar de la voz emocionada de ella. ¿Por qué sonreía tanto si iba a partirle el corazón?

Lo que no se esperaba Rikard fue que ella decidiera romperlo en pedazos y volverlo a recomponer. ¡Había dicho que sí! No se lo había imaginado. Sentirla contra su cuerpo lo distrajo poderosamente de cualquier palabra que pudiera decir, y en vez de apartarla sus brazos se acomodaron, aprovechados como siempre, de la cintura de ella, para mantenerla cerca. Estaban en una iglesia y él parecía haber perdido el respeto a las cosas sagradas, pero nadie podía negar que la unión de ellos dos tenía algo de celestial—. ¿Te amo? —repitió algo dudoso al saber que ella quería escucharlo de nuevo y entre risas la levantó del suelo, sosteniéndola firme en sus brazos. Le repartió tres besos cortos luego del de ella—. Te amo Jenell —dijo ya más firme y sin poder evitar que la sonrisa casi idiota continuara en su rostro.

No sé porqué no me sorprende tu lado posesivo —negó con la cabeza y se inclinó para dejarla tocar el suelo antes de tomarse ya con más intensidad de sus labios. Era un beso adulto, uno que los alejaba de la infancia, el colegio y todas las preocupaciones mundanas del mundo. En ese efímero momento solo existían ellos dos—. Tu también eres solo mía… Así que no tienes permiso de abrazar de este modo a nadie más —no bromeaba claro, aunque no sabía hasta qué punto sería capaz de dañar a alguien que quisiera tocarla a ella. Porque ahora que sabía que ella aceptaba tener una relación más formal con él, lo único que aguardaba en su mente era un sentimiento natural que tenía de posesividad.

No importaba si no era sano, no iba a meditar en los detalles—. No tengo problema alguno en que te recargues así en mí pero… Dado que me tienes en este estado de emoción, podría ser peligroso en este lugar —no era una amenaza, solo estaba mencionando el hecho de que le costaría contenerse a pesar del lugar. Le besó el rostro, inquieto como solo ella podía dejarlo y luego de recorrer sus mejillas, barbilla y frente, depositó los labios con suavidad sobre la nariz de ella—. Voy a cuidarte siempre para que no terminemos como Romeo y Julieta —bromeó sabiendo el fatídico final de esa historia. Pero a ellos no les ocurriría así. Él se encargaría de mantenerse vivo y no darla por muerta, no tendrían necesidad de lo mismo aunque tuvieran que huir de ambas familias.

Escuchó los murmullos de otros feligreses que acababan de ingresar y suspiró, no quería soltarla. Acababa de tener novia, ¿Por qué iba a dejarla ir por las voces ajenas?—. Creo que no somos bien recibidos en este lugar… —murmuró y no quiso mirar a los demás aunque si se aseguró de sostenerla con un brazo—. ¿Me dejas cargarte hasta la salida? —preguntó pero no esperó respuesta y se inclinó para tomarla con su otro brazo por debajo de las piernas, asegurándose de tenerla firme entre sus brazos para salir por la puerta del lugar. En algunos años esperaba sacarla del mismo modo aunque con diferentes intenciones. De momento les quedaba por recorrer en el pueblo.




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Jenell A. Verheugen el Vie Nov 13, 2015 4:55 pm

Oficialmente ese era el mejor día de su vida, su corazón lo declaró como tal mientras los labios de ambos permanecían unidos. Claro que no podían estar permanentemente fundidos en un beso, pero separarse no fue tormentoso, porque fue durante esa pausa cuando Rikard obedientemente repetía las palabras que ella le había pedido. En automático la castaña acentuó su sonrisa y sin poder evitarlo una risa de alegría emanó de sus labios, justo cuando el joven mago la separó del suelo. No cabía duda de que con Bajko tendría de todo, él sabía hacerla reír y nadar en intensas emociones por igual. Su vista se aferró a la sonrisa que él tenía, se sentía capaz de todo siempre y cuando él se mantuviera feliz a su lado.

Los siguientes tres besos atenuaron su risa, y es que los nervios acudieron a ella a raíz de esas dulces caricias y en consecuencia su rostro volvió a encenderse. Su lado infantil renegó interiormente cuando sus pies tocaron suelo de nuevo, pero la mujer apasionada tomó lugar recibiendo con deseos infinitos de más a los labios del pelinegro que parecían estarla premiando por algo. Daría lo mejor de sí para ganarse más besos como ese, profundos y peligrosos. –No soy posesiva… – murmuró distraída al término de ese misterioso pero atractivo beso –y no te preocupes, no me interesa abrazar así a nadie más en el mundo.– con una novedosa serenidad recorriendo todo su cuerpo recargó por unos minutos el rostro contra el pecho de su oficialmente novio. Desde ahí lo escuchó dar un… ¿reporte de estado? que no había pasado por su mente.

Fue entonces cuando levantó el rostro y recibió otra hermosa ronda de besos, parpadeando por inercia al recibir cada uno de ellos. –Sé que lo harás, así que debes dejarme cuidar también de ti.– pidió sin poder sacarse todavía la cabeza el “peligroso estado de emoción”. Sentía la necesidad de recorrer visualmente el cuerpo de su novio en busca de las señas evidentes de esa emoción pero no quería verse tan interesada en ciertos puntos. A su mente volvieron instantes vividos contra el sauce de Hogwarts y entonces sus pensamientos amenazaron con perderse muy lejos. ¡Pero no debía perderse! No cuando estaba tan abrazada a Rikard y él a la vez la apretaba entre sus brazos.

¿Bien recibidos?– preguntó sin entender todavía, Jenell en ocasiones parecía no enterarse de lo que ocurría a su alrededor, especialmente cuando estaba junto a Bajko. Recién enfocaba a las personas que iban entrando al lugar cuando llegó a ella la pregunta del mago, una que no alcanzó a digerir a tiempo y antes de poder decir algo ya se encontraba muy lejos del suelo, en brazos de su caballero. Soltó un breve grito de sorpresa pero se cubrió la boca con una mano en cuanto se enganchó con el otro brazo al cuello de su pareja. –Te encanta darme sorpresas… – comentó volviendo a respirar tranquila, sujetándose también con el otro brazo. –¿Sabes algo? Quiero un vestido blanco. – dijo divertida, buscando la mirada de él mientras agitaba infantilmente las piernas. Podía acostumbrarse a ser llevada de esa forma.



: ♥ :
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Hospital San Mungo

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Rikard Bajko el Dom Nov 15, 2015 4:06 am

Tener novia era sin duda algo emocionante, más si tu novia era Verheugen. Le causo gracia que ella pareciera perdida a lo que ocurría a su alrededor. Tomarla en brazos fue una delicia e incluso escuchar su fino grito. Su mente se perdió por unos segundos en otro tipo de sonidos que sería interesante volver a escuchar en ella, y apretó sus piernas contra él mientras intentaba mantener la serenidad que ella misma le quitaba—. Las sorpresas son diver… ¿Qué quieres qué? —sus ojos se abrieron como platos al escuchar a la señorita mencionar sus deseos en voz alta. Porque al instante las campanas de boda comenzaron a sonar en su cabeza.

Lo bueno era que no la había soltado aunque casi se olvidó de como caminar, lo logró luego de esos instantes de confusión mental, profunda agitación y una novedosa añoranza. De pronto sentía que el tiempo pasaba demasiado lento. La quería ya con un anillo al dedo por más enfermo, inadecuado y poco razonable que fuera—. Ese día te llevaré así —le dijo mirándola con absoluta certeza de que podían llegar a esas instancias un día. Ni cuenta se dio de que la damisela podría haber estado bromeando, para él comenzaba a ser un plan de vida. No importaba si acababa de ponerle nombre a sus sentimientos hace menos de media hora. Tampoco era relevante que la tuviera de novia hace apenas unos minutos, en su cabeza ellos dos eran eternos.

Vamos a recorrer el lugar aunque tus piernas me distraen terriblemente… —anunció y aunque lo caballeroso se le quitaba cuando su mente pensaba en cosas incorrectas, su idea fue clara, tenía que buscar un lugar o rincón donde demostrarle que tan ansioso lo ponía con su sola presencia en su vida. Una vez fuera del sacro lugar buscó los labios de ella, sin soltarla ni un ápice. Cansancio no sentía por llevarla de ese modo aunque esperaba no terminar mal parado en algún montón de nieve.

Casi se le olvidaba que su objetivo inicial era recorrer un lugar histórico con ella. Pero nada de malo tenía la idea de continuar generando memorias con ella. Una calle más lejos de la iglesia la bajó y tomándola de la mano la llevó directamente a donde estaría la casa de los Potter. El lugar que merecía la pena ver aunque para ser exactos todos los lugares del mundo los quería ver al lado de ella, la chica que acababa de notar que amaba, porque ya se daba cuenta de que el sentimiento lo había guardado mucho tiempo. Y ahora que lo sabía y confirmaba en voz alta, por fin podía decir que se sentía pleno.


TEMA FINALIZADO




these violent delights have violent ends:
avatar
PERFIL
BAÚL
RED FLU

Inventario
Inventario:
Ver perfil de usuario
Otros empleos

Volver arriba Ir abajo

Re: Walking through history • R&J

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado
PERFIL
BAÚL
RED FLU
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.

nuestros afiliados

Afiliados Elite (8/28)

Afiliados Normales